Las importantes noticias

El peligro de la hipocresía y traición sobre los individuos y estados

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán: :{الْمُنَافِقُونَ وَالْمُنَافِقَاتُ بَعْضُهُمْ مِنْ بَعْضٍ يَأْمُرُونَ بِالْمُنْكَرِ وَيَنْهَوْنَ عَنِ الْمَعْرُوفِ وَيَقْبِضُونَ أَيْدِيَهُمْ نَسُوا اللَّهَ فَنَسِيَهُمْ إِنَّ الْمُنَافِقِينَ هُمُ الْفَاسِقُونَ}  “Los hipócritas y las hipócritas son aliados unos de otros, incitan al mal y prohíben hacer el bien, y se niegan a hacer caridades. Se olvidaron de Al-lah y, por eso, Él se olvidó de ellos [dejándolos fuera de Su misericordia]. Los hipócritas están en el desvío”.

 Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero, quien dijo en un noble hadiz: “Los signos del hipócrita son tres: cuando habla, miente; cuando promete, no cumple; y si se le confía algo, traiciona” ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

No cabe duda de que la hipocresía es una enfermedad incurable y una epidemia mortal que destruye a los individuos y  las naciones. Es uno de las enfermedades más graves que despejan la realidad de la fe, destruyen sus bases y pilares. Es, además, un flagelo social y moral y un comportamiento grave que amenaza la seguridad la paz y la estabilidad de la sociedad. Por eso, es más grave que la incredulidad y la apostasía, porque es una enfermedad que debilita la comunidad musulmana y difunde la discordia entre sus miembros.

Además, el arma de traición y espionaje es lo más grave que amenaza la existencia de los estados a lo largo de toda la historia, que es el mejor testigo de que los estados que decayeron, se dividieron o desaparecieron les había ocurrido esto por dentro, que los traidores, espías y mercenarios a cuenta de sus patrias desempeñaron un gran papel en esto a lo largo de la historia de la humanidad. Pues los peligros que amenazan los estados por dentro son mucho más grandes de aquellos que los amenazan por fuera.

Hay que saber que la hipocresía se divide en dos clases: la hipocresía mayor y la menor. La primera clase es la mayor, la más grave de ambas. Es la hipocresía dogmática, cuando el hipócrita muestra el Islam y oculta la incredulidad. Esta clase hace que el hipócrita se queda eternamente en el infierno, y más aún, le pone en lo más profundo del infierno. La segunda clase es la menor, es la hipocresía práctica, que trata de un extravío de comportamiento y tener algunos signos de los hipócritas. Esta clase consiste en mostrar la devoción y ocultar las malas conductas e intenciones. Esta clase no excluye al hombre definitivamente de la religión, pero es un camino hacia la hipocresía mayor si el hipócrita no se arrepiente de seguirla.

El Sagrado Corán y la sunna profética nos hablan de los hipócritas, de sus características, éticas e intrigas, que no cambiaron con el paso del tiempo o con el cambio del lugar. De los signos con que se conocen los hipócritas los siguientes:

Mentir, no cumplir con las promesas, traicionar y exagerar en la discusión. Es una de las peores características de los hipócritas, con que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Son características de hipocresía práctica que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-las sean con él, aclaró en su dicho: “Hay cuatro características, y quien las tenga todas es un perfecto hipócrita,
y quien tenga alguna de ellas tiene trazos de hipocresía hasta que la abandone: cuando se le confía, traiciona; cuando habla, miente; cuando promete, no cumple; y cuando discute, exagera y transgrede”. Pues estas características hacen mal uso de los intereses de la nación y aspiran destruirla.

Siempre vemos al hipócrita mintiendo y fingirse sincero en sus dichos y hechos. Al-lah, Alabado sea, dijo:  {وَمِنَ النَّاسِ مَنْ يُعْجِبُكَ قَوْلُهُ فِي الْحَيَاةِ الدُّنْيَا وَيُشْهِدُ اللَّهَ عَلَى مَا فِي قَلْبِهِ وَهُوَ أَلَدُّ الْخِصَامِ} “Hay un tipo de gente que cuando te habla sobre temas mundanos te causa admiración por su elocuencia, y pone como testigo a Al-lah de la fe que encierra su corazón, cuando en realidad es un enemigo acérrimo y hábil discutidor”. Cuando se menciona la hipocresía, el engaño y la traición en el Sagrado Corán, recordamos la mentira. Dijo Al-lah, Alabado sea: {يُخَادِعُونَ اللَّهَ وَالَّذِينَ آَمَنُوا وَمَا يَخْدَعُونَ إِلَّا أَنْفُسَهُمْ وَمَا يَشْعُرُونَ * فِي قُلُوبِهِمْ مَرَضٌ فَزَادَهُمُ اللَّهُ مَرَضًا وَلَهُمْ عَذَابٌ أَلِيمٌ بِمَا كَانُوا يَكْذِبُونَ}، “Pretenden engañar a Al-lah y también a los creyentes pero, sin advertirlo, solo se engañan a sí mismos. Sus corazones tienen una enfermedad y [por su actitud] Dios agrava aún más su enfermedad. Sufrirán un castigo doloroso por haber mentido”. También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, advirtió del hecho de mentir, aclarando sus malas consecuencias diciendo: “Y por otra parte, la mentira conduce al vicio. Y el vicio conduce al Fuego. Y el hombre, mientras siga mintiendo, será considerado mentiroso ante Al-lah”. También los compañeros el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le preguntaron ¿Puede el creyente ser cobarde? Dijo: Sí. Dijeron ¿Puede ser avaro? Dijo: Sí. Dijeron ¿Puede ser avaro? Dijo: Sí. Dijeron ¿Puede ser mentiroso? Dijo: No. Abu Bakr al-Seddiq, que Al-lah esté complacido con él, describió la mentira con la traición en su dicho: “La sinceridad es fidelidad y la mentira es traición”.

De estas características también la traición y el trabajo por el enemigo, que causan Cortar los lazos de amor, y el odio mutuo que, a su vez, causa la discordia, la corrupción en los tratos. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, aclaró que la traición en el Día de la Resurrección será causa de humillación y arrepentimiento. En este sentido dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Cuando Al-lah, Exaltado sea, reúna a los primeros y a los últimos, se levantará una bandera para todo traidor y se le dirá: Esta es la traición de fulano hijo de fulano”. También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, será su adversario en el Día de la Resurrección. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Hay tres personas que yo seré su adversario en el Día de la Resurrección, y a quien seré su adversario en el Día de la Resurrección, le venceré: un hombre prometió en mi nombre y luego traicionó, uno que vendió a un libre y cobró su precio y un hombre que contrató a un obrero, y después de terminar el trabajo no le pagó el precio”.

