:

Los derechos de los padres y los parientes cercanos

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; Quien dice en el Noble Corán:

{وَقَضَى رَبُّكَ أَلَّا تَعْبُدُوا إِلَّا إِيَّاهُ وَبِالْوَالِدَيْنِ إِحْسَانًا إِمَّا يَبْلُغَنَّ عِندَكَ الْكِبَرَ أَحَدُهُمَا أَوْ كِلَاهُمَا فَلَا تَقُل لَّهُمَا أُفٍّ وَلَا تَنْهَرْهُمَا وَقُل لَّهُمَا قَوْلًا كَرِيمًا * وَاخْفِضْ لَهُمَا جَنَاحَ الذُّلِّ مِنَ الرَّحْمَةِ وَقُل رَّبِّ ارْحَمْهُمَا كَمَا رَبَّيَانِي صَغِيرًا}

“Tu Señor ha ordenado que no adoren sino a Él y que honren a sus padres. Si uno de ellos o ambos llegan a la vejez, no sean insolentes con ellos, ni siquiera les digan: “¡Uf!” Háblenles siempre con bondad. Trátenlos con humildad y compasión, y rueguen [por ellos diciendo]: “¡Oh, Señor mío! Ten misericordia de ellos como ellos la tuvieron conmigo cuando me criaron siendo niño”.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es Su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

El Islam ha venido con un mensaje tolerante, promoviendo toda buena moralidad, arraigando cada principio noble, guiando  a todo comportamiento recto y haciendo de los valores e ideales una forma de vida, controlando el equilibrio de los tratos entre las personas con la verdad, compasión, amor y de humanidad. Al-lah, Alabado sea,  dice:

{إِنَّ اللَّهَ يَأْمُرُ بِالْعَدْلِ وَالْإِحْسَانِ وَإِيتَاءِ ذِي الْقُرْبَى وَيَنْهَى عَنِ الْفَحْشَاءِ وَالْمُنكَرِ وَالْبَغْيِ يَعِظُكُمْ لَعَلَّكُمْ تَذَكَّرُونَ}

“Al-lah ordena la justicia, hacer el bien y ayudar a la familia; pero prohíbe la obscenidad, la mala conducta y la opresión. Así los exhorta para que reflexionen”.

Uno de los aspectos de la grandeza de la ley islámica es que define las reglas, los controles y las obligaciones de tratar con los padres y los parientes. Los padres son los que más merecen el respeto, el aprecio y el cuidado. Al-lah, Alabado sea, ha mandado en Su Libro Sagrado, tener piedad de nuestros padres. Al-lah, Alabado sea, combina el buen trato de los padres con su adoración y prohíbe asociarle nada. Dice Al-lah, Alabado sea:: {وَاعْبُدُوا اللَّهَ وَلَا تُشْرِكُوا بِهِ شَيْئًا  وَبِالْوَالِدَيْنِ إِحْسَانًا} “Adoren solamente a Al-lah y no dediquen actos de adoración a otros. Hagan el bien a sus padres”.

Al-lah, Alabado sea, nos ordena también alabarlo por Sus gracias, asociando el agradecimiento que se le debe al que se debe a los padres por su gran favor, la sublimidad de su posición y la grandeza de su grado. Nuestro maestro Abdul-lah Ibn Abbas, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Hay tres versículos  que contienen tres deberes indisociables, hasta el punto de que uno sólo debe aceptarse cumpliendo el otro, de los cuales: «Agradezca a Mí y a tus padres». Pues quien agradezca a Al-lah sin hacer lo mismo a sus padres, su acto no será aceptado.

El Islam elevó la posición de los padres, ordenó que los trataran con bondad y que hablara con ellos de manera afectiva. Según Abdul-lah Ibn Amr, que Al-lah esté complacido con él: “Vino un hombre al Profeta y le pidió permiso para ir a la lucha por la causa de Al-lah. El Mensajero de Al-lah le preguntó: “¿Viven tus padres?”. “Sí”, respondió el hombre. El Mensajero de Al-lah le dijo: “Entonces consagra tu vida a ellos”.

Las dos hijas del hombre virtuoso, mencionadas en el relato del profeta Moisés, la paz sea con él, dieron el mejor ejemplo en la bondad y el buen cuidado. Su padre era un anciano incapaz de trabajar. Lo sustituyeron en el trabajo sin queja ni cansancio.  Dice Al-lah, Alabado sea: “Cuando llegó a la aguada de Madián, encontró pastores dando de beber a sus rebaños, y vio que apartadas de ellos había dos mujeres que sujetaban a sus rebaños, entonces les preguntó: “¿Qué les sucede?” Respondieron [ellas]: “No podemos abrevar a nuestro rebaño hasta que los pastores se hayan ido, y nuestro padre es ya un anciano [para hacerlo él]”.

Según Yabir, que Al-lah esté complacido con él: Un hombre dijo al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “¡Oh Mensajero de Al-lah! tengo bienes e hijos. Mi padre quiere apoderarse de mis bienes. El profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dijo: «Tú y tus bienes pertenecen a tu padre».

Tenemos el mejor ejemplo en la señora Fátima, que Al-lah esté complacido con ella,  que era muy afectuosa, respetuosa y simpática con su padre, el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él,  Cuando entraba en su casa, ella se levantaba, le besaba y le hacía sentarse en su lugar. Lo hacía como signo de afecto, de alegría por su llegada y de respeto de su posición.

El Islam nos ordena respetar a los padres y no causarles molestias. Dijo Al-lah, Alabado sea: “Si uno de ellos o ambos llegan a la vejez, no sean insolentes con ellos, ni siquiera les digan: “¡Uf!” Háblenles siempre con bondad”. Por lo tanto, Al-lah, Alabado sea, prohíbe perjudicarlos, incluso con la mínima palabra que describa la fatiga. Si hubiera una palabra menos ligera que “¡Uf!”, Al-lah, Alabado sea, la habría prohibido. A priori, el hombre no debe causarles molestias ni ofensas en ninguna forma. Dijo Abu Hurairah, que Al-lah esté complacido con él, a un hombre para exhortarlo a que trate bien a su padre: “No camines delante de tu padre, ni te sientes antes de que él lo haga, ni le llames con su propio nombre, ni le expongas a los insultos” Así, el musulmán debe evitar causar insultos a sus padres. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: «Calumniar a los padres de uno es una falta mayor. Los compañeros preguntaron: ¡Oh, Mensajero de Al-lah! ¿Puede una persona calumniar a sus propios padres? Él respondió: Sí, si uno calumnia (insulta) al padre de otra persona. Este último podría en venganza calumniar a su padre. Si calumnia a la madre de otra persona, el último podría en respuesta calumniar a su madre».

El islam recomienda que se trate bien a los padres y que se les acompañe con la mejor forma, aunque sean de una confesión diferente. A este respecto Al-lah, Alabado sea, dijo: “Si tus padres se esfuerzan por hacer que caigas en la idolatría de dedicar actos de adoración a otro que Dios, lo cual es algo que no te he enseñado, no los obedezcan pero trátenlos con respeto”.  Esta fue la actitud de Abraham, la paz sea con él, en su llamada a su padre. A este respecto dijo Al-lah, Alabado sea:

{وَاذْكُرْ فِي الْكِتَابِ إِبْرَاهِيمَ إِنَّهُ كَانَ صِدِّيقًا نَّبِيًّا * إِذْ قَالَ لِأَبِيهِ يَا أَبَتِ لِمَ تَعْبُدُ مَا لَا يَسْمَعُ وَلَا يُبْصِرُ وَلَا يُغْنِي عَنكَ شَيْئًا * يَا أَبَتِ إِنِّي قَدْ جَاءَنِي مِنَ الْعِلْمِ مَا لَمْ يَأْتِكَ فَاتَّبِعْنِي أَهْدِكَ صِرَاطًا سَوِيًّا * يَا أَبَتِ لَا تَعْبُدِ الشَّيْطَانَ إِنَّ الشَّيْطَانَ كَانَ لِلرَّحْمَنِ عَصِيًّا * يَا أَبَتِ إِنِّي أَخَافُ أَن يَمَسَّكَ عَذَابٌ مِّنَ الرَّحْمَنِ فَتَكُونَ لِلشَّيْطَانِ وَلِيًّا}

“Nárrales [¡oh, Mohamed!] la historia de Abraham que se menciona en el Libro. Era un hombre veraz, un Profeta. Cuando [Abraham] dijo a su padre: “¡Oh, padre mío! ¿Por qué adoras a lo que no oye ni ve ni puede beneficiarte en absoluto? ¡Oh, padre mío! Se me ha revelado un conocimiento que tú no tienes. Sígueme, y te guiaré por el sendero recto. ¡Oh, padre mío! No adores al demonio, porque el demonio fue desobediente con el Compasivo. ¡Oh, padre mío! Temo que te alcance un castigo del Compasivo y seas de los que acompañen al demonio [al Infierno]”.

