El sermón del viernes

El Islam es trabajo y comportamiento: ejemplos de la vida de los siguientes compañeros del profeta

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

 {وَالَّذِينَ جَاءُوا مِنْ بَعْدِهِمْ يَقُولُونَ رَبَّنَا اغْفِرْ لَنَا وَلِإِخْوَانِنَا الَّذِينَ سَبَقُونَا بِالْإِيمَانِ وَلَا تَجْعَلْ فِي قُلُوبِنَا غِلًّا لِلَّذِينَ آمَنُوا رَبَّنَا إِنَّكَ رَءُوفٌ رَحِيمٌ}

“Quienes vienen después de ellos imploran: ¡Oh Señor nuestro! Perdónanos, a nosotros y a nuestros hermanos que nos han precedido en la fe. No infundas en nuestros corazones rencor hacia los creyentes, ¡Señor nuestro!, Tú eres Compasivo, Misericordioso”.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es Su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Al-lah, Alabado sea, elige de entre Sus siervos a quien trabaja para Su religión y es fiel a Él y a Su mensaje. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, informó que lo mejor de esta nación son sus compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, y los siguientes compañeros. Relató Abdul-lah Ibn Massoud, que Al-lah esté complacido con él, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él,  dijo: “La mejor generación es la mía, luego la siguiente y luego la siguiente”. Estos compañeros son la élite, los llamados “buenos”, son los portadores de la ciencia, de la que disipan la desviación de los extremistas, la innovación de las personas de la falsa y la mala interpretación y de los ignorantes. Al-lah, Alabado sea, les rindió homenaje con los Compañeros del Profeta, calificándolos como benefactores y aceptándolos. Preparó para ellos jardines debajo de los cuales fluyen los ríos, diciendo:

{وَالسَّابِقُونَ الْأَوَّلُونَ مِنَ الْمُهَاجِرِينَ وَالْأَنصَارِ وَالَّذِينَ اتَّبَعُوهُم بِإِحْسَانٍ رَّضِيَ اللَّهُ عَنْهُمْ وَرَضُوا عَنْهُ وَأَعَدَّ لَهُمْ جَنَّاتٍ تَجْرِي تَحْتَهَا الْأَنْهَارُ خَالِدِينَ فِيهَا أَبَدًا ذَلِكَ الْفَوْزُ الْعَظِيمُ}

“Al-lah se complace con los primeros que aceptaron el Islam y emigraron [a Medina], se complace con aquellos que los socorrieron, y con todos los que sigan su ejemplo [en la fe y las buenas obras], y todos ellos se complacen con Al-lah. Él les ha reservado jardines por donde corren ríos, donde morarán por toda la eternidad. Ese es el triunfo grandioso”.

Los siguientes son los más cercanos a la era del profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Son la segunda generación después de la de los compañeros, después de ellos viene la próxima generación de los siguientes, que Al-lah esté complacido con todos ellos.

Los siguientes habían acompañado a los compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos y aprendieron la ciencia de ellos. Los compañeros dieron testimonio de su favor tanto de la gracia como del conocimiento. A este respecto, se cita el testimonio de Ibn Omar (que Al-lah esté complacido con él) a favor de Said Ibn Al Mossayeb (que Al-lah esté complacido con él): “Juro por Al-lah que es uno de los muftíes”. Y dijo también: “Pregúntele a Ibn Al Mossayeb; él acompañó a los virtuosos. Y el mismo Ibn Al Mossayeb emitió fetuas en presencia de los compañeros. En La Meca, ‘Ataa Ibn Abu Rabbah dirigía sesiones de fetuas después de la muerte del erudito de la comunidad Abdul-lah Ibn Abbas, que Al-lah esté complacido con él. Cuando Abdul-lah Ibn Omar, que Al-lah esté complacido con él, llegó a La Meca, la gente lo interrogaba y él les decía: ¡Oh, gente de la Meca!, ¿me preparáis las preguntas mientras que entre vosotros está “Ataa” Ibn Abu Rabbah?

Los siguientes se dieron a conocer por el amor que llevaron al profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Al Hassan Al Basri, cuando recitó el hadiz relacionado con la historia de nostalgia del el tronco para el profeta la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo; ¡Oh siervos de Al-lah! La madera es nostálgica para el Profeta, a priori, debéis ser más apasionados por él. Se le preguntó al imán Malek: ¿cuándo has escuchado de Abu Ayoub As-Sekhtiany? Él respondió: hizo dos veces la peregrinación sin escucharlo, solo lo miraba. Pero cuando se mencionaba el nombre del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, lloraba hasta que sentía lástima por él. Debido a su estima por el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, solo informaban su hadiz a buen ritmo y con una mejor apariencia. Sus seguidores se formaron así. Abu Salmah Al Khozai, que Al-lah esté complacido con él, dijo: Cuando Malek Ibn Anas quería salir a decir el hadiz, realizaba abluciones tanto como las de oración. Llevaba su mejor ropa, se peinaba la barba. Le preguntábamos sobre este tema. Él decía: Con esta actitud rindo homenaje al hadiz del Mensajero de Al-lah la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él.

Hay algunos que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, llamó hombres buenos como Oweis Al Qarni, que estaba muy agradecido con su madre. El profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, lo mencionó a sus compañeros como un hombre cuyas evocaciones son respondidas. Según Omar Ibn Al Khattab (que Al-lah esté complacido con él): Oí al Profeta la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, decir: “Entre los mejores siguientes habrá un hombre llamado Oweis, él vive con su madre. Él tiene una parte de lepra en su cuerpo. Ordénale que llame a Al-lah para que te perdone. Cuando los yemenitas llegaron a Omar, lo estaba buscando entre ellos. Cuando lo conoció, le pidió que le pidiera perdón de Al-lah. Oweis le dijo a Omar: Eres tú quien debería invocar el perdón a mi favor; eres el compañero del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Omar insistió en que Oweis pidiera perdón por él.