Una de las clases más graves de traición es traicionar la nación y venderla por bajo precio como lo que hacen los grupos extremistas y sus seguidores que también venden sus naciones.

De las malas conductas de que el Islam advirtió es exagerar en la discusión, que es el conjunto de todos los males, el origen de toda censura y el camino de extravío que convierte la verdad en falsedad y viceversa. Al-lah, Alabado sea, denominó la exageración en la discusión “Ludd” quiere decir (enemistad acérrima). Dijo Al-lah, Alabado sea: “Hay un tipo de gente que cuando te habla sobre temas mundanos te causa admiración por su elocuencia, y pone como testigo a Al-lah de la fe que encierra su corazón, cuando en realidad es un enemigo acérrimo y hábil discutidor”. Relató Aisha, que Al-lah esté complacido con ella, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El más despreciable de los hombres ante Al-lah es el discutidor agresivo”.

La descripción más justa de los hipócritas es (los de dos caras), y más aún, en la actualidad ya tienen más de mil caras. Son los perores hombres. En este contexto el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Entre las peores personas el Día del Juicio estarán aquellos que tienen dos caras [los hipócritas], que se presentan ante unos con una cara y ante otros con otra”.

De los signos de hipocresía también es sembrar la corrupción en la Tierra y fingirse hacer el bien. Dijo Al-lah, Alabado sea: “Cuando se les dice: “No siembren la corrupción en la Tierra! Responden: ،Pero si nosotros somos los que hacemos el bien!” ؟Acaso no son ellos los corruptores? [Sí,] pero no se dan cuenta”. Esta corrupción tiene muchos aspectos; de los cuales: sembrar las intrigas en los pueblos, revelar la debilidad en los almas de los sinceros creyentes, revelar las ideas extraviadas y los conceptos incorrectos y difundir la tentación entre la gente. Dijo Al-lah, Alabado sea: :{لَوْ خَرَجُوا فِيكُمْ مَا زَادُوكُمْ إِلَّا خَبَالًا وَلَأَوْضَعُوا خِلَالَكُمْ يَبْغُونَكُمُ الْفِتْنَةَ وَفِيكُمْ سَمَّاعُونَ لَهُمْ وَاللَّهُ عَلِيمٌ بِالظَّالِمِينَ} “Si hubieran salido a combatir, los habrían confundido sembrando la discordia, pues entre ustedes hay quienes prestan oído a lo que dicen, pero Al-lah conoce bien a los injustos”,  {وَقَالُوا لَا تَنْفِرُوا فِي الْحَرِّ قُلْ نَارُ جَهَنَّمَ أَشَدُّ حَرًّا لَوْ كَانُوا يَفْقَهُونَ}  “y dijeron: “No marchen [a combatir] con este calor”. Diles [oh, Mohamed!]: “El calor del fuego del Infierno es más intenso aún”. Si comprendieran”,  :{قَدْ يَعْلَمُ اللَّهُ الْمُعَوِّقِينَ مِنْكُمْ وَالْقَائِلِينَ لِإِخْوَانِهِمْ هَلُمَّ إِلَيْنَا وَلَا يَأْتُونَ الْبَأْسَ إِلَّا قَلِيلًا}  “Al-lah conoce a quienes pretenden desanimar [a los creyentes] de entre ustedes, y a quienes dicen a sus hermanos [que salieron a combatir]: “Vuelvan con nosotros”, [estos hipócritas] no quieren participar del enfrentamiento”. De los aspectos de corrupción también apoderarse de los bienes del ajeno y despreciarlo. Dijo Al-lah, Alabado sea:  {وَلَا تَبْخَسُوا النَّاسَ أَشْيَاءَهُمْ وَلَا تَعْثَوْا فِي الْأَرْضِ مُفْسِدِينَ} “No se apoderen de los bienes ajenos, y no siembren la corrupción y el mal en la Tierra”. De sus aspectos también destruir, matar a los inocentes, aterrorizar a los seguros, obstaculizar los intereses de la gente, no cumplir con la responsabilidad, además del soborno y apoderarse de los bienes del ajeno.

La pereza que impide hacer las adoraciones, y tener mojigatería al hacerlas, especialmente en la adoración más noble y grandiosa que es la oración. Dijo Al-lah, Alabado sea:  {إِنَّ الْمُنَافِقِينَ يُخَادِعُونَ اللَّهَ وَهُوَ خَادِعُهُمْ وَإِذَا قَامُوا إِلَى الصَّلَاةِ قَامُوا كُسَالَى يُرَاءُونَ النَّاسَ وَلَا يَذْكُرُون اللَّهَ إِلَّا قَلِيلًا} “Los hipócritas pretenden engañar a Al-lah, pero Él hace que ellos se engañen a sí mismos. Cuando se levantan para hacer la oración lo hacen con desgano, solo para ser vistos por la gente, sin apenas acordarse de Al-lah”.  {وَمَا مَنَعَهُمْ أَنْ تُقْبَلَ مِنْهُمْ نَفَقَاتُهُمْ إِلَّا أَنَّهُمْ كَفَرُوا بِاللَّهِ وَبِرَسُولِهِ وَلَا يَأْتُونَ الصَّلَاةَ إِلَّا وَهُمْ كُسَالَى وَلَا يُنْفِقُونَ إِلَّا وَهُمْ كَارِهُونَ}  “Sepan que sus donaciones no son aceptadas, porque no creen en Al-lah  ni en Su Mensajero. Ellos realizan la oración con desgano y hacen donaciones con desgano”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: «Los rezos de alfagr y al ishaa son los más pesados para los hipócritas. Si supieran lo que hay en ellas (de bendiciones), irían a ellas aunque fuese gateando. Relató Yabir Ibn Abdel-lah, que Al-lah esté complacido con ambos, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, salió un día y dijo: «¡Oh gente!, cuidado de la asociación oculta. Dijeron: ¡Oh Mensajero de Al-lah!, ¿Cuál es asociación oculta? Dijo: cunado el hombre hace la oración como conviene ser para complacer a la gente que le está mirando, pues es la asociación oculta».