Cuando la madre de Asmaa, hija de Abu Bakr, acudió a ella cuando esta madre aún era infiel, pidiéndole gracia, dijo Asmáa al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: Mi madre me ha visitado… ¿debo mantener buena relación con ella? Él dijo: “Sí, mantén la buena relación con tu madre”.

Tener piedad de los padres entraña numerosas ventajas y grandes utilidades que el siervo podría obtener tanto en este vida como en el más allá. Es uno de los motivos de la adquisición de la complacencia de Al-lah, Alabado sea. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “La complacencia de Al-lah va unida con la complacencia de los padres, y el enojo de Al-lah va unido con el enojo de los padres”.

Esta piedad es también la causa de disipar las preocupaciones y las desgracias. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nos habló de la situación de los tres hombres obligados a refugiarse en una cueva por la lluvia. Una roca cayó para tapar la salida de la cueva. Se dijeron a sí mismos: Nuestra salida de esta desgracia residiría en el hecho de que cada uno recuerde sus buenas obras e invoque a Al-lah, Alabado sea para que nos salvara de esta situación. Uno de ellos dijo: ‘¡Oh Al-lah! Yo tenía mis padres ancianos a los que daba de beber antes que a nadie, pero un día me alejé de ellos demasiado, tratando de encontrar pasto para el ganado, por lo que tardé en volver a casa y cuando regresé los encontré dormidos; así que ordeñé para darles de beber la leche y no quise ni despertarles ni dársela de beber a nadie antes que a ellos. Entonces me quedé con el cuenco en la mano, esperando a que se despertaran hasta el amanecer y los niños llorando de hambre a mis pies. Por fin se despertaron y les di de beber su leche. ¡Oh Al-lah, si esto lo hice tratando de complacerte, libéranos de esta roca!’ Y en ese momento se descorrió un poco la roca sin que pudieran salir aún”. Así, la piedad hacia los padres fue causa de disipar las desgracias.

También, cualquiera que tenga piedad con sus padres será tratado de la misma manera por sus hijos. Pues la recompensa es tanto como la obra. Al-lah, Alabado sea, recompensó a Abraham, la paz sea con él, por su buen trato hacia su padre, concediéndole la obediencia de su hijo Ismael, la paz sea con él. El Noble Corán nos lo cita en forma de una de las más sublimes obediencia y bondad hacia los padres. Al-lah, Alabado sea, dice:

{فَلَمَّا بَلَغَ مَعَهُ السَّعْيَ قَالَ يَا بُنَيَّ إِنِّي أَرَى فِي الْمَنَامِ أَنِّي أَذْبَحُكَ فَانظُرْ مَاذَا تَرَى قَالَ يَا أَبَتِ افْعَلْ مَا تُؤْمَرُ سَتَجِدُنِي إِن شَاءَ اللَّهُ مِنَ الصَّابِرِينَ}

“Cuando [Ismael] alcanzó la pubertad, [Abraham] le dijo: ¡Oh, hijito mío! He visto en sueños que te sacrificaba; dime, qué opinas”. Le dijo: “¡Oh, padre mío! Haz lo que te ha sido ordenado; encontrarás, si Al-lah quiere, que seré de los pacientes”.

Tanto como la piedad hacia los padres da sus frutos en esta vida, lleva también la felicidad al musulmán en el más allá donde entrará en el Paraíso. Un hombre pidió permiso al profeta para hacer la yihad. El profeta le preguntó: ¿Tú madre aún vive? Sí, contestó.
Él dijo: “Regresa y quédate a sus pies, porque en ese lugar encontrarás el Paraíso”. También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: «El padre es la puerta mediana del Paraíso. Pues mantén la puerta, si quieres, o piérdela». Ibn Omar que Al-lah esté complacido con él y con su padre, preguntó a un hombre: ¿temes al infierno y te gusta tener acceso al paraíso? Sí, respondió el hombre. Volvió Ibn Omar a preguntarle ¿Están vivos tus padres? Dijo el hombre: Mi madre sigue viva, dijo Ibn Omar: “Juro por Al-lah, que si la dices palabras dulces y la ofreces comida, entrarás en el paraíso a condición de evitar los pecados mayores”.

A pesar de todo lo que se ofrece de bondad y beneficencia a los padres, no se les dará lo que se les debe. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: «El hijo nunca podrá recompensar justamente a su padre, a menos que lo encuentre esclavo y lo libere».

Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

*      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Tanto como el islam aconseja bondad a los padres, recomienda que se trate bien a los parientes cercanos y les consagra derechos. Al-lah, Alabado sea,  dijo: “Sepan que Al-lah ha prescrito en Su Libro que sus parientes tienen más derecho a la herencia que sus hermanos en la fe”.

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “Al-lah Creó las criaturas y, cuando hubo terminado de ello, el parentesco familiar se levantó y se aferró de la cintura del Misericordioso. Al-lah le dijo: ya basta. Y el parentesco dijo: este es el lugar de quien se refugia en Ti de cortar los lazos de parentesco familiar. Al-lah le dijo: ¿Acaso no te satisface que vele por quien vela por ti y corte los lazos de quien los corte contigo? El parentesco respondió: “por supuesto, oh mi Señor”. Al-lah le replicó: “Así será”. El Mensajero de Al-lah dijo: “leed si queréis: ¡¿Es que, acaso, después de dar la espalda y sembrar la corrupción en la tierra, y cortar vuestros lazos de parentesco?!

El lazo del parentesco se realiza a través del hecho de visitarles, satisfacer  sus necesidades y ayudarles.  Dice el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: «La caridad ofrecida al pobre es una simple caridad, mientras que la ofrecida a un pariente cercano es doble: una caridad y una bondad devuelta al vínculo de parentesco». Esta bondad se realiza también aceptando la invitación de los familiares, visitando a su enfermo, siguiendo sus funerales, respetando a los ancianos entre ellos, tomando en misericordia a sus menores, tener el buen sentimiento hacia ellos e invocar a Al-lah en su favor.

Al-lah, Alabado sea,  hizo de la observación del vínculo de parentesco una causa de la bendición de edad y de la subsistencia abundante. El  Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: «Aquel que quiera tener una larga vida y un sustento abundante, que tenga piedad de sus padres y mantenga los lazos familiares». Nos indica también que la observación de este vínculo es el motivo de la absolución de los pecados. Un hombre vino a interrogar al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, diciéndole: He cometido un gran pecado, ¿tendré ocasión de arrepentirme?, ¡oh Mensajero de Al-lah! El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: «¿Está viva tu madre? ». No, respondió el hombre. «¿Está viva tu tía materna? » Sí, dice el hombre. El profeta replica: «Trátale bien».