Gracias a los compañeros del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, los siguientes aprendieron la buena comprensión de la religión. El imán Al Hassan Al Bassri (que Al-lah se apiade de él), uno de los siguientes seguidores, cuando le preguntaron: ¿Eres creyente? Él respondió: Hay dos tipos de fe: si me preguntas acerca de creer en Al-lah, sus ángeles, sus libros, sus mensajeros, en el paraíso, la resurrección y el ajuste de cuentas, por lo tanto, soy un creyente. Si me haces la pregunta sobre el dicho de Al-lah, Alabado sea: “{إِنَّمَا الْمُؤْمِنُونَ الَّذِينَ إِذَا ذُكِرَ اللَّهُ وَجِلَتْ قُلُوبُهُمْ وَإِذَا تُلِيَتْ عَلَيْهِمْ آيَاتُهُ زَادَتْهُمْ إِيمَاناً وَعَلَى رَبِّهِمْ يَتَوَكَّلُونَ * الَّذِينَ يُقِيمُونَ الصَّلاةَ وَمِمَّا رَزَقْنَاهُمْ يُنْفِقُونَ * أُولَئِكَ هُمُ الْمُؤْمِنُونَ حَقّاً}“Los creyentes son aquellos que cuando les es mencionado el nombre de Al-lah sus corazones se estremecen, y que cuando les son recitados Sus versículos les aumenta la fe y se encomiendan a su Señor. [Los creyentes] son quienes realizan la oración y dan en caridad parte de lo que les he proveído. Estos son los verdaderos creyentes”, juro por Al-lah que no sé si estoy entre ellos o no. Al Beihaqi dijo: Al Hassan no duda en la base de la fe, pero reflexiona sobre la perfección de la fe de la que Al-lah promete a los creyentes del Paraíso en su Palabra: {لَهُمْ دَرَجَاتٌ عِنْدَ رَبِّهِمْ وَمَغْفِرَةٌ وَرِزْقٌ كَرِيمٌ}  “que alcanzarán grados elevados ante su Señor, el perdón y un sustento generoso”. También aprendieron la facilidad y la pusieron en práctica en sus vidas. Sofiane Athawri, que Al-lah se apiade de él, dijo: Para nosotros, la verdadera ciencia radica en encontrar el permiso en una prueba auténtica. En cuanto al rigor, todos sobresalen. Al Azraq Ibn Qais dijo: Estábamos al borde de un río en Ahwaz, cuyas aguas se estaban secando. Abu Barazah Al Aslami vino a caballo, rezó mientras dejaba el caballo al lado. El caballo saltó, por lo que interrumpió su oración, siguió al caballo, lo tomó y regresó para completar su oración. Entre nosotros había un hombre erudito que dijo: mira a este anciano que interrumpió su oración a causa de un caballo. El hombre regresó diciendo: Por Al-lah, nadie me regañó después de haberme alejado del Mensajero de Al-lah; y continuó diciendo: mi casa está muy lejos. Si continuara mi oración dejando mi caballo, no habría podido regresar con mi familia hasta el anochecer. Él inspiró en su comportamiento del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él,  quien, cuando se le dio la opción entre dos cosas, optaba por lo más fácil, a menos que sea un pecado. Es el profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, quien dice: “Facilitad las cosas y no las hagáis difíciles (para la gente en temas de religión). Dadles buenas noticias y no los hagáis huir (del Islam).”  Y “La gentileza siempre que está presente en una cosa la embellece más. Y si está ausente de una cosa, la afea”. También aplicaron la misericordia, la solidaridad y el sentimiento de los demás de una manera práctica en sus vidas. Ali Ibn Al Hussein Ibn Ali (que Al-lah esté complacido con él) gastó ampliamente a los pobres en secreto sin que nadie lo conociera. Cuando murió, los pobres perdieron a su padrino. Cuando le dieron el baño ritual, encontró en su espalda y hombros rastros de llevar bolsas grandes a las casas de viudas e indigentes. Por lo tanto, se dio cuenta de que era él quien venía a ellos de noche. Se informa que fue responsable de los gastos de un centenar de familias en Medina.

Los siguientes estaban unidos y emocionales no solo hacia los musulmanes, sino también hacia los no musulmanes. Nuestro maestro Omar Ibn Abdel Aziz escribe a su prefecto en Basora: “Examina a los titulares de pactos en su departamento, especialmente los mayores de edad, fuerza precaria y ganancias perdidas. Dedíqueles del Tesoro la cantidad adecuada. A este respecto, se siente inspirado por la actitud de Omar Ibn Al Khattab, que Al-lah esté complacido con él, cuando vio a un anciano del Pueblo del Libro dedicado a la mendicidad. Omar dijo: Por Al-lah, uno no es justo con él cuando come el fruto de su juventud y humilla su vejez. Luego le dio un pago mensual del Tesoro. En su pacto con los habitantes de Hira, Khaled Ibn Al Walid, que Al-lah esté complacido con él, incluye: Exijo que cuando un anciano no pueda trabajar o tenga una discapacidad o un hombre rico que está empobrecido, estará a expensas del tesoro público. Todos siguieron el ejemplo del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y aplicaron la verdadera religión. Al-lah, Alabado sea,  dice:

{لا ينهاكم اللَّهُ عَنِ الَّذِينَ لَمْ يُقَاتِلُوكُمْ فِي الدِّينِ وَلَمْ يُخْرِجُوكُمْ مِنْ دِيَارِكُمْ أَنْ تَبَرُّوهُمْ وَتُقْسِطُوا إِلَيْهِمْ إِنَّ اللَّهَ يُحِبُّ الْمُقْسِطِينَ}

“Al-lah no les prohíbe hacer el bien y tratar con justicia a quienes no los han combatido por causa de la religión ni los han expulsado de sus hogares, porque Al-lah ama a los que actúan con justicia”.Su misericordia no estaba limitada al hombre; sino se extendió al animal y al pájaro, entre otras criaturas. Omar Ibn Abdel Aziz le escribió a su prefecto en Egipto, aconsejándolo tener piedad de los camellos, diciendo: Me informan que en Egipto hay camellos de transporte, en cada uno hay mil ratl, Cuando recibes mi escrito, asegúrese de que la carga de un camello no exceda seiscientos ratl (aproximadamente 250 kg).

Asimismo recomendó tratar con los camellos con piedad, y no humillarlos. Omar se inspira en esta conducta del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, cuando le dijo al dueño del camello:

“¿Acaso no tienes piedad de Al-lah en esta bestia que Al-lah te ha apropiado? El camello se queja de ti, porque lo dejas sin comida y lo cargas más de lo que aguanta”.

Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

*      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Entre las mayores cualidades de los siguientes compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, está la tolerancia y la indulgencia hacia las personas. Eran los más flexibles y emotivos. Dijo  Qatada, que Al-lah esté complacido con él, entramos en la casa de Al Hassan Al Bassri mientras dormía, junto a su cabeza había una canasta. Lo tiramos. Había pan y fruta. Nos dimos por vencidos para comerlo. Se despertó, nos vio, sonrió y comenzó a leer “o las (casas) de tus amigos; no os da vergüenza”. Según Yarir Ibn Hazem, que Al-lah esté complacido con él: estuvimos con Al Hassan hasta el mediodía. Su hijo nos dijo: dejad un poco al jeque, No comió ni bebió nada. Al Hassan le dijo a su hijo: Déjalos en paz, por Al-lah, solo me gusta su vista.

Esto muestra la negación del yo, el buen conocimiento de la virtud de la ciencia y el valor de la religión de Al-lah, Alabado sea, en las almas. Esto debería ser una moraleja para quien viene a hablar con la gente sobre la religión de Al-lah, Alabado sea, sin que se base en la ciencia; entonces se extraviará y engañará a la gente. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “Al-lah no retira de una sola vez el conocimiento que les dio (a la gente). Lo retira retirando a los eruditos con su conocimiento. Quedarán solo personas ignorantes que, cuando se les consulte, darán veredictos basándose en su opinión personal solamente; se perderán y perderán a otros”.

