Las importantes noticias

¿Qué hay después de la peregrinación?

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán: {الْأَخِلَّاءُ يَوْمَئِذٍ بَعْضُهُمْ لِبَعْضٍ عَدُوٌّ إِلَّا الْمُتَّقِينَ} “Ese día los amigos serán enemigos unos de otros, excepto los que hayan tenido temor de Al-lah.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

El hombre es un ser social con su temperamento, vive en su sociedad, se influye por ella y se interactúa con la misma a través de sus peculiaridades personales que se distinguen de los demás. El trato social y la comparación tienen una influencia clara y activa en el pensamiento y el comportamiento del ser humano; es también motivo de determinar su destino y felicidad en esta vida y en la Otra.

Es cierto que necesitamos una personalidad recta caracterizada por los sentidos más sublimes de humanidad y patriotismo, para que saliera una generación que construye y no destruye, reforma y no devasta y antepone el interés de la patria a cualquier otro interés.

La purificada legislación ordenó construir la personalidad con la mejor manera para que sea una personalidad consciente, que comprende los peligros, se enfrenta bien a los cargos de la vida y se protege de las pruebas y sospechas. Al-lah, Alabado sea, dijo:  {وَاتَّقُوا فِتْنَةً لَّا تُصِيبَنَّ الَّذِينَ ظَلَمُوا مِنكُمْ خَاصَّةً }  “Tengan cuidado de una prueba que afligirá no solamente a los opresores”.

Asimismo,  la legislación nos aconsejó que el hombre tenga una personalidad confiada, no indecisa que comprenda lo correcto y beneficios, siga la verdad y no se entretenga junto a quienes se entretienen.  El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “No seáis sin carácter, diciendo: si la gente actúa bien nosotros actuaremos bien y si la gente actúa injustamente también lo haremos, sino acostumbraos a actuar bien y alejarse de la injusticia”.

No cabe duda de que uno de los motivos que tienen gran influencia en la construcción de la personalidad es la compañía. Pues el ser humano se influye por su compañero y se caracteriza por sus peculiaridades a nivel de pensamiento, doctrina, comportamiento y actuación, como ha indicado la legislación, la razón, la prueba y la realidad.

La buena compañía es de suma importancia para la construcción de una personalidad recta y útil para su religión, nación y sociedad. Es la base sobra la cual el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, educó a sus nobles compañeros, encabezados por Abu Bakr Al Seddiq, que Al-lah esté complacido con él, que representó un gran ejemplo de la buena compañía y el cumplimiento con la misma. Cuando los habitantes de La Meca dijeron a Abu Bakr, refiriéndose al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Tu compañero pretende hacer un viaje nocturno esta noche a Jerusalén y volver en la misma noche, entonces Abu Bakr dijo con confianza y creencia: Si lo había dicho pues es sincero, yo le creo en lo más extraño, en la revelación divina”.

Así eran los compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, que son el mejor ejemplo de la buena compañía basada en la fraternidad, preferencia, pertenencia, unidad, trabajo positivo y beneficioso, amor y misericordia mutua. Relató Al-Nuaman Ibn Bashir que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El ejemplo de los creyentes en su amor mutuo, ternura y colaboración es como el cuerpo humano, que si se duele en él un órgano se resiente el resto del cuerpo por la fiebre y el insomnio”.

La compañía de los hombres devotos tiene una bendición y valor en la vida mundana y en la Otra. El Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo:

“Al-lah tiene ángeles encargados de ir en busca de la gente que mencionan a Al-lah . Cuando encuentran una reunión en la que se menciona Al-lah se llaman los unos a los otros diciéndose ‘¡Aquí tienen lo que busquen!’. Después la rodean y cubren con sus alas hasta llenar lo que hay entre ella y el cielo de este mundo. Luego, su Señor, que es Quien mejor lo sabe, les pregunta: ‘¿Qué dicen mis siervos?’ Dicen: ‘Te alaban y Te ensalzan, Te agradecen y Te glorifican’. Él les dice: ‘¿Acaso Me han visto?’ Le dicen: ‘¡Por Ti que no Te han visto!’ Él les dice: ‘¿Y qué pasaría si me vieran?’ Dicen: ‘¡Si Te vieran, Te venerarían, Te glorificarían y Te alabarían aún más!’ Él les pregunta: ‘¿Y qué piden?’ Dicen: ‘¡Te piden Tu Jardín!’ Dice: ‘¿Y han visto Mi Jardín?’ Dicen: ‘¡No, oh Señor, no lo han visto!’ Dijo: ‘¿Y qué pasaría si vieran Mi Jardín?’ Dicen: ‘Si lo vieran, se aferrarían más a él y lo demandarían más y lo desearían con todas sus fuerzas’. Dijo: ‘¿Y de qué se refugiarían?’ Dicen: ‘¡Del Fuego!’ Dijo: ‘¿Y han visto el Fuego?’ Dicen: ‘¡No, oh Señor, no lo han visto!’ Dijo: ‘¿Y qué pasaría si lo vieran?’ Dicen: ‘¡Si lo vieran, no escatimarían en escapar de él, y lo temerían con todas sus fuerzas! Dijo: ‘¡Pues los pongo de testigos de que los he perdonado!’ Uno de los ángeles dice en este momento: ‘Entre ellos está fulano, que solo ha venido por interés’. Al-lah dirá: ‘¡La gente reunida (para mencionar a Al-lah) obtendrá su recompensa sin pena para ninguno de ellos!’”.

De los beneficios de la buena compañía que es un motivo de obtener el amor de Al-lah, Alabado sea, y entrar en el paraíso. Relató Abu Huraira que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Un hombre fue a visitar a su hermano en otro pueblo. Entonces Al-lah envió un ángel para que lo esperase en el camino. Cuando llegó a él le preguntó (el ángel): ‘¿Adónde quieres ir?’ Contestó: ‘Quiero visitar a mi hermano en este pueblo’. Le dijo: ‘¿Acaso le has hecho algún favor (y quieres que te lo devuelva)?’ Dijo: ‘No, sino que yo lo amo por Al-lah, Exaltado y Majestuoso’. Le dijo: ‘Pues yo soy un mensajero de Al-lah para informarte que Al-lah te ama así como tú lo amas a él”.

También es motivo de ser resucito con la buena compañía en el Día Final. Anas narró que un hombre le preguntó al Profeta acerca de la Hora (es decir, el Día del Juicio) diciendo: “¿Cuándo será la hora?” El Profeta dijo: “¿Qué has preparado para ello?” El hombre dijo: “Nada, excepto amar a Dios y a Su Mensajero”. El Profeta dijo: “va a estar con los que amas”. Nunca habíamos estado tan contentos como estuvimos al oír estas palabra del profeta (es decir, “vas a estar con los que amas”)  Por lo tanto, amo al Profeta, a Abu Bakr y a ‘Umar, y espero estar con ellos debido a mi amor por ellos aunque mis acciones no son similares a las de ellos.

¡Qué bueno es el Imán Ashafeí! Cuando dijo: “Amo a los buenos hombres aunque no sea uno de ellos, y odio a los desobedientes aunque sea uno de ellos”.

De las frutas de la compañía de los buenos es hacer recordar a Al-lah, Alabado sea, y causa el bien en esta vida y en la Otra. Relató Ibn Abbas, que Al-lah esté complacido con él, que un hombre preguntó al  Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, diciendo: ¡Oh Mensajero de Al-lah! ¿Cuáles son los mejores compañeros? Dijo: “es quien al verlo recordáis a Al-lah, Alabado sea,  al hablar se aumenta vuestro conocimiento y que su actuación os hace recordar el Día Final”.

El verdadero amigo es el espejo de su hermano, que le incita a hacer el bien, le impide hacer el mal y ama para su amigo lo que ama para sí mismo. Dijo Al-lah, Alabado sea: {وَالْعَصْرِ * إِنَّ الْإِنْسَانَ لَفِي خُسْرٍ * إِلَّا الَّذِينَ آمَنُوا وَعَمِلُوا الصَّالِحَاتِ وَتَوَاصَوْا بِالْحَقِّ وَتَوَاصَوْا بِالصَّبْرِ} “Juro por el tiempo, que los seres humanos están en la perdición, excepto aquellos que crean, obren rectamente, y se aconsejen mutuamente con la verdad y con la paciencia [ante las adversidades]”.