Por lo tanto, hay que tener cuidado de romper el vínculo de parentesco y evitar retribuir la mala acción de su semejante. Más bien hay que perdonar y absolver. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “El que mantiene los lazos familiares no es aquel que responde al bien con el bien, sino aquel que si se cortan los lazos familiares los une”. También un hombre dijo al Mensajero de Al-lah “¡Oh Mensajero de Al-lah! Tengo unos parientes a los que otorgo favores y ellos no me corresponden. Les hago el bien, pero me corresponden con el mal. Soy comprensivo con ellos y ellos me ignoran. El Mensajero de Al-lah le dijo: ‘Si lo que dices es así, sería como si les echaras cenizas ardiendo en sus bocas. Y Al-lah no cesará de ayudarte contra ellos, mientras persistas en tus acciones”.

El islam prohíbe romper el vínculo de parentesco, advirtiendo de los efectos negativos de esa ruptura en esta vida y en la Otra. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Ninguno es más merecedor del castigo de Al-lah en este mundo para aquel que lo cometió, junto con lo que es reservado para la otra vida, como el pecado de la injusticia y de cortar los lazos de parentesco”. Y dice también: «Quien rompe el vínculo de parentesco nunca entrará en el paraíso».

Hay que tener miedo de Al-lah, Alabado sea,  en lo que concierne a nuestros padres, observar nuestros vínculos de parentesco y tratar de la mejor manera posible con todos los seres humanos.

¡Oh Al-lah, Ayúdanos a tratar con bondad a nuestros padres, a observar nuestros lazos de parentesco, preserva a nuestro pueblo. Haz que Egipto sea paz, seguridad, abundancia y opulencia, así como todos los países del mundo!

Protección de los asuntos públicos y del interés público

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

{وَتَعَاوَنُوا عَلَى الْبِرِّ وَالتَّقْوَى وَلَا تَعَاوَنُوا عَلَى الْإِثْمِ وَالْعُدْوَانِ وَاتَّقُوا اللَّهَ إِنَّ اللَّهَ شَدِيدُ الْعِقَابِ}

“Sino que cooperen con ellos a obrar el bien e impedir el mal, pero no cooperen en el pecado y la enemistad. Y tengan temor de Al-lah; Al-lah es severo en el castigo”.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es Su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

El Islam ha construido un estado real, estableció sus reglas y ofreciéndolo sus constituyentes, e instó a preservarlos, defenderlos e hizo que la protección de su interés público, y la preocupación por él sea una responsabilidad común entre todos sus miembros.Cuanto mayor sea la conciencia entre los miembros de la sociedad sobre el valor y la seriedad de los asuntos públicos, mayor será la cooperación, la solidaridad y la cohesión para preservarlo. Así se realiza el poder de una estructura y el sentimiento del único cuerpo, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nos incitó a conservarla cuando dijo: “El creyente es para otro como una construcción en la que unas partes sujetan a las otras. (Y dijo esto entrelazando sus dedos)” Y dijo también: “El ejemplo de los creyentes en su amor mutuo, ternura y colaboración es como el cuerpo humano, que si se duele en él un órgano se resiente el resto del cuerpo por la fiebre y el insomnio”.

Sin lugar a dudas, uno de los elementos más importantes para preservar los asuntos públicos es ofrecer el amplio interés público que beneficia a todas las personas sobre los intereses privados estrechos que benefician solo a los propietarios, a fin de salvar el alma humana de los males del egoísmo. El interés público abarca todo lo que daría vida a toda la sociedad, tanto de las cosas materiales como las morales, que traen el bien y el beneficio a las personas, y le protege del mal, y logran la protección de la nación, la estabilidad y la integridad territorial. No cabe duda de que lograr el bien de la nación y el conjunto de la sociedad es lo que se requiere por la jurisprudencia de prioridades.

El Sagrado Corán afirmó que preservar el interés público y anteponerlo a los intereses privados es el método de todos los profetas y mensajeros. Al-lah, Alabado sea, no envió un profeta o un mensajero, excepto para deleitar a su pueblo y lograr el bien para ellos, sin ninguna compensación financiera o beneficio mundano. Dijo Al-lah, Alabado sea, en boca del profeta Noé, la paz sea con él: “¡Oh, pueblo mío! No les pido retribución alguna a cambio [de transmitirles el Mensaje], pues Al-lah será Quien me recompensará, y no voy a rechazar a los creyentes [pobres como me piden], porque ellos se encontrarán con su Señor [Quien los recompensará por su fe]; y veo que son ustedes un pueblo que se comporta como los ignorantes”, y en boca del profeta Hud, la paz sea con él: “¡Oh, pueblo mío! No les pido remuneración alguna a cambio [de trasmitirles el Mensaje], solo anhelo la recompensa de Quien me ha creado. ¿Es que no reflexionan?” y en boca del profeta Shuaib: “Dijo: “¡Oh, pueblo mío! Me baso en una prueba evidente de mi Señor, Él me ha proveído un sustento generoso. No iba a prohibir lo que considero lícito para mí mismo. Solo pretendo su bienestar en la medida que pueda, pero mi éxito depende de A-lah; a Él me encomiendo y ante Él me arrepiento”.

La ley religiosa se ajusta a la mente y es acorde con ella, y exhortó a hacer cosas que lograran el interés público de todos los ciudadanos del país, que incluyen: Satisfacer las necesidades necesarias de la sociedad y tener en cuenta la jurisprudencia de la realidad. Si la sociedad necesita construir hospitales y equiparlos para tratar y cuidar a los pobres, Por lo tanto, esto será una prioridad. Si es necesario que la comunidad construya escuelas, institutos, mantenerlos, procesarlos, gastar en estudiantes de ciencias y atenderlos, la prioridad será para esto. Si la necesidad es urgente de facilitar el matrimonio de los insolventes, y el pago de la deuda de los deudores, la prioridad será para esto. Puesto que la satisfacción de las necesidades de la gente y cumplir con los requisitos de su vida  son los deberes legítimos y nacionales. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “No creó en mí lo que duerme comiendo mientras que su vecino está hambriento y lo sabe (que su vecino tiene hambre)”.

También la preservación del dinero público: que es compartido por todos los ciudadanos,  y la santidad del dinero público es más que la santidad del dinero privado; por los muchos derechos relacionados con él y las múltiples personas que lo poseen. Dijo Al-lah, Alabado sea: “No es concebible que un Profeta pueda cometer fraude. Quien cometa fraude cargará con ello el Día de la Resurrección. Todos serán retribuidos según sus obras y no serán tratados injustamente”. El dinero público es propiedad de todas las personas, y no de cierto grupo de ellos, y los responsables de él son fieles en guardarlo, recolectarlo y gastarlo para su gente; no está permisible a ninguno atacarlo o tomar lo que no merece, porque su hecho será una especie de traición y fechoría.

El Islam también ordenó la preservación de los servicios públicos, como los lugares de culto, las escuelas, los hospitales, los jardines, etc., ya que pertenecen a todos y benefician a todos. El Islam advirtió también contra el abuso, el desperdicio o el malcriarlos de cualquier manera, dice Al-lah, Alabado sea: “y no siembren mal en la Tierra, corrompiéndola luego de haberse establecido la justicia”; para que algunas personas no piensen que pueda explotar el dominio público de la manera que quiera, alegando que tiene un derecho en él, y esto es un malentendido, debemos mantener y proteger los servicios públicos porque no son de un individuo sin otro, ni de un grupo en un momento determinado, sino que es de todos nosotros y para las generaciones futuras.

Incluyen también: preservar el camino y tomar en cuenta su derecho. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Eviten sentarse en los caminos. Dijeron: ¡Mensajero de Al-lah! solo nos reunimos aquí para conversar. Dijo: Si insisten en hacerlo entonces denle al camino sus derechos. Dijeron: ¿Cuáles son sus derechos? Dijo: Recatar la mirada, no causar daño, responder el saludo, ordenar el bien y prohibir el mal”.  Y dijo también: “La fe presenta más de sesenta o más de setenta ramas (grados). La más elevada de ellas es la afirmación de que no hay dios excepto Al-lah (La ilaha il-la Al-lah), y la más baja es quitar algo dañino del camino y el pudor es una de las ramas de la fe”.