                          Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

De los signos y señales de hipocresía: aliarse con los enemigos, contactar con ellos a cuenta de la religión y la patria con el espionaje, la traición, transferencia de las noticias e informaciones y decir los secretos de la patria. El hipócrita es un espía que apoya los enemigos de su patria a cuenta de sus familiares, vecinos y parientes. Al-lah, Alabado sea, dijo: {فَتَرَى الَّذِينَ فِي قُلُوبِهِمْ مَرَضٌ يُسَارِعُونَ فِيهِمْ يَقُولُونَ نَخْشَى أَنْ تُصِيبَنَا دَائِرَةٌ فَعَسَى اللَّهُ أَنْ يَأْتِيَ بِالْفَتْحِ أَوْ أَمْرٍ مِنْ عِنْدِهِ فَيُصْبِحُوا عَلَى مَا أَسَرُّوا فِي أَنْفُسِهِمْ نَادِمِينَ}، «Verás que quienes tienen una enfermedad en sus corazones [la hipocresía] se apresuran buscando su complacencia y dicen: “Tenemos  miedo de que nos sorprenda una derrota”. Pero puede que Dios les tenga deparada la victoria o algún otro decreto, y entonces tengan que arrepentirse de lo que pensaban», » {وَإِنَّ مِنْكُمْ لَمَنْ لَيُبَطِّئَنَّ فَإِنْ أَصَابَتْكُمْ مُصِيبَةٌ قَالَ قَدْ أَنْعَمَ اللَّهُ عَلَيَّ إِذْ لَمْ أَكُنْ مَعَهُمْ شَهِيدًا * وَلَئِنْ أَصَابَكُمْ فَضْلٌ مِنَ اللَّهِ لَيَقُولَنَّ كَأَنْ لَمْ تَكُنْ بَيْنَكُمْ وَبَيْنَهُ مَوَدَّةٌ يَا لَيْتَنِي كُنْتُ مَعَهُمْ فَأَفُوزَ فَوْزًا عَظِيمًا}،  Habrá entre ustedes quien se rezague, y si sufren un revés dirá: “Al-lah me ha concedido la gracia de no estar con ellos”.  Pero si por la gracia de Dios alcanzan la victoria, dirá como si no hubiera amistad entre ustedes: “،Ojalá hubiera estado con ellos!, así habría obtenido un éxito grandioso”. Pues el hipócrita se alegra si la patria y sus miembros se afectan por dolor, mal, tentación, enfermedad o desánimo. Al-lah, Alabado sea, dijo: :{إِنْ تَمْسَسْكُمْ حَسَنَةٌ تَسُؤْهُمْ وَإِنْ تُصِبْكُمْ سَيِّئَةٌ يَفْرَحُوا بِهَا وَإِنْ تَصْبِرُوا وَتَتَّقُوا لا يَضُرُّكُمْ كَيْدُهُمْ شَيْئاً إِنَّ اللَّهَ بِمَا يَعْمَلُونَ مُحِيطٌ} «Cuando ustedes prosperan, ellos se afligen; pero cuando les sobreviene un mal, se alegran. Si ustedes son pacientes y tienen temor de Al-lah, sus intrigas no les harán ningún daño. Al-lah sabe bien lo que ellos hacen».

Pero los nuevos hipócritas añadieron a estas características (mentir, traicionar, no cumplir con los pactos y acuerdos, agitar la opinión pública y traicionar la religión) nuevas clases de engaño, que lo más destacado de las cuales es comerciar en la religión y aprovecharla para alcanzar los intereses de los grupos que quieren utilizar la religión para apoderarse a la autoridad, cubriéndose con una religiosidad formal y política. Pretenden ser los únicos creyentes y que los otros no, intentando dar una cubierta legal para sus actividades, además de traicionar la patria, despreciarla y venderla por bajo precio como lo hacen los nuevos hipócritas.

Al-lah, Alabado sea, amenazó a esta clase de hombres con que la ira de Al-lah recaerá sobre ellos en esta vida y en el más allá, y lo que planean volverá a ellos mismos. Al-lah, Alabado sea, dijo:  {وَلَا يَحِيقُ الْمَكْرُ السَّيِّئُ إِلَّا بِأَهْلِهِ}، » pero las confabulaciones recayeron sobre ellos mismos». También Al-lah, Alabado sea, castiga a los que siguen la hipocresía mayor con el vaivén, la inestabilidad y el terror en todos los casos. Al-lah, Alabado sea, dijo: «[Los hipócritas] vacilan entre los creyentes y los incrédulos, no se inclinan por unos ni por otros. A quien Dios desvíe no encontrará camino». » :{يَحْسَبُونَ كُلَّ صَيْحَةٍ عَلَيْهِمْ هُمُ الْعَدُوُّ فَاحْذَرْهُمْ قَاتَلَهُمُ اللَّهُ أَنَّى يُؤْفَكُونَ}  Pero cada vez que se alza la voz se sobresaltan, porque creen que es contra ellos. Ellos son el enemigo, sé precavido con ellos. Dios los destruirá por haberse desviado tanto».  Al-lah les impidió comprender la guía de Al-lah y de su Mensajero, de modo que la guía y el bien  no pueden llegar a sus corazones. Al-lah, Alabado sea, dijo: «Ello es porque creyeron y luego renegaron, entonces sus corazones fueron sellados y ya no pueden discernir». En cuanto a su castigo en el Día Final, Al-lah, Alabado sea, dijo:

Entre la gente de Medina y los beduinos que habitan a su alrededor hay hipócritas. Estos persisten en la hipocresía, tú no los conoces pero Yo sí los conozco. Los castigaré dos veces [una en esta vida con adversidades y la otra en la tumba], luego [el Día del Juicio] sufrirán un terrible castigo. El primer tormento está en la vida mundana y el segundo en la tumba, pero el mayor tormento estará en el Día del Juicio Final, cuando Al-lah agrupa a los hipócritas con sus semejantes que hacían el mal. Al-lah, Alabado sea, dijo: «[Musulmanes:] Se les informa en el Libro revelado que cuando escuchen que se blasfema o que se burlan de la revelación de Al-lah, no se queden en esa reunión con quienes lo hagan, a menos que cambien de tema, porque de lo contrario serán iguales a ellos. Al-lah se encargará de congregar a los hipócritas y los que niegan la verdad en el Infierno».  :{إِنَّ الْمُنَافِقِينَ فِي الدَّرْكِ الْأَسْفَلِ مِنَ النَّارِ وَلَنْ تَجِدَ لَهُمْ نَصِيرًا * إِلَّا الَّذِينَ تَابُوا وَأَصْلَحُوا وَاعْتَصَمُوا بِاللَّهِ وَأَخْلَصُوا دِينَهُمْ لِلَّهِ فَأُولَئِكَ مَعَ الْمُؤْمِنِينَ وَسَوْفَ يُؤْتِ اللَّهُ الْمُؤْمِنِينَ أَجْرًا عَظِيمًا}  «Los hipócritas estarán en el abismo más profundo del Fuego y no encontrarán quién los socorra. Excepto aquellos [hipócritas] que se arrepientan, rectifiquen, se aferren a Dios y practiquen la fe sinceramente. Ellos estarán junto a los creyentes, y Dios tiene preparado para los creyentes una recompensa grandiosa».

