:

La traducción del Sagrado Corán

SÛRAH 1

The Opening

(Al-Fatihah)

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo(1), El isericordioso(2) Esta sura fue revelada en Meca antes de la Hégira, se la llamَ de introducciَn puesto que es la primera en el orden del Sagrado Qur’an. Fue la primera sura revelada completamente. Ella incluye un compendio de lo que viene revelado en todo el Qur’an como si fuera un resumen que luego serل pormenorizado dulcemente: explicaciَn de la Unicidad Divina, de la hora del Juicio y la albricia para el creyente benevolente, poner de manifiesto el castigo y amonestaciَn para el incrédulo y el malhechor, dilucidaciَn de la adoraciَn, seٌalar la senda de la felicidad en esta vida y la Otra. Narrar las historias de quienes obedecieron a Dios y triunfaron, e historias de los que no Le acataron y tuvieron la desilusiَn y el justo castigo. La sura de Al-Fلtiha comprende de manera sintética estos propَsitos; por ello se la denomina “La Madre del Libro”. ————— (1) Omnicompasivo: Significa que la clemencia de Dios abarca todos los seres humanos tanto creyentes como incrédulos. (2) Misericordioso: Significa que la misericordia de Dios es exclusivamente para los creyentes.

1- Se inicia por: En el Nombre de Dios (Bismillah), fuera del Cuلl no hay otro con derecho a ser adorado, Quien tiene la cualidad de la perfecciَn, exento de toda imperfecciَn. Es Quien posee la misericordia que vierte sobre Su creaciَn. Las gracias manifiestas y ocultas en forma general y particular son de Dios. Es Quien posee el atributo de la misericordia permanente y duradera.

2- El elogio hermoso en Sus diferentes atributos y en toda situaciَn a Dios Uno y عnico. Le alabamos completamente ya que originَ la creaciَn, y es su Sustentador.

3- Es Quien posee la misericordia permanente, y es su fuente. ةl es Quien otorga los beneficios, los grandes y los pequeٌos.

4- Es el عnico Soberano en el Dيa del Juicio, o sea de la Resurrecciَn. Es Quien maneja todas las cuestiones de tal dيa sin la participaciَn de nadie ni siquiera en lo aparente.

5- No adoramos sino a Ti, y no pedimos el auxilio a nadie, excepto de Ti.

6- Te suplicamos que nos guيes hacia la senda de la verdad, el bien y la felicidad.

7- El sendero de Tus siervos a quienes les guiaste a la fe en Ti, les otorgaste los dos beneficios: el de la buena orientaciَn y el de la complacencia. No el sendero de quienes merecieron Tu ira y se desviaron del sendero recto, puesto que rechazaron creer en Ti y someterse a Tu orientaciَn.

SÛRAH  2

« The Cow »

AL BAQARAH

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelada en la ciudad de Medina, después de la emigraciَn (del Profeta y la pequeٌa comunidad de musulmanes desde Meca) y es la de mayor extensiَn de acuerdo al orden de compilaciَn. Comienza detallando y exponiendo el sentido de las ْltimas afirmaciones de la sura de Al-Fatiha(la Introducciَn) y afirmando que el Qur’an es la fuente de la buena guيa y menciona aquellos a los que Dios agraciَ con Su complacencia y a aquellos incrédulos e hipَcritas que merecieron Su ira.Resalta también la veracidad del Qur’an y que su convocatoria es justa y verيdica, luego menciona los tres diferentes tipos de personas: los creyentes, los incrédulos y los hipَcritas y llama a adorar a Dios solamente y advierte a los incrédulos y anuncia gracia y dones para los sinceros creyentes. Luego se dirige exclusivamente a los hijos de Israel con su convocatoria y llamado para que reconsideren, reflexionen y rememoren su actitud respecto a los mensajes divinos, recordلndoles el trato que Dios les habيa dispensado (a sus antecesores) y sus hechos y relaciones con Moisés(la paz sea con él), e igualmente les recuerda a Abraham y a Ismael y la construcciَn del Santuario Sagrado de la Ka’ba por ellos. Estos temas abarcan casi la mitad de la sura con menciones dirigidas a los creyentes a fin de que tengan en cuenta y recuerden lo sucedido a judيos y cristianos. Confirma, dirigiéndose a los creyentes del Qur’an, mencionando las cosas comunes que comparten los seguidores de Moisés y la comunidad de Muhammad, todos ellos descendientes de Abraham, y menciona también la cuestiَn de la Qibla, o sea la debida orientaciَn que deben adoptar los creyentes en sus rezos. Luego informa respecto a la unicidad de Dios, recordando las pruebas de Dios que la confirman, y continْa refiriéndose a la errَnea idea de asociar a Dios (divinidades) y menciona los alimentos ilيcitos y que sَlo Dios tiene la autoridad para autorizar y prohibir. Sigue informando sobre las bases de la obra y acciَn del bien y menciona algunas de las reglas del ayuno y de los testamentos, y advierte a quienes se apropian ilيcitamente de los bienes de los demلs, y se refiere a las normas de las penalidades, la lucha armada, la peregrinaciَn, la ley del Taliَn, de los embriagantes, los juegos de azar, el matrimonio, el divorcio, el amamantamiento y los plazos de espera fijados a la mujer divorciada para que pueda celebrar nuevas nupcias y otros temas; luego enfoca el tema de las doctrinas religiosas, como los mensajes proféticos, la Unicidad y la Resurrecciَn; cita las disposiciones respecto a las erogaciones, la usura, el comercio y los contratos de préstamos y créditos, y finaliza con un ruego de los creyentes a su Seٌor suplicلndole auxilio y victoria. La sura fija un nْmero apreciable de bases doctrinales, entre las cuales: mantenerse en el sendero seٌalado por Dios, cumpliendo los dictados de Su religiَn, lo que permite la plena felicidad en este mundo y en el Otro; que no es de persona cuerda y juiciosa pregonar y convocar a las buenas obras y acciones y olvidar imponerse a sي mismo tales prescripciones; que es imprescindible y obligatorio priorizar el bien sobre el mal; y priorizar el bien mayor y mلs abarcativo sobre el menor de limitados efectos, es decir optar por lo superior sobre lo inferior. Determina que las bases de la religiَn son tres: la fe en Dios, la fe en la Resurrecciَn y en el bien obrar, y que se toma en cuenta la fe y las acciones para juzgar y recompensar; que las condiciones de la fe son la aceptaciَn plena, y su confirmaciَn en el corazَn, de todo lo transmitido por el Mensajero Muhammad (D.B.P.)(1); y que los no musulmanes no se contentarلn con los musulmanes hasta que éstos adopten la religiَn (y creencias) de ellos; y que la autoridad legal plena corresponde a la gente de fe y justicia y no a los incrédulos y opresores; y que la fe en la religiَn de Dios como ةl la ha revelado exige uniَn y consenso y que no adaptarse a estos dos principios como buena guيa, produce la discordia y la divisiَn; y que se debe buscar el auxilio y el apoyo en la paciencia y la oraciَn para encarar y concretar las grandes empresas; y que aferrarse a la ciega imitaciَn es una actitud falaz (y negativa) que conduce a la ignorancia, al error y al sectarismo estéril. Declara luego, respecto a los alimentos, que Dios ha hecho lيcitos a sus siervos aquellos alimentos que son puros y ha prohibido algunos alimentos inmundos determinados, y que no es prerrogativa de nadie, sino de Dios solamente, el autorizar o prohibir, y que los alimentos prohibidos estلn permitidos en casos de excepciَn para quien se enfrente a emergencias extremas, puesto que las necesidades ineludibles hacen lيcita la utilizaciَn de lo ilيcito en la medida de lo imprescindible y no mلs allل. Fija la norma general de que la religiَn (el Islam) estل asentada y determinada en lo accesible y de fلcil realizaciَn y en la eliminaciَn de dificultades insuperables, puesto que Dios no impone a ninguna alma mلs de lo que ella puede realizar y no ordena a sus siervos algo superior a sus limitaciones y posibilidades; exponer la vida al riesgo de aniquilamiento es pecado; cada cosa o iniciativa se obtiene a través de aplicar sus causales y los medios conducentes a su logro. La coerciَn en materia de religiَn estل prohibida y la defensa armada es legيtima en el Islam como defensa y para asegurar la libertad religiosa y la soberanيa del Islam en su propia sociedad; el musulmلn tiene derecho a obtener y gozar de lo que le corresponde de los bienes de este mundo y debe cumplir con sus obligaciones respecto a la vida postrera; cubrir las necesidades y carencias y determinar el bien(general) es uno de los supremos propَsitos de la legislaciَn. Finalmente recuerda que la fe, la temperancia y la paciencia son condiciones necesarias para que una minorيa de justos se imponga sobre una mayorيa de opresores; y que apropiarse injustamente de los bienes de otros estل prohibido y es pecado; y que cada individuo es compensado por sus obras y acciones propias y no por las obras y acciones de otros y afirma que la mente sana y juiciosa percibe la sabidurيa en la creaciَn de la legislaciَn islلmica, que defiende el derecho y el bien comْn de los seres humanos. ————— (1) D.B.P.: (Que Dios le bendiga y le dé la paz)

1- Alef, Lam, Mim. Dios comienza la revelaciَn de esta sura con estas letras para seٌalar la inimitabilidad del Qur’an, que estل compuesto de letras como las que utilizan los لrabes para componer su idioma y que a pesar de ello no pueden emular el Sagrado Qur’an. Asimismo, al ser pronunciadas separadamente, su sonido predispone la atenciَn suprema por parte del oyente.

2- Este es el Libro perfecto. Es el Qur’an que revelamos y que ningْn ser juicioso y equitativo pone en duda que proviene de Dios. Tampoco hay duda de la veracidad de los reglamentos que incluye. El Qur’an contiene la orientaciَn perfecta, para quienes aspiran a conocer la verdad y buscan evitar el castigo divino.

3- Estos son los que creen firme y obedientemente en los acontecimientos que no han presenciado y creen en lo que estل mلs allل de los sentidos, como la existencia de los لngeles y la llegada del عltimo Dيa, porque la base de la religiosidad es la creencia (y fe) en lo que no es visible; son los que cumplen la oraciَn con puntualidad, dirigiéndose a Dios y con verdadera reverencia a ةl; los que ofrecen y dan una parte de lo que Dios les ha concedido, en los distintos actos de bien, beneficencia y la caridad.

4- Y los que creen en el Qur’an revelado por Dios a ti, Muhammad, y creen en lo que contiene de legislaciَn y relatos, actْan de acuerdo con sus indicaciones y mandatos, creen en los Libros relevados a los Profetas anteriores a ti, como el Pentateuco, el Evangelio y otros, dado que los mensajes de Dios, en su origen, son uno solo. Estos se diferencian de los demلs porque creen firmemente en el Dيa de la Resurrecciَn y en el Juicio Final y sus acontecimientos de recompensa y castigo.

5- Estos creyentes calificados con los atributos anteriormente citados estلn guiados por Dios. Ellos se mantienen firmes y bien encaminados y son los ْnicos que triunfan y consiguen lo que buscan y desean, como recompensa a su persistencia, esfuerzos y obediencia a los mandatos de Dios y su apartamiento de las prohibiciones divinas.

6- Tal es el caso de los bien encaminados; en cambio, a los ignorantes que se han empeٌado en su rechazo del mensaje de Dios, les serل exactamente igual, ، Muhammad!, que les adviertas o dejes de advertirles.

7- La incredulidad se ha apoderado de ellos, al grado que sus corazones parecieran estar sellados por un velo, de manera que nada penetra en ellos, mلs de lo que ya contienen, y que sus oيdos también permanecen sellados y no captan la real advertencia (de Dios), y que sus ojos estلn cubiertos y no ven los signos de Dios que conducen a la fe; estos son merecedores del tormento mلs fuerte.

8- También entre los incrédulos existe otro grupo de gente que dice con sus lenguas lo que no se halla en sus corazones; se muestran como que tienen fe y dicen: Creemos en Dios y en el Dيa de la Resurrecciَn, y no son veraces en su pretensiَn y no se incluyen en la comunidad de los creyentes.

9- Engaٌan a los creyentes con tal proceder y piensan que engaٌan a Dios, pues suponen que ةl no conoce sus secretos e intenciones, y sin embargo, ةl es conocedor de todos sus secretos y de todas sus confidencias. En realidad se engaٌan a sي mismos, dado que el daٌo de su proceder recaerل sobre ellos tarde o temprano, pues quien engaٌa a otro, creyéndolo ignorante sin serlo, estل engaٌلndose a sي mismo.

10- Anida en sus corazones la enfermedad de la envidia y el rencor hacia los creyentes, agravada por la perversiَn de sus creencias, y Dios les aumentarل su enfermedad aْn mلs al hacer que la verdad triunfe y esto les daٌarل por cuanto persisten en su envidia, rencor y obstinaciَn; recibirلn doloroso tormento en esta vida y en la postrera como resultado de sus falacias, mentiras e ingratitud.

11- Y si alguno de los creyentes dice a estos hipَcritas: no provoquéis corrupciَn en la Tierra, impidiendo el acceso a los senderos que conducen a Dios, ni difundلis la discordia, ni encendلis el fuego de la guerra, rechazarلn toda inculpaciَn de corrupciَn y exclamarلn respaldلndose en su extremada vanidad:، No somos mلs que (personas) virtuosas! Tal es la cualidad de todo pervertidor malvado y vanidoso: supone que sus perversiones son actos de bien.

12- ،Creyentes! Tened en cuenta que estos son la gente de la perversiَn; con seguridad no perciben su perversiَn debido a su soberbia y no comprenden el mal final que les afectarل como consecuencia de su hipocresيa.

13- Y si alguien de sano juicio les aconseja y les guيa bien, diciéndoles: cumplid con los preceptos, tened fe sincera como las personas virtuosas, quienes escuchan la voz de la razَn, se burlan, se envanecen y responden: ، No nos conviene seguir a esos ignorantes e insensatos! Dios les castiga por esta altanerيa y su atrevimiento y dictamina que sَlo ellos mismos son los ignorantes e insensatos, aunque no se den cuenta de que la ignorancia y la falta de comprensiَn son exclusivamente de sus peculiaridades.

14- Y cuando estos hipَcritas se encuentran con los creyentes sinceros, les dicen: Creemos en lo que vosotros creéis, en la veracidad del Mensajero y su mensaje, y compartimos con vosotros la misma ley y doctrina; mas cuando se alejan de los creyentes y se reْnen con sus compaٌeros y amigos que se parecen a los demonios en su prلctica de la discordia y la perversiَn, les dicen:، Estamos con vosotros. Hacemos lo que hacéis y seguimos vuestras acciones, y lo que dijimos a lo creyentes fue para burlarnos despectivamente de ellos!

15- Mas Dios les castigarل por sus burlas y determinarل para ellos la pena de humillaciَn por su burla y desconsideraciَn, y les tratarل como a los burlones y les permitirل continuar con su repulsiva opresiَn que les mantiene ciegos ante la verdad, y luego les aplicarل Su gran tormento.

16- Estos (hipَcritas) han elegido el extravيo en lugar de la buena guيa, asemejلndose al comerciante que opta por traficar con malas mercancيas inservibles y asي no gana en su comercio y pierde su capital. Estos, con sus acciones, yerran el camino y no se hallan en la buena guيa.