Incluyen también: la realización del servicio nacional, que es uno de los deberes más importantes que realiza el hombre hacia su religión y su patria, lo que demuestra su lealtad a su país y la sinceridad de su pertenencia a él y su amor por él. La patria y el honor no son menos importantes para el musulmán de su alma, religión, dinero o propiedad. Estos sentidos inculcan en la gente de la patria los significados de virilidad, magnanimidad y nobles valores aportados por nuestra verdadera religión islámica. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Dos ojos no los tocará el Infierno: el ojo que llora por el temor de Al-lah y el ojo que pasa la noche en vela vigilante por la causa de Al-lah”.

Es de interés público observar, en aras de los asuntos públicos, los tratados entre el Estado y otros Estados, organizaciones o instituciones externas: pues cualquier medida jurisprudencial, apostólica, intelectual o de defensa debe ser una medida institucional, Emitido por el tutor o su representante en estos asuntos. Quien hable en tales asuntos deberá tener en cuenta todas las circunstancias sociales, nacionales e internacionales relacionadas con el asunto del que está hablando, de modo que ciertas opiniones apresuradas y opiniones individuales en los asuntos públicos no se emitan de tal manera que choque la realidad, o en conflicto con las leyes, tratados y convenciones internacionales. Al-lah, Alabado sea,

Nos ha ordenado cumplir con los convenios. Dijo Al-lah, Alabado sea: “¡Oh, creyentes! Cumplan con sus compromisos”. Esta aleya en general incluye todos los contratos, convenios y obligaciones que el hombre pacta con otros. El  Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Los musulmanes están limitados por sus condiciones”.

Este es el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, hizo volver a Abu Basir, que Allah esté complacido con él, después del pacto de Al-Hudaybia, de acuerdo con el tratado que había entre él, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él,  y Quraysh con la posibilidad de que este compañero sufra daños; lo hizo por una parte, para cumplir con del Pacto, y por otra parte,y para la sumisión del interés público.

Hablar de los asuntos públicos, sin conciencia ni comprensión, es un peligro que golpea la estructura del Estado; Al-lah, Alabado sea, nos ha ordenado remitir el asunto a los responsables. Dijo Al-lah, Alabado sea: “Cuando escuchan un rumor que pudiere atentar contra la seguridad y sembrar el temor, lo divulgan inmediatamente. Pero lo que debían hacer era remitirlo al Mensajero y a quienes tienen autoridad y conocimiento, que son quienes pueden investigar la información y comprender su magnitud, y sabrían qué hacer. Si no fuera por el favor y la misericordia de Al-lah para con ustedes, habrían seguido la voluntad del demonio, salvo algunos pocos”.

Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

*      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

El concepto de asuntos públicos se extiende más allá de los intereses limitados del individuo a las preocupaciones de las masas, y por esta razón, no es común de toda la gente; sino de especialistas, que comprenden el valor de las tareas que se les confían en materia de seguridad nacional, la vida de las personas, sus intereses, las propiedades de las naciones, su estatus regional e internacional, y sus asuntos políticos, sociales, de seguridad, científicos, etc.

Y los eruditas está de acuerdo de que las personas trabajadoras de diligencia y consideración, si se esfuerzan en el área de competencia y cometen un error tendrán una recompensa, y si se esfuerzan y acertaron tendrán dos recompensas.  El concepto de infracción requiere que quien se esfuerza de los no eruditos fuera de la especialización, y en el que no es consciente de ello, si se esfuerza y acierta llevará un pecado, y si no acierta tendrá dos pecados, uno por su error y otro por atreverse a la fetua y los hadices sin conocimientos. Es por el respeto que el Islam da a los eruditas y los especializados. Dijo Al-lah, Alabado sea: “¡Consulten a la gente de conocimiento lo que no sepan!”

Por lo tanto, está prohibido emetir fetuas sin conocimiento o apoyo legal. Dijo Al-lah, Alabado sea: “No hay nadie más injusto que aquél que inventa mentiras acerca de Al-lah sin fundamentos, para desviar a la gente. Al-lah no guía a los opresores”, “No profieran mentiras dejando que sus lenguas determinen [a su antojo] diciendo: “Esto es lícito y aquello es ilícito”, inventando mentiras acerca de Al-lah. Quienes inventen mentiras acerca de Al-lah no prosperarán jamás. Ellos tendrán un goce transitorio, pero luego [el Día del Juicio] recibirán un castigo doloroso”. Y dijo nuestro Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Quien emite una fetua sin conocimiento cargará de su pecado”. Los grandes compañeros y los siguientes  compañeros temían emitir fetuas, por saber su gravedad. Abu Bakr Assediq,  que Al-lah esté complacido con él, decía: ¿Bajo cuál cielo puedo quédame y sobre cuál tierra lo hago, si hablo sin conocimiento sobre el Libro de Al-lah? Y un día preguntaron a Alshuabí, que Al-lah esté complacido con él, sobre una cuestión. Dijo: no sé. Le dijeron sus compañeros: Tenemos vergüenza por ti, dijo: pero los ángeles no tuvieron vergüenza cuando dijeron: “No tenemos más conocimiento que el que Tú nos has concedido”.

La protección de los asuntos públicos es una responsabilidad compartida, cada uno según su posición. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Cada uno de ustedes es un pastor, y cada uno de ustedes es responsable de su rebaño. El líder es un pastor sobre la gente y es responsable de su rebaño. El hombre es un pastor sobre su familia y es responsable de su rebaño. La mujer es un pastor sobre la casa de su esposo y sus hijos y es responsable de ellos. El siervo es un pastor sobre el dinero de su maestro y es responsable de su rebaño. Cada uno de ustedes es un pastor, y cada uno de ustedes es responsable de su rebaño”.

Muchas personas pueden subestimar lo que están hablando, lo que escriben o lo que comparten en las redes sociales, y algunas personas incluso pueden verlo como una forma de entretenimiento. No se dan cuenta de que hacer rumores y promoverlos entre las personas es un medio de demolición utilizado por las personas de falsedad en su conflicto con la gente de la verdad, se ve que la nación de un solo cuerpo duda y se traiciona; por eso, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Es suficiente hacer mal que un hombre sea mentiroso con solo ir expandiendo lo que escucha por ahí”.

Si el hecho de hablar de todo lo que se escucha es tipo de mentiras, que exigen castigar a quien las dice, pues¿Qué tal está quien dice lo que nunca había visto o escuchado? Hay muchas palabras falsas que llegan a los horizontes, por lo que causarán el tormento de quien las dijo en el Día de la Resurrección. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: «Ciertamente el siervo pronuncia una palabra de las que satisfacen a Al-lah, el Altísimo sin darle importancia y por ella Allah le eleva en grados, y ciertamente el siervo pronuncia una palabra que causa la ira de Al-lah el Altísimo sin darle importancia y por ella es arrojado al fuego». Esto requiere precaución y prudencia, y no profundizar en lo que no sabemos, o emitir fetuas sin conocimiento.

Al-lah, Alabado sea, nos ordenó corroborar la veracidad de lo que escuchamos Y no ser conducidos detrás de los saboteadores. Dijo Al-lah, Alabado sea: “¡Oh, creyentes! Si una persona que transgrede se les presenta con alguna noticia, corroboren su veracidad, no sea que perjudiquen a alguien por ignorancia y luego se arrepientan de lo que hayan hecho”. Necesitamos ser conscientes del valor de los asuntos públicos, dar prioridad al interés público, comprender los peligros que nos rodean,  y demostremos unidos a la derecha, para no caer en los ardides de nuestros enemigos que nos esperan, y difundamos la confianza entre nosotros y cooperemos en todo lo bueno en aras  del bien para todas las personas.¡Oh nuestro Señor, ayúdanos a cumplir los derechos de nuestra patria, proteja nuestro pueblo, nuestros gobernadores, a nuestro ejército y a nuestra policía, y haz que Egipto sea seguro, generoso, próspero y todos los países del mundo!