Para proteger los estados y su entidad, coherencia y seguridad debemos llamar la atención a la importancia de la atención de sus fieles hijos, tanto individuos como instituciones. Hay que agrupar los esfuerzos de todos los honrados para acabar con los traidores y espías que apoyan a los enemigos criminales, escandalizarlos y hacerlos un ejemplo de cualquiera que se atreve a traicionar a la patria, para conservar nuestras patrias, honras, almas y el futuro de nuestro país e hijos. Lo más importante es conseguir la complacencia de Al-lah, proteger a nuestras naciones y estados, y proteger nuestros países de ser afectadas por lo que ocurrió a otros países que no se enfrentaron con los traidores y espías, creyendo que sea una cosa trivial, pero la realidad es que no lo es, especialmente para las historias de los países.

¡Oh nuestro señor, purifique a nuestros corazones de la hipocresía,  a nuestros ojos de la traición y a nuestras lenguas de la mentira, y proteja a Egipto y a su pueblo!

 

La moralidad y los derechos públicos de la sociedad y su influencia en su desarrollo y la construcción de su civilización

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán

: {قُلْ إِنَّنِي هَدَانِي رَبِّي إِلَى صِرَاطٍ مُّسْتَقِيمٍ دِينًا قِيَمًا مِّلَّةَ إِبْرَاهِيمَ حَنِيفًا وَمَا كَانَ مِنَ الْمُشْرِكِينَ}، “Diles: “Mi Señor me ha guiado por el camino recto, que es el de la verdadera adoración y el de la religión monoteísta de Abraham, quien no era de los que asociaban divinidades a Al-lah”.

 Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero, quien dijo en un noble hadiz: “Mi Señor me educó de la mejor manera” ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

El Islam vino con un método integral, que organiza la relación del hombre con su Señor, con la gente y con todo el universo. La legislación islámica cuenta con diversos sistemas y moralidad pública que contribuyen en el desarrollo y el florecimiento de la sociedad. De estas morales: la de petición de permiso. El Islam legisló la petición de permiso y la consideró una moral pública que da una especie de peculiaridad. En este sentido dijo Al-lah, Alabado sea: {يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا لَا تَدْخُلُوا بُيُوتاً غَيْرَ بُيُوتِكُمْ حَتَّى تَسْتَأْنِسُوا وَتُسَلِّمُوا عَلَى أَهْلِهَا ذلِكُمْ خَيْرٌ لَكُمْ لَعَلَّكُمْ تَذَكَّرُونَ}   “¡Oh, creyentes! No entren en ninguna casa que no sea la suya sin antes pedir permiso y saludar a su gente. Esto es lo mejor para ustedes, para que así recapaciten”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nos enseñó la petición de permiso y su moral. De estas morales que la persona que pide permiso debe empezar con el saludo de “La paz sea con vosotros” y mencionar su nombre; pues un hombre pidió el permiso para entrar en una casa donde estaba el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, diciendo: ¿Puedo entrar? Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, a su criado: “Sale, enséñale cómo pedir permiso y dile que diga: La paz sea con vosotros; ¿Puedo entrar? El hombre le escuchó al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y dijo: La paz sea con vosotros; ¿Puedo entrar? El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le permitió, y entonces entró. Relató Yabir, que Al-lah esté complacido con él: Vine al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, llamé a la puerta, dijo el Profeta: ¿Quién es?  Dije: Soy yo; dijo: ¡Soy yo! ¡Soy yo!, que apareció enojado como si odiara escuchar esta frase”.

De las morales de pedir permiso también es bajar los ojos y no estar frente a la puerta. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “El hecho de pedir permiso se legisló especialmente por la obligación de bajar los ojos”. Relató Saad Ibn ‘Ibada, que Al-lah está complacido con él, que pidió permiso de entrar en la casa del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, mientras estaba frente a la puerta. El  Profeta le dijo: No pidas permiso mientras estás frente a la puerta. También se relató que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, cuando quería pedir permiso no esperaba frente a la puerta, sino esperaba a la derecha o a la izquierda, hasta que se le permite entrar, si no, se iba.

De las éticas también a que el Islam incitó: la ética de los caminos y lugares públicos. El Islam legisló para los caminos unos derechos que deben ser cumplidos. Dice el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: » Eviten sentarse en los caminos. Dijeron: ¡Mensajero de Allah! solo nos reunimos aquí para conversar. Dijo: Si insisten en hacerlo entonces denle al camino sus derechos. Dijeron: ¿Cuáles son sus derechos? Dijo: Recatar la mirada, no causar daño, responder el saludo, ordenar el bien y prohibir el mal».

Y dice el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “La fe se compone de más de setenta o más de sesenta partes, la mejor de las cuales es decir: No hay más Dios que Al-lah, y la mínima es apartar el daño del camino, y la timidez es una parte de la fe”. Quien se encuentra en el camino o en las instalaciones públicas no debe hablar o reírse con voz alta o de forma que indica una mala educación o echar la basura en el camino, sino tiene que ponerla en los lugares especiales. También debe apartar la basura de los caminos, no ocuparlos y dañar a los caminantes con la vista o el acoso verbal o práctico.