Los siguientes compañeros fueron modelos a seguir para sus sucesores. El imán Malek Ibn Anas, que Al-lah esté complacido con él, fue uno de los siguientes. Abu Yaffar Al Mansour le pidió que escribiera el libro de Al Mowatta para difundirlo en varios países musulmanes, diciendo: Tengo la intención de hacer copias de su libro y enviar uno a cada país, y que lo implementen sin ir más allá en el asunto del hadiz, porque siento que la base de la ciencia es la transmisión de los medianos. Malek dijo, pero no, ¡oh Emir de los creyentes! La gente había recibido declaraciones, escuchado hadices, transmitido informes, cada uno de ellos adoptó lo que recibió primero, lo puso en vigor y lo eligió, excepto los demás. Entonces, repelerlos de lo que creen será una especie de intensificación. Deje que la gente se comporte de acuerdo con lo que creen. Al Mansour dijo: Juro que si me sigues en este tema, lo ordenaré. Se presenta un relato del Imam AShafeí como una ilustración de modestia y buen entendimiento. Su discípulo Younes Ibn Abdel ‘Ala. Younes dejó enojado a la clase de su maestro. Por la noche, Younes escuchó una voz golpeando su puerta. Él dijo, ¿quién está en la puerta? Ach-Shafi significa: es Mohamad Ibn Idris. Younes dijo: Pensé en todos los llamados así, excepto Al AShafeí. Cuando abrí la puerta, me sorprendió verlo. AShafeí dijo: ¡Oh Younes! ¡Cientos de cuestiones nos unen y solo una nos separa! Younes, no intentes triunfar en todas las disputas. A veces, ganar corazones es mejor que ganar situaciones. Younes, no destruyas los puentes que construiste y pasaste, tal vez necesites volver de nuevo. Odia al pecado, pero no odies a su autor. Odia la desobediencia con todo tu corazón, pero perdona a los desobedientes y ten piedad de ellos. Younes, critica el dicho, pero respeta a quien dice. Nuestra misión es acabar con la enfermedad y no a los enfermos.Que Al-lah tome en su misericordia, AShafeí, quien dijo;Amo a los virtuosos, incluso si no soy uno de ellosQuizás, gracias a ellos, tenga intercesiónOdio a aquellos cuyo oficio es la desobedienciaIncluso si compartimos el mismo negocio.Nuestros nobles eruditos tomaron el mismo camino. Eran los modelos correctos a seguir para llevar la religión de Al-lah, Alabado sea, comprenderla adecuadamente, caracterizarse por la moral y transmitirla a toda la humanidad con sabiduría y buena exhortación.¡Oh nuestro Señor! ¡Colócanos entre quienes lo escuchen y adopten lo mejor; estos son los guiados por Al-lah y son los dotados de razón!

 

Imágenes brillantes de la vida de los compañeros del Profeta (que Al-lah esté complacido con ellos)

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

{وَالسَّابِقُونَ الْأَوَّلُونَ مِنَ الْمُهَاجِرِينَ وَالْأَنصَارِ وَالَّذِينَ اتَّبَعُوهُم بِإِحْسَانٍ رَّضِيَ اللَّهُ عَنْهُمْ وَرَضُوا عَنْهُ وَأَعَدَّ لَهُمْ جَنَّاتٍ تَجْرِي تَحْتَهَا الْأَنْهَارُ خَالِدِينَ فِيهَا أَبَدًا ذَلِكَ الْفَوْزُ الْعَظِيمُ}

“Al-lah se complace con los primeros que aceptaron el Islam y emigraron [a Medina], se complace con aquellos que los socorrieron, y con todos los que sigan su ejemplo [en la fe y las buenas obras], y todos ellos se complacen con Al-lah. Él les ha reservado jardines por donde corren ríos, donde morarán por toda la eternidad. Ese es el triunfo grandioso”.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es Su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Al-lah, Alabado sea, seleccionó a sus profetas y mensajeros, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con ellos, de Su creación. Dijo Al-lah, Alabado sea: {اللَّهُ يَصْطَفِي مِنَ الْمَلَائِكَةِ رُسُلًا وَمِنَ النَّاسِ إِنَّ اللَّهَ سَمِيعٌ بَصِيرٌ}  “Al-lah selecciona a algunos ángeles como Mensajeros y selecciona algunas personas como Mensajeros. Al-lah todo lo oye, todo lo ve”. Además, Al-lah, Alabado sea, seleccionó a aquellos que ayudan a Sus mensajeros para hacer llegar el mensaje de su Señor. Al-lah, Enaltecido sea, seleccionó para su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, a unos hombres puros y compañeros bondadosos, que creyeron en él, lo secundaron, defiendieron y siguieron la luz que le había revelada. Dijo Abdul-lah Ibn Masoud, que Al-lah esté complacido con él: “Al-lah, Alabado sea, observó los corazones de Sus siervos y seleccionó a Mohamed, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le envió con Su mensaje y lo escogió por Su ciencia; luego observó los corazones de la gente después del Profeta y le seleccionó a sus compañeros considerándoles como partidarios de Su religión y ministros de su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él; por lo tanto, lo que a los musulmanes les parece bien, es bien para Al-lah, Alabado sea, y lo que les parece mal, es mal para Al-lah, Alabado sea.

Los compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, tenían la más sincera fe entre la gente, eran los más sabios, del más riguroso entendimiento, y de la mejor obra. Llevaron la bandera de la religión a todas las partes del mundo con sabiduría y bellas palabras, hicieron llegar el mensaje de su Señor de la mejor manera, y merecieron ser la selección de  Al-lah, Alabado sea,  para Su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, dijo, respecto a la aleya de {قُلِ الْحَمْدُ لِلَّهِ وَسَلامٌ عَلَى عِبَادِهِ الَّذِينَ اصْطَفَى}  “Di: gracias a Al-lah, y la paz sea con aquellos que seleccionó”, que son los compañeros de Mohamed, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, a quienes Al-lah, Alabado sea, seleccionó para su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él; son aquellos que obtuvieron el método del Islam de su puro fuente, y no se extraviaron de su recto camino.

La vida de los compañeros tenía muchas imágenes brillantes que encarnaron la aplicación práctica del Islam verdadero. De estas imágenes se encuentra la misericordia. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, plantó en sus compañeros el carácter de la misericordia. Por ejemplo, cuando ‘Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él, un día besaba a uno de sus hijos, le vio ‘Uyaynah Ibn Hisn y dijo: ¿Lo besas siendo tú el emir de los creyentes?, si yo fuera el emir de los creyentes nunca besaría a ninguno de mis hijos. Dijo Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él: “¿y qué puedo hacer si Al-lah hubiera quitado la misericordia de tu corazón? Al-lah no compadece sino a los misericordiosos”.  En esta situación, ‘Umar, que Al-lah esté complacido con él, siguió al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en su situación cuando besó a Alhasan, hijo de Ali, que Al-lah esté complacido con los dos, estando con él Al Aqrau Ibn Habis. Y dijo Al Aqrau: Pues yo tengo diez hijos y no he besado a ninguno de ellos. Entonces lo miró el Mensajero de Al-lah y le dijo: ¡Quien no tiene compasión no es compadecido!».

También los compañeros del Profeta, que Al-lah esté complacido con ellos, fueron ejemplos del perdón y la tolerancia. Una de las imágenes más brillantes es la actitud de Abu Bakr As-seddiq, que Al-lah esté complacido con él, que ayudaba económicamente a Mistah bin Azáza por su parentesco con él, dijo: ‘¡Por Al-lah! No ayudaré más a Mistah después de lo que dijo de Áisha en el incdente de Ifk; Entonces Al-lah reveló: Quienes de vosotros gocen del favor (de Al-lah) y de una vida acomodada, que no juren que no darán más a los parientes, a los pobres y a los que han emigrado por Al-lah. Que perdonen y se muestren indulgentes ¿Es que no queréis que Al-lah os perdone? Entonces Abu Bakr dijo: ‘¡Claro que sí! ¡Por Al-lah! Yo quiero que Al-lah me perdone’ y restituyó a Mistah lo que solía darle’.