Relató Anas Ibn Malik, que Al-lah esté complacido con él, que el Mensajero de Al-lah dijo: “Ayuda a tu hermano siendo opresor u oprimido». Pero un hombre dijo al respecto: ‘Mensajero de Allah, le ayudaré si está oprimido, pero si es el opresor, ¿cómo le voy a ayudar?’ Él le respondió: ‘Le impides que lo sea y así le estás ayudando”. Es lo que aplica el buen amigo que observa que su amigo se desvía del camino de verdad, y se aleja de él siguiendo al demonio y los deseos, entonces le aconseja y aclara la verdad, y le recomendó lo que debe hacer y advirtió de las consecuencias de alejarse del camino de Al-lah, Alabado sea. Dijo Al-lah, Alabado sea: {قَالَ لَهُ صَاحِبُهُ وَهُوَ يُحَاوِرُهُ أَكَفَرْتَ بِالَّذِي خَلَقَكَ مِن تُرَابٍ ثُمَّ مِن نُّطْفَةٍ ثُمَّ سَوَّاكَ رَجُلًا * لَّكِنَّا هُوَ اللَّهُ رَبِّي وَلَا أُشْرِكُ بِرَبِّي أَحَدًا * وَلَوْلَا إِذْ دَخَلْتَ جَنَّتَكَ قُلْتَ مَا شَاءَ اللَّهُ لَا قُوَّةَ إِلَّا بِاللَّهِ إِن تَرَنِ أَنَا أَقَلَّ مِنكَ مَالًا وَوَلَدًا * فَعَسَى رَبِّي أَن يُؤْتِيَنِ خَيْرًا مِّن جَنَّتِكَ وَيُرْسِلَ عَلَيْهَا حُسْبَانًا مِّنَ السَّمَاءِ فَتُصْبِحَ صَعِيدًا زَلَقًا * أَوْ يُصْبِحَ مَاؤُهَا غَوْرًا فَلَن تَسْتَطِيعَ لَهُ طَلَبًا * وَأُحِيطَ بِثَمَرِهِ فَأَصْبَحَ يُقَلِّبُ كَفَّيْهِ عَلَى مَا أَنفَقَ فِيهَا وَهِيَ خَاوِيَةٌ عَلَى عُرُوشِهَا وَيَقُولُ يَا لَيْتَنِي لَمْ أُشْرِكْ بِرَبِّي أَحَدًا}.  “El creyente con quien hablaba le preguntó [haciéndolo reflexionar]: “؟No crees en Quien ha creado a tu padre de polvo, luego a toda su descendencia de un óvulo fecundado, y te ha dado la forma de un ser humano con todas sus facultades? En cuanto a mí, creo que Al-lah es mi Señor y no Le asocio copartícipe alguno [en la adoración]. Deberías haber dicho cuando ingresaste a tus viñedos: ‘Esto es lo que Al-lah ha querido, todo el poder proviene de Al-lah. Ya ves que poseo menos riqueza e hijos que tú. Pero sabe que mi Señor me concederá algo mejor que tus viñedos [en la otra vida], y es posible que envíe del cielo una tempestad que los aniquile, o que el agua del río que hay entre ellos sea absorbida por la tierra y no puedas alcanzarla”. Y en efecto, sus frutos fueron destruidos. [él] se golpeaba las manos lamentándose por lo que había invertido en ellos, y ahora estaban allí devastados. Entonces dijo: “No debería haber igualado a otros junto a mi Señor”.

Y tal como la buena compañía tiene su buena y beneficiosa influencia en esta vida y en la Otra, también la mala compañía tiene una influencia de construir una personalidad negativa, destructiva o desviada, lo que causa gran daño y malas consecuencias en la vida mundana y en el Día Final. De tal modo, la mala compañía destruye los nobles valores, omite las buenas morales, corrompe a los chicos y jóvenes, interrumpe el proceso de trabajo, propaga los rumores, difunde la desviación y las agitaciones. El mal compañero intenta desviar a su amigo con las corruptas creencias y las ideas destructivas. El Noble Corán nos describió un claro espectáculo del mal compañero. Dijo Al-lah, Alabado sea: {فَأَقْبَلَ بَعْضُهُمْ عَلَى بَعْضٍ يَتَسَاءَلُونَ * قَالَ قَائِلٌ مِنْهُمْ إِنِّي كَانَ لِي قَرِينٌ * يَقُولُ أَإِنَّكَ لَمِنَ الْمُصَدِّقِينَ * أَإِذَا مِتْنَا وَكُنَّا تُرَابًا وَعِظَامًا أَإِنَّا لَمَدِينُونَ * قَالَ هَلْ أَنْتُمْ مُطَّلِعُونَ * فَاطَّلَعَ فَرَآهُ فِي سَوَاءِ الْجَحِيمِ * قَالَ تَاللَّهِ إِنْ كِدْتَ لَتُرْدِينِ * وَلَوْلَا نِعْمَةُ رَبِّي لَكُنْتُ مِنَ الْمُحْضَرِينَ * أَفَمَا نَحْنُ بِمَيِّتِينَ * إِلَّا مَوْتَتَنَا الْأُولَى وَمَا نَحْنُ بِمُعَذَّبِينَ * إِنَّ هَذَا لَهُوَ الْفَوْزُ الْعَظِيمُ * لِمِثْلِ هَذَا فَلْيَعْمَلِ الْعَامِلُونَ}  “Y se preguntarán [los creyentes en el Paraíso] unos a los otros. Uno de ellos dirá: “Yo tenía un compañero [incrédulo] que me decía: ؟Acaso tú eres de los que creen en la Resurrección? Acaso después que muramos y nos convirtamos en tierra y huesos vamos a ser condenados?” Dirá [el creyente a sus compañeros del Paraíso]: “¿Quieren observar [el Infierno a ver qué ha sido de él]?” Y cuando observe lo verá [a quien era su compañero] en medio del fuego del Infierno. Entonces le dirá: “،Por Al-lah! Poco faltó para que me arruinaras, y de no ser por la gracia de mi Señor, habría sido uno de los condenados. Ahora no hemos de morir después de haber pasado por la primera muerte, y no seremos castigados. Este es el éxito grandioso” ¡Vale la pena obrar para alcanzarlo!”. Y dijo también: {وَيَوْمَ يَعَضُّ الظَّالِمُ عَلَى يَدَيْهِ يَقُولُ يَا لَيْتَنِي اتَّخَذْتُ مَعَ الرَّسُولِ سَبِيلًا * يَا وَيْلَتَى لَيْتَنِي لَمْ أَتَّخِذْ فُلَانًا خَلِيلًا * لَّقَدْ أَضَلَّنِي عَنِ الذِّكْرِ بَعْدَ إِذْ جَاءَنِي وَكَانَ الشَّيْطَانُ لِلْإِنسَانِ خَذُولًا} “El injusto morderá sus propias manos [lamentándose] y dirá: “،Ojalá hubiera seguido el camino del Mensajero! ¡Ay de mí! ¡Ojalá no hubiera tomado a aquel por amigo!, pues me alejó del Mensaje, a pesar de que me había llegado”. El demonio lleva al ser humano a la decepción”.  El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, describió al mal compañero y lo hizo semejante a quien sopla el aire con el fuelle de la fragura del herrero diciendo: “El ejemplo de la buena o mala compañía es el del vendedor de almizcle o el del que sopla el aire con el fuelle de la fragua del herrero. El portador de almizcle te lo da a probar, bien se lo compras o bien te llega un buen olor de él. En cambio, el que sopla con el fuelle te quema la ropa o te impregna del mal olor”.

Asimismo, la mala compañía es una herramienta de destrucción e injusticia para el mismo ser humano y para los demás. El más peligroso es quien intenta arrastrarte al camino de los grupos destructivos y desviados que llaman a devastar y destruir y difundir la corrupción en la tierra, y además, quien intenta arrastrarte al camino de las drogas y la drogodependencia con su dicho o comportamiento, pues este y aquel llevan al hombre al camino de perdición, al abismo y al enojo de Al-lah, Alabado sea, en esta vida y en la Última Vida.

                     Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Todos debemos tener cuidado de la compañía de los corruptos y alejarse de ellos. Dijo Al-lah, Alabado sea:  {وَقَدْ نَزَّلَ عَلَيْكُمْ فِي الْكِتَابِ أَنْ إِذَا سَمِعْتُمْ آيَاتِ اللَّهِ يُكْفَرُ بِهَا وَيُسْتَهْزَأُ بِهَا فَلَا تَقْعُدُوا مَعَهُمْ حَتَّى يَخُوضُوا فِي حَدِيثٍ غَيْرِهِ إِنَّكُمْ إِذًا مِثْلُهُمْ إِنَّ اللَّهَ جَامِعُ الْمُنَافِقِينَ وَالْكَافِرِينَ فِي جَهَنَّمَ جَمِيعًا}  “Se les informa en el Libro revelado que cuando escuchen que se blasfema o que se burlan de la revelación de Al-lah, no se queden en esa reunión con quienes lo hagan, a menos que cambien de tema, porque de lo contrario serán iguales a ellos. Dios se encargará de congregar a los hipócritas y los que niegan la verdad en el Infierno”. Y dijo también:  {وَإِذَا رَأَيْتَ الَّذِينَ يَخُوضُونَ فِي آيَاتِنَا فَأَعْرِضْ عَنْهُمْ حَتَّى يَخُوضُوا فِي حَدِيثٍ غَيْرِهِ وَإِمَّا يُنْسِيَنَّكَ الشَّيْطَانُ فَلَا تَقْعُدْ بَعْدَ الذِّكْرَى مَعَ الْقَوْمِ الظَّالِمِينَ}  “Cuando veas a los que se burlan de Mis signos, aléjate de ellos hasta que cambien de conversación. Pero si el demonio te hace olvidar, cuando lo recuerdes no permanezcas reunido con los injustos”. Asimismo, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Un hombre seguirá el camino de sus amigos cercanos, por lo tanto, pongan atención a los amigos que hacen”, y dijo también: “No acompañes sino a un creyente, y no coma tu alimento sino un piadoso”, y se relató que Abdul-lah Ibn Mas’oud, dijo: “Los hombre son depende de sus compañeros, pues el hombre no acompaña sino a quien le gusta”.