El Islam es trabajo y comportamiento: ejemplos de la vida de los siguientes compañeros del profeta

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

 {وَالَّذِينَ جَاءُوا مِنْ بَعْدِهِمْ يَقُولُونَ رَبَّنَا اغْفِرْ لَنَا وَلِإِخْوَانِنَا الَّذِينَ سَبَقُونَا بِالْإِيمَانِ وَلَا تَجْعَلْ فِي قُلُوبِنَا غِلًّا لِلَّذِينَ آمَنُوا رَبَّنَا إِنَّكَ رَءُوفٌ رَحِيمٌ}

“Quienes vienen después de ellos imploran: ¡Oh Señor nuestro! Perdónanos, a nosotros y a nuestros hermanos que nos han precedido en la fe. No infundas en nuestros corazones rencor hacia los creyentes, ¡Señor nuestro!, Tú eres Compasivo, Misericordioso”.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es Su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Al-lah, Alabado sea, elige de entre Sus siervos a quien trabaja para Su religión y es fiel a Él y a Su mensaje. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, informó que lo mejor de esta nación son sus compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, y los siguientes compañeros. Relató Abdul-lah Ibn Massoud, que Al-lah esté complacido con él, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él,  dijo: “La mejor generación es la mía, luego la siguiente y luego la siguiente”. Estos compañeros son la élite, los llamados “buenos”, son los portadores de la ciencia, de la que disipan la desviación de los extremistas, la innovación de las personas de la falsa y la mala interpretación y de los ignorantes. Al-lah, Alabado sea, les rindió homenaje con los Compañeros del Profeta, calificándolos como benefactores y aceptándolos. Preparó para ellos jardines debajo de los cuales fluyen los ríos, diciendo:

{وَالسَّابِقُونَ الْأَوَّلُونَ مِنَ الْمُهَاجِرِينَ وَالْأَنصَارِ وَالَّذِينَ اتَّبَعُوهُم بِإِحْسَانٍ رَّضِيَ اللَّهُ عَنْهُمْ وَرَضُوا عَنْهُ وَأَعَدَّ لَهُمْ جَنَّاتٍ تَجْرِي تَحْتَهَا الْأَنْهَارُ خَالِدِينَ فِيهَا أَبَدًا ذَلِكَ الْفَوْزُ الْعَظِيمُ}

“Al-lah se complace con los primeros que aceptaron el Islam y emigraron [a Medina], se complace con aquellos que los socorrieron, y con todos los que sigan su ejemplo [en la fe y las buenas obras], y todos ellos se complacen con Al-lah. Él les ha reservado jardines por donde corren ríos, donde morarán por toda la eternidad. Ese es el triunfo grandioso”.

Los siguientes son los más cercanos a la era del profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Son la segunda generación después de la de los compañeros, después de ellos viene la próxima generación de los siguientes, que Al-lah esté complacido con todos ellos.

Los siguientes habían acompañado a los compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos y aprendieron la ciencia de ellos. Los compañeros dieron testimonio de su favor tanto de la gracia como del conocimiento. A este respecto, se cita el testimonio de Ibn Omar (que Al-lah esté complacido con él) a favor de Said Ibn Al Mossayeb (que Al-lah esté complacido con él): “Juro por Al-lah que es uno de los muftíes”. Y dijo también: “Pregúntele a Ibn Al Mossayeb; él acompañó a los virtuosos. Y el mismo Ibn Al Mossayeb emitió fetuas en presencia de los compañeros. En La Meca, ‘Ataa Ibn Abu Rabbah dirigía sesiones de fetuas después de la muerte del erudito de la comunidad Abdul-lah Ibn Abbas, que Al-lah esté complacido con él. Cuando Abdul-lah Ibn Omar, que Al-lah esté complacido con él, llegó a La Meca, la gente lo interrogaba y él les decía: ¡Oh, gente de la Meca!, ¿me preparáis las preguntas mientras que entre vosotros está “Ataa” Ibn Abu Rabbah?

Los siguientes se dieron a conocer por el amor que llevaron al profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Al Hassan Al Basri, cuando recitó el hadiz relacionado con la historia de nostalgia del el tronco para el profeta la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo; ¡Oh siervos de Al-lah! La madera es nostálgica para el Profeta, a priori, debéis ser más apasionados por él. Se le preguntó al imán Malek: ¿cuándo has escuchado de Abu Ayoub As-Sekhtiany? Él respondió: hizo dos veces la peregrinación sin escucharlo, solo lo miraba. Pero cuando se mencionaba el nombre del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, lloraba hasta que sentía lástima por él. Debido a su estima por el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, solo informaban su hadiz a buen ritmo y con una mejor apariencia. Sus seguidores se formaron así. Abu Salmah Al Khozai, que Al-lah esté complacido con él, dijo: Cuando Malek Ibn Anas quería salir a decir el hadiz, realizaba abluciones tanto como las de oración. Llevaba su mejor ropa, se peinaba la barba. Le preguntábamos sobre este tema. Él decía: Con esta actitud rindo homenaje al hadiz del Mensajero de Al-lah la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él.

Hay algunos que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, llamó hombres buenos como Oweis Al Qarni, que estaba muy agradecido con su madre. El profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, lo mencionó a sus compañeros como un hombre cuyas evocaciones son respondidas. Según Omar Ibn Al Khattab (que Al-lah esté complacido con él): Oí al Profeta la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, decir: “Entre los mejores siguientes habrá un hombre llamado Oweis, él vive con su madre. Él tiene una parte de lepra en su cuerpo. Ordénale que llame a Al-lah para que te perdone. Cuando los yemenitas llegaron a Omar, lo estaba buscando entre ellos. Cuando lo conoció, le pidió que le pidiera perdón de Al-lah. Oweis le dijo a Omar: Eres tú quien debería invocar el perdón a mi favor; eres el compañero del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Omar insistió en que Oweis pidiera perdón por él.