De estas imágenes también la alta magnanimidad y la competición en los hechos de piedad. Puesto que los compañeros aprendieron del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, tener alta magnanimidad, estar en competición para hacer el bien y estar siempre al frente. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Entonces cuando le pidas a Al-lah, pídele al-Firdaws, pues está en el medio del Paraíso y es el sitio más alto del Paraíso, y por encima de él está el Trono del Más Misericordioso, y allí nacen los ríos del Paraíso”. Esto es lo que hizo a los compañeros aspirar a la gloria. ‘Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él: “Un día, el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nos ordenó dar limosna; y yo tenía dinero, dije: hoy podré superar a Abu Bakr, traje la mitad de mis dineros, dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: ¿Qué dejaste para tus familiares? Dije: la misma cantidad que traje; luego vino Abu Bakr, que Al-lah esté complacido con él, llevando todo lo que tenía,  dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: ¿Qué dejaste para tus familiares? Dijo: Les dejé a Al-lah y a Su Mensajero”.

Dijo Kaab Al Aslami: «Dormía con el Mensajero de Allah, Él le bendiga y de paz, y le solía traer el agua para la ablución y lo que necesitaba. Pues, me dijo: ‘¡Pídeme algo!’ Y yo le dije: ‘Pide a Al-lah que esté yo en tu compañía en el Jardín.’ Y dijo: ‘¿Pídeme otra cosa que no sea esa?’

Dije: ‘¡Nada más!’ Dijo: ‘Ayúdame pues, en mis peticiones, orando tú con frecuencia”.

La preferencia y la castidad: los Al-Ansar (quienes recibieron al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en Medina y lo ayudaron) fueron un gran ejemplo de preferencia.

Abu Huraira, que Al-lah Esté complacido con él, narró: “Una persona vino hasta el Mensajero de Al-lah y le dijo: ‘Estoy sumamente cansado y necesitado.’ Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, mandó preguntarle a una de sus esposas si tenía comida; sin embargo, ella respondió: ‘Por Aquel Que te Envió con la verdad, no tengo nada que ofrecer más que agua.’ Entonces el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, mandó preguntar lo mismo a otra de sus esposas; y recibió la misma respuesta. Esto se repitió hasta que todas las esposas habían respondido lo mismo: ‘Por Aquel Que te Envió con la verdad, no tengo nada que ofrecer más que agua.’ En vista de eso, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, exclamó: ‘Al-lah se Apiadará de quien convide a este huésped esta noche.’ Entonces un hombre de Al Ansar se puso de pie y dijo: ‘Oh Mensajero de Al-lah, yo lo recibiré.’ Después, llevó al hombre a su casa y le preguntó a su esposa: ‘¿Tenemos que darle a este invitado?’, a lo que ella dijo: ‘No, excepto la comida de nuestros hijos.’ Él replicó: ‘Distráelos como puedas, y cuando el huésped entre apaga la luz y finge ante él que estamos comiendo.’ Así, se sentaron y le dieron de comer al huésped. Al llegar la mañana, el anfitrión se dirigió al Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, quien le dijo: ‘Al-lah Vio complacido lo que ambos hicieron por vuestro huésped anoche’”.

En una situación impresionante que junta la preferencia de los Al-Ansar y la castidad de los emigrantes, Saad Ibn Al-Rabie, que Al-lah esté complacido con él, expuso a Abdul-Rahman Ibn Auf, que Al-lah esté complacido con él, que le comparte la mitad de sus dineros; a lo que Abdul-Rahman Ibn Auf respondió con toda castidad, pidiéndole que le enseñara el lugar del mercado; y empezó a comerciar esforzándose hasta que se convirtió en uno de los hombre más ricos de la Medina.

De las imágenes brillantes también la recuperación del juicio. Los compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, fueron empeñados en la verdad, y no se engreían a recobrar su juicio.

De Abu Masúd Al-Ansari que dijo: “Estaba golpeando a un esclavo con un látigo, y oí una voz detrás de mí diciendo “¡Escucha, Abu Mas’ud!”. Me di cuenta que era el Mensajero de Allah, y él me estaba diciendo “Escucha Abu Masúd!”. Solté entonces el látigo (según otro reporte: “el látigo cayó de mi mano por respeto a él”). Él me dijo: “Escucha Abu Masúd, Al-lah tiene más poder sobre ti del que tú tienes sobre este esclavo”.

Cumplir las promesas: El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, plantó en las almas de sus compañeros el valor de cumplir las promesas y los incitó a mantener esta virtud. Muaweya Ibn Abu Sufian, que Al-lah esté complacido con él, estipuló un acuerdo con los romanos; pero pensó salir cerca de las fronteras romanas para atacarlos directamente después de la terminación del periodo del acuerdo, le alcanzó uno de los compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, diciendo: Al-lahu Akbar, Al-lahu Akbar (Al-lah es Grande), fidelidad y no traición, entonces, descubrieron que era ‘Amr Ibn ‘Abasa que Al-lah esté complacido con él. Muaweya envió un hombre para  preguntar a ‘Amr del propósito de su venida, respondió ‘Amr: Oí al Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, decir: “Quien estipula un acuerdo con un pueblo que no haga nada hasta que termine su tiempo, o que les informe claramente”, entonces, Muaweya, que Al-lah esté complacido con él, regresó.

Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

*      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Los compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, fueron un buen ejemplo en la construcción de la vida con la religión. Cada uno de ellos hacía un trabajo que lo perfeccionaba como conviene ser. Destacó entre ellos comerciantes, líderes y sabios, etc. dijo el Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “El más piadoso de mi nación es Abu Bakr, el más fuerte en cumplir con la orden de Al-lah es ‘Umar, el más tímido es Osman, el más juicioso es Ali Ibn Abu Taleb; el secretario de mi nación es Abu ‘Ubaida Ibn al-Yarrah; el más sabio de mi nación respecto a lo lícito y lo ilícito es Mu’adh; el mejor lector es Ubaí y el mejor practicante de las obligaciones es Zaid”.

Las obras de los compañeros del Profeta, que Al-lah esté complacido con ellos, tenían sus buenos frutos; y el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, los animaba y recordaba a cada uno de ellos de la obra que perfeccionaba, como signo de homenaje a él y a sus obra. En el día de la Batalla de Tabuk, Osman Ibn Affan, que Al-lah esté complacido con él, trajo al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, mil dinares y los puso en el regazo del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él; dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Nada dañará a Osman después de esta obra, pues haga lo que haga”, quiere decir: estará salvo del castigo de Al-lah, Alabado sea.