Confirmamos que la construcción de la personalidad a través de la buena compañía es una responsabilidad conjunta, que todos deben colaborarse para cumplir con ella, y comprender la grandeza de esta responsabilidad. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo:

“Cada uno de vosotros es un pastor, y cada uno de ustedes es responsable de su rebaño. El líder es un pastor sobre la gente y es responsable de su rebaño. El hombre es un pastor sobre su familia y es responsable de su rebaño. La mujer es un pastor sobre la casa de su esposo y su hijos y es responsable de ellos. El siervo es un pastor sobre el dinero de su maestro y es responsable de su rebaño”. Hay que preocuparse tempranamente por la educación y conservación de los chicos, a través de la familia, escuela, mezquita y las demás instituciones pedagógicas, intelectuales y comunicativas de la sociedad. De la misma manera hay que cooperarse y unir los esfuerzos para proteger a los chicos y jóvenes de las ideas extremistas y los grupos engañadores y destructivos, intentar consolidar la pertenencia a la patria. En este sentido, cuidar a nuestros hijos y jóvenes y compartir la elección de los compañeros con ellos es una gran responsabilidad. dijo Al-lah, Alabado sea:  {يَاأَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا قُوا أَنْفُسَكُمْ وَأَهْلِيكُمْ نَارًا}  “¡Oh, creyentes! Protéjanse a sí mismos y a sus familias del Fuego [del Infierno]”. Y el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Al-lah preguntará a cada pastor de lo que le haya confiado si lo conservó o lo hizo perder, e incluso preguntará al hombre por sus familiares”.

¡Oh nuestro Señor! Ofrécenos la buena compañía para conseguir sus frutas

¿Qué hay después de la peregrinación?

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

{إِنَّ الَّذِينَ قَالُوا رَبُّنَا اللَّهُ ثُمَّ اسْتَقَامُوا تَتَنَزَّلُ عَلَيْهِمُ الْمَلَائِكَةُ أَلَّا تَخَافُوا وَلَا تَحْزَنُوا وَأَبْشِرُوا بِالْجَنَّةِ الَّتِي كُنْتُمْ تُوعَدُونَ}،  “Quienes digan: “Nuestro Señor es Al-lah” y obren correctamente, los ángeles descenderán sobre ellos [y les dirán:] “No teman ni estén tristes. Bienaventurados sean porque tendrán el Paraíso que les fue prometido”.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Quien se contempla la tradición divina en la creación observará la velocidad del paso de los días, meses y años. Son días que pasan y años que corren, y la vida no pasa a ser unas respiraciones enumeradas y fines determinados. En esto hay una moraleja para aquel que mira, contempla y recibe una lección. Al-lah, Alabado sea,  dijo:  :{وَهُوَ الَّذِي جَعَلَ اللَّيْلَ وَالنَّهَارَ خِلْفَةً لِمَنْ أَرَادَ أَنْ يَذَّكَّرَ أَوْ أَرَادَ شُكُورًا}  “Él es Quien dispuso la sucesión de la noche y el día para que reflexionen y Le agradezcan”.

Si Al-lah, Alabado sea, perdona los pecados por la peregrinación aceptada,  es como si el peregrino regresara al día en que su madre le dio a luz. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien hiciera la peregrinación y se abstuviera de toda relación conyugal, ni dijera obscenidad alguna, es como si regresara al día en que su madre le dio a luz (sin pecados)”. Entonces, el hombre prudente debe aprovechar el favor de Al-lah dejando de hacer todos los pecados y adorando a Al-lah con corazón puro y gran fidelidad.

El peregrino debe percibir la gracia de Al-la, Alabado sea, cuando le dio el poder de hacer esta gran adoración, y, además, darse cuenta de que esto exige agradecer al Donante, Alabado sea, manteniendo las buenas obras, pues las obediencias no tienen un tiempo limitado ni un lugar limitado, sino son continuas y permanentes con la permanencia de la vida del ser humano y la efectuación de la condición del encargo por ellas. Esto es lo que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, solía hacer. Pues seguir haciendo las obediencias y adoraciones se considera una respuesta al dicho de Al-lah, Alabado sea: :{وَاعْبُدْ رَبَّكَ حَتَّى يَأْتِيَكَ الْيَقِينُ} “Y adora a tu Señor hasta que te llegue la certeza”  :{ فَإِذَا فَرَغْتَ فَانْصَبْ *وَإِلَى رَبِّكَ فَارْغَبْ}  “Cuando cumplas con tus obligaciones dedícate a la adoración. Y a tu Señor anhela con devoción”. Quiere decir: dedícate a otra adoración por la causa de Al-lah, Alabado sea.

Seguir manteniendo las buenas obras es una de las características más queridas por Al-lah, Alabado sea, y una prueba del buen fin de vida. Relató Aisha, que  Al-lah esté complacido con ella, que al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le preguntaron: ¿Cuáles son las obras más queridas por Al-lah, Alabado sea? Dijo: “las obras continuas, aunque sean pocas”. Entonces, ¡buen aprovecho para aquel que Al-lah le dio suerte para obedecerle, actuar bien, y tener buena moralidad esforzándose para cumplir con las necesidades de la gente, resolviendo sus crisis y difundir el bien en su sociedad y patria!

Si Al-lah, Alabado sea, ayuda al creyente a hacer la peregrinación, no se  puede considerar que es el final de las obras, sino hay muchas buenas obras con las que se acerca Al-lah, Alabado sea, como hacer muchas adoraciones y actos supererogatorios como la oración, el ayuno, trabajar por los intereses de los pueblos y la gente, mantener al huérfano, visitar a los enfermos, y los actos que le elevan y le otorgan  alta posición ante Al-lah, Alabado sea. Abu Huraira narró que el Mensajero de Allah dijo:
«Al-lah, Alabado sea, dijo: (…) No se acerca mi siervo a mí con algo más querido a mí sino lo que le he ordenado. Aún mi siervo sigue acercándose hacia mí con las obras voluntarias hasta que yo le amo. Una vez le he amado, seré su oído con el que escucha, su vista con la que ve, su mano con la que pega, su pierna con la que anda; si me pide algo se lo daré, y si se refugia en mí, le daré refugio».

También el peregrino debe reflejar la influencia de su peregrinación por la buena moralidad y tolerancia en los tratos, esto trata de un signo de la aceptación de la peregrinación; por tanto, trata bien con la gente y recupera lo que le faltaba antes de la peregrinación, y lo refleja en su comportamiento con sus familiares, padre, madre, esposa e hijos. También debe mantener los lazos de parentesco y los otros tipos de piedad con toda la gente. Al-lah, Alabado sea, dijo: {لَيْسَ الْبِرَّ أَنْ تُوَلُّوا وُجُوهَكُمْ قِبَلَ الْمَشْرِقِ وَالْمَغْرِبِ وَلَكِنَّ الْبِرَّ مَنْ آمَنَ بِاللَّهِ وَالْيَوْمِ الْآخِرِ وَالْمَلَائِكَةِ وَالْكِتَابِ وَالنَّبِيِّينَ وَآتَى الْمَالَ عَلَى حُبِّهِ ذَوِي الْقُرْبَى وَالْيَتَامَى وَالْمَسَاكِينَ وَابْنَ السَّبِيلِ وَالسَّائِلِينَ وَفِي الرِّقَابِ وَأَقَامَ الصَّلَاةَ وَآتَى الزَّكَاةَ وَالْمُوفُونَ بِعَهْدِهِمْ إِذَا عَاهَدُوا  وَالصَّابِرِينَ فِي الْبَأْسَاءِ وَالضَّرَّاءِ وَحِينَ الْبَأْسِ أُولَئِكَ الَّذِينَ صَدَقُوا وَأُولَئِكَ هُمُ الْمُتَّقُونَ}  “La verdadera virtud no consiste en orientarse hacia el oriente o el occidente [durante la oración], sino que es piadoso quien cree en Dios, el Día del Juicio, los ángeles, el Libro, los Profetas, hace caridad a pesar del apego [que tiene por los bienes materiales] a los parientes, los huérfanos, los pobres, los viajeros insolventes, los mendigos, y colabora para liberar esclavos y cautivos. [Tiene piedad quien] hace la oración prescrita, paga el zakat, cumple con los compromisos contraídos, es paciente en la estrechez, la adversidad y ante la persecución. Ésos son los veraces en su fe y los verdaderos piadosos”.