17- Y con su hipocresيa se hallan como quien enciende un fuego para aprovecharlo con su gente y cuando (las llamas) comienzan a alumbrar las cosas en sus entornos, Dios les apaga la luz y los deja en intensa obscuridad que no les permita ver nada. Ello porque Dios les habيa concedido los medios de la buena orientaciَn y ellos no se acogieron a tales medios y sus vistas quedaron borrosas, y asي merecieron quedar en la confusiَn, la perplejidad y el extravيo.

18- Estos se asemejan a los sordos por haber perdido el don de la audiciَn, dado que no oyen la verdad con aceptaciَn y predisposiciَn, y se asemejan a los mudos, dado que no hablan respecto a la verdad ni de la buena orientaciَn, y se asemejan a quienes han perdido la vista, dado que su visiَn no la aprovechan para contemplar y meditar, ni para prevenirse y abandonar sus malos hلbitos y extravيos.

19- Por su perplejidad y confusiَn, por su estado de congoja y tensiَn, por su incapacidad de distinguir entre lo que les beneficia y lo que les perjudica, son comparados a un grupo de gente que fueron sorprendidos por lluvias con fuertes truenos y rayos y se colocan las punta de sus dedos en sus oيdos para no oيr los ruidos ensordecedores de los truenos, temiendo morir y creyendo que evitan la muerte tapلndose los oيdos, y cuando (oyen) la revelaciَn corلnica aclarando y mencionando las tinieblas de la incredulidad y anunciando las amenazas del castigo y mencionando la fe y su luz radiante, detallando las advertencias y las distintas clases de tormentos, se niegan a escucharlo y tratan de desentenderse de él, suponiendo que apartarse de oيr el Qur’an les liberarل del castigo. Mas Dios conoce a los incrédulos y los abarca en Su dominio desde todos los lados con Su sabidurيa y poderيo infinitos.

20- El relلmpago de fuerte advertencia casi (elimina) arranca sus vistas por su potencia. El relلmpago les va alumbrando el camino al compلs de su luz intermitentemente y caminan varios pasos ayudados por su luz, mas cuando se apaga y crece la obscuridad, se detienen confusos y sorprendidos; y asي estos hipَcritas, que ven como se muestran ante ellos las seٌales y los portentos, les asombra su luz y se proponen enmendarse, pero poco después vuelven a la incredulidad y a la hipocresيa. Si Dios quisiera, eliminarيa sus oيdos y su visiَn sin el trueno ni el relلmpago, ya que Su poder es infinito y si desea realizar algo lo hace, pues nada para ةl es impedimento ni en los Cielos ni en la Tierra.

21- ،Humanos! Adorad a vuestro Seٌor que os generَ y dio vida y desarrollo, como creَ a quienes os antecedieron. ةl es Creador de toda cosa; quizل adorلndole predispondréis vuestras almas y las prepararéis para glorificar a Dios y temerlo, y asي purificaréis vuestras almas sometiéndolas a la verdad y haciéndolas temer las nefastas consecuencias.

22- Es Dios el عnico que aplanَ la Tierra con Su poder y allanَ su forma para facilitaros permanecer y beneficiaros de ella, y constituyَ sobre vosotros el Cielo, con sus planetas y estrellas cual elevado edificio, y os prodigَ el medio de vida- el agua- que hace descender del Cielo y con el cual hace germinar las plantas y los لrboles de fruto con cuyos beneficios os proveyَ; no es aceptable, pues, con esto, que os imaginéis que Dios tiene similares a los cuales deberيais adorar como lo adorلis a ةl. ةl aconseja y vosotros sabéis por vuestra sana naturaleza que no tiene igual ni asociado; no falseéis ni desviéis este (conocimiento) natural que os otorgَ el Creador al crearos.

23- Si estلis en dudas respecto a la veracidad de este Qur’an que revelamos de modo sucesivo a Nuestro siervo Muhammad (D.B.P.), tenéis en vuestras manos las claras y evidentes razones que os muestran la verdad; tratad entonces de presentarnos una sura igual a las de este Qur’an, en su elocuencia, sabidurيa, ciencia y demلs dictados de virtudes y recta guيa y llamad, para ello, a quienes atestigüen en vuestro favor de que habéis logrado producir una sura similar y requerid el apoyo y la ayuda de ellos; pero no hallaréis tales testigos ni tal apoyo y ayuda. Estos testigos no son Dios, pues Dios es Quien apoya a Su siervo Muhammad (D.B.P.) con su Libro y es su testigo en todas sus acciones. Intentad lo que os proponemos si es sincera vuestra duda y sospecha respecto a Nuestra Revelaciَn (el Qur’an).

24- Si no podéis componer una sura similar a las suras del Qur’an, y no podréis hacerlo en ningْn modo ni circunstancia, dado que ello no estل dentro de las posibilidades ni capacidades de ningْn ser creado, puesto que el Qur’an es la palabra del Creador, os conviene evitar las causas que os llevarلn al tormento en la vida postrera, que es el fuego cuyo combustible y leٌa serلn los incrédulos y las piedras (de las cuales estلn hechos los يdolos). Dicho fuego estل preparado para atormentar a los obstinados negadores de la verdad.

25- Y si tal es el castigo de los impْdicos perversos incrédulos, el Paraيso es el habitلculo de los sinceros creyentes. Informa, ،Muhammad! (D.B.P.), a quienes creen en Dios, Su Enviado y Su Libro y aceptaron la verdad sin dudas ni sospechas y hacen buenas obras, dales una noticia que les alegrarل y llenarل de gozo sus corazones: Dios les ha dispuesto jardines fructيferos atravesados por rيos bajo sus لrboles y palacios y cada vez que Dios les provee de algunos de sus frutos, dicen: Estos frutos se asemejan a los que antes recibimos, esto porque los ven parecidos en su tipo y forma, pero son distintos en sabor y deleitaciَn. Ademلs poseerلn esposas de inmaculada e intacta pureza, carentes de defectos. En este Paraيso permanecerلn eternamente vivos y no saldrلn de él.

26- Dios expone a la gente parلbolas para clarificarles la verdad, utilizando para sus parلbolas los diminutos seres vivientes y asimismo las grandes cosas. Los que no creen, los incrédulos, desvalorizan la ejemplificaciَn con los minْsculos seres vivientes como los mosquitos y las araٌas; mas Dios les recuerda que a ةl no Le avergüenza, como ocurre a sus siervos, utilizar para ello cualquier elemento por mلs insignificante que sea, y asي cabe que utilice la menciَn de un mosquito, o algo mلs grande que ello para sus parلbola. Los creyentes comprenden el significado de cada parلbola y saben que es una verdad procedente de Dios, pero los incrédulos lo reciben con rechazo diciendo: ؟Qué quiso Dios significar con este ejemplo? Deben saber que tal parلbola serل causa de extravيo para quienes rehusan la verdad y no la desean, y serل causa para guiar a los sinceros creyentes con la verdad que desean, y no es motivo de extravيo salvo para los desviados rebeldes.

27- Quienes quiebran el pacto de Dios y no asumen la fuerte y firme alianza que les insuflَ en sus propias almas al crearlas y darles su naturaleza, alianza asegurada por la razَn y el intelecto de los cuales los proveyَ y por los mensajes y los Mensajeros; y cortan los lazos que Dios dispuso que se mantuvieran, como los lazos familiares, los de la buena relaciَn, la piedad y la misericordia entre los seres humanos, y se dedican a corromper con malos tratos, pésimo comportamiento, azuzando las discordias, provocando las guerras y destruyendo las culturas; estos son los que terminan perdidos por haber corrompido su propia esencia, y por eliminar y cortar lo que debe existir entre ellos y los demلs de cariٌo y buena relaciَn, condescendencia y misericordia, y asي tendrلn humillaciَn y escarnio en esta vida y el oprobio y el tormento en la Otra.

28- ،Asombra vuestra posiciَn, incrédulos! ؟ Cَmo os aferrلis a la incredulidad sin tener ningْn argumento en el cual apoyaros? La observaciَn de vuestra propia existencia no os deja excusa para ser incrédulos; erais muertos y Dios os creَ y os dio el don de la vida y os conformَ en la mejor prestancia, y ةl es quien os harل morir cuando os llegue la hora suprema y luego os resucitarل a la vida nuevamente para juzgaros y castigaros: a ةl y no a otro habéis de retornar.

29- Y Dios, a Quien es un deber adorar y obedecer, es Quien os beneficiَ creando para vuestro bienestar y provecho todos los dones existentes en la Tierra, y luego Su voluntad se dirigiَ hacia los Cielos y los constituyَ en siete Cielos ordenados que contienen lo que alcanzلis a ver y lo que no alcanzلis a ver. Dios es omnisciente de todas las cosas.

30- Dios, enaltecido sea, manifiesta que ةl es Quien dio vida al ser humano y le otorgَ poder sobre la Tierra, y manifiesta luego las bases sobre las cuales lo conformَ y el conocimiento que en él depositَ respecto de las cosas y le recuerda tales hechos; por tanto tْ, ، Muhammad (D.B.P.)!, recuerda cuando (Dios) dijo a los لngeles: Ubicaré sobre la Tierra a quien le daré poder y dominio sobre ella; y éste es Adلn y su descendencia, a quienes Dios les hizo sus representantes en la Tierra a fin de edificarla y urbanizarla. Entonces los لngeles inquirieron respecto al secreto que esto implicaba, diciendo: ؟Ubicarلs sobre la Tierra a quienes se den a la corrupciَn con sus rebeldيas y pecados y derramarلn sangre por agresiَn y asesinato impulsados por su natural inclinaciَn hacia las tentaciones, mientras que nosotros Te exaltamos, renegando de todo lo que no convenga con Tu divinidad, y santificamos Tu nombre y Te adoramos? Su Seٌor les respondiَ: Yo sé lo que vosotros no sabéis respecto al beneficio de esta decisiَn Mيa.

31- Luego de crear a Adلn y enseٌarle los nombres de las cosas y sus caracterيsticas, a fin de que se establezca firmemente en la Tierra y se beneficie de ella, Dios expuso tales cosas a los لngeles y les inquiriَ: Nombradme los nombres de estas cosas y sus caracterيsticas, si es que sois veraces en vuestra suposiciَn de tener mلs derecho en representarme en la Tierra, como afirmلis que no existe mejor que vosotros, dado que Me obedecéis y adorلis.

32- Los لngeles comprendieron y constataron su incapacidad, y exclamaron:، Seٌor nuestro!, nosotros Te exaltamos y renegamos de todo lo que no condiga con Tu majestuosidad, confesamos y reconocemos nuestra incapacidad y deponemos nuestra oposiciَn, pues no poseemos mلs conocimiento que el que Tْ nos diste. Tْ eres el Omnisciente de todo, el Sabio de toda obra que haces.

33- Dios dijo a Adلn: informa a los لngeles acerca de las cosas. Adلn obedeciَ demostrando su superioridad sobre ellos. Entonces Dios, recordلndoles que Su omnisciencia abarca todas las cosas, les dijo: ؟ No os he dicho que conozco todo lo que estل oculto en los Cielos y la Tierra y nadie mلs que Yo lo conoce? Y conozco lo que manifestلis en vuestras palabras y lo que ocultلis en vuestras almas,

34- ،Profeta!, recuerda cuando dijimos a los لngeles: Reverenciad a Adلn en seٌal de homenaje, de saludo y reconocimiento de su superioridad; y todos los لngeles obedecieron, menos Iblis, quien se negَ a prosternarse ante Adلn, y asي se convirtiَ en su opositor y negador de las mercedes de Dios, de Su sabidurيa y de Su conocimiento.

35- Dios ordenَ a Adلn y a su pareja que vivieran en el Paraيso de la abundancia, diciéndole: ، Habita tْ y tu mujer en el Paraيso y comed de él lo que deseéis, con gozo y abundancia, sin que ello os cause trabajo, ni cansancio; de cualquier lugar que querلis, tomad los frutos que os apetezcan! Pero Dios les mencionَ y seٌalَ especialmente un لrbol y les previno de comer de sus frutos diciéndoles: no os acerquéis a este لrbol y no comلis de él. Si incumplيs esta prohibiciَn seréis rebeldes e inicuos.

36- Mas, Iblis, rencoroso y envidioso de Adلn, comenzَ a tejer engaٌos y a tentar a Adلn y a su compaٌera para que comieran de ese لrbol, hasta que cedieron y comieron(de sus frutos) y Dios los alejَ de lo que gozaban de Sus generosos dones y gracias y les ordenَ que descendieran a la Tierra, en donde vivirيan ambos y su descendencia y se enfrentarيan cual enemigos unos de otros por egoيsta rivalidad y malas tentaciones de Satanلs. La Tierra serل su lugar de estabilidad facilitلndoles su supervivencia y gozo de sus propios bienes, hasta que llegue la hora suprema a cada uno de ellos.

37- Adلn y su esposa se dieron cuenta de su equivocaciَn y el daٌo que se produjeron a sي mismos, y Dios inspirَ a Adلn palabras para que las pronunciara como arrepentimiento y peticiَn de perdَn, y Adلn las pronunciَ. Dios las aceptَ y le perdonَ, porque ةl es generoso en aceptar el arrepentimiento y es el Misericordioso con Sus criaturas débiles.

38- Y dijimos a Adلn, a su esposa y a Iblis: descended a la Tierra, en donde tendréis obligaciones y mandamientos que cumplir cuando os los comunique, que con seguridad os llegarل: quienes se avengan a Mis mandatos y transiten el camino de Mi guيa no sentirلn miedo y no les alcanzarل aflicciَn por no conseguir alguna recompensa, pues Dios no desperdicia el galardَn de quien bien obre.

39- Quienes nieguen y desmientan a los Mensajeros de Dios y a Sus Libros, ésos son la gente del Infierno, donde permanecerلn eternamente, sin poder salir.

40- ،Hijos de Israel!, recordad los dones que os otorgué, y a vuestros padres, recordadlos y cumplid con la obligaciَn de agradecérmelos, y cumplid vuestro compromiso conmigo, que habéis reconocido y os habéis obligado a sostener: que es la Fe, firme creencia, el buen obrar y creer en los Profetas que vendrيan después de Moisés, cumplid con Mi Pacto, que yo cumpliré con Mi promesa con vosotros: la buena recompensa y el bienestar permanente; no temلis a nadie mلs que a Mي y estad prevenidos contra las causas que motiven Mي ira sobre vosotros.

41- Y creed en el Qur’an que he revelado y que confirma los Libros que poseéis y que contienen el conocimiento de la Unicidad de Dios y Su adoraciَn, asي como la prلctica de la justicia entre los humanos; y no os apresuréis en desconocer y negar el Qur’an, convirtiéndoos en los primeros incrédulos y desmentidores del mismo, siendo que vosotros debéis ser los primeros en creer en el Qur’an, y no abandonéis las evidentes aleyas de Dios, por una pequeٌa compensaciَn en los bienes efيmeros de este mundo, y temed sَlo a Mي, transitad Mi camino y rechazad la falsedad.

42- Y no confundلis la verdad que revelo con la falsedad que vosotros componéis, y no ocultéis la verdad de la cual emana la veracidad de la misiَn de Muhammad (D.B.P.), sabiendo con certeza que es la pura, la veraz y la auténtica.