De estas éticas también: la ética de limpieza. El Islam consideró que la pureza y la limpieza entera del cuerpo, la ropa y el lugar son una parte indivisible de sus legislaciones, conforme a su importancia como un comportamiento humano y un valor civil. Por eso, el Islam incitó a cumplir con algunas morales que mejoran la apariencia del hombre de modo que la gente no evite tratar con él. Al-lah, Glorificado sea, elogió a los creyentes que se interesan por limpiar sus cuerpos, sus apariencias y sus adentros. Dijo Al-lah, Glorificado sea: “Al-lah ama a los que se arrepienten mucho y ama a los que se purifican”. Asimismo, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Al-lah Es bueno que ama lo bueno y Es limpio que ama la limpieza”. Y dijo también: “La pureza es el medio de la fe”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, vio a un hombre desgreñado, que su pelo era disperso, entonces dijo: ¿No tiene este algo con que peine su pelo? Y vio a otro que ponía un vestido sucio, dijo: ¿No tiene algo con que lave su vestido?

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, también incitó a limpiar los dientes, velando por el buen olor de la boca y el no dañar a la gente con mal olor que haga a la gente escapar de esta persona. Dijo el  Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Si no fuera por el hecho de que no quise hacer difíciles las cosas para mi pueblo, les había ordenado usar el siwak a la hora de cada oración”.

De estas éticas también es la ética del diálogo. Pues el diálogo es un medio de conocimiento mutuo y corrección de conceptos. El Islam abrió a puerta del diálogo entre toda la gente, para que lleguen a la guía y la verdad sin dificultad ni restricciones. Pero el diálogo debe ser carente de calumniar a los demás, hacer ridículo de ellos o despreciarlos. Dijo Al-lah, Alabado sea: {وَجَادِلْهُمْ بِالَّتِي هِيَ أَحْسَنُ}  “Discute con ellos con la mejor manera”  y dice también: {وَقُلْ لِعِبَادِي يَقُولُوا الَّتِي هِيَ أَحْسَنُ..}“Exhorta a Mis siervos a hablar con respeto”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El creyente no calumnia, ni maldice, ni habla obscenamente o de forma grosera”. Entonces, el diálogo debe ser respetuoso, basado en fundamentos de ciencia, objetividad y conforme a la necesidad.

También, de las morales públicas corroborar la veracidad de las noticias y tener paciencia antes de transmitirlas. Al-lah, Alabado sea, dijo: {يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا إِنْ جَاءَكُمْ فَاسِقٌ بِنَبَإٍ فَتَبَيَّنُوا أَنْ تُصِيبُوا قَوْمًا بِجَهَالَةٍ فَتُصْبِحُوا عَلَى مَا فَعَلْتُمْ نَادِمِينَ}،  “¡Oh, creyentes! Si una persona que transgrede se les presenta con alguna noticia, corroboren su veracidad, no sea que perjudiquen a alguien por ignorancia y luego se arrepientan de lo que hayan hecho”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “La paciencia es de Al-lah, mientras que la prisa es del demonio”, y dijo también: “La paciencia debe estar presente en todas las cosas excepto los actos que se hacen por el Día del Levantamiento”, “Es bastante pecado para un hombre decir todo lo que hubiera escuchado”. De estas morales también el no repetir el rumor o meterse en ello. Pues repetirlo es contribuir a difundirlo, pues que los rumores se aumentan si encontraron lenguas que los repiten, orejas que los escuchan y almas que los aceptan  y creen. Al-lah, Alabado sea, dijo: {إِذْ تَلَقَّوْنَهُ بِأَلْسِنَتِكُمْ وَتَقُولُونَ بِأَفْوَاهِكُمْ مَا لَيْسَ لَكُمْ بِهِ عِلْمٌ وَتَحْسَبُونَهُ هَيِّنًا وَهُوَ عِنْدَ اللَّهِ عَظِيمٌ}   “Propagaron la calumnia con su lengua, repitiendo con la boca aquello sobre lo cual no tenían conocimiento [que fuera verdad], y creyeron que lo que hacían era leve, pero ante Al-lah era gravísimo”. Y el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien cree en Al-lah y en el Último Día, pues que no dañe a su vecino. Quien cree en Al-lah y en el Último Día, pues que sea generoso con su huésped. Quien cree en Al-lah y en el Último Día, pues que diga lo que es bueno o que Calle”.

De las morales públicas que el Islam estableció: bajar la voz, es decir: no levantar la voz sobre lo habitual, especialmente en presencia de los que tienen posición superior a la persona. De las recomendaciones de Luqman el Sabio: ﴿وَاقْصِدْ فِي مَشْيِكَ وَاغْضُضْ مِنْ صَوْتِكَ إِنَّ أَنْكَرَ الْأَصْواتِ لَصَوْتُ الْحَمِيرِ﴾ “Sé modesto en tu andar y habla sereno, que el ruido más desagradable es el rebuzno del asno” (Corán, 31: 19). Al-lah, Alabado sea, elogió a quienes bajan sus voces cuando están en presencia del Mensajero de Al-lah. Dijo Al-lah, Alabado sea:  ﴿إِنَّ الَّذِينَ يَغُضُّونَ أَصْوَاتَهُمْ عِنْدَ رَسُولِ اللَّهِ أُولَئِكَ الَّذِينَ امْتَحَنَ اللَّهُ قُلُوبَهُمْ لِلتَّقْوَى لَهُمْ مَغْفِرَةٌ وَأَجْرٌ عَظِيمٌ﴾  “Quienes bajan sus voces cuando están en presencia del Mensajero de Al-lah son aquellos a los que Al-lah purificó sus corazones, infundiendo en ellos el temor devocional. Ellos recibirán perdón y una recompensa magnífica”.

De estas éticas también guiar al extraviado, es decir: a través de la descripción o darle una prueba. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: Si no tenéis más remedio que sentarse en el camino, debéis cumplir con el derecho del camino. Dijeron: ¿Cuáles son los derechos del camino? Dijo: “Bajar los ojos, abstenerse de dañar a la gente, responder al saludo de paz, ordenar hacer el bien y prohibir hacer el mal y guiar al extraviado”.

                     Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Hay otras morales públicas muy importantes, que cada musulmán debe cumplir con ellas. De las cuales: socorrer al apesadumbrado que el Islam consideró una de las éticas más nobles y un acto grandioso de piedad. Relató Abu Dharr, que Al-lah esté complacido con él, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Cada articulación de una persona debe realizar una caridad cada día que sale el sol. Dijeron: ¡Oh Mensajero de Allah! ¿Cómo podemos dar esta caridad? Dijo: Las puertas de caridad son muchas; pues, cada «Tasbihah» (decir Subhan Allah osea Gloria a Allah) es caridad, cada «Takbirah» (decir Allah Akbar osea Allah es más grande) es caridad, cada «Tahmidah» (decir Alhamdulillah osea la alabanza es a Allah) es caridad, cada «Tahlilah» (decir La ilaha ila Allah osea No hay divinidad que Allah) es caridad, ordenar las buenas obras es caridad, y prohibir los malos hechos es caridad; también apartar el daño del camino, guiar al sordo, al ciego y a quien se encuentra en  una necesidad, esforzarse para ayudar al apesadumbrado y al pobre; todo esto es caridad”.