Gracias a los compañeros del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, los siguientes aprendieron la buena comprensión de la religión. El imán Al Hassan Al Bassri (que Al-lah se apiade de él), uno de los siguientes seguidores, cuando le preguntaron: ¿Eres creyente? Él respondió: Hay dos tipos de fe: si me preguntas acerca de creer en Al-lah, sus ángeles, sus libros, sus mensajeros, en el paraíso, la resurrección y el ajuste de cuentas, por lo tanto, soy un creyente. Si me haces la pregunta sobre el dicho de Al-lah, Alabado sea: “{إِنَّمَا الْمُؤْمِنُونَ الَّذِينَ إِذَا ذُكِرَ اللَّهُ وَجِلَتْ قُلُوبُهُمْ وَإِذَا تُلِيَتْ عَلَيْهِمْ آيَاتُهُ زَادَتْهُمْ إِيمَاناً وَعَلَى رَبِّهِمْ يَتَوَكَّلُونَ * الَّذِينَ يُقِيمُونَ الصَّلاةَ وَمِمَّا رَزَقْنَاهُمْ يُنْفِقُونَ * أُولَئِكَ هُمُ الْمُؤْمِنُونَ حَقّاً}“Los creyentes son aquellos que cuando les es mencionado el nombre de Al-lah sus corazones se estremecen, y que cuando les son recitados Sus versículos les aumenta la fe y se encomiendan a su Señor. [Los creyentes] son quienes realizan la oración y dan en caridad parte de lo que les he proveído. Estos son los verdaderos creyentes”, juro por Al-lah que no sé si estoy entre ellos o no. Al Beihaqi dijo: Al Hassan no duda en la base de la fe, pero reflexiona sobre la perfección de la fe de la que Al-lah promete a los creyentes del Paraíso en su Palabra: {لَهُمْ دَرَجَاتٌ عِنْدَ رَبِّهِمْ وَمَغْفِرَةٌ وَرِزْقٌ كَرِيمٌ}  “que alcanzarán grados elevados ante su Señor, el perdón y un sustento generoso”. También aprendieron la facilidad y la pusieron en práctica en sus vidas. Sofiane Athawri, que Al-lah se apiade de él, dijo: Para nosotros, la verdadera ciencia radica en encontrar el permiso en una prueba auténtica. En cuanto al rigor, todos sobresalen. Al Azraq Ibn Qais dijo: Estábamos al borde de un río en Ahwaz, cuyas aguas se estaban secando. Abu Barazah Al Aslami vino a caballo, rezó mientras dejaba el caballo al lado. El caballo saltó, por lo que interrumpió su oración, siguió al caballo, lo tomó y regresó para completar su oración. Entre nosotros había un hombre erudito que dijo: mira a este anciano que interrumpió su oración a causa de un caballo. El hombre regresó diciendo: Por Al-lah, nadie me regañó después de haberme alejado del Mensajero de Al-lah; y continuó diciendo: mi casa está muy lejos. Si continuara mi oración dejando mi caballo, no habría podido regresar con mi familia hasta el anochecer. Él inspiró en su comportamiento del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él,  quien, cuando se le dio la opción entre dos cosas, optaba por lo más fácil, a menos que sea un pecado. Es el profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, quien dice: “Facilitad las cosas y no las hagáis difíciles (para la gente en temas de religión). Dadles buenas noticias y no los hagáis huir (del Islam).”  Y “La gentileza siempre que está presente en una cosa la embellece más. Y si está ausente de una cosa, la afea”. También aplicaron la misericordia, la solidaridad y el sentimiento de los demás de una manera práctica en sus vidas. Ali Ibn Al Hussein Ibn Ali (que Al-lah esté complacido con él) gastó ampliamente a los pobres en secreto sin que nadie lo conociera. Cuando murió, los pobres perdieron a su padrino. Cuando le dieron el baño ritual, encontró en su espalda y hombros rastros de llevar bolsas grandes a las casas de viudas e indigentes. Por lo tanto, se dio cuenta de que era él quien venía a ellos de noche. Se informa que fue responsable de los gastos de un centenar de familias en Medina.

Los siguientes estaban unidos y emocionales no solo hacia los musulmanes, sino también hacia los no musulmanes. Nuestro maestro Omar Ibn Abdel Aziz escribe a su prefecto en Basora: “Examina a los titulares de pactos en su departamento, especialmente los mayores de edad, fuerza precaria y ganancias perdidas. Dedíqueles del Tesoro la cantidad adecuada. A este respecto, se siente inspirado por la actitud de Omar Ibn Al Khattab, que Al-lah esté complacido con él, cuando vio a un anciano del Pueblo del Libro dedicado a la mendicidad. Omar dijo: Por Al-lah, uno no es justo con él cuando come el fruto de su juventud y humilla su vejez. Luego le dio un pago mensual del Tesoro. En su pacto con los habitantes de Hira, Khaled Ibn Al Walid, que Al-lah esté complacido con él, incluye: Exijo que cuando un anciano no pueda trabajar o tenga una discapacidad o un hombre rico que está empobrecido, estará a expensas del tesoro público. Todos siguieron el ejemplo del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y aplicaron la verdadera religión. Al-lah, Alabado sea,  dice:

{لا ينهاكم اللَّهُ عَنِ الَّذِينَ لَمْ يُقَاتِلُوكُمْ فِي الدِّينِ وَلَمْ يُخْرِجُوكُمْ مِنْ دِيَارِكُمْ أَنْ تَبَرُّوهُمْ وَتُقْسِطُوا إِلَيْهِمْ إِنَّ اللَّهَ يُحِبُّ الْمُقْسِطِينَ}

“Al-lah no les prohíbe hacer el bien y tratar con justicia a quienes no los han combatido por causa de la religión ni los han expulsado de sus hogares, porque Al-lah ama a los que actúan con justicia”.Su misericordia no estaba limitada al hombre; sino se extendió al animal y al pájaro, entre otras criaturas. Omar Ibn Abdel Aziz le escribió a su prefecto en Egipto, aconsejándolo tener piedad de los camellos, diciendo: Me informan que en Egipto hay camellos de transporte, en cada uno hay mil ratl, Cuando recibes mi escrito, asegúrese de que la carga de un camello no exceda seiscientos ratl (aproximadamente 250 kg).

Asimismo recomendó tratar con los camellos con piedad, y no humillarlos. Omar se inspira en esta conducta del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, cuando le dijo al dueño del camello:

“¿Acaso no tienes piedad de Al-lah en esta bestia que Al-lah te ha apropiado? El camello se queja de ti, porque lo dejas sin comida y lo cargas más de lo que aguanta”.

Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

*      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Entre las mayores cualidades de los siguientes compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, está la tolerancia y la indulgencia hacia las personas. Eran los más flexibles y emotivos. Dijo  Qatada, que Al-lah esté complacido con él, entramos en la casa de Al Hassan Al Bassri mientras dormía, junto a su cabeza había una canasta. Lo tiramos. Había pan y fruta. Nos dimos por vencidos para comerlo. Se despertó, nos vio, sonrió y comenzó a leer “o las (casas) de tus amigos; no os da vergüenza”. Según Yarir Ibn Hazem, que Al-lah esté complacido con él: estuvimos con Al Hassan hasta el mediodía. Su hijo nos dijo: dejad un poco al jeque, No comió ni bebió nada. Al Hassan le dijo a su hijo: Déjalos en paz, por Al-lah, solo me gusta su vista.

Esto muestra la negación del yo, el buen conocimiento de la virtud de la ciencia y el valor de la religión de Al-lah, Alabado sea, en las almas. Esto debería ser una moraleja para quien viene a hablar con la gente sobre la religión de Al-lah, Alabado sea, sin que se base en la ciencia; entonces se extraviará y engañará a la gente. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “Al-lah no retira de una sola vez el conocimiento que les dio (a la gente). Lo retira retirando a los eruditos con su conocimiento. Quedarán solo personas ignorantes que, cuando se les consulte, darán veredictos basándose en su opinión personal solamente; se perderán y perderán a otros”.

Los siguientes compañeros fueron modelos a seguir para sus sucesores. El imán Malek Ibn Anas, que Al-lah esté complacido con él, fue uno de los siguientes. Abu Yaffar Al Mansour le pidió que escribiera el libro de Al Mowatta para difundirlo en varios países musulmanes, diciendo: Tengo la intención de hacer copias de su libro y enviar uno a cada país, y que lo implementen sin ir más allá en el asunto del hadiz, porque siento que la base de la ciencia es la transmisión de los medianos. Malek dijo, pero no, ¡oh Emir de los creyentes! La gente había recibido declaraciones, escuchado hadices, transmitido informes, cada uno de ellos adoptó lo que recibió primero, lo puso en vigor y lo eligió, excepto los demás. Entonces, repelerlos de lo que creen será una especie de intensificación. Deje que la gente se comporte de acuerdo con lo que creen. Al Mansour dijo: Juro que si me sigues en este tema, lo ordenaré. Se presenta un relato del Imam AShafeí como una ilustración de modestia y buen entendimiento. Su discípulo Younes Ibn Abdel ‘Ala. Younes dejó enojado a la clase de su maestro. Por la noche, Younes escuchó una voz golpeando su puerta. Él dijo, ¿quién está en la puerta? Ach-Shafi significa: es Mohamad Ibn Idris. Younes dijo: Pensé en todos los llamados así, excepto Al AShafeí. Cuando abrí la puerta, me sorprendió verlo. AShafeí dijo: ¡Oh Younes! ¡Cientos de cuestiones nos unen y solo una nos separa! Younes, no intentes triunfar en todas las disputas. A veces, ganar corazones es mejor que ganar situaciones. Younes, no destruyas los puentes que construiste y pasaste, tal vez necesites volver de nuevo. Odia al pecado, pero no odies a su autor. Odia la desobediencia con todo tu corazón, pero perdona a los desobedientes y ten piedad de ellos. Younes, critica el dicho, pero respeta a quien dice. Nuestra misión es acabar con la enfermedad y no a los enfermos.Que Al-lah tome en su misericordia, AShafeí, quien dijo;Amo a los virtuosos, incluso si no soy uno de ellosQuizás, gracias a ellos, tenga intercesiónOdio a aquellos cuyo oficio es la desobedienciaIncluso si compartimos el mismo negocio.Nuestros nobles eruditos tomaron el mismo camino. Eran los modelos correctos a seguir para llevar la religión de Al-lah, Alabado sea, comprenderla adecuadamente, caracterizarse por la moral y transmitirla a toda la humanidad con sabiduría y buena exhortación.¡Oh nuestro Señor! ¡Colócanos entre quienes lo escuchen y adopten lo mejor; estos son los guiados por Al-lah y son los dotados de razón!