De tal manera, la peregrinación debe dejar una huella moral en el comportamiento del peregrino. Pues esta peregrinación no es un rito carente de sentido que se hace sin fin o propósito, sino es una adoración que fue legislada para exaltar al ser humano y educarle. Dijo Al-lah, Alabado sea: {الْحَجُّ أَشْهُرٌ معْلُومَاتٌ فَمَنْ فَرَضَ فِيهِنَّ الْحَجَّ فَلَا رَفَثَ وَلَا فُسُوقَ وَلَا جِدَالَ فِي الْحَجِّ وَمَا تَفْعَلُوا مِنْ خَيْرٍ يَعْلَمْهُ اللَّهُ وَتَزَوَّدُوا فَإِنَّ خَيْرَ الزَّادِ التَّقْوَى وَاتَّقُونِ يَاأُولِي الْأَلْبَابِ}  “La peregrinación se realiza en unos meses específicos, y quien se consagrara para hacerla, deberá abstenerse [durante ella] de las relaciones maritales, los pecados y las discusiones. Todo lo que hagan de bien Al-lah lo sabe. Tomen provisiones para el viaje, pero [sepan que] la mejor provisión es la piedad. ¡Oh, dotados de buen discernimiento! Cumplan correctamente Conmigo”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien viene a visitar esta Casa Sagrada y se abstuviera de toda relación conyugal, ni dijera obscenidad alguna, es como si regresara al día en que su madre le dio a luz (sin pecados). También Al-Hassan Al-Basri, que Al-lah se apiade de él, se preguntó si la peregrinación aceptada será recompensada por el Jardín, dijo: “La prueba de ellos es regresar renunciando el mundo y deseando la recompensa del Último Día”; y se preguntó si la peregrinación será recompensada por el perdón, dijo: “la prueba de ellos es dejar las malas obras que cometía antes”.

Si la adoración no afecta a la moralidad del ser humano y le educa bien, entonces será carente del valor en esta vida mundana y no tendrá un fruto en la Última. El Mensajero de Allah dijo: “¿Sabéis quién es el arruinado?”. Dijeron: El arruinado entre nosotros es aquél que no tiene dinero ni bienes. Él les respondió: “De toda mi gente se habrá arruinado aquél que el Día del Juicio se presente con su rezo, su ayuno y su azaque debidamente cumplidos, pero al mismo tiempo ha insultado a diestra y a siniestra, hablando mal de éste, apropiándose del dinero de ése, asesinando a aquél, y golpeando a ése. Le dará parte de sus buenas acciones a éste y otra parte a ése. Si se acaban todas sus buenas obras antes de que pague lo que debe, tomará las malas obras y los pecados que hayan cometido esas personas a las que ha agredido. Después de eso, se le enviará al Infierno”. También “Un hombre le dijo al Mensajero de Al-lah: “Oh, Mensajero de Al-lah, fulana de tal… (y contó acerca de ella lo mucho que rezaba, ayunaba y daba en caridad) pero perturba a sus vecinos con su lengua (maledicencia)”. Él dijo: “Ella estará en el Infierno”. Luego el hombre le dijo: “Oh, Mensajero de Al-lah, fulana de tal… (otra mujer, sobre la cual contó cuán poco ayunaba, lo poco que rezaba o daba en caridad, pero ella da queso en caridad (un alimento costoso en aquellos días), y no perturba a sus vecinos con lo que dice”. Él dijo: “Ella estará en el Paraíso”.

El musulmán debe esforzarse para obtener un buen fin de su vida. Quiere decir: la suerte que Al-lah, Alabado sea, de a Su siervo que le ayuda a alejarse de lo que no le complazca, le facilita el camino del arrepentimiento de los pecados y acercarse a las obediencias y buenas obras, y luego muere manteniendo esta situación.

Siempre y cuando el ser humano está dependiendo de su obra, el éxito en hacer las buenas obras y mantenerlas hasta la muerte es un signo del buen fin del ser humano, como se nos dijo el el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Las obras no son sino por sus fines”, y en otro hadiz: “Las obras no son sino como un vaso, que cuando su parte inferior estará buena, la superior también estará así”. Por eso, cada ser humano debe esforzarse para obtener este buen fin, y prepararse para el encuentro de su Señor, Alabado sea, con las buenas obras, como lo explica el Sagrado Corán. Dijo Al-lah, Alabado sea: {فَمَن كَانَ يَرْجُو لِقَاءَ رَبِّهِ فَلْيَعْمَلْ عَمَلاً صَالِحًا وَلاَ يُشْرِكْ بِعِبَادَةِ رَبِّهِ أَحَدًا} “Quien anhele encontrarse con su Señor [y que Él esté complacido], que realice obras piadosas y que no adore a nadie más que a Él”. Entonces quien tiene temor de Al-lah, Alabado sea, y Le obedece y se aleja de lo que prohibió, Al-lah, Alabado sea, le ayudará a hacer una buena obra y muere manteniéndola. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Cuando Al-lah, Alabado sea, quiere el bien para un siervo, le utiliza” dijeron: ¡Oh Mensajero de Al-lah! ¿Cómo le utiliza? Dijo: le ayuda a hacer una buena obra antes de su muerte”. Por tanto, la sentencia en las obras consiste en sus fines. Pues quien Al-lah, Alabado sea, le ayuda a mantener la adoración y obediencia hasta el fin de su vida será de los bienaventurados que ganarán el Paraíso. Dijo Al-lah, Alabado sea:  {وَأَمَّا الَّذِينَ سُعِدُوا فَفِي الْجَنَّةِ خَالِدِينَ فِيهَا مَا دَامَتِ السَّمَوَاتُ وَالْأَرْضُ إِلَّا مَا شَاءَ رَبُّكَ عَطَاءً غَيْرَ مَجْذُوذٍ}  “En cambio, los bienaventurados estarán en el Paraíso eternamente al igual que los cielos y la tierra [de la otra vida], excepto lo que tu Señor quiera. [Los bienaventurados] serán recompensados con una gracia sin fin”.

De las lecciones aprendidas de la peregrinación, tanto para el peregrino como para los demás, es entregarse absolutamente a Al-lah, Alabado sea, atendiendo a los motivos del éxito, y creyendo que todos los asuntos son de Al-lah y que el destino que Al-lah escribió ocurrirá sin duda. Al-lah, Alabado sea, dijo:  {وَمَا كَانَ لِمُؤْمِنٍ وَلا مُؤْمِنَةٍ إِذَا قَضَى اللَّهُ وَرَسُولُهُ أَمْرًا أَن يَكُونَ لَهُمُ الْخِيَرَةُ مِنْ أَمْرِهِمْ وَمَن يَعْصِ اللَّهَ وَرَسُولَهُ فَقَدْ ضَلَّ ضَلالا مُّبِينًا}،  “Un verdadero creyente o a una verdadera creyente no deben, cuando Al-lah y Su Mensajero hayan dictaminado un asunto, actuar en forma contraria. Quien desobedezca a Al-lah y a Su Mensajero se habrá desviado claramente”, {مَّا يَفْتَحِ اللَّهُ لِلنَّاسِ مِن رَّحْمَةٍ فَلَا مُمْسِكَ لَهَا وَمَا يُمْسِكْ فَلَا مُرْسِلَ لَهُ مِن بَعْدِهِ وَهُوَ الْعَزِيزُ الْحَكِيمُ}  “Nada ni nadie puede impedir que una misericordia de Al-lah alcance a la gente; pero si Él la retuviese, no hay nada ni nadie que pudiera hacer que les llegara. Él es el Poderoso, el Sabio” y dijo también: “Si Al-lah te aflige con una desgracia, nadie excepto Él podrá librarte de ella. Pero si te agracia con una bendición, Él tiene poder sobre todas las cosas.  Él tiene total dominio sobre Sus siervos, y Él es el Sabio, el Conocedor”. Pues entregarse totalmente a Al-lah, Alabado sea, es un signo de la fe y una base del Islam, y para realizarlo hay que tener buena opinión en Al-lah, Alabado sea. Cuando el ser humano acepta la orden de Al-lah, Alabado sea, y se entrega totalmente a su Señor, gozará de la complacencia, el sosiego y la tranquilidad.