Ayudar a los enfermos y a los que tienen necesidades especiales; pues la integración social es un beneficio para el rico más que el pobre para realizar una especie de equilibrio en la vida, según el dicho del Imán Ali, que Al-lah esté complacido con él: “Al-lah prescribió el sustento de los pobres en los dineros de los ricos, pues ningún pobre estará hambriento sin que fuera por tacañería de un rico, Al-lah, Alabado sea, los preguntará por ello”. Este cuidado trata de un deber nacional y una obligación a toda la sociedad; pues Al-lah está cerca de los mezquinos, es misericordioso con los que tienen misericordia con Sus siervos. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “No desprecies nada del bien, aunque sea recibir a tu hermano con una cara sonriente”. Y “¿Acaso Allah los ayudaría a vencer y los proveería si no fuera por los débiles que hay entre vosotros?” pues Al-lah siempre está en ayuda del siervo, mientras este siervo esté ayudando a su hermano.

Respetar a los mayores: por estimarlos, tener piedad a ellos y no insultarlos, atendiendo a su vejez y su anticipación en el Islam, y reconociendo su prestigio y posición. También los mayores son ordenados por tener piedad y misericordia con los menores. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Cualquier musulmán honra a un anciano de cabellos cano Al-lah, Alabado sea, le destinará a quien le honre en su vejez”. Es un aspecto de la grandeza, misericordia, tolerancia, equidad, justicia e interés  del Islam por honrar al ser humano. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, consideró que el buen trato a los ancianos, a quien domina el Corán y al gobernante justo es un aspecto de veneración de Al-lah, Alabado sea. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Ciertamente que parte de la veneración de Al-lah, Enaltecido sea, es honrar al musulmán anciano y de cabello cano. Así como al que domina el Corán, siempre que no sobrepase sus límites ni lo abandone. También honrar al gobernante justo”. “Cualquiera que no muestre misericordia hacia nuestros hijos ni respete a nuestros ancianos, ni ordene el bien ni prohíba el mal no es uno de nosotros”.

El entendimiento correcto de la tolerancia del Islam no exige que el anciano sea musulmán. Pues, se narró que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dio una limosna a una casa de un judío, pues se permite darles una caridad. También Umar Ibn Abdel-Aziz escribió al gobernante de Basora diciéndole: Busca los ancianos judíos y cristianos que estén en tu territorio, y págales de la casa del tesoro de los musulmanes lo que les ayuda a vivir.

De los derechos de la sociedad a los individuos que cuidan sus intereses; por ejemplo, el tema del aumento de la población. En este sentido confirmamos dos cosas. La primera que algunos se ven ricos, pero la capacidad aquí no es solamente la material, sino hay otros tipos de capacidad como la educacional y la capacidad de cuidar a los hijos. Entonces, la capacidad considerada no es la individual, sino está relacionada con la capacidad de los estados, que ofrecen los servicios que no pueden ser ofrecidos por los individuos. Por eso, la situación y la capacidad del Estado deben ser puestas en consideración por todas las partes; pues no merece vivir quien viva solamente para sí mismo. La influencia del aumento no equilibrado de población no se refleja solamente en el individuo o la familia, sino pueden dañar gravemente los estados que no tratan de resolver sus cuestiones de población a través de la ciencia; y que la pobreza o riqueza en esta cuestión no se miden por la situación del individuo, independientemente de la situación y capacidad pública del Estado.

La segunda cosa es que la inferioridad numérica fuerte es mejor de la superioridad débil, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, la expresó «como la espuma sobre la superficie de un cuerpo de agua», porque las situaciones excepcionales con que pasan algunos países, de modo que no pueden ofrecer los servicios fundamentales como los servicios sanitarios, la enseñanza y la  infraestructura, mientras que el número de población está aumentado inadecuadamente, causan un estado muy débil como la espuma sobre la superficie de un cuerpo de agua. Pues cualquier persona prudente puede comprender que si se contradicen la cualidad y la cantidad siempre la cualidad es la que vence; y así, que la inferioridad numérica fuerte es mucho mejor que la superioridad débil.

La justificación de esto es que la superioridad que causa la debilidad, la ignorancia o el retraso, que se convierte en un cargo insoportable para las fuentes y capacidades del Estado es la superioridad descrita por el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, «como la espuma sobre la superficie de un cuerpo de agua». Pues es una superioridad que daña y no beneficia.

¡Oh nuestro Señor, Guíanos a las mejores éticas, que Tú solamente puedes guiar a ellas, y apártanos de las peores, pues Tú solamente puedes apartarnos de ellas. Y háganos entre Tus siervos elegidos!

El concepto del pacto de seguridad en la actualidad

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán: {وَأَوْفُوا بِالْعَهْدِ إِنَّ الْعَهْدَ كَانَ مَسْؤُولاً} «Cumplan con los compromisos, porque se los interrogará por ellos».

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero; quien dijo en un hadiz: «Los mejores siervos de Al-lah  son aquellos que cumplen con sus compromisos y los purificados». ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

El Islam es la religión de paz, seguridad, piedad y benevolencia. Y no cabe duda de que el cumplimiento con los compromisos es un valor grandioso a nivel moral y humano, con el cual se establece la confianza, se consigue la paz y la seguridad entre los pueblos y se establecen los vínculos de cooperación, amor y desarrollo entre los miembros de la misma sociedad. Por eso, el cumplimiento con los compromisos es una secta de la fe y una prueba de sinceridad y benevolencia, pues trata de una gran educación divina, una noble moral profética y un virtuoso comportamiento islámico.