 

Imágenes brillantes de la vida de los compañeros del Profeta (que Al-lah esté complacido con ellos)

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

{وَالسَّابِقُونَ الْأَوَّلُونَ مِنَ الْمُهَاجِرِينَ وَالْأَنصَارِ وَالَّذِينَ اتَّبَعُوهُم بِإِحْسَانٍ رَّضِيَ اللَّهُ عَنْهُمْ وَرَضُوا عَنْهُ وَأَعَدَّ لَهُمْ جَنَّاتٍ تَجْرِي تَحْتَهَا الْأَنْهَارُ خَالِدِينَ فِيهَا أَبَدًا ذَلِكَ الْفَوْزُ الْعَظِيمُ}

“Al-lah se complace con los primeros que aceptaron el Islam y emigraron [a Medina], se complace con aquellos que los socorrieron, y con todos los que sigan su ejemplo [en la fe y las buenas obras], y todos ellos se complacen con Al-lah. Él les ha reservado jardines por donde corren ríos, donde morarán por toda la eternidad. Ese es el triunfo grandioso”.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es Su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Al-lah, Alabado sea, seleccionó a sus profetas y mensajeros, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con ellos, de Su creación. Dijo Al-lah, Alabado sea: {اللَّهُ يَصْطَفِي مِنَ الْمَلَائِكَةِ رُسُلًا وَمِنَ النَّاسِ إِنَّ اللَّهَ سَمِيعٌ بَصِيرٌ}  “Al-lah selecciona a algunos ángeles como Mensajeros y selecciona algunas personas como Mensajeros. Al-lah todo lo oye, todo lo ve”. Además, Al-lah, Alabado sea, seleccionó a aquellos que ayudan a Sus mensajeros para hacer llegar el mensaje de su Señor. Al-lah, Enaltecido sea, seleccionó para su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, a unos hombres puros y compañeros bondadosos, que creyeron en él, lo secundaron, defiendieron y siguieron la luz que le había revelada. Dijo Abdul-lah Ibn Masoud, que Al-lah esté complacido con él: “Al-lah, Alabado sea, observó los corazones de Sus siervos y seleccionó a Mohamed, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le envió con Su mensaje y lo escogió por Su ciencia; luego observó los corazones de la gente después del Profeta y le seleccionó a sus compañeros considerándoles como partidarios de Su religión y ministros de su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él; por lo tanto, lo que a los musulmanes les parece bien, es bien para Al-lah, Alabado sea, y lo que les parece mal, es mal para Al-lah, Alabado sea.

Los compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, tenían la más sincera fe entre la gente, eran los más sabios, del más riguroso entendimiento, y de la mejor obra. Llevaron la bandera de la religión a todas las partes del mundo con sabiduría y bellas palabras, hicieron llegar el mensaje de su Señor de la mejor manera, y merecieron ser la selección de  Al-lah, Alabado sea,  para Su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, dijo, respecto a la aleya de {قُلِ الْحَمْدُ لِلَّهِ وَسَلامٌ عَلَى عِبَادِهِ الَّذِينَ اصْطَفَى}  “Di: gracias a Al-lah, y la paz sea con aquellos que seleccionó”, que son los compañeros de Mohamed, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, a quienes Al-lah, Alabado sea, seleccionó para su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él; son aquellos que obtuvieron el método del Islam de su puro fuente, y no se extraviaron de su recto camino.

La vida de los compañeros tenía muchas imágenes brillantes que encarnaron la aplicación práctica del Islam verdadero. De estas imágenes se encuentra la misericordia. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, plantó en sus compañeros el carácter de la misericordia. Por ejemplo, cuando ‘Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él, un día besaba a uno de sus hijos, le vio ‘Uyaynah Ibn Hisn y dijo: ¿Lo besas siendo tú el emir de los creyentes?, si yo fuera el emir de los creyentes nunca besaría a ninguno de mis hijos. Dijo Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él: “¿y qué puedo hacer si Al-lah hubiera quitado la misericordia de tu corazón? Al-lah no compadece sino a los misericordiosos”.  En esta situación, ‘Umar, que Al-lah esté complacido con él, siguió al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en su situación cuando besó a Alhasan, hijo de Ali, que Al-lah esté complacido con los dos, estando con él Al Aqrau Ibn Habis. Y dijo Al Aqrau: Pues yo tengo diez hijos y no he besado a ninguno de ellos. Entonces lo miró el Mensajero de Al-lah y le dijo: ¡Quien no tiene compasión no es compadecido!».

También los compañeros del Profeta, que Al-lah esté complacido con ellos, fueron ejemplos del perdón y la tolerancia. Una de las imágenes más brillantes es la actitud de Abu Bakr As-seddiq, que Al-lah esté complacido con él, que ayudaba económicamente a Mistah bin Azáza por su parentesco con él, dijo: ‘¡Por Al-lah! No ayudaré más a Mistah después de lo que dijo de Áisha en el incdente de Ifk; Entonces Al-lah reveló: Quienes de vosotros gocen del favor (de Al-lah) y de una vida acomodada, que no juren que no darán más a los parientes, a los pobres y a los que han emigrado por Al-lah. Que perdonen y se muestren indulgentes ¿Es que no queréis que Al-lah os perdone? Entonces Abu Bakr dijo: ‘¡Claro que sí! ¡Por Al-lah! Yo quiero que Al-lah me perdone’ y restituyó a Mistah lo que solía darle’.

De estas imágenes también la alta magnanimidad y la competición en los hechos de piedad. Puesto que los compañeros aprendieron del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, tener alta magnanimidad, estar en competición para hacer el bien y estar siempre al frente. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Entonces cuando le pidas a Al-lah, pídele al-Firdaws, pues está en el medio del Paraíso y es el sitio más alto del Paraíso, y por encima de él está el Trono del Más Misericordioso, y allí nacen los ríos del Paraíso”. Esto es lo que hizo a los compañeros aspirar a la gloria. ‘Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él: “Un día, el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nos ordenó dar limosna; y yo tenía dinero, dije: hoy podré superar a Abu Bakr, traje la mitad de mis dineros, dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: ¿Qué dejaste para tus familiares? Dije: la misma cantidad que traje; luego vino Abu Bakr, que Al-lah esté complacido con él, llevando todo lo que tenía,  dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: ¿Qué dejaste para tus familiares? Dijo: Les dejé a Al-lah y a Su Mensajero”.