                     Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Los peregrinos regresaron de su viaje con pecados perdonados, obras aceptadas y recompensadas con el permiso de Al-lah, Alabado sea. Por lo tanto, deben tener mucho cuidado de ser engañados por el elogio de la gente, pues la peregrinación no es un apodo que lo obtiene el peregrino, ni un motivo de arrogancia, sino que el peregrino, después de volver, debe ser humilde y miedoso. La peregrinación es una obligación exaltada y de gran recompensa que una vez hecha con paciencia por el hombre encontrará su dulzura en su corazón y su influencia se reflejará en su vida en forma de humillación sin arrogancia. Cada acto de piedad que el creyente hace con fidelidad y buena intención le incita a hacer otro, y otra adoración más elevada. Así, se eleva el creyente por estos actos hasta que consigue el grado de benevolencia, que trata de un signo de la aceptación de los actos de piedad.

Al-lah, Alabado sea, mencionó que los creyentes que se apresuran a realizar las buenas obras temiendo que no sean aceptadas y rogando que sea recompensadas. Dijo   Al-lah, Alabado sea:  {إِنَّ الَّذِينَ هُمْ مِنْ خَشْيَةِ رَبِّهِمْ مُشْفِقُونَ * وَالَّذِينَ هُمْ بِآيَاتِ رَبِّهِمْ يُؤْمِنُونَ *وَالَّذِينَ هُمْ بِرَبِّهِمْ لَا يُشْرِكُونَ * وَالَّذِينَ يُؤْتُونَ مَا آتَوْا وَقُلُوبُهُمْ وَجِلَةٌ أَنَّهُمْ إِلَى رَبِّهِمْ رَاجِعُونَ* أُولَئِكَ يُسَارِعُونَ فِي الْخَيْرَاتِ وَهُمْ لَهَا سَابِقُونَ}  “No cabe duda de que aquellos que tienen temor de su Señor, aquellos que creen en los signos de su Señor, aquellos que no dedican actos de adoración excepto a su Señor, aquellos que dan en caridad parte de lo que se les ha concedido, y aun así sienten temor en sus corazones porque saben que comparecerán ante su Señor, ellos se apresuran a realizar obras de bien, y son los primeros en hacerlas”. Dijo Ibn Kathir, que Al-lah se apiade de él: esto quiere decir que ellos, a pesar de su benevolencia, creencia y buenas obras, tienen miedos de Al-lah y de que su situación se cambie. Aisha, la Madre de los Creyentes, que Al-lah esté complacido con ella, dijo al Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: ¡Oh Mensajero de Al-lah! Cuando Al-lah, Alabado sea, dijo: “Aquellos que dan en caridad parte de lo que se les ha concedido, y aun así sienten temor en sus corazones porque saben que comparecerán ante su Señor”, ¿Es quien roba, comete adulterio y beber vino y tiene miedo de Al-lah? Dijo: No, hija de Abu Bakr al Seddiq, es quien reza, ayuna y da limosnas y tiene miedo de Al-lah, Alabado sea.

El creyente no se preocupa por la muchedumbre de actos de piedad y actos supererogatorios de la misma manera con que se preocupa por la aceptación de su trabajo, y en la medida de que esto se refleja en sus adoraciones. Al-lah, Alabado sea, ordenó a su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, trabajar y esforzarse en los actos de piedad, de modo que no desprecia una obra y la deja, o considera demasiada a una obra y por tanto se enorgullece por ella. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, informó que la arrogancia es un acto aniquilador de las buenas obras. Relató Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Las aniquiladoras son tres: el engreimiento del hombre por sí mismo, la tacañería obedecida y el deseo seguido”.

¡Oh nuestro Señor, ayúdanos a recordarte, agradecerte y adorarte de la mejor manera que te complazca, y danos suerte para ser rectos en el camino de obediencia y adoración!

 

Las lecciones morales aprendidas del Sermón de la Peregrinación de Despedida

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán: {الْيَوْمَ أَكْمَلْتُ لَكُمْ دِينَكُمْ وَأَتْمَمْتُ عَلَيْكُمْ نِعْمَتِي وَرَضِيتُ لَكُمُ الْإِسْلَامَ دِينًا}  “Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra religión”.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Al-lah, Alabado sea, envió a Su Mensajero con la buena guía y la verdadera religión para sacar a los seres humanos de la oscuridad a la luz, ayudarlos a salir del extravío a la buena guía y acompañarlos en el camino de salvación y felicidad en esta vida y en la Última. Así, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, llamó a los valores ejemplares y moralidades sublimes y transmitió ideal y perfectamente el mensaje de su Señor, Alabado sea,  donde, a lo largo de su vida, continuó estableciendo los valores humanos a través de sus palabras, acciones y aprobaciones.

Cuando Al-lah, Alabado sea,  autorizó a Su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, a realizar el quinto pilar del Islam, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se paró en el monte de Arafat, ante las rocas en el mayor encuentro humano de la época, para mostrar los rituales de la peregrinación a sus compañeros y a toda la humanidad y establecer los valores humanos y morales a los que seguía llamando a lo largo de su vida, sintiendo el acercamiento de su muerte y el final de su vida. Así, su sermón contenía muchas de las grandes lecciones y valores sublimes que se consideran como un método de vida para toda la humanidad.

De estas morales: el establecimiento del principio de justicia e igualdad entre todos los seres humanos. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “¡Oh gente! Vuestro Dios es uno y vuestro ancestro (Adán) es uno. Un árabe no es mejor que un no árabe, y un no árabe no es mejor que un árabe, y una persona roja no es mejor que una persona negra y una persona negra no es mejor que una roja, excepto por la piedad. El más honorable entre vosotros para Al-lah es el más piadoso”. Entonces, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él,  consideró que la piedad y la buena obra es el criterio de la distinción. Dijo Al-lah, Alabado sea:  {يَا أَيُّهَا النَّاسُ إِنَّا خَلَقْنَاكُم مِّن ذَكَرٍ وَأُنثَى وَجَعَلْنَاكُمْ شُعُوبًا وَقَبَائِلَ لِتَعَارَفُوا إِنَّ أَكْرَمَكُمْ عِندَ اللَّهِ أَتْقَاكُمْ إِنَّ اللَّهَ عَلِيمٌ خَبِيرٌ}  “¡Oh, seres humanos! os he creado a partir de un hombre y de una mujer, y los congregué en pueblos y tribus para que se reconocéis los unos a los otros. El mejor de vosotros ante Al-lah es el de más piedad. Al-lah todo lo sabe y está bien informado de lo que hacéis”. Por lo tanto, todos los seres humanos son iguales en cuanto a de derechos y deberes, sin distinción, por clase social o fanatismo tribal. Esto es requerido por la justicia, que es el equilibrio del establecimiento de derechos y la rectitud de las naciones. Al-lah, Alabado sea, dijo: {وَإِذَا قُلْتُمْ فَاعْدِلُواْ وَلَوْ كَانَ ذَا قُرْبَى}  “Cuando habléis  debéis hablar con justicia, aunque sea en contra de un pariente”.   {وَإِذَا حَكَمْتُم بَيْنَ النَّاسِ أَن تَحْكُمُواْ بِالْعَدْلِ}  “y que cuando juzguéis entre las personas lo hagáis con equidad” y dijo también:  {وَلاَ يَجْرِمَنَّكُمْ شَنَآنُ قَوْمٍ عَلَى أَلاَّ تَعْدِلُواْ اعْدِلُواْ هُوَ أَقْرَبُ لِلتَّقْوَى}  “Que el rencor que sentéis no os conduzca a obrar injustamente”.

Estas morales incluyen la santidad de la sangre, los bienes y los honores. Relató Abdul-Rahman Ibn Abu Bakrah que Al-lah esté complacido con él, de su padre que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él,  Montaba sobre su camello y un hombre lo llevaba por sus riendas; luego dijo: «¿Qué día es este?» Todos nos callamos hasta que pensamos que le pondría un nombre distinto. Dijo: ¿No es hoy el Día del Sacrificio? y todos callamos pensando que le daría un nombre distinto. Luego dijo: ¿No es este el mes de Dhul Hiyya?». Respondimos: ‘Claro que sí’. Nos dijo: «Pues, ciertamente, vuestra sangre, vuestras propiedades y vuestra honra, serán sagrados entre vosotros, así como es sagrado este vuestro día, este vuestro mes y esta vuestra tierra. Que el presente informe al ausente. Tal vez, entre los ausentes haya gente que, al oír de esto, lo entienda mejor que los presentes”. En esta situación, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, atrajo la atención de sus compañeros con estas palabras elocuentes que contienen el singular discurso profético que demuestra la santidad y la inmunidad de la sangre, los bienes y los honores, hasta el punto de que está prohibido agredirlos en cualquier forma. El Islam exige paz y seguridad, quiere que toda la gente tenga una vida estable, sin distinción entre un ser humano y otro, independientemente de su raza, color o confesión. La sharia garantizó esto a todo ser humano. Dijo Al-lah, Alabado sea: {وَلَا تَقْتُلُوا النَّفْسَ الَّتِي حَرَّمَ اللَّهُ إِلَّا بِالْحَقِّ ذَلِكُمْ وَصَّاكُمْ بِهِ لَعَلَّكُمْ تَعْقِلُونَ} “y no matarán a nadie que Al-lah prohibió matar, salvo que sea con justo derecho. Esto es lo que les ha ordenado para que usen el razonamiento”. Al-lah, Alabado sea, considera que matar a una sola alma sin derecho a hacerlo es como matar a toda la humanidad diciendo:  {مَن قَتَلَ نَفْساً بِغَيْرِ نَفْسٍ أَوْ فَسَادٍ فِي الأرض فَكَأَنَّمَا قَتَلَ الناس جَمِيعًا وَمَنْ أَحْيَاهَا فَكَأَنَّمَا أَحْيَا النَّاسَ جَمِيعًا}  “Quien mata a una persona sin que ésta haya cometido un crimen o sembrado la corrupción en la Tierra, es como si matase a toda la humanidad. Pero quien salva una vida es como si salvase a toda la humanidad”. Para acentuar la santidad de la sangre y la prohibición de transgredirla, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, emitió otra advertencia en este sermón sobre la sangre derramada y su inviolabilidad diciendo: “No regreséis a la incredulidad después de mí, y que unos de vosotros degüellen a otros”.