El Islam ordenó a sus adeptos cumplir con los pactos y acuerdos, haciendo hincapié en este valor. En este sentido dice Al-lah, Alabado sea: «Cumplan con sus compromisos, porque se los interrogará por ellos». Y dijo también: {وَأَوْفُواْ بِعَهْدِ اللّهِ إِذَا عَاهَدتُّمْ وَلاَ تَنقُضُواْ الأَيْمَانَ بَعْدَ تَوْكِيدِهَا وَقَدْ جَعَلْتُمُ اللّهَ عَلَيْكُمْ كَفِيلاً إِنَّ اللّهَ يَعْلَمُ مَا تَفْعَلُونَ} «Cumplan su compromiso con Al-lah. No quebranten los juramentos después de haberlos realizado, habiendo puesto a Al-lah como testigo. Al-lah sabe bien cuanto hacen»; quiere decir: cumplid con todos los compromisos con que habéis comprometido tanto con Al-lah como con la gente, y no quebranten los juramentos después de haberlos realizado después de poner a Al-lah como testigo que garantiza cumplir con tales compromisos; pues quien concluye un pacto debe respetarlo, y quien estipula un acuerdo debe cumplir con ello.

Al-lah, Glorificado sea, informó que los fieles que cumplen con sus pactos son los que merecen su amor, y también son los sinceros y piadosos entre sus creaturas. Dice Al-lah, Glorificado sea: {بَلَى مَنْ أَوْفَى بِعَهْدِهِ وَاتَّقَى فَإِنَّ اللّهَ يُحِبُّ الْمُتَّقِينَ} «Por el contrario, quien cumpla su promesa y tenga temor de Al-lah, sepa que Al-lah ama a los piadosos». Y dice también:  {وَالْمُوفُونَ بِعَهْدِهِمْ إِذَا عَاهَدُواْ وَالصَّابِرِينَ فِي الْبَأْسَاء والضَّرَّاء وَحِينَ الْبَأْسِ أُولَـئِكَ الَّذِينَ صَدَقُوا وَأُولَـئِكَ هُمُ الْمُتَّقُونَ}» [Tiene piedad quien] cumple con los compromisos contraídos, es paciente en la estrechez, la adversidad y ante la persecución. Ésos son los veraces en su fe y los verdaderos piadosos». También Al-lah, Glorificado sea, aclaró que aquellos son los que recibirán la gran recompensa, y los que heredarán el paraíso diciendo: {وَمَنْ أَوْفَى بِمَا عَاهَدَ عَلَيْهُ اللَّهَ فَسَيُؤْتِيهِ أَجْرًا عَظِيمًا}، » quien respete lo pactado con Al-lah recibirá una recompensa grandiosa». Y en otra aleya aclaró esta grandiosa recompensa diciendo: {وَالَّذِينَ هُمْ لِأَمَانَاتِهِمْ وَعَهْدِهِمْ رَاعُونَ * وَالَّذِينَ هُمْ بِشَهَادَاتِهِمْ قَائِمُونَ * وَالَّذِينَ هُمْ عَلَى صَلَاتِهِمْ يُحَافِظُونَ * أُولَئِكَ فِي جَنَّاتٍ مُكْرَمُونَ}» «Y los que devuelven los depósitos que se les confían y respetan los acuerdos que celebran. Que son veraces en sus testimonios. Y que cumplen con las oraciones prescritas. Estos serán honrados en jardines del Paraíso».

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, elevó el valor de cumplir con los pactos y advirtió de violarlos o no cumplir con ellos; pues traicionarlos y no cumplir con ellos causará gran corrupción en las sociedades, falta de fidelidad entre la gente y perdición de fidelidad; en este contexto dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: «Las señales de un hipócrita son tres: cuando habla dice una mentira, cuando promete algo, falta a sus promesas, Si se le confía algo, traiciona la confianza»; y dice también: «Los musulmanes deben cumplir con sus compromisos, excepto un compromiso que prohibió hacer un acto lícito o permite hacer un acto ilícito». El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, advirtió del castigo de la traición, diciendo: «Cuando Al-lah reúna a las primeras y a las últimas generaciones de la humanidad en el Día del Juicio, se levantará un estandarte sobre cada persona que haya traicionado y se dirá: ‘ésta es la traición de fulano el hijo de fulano’». Dijo Ibn Kathir, que Al-lah tenga piedad de él: «La sentencia aquí consiste en que la traición en la vida mundana es algo escondido que la gente no puede ver, pero en el Día Final será una cosa clara y vista por todos; y así se descubre lo que se ocultaba de engaño y traición, y les confunda en público».

El pacto de seguridad es uno de los pactos que el Islam ordenó conservarlos y cumplir con ellos. Su concepto actual es la licencia, el visado o el permiso de entrada al territorio nacional que el Estado concede a un ciudadano de otro país, sea turista, visitante o residente, según las costumbres, los pactos y acuerdos internacionales respecto al trato con los diplomáticos o sus semejantes o depende de los acuerdos bilaterales, de cualquier forma legal y considerada desde el punto de vista de la ley vigente en los países receptores depende de sus leyes regulativas. Luego que esta persona obtiene la residencia, el visado o el permiso de entrada, tendrá sus derechos legales dentro del Estado de modo que el compromiso que se le había dado por el Estado será obligatorio para todos sus ciudadanos y residentes, que no puede ser violado  o negado jurídica o legalmente. En este sentido, si una persona del vulgo observa una mala conducta o controversia que afecta la seguridad de la nación o va en contra del orden público de su país, debe informárselo a las autoridades para que puedan juzgarlo a luz de las leyes regulativas; pues un ciudadano no puede investigarle por lo que haya hecho ni hacerle daño, para que la situación del país no se convierta en caos y desorden.

No cabe duda de que el cumplimiento  con este pacto es un deber obligatorio jurídica y legalmente, y también depende de las costumbres patrióticas y humanas. Si nuestra recta religión eleva el pacto de seguridad, de modo que si lo aprueba un individuo será obligatorio para todos los musulmanes, ¿qué pasaría si el pacto será regulado y organizado por la religión y la ley, juntamente, donde se colaboran, se apoyan y cada una de las cuales exige a la otra? No cabe duda de que esto requiere cumplir con los compromisos y pactos, y no violarlos, faltarlos ni siquiera tocarlos.