43- Y aceptad la convocatoria a la fe, cumplid perfectamente la oraciَn, dad el Zakat a sus merecedores y orad en conjunto con la comunidad musulmana, para que asي logréis la recompensa de la oraciَn y de observarla en grupo. Cumplir con todo esto, implica que seلis musulmanes.

44- ،؟Exigيs de la gente que hagan muchas obras de bien, que sean obedientes a Dios y se alejen del pecado y la rebeldيa, mientras vosotros no cumplيs con lo que proclamلis?! Exigيs perjudicando vuestras propias almas cual si os olvidarais de ellas, a pesar de que leéis la Torل (Pentateuco) que fija amenazas y severas advertencias cuando los dichos contradicen los hechos ؟ Es que no poseéis juicio que os impida actuar de este modo tan reprobable?

45- Recurrid a la paciencia y al refreno del alma para que soporte lo que no le es grato, en el cumplimiento de los mandamientos de la fe, entre ellos el del ayuno; y buscad el auxilio en la oraciَn que purifica el corazَn e inhibe de las acciones impْdicas y repudiables. Por estas razones la oraciَn no es gravosa ni molesta, no lo es para los sinceros obedientes, que aman acatar las َrdenes de Dios y cuyos corazones se apaciguan al invocarlo

46- Estos obedientes de corazَn apaciguado, creen firmemente en el Dيa del Juicio Final y que se encontrarلn con su Seٌor en la Resurrecciَn, a Quien retornarلn para rendir cuentas por sus acciones y recibir Su recompensa.

47- ،Pueblo de Israel!, recordad los dones con que os agracié al salvaros de la opresiَn del Faraَn, guiaros en la recta senda y daros dominio en la Tierra, después de haber estado privados de toda posesiَn en ella; agradeced pues a Quien os ha brindado dichos dones obedeciéndole, y recordad que yo he dado a vuestros progenitores lo que no he concedido a nadie de vuestros contemporلneos. Estas palabras y advertencias estلn dirigidas a toda la comunidad judيa en general, y de especial modo a los propios grupos del Mensajero Muhammad.

48- Y temed el gravoso Dيa del Juicio, el Dيa de la Resurrecciَn, cuando ningْn alma podrل proteger a otra de nada, ni suplirل ninguna alma a otra en nada, ni se aceptarل de alma alguna presentar intercesor, ni se aceptarل ninguna clase de ofrecimiento en rescate de los pecados; y nadie podrل impedir el tormento a quienes se lo merecen.

49- Y recordad que os salvamos de la opresiَn de Faraَn y su séquito, quienes os imponيan los mلs dolorosos tormentos, que degollaban a vuestros varones recién nacidos, por el temor de que entre ellos surgiera quien suprimiera y acabara con el dominio y el reino del Faraَn, y dejaban con vida a las niٌas para utilizarlas. En tales tormentos y riesgos de que desaparecierais, hay una dura prueba a que os ha sometido vuestro Seٌor y una grande y extrema prueba para vosotros mismos.

50- Y recordad de entre las mercedes de Dios para con vosotros, cuando separamos las aguas del mar por vuestra causa, para que lo cruzarais y os salvarais de la persecuciَn del Faraَn y sus ejércitos, y que por Nuestra merced os salvasteis y Nos vengamos de vuestros enemigos, ahogلndoles ante vuestros ojos, para que vieseis cَmo naufragaban y cَmo el mar se cerraba sobre ellos, al tiempo que vosotros salيais de su cauce.

51- Y recordad cuando vuestro Seٌor prometiَ a Moisés los cuarenta dيas para que se dirigiera a Dios. Moisés fue a la cita y, al regresar, os hallَ desviados, adorando al becerro hecho por el Samirي para vosotros, y asي fuisteis rebeldes asociando otra divinidad a Dios, Que os creَ y salvَ.

52- Luego os perdonamos y borramos el castigo que merecيais, cuando os arrepentisteis y rogasteis el perdَn de vuestro crimen; quizل por tal perdَn agradeceréis a vuestro Seٌor por haberos dispensado Su perdَn y Su gracia.

53- Y recordad nuestra merced para con vosotros al revelar a Moisés, vuestro Profeta, Nuestro Libro la Torل, con normas que separan la verdad de la falsedad y distinguen entre lo lيcito y lo ilيcito, para que os guiéis por su luz y evitéis el extravيo reflexionando su texto y contenido.

54- Y recordad cuando el Mensajero Moisés que os enviamos os dijo: Pueblo mيo, os habéis hecho un enorme daٌo a vosotros mismos, tomando el becerro del Samirي como objeto de adoraciَn; pedid, pues, el perdَn de vuestro Seٌor, Quien os creَ de la nada, resistiendo a la malas inclinaciones de vuestras almas que os ordenan el mal; mortificadlas a fin de humillarlas. Y Dios os ayudَ y guiَ en ello y asي fue una acciَn de bien para vosotros ante vuestro Creador, Que aceptَ vuestro arrepentimiento y os absolviَ, pues ةl es el Mلs Remisor para con Sus siervos, y de amplia misericordia.

55- Y recordad cuando dijisteis a Moisés: No haremos ante ti ninguna profesiَn de fe hasta que veamos a Dios claramente con nuestros ojos, sin que Lo oculte a nosotros nada; y asي cayَ sobre vosotros un rayo y fuego desde el Cielo que os aterrorizaron y fue un castigo por vuestra obstinaciَn y vuestra iniquidad y por exigir lo que es imposible que ocurra, para satisfacer vuestro deseo; comprobasteis y visteis vuestra nefasta situaciَn y lo que os alcanzَ de desgracia por los efectos del rayo.

56- Luego os despertamos y os revivimos de vuestra parلlisis y os indicamos cَmo agradecer y reconocer Nuestra merced por ello, y cَmo debيais afianzaros reconociendo las mercedes y los derechos de Dios, cumpliendo, de esta forma, con los derechos de Dios y agradeciendo a vuestro Creador

57- Y de Nuestras mercedes para con vosotros, fue hacer que las nubes os cubrieran y dieran sombra que os protegيa del excesivo calor, y hacer descender sobre vosotros el manل (que es una materia dulce como la miel, que cae y se acumula sobre los لrboles al salir el sol), e hicimos descender las codornices en bandadas que os llegaban de maٌana y de noche para que os alimentarais y gozarais, y os dijimos: Comed de las cosas buenas de Nuestra provisiَn; mلs ellos renegaron de esta merced y ello no Nos perjudicَ sino que se daٌaron a sي mismos, puesto que el perjuicio de la rebeldيa cae sobre ellos.

58- Y recordad, hijos de Israel, cuando os dijimos: entrad a esta ciudad grande que os seٌalَ vuestro Profeta Moisés, y comed de sus bienes lo que gustéis sin medida y en abundancia, con la condiciَn de que vuestro ingreso sea con reverencia y obediencia(a Dios) y por la puerta cuyo nombre os indicَ vuestro Profeta, y pedid a Dios, en ese momento, que os perdone vuestros pecados, pues a quien lo pida con sinceridad le perdonaremos sus pecados y a quien fuera bienhechor, obediente, le aumentaremos la recompensa y la consideraciَn, ademلs del perdَn y la dispensa.

59- Pero quienes oprimieron se opusieron a las disposiciones de su Seٌor y dijeron algo distinto a lo que les habيa ordenado formular, burlلndose y revelلndose, y Dios hizo caer sobre los opresores el tormento, cual castigo a su herejيa, oposiciَn y desobediencia a las disposiciones de su Seٌor.

60- Y recordad, hijos de Israel, el dيa en el cual vuestro Profeta Moisés pidiَ a su Seٌor las fuentes(de Dios), cuando os abatيa la sed en el desierto, y entonces os dimos misericordia diciendo a Moisés: ،Golpea con tu bastَn las rocas! Y surgiَ el agua en doce fuentes. Cada grupo, eran doce, tuvo su fuente y cada tribu conociَ el lugar donde beber, y os dijimos: comed del manل y las codornices y bebed de estas aguas fluyentes y abandonad vuestro modo de actuar y no os sumerjلis en la corrupciَn sobre la Tierra e inhibيos de los pecados.

61- Y recordad también, vosotros judيos, el dيa que vuestros antecesores fueron dominados por la arrogancia y el desdén y no tuvieron en cuenta la obligaciَn de respetar las mercedes de Dios y considerarlas, diciéndole a Moisés: No soportamos el comer de un sَlo alimento- en referencia al manل y las codornices-; pide a tu Seٌor de parte nuestra que haga brotar para nosotros lo que la tierra produce, verduras, pepinos, lentejas, cebollas y ajos. Asombrَse Moisés y se molestَ con ello y les respondiَ: Preferيs esos productos sobre lo que es mلs preferible y mejor, es decir el manل y las codornices; descended del Sinaي e ingresad a alguna ciudad y hallaréis lo que deseلis. Por causa de su arrogancia, desdén y obstinaciَn, estos judيos se vieron cubiertos por la humillaciَn, la miseria y la indignidad y se merecieron la ira de Dios, por su continua y pertinaz rebeldيa y obstinaciَn y por su contumacia en la incredulidad y la negaciَn de los portentos de Dios, y por asesinar a los Profetas, violando la verdad consistente y confirmada. Los impulsَ a tales incredulidades y asesinatos la inclinaciَn de sus almas por la rebeldيa, la agresiَn y el quebrantamiento de todo lيmite en sus pecados.

62- Los que creyeron en los Profetas anteriores, y los judيos, cristianos y los sabeos, que sacralizan los planetas y las estrellas (como creaciَn y portentos de Dios), y creyeron en los لngeles y en la misiَn de Muhammad (D.B.P.) tras su designaciَn como Mensajero, y creyeron firmemente en la unicidad de Dios Altيsimo, en la Resurrecciَn, el Juicio en el Dيa Final y obran en pro del bien durante su vida terrenal, todos ellos tienen su recompensa preparada con su Seٌor y no les afligirل temor por algْn castigo ni les alcanzarل la tristeza por no haber conseguido el goce de alguna recompensa. Es Dios Quien no desperdicia la recompensa de los que bien obren (1). ————— (1) El texto corلnico se refiere a los cristianos, judيos, sabeos…etc. Anteriores a la designaciَn del Profeta Muhammad como Mensajero de Dios.

63- Y recordad(hijos de Israel) el momento en el cual os impusimos el Pacto y la Alianza, elevando sobre vosotros la montaٌa del (Sinaي), con Nuestro poder, como sombra, y tuvisteis miedo y os sometisteis. Entones os dijimos: Tomad lo que os damos de buena guيa y recto sendero con firmeza y dedicaciَn y recordad(siempre) su contenido dirigido a quien lo cumpla y lo aplique, y asي protegeréis vuestras almas del castigo.

64- Mas después y a pesar de todo ello, os opusisteis, y si no fuera por la gracia de Dios y Su misericordia para con vosotros y Su deseo de retrasar el tormento(que os merecيais), os hubierais contado entre los extraviados y los condenados.

65- Y sin duda vosotros conocisteis a quienes quebrantaron el sلbado de entre vosotros, y se dedicaron a pescar en tal dيa, que es dيa de fiesta y descanso y toda actividad en él estل prohibida, y cَmo Dios degradَ los corazones de los rebeldes y se convirtieron en simios y les alejَ de Su misericordia, y fueron expulsados como perros de los cuales se aparta la gente y siente repulsiَn y repugnancia por la convivencia con ellos.

66- Dios los expuso a tal situaciَn, en la que habيan caيdo, como ejemplo y advertencia para otros que se inclinaran por obrar como ellos. Ejemplo para sus contemporلneos y para quienes vinieran después de ellos y también cual consejo y lecciَn para quienes tengan temor de su Seٌor, puesto que éstos son los que se benefician de los consejos, advertencias y ejemplos.

67- Y recuérdales, Muhammad (D.B.P.), cuando Moisés dijo a su gente con motivo del asesinato de un hombre sin que se pudiera identificar al asesino: Dios os ordena que sacrifiquéis una vaca como inicio de averiguaciَn e identificaciَn del asesino; mas ellos se asombraron y dudaron de que hubiera relaciَn entre el asesinato y el degüello de la vaca y dijéronle: ؟ Te burlas de nosotros, Moisés? Y les respondiَ: me refrendo en la educaciَn y enseٌanzas que Dios me ha inculcado y no procederé como persona ignorante que se burle de Sus siervos.

68- No convencidos respecto a la relaciَn entre el asesinato y el sacrificio de una vaca, dijoles Moisés: Dios me ha informado que no debe ser(un animal) de edad ni muy joven, sino de término medio entre la vejez la juventud; por tanto, ،cumplid con lo que Dios os ordena!

69- Pero persistieron en sus dudas y dijeron: Pide a Dios que informe del color de dicha vaca; contestَ Moisés: Dice Dios que debe ser de color canela amarillento, fuerte y destacado y sin manchas(de otro color), agradable a la vista por la pureza de su color y su claridad.

70- Mas persistieron en sus preguntas y dijeron: Ruega a tu Seٌor que nos aclare el tipo y las caracterيsticas de tal vaca, pues las vacas nos parecen todas muy similares y si se nos aclara esto, la identificaremos, si Dios quiere.

71- Les respondiَ Moisés: Dice Dios: Es una vaca que no ha sido sometida a las labores de labranza y cultivo, ni a las del riego de la tierra en sementera o con vegetales en crecimiento; y debe estar libre de todo defecto, deformaciَn y enfermedad, sin otro color discordante con la totalidad del propio de su cuerpo. Entonces dijeron a Moisés: Ahora nos has informado con claridad; y buscaron y hallaron la vaca que reunيa tales condiciones y procedieron a degollarla, luego de estar a punto de negarse a hacerlo, segْn sus excesivas preguntas y por lo prolijo de sus plلticas.

72- Y acordaos, judيos, del dيa en que matasteis a una persona y os acusasteis y reprochasteis mutuamente del crimen, mas Dios conocيa la verdad de este hecho y la manifestarيa a pesar de querer vosotros ocultarla.

73- Y os hemos dicho por boca de Moisés: golpead el cuerpo del asesinado con parte de esta vaca, y lo hicisteis, y Dios reviviَ al asesinado y éste denunciَ el nombre de quien le habيa matado e inmediatamente cayَ muerto. Tal hecho fue un milagro que Dios otorgَ a Moisés(1), pues Dios es todopoderoso y con este poder, como lo habéis comprobado, revivirل a los muertos el Dيa de la Resurrecciَn. Dios os muestra los signos de Su poder, y asي quizل las comprenderéis y las tomaréis como enseٌanza y en consideraciَn. ——————– (1) Esta explicaciَn configurarيa un relato separado de la acciَn de sacrificar una vaca y la orden de Dios de degollar al animal, un relato aparte dirigido a permitirles alimentarse de su carne, como lecciَn moral, dado que convivيan con el pueblo egipcio, el cual (por motivos de sus creencias) sacralizaba a los vacunos y los judيos permanecيan aْn influenciados por tal sacralizaciَn y prueba de ello es que aceptaron adorar la estatua del becerro. Asي se hizo imprescindible imponerles el degüello de una vaca para eliminar los rastros de tal influencia y eso explica las razones de la orden del degüello y aclara sus discusiones (con Moisés) exigiendo explicaciones y detalles y no mostrando voluntad y obediencia, hasta que finalmente cumplieron con lo que se les ordenaba y procedieron a degollar la vaca. Después de estar a punto de negarse a hacerlo.