 El Islam prohíbe transgredir las almas y la propiedad de otros en cualquier forma. Al-lah, Alabado sea, dijo: {يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا لَا تَأْكُلُوا أَمْوَالَكُمْ بَيْنَكُمْ بِالْبَاطِلِ إِلَّا أَنْ تَكُونَ تِجَارَةً عَنْ تَرَاضٍ مِنْكُمْ} “¡Oh, creyentes! No estafen ni usurpen injustamente, sino que comercien de mutuo acuerdo”. Y  {وَلَا تَأْكُلُوا أَمْوَالَكُمْ بَيْنَكُمْ بِالْبَاطِلِ وَتُدْلُوا بِهَا إِلَى الْحُكَّامِ لِتَأْكُلُوا فَرِيقًا مِنْ أَمْوَالِ النَّاسِ بِالْإِثْمِ وَأَنْتُمْ تَعْلَمُونَ}  “No usurpen injustamente los bienes materiales unos a otros, ni sobornen con ellos a los jueces para conseguir ilegalmente la propiedad ajena a sabiendas”. Conservando generalmente a los bienes, la sharia prohibió el robo al dictar una clara sentencia legal. Al-lah, Alabado sea, dijo: “Al ladrón y a la ladrona [luego de un juicio justo] córtenles la mano en compensación por su delito. Esta es una sentencia disuasoria dictada por Al-lah. Al-lah es Poderoso, Sabio”. También prohibió la usurpación de la tierra en cualquier forma. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él dice en este sentido: “Quien ilegítimamente se apodera de una pequeña parcela de tierra, estará rodeado en el cuello de siete tierras en el último día”.

Del mismo modo, el Islam prohibió agredir los honores o violarlos en cualquier forma, sin distinguir entre un musulmán o un no musulmán. Dijo Al-lah, Alabado sea, prohibiendo el adulterio: {وَلَا تَقْرَبُوا الزِّنَا إِنَّهُ كَانَ فَاحِشَةً وَسَاءَ سَبِيلًا}  “No se acerquen a lo que lleve al adulterio, pues es una inmoralidad y un mal camino”. También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: prohibió estrictamente acusar sin pruebas a las mujeres castas de adulterio, considerándolo un pecado mayor, al decir: “¡Alejaos de las siete aniquiladoras! Le preguntaron: “Mensajero de Al-lah, ¿cuáles son?” dijo: (…) y difamar a las mujeres honestas, creyentes e inocentes”. También prohibió el insulto y la maldición considerándolo como perversidad, diciendo: “Insultar a un musulmán es una perversidad y luchar contra él es una incredulidad”.

De las lecciones aprendidas también el llamamiento a la unidad y la advertencia de la dispersión. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo en su sermón: “El Satanás se desesperó de que sea adorado en vuestra tierra hasta el final de la vida, pero le complacen las malas obras, por eso, tened cuidado de él respecto a vuestra religión”. Debemos unirnos todos y aferrarse al camino de Al-lah, respondiendo al dicho de Al-lah, Alabado sea: {وَاعْتَصِمُواْ بِحَبْلِ اللّهِ جَمِيعًا وَلاَ تَفَرَّقُواْ}،  “Aférrense todos a la religión de Al-lah y no se dividan en sectas” y  {وَأَطِيعُواْ اللّهَ وَرَسُولَهُ وَلاَ تَنَازَعُواْ فَتَفْشَلُواْ وَتَذْهَبَ رِيحُكُمْ} “Obedezcad a Al-lah y a Su Mensajero y no discrepéis, porque se debilitaríais y seréis derrotados”. Tenemos que saber que la división y dispersión no son asuntos aprobados por la religión. Dijo Al-lah, Alabado sea:  {إِنَّ الَّذِينَ فَرَّقُواْ دِينَهُمْ وَكَانُواْ شِيَعًا لَّسْتَ مِنْهُمْ فِي شَيْءٍ } “Tú no eres responsable de quienes dividieron su religión y formaron sectas. Al-lah se hará cargo de ellos, y Él les hará saber lo que hicieron”. En este sentido, el Islam llama a la unidad y prohíbe la discordia y división.

De las lecciones también la necesidad de aferrarse al Sagrado Corán y la tradición profética. Al respecto dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Os dejo el Libro de Al-lah, mientras sigáis sus preceptos, nunca os desviareis. Os preguntarán (en el Día de la Resurrección) por mí” (…). El Sagrado Corán es el milagro eterno que No pueden introducírsele mentiras. No se cambia ni se altera con el paso de los años y siglos. Con el Noble Corán, Al-lah, Alabado sea, acabó con los caprichos individuales y las diferencias. En este sentido Dijo Al-lah, Alabado sea:  {يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا أَطِيعُوا اللَّهَ وَأَطِيعُوا الرَّسُولَ وَأُولِي الْأَمْرِ مِنْكُمْ فَإِنْ تَنَازَعْتُمْ فِي شَيْءٍ فَرُدُّوهُ إِلَى اللَّهِ وَالرَّسُولِ إِنْ كُنْتُمْ تُؤْمِنُونَ بِاللَّهِ وَالْيَوْمِ الْآخِرِ ذَلِكَ خَيْرٌ وَأَحْسَنُ تَأْوِيلًا} “Oh, creyentes! Obedezcad a Al-lah, obedezcad al Mensajero y a aquellos de vosotros que tengáis autoridad y conocimiento. Si realmente creéis  en Al-lah y en el Día del Juicio, cuando tengan discrepancias remítanlas al juicio de Al-lah y del Mensajero, porque en ello hay bien y es el camino correcto”. Aferrarse al Libro Sagrado de Al-lah y a la sunna de su Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, es el signo de fe y la prueba de piedad.  Al-lah, Alabado sea, dijo: ”  {فَلَا وَرَبِّكَ لَا يُؤْمِنُونَ حَتَّى يُحَكِّمُوكَ فِيمَا شَجَرَ بَيْنَهُمْ ثُمَّ لَا يَجِدُوا فِي أَنْفُسِهِمْ حَرَجًا مِمَّا قَضَيْتَ وَيُسَلِّمُوا تَسْلِيمًا}.  Pero no, [juro] por tu Señor que no creerán [realmente] a menos que te acepten como juez de sus disputas, y no se resistan a aceptar tu decisión y se sometan completamente”.

            Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

No cabe duda de que el sermón de despedida es el primer documento y la primera declaración de la protección de los derechos humanos, porque contiene valores que preservan la dignidad del hombre, logran su paz y seguridad. Una de las moralejas de este sermón es aclarar la posición de las mujeres en la sharia islámica. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, recomendó a los hombres de las mujeres, apreciando su papel; pues las mujeres son las hermanas equivalentes de los hombres en derechos y deberes que son recíprocos entre los dos sexos. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Tenis derechos sobre vuestras y ellas tienen derechos sobre vosotros”.

El Islam honró a la mujer como madre, hermana, hija y esposa. Aseguró sus derechos que garantizan su felicidad tanto en la vida mundana como en el más allá y preserva su dignidad humana. Un día, un hombre vino a preguntar al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: «¿Quién tiene más derecho a ser tratado con la mejor cortesía y el mejor respeto? El profeta dijo: «Tu madre» El hombre preguntó: «¿Y quién después?», «Tu madre», respondió otra vez el Profeta. De nuevo el hombre preguntó: «¿Y quién sigue?». «Tu madre», respondió una otra vez el Profeta. El hombre preguntó por cuarta vez: «¿Y quién después?». «Ahora tu padre». Y dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, también: “Quien tenga tres hijas y sea paciente con ellas, las alimente, les brinde bebida y vestimenta con sus riquezas, las tendrá a ellas como protección contra el Infierno en el Día de Resurrección”. Relató Abu Huraira que el Mensajero de Allah dijo: «Traten bien a las mujeres, ya que la mujer fue creada de una costilla. La parte más curva de una costilla es la superior. Si intentas enderezarla la romperás, si la dejas permanecerá curvada así que traten bien a las mujeres». La palabra “bien” en el hadiz es una palabra general que revela la necesidad de caracterizarse por la virilidad al tratar con las mujeres.