De estas imágenes también la búsqueda de lo lícito y la observación de Al-lah, Alabado sea,  en todos los asuntos de la vida. Yarír ibn Abd-Allah al-Bayali le encomendó a su esclavo liberto que comprara un caballo para él. Entonces le compró un caballo por trescientos dirhams, y le llevó el caballo a su dueño y el dueño fue hacia él para poder pagarle el dinero. Yarír le dijo al dueño del caballo: “Tu caballo vale más que trescientos dirhams. ؟No lo vendería por cuatrocientos dirhams?” Él dijo, “Sí, O Abu ‘Abd- Allah.” Él dijo, “Tu caballo vale más que cuatrocientos dirhams. ؟Lo vendería por quinientos dirhams? Continuó aumentando de a cien cada vez, y el dueño asentía y Yarír decía, “Tu caballo vale más que eso,” hasta que llegó a los ochocientos, precio por el cual lo compró. Y dijo sobre eso: “Di mi juramento de lealtad (bay’ah) al Mensajero de Al-lah que seré sincero y aconsejaré a todos los Musulmanes”.

Cada uno de ellos sabía su deber y lo hacía como debe ser, y no se apropia de lo que no es derecho suyo. En este sentido, cuando Abu Bakr Al Seddiq, que Al-lah esté complacido con él, nombró a Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él, juez, Umar duró un año completo sin que nadie comparezca ante él. Entonces, Umar pidió a Abu Bakr que acepte su dimisión, Abu Bakr le preguntó ¿pides dimitirte por causa de la dificultad del cargo? Respondió Umar: No, Califa del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, pero no puedo hacer nada con un pueblo creyente, cada uno sabe sus derechos y deberes, se aman cada uno al otro como si estuviera amando a sí mismo; si uno de ellos está ausente lo buscan, si cae enfermo lo visitan, si necesita algo lo ayudan, si le ocurre una desgracia le consuelan, su religión está basada en el consejo y su ética es ordenar el bien y prohibir hacer el mal, entonces ¿para qué disputan?, ¿para qué disputan?

Nos hace falta volver a los modales de estos buenos ejemplos de los compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, seguir su carácter y mostrar la verdadera imagen del Islam, la religión de misericordia, tolerancia, humanidad y paz para toda la gente.

    ¡O Nuestro Señor, proteja nuestro país, nuestra nación, nuestro pueblo, ejército y policía, haga Egipto una tierra de paz, seguridad y bienestar, y todos los países del mundo!    

La vida del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, un ejemplo práctico del Islam verdadero

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

{لَقَدْ كَانَ لَكُمْ فِي رَسُولِ اللَّهِ أُسْوَةٌ حَسَنَةٌ لِمَنْ كَانَ يَرْجُو اللَّهَ وَالْيَوْمَ الْآخِرَ وَذَكَرَ اللَّهَ كَثِيرًا}

“En el Mensajero de Al-lah hay un bello ejemplo para quienes tienen esperanza en Al-lah, [anhelan ser recompensados] en el Día del Juicio y recuerdan frecuentemente a Al-lah”.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es Su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Al-lah, Alabado sea, envió a su Mensajero Mohamed, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, como guía, albriciador,  para invitar [a creer en] Al-lah con Su anuencia, y antorcha luminosa, con un mensaje final, universal, válido y reformador en todos los tiempos y lugares. Esto requirió que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, sea un ejemplo práctico del Islam correcto con sus dichos, hechos y todas sus situaciones. Esto no es nada extraño; pues el mismo Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, perseveraba en el método del Corán en su trato con su Señor y con toda la gente en sus diferentes etnias, colores y creencias. Por eso, cuando se preguntó a la Madre de los Creyentes “Aísha” que Al-lah esté complacido con ella, sobre el carácter del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, respondió: “Pues el carácter del Profeta de Al-lah era el Corán”.

Quien contempla la historia del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, observa que era un buen ejemplo en todas sus situaciones, dichos y hechos, además con su sinceridad y fidelidad. En este sentido, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, era sincero y honesto a lo largo de su vida hasta que le llamaban “el Sincero y Honesto”.

Cuando Heraclio, el Rey bizantino llamó a Abu Sufian Ibn Harb –antes de que este abrazara el Islam- para preguntarle acerca del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él; tuvieron una larga conversación, en que preguntó Heraclio a Abu Sufian: “¿Acaso vosotros lo habéis acusado de mentiroso antes de que dijera lo que dice?” Contestó: “No”. Preguntó Heraclio: “¿Él ha roto los pactos?”
Contestó: “No, pero acabamos de pactar una tregua y no sabemos ahora qué es lo que va a hacer”. Abu Sufian comentó: «Este fue la única palabra en la que podía ingresar algo (que podía utilizar contra el Mensajero de Al-lah».

El carácter de la fidelidad apareció muy claro en el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en la noche en que emigró a Medina, cuando ordenó a Alí Ibn Abi Taleb que duerma en su cama y que espere hasta que devolviera los depósitos a sus dueños, a pesar de que eran sus enemigos que le expulsaron, dañaron a él y a sus compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, y se apropiaron de todo lo que poseían. Pues al musulmán no se le permite traicionar incluso a sus enemigos. Al-lah, Alabado sea, dijo:

:{وَإِمَّا تَخَافَنَّ مِنْ قَوْمٍ خِيَانَةً فَانْبِذْ إِلَيْهِمْ عَلَى سَوَاءٍ إِنَّ اللَّهَ لَا يُحِبُّ الْخَائِنِينَ}

“Si te traiciona un pueblo, hazles saber que rompes el pacto igual que ellos. Al-lah no ama a los traidores”, y dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Cumple tu palabra con aquel que depositó su confianza en ti, y no traiciones a aquel que te traiciona a ti”.

La fidelidad del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, era el más fiel de la gente, que nunca se hizo irreconocible para nadie, ni se olvidó del favor que le había hecho alguna persona, y, además, recompensó a todo cual le había hecho un favor. En este contexto, antes de su muerte, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “hemos recompensado a todos aquellos que nos hicieron un favor excepto Abu Bakr, que Al-lah le recompensará en el Día Final”.

Uno de los aspectos de la fidelidad del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, es su actitud con la Madre de los Creyentes, la señora “Jadiya” que Al-lah esté complacido con ella, cuando era amador, apreciador y fiel a ella en su vida y después de su muerte. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, expresando su posición, dijo:

 “Al-lah no me concedió nada mejor que ella, pues creyó en mí cuando todos vivían en la incredulidad y me rechazaban, y puso a mi disposición todos sus bienes en los momentos más críticos. Al-lah me agració por medio de Jadiya con hijos que otras mujeres no me dieron”. Por otra parte, la Madre de los Creyentes “Aísha” que Al-lah esté complacido con ella, dijo: “No sentí celos de una de las esposas del Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, más que de Jadiya a pesar de que no la he visto nunca, sin embargo, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le mencionaba frecuentemente y cuando sacrificaba un camello lo cortaba en partes y se las mandaba a las amigas de Jadiya”.

De estos aspectos también el de su fidelidad con los no musulmanes. En el Día de la batalla de Badr dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Si Al-Motaam Ibn Adí hubiera sido vivo y me hubiera hablado de estos prisioneros los liberaría”. Cabe mencionar que Al-Motaam Ibn Adí había hecho un favor al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, cuando este entró en su protección en la Meca después de su regreso del viaje de Attaif.

También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, era fiel con sus enemigos incluso en los tiempos de guerra.