Dijo Kaab Al Aslami: «Dormía con el Mensajero de Allah, Él le bendiga y de paz, y le solía traer el agua para la ablución y lo que necesitaba. Pues, me dijo: ‘¡Pídeme algo!’ Y yo le dije: ‘Pide a Al-lah que esté yo en tu compañía en el Jardín.’ Y dijo: ‘¿Pídeme otra cosa que no sea esa?’

Dije: ‘¡Nada más!’ Dijo: ‘Ayúdame pues, en mis peticiones, orando tú con frecuencia”.

La preferencia y la castidad: los Al-Ansar (quienes recibieron al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en Medina y lo ayudaron) fueron un gran ejemplo de preferencia.

Abu Huraira, que Al-lah Esté complacido con él, narró: “Una persona vino hasta el Mensajero de Al-lah y le dijo: ‘Estoy sumamente cansado y necesitado.’ Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, mandó preguntarle a una de sus esposas si tenía comida; sin embargo, ella respondió: ‘Por Aquel Que te Envió con la verdad, no tengo nada que ofrecer más que agua.’ Entonces el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, mandó preguntar lo mismo a otra de sus esposas; y recibió la misma respuesta. Esto se repitió hasta que todas las esposas habían respondido lo mismo: ‘Por Aquel Que te Envió con la verdad, no tengo nada que ofrecer más que agua.’ En vista de eso, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, exclamó: ‘Al-lah se Apiadará de quien convide a este huésped esta noche.’ Entonces un hombre de Al Ansar se puso de pie y dijo: ‘Oh Mensajero de Al-lah, yo lo recibiré.’ Después, llevó al hombre a su casa y le preguntó a su esposa: ‘¿Tenemos que darle a este invitado?’, a lo que ella dijo: ‘No, excepto la comida de nuestros hijos.’ Él replicó: ‘Distráelos como puedas, y cuando el huésped entre apaga la luz y finge ante él que estamos comiendo.’ Así, se sentaron y le dieron de comer al huésped. Al llegar la mañana, el anfitrión se dirigió al Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, quien le dijo: ‘Al-lah Vio complacido lo que ambos hicieron por vuestro huésped anoche’”.

En una situación impresionante que junta la preferencia de los Al-Ansar y la castidad de los emigrantes, Saad Ibn Al-Rabie, que Al-lah esté complacido con él, expuso a Abdul-Rahman Ibn Auf, que Al-lah esté complacido con él, que le comparte la mitad de sus dineros; a lo que Abdul-Rahman Ibn Auf respondió con toda castidad, pidiéndole que le enseñara el lugar del mercado; y empezó a comerciar esforzándose hasta que se convirtió en uno de los hombre más ricos de la Medina.

De las imágenes brillantes también la recuperación del juicio. Los compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, fueron empeñados en la verdad, y no se engreían a recobrar su juicio.

De Abu Masúd Al-Ansari que dijo: “Estaba golpeando a un esclavo con un látigo, y oí una voz detrás de mí diciendo “¡Escucha, Abu Mas’ud!”. Me di cuenta que era el Mensajero de Allah, y él me estaba diciendo “Escucha Abu Masúd!”. Solté entonces el látigo (según otro reporte: “el látigo cayó de mi mano por respeto a él”). Él me dijo: “Escucha Abu Masúd, Al-lah tiene más poder sobre ti del que tú tienes sobre este esclavo”.

Cumplir las promesas: El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, plantó en las almas de sus compañeros el valor de cumplir las promesas y los incitó a mantener esta virtud. Muaweya Ibn Abu Sufian, que Al-lah esté complacido con él, estipuló un acuerdo con los romanos; pero pensó salir cerca de las fronteras romanas para atacarlos directamente después de la terminación del periodo del acuerdo, le alcanzó uno de los compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, diciendo: Al-lahu Akbar, Al-lahu Akbar (Al-lah es Grande), fidelidad y no traición, entonces, descubrieron que era ‘Amr Ibn ‘Abasa que Al-lah esté complacido con él. Muaweya envió un hombre para  preguntar a ‘Amr del propósito de su venida, respondió ‘Amr: Oí al Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, decir: “Quien estipula un acuerdo con un pueblo que no haga nada hasta que termine su tiempo, o que les informe claramente”, entonces, Muaweya, que Al-lah esté complacido con él, regresó.

Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

*      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Los compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, fueron un buen ejemplo en la construcción de la vida con la religión. Cada uno de ellos hacía un trabajo que lo perfeccionaba como conviene ser. Destacó entre ellos comerciantes, líderes y sabios, etc. dijo el Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “El más piadoso de mi nación es Abu Bakr, el más fuerte en cumplir con la orden de Al-lah es ‘Umar, el más tímido es Osman, el más juicioso es Ali Ibn Abu Taleb; el secretario de mi nación es Abu ‘Ubaida Ibn al-Yarrah; el más sabio de mi nación respecto a lo lícito y lo ilícito es Mu’adh; el mejor lector es Ubaí y el mejor practicante de las obligaciones es Zaid”.

Las obras de los compañeros del Profeta, que Al-lah esté complacido con ellos, tenían sus buenos frutos; y el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, los animaba y recordaba a cada uno de ellos de la obra que perfeccionaba, como signo de homenaje a él y a sus obra. En el día de la Batalla de Tabuk, Osman Ibn Affan, que Al-lah esté complacido con él, trajo al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, mil dinares y los puso en el regazo del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él; dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Nada dañará a Osman después de esta obra, pues haga lo que haga”, quiere decir: estará salvo del castigo de Al-lah, Alabado sea.

De estas imágenes también la búsqueda de lo lícito y la observación de Al-lah, Alabado sea,  en todos los asuntos de la vida. Yarír ibn Abd-Allah al-Bayali le encomendó a su esclavo liberto que comprara un caballo para él. Entonces le compró un caballo por trescientos dirhams, y le llevó el caballo a su dueño y el dueño fue hacia él para poder pagarle el dinero. Yarír le dijo al dueño del caballo: “Tu caballo vale más que trescientos dirhams. ؟No lo vendería por cuatrocientos dirhams?” Él dijo, “Sí, O Abu ‘Abd- Allah.” Él dijo, “Tu caballo vale más que cuatrocientos dirhams. ؟Lo vendería por quinientos dirhams? Continuó aumentando de a cien cada vez, y el dueño asentía y Yarír decía, “Tu caballo vale más que eso,” hasta que llegó a los ochocientos, precio por el cual lo compró. Y dijo sobre eso: “Di mi juramento de lealtad (bay’ah) al Mensajero de Al-lah que seré sincero y aconsejaré a todos los Musulmanes”.

Cada uno de ellos sabía su deber y lo hacía como debe ser, y no se apropia de lo que no es derecho suyo. En este sentido, cuando Abu Bakr Al Seddiq, que Al-lah esté complacido con él, nombró a Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él, juez, Umar duró un año completo sin que nadie comparezca ante él. Entonces, Umar pidió a Abu Bakr que acepte su dimisión, Abu Bakr le preguntó ¿pides dimitirte por causa de la dificultad del cargo? Respondió Umar: No, Califa del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, pero no puedo hacer nada con un pueblo creyente, cada uno sabe sus derechos y deberes, se aman cada uno al otro como si estuviera amando a sí mismo; si uno de ellos está ausente lo buscan, si cae enfermo lo visitan, si necesita algo lo ayudan, si le ocurre una desgracia le consuelan, su religión está basada en el consejo y su ética es ordenar el bien y prohibir hacer el mal, entonces ¿para qué disputan?, ¿para qué disputan?

Nos hace falta volver a los modales de estos buenos ejemplos de los compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, seguir su carácter y mostrar la verdadera imagen del Islam, la religión de misericordia, tolerancia, humanidad y paz para toda la gente.

    ¡O Nuestro Señor, proteja nuestro país, nuestra nación, nuestro pueblo, ejército y policía, haga Egipto una tierra de paz, seguridad y bienestar, y todos los países del mundo!