Todos necesitamos implementar estos valores que contienen el bien destinado a toda la humanidad. Estos son verdaderamente inauditos en la historia de la humanidad. Este sermón de despedida ha establecido las reglas de los derechos humanos y trazado los principales valores humanos y éticos que, una vez que las personas se involucren y entiendan, les garantizarán la felicidad de esta vida y de la Otra.

Oh nuestro Señor, acéptanos, Tú eres el Oyente y el Omnisciente, acepta nuestro arrepentimiento, Tú eres el que aprueba el arrepentimiento y el Misericordioso.

 

El aprovechamiento de las temporadas de piedad

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

“وَسَارِعُوا إِلَىٰ مَغْفِرَةٍ مِّن رَّبِّكُمْ وَجَنَّةٍ عَرْضُهَا السَّمَاوَاتُ وَالْأَرْضُ أُعِدَّتْ لِلْمُتَّقِينَ. الَّذِينَ يُنفِقُونَ فِي السَّرَّاءِ وَالضَّرَّاءِ وَالْكَاظِمِينَ الْغَيْظَ وَالْعَافِينَ عَنِ النَّاسِ ۗ وَاللَّهُ يُحِبُّ الْمُحْسِنِينَ”

“Y apresúrense a buscar el perdón de su Señor y un Paraíso tan vasto como los cielos y la Tierra, que ha sido reservado para los que tienen consciencia de Al-lah [y cumplen la ley], [que son] aquellos que hacen caridad, tanto en momentos de holgura como de estrechez, controlan su enojo y perdonan a las personas, y Al-lah ama a los que hacen el bien”

 Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Al-lah, Alabado sea, distinguió algunos días con temporadas en que se duplican las recompensas, aumentan los bienes  y elevan los grados, despertando el deseo de Sus siervos para que sigan acercándose a Él. El juicioso es aquel que aprovecha estas temporadas, teniendo buena intención, y haciendo actos de piedad para acercarse a su Señor y multiplicar los actos de piedad buscando las ventajas y misericordias. Dice el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Vuestro Señor, Alabado sea, os otorga favores en los días de la vida mundana; traten de obtenerlos; pues si uno los obtiene nunca será desdichado”.

No cabe duda que nosotros vivimos en estos días una de las grandes temporadas en que se cosechan las más grandes recompensas. Al-lah, Alabado sea, considera que la recompensa de los buenos actos en esta temporada son más grandes  de las otras temporadas del año. Son honorables días, que Al-lah, Alabado sea, los elevó, y además, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, explicó su posición y valor. De estos valores:

Que Al-lah, Alabado sea, juró por estos días en el Sagrado Corán. Dijo: {وَالْفَجْرِ* وَلَيَالٍ عَشْرٍ * والشفع والوتر} “Juro por la Aurora, por las diez noches, por [las oraciones] pares e impares”. Los exégetas están de acuerdo con que las diez noches son las primeras las diez noches de Dhul Hiyya; pues Al-lah, Alabado sea, no jura por algo que no sea grandioso. Entonces, jurar por estas noches es una especie de homenaje, exaltación y referencia a su importancia.

De sus aspectos de superioridad que son días consabidos, que Al-lah, Alabado sea, los mencionó en la aleya:  {وَيَذْكُرُوا اسْمَ اللَّهِ فِي أَيَّامٍ مَعْلُومَاتٍ عَلَى مَا رَزَقَهُمْ مِنْ بَهِيمَةِ الْأَنْعَامِ} “y recuerden el nombre de Al-lah en los días consabidos al sacrificar las reses del ganado que Él les ha proveído”. En estos días se unen las mayores adoraciones como la oración, la limosna, el ayuno y la peregrinación, de modo que no se repiten en otros días.

De sus valores también que son los días más queridos por Al-lah, Alabado sea, y que los actos de piedad que se hacen en ellos son más queridos por Al-lah, Alabado sea, de los otros días. Es la temporada de ganancia, el camino de salvación y la pista de carreras a todos los tipos del bien. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Ninguna buena obra es superior a las que se hacen en estos diez días (los primeros del mes Dhul Hiyya)”. Dijeron: ¿Ni la Yihad?’ Dijo: “Ni la Yihad, excepto el de un hombre que sale con su vida y su fortuna por la causa de Al-lah y vuelve sin ambas cosas”.  Por eso, cada musulmán debe aprovechar este gran favor y pedir la gran recompensa, acercándose a Al-lah, Alabado sea, con todos los actos de piedad y adoraciones.

Uno de los actos más queridos por Al-lah, Alabado sea, en estos días es hacer la peregrinación por quienes pueden hacerla. Dijo Al-lah, Alabado sea: {الْحَجُّ أَشْهُرٌ مَعْلُومَاتٌ فَمَنْ فَرَضَ فِيهِنَّ الْحَجَّ فَلَا رَفَثَ وَلَا فُسُوقَ وَلَا جِدَالَ فِي الْحَجِّ} “La peregrinación se realiza en unos meses específicos, y quien se consagrara para hacerla, deberá abstenerse [durante ella] de las relaciones maritales, los pecados y las discusiones”. La peregrinación es el quinto pilar del Islam, con la que se cumplen las obligaciones, se perdonan los pecados y se destina el Siervo a un nuevo nacimiento. En este sentido, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien hiciera la peregrinación y se abstuviera de toda relación conyugal, ni dijera obscenidad alguna, es como si regresara al día en que su madre le dio a luz (sin pecados)”.

La peregrinación es una oportunidad para enseñar las virtudes y la alta moralidad, donde se educa el musulmán a base del temor de  Al-lah, Alabado sea, controla los deseos y apetitos de su alma, se caracteriza por la buena moralidad como la preferencia y no el egoísmo, prescindirse y abstenerse y no pedir y rebajarse. Además, el musulmán aprende la rigurosidad de los dichos y hechos y el compromiso. Pues el peregrino, a través de la peregrinación, debe aplicar las virtudes y morales a los que el Islam incitó, para graduarse de la escuela de peregrinación realizando los objetivos morales.

Asimismo afirmamos que la peregrinación es un mensaje de paz a todo el universo. Es toda paz y toda seguridad. El peregrino no se pelea, ni discute ni ahuyenta alguna caza ni la mata. Dijo Al-lah, Alabado sea:  {يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا لا تَقْتُلُوا الصَّيْدَ وَأَنْتُمْ حُرُمٌ} “¡Oh, creyentes! No cacen mientras estén consagrados a la peregrinación”. El apaciguamiento no se limita solamente al hombre y el animal, sino los pasa a las plantas, pues el peregrino está ordenado a reconciliarse incluso con las plantas. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Esta ciudad ha sido declarada inviolable por Al-lah. No se deben cortar las espinas de las plantas, ahuyentar a los animales. No se debe levantar un objeto extraviado a menos que sea para anunciar públicamente que ha sido encontrado”. No cabe duda de que esto incluye una formación y rehabilitación del musulmán de salvar los hombres, árboles y rocas de su daño después de volver de la Meca. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, informó que el verdadero musulmán es aquel que toda la gente, se salva del daño por su lengua y mano. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en el Sermón de Despedida: ¿Os informo del creyente? Es quien la gente, confía respecto a sus propiedades y almas, el musulmán es aquel de cuya lengua y manos están a salvo los musulmanes, el muyahid es quien se esfuerza contra los deseos de su alma y resiste en la obediencia de Al-lah,  y el emigrante (muhâyir) es quien se aleja de los errores y pecados.

El ayuno es una de las obras virtuosas con las que el musulmán debe acercarse a Al-lah, Alabado sea. Es una de las mejores adoraciones que Al-lah, Alabado sea atribuyó a sí mismo por su gran importancia y elevada posición. Al-lah, Alabado sea dijo en un hadiz divino (Qudsi): “Toda obra del hijo de Adán es para él, excepto el ayuno, pues ciertamente es para Mí y yo soy el que recompensa por él”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien ayune un día por la causa de Allah, Él lo alejará su rostro del Fuego una distancia equivalente a setenta años”. Por lo tanto, es preferible para el musulmán ayunar cuanto puede de los primeros nueve días de Dhul Hiyya, pues el ayuno es una obra muy querida por Al-lah, Alabado sea, especialmente el Día de ‘Arafa para todos, excepto los peregrinos. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, distinguió el ayuno en este día diciendo: “Sobre el ayuno del día de ‘Arafa, cuento con Al-lah para que expiase los pecados cometidos durante el año anterior y el año siguiente”.