Hudhayfah ibn Al-Yamân relató: “Lo que me impidió participar de la batalla de Badr fue que mi padre y yo salimos (para unirnos a la expedición) pero fuimos capturados por unos incrédulos de Quraysh. Ellos nos preguntaron: ¿Vosotros queréis ir con Muhammad?’ Contestamos: ‘No queremos ir con él, sólo queremos regresar a Medina’. Entonces ellos nos exigieron un compromiso por Al-lah y una alianza firme, de que volveríamos sin duda a Medina y que no pelearíamos junto a él (al Profeta). Entonces fuimos al Mensajero de Al-lah y le relatamos el incidente. Él dijo: «Regresad ambos (a Medina), cumpliremos con el compromiso y buscaremos la ayuda de Al-lah contra ellos»”.

También el Profeta era un modelo singular y buen ejemplo en su trato con sus esposas. Vivió con sus esposas una vida alegre, en que se reflejaron todos los aspectos de amor, misericordia, modestia y amabilidad. El  Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nunca se mostró arrogante con sus esposas, sino trataba amablemente con ellas, partiendo del dicho de Al-lah, Alabado sea, en el Noble Corán: {وَعَاشِرُوهُنَّ بِالْمَعْرُوفِ}  “Traten amablemente a las mujeres en la convivencia”, y :{وَمِنْ آياتِهِ أَنْ خَلَقَ لَكُمْ مِنْ أَنْفُسِكُمْ أَزْواجاً لِتَسْكُنُوا إِلَيْها وَجَعَلَ بَيْنَكُمْ مَوَدَّةً وَرَحْمَةً إِنَّ فِي ذلِكَ لَآياتٍ لِقَوْمٍ يَتَفَكَّرُونَ}  “Entre Sus signos está haber creado cónyuges de entre ustedes para que encuentren sosiego, y dispuso entre ustedes amor y misericordia. En ello hay signos para quienes reflexionan”.

Así, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, era piadoso y muy amable con sus esposas. En un espectáculo impresionante de un hombre tierno con su mujer, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, secaba las lágrimas de la Madre de los Creyentes “Safeya” que Al-lah esté complacido con ella, frotando sus ojos con sus benditas manos y tranquilizándola. Anas Ibn Malek narró que “Safeya” estaba con el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en un viaje en un día que era suya, llegó lenta, y el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, la recibió mientras que ella estaba llorando y diciendo: me has encabalgado en un camello lento, entonces, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, empezó a frotar sus ojos con sus manos intentando tranquilizarla.

También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, era un buen ejemplo respecto al trato con sus hijos y nietos. ¡Qué grandioso padre y abuelo era el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, que llevaba para sus hijos y nietos todos los sentidos de amor, piedad y misericordia! Dijo la Madre de los Creyentes “Aísha” que Al-lah esté complacido con ella: “Nunca he visto a nadie que se parezca más al Mensajero de Al-lah en términos de conducta, humildad y dignidad, o en la manera de pararse o sentarse, que a Fátima Bint Muhámmad”. Y dijo: cuando Fátima venía al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, este se ponía de pie y la hacía sentarse en su sitio”.

Dijo  Abu Huraira, que Al-lah esté complacido con él: «El Profeta besó  a Alhasan, hijo de Ali, que Al-lah esté complacido con los dos, estando con él Al Aqrau Ibn Habis. Y dijo Al Aqrau: Pues yo tengo diez hijos y no he besado a ninguno de ellos. Entonces lo miró el Mensajero de Al-lah y le dijo: ¡Quien no tiene compasión no es compadecido!». También El Mensajero de Al-lah se postró durante la oración y su postración se prolongó por mucho tiempo. Dijeron: ‘Oh Mensajero de Al-lah, durante tu oración, te postraste y estuviste así por mucho tiempo, hasta que pensamos que algo había ocurrido, o que estabas recibiendo una Revelación’. Él dijo: ‘No pasó nada, tenía a mi hijo a cuestas y no quise interrumpirlo hasta que estuviera satisfecho’”.

Cabe afirmar que estos comportamientos no fueron especiales de sus hijos y nietos solamente, sino un método que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, aplicaba con todo el mundo sin diferencia entre algunos y otros, y trataba bien a todos. Narró Usama Ibn Zaid, que Al-lah esté complacido con los dos, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, lo llevaba a él y a Al-Hassan y decía: “¡Oh Al-lah, yo los amo, pues ámalos”. También Anas dijo:“He servido al Mensajero de Al-lah durante diez años y nunca me dijo: Uff,
ni tampoco me recriminó por algo que haya hecho, diciendo ¿Por qué lo hiciste? O por algo que no haya hecho, diciendo ¿Por qué no has hecho esto? ”.

Asimismo, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, era un buen ejemplo respecto al trato con sus compañeros. Les compartía sus alegrías y tristezas, preguntaba por los ausentes, visitaba a los enfermos,  se preocupaba por sus asuntos y respetaba sus sentimientos en todos los asuntos de la vida. Dijo Yábir Ibn Samurah: “El Mensajero de Al-lah no se levantaba del lugar en el cual había rezado la oración del alba hasta que el sol había salido. Ellos solían conversar con él durante este tiempo acerca de distintos asuntos de la época preislámica, y mencionan que cuando todos reían, él más frecuentemente se limitaba a sonreír”.

Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

*      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, era un modelo  práctico del Islam correcto en su humanidad, carácter y además, un modelo de moderación y equilibrio. Quien contempla las sentencias de la sahria Islámica a la que llamaba el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, observará el método de moderación y equilibrio muy claro en todas sus partes. Dijo Aisha: “El Mensajero de Al-lah siempre escogía lo más fácil entre dos opciones, en tanto y en cuanto esto no implicara un pecado; si eso constituía un pecado, él era quien más se alejaba de eso entre la gente. También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: «La religión es fácil. Quien se exige demasiado a sí mismo no la podrá soportar. No seáis extremistas y tratad de acercaros a la perfección. Albriciaos con la recompensa que recibiréis y fortificaos con la oración por la mañana, por la tarde y con la oración nocturna».

Y para conservar la moderación y el equilibrio, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, advirtió de todos los aspectos de exageración, especialmente en la religiosidad, rechazando el hecho de que algunos compañeros suyos exagerarban en la devoción de forma que les hace salir del círculo de moderación. En este sentido, dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: ¡Oh gente! Tened cuidado de la exageración (en la religión), porque ciertamente destruyó a quienes os precedieron”.

Así, nos hace falta seguir los pasos del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con el fin de difundir el mensaje de luz y guía, puramente como fue revelado por Al-lah, Alabado sea, a todas las criaturas, con suavidad, bondad, compasión y reconciliación de las personas; pues el mensaje del Islam es toda justicia, toda misericordia, tolerancia, interés y humanidad.

    ¡O Nuestro Señor, concédenos Tu amor, el amor de Tú Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y de todas las obras que nos acercan a Tú amor,  haga Egipto una tierra de paz, seguridad y bienestar, y todos los países del mundo!    