74- Mas vosotros, judيos, a pesar de tantas evidencias y portentos, no os habéis convencido ni obedecido ni permanecido firmes en fidelidad, y vuestros corazones no se conmovieron ni se enternecieron, sino que se endurecieron y permanecieron duros y لsperos como las piedras, y aْn mلs duros. Las piedras se rompen y dispersan cual si poseyeran reacciَn propia. Hay rocas desde las cuales surgen aguas torrentosas que forman rيos, y otras que se parten y dan paso a surgentes fuentes, y otras que son afectadas por el poder de Dios y Su decisiَn y se derrumban desde lo alto de las montaٌas en cumplimiento de lo que Dios ha dispuesto segْn Su voluntad. Sin embargo, vuestros corazones, judيos, no se conmueven y ،ay de vosotros por ello!, pues Dios no desconoce vuestras acciones y os aleccionarل con todos los diversos modos de castigos si no agradecéis los tipos tan variados de los dones(que Dios os da).

75- En cuanto a vosotros, creyentes (musulmanes), no os corresponde ambicionar ni esperar que los judيos adopten vuestra fe y acepten vuestra autoridad, pues en todas sus sectas se hallan reunidas todas las fracciones de la degradaciَn y la vileza que separan entre ellos y la fe en la verdad. Un grupo de ellos, los rabinos, escuchan las palabras de Dios en la Torل y las comprenden en su real significado, y sin embargo se empeٌan en falsearlas y darles otro sentido sabiendo que es la verdad y que los Libros que Dios ha revelado no deben ser cambiados (ni falseados).

76- Un grupo hipَcrita de los judيos, al encontrarse con los sinceros musulmanes, trataban de engaٌarles diciéndoles: creemos que estلis con la verdad y que Muhammad (D.B.P.) es el Profeta anunciado y descrito en la Torل. Mas cuando se hallaban con otros grupos de entre ellos, estos les reprochaban su descuido y equivocaciones al manifestar por boca propia, mientras trataban de engaٌar a los sinceros musulmanes, afirmaciones que beneficiaban a éstos, sus rivales, y que contrariaban los procederes engaٌosos y sus exigencias y condiciones, al mencionar las profecيas insertas en la Torل respecto a las seٌas particulares del Profeta Muhammad(D.B.P.), y asي les daban argumentos y razones que se volverيan contra los propios judيos, el Dيa de la Resurrecciَn.

77- Y a estos y aquellos, ؟acaso se les olvidَ que Dios no necesita de tales argumentos y razones, pues ةl conoce tanto lo que ocultan como lo que manifiestan?

78- Y hay entre lo judيos un grupo de ignorantes y analfabetos, que no saben respecto a la Torل mلs que mentiras concordantes con sus deseos y aspiraciones. Son mentiras inventadas y elaboradas por sus rabinos, convenciéndoles de que son verdades contenidas en la Torل.

79- Tales rabinos obtendrلn sَlo aniquilaciَn y tormentos porque escriben textos con sus propias manos y luego dicen a los iletrados y analfabetos: Estos son de la Torل que ha venido de parte de Dios; es para obtener con ello fْtiles bienes y elementos de uso mundano y asي se agencian estas futilezas y elementos al precio de la verdad y la veracidad; ، ay de ellos por lo que falsean y atribuyen a Dios! y ، ay de ellos por lo que obtienen como fruto de sus falsedades!

80- Y entre las causas de discusiones y oposiciones entre ellos que les inculcan sus rabinos, estل la que les asegura falsamente que el fuego del Infierno no alcanzarل a ningْn judيo mلs que por contados dيas, asي haya cometido cualquier tipo de transgresiones(y pecados). Diles, Muhammad(D.B.P.): ؟ Habéis pactado con Dios al respecto y logrado sosiego y seguridad, dado que sabéis que Dios no anula Sus pactos ni los retrasa, o es que vosotros, judيos, atribuيs a Dios vuestras mentiras?

81- La verdad es que atribuيs a Dios vuestras mentiras, pues la autoridad y la ley de Dios es general y se aplica y ejecuta en todas Sus criaturas sin distinciَn entre judيos y no judيos, pues quien cometa un mal cuyas consecuencias perniciosas le envuelvan hasta cerrarle los caminos de la salvaciَn, se sumarل a los condenados al fuego infernal donde permanecerل eternamente.

82- Y quienes han creيdo y obrado el bien poseerلn el Paraيso, por su fidelidad y cumplimiento de los mandamientos de su fe, como el obrar por el bien y hacer acciones bondadosas, y estarلn disfrutando del Paraيso

83- Y vosotros, judيos, ademلs de todas vuestras falsedades, poseéis un pasado rebosante de crيmenes y rompimiento de pactos y transgresiones a lo que Dios os ha fijado como lيmites. Recordad que os hemos impuesto un pacto en la Torل: que no adorarيais mلs que a Dios, y que harيais el bien a vuestros progenitores, a los parientes, a los huérfanos y a los indigentes, y que debيais utilizar la buena palabra en vuestras conversaciones con la gente en términos que os acercaran a ellos y no los alejaran de vosotros y que cumplirيais lo que se os habيa impuesto de rezos, oraciones y Zakat; y recordad vuestra actitud ante este pacto, pues lo habéis desconocido e incumplido, menos algunos pocos de vosotros que respetaron la verdad.

84- Y os impusimos el pacto y compromiso en la Torل, que no derramarيais la sangre unos de otros y que algunos de vosotros no debيan abandonar sus lugares de residencia, y tal pacto y compromiso reconocéis que figuran en vuestro Libro y atestiguلis su veracidad.

85- Y he aquي que os matلis entre vosotros y un grupo de vosotros expulsa injustamente a otro de sus hogares con el apoyo y la ayuda de ajenos y con agresiَn y alevosيa y cuando cae un grupo de vosotros prisionero en manos de quienes os apoyan y ayudan, os ponéis a la tarea de rescatarlos de su cautiverio pagando el rescate, y si se os pregunta por qué razَn respondéis: nuestros Libros nos ordenan que rescatemos nuestros judيos prisioneros. ؟No os mandan vuestros Libros no derramar la sangre de vuestros hermanos y no expularlos de sus casas y hogares? ؟Es que aceptلis parte de lo legislado en los Libros y negلis y rechazلis parte? Sabed entonces que la pena que le corresponde a quien de vosotros asي actْe serل la humillaciَn y el fracaso en esta vida y que en el Dيa de la Resurrecciَn, Dios, Que conoce sus acciones y sus secretos, les someterل al mلs fuerte tormento(1) —————– (1)Habitaban, antes del Islam, la ciudad de Medina, dos tribus لrabes enfrentadas y enemistadas: los Aws y los Jazray y dos tribus judيas: los Qurayza y los Nadir. Los Qurayza eran aliados de los Aws y los Nadir de los Jazray, y cuando se suscitaba un enfrentamiento entre las dos tribus لrabes se, sumaban a cada bando sus aliados judيos, participaban en la lucha contra la tribu adversaria y contra los judيos aliados a la misma a pesar de la hermandad de religiَn y no ahorraban esfuerzos en derramar la sangre de sus correligionarios y en expulsarlos de sus hogares; pero cada una de las dos tribus judيas procedيan a rescatar a los judيos del otro bando que hubieran caيdo prisioneros en manos de tal bando y si se les inquirيa: ؟Por qué los rescatلis si ellos peleaban junto a vuestros enemigos contra vosotros? , respondيan que Dios les ordenَ en la Torل que no derramen la sangre unos de otros y que no se expulsen de sus hogares unos a otros. Son transgresores que acatan parte del Libro y desconocen y rechazan otra.

86- Han caيdo en tal situaciَn por haber preferido las posesiones momentلneas y efيmeras de este mundo, sobre los goces y bienes permanentes de la vida postrera y asي aparecen como habiendo adquirido la vida del mundo al precio de la vida del otro, el postrero y por tanto no se les disminuirل el tormento de infierno y no hallarلn quien los salve de él.

87- Y recordad también, ،oh, judيos!, vuestras posiciones extraviadas y criminales frente a Moisés y frente a quienes os enviamos de los Mensajeros después de Moisés. Os enviamos a Moisés y le proveيmos de la Torل, y tras él enviamos varios Mensajeros: Jesْs, el hijo de Marيa, entre ellos, a quien reafirmamos con los milagros y auxiliamos con el Espيritu Santo, que es Gabriel, el fiel Mensajero de la Revelaciَn; y cuando os llegaba alguno de tales Mensajeros vosotros considerabais que su misiَn no concordaba con vuestras apetencias espْreas, os negabais a escucharle y, ensoberbecidos, rechazabais seguirle y asي a algunos Mensajeros los desmentيais y a otros los asesinabais.

88- Igual posiciَn asumisteis frente a Nuestro Mensajero Muhammad (D.B.P.), el ْltimo de los Profetas, pues le habéis respondido cuando os convocَ al Islam: Nuestros corazones estلn cubiertos con velos que no dejan que les llegue tu convocatoria y casi no comprendemos nada de lo que dices. Pero sus corazones no estaban en el estado que pretendيan, sino que se ensoberbecieron y prefirieron el extravيo a la buena guيa, asي Dios les maldijo por su incredulidad y debilitَ su fe y fidelidad.

89- Asي cuando llegَ a ellos Nuestro Mensajero con el Qur’an, que es un Libro que proviene de Dios y que confirma lo que les revelamos en la Torل, lo rechazaron por obstinaciَn y envidia, dado que se lo hacيa conocer un Mensajero que no pertenecيa a su pueblo israelita, a pesar de que cuando se enfrentaban con los idَlatras en una polémica o combate, decيan que Dios les darيa la victoria con el envيo del Sello de los Profetas, anunciado en su Libro con la descripciَn de sus seٌas particulares, coincidentes en un todo con las seٌas y rasgos y atributos de Muhammad(D.B.P.). ،Que la maldiciَn de Dios caiga sobre quienes, como ellos, son tozudamente obstinados, negadores y opuestos a la verdad!

90- Perdedores,han vendido sus almas por mantenerse agresivos y abusadores, e inclinarse por sus confusos deseos y su fanatismo e intransigencia en considerarse un pueblo superior, y asي rechazaron y negaron infielmente Nuestra revelaciَn por odio y rencor hacia otros elegidos por Dios con exclusiَn de ellos, los judيos, para el envيo de un Mensajero de entre esos otros. Negaron asي a Dios el poseer la libertad de elecciَn para revelar desde Su generosidad a quien ةl desee de entre sus siervos, y obtuvieron ira sobre ira por su incredulidad, obstinaciَn y envidia. Los incrédulos como ellos hallarلn un tormento doloroso y humillador.

91- Tal era la situaciَn que cubrيa sus almas, utilizando excusas y argumentos ante la gente para justificar su rechazo y la no aceptaciَn del Qur’an cuando eran convocados a creer y aceptar la fe, diciendo que sَlo creيan en lo que les fue revelado y descreيan y rechazaban lo demلs. Mas mentيan con su pretendida fe en lo que les fue revelado en la Torل, puesto que su rechazo del Qur’an, que ratifica el contenido del Libro que tienen, es un rechazo y negaciَn de éste mismo y porque asesinaron a los Profetas que les llamaron a cumplir con la revelaciَn que ya conocيan, y el haberlos matado es la mلs contundente prueba de su falta de fe en la misiَn profética.

92- Mas vosotros, judيos, sois claramente incrédulos y descreيdos de vuestros propios Libros, y ya habيais renegado y vuelto al politeيsmo en la época del mismo Moisés, quien os mostrَ las evidencias y los milagros que confirmaban la veracidad de su misiَn; mas pronto, al ausentarse Moisés para implorar y hablar con su Seٌor, os abocasteis a la adoraciَn del becerro, volviendo a vuestra anterior idolatrيa, siendo vosotros inicuos, injustos y falsificadores.

93- Y cuando regresَ Moisés trayéndoos la Torل y visteis las obligaciones que sus disposiciones contenيan, las estimasteis demasiada carga y dudasteis de ella (de la Torل), y entonces Dios os mostrَ un signo confirmante de la veracidad de ese Libro y del beneficio que sus enseٌanzas os reportaban, elevando sobre vuestras cabezas el monte Sinaي, de tal modo que pareciَ como toldo sobre vosotros, y temisteis que cayera sobre vosotros, y entonces proclamasteis aceptaciَn y obediencia. Nos os impusimos un pacto: que no os conducirيais por medio de vuestras pasiones personales en la interpretaciَn del contenido de este Libro, y respondisteis: oيmos y obedecemos; mas vuestras obras y acciones ponen al descubierto vuestra pertinaz rebeldيa y desobediencia y que la fe no estل asumida en vuestros corazones. No es posible que la fe se asuma en los corazones de un pueblo apasionado en su adoraciَn del becerro. ،Pésimamente os dirige tal fe que pretendidamente proclamلis!

94- Injustificadamente presumيs que Dios os atribuyَ, de entre todas las gentes, el goce del Paraيso después de la muerte. Si en verdad creéis tal presunciَn, amad y desead la muerte para que no tarde en llegaros tal goce, que gratuitamente os atribuيs.

95- Pero, en realidad, no desean la muerte jamلs, por cuanto han cometido de transgresiones y opresiones que estلn en conocimiento de Dios, El cual sabe que mienten en sus presunciones. El goce eterno serل en el Dيa de la Resurrecciَn para los piadosos y virtuosos y no para los inmorales como ellos.

96- Los hallarلs, Muhammad (D.B.P.), mلs aferrados a la vida que todas las gentes, asي sea una vida respetable o humillante, y su aferramiento y apego es mayor que el de los idَlatras asociadores, los cuales no creen que exista Resurrecciَn ni Paraيso. Asي que desea cada uno vivir mil aٌos, pero aunque se prolongue su tiempo en vida aْn mلs, no dejarل de recibir lo que le espera del castigo de Dios, Quien conoce a los opresores (e injustos) y les harل sufrir la pena de sus malas obras.

97- Algunos judيos presumen ser tus enemigos y descreen del Qur’an (que te revelamos) porque son enemigos de Gabriel, que te comunica el mismo; diles entonces, Profeta: Quien sea enemigo de Gabriel es también enemigo de Dios, puesto que Gabriel no trae el Libro cual si fuera de su propia autorيa, sino que lo comunicَ por orden de Dios y como confirmaciَn de los anteriores Libros celestiales y confirmaciَn de vuestro propio Libro; el Qur’an es guيa y albricia para los creyentes.

98- Quien sea enemigo de Gabriel o Miguel o de cualquier لngel o Mensajero de Dios, quienes no obran ni transmiten mلs que lo que Dios les ordena, es considerado enemigo de Dios e infiel a ةl, y Dios es enemigo de los incrédulos.

99- Y lo que en tu corazَn, Profeta, hace descender Gabriel no es mلs que claras aleyas que no pueden ser menos que creيbles para quien busca la verdad y no las rechazan mلs que los obstinados que estلn fuera de los cلnones primigenios (de Dios).

100- Y asي los judيos, con sus permanentes vacilaciones y oscilaciones en la doctrina y la fe, vacilaron en el cumplimiento de todo pacto que suscribيan: cada vez que pactaban con los musulmanes o con otros un convenio, un grupo de ellos lo rechazaba, pues la mayorيa de los judيos no prestan fe a la inviolabilidad de los pactos ni a lo Sagrado de las alianzas y promesas o tratados.