El Día de ‘Arafa es uno de los días memorables en los que  Al-lah, Alabado sea, revela la misericordia, el perdón y la salvación del infierno a Sus siervos. Es un día en que se responden las súplicas, se destituyen los cargos y en que Al-lah, Alabado sea, se deleita por los seres humanos delante de los ángeles. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “¡No hay mejor día para que Al-lah libre del Fuego a mayor número de siervos suyos que el día de ‘Arafa! Él se acerca (de aquéllos que se paran en ‘Arafa) y luego se deleita delante de Sus ángeles diciendo: “¿Qué están buscando estas personas?””. En este día Al-lah, Alabado sea, perfeccionó la forma de adoración y completó Su gracia. Relató Umar Ibn Al-Jattab, que Al-lah esté complacido con él, que un hombre judío le dijo: “Oh emir de los creyentes, hay un versículo en vuestro Libro, que si hubiera descendido sobre nosotros los judíos, lo hubiésemos tomado como un eid (día festivo)”. Umar preguntó: “¿Qué versículo?” Él respondió:  {الْيَوْمَ أَكْمَلْتُ لَكُمْ دِينَكُمْ وَأَتْمَمْتُ عَلَيْكُمْ نِعْمَتِي وَرَضِيتُ لَكُمُ الْإِسْلَامَ دِينًا}  “Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra religión”. Umar dijo: “Sabemos el día y el lugar donde eso le fue revelado al Mensajero de Al-lah. Fue cuando estaba parado en ‘Arafa un viernes”.

Además, es preferible para el musulmán recordar mucho a Al-lah, Alabado sea, en estos días, pues la mención de Al-lah, Alabado sea, es la vida de los corazones con la cual se realiza la tranquilidad. Dice Al-lah, Alabado sea:  {الَّذِينَ آمَنُوا وَتَطْمَئِنُّ قُلُوبُهُمْ بِذِكْرِ اللَّهِ أَلَا بِذِكْرِ اللَّهِ تَطْمَئِنُّ الْقُلُوبُ} “Los corazones de los creyentes se sosiegan con el recuerdo de Al-lah ¿Acaso no es con el recuerdo de Al-lah que se sosiegan los corazones?”. Y el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “Estos días son mejores para Al-lah que los demás, y a Él le gusta que se realicen buenas obras en ellos; por esta razón, incrementad las veces que repetís el Tahlil (decir: La ilaha il-la-Al-lah), el Takbir (decir: Al-lahu Akbar) y el Tahmid (decir: Alhamdu lil-lah)”. Umar Ibn Al-Jattab, que Al-lah esté complacido con él, repetía: “Al-lahu Akbar” en su cúpula de Mina, de modo que los que estaban en la Mezquita lo escuchaban y decían “Al-lahu Akbar” y los que estaban en los mercados también lo escuchaban y decían “Al-lahu Akbar” hasta que Mina se sacude de esta frase. También ‘Abdul-lah Ibn Umar Ibn Al-Jattab, que Al-lah esté complacido con ambos, repetía el-Takbir: “Al-lahu Akbar” en Mina después de las oraciones, e incluso en su cama, sus reuniones y en su camino. Por esto, es preferible para el musulmán decir “Al-lahu Akbar” con voz alta en estos días, mostrando la exaltación de Al-lah, Alabado sea. Dice el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “¿Acaso no he de informaros sobre la mejor y más pura obra ante su Señor, la que eleva más en grados, la que es mejor para vosotros que donar oro y plata, y mejor que encontrarse con el enemigo, golpear sus cuellos y que ellos golpeen los vuestros? Dijeron: por supuesto. Él dijo: “El recuerdo de Al-lah el Altísimo”. Asimismo, relató Mu’az Ibn Yabal, que Al-lah esté complacido con él: “El hijo de Adán, no realiza una obra más valiosa para salvarse del castigo de Al-lah que recordar a Al-lah, Alabado sea”.

                     Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Sacrificar degollando los ganados es una de las obras más grandiosas con las que el hombre se acerca a Al-lah, Alabado sea, en estos días. Es uno de los ritos de Al-lah, Alabado sea, y un signo de la religión de Abraham y de la sunna del Profeta Mohammed, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Dijo Al-lah, Alabado sea: {ذَلِكَ وَمَنْ يُعَظِّمْ شَعَـائِرَ اللَّهِ فَإِنَّهَا مِنْ تَقْوَى الْقُلُوبِ] “Sepan que respetar los ritos de Al-lah dimana de la piedad que hay en los corazones”. Cuando el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se preguntó ¿Cuáles son estos sacrificios? Dijo: es la tradición de vuestro padre Abraham. Y dijo también: “Ninguna buena obra del hijo de Adán en este día es más querida por Al-lah, Alabado sea, que derramar la sangre de los animales, pues estos animales vienen en el Día del Juicio Final con sus cuernos, cabellos y uñas, y que la sangre se recibe por Al-lah, Alabado sea, antes de caer en la tierra, pues debéis estar contentos por degollarlos”.

El sacrificio es uno de los aspectos de la solidaridad comunitaria que aumenta el amor, la misericordia mutua y la interdependencia entre los miembros de la sociedad. Cuando el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, vio que la gente padecía la pobreza dijo: “Quien sacrifique de vosotros, que no amanezca el tercer día y lo encuentre que aún tiene algo (de la carne) de ello». Al año siguiente dijeron: “¡Mensajero de Al-lah! ¿Hacemos como el año pasado?”  y el Profeta  dijo: «Comed, dad de comer y almacenad, pues ese año la gente estaba en apuros y quise que ayudéis en ello”. Entonces se entiende que cuando la gente está en situación de bienestar y prosperidad se aplica el dicho del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Comed, dad de comer y almacenad” y si está en situación de pobreza y apuros se aplica su dicho: “Quien sacrifique de vosotros, que no amanezca el tercer día y lo encuentre que aún tiene algo (de la carne) de ello”.

Hay que tener en consideración que el sacrificio se realiza tanto por la degollación como por la compra de un cheque (participar en un proyecto de degollación). Y no cabe duda de que esto haga que el sacrificio sea más beneficioso, especialmente para quienes no manejan la manera de distribuir la carne como conviene ser, lo que facilita el hecho de hacerla llegar a los verdaderos necesitados y, por tanto, hace que el sacrificio sea más beneficioso y más recompensable al mismo tiempo. También esta manera ayuda a dar esta carne a los pobres con dignidad y orgullo. ¡Qué bueno es reunir entre las dos cosas! es decir: degollar un sacrificio, beneficiando a sus familiares y parientes, y comprar los cheques beneficiando a los pobres en los lugares más necesitados.

También el musulmán debe multiplicar los actos de piedad que benefician a toda la gente, aumentando las limosnas para complacer a los pobres y mezquinos. Al-lah, Alabado sea, incitó a Sus siervos a que den de caridad   diciendo: {يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُواْ أَنفِقُواْ مِمَّا رَزَقْنَاكُم مِّن قَبْلِ أَن يَأْتِيَ يَوْمٌ لاَّ بَيْعٌ فِيهِ وَلاَ خُلَّةٌ وَلاَ شَفَاعَةٌ وَالْكَافِرُونَ هُمُ الظَّالِمُونَ}  “¡Oh, creyentes! Den en caridad parte de los beneficios que les he otorgado antes de que llegue el día en el cual no se aceptará rescate, amistad ni intercesión. Los [verdaderos] injustos son los que rechazan la verdad”. Y dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “La riqueza no disminuye por dar caridad”.

Nos hace falta la solidaridad, la misericordia y el sentimiento por los demás, obedeciendo a la orden del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “El musulmán es hermano de otro musulmán, no lo oprime ni lo entrega a su enemigo, dejándolo sin ayuda. Al-lah acude en ayuda de aquél que acude en ayuda de su hermano. A quien libera de una pena a un musulmán, Al-lah lo libera de otra en el Ultimo Día. Y a quien cubra los defectos de su hermano, Al-lah le cubrirá los suyos en el Día del Juicio”. “Todo musulmán debe dar caridad». Le preguntaron: ¡Oh, Mensajero de Al-lah! ¿Qué pasa si no puede hacer eso? Dijo: «Que se ponga a trabajar con sus manos y así él se beneficiará y podrá dar caridad». Dijeron: ¡Oh, Mensajero de Al-lah! ¿Qué pasa si no puede hacer eso? Él dijo: «Que ayude a quien está muy necesitado». Le dijeron nuevamente: ¡Oh, Mensajero de Al-lah! ¿Qué pasa si no puede hacer eso? Dijo: «Entonces que haga el bien, y se abstenga de hacer el mal, y ese será un acto de caridad de su parte”.

¡Oh nuestro Señor, ayúdanos a recordarte, agradecerte y adorarte de la mejor manera que te complazca!