El Islam es la religión del cumplimento con los pactos y contratos; una religión que no conoce el enredo, el engaño o la traición. Desde los primeros momentos de su llamamiento, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y sus compañeros nunca rechazaron conceder el pacto de seguridad a cualquiera ni violaron un pacto que lo habían concedido a cualquiera.  Dice Al-lah, Glorificado sea, hablando con su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: {وَإِمَّا تَخَافَنَّ مِن قَوْمٍ خِيَانَةً فَانبِذْ إِلَيْهِمْ عَلَى سَوَاء إِنَّ اللّهَ لاَ يُحِبُّ الخَائِنِينَ}  «Si te traiciona un pueblo, hazles saber que rompes el pacto igual que ellos. Al-lah no ama a los traidores». Cuando Mu’aweya Ibn Abu Sufian tenía un pacto con los romanos quiso salir a cerca de las fronteras romanas intentando atacarlos luego de terminar el pacto, entonces uno de los compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le alcanzó, y al verlo dijo: Al-lah es Grande, Al-lah es Grande, es cumplimiento y no traición. Los musulmanes descubrieron que aquel hombre era ‘Amr Ibn ‘Enbesa, entonces Mu’aweya le envió a un mensajero para que le preguntara de la justificación de su dicho. ‘Amr dijo: oí al Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, decir: «Quien tiene un pacto con un pueblo no debe cambiar su actitud hasta que termine el mismo, o les haga saber que romperá el pacto igual que ellos». Entonces, Mu’aweya se retiró. La gloria del Islam se destaca en la mejor forma en la orden de Al-lah, Glorificado sea, a su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, de conceder asilo a quien le viene pidiendo la protección, aunque sea un enemigo que combate a los musulmanes. En este contexto dice  Al-lah, Glorificado sea: {و َإِنْ أَحَدٌ مِنَ الْمُشْرِكِينَ اسْتَجَارَكَ فَأَجِرْهُ حَتَّى يَسْمَعَ كَلَامَ اللهِ ثُمَّ أَبْلِغْهُ مَأْمَنَهُ ذَلِكَ بِأَنَّهُمْ قَوْمٌ لَا يَعْلَمُونَ} «Si alguno de los idólatras te pidiera protección dale asilo para que así recapacite y escuche la Palabra de Al-lah, luego [si no reflexiona] ayúdalo a alcanzar un lugar seguro. Esto es porque son gente que no sabe».

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, estableció, con sus dichos y hechos, estos nobles valores, que establecen la paz y la seguridad para toda la humanidad. Dice el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: «No es creyente aquel que no tiene fidelidad, y no es musulmán aquel que no cumple con los compromisos»; y dice también: «Quien mate a alguien que haya hecho tregua con nosotros no percibirá el aroma del Paraíso. Este aroma del Paraíso se podrá percibir desde una distancia de cuarenta años (de viaje)»», y dice también: «El musulmán es aquel que la gente se salva de su lengua y mano y el creyente es aquel que la gente le confía sus sangres y dineros». El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, encarna un excelente ejemplo de cumplir con los compromisos con sus enemigos. Dijo Hudhaifa Ibn Al-Yaman, que Al-lah esté complacido con él: «Lo que me impidió participar de la batalla de Badr fue que mi padre y yo salimos (para unirnos a la expedición) pero fuimos capturados por unos incrédulos de Quraysh. Ellos nos preguntaron: ‘¿Vosotros queréis ir con Muhammad?’ Contestamos: ‘No queremos ir con él, sólo queremos regresar a Medina’. Entonces ellos nos exigieron un compromiso por Al-lah y una alianza firme, de que volveríamos sin duda a Medina y que no pelearíamos junto al Profeta. Entonces fuimos al Mensajero de Al-lah y le relatamos el incidente. Él dijo: «Regresad ambos (a Medina), cumpliremos con el compromiso y nosotros buscaremos la ayuda de Al-lah contra ellos».

De allí, confirmamos que nuestro deber es conservar los pactos y acuerdos con los que el Estado se compromete hacia todos los seres humanos que entran en nuestro país. También debemos colaborarnos y cooperarnos para proteger su sangre, honra, dinero y peculiaridad. Asimismo, debemos recibirlo bien y ser generosos con él, para que le transmitamos la grandeza y gloria de nuestra religión, la profundidad de nuestra civilización y el desarrollo de nuestra humanidad, con el fin de formar la imagen requerida de nuestra religión, patria y sociedad, como es el caso de las naciones y los pueblos desarrollados y civilizados.

                     Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

El Islam es la religión de justicia, tolerancia y convivencia pacífica. El musulmán representa los valores de paz y seguridad en cualquier lugar dentro o fuera de su país; pues si el musulmán se traslada a otro país, tanto de los países musulmanes o no musulmanes, entonces, el visado que se le concede por este país se considera un pacto de seguridad, con que estará seguro respecto a su alma y sus posesiones; esto le exige someterse a las leyes de este país, se compromete con ellas y hacer sus deberes con fidelidad y sinceridad. En este sentido, se le prohíbe tomar sus dineros o parte de ellos sin derecho, agredir sus honras o traicionarles de cualquier forma, con el fin de ser el mejor embajador de su religión, patria y civilización. Luego de entrar en este país debe cumplir con estos compromisos para evitar el hecho de incluirse en la sentencia de la aleya: {وَالَّذِينَ يَنْقُضُونَ عَهْدَ اللَّهِ مِنْ بَعْدِ مِيثَاقِهِ وَيَقْطَعُونَ مَا أَمَرَ اللَّهُ بِهِ أَنْ يُوصَلَ وَيُفْسِدُونَ فِي الْأَرْضِ أُولَئِكَ لَهُمُ اللَّعْنَةُ وَلَهُمْ سُوءُ الدَّارِ} «Pero en cambio, quienes quebrantan el compromiso que asumieron con Al-lah, rompen los lazos familiares que Al-lah ordenó respetar y siembran la corrupción en la Tierra, serán maldecidos y merecerán la peor de las moradas». El Imán al-Shafe’í, que Al-lah tenga piedad de él, dijo en su libro Al-Umm (La madre): «Si un hombre entra en un país no musulmán con un pacto de seguridad, no se le permite tomar una cantidad, pequeña o grande, de sus dineros aunque estén en caso de guerra contra los musulmanes, pues si está seguro de ellos, también ellos deben ser seguros de él; y porque no se le permite tomar nada de sus dineros como es prohibido con los dineros de los musulmanes». Y ¡Qué bueno es el poeta! quien dice:

Cumplir con los pactos es una característica de los nobles; y en cambio, no cumplir con ellos es peculiaridad de los viles.

Y para mí, lo que se cuenta de las virtudes es conservar el amor y cumplir con los compromisos.

¡Oh nuestro Señor, guíanos a las mejores conductas, que Tú solamente puedes guiar a ellas, y protégenos de las malas conductas, pues Tú solamente puedes proteger de ellas!