101- Y cuando les llegَ un Mensajero de parte de Dios, con los rasgos y seٌales exactos y correspondientes con los descritos en sus Libros, y éste es Muhammad (D.B.P.), un gran grupo de ellos negَ lo anunciado en sus propios Libros respecto a este Mensajero, cual si tales anuncios no estuvieran escritos ni mencionados, ni ellos tuvieran noticia y conocimiento de los mismos.

102- Ya habيan creيdo en las falsedades afirmadas por sus demonios y los transgresores impْdicos e inmorales de su propia gente, respecto a Salomَn y su reino y poderيo: pretendieron divulgar y hacer creيble que Salomَn no era Profeta ni Mensajero que recibيa la revelaciَn de Dios, sino simplemente un hechicero que se apoyaba en sus hechicerيas y éstas le afirmaron y consolidaron su poderيo y por medio de tales hechicerيas dominَ a los genios y a los pلjaros y a los vientos, y asي atribuyeron a Salomَn la incredulidad y el ateيsmo. Pero no era Salomَn infiel ni ateo, sino que eran incrédulos y ateos los impْdicos demonios por haber difamado y falseado a Salomَn, y luego comenzaron a enseٌar a la gente la hechicerيa que poseيan y la que aْn persistيa de la hechicerيa revelada en Babilonia a los dos لngeles Harut y Marut, quienes no la enseٌaban a nadie sin antes prevenirle: Lo que te enseٌaremos conduce a la discordia y a la incredulidad y por tanto ten en cuenta esto y prevente y cuيdate de practicarlo. Pero la gente no se avino a este consejo y advertencia y aplicaron lo que aprendieron de los dos لngeles para separar al hombre de su esposa. Y esos demonios cayeron en la incredulidad, puesto que utilizaron sus afirmaciones calumniosas y difamatorias y sus falsas leyendas, como medios y respaldo para enseٌar la hechicerيa a los judيos. Pero no pueden daٌar a nadie con sus hechicerيas, puesto que Dios es Quien permite que se concrete un daٌo, si ةl quiere, y todo lo que se tome y aplique de las hechicerيas de tales demonios se vuelve en perjuicio de quien lo practique, en su fe y en su vida postrera, y ningْn provecho obtendrل de tales prلcticas. Los judيos saben con certeza evidente que quien se oriente hacia tales prلcticas de hechicerيa no tendrل participaciَn en los dones de la postrera vida. ،Que pésima elecciَn han hecho para sي, por no poseer los mيnimos restos de sabidurيa!

103- Pero si hubieran creيdo en la verdad y tenido prevenciَn de la majestad y excelencia de su Seٌor, Dios les hubiera recompensado con el mejor galardَn y esto serيa mلs beneficioso para ellos.

104- Mas vosotros, creyentes, tomad prevenciones frente a estos judيos y no le pidلis al Profeta Muhammad (D.B.P.), cuando os recite la Revelaciَn corلnica: Ra’ina (protégenos), en el sentido que estلis pidiéndole que os tenga en consideraciَn y despaciosamente os recite la Revelaciَn para comprenderla y memorizarla, pues los judيos perversos os imitan en tal expresiَn y sus lenguas se retuercen con ella al pronunciarla de modo que suene una insultante palabra que ellos conocen y que dirigen al Profeta para burlarse de él entre ellos; pero vosotros, creyentes, utilizad otra palabra en la cual no hallarلn los judيos lugar para la perversidad y burlas, y decid: Unzurna (espéranos) y prestad buena atenciَn a lo que os comunica el Profeta. Sabed que Dios tiene reservado para el Dيa de la Resurrecciَn un doloroso tormento para estos que se burlan del Mensajero (Muhammad (D.B.P.),

105- y sabed que estos impيos y ateos judيos y los asociadores adoradores de يdolos sَlo persiguen y desean vuestro perjuicio y no quieren que vuestro Seٌor os otorgue algْn bien; mas Dios no tiene en consideraciَn sus deseos y esperanzas ni lo que detestan, pues Dios elige otorgar Su misericordia a quien ةl desea, pues ةl es Poseedor de todo el bien.

106- Te han pedido, Muhammad, que les muestres milagros como los que les mostrَ Moisés, y otros Profetas israelitas, Nos es suficiente el haberte apoyado con (la revelaciَn) del Qur’an y si Nos dejamos de apoyar a un Profeta de hoy con milagros de Profetas anteriores o hubiéramos hecho olvidar a las gentes el recuerdo de tales milagros, hacemos que se concreten con él mejores milagros o similares, como afirmaciَn y referencia a su veracidad, pues Dios es todopoderoso.

107- Y ةl es el poseedor del dominio en los Cielos y la Tierra y vosotros no tenéis otro sostén que os auxilie y ayude, fuera de ةl.

108- ؟O quizل deseلis proponer que vuestro Mensajero Muhammad (D.B.P.) os muestre determinados milagros, a semejanza e imitaciَn de los hijos de Israel contemporلneos de Moisés, que le exigieron que realizara detallados milagros? Vuestra propuesta oculta obstinaciَn e inclinaciَn a la incredulidad y el ateيsmo, como lo ocultaban las propuestas de los israelitas a su Mensajero Moisés, y quien prefiera la obstinaciَn y la incredulidad a la fidelidad de la verdad y de la fe, se habrل desviado del recto y firme camino.

109- Muchيsimos judيos desean que reneguéis y volvلis al ateيsmo y la incredulidad (vosotros musulmanes) luego de haber abrazado la fe, a pesar de que su propio Libro (la Torل) les seٌala que estلis en la verdad, y tal desean porque os envidian y temen que el poder y la autoridad sean de vosotros y escapen de sus manos; apartaos, pues, de ellos, y perdonadles y tenedles consideraciَn hasta que Dios os seٌale otro trato y relaciَn con ellos, pues ةl tiene poder para daros dominio sobre ellos, dado que ةl es todopoderoso.

110- Y manteneos en los principios de vuestra religiَn, practicando y cumpliendo la oraciَn y dando el Zakat, pues los que obréis bien y con caridad hallaréis vuestra recompensa ante Dios, que conoce vuestros actos y los ve y considera.

111- De las falsedades de los judيos y de los cristianos y sus mentiras, esperan, es lo que presume cada uno de ellos, que no entre al Paraيso mلs que quien sea de alguna de sus religiones; para el judيo los judيos y para el cristiano los cristianos. Para tal presunciَn, pedidles que os muestren las evidencias y pruebas inequيvocas, si son veraces.

112- Y no hallarلn pruebas de tal presunciَn para mostrلroslas, pues la verdad (en esta cuestiَn) es que Dios reserva los dones del Paraيso, y recompensa en el Dيa de la Resurrecciَn y les evita el temor y la tristeza a aquellos que son sinceros con Dios y seguidores de la verdad y realizan buenas acciones.

113- Y asombra comprobar que asي como son ambos enemigos del Islam, son enemigos entre sي; dicen los judيos: los cristianos no poseen nada de la verdad, y los cristianos dicen lo mismo de los judيos, y ambos grupos se basan en sus Escrituras. Ademلs, los asociadores idَlatras de entre los لrabes, que nada conocen de los Libros revelados respecto a judيos y cristianos conjuntamente, repiten lo que cada grupo de estos dos dice del otro. Nos, (dice Dios) afirmamos que todos los tres grupos expresan verdades en sus acusaciones, pues ninguno de ellos posee la verdad (incuestionable) y se aclararل y demostrarل esto cuando Dios juzgue entre ellos el Dيa de la Resurrecciَn, en aquellas cuestiones en las que discrepaban.

114- Y pruebas y evidencias de su mutua enemistad y de la enemistad que todos ellos manifiestan a los musulmanes, es el actuar de algunas de las sectas judيas y cristianas, que se dedican a destruir los templos de otras sectas de su propia religiَn, y los idَlatras de entre los لrabes prohibieron a los musulmanes el ingreso y permanencia en la Mezquita Sagrada de Meca. Por lo tanto, nadie mلs opresor que quienes impiden que se recuerde a Dios en los lugares de adoraciَn y se proponen destruirlos; estos sufrirلn humillaciَn y deshonra en este mundo y un gran tormento en la otra Vida. No deberيan haber cometido semejantes y graves crيmenes, sino que deberيan haber respetado y considerado la sacralidad de los templos, ingresando en ellos con reverencia, y no debيan impedir a otros recordar el nombre de Dios en ellos.

115- Y si los idَlatras impidieron a los musulmanes observar sus oraciones en el Templo Sagrado (de Meca), ello no imposibilitَ a los musulmanes orar y adorar a Dios, pues todas las direcciones y todos los lugares de la Tierra son posesiَn de Dios y ةl acepta del musulmلn su oraciَn y lo contempla con Su complacencia, cualquiera sea el lugar en el cual cumpla con su adoraciَn; y Dios es condescendiente y de amplia tolerancia y no dificulta a sus siervos, pues ةl conoce la intenciَn (y predisposiciَn) de quien a ةl se dirige.

116- Y Aquel que posee tal potestad y que todo lo existente en el Universo estل bajo Su dominio y autoridad y sometido a Su voluntad, es superior y todopoderoso como para tener necesidad de descendencia o atribuيrsele un hijo, como proclaman los judيos, los cristianos y los idَlatras.

117- ؟Cَmo ha de necesitar descendencia o poseer hijo Quien creَ maravillosamente los Cielos y la Tierra y todo lo que ellos contienen se sometiَ a Su voluntad y nada se opone a ةl ni Le imposibilita, y cuando desea dar existencia a algo le dice: ،Sé!, y es?

118- Persisten los idَlatras de entre los لrabes en su obstinaciَn y oposiciَn a Muhammad (D.B.P.) y le exigen lo mismo que los pueblos antiguos exigieron a sus Profetas, diciendo que no creerلn en Muhammad (D.B.P.) como Profeta a menos que Dios les hable directamente y reciban una evidencia palpable que pruebe su veracidad (y legitimidad) tal como dijeron los israelitas a Moisés: No te creeremos hasta que veamos a Dios y nos hable, y tal como exigieron a Jesْs sus compaٌeros que les hiciera descender desde el cielo una mesa servida. Estas actitudes y pretensiones demuestran que los corazones de los incrédulos y los obstinados son similares en cada naciَn o comunidad, y que la verdad la captan solamente quienes poseen clarificadas sus apreciaciones y razonamientos y su inteligencia acepta y obedece la fe y busca la verdad.

119- Y te hemos enviado, Muhammad (D.B.P.), con realidades evidentes, albriciador para los creyentes y amonestador para los incrédulos, y solamente debes difundir Nuestro mensaje y no se te responsabilizarل por la falta de fe de quien no te ha creيdo de los condenados al Infierno.

120- No te mortifiques ni te agotes por conformar a los obstinados de entre los judيos y los cristianos, pues estos no se complacerلn de ti hasta que aceptes sumarte a sus creencias y congregaciones, a las cuales consideran la verdadera guيa, mientras que para el Islam no existe otra guيa que la que proviene de Dios, y quien elija seguir los deseos de aquellos, luego de saber y conocer lo que te hemos revelado de la verdad, no tendrل el Dيa de la Resurrecciَn, delante de Dios entonces, a intercesor que le auxilie ni tendrل defensor que le salve del tormento.

121- Sin embargo, existe un grupo de judيos y un grupo de cristianos que ha estudiado y comprendido los textos verdaderos y legيtimos de sus propias Escrituras y las leen sin ambigüedades, con su real sentido, y asي descubrieron lo que en ellos fue desvirtuado y traspolado; estos creen en las verdades reveladas en sus Escrituras y en consecuencia creen en el Qur’an. Quienes renieguen y descrean de cualquier Libro revelado, serلn los verdaderos perdedores.

122- ،Israelitas, aceptad vosotros la fe! Recordad Mi inmensa gracia para con vosotros cuando os libré de la opresiَn del Faraَn y ahogué a éste, y os di el manل y las codornices, y suscité entre vosotros los Profetas y os enseٌé la sabidurيa del Libro y otras gracias con que os honré, y os preferي por un lapso de tiempo a las gentes, constituyéndoos en fuente de Profetas y profecيas.

123- Temed el castigo de Dios el dيa que ninguna alma podrل evitar a otra nada y no se le aceptarل rescate, ni le aprovecharل intercesiَn, y los incrédulos no encontrarلn en ese dيa auxiliador excepto Dios.

124- Y recordad cuando Dios impuso a vuestro antecesor Abraham abrumadoras obligaciones y éste las cumpliَ perfectamente. Dios le anunciَ: Te constituiré en Imam (conductor) de los pueblos, que te seguirلn y seguirلn tu ejemplo; y Abraham solicitَ a su Seٌor que constituya a su descendencia en imanes también, y Dios le contestَ que a tal condiciَn no llegarلn los malvados y opresores de su descendencia. Y le informَ que en su descendencia habrيa tanto piadosos como impْdicos y malvados.

125- Y recordad la historia de la edificaciَn de la Casa Sagrada de Dios, hecha por Abraham y su hijo Ismael, en la Meca. Esta historia (relato) contiene ejemplos y consejos de gran claridad para quien tenga un corazَn puro y limpio. Y recordad que Nos hemos constituido esta Casa para que sea lugar de visita y refugio seguro para toda persona que a ella llegue y ordenamos a los hombres (gentes) que tomen el sitio en el que se ubicَ Abraham para comenzar a edificar la Ka’ba, como lugar para realizar sus plegarias, y confiamos a Abraham y a Ismael que protegieran a la Santa Casa de todo lo que no condijera con su santidad y que la dispusieran con perfecciَn y comodidad para quien llegara a ella con intenciَn de circunvalarla o permanecer haciendo I’tikaf(1) (en meditaciَn) y para los sinceros orantes. ——————— (1) I’tikaf es quedarse en la mezquita consagrلndose a Dios durante cierto tiempo.

126- Y recordad la solicitud de Abraham a su Seٌor para que constituya a la poblaciَn que surgirيa alrededor de la Santa Casa una localidad segura y que les provea a aquellos pobladores que crean en Dios y en el Dيa del Juicio, de los frutos de la Tierra y sus riquezas, y Dios le respondiَ que no escatimarل a los impيos los bienes durante su corta vida y luego en el Dيa de la Resurrecciَn les dirigirل al tormento del infierno y ،qué mal fin tendrلn estos!

127- Y luego, cuando Abraham y su hijo Ismael elevaron los cimientos de la Santa Casa mientras rogaban: ،Seٌor nuestro, oh Creador y Constituidor nuestro! Acepta de nosotros esta acciَn que efectuamos para complacencia y homenaje a Tu majestuoso Rostro, pues Tْ eres Quien oye nuestros ruegos y conoce la pureza de nuestra intenciَn(1). ———————- (1) La Ka’ba es el mلs antiguo de los lugares santos. Después de la época de Abraham y antes del Islam, los لrabes peregrinaban a ese lugar. Se dice que la Ka’ba es la primera construcciَn hecha por los لngeles antes del descenso de Adلn.

128- Seٌor nuestro, favorécenos y haz que seamos sinceros a Ti y haz de nuestra descendencia gente sincera a Ti y enséٌanos las formas de adorarte en Tu Casa Sagrada y en sus aledaٌos y perdَnanos si nos olvidamos o nos equivocamos. Tْ eres de amplia aceptaciَn del arrepentimiento de Tus siervos y les perdonas por Tu magnanimidad y misericordia.