Este es el Islam

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

{وَمَنْ أَحْسَنُ دِينًا مِمَّنْ أَسْلَمَ وَجْهَهُ لِلَّهِ وَهُوَ مُحْسِنٌ وَاتَّبَعَ مِلَّةَ إِبْرَاهِيمَ حَنِيفًا وَاتَّخَذَ اللَّهُ إِبْرَاهِيمَ خَلِيلًا}

“¿Quién practica una religión mejor que aquel que entrega su voluntad a Al-lah, hace el bien y sigue la creencia monoteísta de Abraham? Al-lah tomó a Abraham como uno de Sus siervos más amados”.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es Su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

El verdadero Islam es rendición, obediencia, sumisión ante Al-lah, Alabado sea, amor, seguimiento del ejemplo del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, buenos modales, compunción, humildad, bondad, jovialidad a la hora de tratar a toda la gente, piedad, misericordia, belleza que se refleja en todo el universo, construcción y civilización. El Islam es un método de vida, cuyos adeptos lo viven en sus movimientos, estado de descanso  y todos sus hechos.

El Islam es una religión que llama a la rectitud, reforma y construcción de la vida por la religión, y no destruirla en nombre de la religión. Es una religión que llama a la misericordia, seguridad y paz para todo el mundo. Al-lah, Alabado sea, dijo: “No te he enviado sino como misericordia para todos los seres”.

Aquel que contempla los pilares del Islam, mencionados en el hadiz de Gabriel, la paz sea con él, cuando preguntó al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, diciendo:

¡Oh, Muhammad! Infórmame acerca del Islam. Entonces el Mensajero de Allah le dijo: «El Islam consiste en que atestigües que nada ni nadie tiene derecho de ser adorado excepto Al-lah y que Muhammad es el Mensajero de Al-lah, que hagas la oración prescripta, pagues el zakah, ayunes el mes de Ramadán y peregrines a la Casa Sagrada [La Meca] si cuentas con los medios para hacerlo», quien contempla este hadiz comprende que los pilares del Islam contribuye a la construcción de una recta personalidad. Cuando el hombre cree que Al-lah es único sin socio, y que Mohammed, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, es Su siervo y Mensajero, intentará realizar este testimonio como aspecto de obediencia y miedo de Al-lah, Alabado sea, Cumple con sus órdenes, evita  sus prohibiciones y respeta sus límites. Así, no ahorra esfuerzo en hacer lo que se le fue encargado, no pide lo que no es suyo, esforzándose en seguir al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y tratar a la gente como lo hacía el profeta, con piedad, misericordia, modestia y facilidad.

La oración es el pilar más grande del Islam, cuyos frutos serán para el siervo, que le prohíbe hacer el mal y ser recto siguiendo el camino de Al-lah. Así, el musulmán vive en seguridad y paz consigo mismo y con toda la sociedad. Dijo Al-lah, Alabado sea:

{اتْلُ مَا أُوحِيَ إِلَيْكَ مِنَ الْكِتَابِ وَأَقِمِ الصَّلَاةَ إِنَّ الصَّلَاةَ تَنْهَى عَنِ الْفَحْشَاءِ وَالْمُنكَرِ وَلَذِكْرُ اللَّهِ أَكْبَرُ وَاللَّهُ يَعْلَمُ مَا تَصْنَعُونَ}

“Recita lo que se te ha revelado del Libro y cumple con la oración, porque la oración preserva de cometer actos inmorales y reprobables. Tener presente a Al-lah [en el corazón durante la oración] es lo más importante. Al-lah sabe lo que hacen”.

Pagar el zakat también tiene  aspectos doctrinales y humanos. Es un acto que enseña al ser humano dejar de dependerse a los objetivos materiales, para comprender que el dinero es un medio y no un fin. Es, además, una puerta de cooperación, misericordia y sentimiento positivo por los demás. La sociedad musulmana no conoce el egoísmo ni el negativismo. Es la religión de donación, sacrificio, preferencia y no el egoísmo o la tacañería. El creyente debe ser tolerante y generoso. Dijo Al-lah, Alabado sea, elogiando a los al-Ansar que Al-lah esté complacido con ellos:

{وَالَّذِينَ تَبَوَّءُوا الدَّارَ وَالْإِيمَانَ مِنْ قَبْلِهِمْ يُحِبُّونَ مَنْ هَاجَرَ إِلَيْهِمْ وَلَا يَجِدُونَ فِي صُدُورِهِمْ حَاجَةً مِمَّا أُوتُوا وَيُؤْثِرُونَ عَلَى أَنْفُسِهِمْ وَلَوْ كَانَ بِهِمْ خَصَاصَةٌ وَمَنْ يُوقَ شُحَّ نَفْسِهِ فَأُولَئِكَ هُمُ الْمُفْلِحُونَ}.

 “Quienes estaban establecidos y aceptaron la fe antes de su llegada, aman a los que emigraron, no sienten envidia alguna en sus corazones por lo que se les ha dado y los prefieren a sí mismos aunque estén en extrema necesidad. Quienes hayan sido preservados de la avaricia serán los triunfadores”.

El ayuno también apresa los modales del musulmán con la continuación de observar a  Al-lah, Alabado sea, le entrena a la paciencia, resistencia, elevación espiritual, alejarse de lo que le enfada a Al-lah, Alabado sea. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Y el ayuno es una prevención (protección), así pues si uno de vosotros está ayunando que no vaya a donde su mujer para tener relaciones íntimas, que no grite, y si alguien le insulta o le pega que diga:» Estoy ayunando”, y dijo también: “Quien no cese se hablar falsedades y actuar de acuerdo a ellas, Al-lah no necesita que deje su comida ni su bebida”.

La peregrinación es un compromiso conductista y moral tanto antes como después o durante la peregrinación. Dijo Al-lah, Alabado sea:

{الْحَجُّ أَشْهُرٌ مَّعْلُومَاتٌ فَمَن فَرَضَ فِيهِنَّ الْحَجَّ فَلَا رَفَثَ وَلَا فُسُوقَ وَلَا جِدَالَ فِي الْحَجِّ وَمَا تَفْعَلُوا مِنْ خَيْرٍ يَعْلَمْهُ اللَّهُ وَتَزَوَّدُوا فَإِنَّ خَيْرَ الزَّادِ التَّقْوَى وَاتَّقُونِ يَا أُولِي الْأَلْبَابِ}.

“La peregrinación se realiza en unos meses específicos, y quien se consagrara para hacerla, deberá abstenerse [durante ella] de las relaciones maritales, los pecados y las discusiones. Todo lo que hagan de bien Al-lah lo sabe. Tomen provisiones para el viaje, pero [sepan que] la mejor provisión es la piedad. ¡Oh, dotados de buen discernimiento! Cumplan correctamente Conmigo”.

Relató Abu Huraira que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien hiciera la peregrinación y se abstuviera de toda relación conyugal, ni dijera obscenidad alguna, es como si regresara al día en que su madre le dio a luz (sin pecados)”. Así, todos los pilares del Islam tienen su influencia que ofrecen a la sociedad el bien, la seguridad y la paz.

Quien escudriña nuestra recta religión comprende que es la religión de los buenos modales, cuyo mensaje llegó para completar estos modales. En este sentido, dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “No he sido enviado sino para enseñar los buenos modales”, pues el verdadero Islam y sus propósitos existe donde existe la veracidad, fidelidad, responsabilidad, piedad, lazos de parentesco, generosidad, socorro, sagacidad, virilidad, no causar daño a la gente, ayudar a quien está muy necesitado y compasión con los animales.