129- Seٌor nuestro, haz surgir de nuestra descendencia un Mensajero de entre ellos que les comunique Tus evidencias y les enseٌe lo que se le revele del Libro y de una ciencia beneficiosa y una ley perfecta y los purifique de sus viles costumbres, pues Tْ eres el Vencedor, el Dominador, el Sabio en Tus decisiones, en Tus َrdenes y en lo que decides prohibir.

130- No rechaza integrar la comunidad de Abraham mلs que quien humilla su propia naturaleza y su propia razَn. Dios ha elegido a Abraham en esta vida, y en la postrera serل de los justos y virtuosos cercanos a Dios.

131- Y respondiَ Abraham a la orden de su Seٌor cuando Dios le solicitَ que fuera sumiso a ةl, diciendo: Se someten al Seٌor del Universo todas las criaturas, los hombres, los genios(1) y los لngeles. ————— (1) Genios: Criaturas inteligentes creadas por Dios. Entre ellos los hay sinceros e incrédulos. Ver sura 72 del Sagrado Qur’an.

132- Y no se limitَ Abraham a este testimonio, sino que recomendَ a sus hijos su senda de salvaciَn y buena guيa, y lo imitَ su nieto Jacob recomendando a sus hijos seguir tal tradiciَn y les explicَ que Dios habيa elegido para ellos la religiَn de la unicidad (monoteيsmo), y que Dios les exigiَ que no vivieran y murieran sino como musulmanes en esta religiَn (el Islam).

133- Vosotros, judيos, pretendéis que permanecéis en la religiَn en la cual viviَ y muriَ Jacob; ؟es que fuisteis testigos presentes cuando le llegَ la muerte y supisteis en qué fe muriَ? ؟O es que no sabéis que Jacob y sus hijos eran musulmanes monoteيstas y no eran judيos como vosotros y tampoco cristianos, y que presintiendo su muerte reuniَ a sus hijos y les preguntَ: ؟Qué adoraréis después de mi muerte? Le respondieron: adoraremos a tu Seٌor (Dios) y (El) de tus padres Abraham, Ismael e Isaac, Dios Uno, y a ةl somos sumisos.

134- Y luego, ؟qué os sucede a vosotros judيos que disentيs respecto a ellos? Jacob y sus hijos fueron un grupo que ya no existen, cuyos logros, mientras vivieron, les pertenecen y vosotros no seréis juzgados por sus acciones y obras y no os beneficiarلn en nada, sino que sَlo os pertenecen las que realicéis vosotros mismos.

135- Mas estos judيos persisten en sus debates y discusiones y cada grupo de ellos pretende que su comunidad es la mلs perfecta y dirigiéndose a vosotros, musulmanes, os dicen los judيos: Haceos judيos y os hallaréis en la senda recta; y os dicen los cristianos: Haceos cristianos y hallaréis la verdad firme. Contestadles: No adoptaremos ninguna de los dos confesiones, dado que ambas han sido tergiversadas y desviadas de sus verdaderas esencias y han sido infiltradas por idolatrيas y politeيsmo y se han alejado de la fe de Abraham; asي, pues, nosotros nos mantenemos en el Islam que reviviَ la fe de Abraham en su pureza y originalidad.

136- Y decidles: Creemos en Dios y lo que nos ha revelado en el Qur’an y creemos asimismo en lo que fue revelado a Abraham, a Ismael, a Isaac y a Jacob y a sus hijos, y en la Torل que Dios comunicَ a Moisés, la original sin tergiversaciones, y el Evangelio que Dios comunicَ a Jesْs sin sus tergiversaciones, en lo que fue comunicado a todos los Profetas por su Seٌor, entre los cuales no hacemos distingos, teniendo fe en algunos o descreyendo y negando a otros. Con estas afirmaciones nuestras acatamos las disposiciones de Dios.

137- Y si tanto judيos como cristianos, muestran una fe coincidente con la vuestra, se habrلn orientado en la verdadera senda y si por contrario persisten en su obstinaciَn y rechazo, caerلn en continua disputa y desacuerdo con vosotros. Mas Dios, oh Profeta (Muhammad (D.B.P.)), se encargarل de la resoluciَn de tal situaciَn, asumiéndola ةl y evitلndote sus discusiones y discordias, pues ةl oye lo que argumentan y conoce lo que sostienen en sus pechos.

138- Y decidles: Dios nos guiَ a Su senda recta y nos hizo saber Su argumento; ؟ y acaso hay quien es mejor guيa y orientador que Dios? Nosotros musulmanes no acatamos mلs que a Dios y no practicamos mلs que aquello a lo que nos ha guiado y orientado.

139- Y decidles: ؟ nos discutiréis respecto a Dios, pretendiendo que ةl no elige Profetas mلs que de entre vosotros, judيos y cristianos? ةl es vuestro Seٌor y el Seٌor creador de todas las cosas, y a ningْn pueblo cabe tener a Dios como suyo, excluyendo a otro pueblo; ةl otorga su Misericordia a quien quiera y juzga a todo pueblo segْn sus acciones sin mirar ni considerar su genealogيas, y a nosotros musulmanes nos ha guiado por el sendero recto para realizar nuestras obras y nos ha agraciado con la virtud de ser sinceros totalmente a ةl.

140- Y decidles aْn: ؟Nos discutiréis respecto a Abraham, a Ismael, a Isaac y a Jacob y sus hijos, las tribus, y pretendéis convencer de que todos ellos eran judيos o cristianos como vosotros, mientras que no fueron revelados la Torل y el Evangelio con las que se conformaron el judaيsmo y el cristianismo, sino mucho mلs tarde después de dichos personajes? Dios nos ha comunicado y dado a conocer esta verdad, ؟ o es que vosotros sois mلs sabios o Dios es mلs sabio? Mلs aْn, Dios os ha hecho conocer esta verdad por medio de vuestros propios Libros; entonces no ocultéis la verdad consignada en ellos, pues ؟hay quien sea mلs perjudicado que aquel que oculta una verdad que conoce por su Libro? ،Dios os castigarل porque os sumيs en las falsedades, pues ةl no desconoce vuestras acciones !(1). ————— (1) Las leyes positivistas en los distintos paيses del mundo sancionan la prestaciَn del falso testimonio, o sea, decir mentiras. El Qur’an lo sanciona también. Sin embargo, considera el mero hecho de silenciar el testimonio, un pecado e injusticia. Es un crimen que no tiene condena concreta en la Legislaciَn Islلmica, sino que su sanciَn o condena estل en manos del gobernante. El castigo estل incluido en el capيtulo del correctivo o la reprimenda (es una pena inferior a la sanciَn correctiva).

141- Y mلs aْn, ؟ por qué os empeٌلis vosotros, judيos y cristianos, en discutir y polemizar sobre tales (Mensajeros y Profetas)?. Ellos son personas que ya se fueron y han pasado y las obras y los merecimientos que hayan ganado y acreditado durante su vida les pertenecen a ellos y vosotros no seréis responsabilizados por sus acciones y tampoco nada os agenciaréis de sus méritos; sَlo tendréis lo que hayلis obrado

142- Los judيos, los politeistas y los hipَcritas de escaso razonamiento, que se habيan confundido y extraviado con sus indeseables pasiones partidistas impidiéndoles razonar y comprender, reprocharلn y negarلn a los musulmanes el cambio de orientaciَn (Qibla) en sus rezos, de Jerusalén (a la cual dirigيan sus rostros) que tenيan por cierta y verdadera orientaciَn, por otra Qibla, la Ka’ba (en La Meca). Diles entonces, Profeta: Todas las orientaciones son dominio de Dios y ninguna de ellas es de mayor estima que otra en sي misma, sino que Dios es Quien elige la orientaciَn que le plazca y la designa como Qibla para la oraciَn y es ةl Quien orienta, segْn Su voluntad, a todo pueblo hacia el recto camino que le elige y le designa en especial, y la misiَn (del Mensajero Muhammad (D.B.P.)) ha llegado y abroga todos los mensajes y misiones anteriores, y asي la verdadera Qibla es la Ka’ba(1). ————— (1) La conversiَn de Al-Qibla de Jerusalén a Meca sucediَ a los diecisiete meses de la llegada del Profeta Muhammad (D.B.P.) a Medina.

143- Por esta Nuestra voluntad y por su concreciَn, os hemos guiado hacia el camino mلs recto y os hemos constituido a vosotros musulmanes en una comunidad de justos y piadosos, os hemos agraciado con la verdadera religiَn y las buenas obras, para que seلis quienes decidiréis y confirmaréis la verdad respecto a las legislaciones anteriores (a la vuestra), y a Nuestro Mensajero (Muhammad P.B.) le hemos dado autoridad sobre vosotros para que durante su vida os perfeccione y luego de su muerte su ejemplo, conducta y dichos y hechos os guيen. En cuanto a la Qibla de Jerusalén, que te habيamos decretado utilizar, Profeta, por un lapso de tiempo, la hemos constituido cual prueba y examinaciَn para los musulmanes a fin de que se distingan quienes acatan tal determinaciَn obedientemente, de quienes, dominados por sus pasiones e inclinaciones vanidosas apegadas al acervo de Abraham (reedificador, junto a su hijo Ismael de la Ka’ba en Meca, residencia de la aristocracia لrabe y centro del culto idolلtrico de todas las tribus de la penيnsula لrabe), se rebelan contra las decisiones de Dios y extravيan el recto sendero. El deber de orientarse a Jerusalén para orar significَ una dura prueba, menos para quien hubiera sido agraciado con la guيa de Dios, y el cumplir con tal acto formaba parte de las bases de la fe y por tanto, quien orientaba su rostro hacia Jerusalén en sus rezos mientras existiَ tal mandato, no se menguarل su fe, ni su adoraciَn; esto por misericordia de Dios y Su compasiَn.

144- Y hemos visto, Muhammad, cَmo auscultabas el cielo, con la esperanza de que descienda la Revelaciَn, informلndote del cambio de la Qibla de Jerusalén por la de la Ka’ba, que tْ amas por ser la Qibla de Abraham, el padre de los Profetas y el padre biolَgico de los primeros israelitas hijos de Isaac y de los لrabes (hijos de Ismael); y la Qibla de la Ka’ba, en Meca, contiene la estancia de Abraham y es la Qibla ْnica unificadora aun si es opuesta la Qibla de los judيos. Respondemos a tus solicitudes: oriéntate en tus oraciones hacia la Mezquita Sagrada y vosotros, creyentes, orientaos a ella desde cualquier lugar donde os encontréis. La gente del Libro no aceptan de vosotros que cambiéis la Qibla de Jerusalén, sabiendo ellos por sus propias Escrituras que vosotros sois la gente de la Ka’ba y saben que la determinaciَn de Dios dispone designar para cada religiَn una especial y que esto es la verdad proveniente de su Seٌor; mas desean suscitar la discordia entre vosotros y alentar en vosotros dudas sobre vuestra fe, pero Dios tiene cuenta de ellos y les juzgarل por lo que hacen.

145- La negativa de la gente del Libro y su oposiciَn a que cambies de Qibla no se funda en una confusiَn posible de ser disipada por la razَn de un claro argumento, sino que su negativa y oposiciَn surgen de la obstinaciَn y la soberbia, y si tْ, Muhammad, le presentaras todas las razones definitorias posibles, respecto a qué Qibla es la verdadera, no la aceptarيan ni te seguirيan en ella. Y si los judيos ambicionan que vuelvas a su Qibla (Jerusalén) y condicionan su ingreso y adopciَn del Islam a esto, sus esperanzas quedan frustradas pues tْ, Profeta, no adoptarلs su Qibla. Ellos mismos, los poseedores de la Escritura, se mantienen cada grupo adherido a una Qibla propia: ni los cristianos se orientan a la fe de los judيos, ni estos se orientan a la fe de los cristianos y cada uno de ellos cree que el otro carece de razَn y verdad. Por tanto tْ, Profeta, manténte firme en tu Qibla (la Ka’ba), no aceptes sus pretensiones y quien de los tuyos acepte sus apasionadas pretensiones, después de haber sabido de su falsedad y de saber que vuestra posiciَn es la verdadera, serل considerado un opresor, sumido fuertemente en su opresiَn.

146- Ambos grupos poseedores de las Escrituras saben con certeza que la orientaciَn hacia la Qibla de la Ka’ba es lo que corresponde en verdad y reconocen que tْ, Muhammad, eres el Profeta descrito en sus Libros y designado con claras seٌas y particularidades, como la que menciona que cuando surjas te orientarلs en tus oraciones hacia la Ka’ba y saben con certeza que eres el Profeta esperado y que tu Qibla es la Ka’ba, con la misma certeza que reconocen a sus propios hijos con claridad y sin confusiones. Pero algunos de ellos ocultan esta verdad intencionadamente y de acuerdo a sus intereses y su fanatismo falaz por su credo y en protecciَn de sus poderes de privilegio y asimismo intentan desviaros de vuestras creencias.

147- La verdad es la que te ha llegado de Dios Altيsimo y no lo que utilizan engaٌosamente los poseedores de las anteriores Escrituras: Manteneos, musulmanes, en la certeza de lo revelado por Dios, y no seلis de quienes dudan y vacilan, pues la cuestiَn de la Qibla es parte de tal verdad revelada a la cual debéis aferraros sin tener en cuenta a quienes se os oponen.

148- Esta Qibla a la cual te hemos orientado, Muhammad, es tu Qibla y la de tu comunidad, asي como cada pueblo tiene una Qibla a la cual se orienta en sus oraciones segْn su propia y precedente religiَn y no hay en ello ningْn privilegio, sino que el privilegio y la excelencia consiste en cumplir con lo ordenado (por Dios) y en hacer las buenas obras. ،Apresuraos, pues, en hacer las buenas obras y competid en ello! Pues Dios os juzgarل por ellas, cuando os reْna el Dيa de la Resurrecciَn desde cualquier lado en que os halléis y nadie escaparل a Su juicio. En Sus manos estلn todas las cosas, dar muerte, conceder la vida y la Resurrecciَn.

149- Profeta, oriéntate hacia la Sagrada Mezquita en tus oraciones y desde todo lugar en que te halles y en toda situaciَn, asي sea cuando te halles en tu hogar o te halles de viaje fuera del lugar de permanencia. Tal es la verdad acorde con la sabidurيa de tu Seٌor, Que es contigo piadoso; aférrate a tal verdad tْ y tu comunidad, pues Dios os darل la mejor recompensa. ةl conoce ampliamente todo y nada se le oculta de vuestras acciones.

150- Cumple con la obligaciَn y el orden de Dios respecto a la Qibla y aferraos a ella, tْ y tu comunidad, y dirige tu rostro hacia la Sagrada Mezquita desde cualquier lugar en que te halles en tus viajes y vosotros, musulmanes orientaos hacia ella desde cualquier punto de la Tierra en que estéis, sea en trلnsito o en residencia permanente, a fin de terminar con los argumentos que utilizan vuestros oponentes y sus discusiones con vosotros si ven que no acatلis esta disposiciَn de cambio de Qibla. Dirلn los judيos: ؟Por qué Muhammad reza orientando su rostro hacia Jerusalén, cuando el Profeta anunciado en nuestros Libros debe orientarse hacia la Ka’ba? Y por otro lado dirلn los paganos asociadores لrabes: ؟ Cَmo es que afirma pertenecer a la comunidad de Abraham y se opone a su Qibla? Asي, los injustos y extraviados que hay en ambos grupos no cesarلn, por perversos y por permanecer lejos de la verdad, en sus polémicas y discusiones y extravيos, sino que dirلn: Muhammad ha optado por la Ka’ba sَlo por razones de inclinaciَn hacia la religiَn de su pueblo y amor a su paيs. No toméis en consideraciَn sus posiciones pues sus ofensas no os daٌarلn. Dios dice: Temedme y no contrariéis mis َrdenes, ya que con esta disposiciَn hemos querido completar Nuestras mercedes para con vosotros y que esta Qibla a la que os he orientado sea causa de mayor y mلs firme convocatoria y razَn para afirmaros en la guيa recta y el éxito permanente.