Es indudable que la comprensión de la comprensión de la esencia del Islam, el buen conocimiento de los secretos de su mensaje tolerante y de sus nobles propósitos y objetivos y aplicar todo esto a la luz de las novedades y requisitos de la época es una necesidad urgente para enfrentarse a los retos contemporáneos,  reprimir a los grupos terroristas y extremistas, encerrar al pensamiento extraviado, romper los círculos de petrificación, congelación, oscuridad, mal entendimiento, estrechez de horizonte y salir de esta estrechez a un mundo más amplio, fácil, maduro, prudente, vidente y perspicaz. Así podrá realizar los intereses de los países y la gente, difundir los valores humanos sublimes que consiguen la seguridad, paz, estabilidad y felicidad de la humanidad entera.

Es un deber muy importante de cada musulmán es mostrar para toda la gente los aspectos de gloria en el Islam, para que todo el mundo comprenda que el Islam es la religión de paz, llamar a abrazarlo y estimarlo. La Paz es uno de los nombres más bellos de Al-lah, Alabado sea. En este contexto dijo Al-lah, Alabado sea: {هُوَ اللَّهُ الَّذِي لَا إِلَهَ إِلَّا هُوَ الْمَلِكُ الْقُدُّوسُ السَّلَامُ}  “Él es Al-lah, no hay otra divinidad salvo Él, el Soberano Supremo, el Santísimo, el Salvador”. La paz también es el saludo. Dijo Al-lah, Alabado sea: {وَلَا تَقُولُوا لِمَنْ أَلْقَى إِلَيْكُمُ السَّلَامَ لَسْتَ مُؤْمِنًا} “Y  no digan a quien los saluda con la paz [expresando su Islam]: “¡Tú no eres creyente!”. El saludo de la gente del paraíso también será la paz. Dijo Al-lah, Alabado sea:

{وَالْمَلَائِكَةُ يَدْخُلُونَ عَلَيْهِم مِّن كُلِّ بَابٍ سَلَامٌ عَلَيْكُم بِمَا صَبَرْتُمْ  فَنِعْمَ عُقْبَى الدَّارِ}

“Luego, los ángeles ingresarán ante ellos por todas las puertas, y les dirán: ¡La paz sea sobre ustedes! Porque fueron perseverantes [en la adoración]. ¡Qué hermosa es la recompensa de la morada eterna!”. También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, suplicaba diciendo: “¡Oh Alah! Tu eres la paz y de Ti proviene la paz, Bendito eres, Poseedor de la Majestuosidad y Generosidad”.

El Islam es una religión que conserva la dignidad del hombre, prohibiendo todo tipo de calumnia, envidia, odio, desprecio o daño en cualquier forma, con dicho o hecho e incluso una señal o gesto. Al-lah, Alabado sea,  dice:

{يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا لَا يَسْخَرْ قَوْمٌ مِّن قَوْمٍ عَسَى أَن يَكُونُوا خَيْرًا مِّنْهُمْ وَلَا نِسَاءٌ مِّن نِّسَاءٍ عَسَى أَن يَكُنَّ خَيْرًا مِّنْهُنَّ وَلَا تَلْمِزُوا أَنفُسَكُمْ وَلَا تَنَابَزُوا بِالْأَلْقَابِ بِئْسَ الِاسْمُ الْفُسُوقُ بَعْدَ الْإِيمَانِ وَمَن لَّمْ يَتُبْ فَأُولَئكَ هُمُ الظَّالِمُونَ}

“¡Oh, creyentes! No se burlen unos de otros, porque pudiera ser que los que son blancos de las burlas sean mejores que los que se están burlando. Que las mujeres no se burlen de otras mujeres, porque es posible que las que son el blanco de las burlas sean mejores que las que se burlan. No difamen ni pongan apodos ofensivos. ¡Qué malo es comportarse como un corrupto luego de haber sido agraciado con la fe! Quienes no se arrepienta esos son los injustos”. También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “Quien señala un hierro a su hermano los ángeles le maldicen hasta que lo dejara, aunque sea su hermano de padre y madre”. También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, prohibió pegar o marcar la cara. Cuando el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, vio un animal marcado en su cara dijo “Maldito sea aquel que lo marcó”.

Por otra parte “Un hombre le dijo al Mensajero de Al-lah: “Oh, Mensajero de Al-lah, fulana de tal… (y contó acerca de ella lo mucho que rezaba, ayunaba y daba en caridad) pero perturba a sus vecinos con su lengua (maledicencia)”. Él dijo: “Ella estará en el Infierno”. Y dijo también: “Quien crea en Al-lah y en el día final, que hable el bien o que se calle. Y quien crea en Al-lah y en el día final, que sea generoso con su vecino. Y quien crea en Al-lah y en el día final, que sea generoso con su huésped”.

Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

*      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, estableció las instrucciones tolerantes del Islam, sus buenos modales y sus nobles virtudes en los corazones de sus compañeros, hasta que se convirtieron en un método de vida con que viven y conviven con toda la gente.

Este es Ya‘far ibn Abi Talib quien habló con An-Nayashi diciéndole:

‘‘¡Oh rey!  Éramos gente de Yahiliah, adorábamos a los ídolos, comíamos carne de carroña, practicábamos obscenidades, rompíamos los lazos familiares, éramos malos vecinos, el poderoso de entre nosotros devoraba al débil. Así estábamos hasta que Al-lah nos Mandó un Mensajero de entre nosotros mismos. Conocemos a su familia, su sinceridad, su fidelidad y su virtud. Nos llamó a adorar a Al-lah, el Único, y a dejar las piedras y los ídolos que adoraban nuestros padres, nos ordenó ser sinceros al hablar, tener lealtad, mantener los lazos de parentesco, tratar bien a los vecinos y abstenernos de lo ilícito y del matar. Además, nos prohibió la obscenidad, el perjurio, la malversación del patrimonio de los huérfanos y la difamación de las mujeres decentes. Luego, nos ordenó adorar a Al-lah, el Único y no asociarle, rezar, dar Az-Zakah y ayunar.

El verdadero musulmán no miente, engaña ni traiciona. El verdadero musulmán es aquél del que la gente está a salvo de su lengua y de su mano; y el verdadero creyente es aquel en que la gente confía respecto a sus sangres, honores, propiedades y almas. El verdadero musulmán es quien muestra los modales del Islam, de modo que a la gente reciben solamente el bien y la probidad por su parte. Si queremos poner una definición verdadera del verdadero musulmán no podremos encontrar otra expresión que la del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Es aquél del que la gente está a salvo de su lengua y de su mano”. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: ¿Quieren que les cuente acerca del creyente? Es aquel en que la gente confía respecto a sus propiedades y almas; El musulmán es aquél del que la gente está a salvo de su lengua y de su mano, el muyahid es aquel que se esfuerza para realizar la obediencia de Al-lah Y el emigrante es el que emigra de los pecados”.

El mensaje del Islam es el mensaje de la humanidad, sabiduría, tolerancia, misericordia, amplitud, flexibilidad; un mensaje que une y no diferencia; el Islam es justicia, misericordia, tolerancia, facilidad y humanidad. Lo que ayuda a realizar estos nobles sentidos es puro principio del Islam y lo que se enfrenta a ellos se enfrenta al Islam y a sus propósitos.

   ¡O Nuestro Señor, guíanos a los mejores modales y aléjanos a los peores! Proteja Egipto, a su pueblo, ejército y policía! ¡Oh Misericordioso!