151- Os hemos orientado hacia la Sagrada Mezquita debido a que hemos hecho surgir un Mensajero de entre vosotros, que os comunica las evidencias culminadas de Nuestras mercedes para con vosotros, del mismo modo que completamos Nuestra gracia, el Qur’an. El Mensajero, Muhammad, purifica vuestras almas de modo visible y comprobable de la suciedad de asociar a Dios otras divinidades y de los caracteres inmorales y las malas costumbres y os enseٌa con sabidurيa las ciencias corلnicas y las beneficiosas y os enseٌa lo que no sabrيais conocer por vosotros mismos, justo cuando os hallabais en la ignorancia mلs abyecta y el extravيo mلs ciego.

152- Creyentes, recordadme por medio de vuestra obediencia y os recordaré con Mis recompensas y agradecedme los dones que os dispensé y no neguéis estos dones rebelلndoos contra lo que os he ordenado.

153- Y auxiliaos a vosotros mismos en todo lo que encaréis o dejéis de encarar con la paciencia y la templanza frente a los asuntos agobiantes, y con la oraciَn que es la madre de la adoraciَn y los deberes de la fe, pues Dios con Su poderيo invencible estل con los pacientes y es un conductor y auxiliador.

154- La paciencia conduce al bienestar y la felicidad en ambas estancias, la de este mundo y la del postrero; entonces no os sustraigلis del esfuerzo en pro de Dios y no temلis a la muerte al enfrentarlo, pues quien muera en la Guerra Santa no estل muerto, sino que vive una vida excelsa, cierta, aunque los que viven en este mundo no lo pueden percibir.

155- La paciencia es la coraza del creyente y es el arma con la cual vence las grandes dificultades y las situaciones agobiantes y graves. Os sorprenderلn muchas dificultades graves y os probaremos con el gran miedo a vuestros enemigos, con el hambre y la falta de provisiones y de bienes y la disminuciَn de vuestro nْmero y de los frutos que poseéis y sَlo la acendrada paciencia os protegerل en tales duras pruebas. ،Profeta!, anuncia a los pacientes de corazَn y de palabra, la mejor de las promesas y recompensas.

156- Anْnciales a los que, al enfrentarse a lo que les produce dolor y daٌo, creen y aceptan que el bien y el mal los decide Dios y que todo estado de cosas y situaciَn es dominio de Dios y dicen: Somos posesiَn de Dios Altيsimo y a ةl retornaremos y no decidimos nada de nosotros mismos. Y a ةl agradecemos lo que nos otorga, y sَlo debemos ser pacientes ante las calamidades, pues Dios posee la remuneraciَn y la recompensa.

157- Estos creyentes pacientes, de firme fe en Dios, reciben las mejores albricias, las del perdَn y la remisiَn de Dios y de Sus gracias, ya que son los bien guiados al camino del bien y la rectitud.

158- Y asي como Dios engrandeciَ y elevَ el valor de la Ka’ba al constituirla en orientaciَn y Qibla para la oraciَn, elevَ la consideraciَn de los dos montes (colinas) que estلn frente a ella, Safa y Marwa, y los constituyَ en parte del rito de la Peregrinaciَn, siendo entonces obligatorio , después de hacer las circunvalaciones alrededor de la Ka’ba, marchar a paso rلpido y sostenido siete veces entre ambas colinas. Algunos de vosotros, creyentes, sentيan resistencia a esta prلctica por creerla costumbre de la época preislلmica, pero en verdad es uno de los sيmbolos del Islam y no implica incomodidad para quien haya decidido efectuar la Peregrinaciَn o la visitaciَn, el realizar tal marcha entre ambas colinas. El creyente debe hacer todo el bien que pueda, pues Dios conoce sus acciones y por ellas le recompensarل.

159- Los que pretenden negaros vuestra religiَn son dos grupos: uno es la gente del Libro, que son los que conocen la verdad y la ocultan a sabiendas y por obstinaciَn, y el segundo, el grupo de los paganos asociadores, cuyos ojos estلn ciegos respecto a la verdad y han tomado mْltiples dioses en lugar de Dios عnico. Los de las Escrituras que conocen las pruebas de tu veracidad, Muhammad, han comprobado la verdad en tu religiَn y luego ocultaron dichas evidencias y las apartaron del alcance de la gente; sobre estos, Dios volcarل Su ira y los apartarل de Su misericordia. Asي como serلn maldecidos por los لngeles, los creyentes entre los seres humanos y los genios. Estos rogarلn a Dios también que expulse a los injustos de la gente del Libro de Su misericordia.

160- Sَlo exceptuarل a quien se arrepienta y obre bien y renuncie a silenciar lo que sabe, y se prevenga proclamando lo que ocultaba de las seٌas y atributos del Mensajero Muhammad (D.B.P.) y del Islam; a ellos Dios les aceptarل su arrepentimiento y borrarل su pecado, pues ةl es Quien acepta el arrepentimiento de Sus siervos por compasiَn y misericordia.

161- Pero los que persisten en la incredulidad y mueren en tal estado sin pedir el perdَn de Dios y sin arrepentirse, serلn merecedores de la maldiciَn de Dios, de los لngeles y de toda la humanidad.

162- Y permanecerلn en esta maldiciَn y en el fuego infernal, y no se les aliviarل el tormento, ni se les aplazarل, aunque lo pidan.

163- Vuestro Dios el عnico, es Uno, y no hay dios sino ةl. Y no existe poder en otro y ةl es Quien posee el atributo de la misericordia y es el Misericordioso con Sus siervos al haberlos creado y formado.

164- Ha mostrado pruebas y signos de Su existencia y divinidad a los dotados de intelecto, entre ellos los Cielos que veis, en los cuales circulan los planetas en orden, sin aglomeraciَn ni choques, y que producen el calor y la luz que llegan a vuestro sistema y a la Tierra, y sus aguas y su corteza, y marcan la sucesiَn de la noche y el dيa, con todo lo que genera de beneficios esta sucesiَn, y las naves que atraviesan los mares trasladلndoos a vosotros y vuestros bienes y elementos, y solamente Dios las impulsa, y enviando los vientos que transportan la lluvia que al descender da vida a los animales, riega la tierra y las plantaciones, y las diversas corrientes de vientos y las nubes que penden entre el Cielo y la Tierra. ؟Todos estos portentos, acaso se han constituido por sي mismos con tal sincronizaciَn, precisiَn y orden o son la creaciَn del Sapientيsimo y Poderosيsimo?.

165- Y a pesar de tales portentos y claras evidencias, alguna gente de razَn confundida y extraviada ha tomado para sي dioses aparte de Dios, a los cuales obedecen y adoran cual a Dios y los consideran similares a ةl, pero el creyente se somete a Dios solamente, sَlo a ةl obedece, sin pausas ni detenimientos. Pero estos confundidos y extraviados, cuando su fidelidad a sus dioses decae frente a las tragedias que les sorprenden, recurren a Dios, ensalzado sea, buscando auxilio; ellos que han perjudicado y oprimido a sus propias almas, si vieran lo que les alcanzarل de tormentos el Dيa del Juicio, cuando se exhiba el dominio de Dios y la obediencia sea a ةl solamente, entonces renunciarيan a sus actitudes criminales y las abandonarيan.

166- En ese Dيa, los seguidores de la idolatrيa confiarلn y esperarلn que sus lيderes les liberen del extravيo en que vivieron, mلs éstos negarلn responsabilidad, amistad y haberles conocido y les repudiarلn diciéndoles: nosotros no os hemos convocado a aceptar nuestra obediencia en rebeldيa a vuestro Creador, sino que vuestra elecciَn fue producto de vuestras propias malsanas pasiones y mala conducta. Asي quedarلn rotas las relaciones y los aprecios que mutuamente se brindaban en la vida terrenal y se mostrarلn enemigos unos de otros.

167- Y los seguidores de tales perversos conductores descubrirلn que estaban en extravيo evidente cuando secundaron a sus lيderes en lo falso y desearلn volver a la vida terrenal para negar a estos lيderes del mismo modo que éstos los repudiaron y desconocieron en este Dيa y contemplarلn sus malas acciones y se lamentarلn y arrepentirلn y serلn conducidos al fuego infernal del cual nunca podrلn salir.

168- ،Seres humanos!, alimentaos de lo que Dios ha creado en la Tierra de cosas lيcitas cuya prohibiciَn no ha sido decretada, y que son agradables y deseadas por vosotros, y no sigلis a Satanلs, que os tienta y embellece lo ilيcito de los alimentos y os indica apartaros de los lيcitos y permitidos. Sabéis bien de la enemistad de Satanلs para con vosotros y ya es manifiesto lo repudiable de las inclinaciones que os seٌala.

169- Satanلs os embellece lo que es daٌino y malo por naturaleza y os perjudica en vuestra salud deseando que practiquéis malas acciones y que os conduzcلis siguiendo suposiciones e ilusiones y asي atribuyلis a Dios prohibiciones y permisiones, licitudes e ilicitudes carentes de razones, de sabidurيa y de pruebas explيcitas.

170- Los que estلn desviados del camino recto tienen por costumbre mantenerse aferrados a lo que han heredado de sus ancestros en creencias y obras y si se les convoca a aceptar lo que ha llegado de buena guيa de Dios, responden: no abandonaremos lo que vimos hacer a nuestros padres. Grande y manifiesta ignorancia es preferir la conducta de los padres a la obediencia a Dios y mantenerse en Su guيa, pues, ؟cَmo se atreven manifestar tal convicciَn aun si sus antecesores nada sabيan de la religiَn y no se alumbraban con la luz de la buena guيa y la fe?.

171- El ejemplo de quien convoca a estos incrédulos negadores de la verdad y la buena guيa y ellos no le responden ni comprenden a qué les convoca, es como el caso del pastor que habla a sus ovejas y éstas no le entienden y sَlo llega a sus oيdos su voz sin comprender sus palabras; tal es la situaciَn de éstos: sordos a la voz de la verdad, ciegos sus ojos, mudas sus lenguas, no hablan nada bueno ni se apoyan en inteligencia o razَn.

172- Hemos hecho permitido a la gente todo lo lيcito que hemos creado en la tierra y prevenido y reconvenido que sigan los pasos de Satanلs. Si asي se conducen y obran estarلn bien guiados y si se niegan, pues Nos privilegiaremos a los creyentes con Nuestra guيa y les indicaremos claramente lo lيcito y lo ilيcito. Fieles creyentes: se os ha permitido comer los alimentos deliciosos y no daٌinos; agradeced a Dios por cuanto os ha otorgado de Sus mercedes al facilitar las buenas cosas y buenos alimentos haciéndolos permitidos y agradeced el don de la obediencia y el de responder a Sus mandatos para la complementaciَn de vuestra fidelidad y adoraciَn a ةl.

173- Lo que hemos prohibido comer no es lo que pretendidamente nombran los idَlatras asociadores y los judيos. Lo que hemos prohibido a vosotros, creyentes musulmanes, es el comer la carne del animal muerto, el que no fue degollado (y desangrado) e igual prohibiciَn rige para la carne de cerdo y lo que fue degollado invocando otro nombre que el de Dios, como invocar el nombre de un يdolo u otra representaciَn idolلtrica. Pero quien se vea en la necesidad (1) ineludible de tomar algo de tales alimentos prohibidos, por hambre que no halla con que saciarla mلs que con ellos o porque le obligan a comerlos, no habrل cometido falta; mas dejarل de lado las prلcticas preislلmicas de la era de la ignorancia, quien recurra a estas cosas prohibidas, y no se inclinarل por sus malas costumbres y no deberل consumir mلs que lo imprescindible para saciar su hambre. —————- (1) El estado de necesidad permite recurrir al alimento ilيcito, dado que se corre el riesgo de muerte. Asي, no debe el obligado excederse de los lيmites necesarios y tampoco debe buscar por preferencia el alimento prohibido que se vea obligado ineludiblemente a consumir.

174- Un grupo de los que conocيan con certeza lo revelado por Dios, ocultaban partes de la revelaciَn a cambio de conseguir (obtener) algo de los bienes mundanos: asي los judيos ocultaban mucho de lo que estaba en la Torل referido a los atributos y seٌas del Mensajero Muhammad (D.B.P.) por temor a que adoptaran el Islam los miembros de su comunidad y asي desaparecerيa su influencia sobre ellos y perderيan sus ingresos y sus deliciosos alimentos que al obtenerlos por estos inmorales caminos se asemejan a fuego que consume, dado que los conducirلn al fuego infernal. Dios les despreciarل e ignorarل el Dيa de la Resurrecciَn y no les purificarل de sus suciedades y se hallarلn frente a un fuerte y doloroso tormento.

175- Tales son los criminales que eligieron el extravيo y la falsedad sobre la buena guيa, y asي se hicieron acreedores al tormento en la vida postrera en lugar del perdَn y la remisiَn. Se asemejan a quien compra la falsedad por el valor de la verdad, o lo que conlleva extravيo por el valor de la buena guيa. Asombra su situaciَn y conducta: estلn dispuestos a soportar las causas que conducen al tormento y aceptan de buen grado lo que les lleva al mismo,

176- se han hecho merecedores de lo que se fijَ de tormento para ellos por ser falsarios e incrédulos al Libro que Dios hizo descender pleno de verdad y certeza. No se pusieron de acuerdo entre sي respecto al Libro, con desacuerdos profundos, a los que los impulsَ su inclinaciَn por las discusiones, su estar al margen de la verdad y por dejarse conducir por sus pasiones; y asي falsificaron su texto, lo pervirtieron y lo transmitieron e interpretaron contrariando sus significados.

177- La gente ha exagerado y se ha extendido sin motivo en sus comentarios respecto a la cuestiَn de la Qibla, cual si ésta fuera, con exclusiَn, la fuente de todo el bien. Y tal consideraciَn no es real, puesto que la firmeza y el sostén de la religiَn y la suma del bien no consisten en orientarse hacia un lugar determinado al oriente o al poniente, sino que el dominio del bien consiste en diversos asuntos y cuestiones, algunas de las cuales forman parte de la doctrina perfecta y real y otras constituyen parte fundamental de las virtudes, las oraciones y ritos. De las que integran la doctrina se destacan: la fe en Dios y en el Dيa de la Resurrecciَn y la reuniَn de todas las criaturas y el Juicio y sus consecuencias en el Dيa del Juicio, la fe y creencia en los لngeles y en los Libros revelados a los Profetas, y la fe en los mismos Profetas; y de las prلcticas fundamentales mencionamos: dar de los propios bienes con satisfacciَn y de buen corazَn a los pobres de entre los parientes y a los huérfanos, y a aquellos que se hallan en fuerte necesidad y al borde de la miseria y a los viajeros cuyas provisiones y medios se han agotado y no hallan lo necesario que los ayude a llegar a destino, y a los mendicantes a quienes la necesidad les obligَ a mendigar ayuda, y a la liberaciَn de esclavos. Y en tercer lugar mencionamos: la persistencia en el deber de la oraciَn, y cuarto: restar y pagar de los bienes y réditos el Zakat que determina la Ley corلnica, y quinto: cumplir sin mengua con las promesas y pactos convenidos respecto a lo personal y a los bienes comprometidos, y sexto: paciencia, calma y resignaciَn si al creyente le alcanza daٌo o perjuicio en su persona o sus bienes, o en el momento de la lucha contra los enemigos del Islam en caso de guerra. Quienes cumplan con estas creencias y estas acciones y obras de bien, serلn los de fe verdadera, veraces en su ejercicio y su fe y son los que se previenen contra la incredulidad y los vicios alejلndose de los mismos.

178- Y entre las leyes que os hemos impuesto, creyentes, estل la que legisla respecto al asesinato premeditado. Os hemos impuesto aplicar la pena de compensaciَn igualitaria en caso de asesinato, pero no utilizaréis los métodos y medios opresivos de la era preislلmica, que compensaban con la pena de muerte matando al no inculpado, hombre libre, por la muerte de un esclavo y al hombre inocente por la muerte de una mujer y al lيder libre de culpa en lugar de su subordinado que hizo el asesinato y dejando asي sin castigo el verdadero culpable. Aplicaréis la ley de este modo: el individuo libre serل muerto por asesinar a otro de su misma condiciَn de libre, y de igual modo, en el caso del esclavo por esclavo y de mujer por mujer. Los fundamentos de la norma de la compensaciَn equivalente es impedir la agresiَn en forma de asesinato con la muerte del asesino por motivo de venganza o instintos perniciosos o espurios intereses. En cuanto a los prَximos a la vيctima con derecho a reclamar vida por vida, se les pide un espيritu elevado de consideraciَn procediendo con bien y devolviendo con la piedad el daٌo que han sufrido, privilegiando el perdَn, sin mengua de su derecho a la compensaciَn monetaria o material de cualquier tipo por la muerte de su pariente, que deseen convenir. Los parientes con el derecho de sangre exigirلn la aplicaciَn de este dictamen disculpando al asesino sin imponerle compensaciones gravosos que no puede cumplir, como asimismo no le reprocharلn agresivamente su mala acciَn. El asesino deberل abonar la compensaciَn sin dilaciones ni menguas. Nuestra ley de juzgamiento para el caso de asesinato que os imponemos del modo mencionado, implica alivio para vosotros, creyentes, en comparaciَn con la ley de la Torل judيa que sَlo acepta y obliga a compensar vida por vida sin otra alternativa. Asimismo nuestra disposiciَn legal conlleva gran misericordia para vosotros musulmanes, al permitir la opciَn por el perdَn de quienes lo desean, evitando lastimar al culpable (o quitarle la vida). Sabed, pues, que quien quebrante esta disposiciَn legal de ahora en adelante, recibirل un tormento doloroso en ésta y en la postrera vida(1). ——————- (1) En la época preislلmica, la de la ignorancia y el paganismo, los لrabes hacيan distingo entre poderosos y débiles. Asي si se asesinaba a un dirigente, no se conformaban con aplicar la pena de muerte al asesino en compensaciَn, sino que exigيan quitar la vida a un dirigente o lيder de la tribu del culpable, sin que tal lيder hubiera sido matado. Vemos que la sangre derramada provocaba distingo y que las almas en su concepto no eran iguales en valor, situaciَn que el Islam no podيa permitir que subsistiera, y legislَ la ley del Taliَn, compensaciَn equivalente e igualitaria y de acuerdo a esta ley, cada vida pagarل con vida, y quien mate serل muerto y el hombre libre si mata a otro de su condiciَn, lo mismo el esclavo y la mujer por mujer. Esto significa igualar toda sangre y no reconocer la existencia de sangres “nobles” o “azules” y sangres “no nobles”. Se entiende seٌaladamente que el esclavo no morirل en lugar del hombre libre y ni éste en lugar del esclavo en compensaciَn. Pero la franca expresiَn en otra aleya corلnica y en unas frases del Profeta da a entender que el dictamen por aplicaciَn del Taliَn, compensaciَn equivalente, significa vida por vida, ley externa que estaba en la Torل, el Evangelio y el Qur’an donde Dios Altيsimo dice: “Y les hemos impuesto la pena de vida por vida” (ver sura la Mesa); el Profeta dijo: “La sangre de todos los musulmanes es equivalente” y dijo: “Vida por vida”. Es de destacar que el Islam, en la cuestiَn de la ley del Taliَn para los asesinatos, tuvo en cuenta una razَn que no estل considerada por los juristas: dio a los parientes y quien tuviera el derecho del rescate de la sangre de su allegado o tutelado, el derecho de dictaminar y optar por el tipo de compensaciَn equivalente para calmar su ira e impedir el derramamiento de sangre inocente. Asي podيan optar por el derecho del perdَn o la compensaciَn de vida por vida. En cuanto a las autoridades, no impedirلn la ejecuciَn de la compensaciَn de vida por vida, si es que comprueban que hay en ello excusa y motivaciَn y existe un bien mayor que evite un mal menor. El Islam no toma en cuenta las motivaciones del asesinato puesto que todo asesino es un opresor cualesquiera fueran sus motivaciones. La consideraciَn de las motivaciones ha conducido a sentir compasiَn por el criminal y a perjudicar y descuidar a la vيctima y esto ha conducido a su vez a la pésima costumbre de la venganza por mano propia, desencadenلndose asي una continua criminalidad asesina de venganzas mutuas entre dos familias o bandos o varios que se enfrentan, todo ello causado por la falta de comprensiَn a los sentimientos de los parientes y allegados con derecho de sangre. Esta doctrina jurيdica del Islam es materia de estudio hoy en las universidades europeas.

179- La misericordia de Dios para con vosotros es enorme, al imponeros la compensaciَn equivalente (Qisas), puesto que con tal disposiciَn se concreta para la sociedad una vida con orden y tranquilidad, dado que quien decida asesinar, al saber que con ello pierde su propia vida, no ejecutarل su propَsito, porque al quitar la vida de su vيctima, pierde la suya propia. La costumbre de la época preislلmica de la ignorancia y el desorden, que aceptaba la venganza en la persona del lيder por el liderado y del inocente por el culpable, producيa gran discordia y alteraciَn del orden y la seguridad. Por tanto, los hombres juiciosos deben sopesar y meditar en la singularidad de la pena de compensaciَn equivalente y llegarلn a captar la bondad de Dios para guiarlos al camino de la piedad y al cumplimiento de los mandatos de Dios Altيsimo.

180- Asي como legislamos la disposiciَn del Qisas, en pro de la protecciَn de la sociedad y su mejoramiento, hemos dispuesto la ley testamentaria que persigue el bien para la familia, y la protecciَn de su permanencia. Asي, quien muestre signos de prَxima muerte y sepa que la muerte le alcanzarل pronto e indefectiblemente y posea bienes, deberل asignar de ellos parte para sus progenitores si aْn viven y para sus parientes mلs prَximos, los cuales no tengan carلcter de herederos, teniendo en cuenta distribuir de buena manera y aceptablemente segْn el buen juicio, no dando al pariente rico y privando al pobre, sino privilegiando al necesitado y sَlo igualarل entre quienes se hallen en igual situaciَn de indigencia. Esta imposiciَn que formulamos es de obligatoria aplicaciَn para quien prefiera la piedad y respetar los mandatos de la religiَn.

181- Formulada la voluntad el testador emitiendo su testamento, se considerarل legal, de derecho y obligatorio no pudiéndose alterarlo ni cambiarlo, excepto en caso de evidente y comprobable oposiciَn a lo justo y equitativo. Quien cambie este derecho alterando el justo testamento, conociendo esta ley y dictamen con seguridad, se habrل agenciado un pecado y falta gravيsimos cuyo castigo recibirل, y quedarل exento el testador de las consecuencias que se produzcan. Que nadie suponga que no recibirل castigo por alterar un testamento: Dios es Omnioyente y Omnisapiente y nada se oculta a ةl, aunque parezca oculto o secreto.

182- Pero si el testamento estل formulado al margen de lo justo y del camino recto que seٌalamos, como en caso que el testador haya desprovisto al pariente pobre y haya testado a favor del rico o eliminَ en su testamento a los parientes prَximos y testَ a favor de personas indigentes pero ajenas y sin derecho hereditario, y alguien conocedor de esta situaciَn decide intervenir por amor al bien y la justicia y logra conciliar entre los favorecidos por el testamento, recomponiendo y corrigiendo éste de acuerdo a lo justo, exacto y equitativo, su intervenciَn y propuesta de cambios y correcciones no le significarل pecado de abuso o mala intenciَn, y Dios no le reprobarل por su intervenciَn, pues ةl es Remisor y Misericordioso.

183- Asي como os hemos prescrito Nuestra disposiciَn de la “compensaciَn equitativa e igualitaria” y la de testar, en beneficio y reforma de mejoramiento de vuestra sociedad y la protecciَn de vuestras familias y sus derechos, también hemos creado la ley del ayuno para disciplina de vuestras personas y ordenamiento de vuestras pasiones e inclinaciones y como preferencia por vosotros respecto al animal irracional que se guيa solamente por sus atavismos, sentido ْnico de la supervivencia y apetitos naturales. La imposiciَn que hemos ordenado del ayuno es igual a la que impusimos a los puebles anteriores a vosotros. Entonces no consideréis gravosa tal imposiciَn, puesto que la impusimos a todo el género humano. La obligaciَn y el deber de ayuno y su cumplimiento, os sirve para bien cultivar y educar vuestras personas en la piedad y en la reafirmaciَn de vuestras conciencias y para perfeccionar vuestras personas.

I84- Se os ha prescrito el ayuno durante pocos y contados dيas y si Dios lo hubiera querido, habrيa prolongado su duraciَn, pero no ha querido exigiros lo que no podrيais soportar. Asي, quien esté enfermo y el ayuno le resultara perjudicial, o quien esté de viaje, en ambos casos pueden obviar el ayuno, uno hasta curarse y el otro hasta llegar a destino, cumpliendo luego con la prescripciَn y ayunando el perيodo o dيas que falten para su finalizaciَn. En cuanto a razones distintas a enfermedad o viaje, como el caso de quien no puede ayunar sin que ello le cause perjuicio, por inconvenientes permanentes como la vejez extrema o enfermedad incurable, obviarل el ayuno y tomarل sus alimentos como de costumbre, pero deberل alimentar a un necesitado que carece de medios por cada dيa de desayuno. Quien ayune voluntariamente por sobre el perيodo prescrito, se verل beneficiado, puesto que el ayuno es un bien y beneficio permanente para quienes comprendan la realidad de los ritos.

185- Los dيas de ayuno son los del mes de Ramadلn, sacro y engrandecido ante Dios, pues en este mes fue revelado el Qur’an, cual guيa para toda la humanidad hacia el recto sendero por medio de sus claras enseٌanzas que conducen al bien perfecto y que establecen la diferencia entre la verdad y la falsedad por siempre y para todas las épocas y generaciones. Quien vive durante el mes de Ramadلn y se halla en salud y en su lugar de residencia, y no de viaje, deberل ayunar. Mas quien sufriera de enfermedad y que el ayuno lo perjudicara o quien estuviera viajando puede obviar el ayuno, mas cumplirل con los dيas de ayuno que no haya hecho, pues Dios no desea que vuestras obligaciones sean penosas, sino que desea para vosotros lo que sea de soportable cumplimiento y fلcil de realizar. ةl es Quien os guiَ a él a fin de que completéis el nْmero de dيas que debéis ayunar y enaltezcلis a Dios por haberos orientado y bien conducido.

186- Yo, Dios, observo a Mis siervos y conozco lo que hacen y lo que dejan de hacer, y si te preguntan, Muhammad, diciendo: ؟ Estل Dios cerca nosotros, como para saber qué ocultamos y qué evidenciamos y qué abandonamos?, respَndeles: Yo estoy mلs cerca de ellos de lo que suponen, y la prueba de ello es que el ruego de Mis siervos llega en el instante preciso y Yo, Dios, lo escucho y respondo en su preciso momento. Y si Yo asي procedo, que respondan a Mي por medio de la fe en Mي y de Ml obediencia, que en ello radica su bienestar y lيmpido comportamiento.

187- Dios os permite el acercaros a vuestras esposas, en las noches de los dيas de ayuno, por existir vيnculos que os unen a ellas y ellas a vosotros en el transcurrir de la vida y el comْn habitلculo, y porque os es difيcil apartaros de ellas y porque asي se os alivia la convivencia. Dios conoce que renunciabais a parte de vuestros derechos, mortificabais vuestras personas, inhibiéndoos de acercaros a ellas en las noches del mes de Ramadلn y decidiَ aliviaros de tales extremos y perdonar vuestra actitud de renuncia. Ahora que sabéis que vuestras relaciones estلn permitidas por Dios, no tengلis inconvenientes ni sentimientos de culpa por acercaros a vuestras esposas; gozad de lo que Dios os ha permitido; alimentaos y bebed durante el transcurso de las noches de Ramadلn, en el lapso que llega hasta que percibلis la luz de la aurora diferenciلndose de la oscuridad nocturna, como se diferencian en sus colores el hilo blanco del negro. Comprobado esto, comenzad a ayunar y completad vuestro ayuno hasta que el sol se oculte. El ayuno es uno de los deberes de adoraciَn que exige una dedicaciَn exclusiva al mismo y un abandono de las inclinaciones apasionadas del alma y las relaciones con vuestras mujeres durante las horas diurnas de los dيas prescritos. Quien desee retirarse en la mezquita y permanecer en ella con exclusividad debe renunciar algo del goce con su mujer, mientras se mantenga retirado en la mezquita. En esto, que hemos legislado para vosotros respecto al ayuno y el retiro, existen lيmites que Dios ha fijado. Respetad tales lيmites y no los traspaséis para transgredirlos. Dios ha ampliado y extendido el conocimiento de las restricciones a toda la humanidad para que las respeten y eviten las consecuencias de su transgresiَn.

188- Dios ha prohibido despojar o tomar los bienes de otros sin razones justas. Por tanto, que nadie se considere con derecho a los bienes ajenos sin una justificaciَn de las que Dios legislَ, como el caso de herencia, la donaciَn y el contrato eficaz que permite la adquisiciَn. Se puede dar el caso muy repudiabIe de quien dispute a un hermano una posesiَn sin tener justificativo y llegue un reclamo hasta las autoridades o los jueces buscando un dictamen que le otorgue la posesiَn y asي despojar a dicho hermano del bien en disputa presentando falsos testimonios o pruebas amaٌadas, o mلs aْn, un sucio soborno.، Cuلn mala acciَn es ésta y cuلn malas son las consecuencia que merecen de futuros castigos!

189- Te inquirirلn, Profeta, respecto a la Luna en estado creciente, que se muestra delgada cual un hilo y luego va creciendo hasta llegar a llenarse en plenitud, para luego comenzar a disminuir hasta llegar al estado de su comienzo inicial y nunca se muestra en un estado ْnico como el Sol: ؟Qué hay tras estos cambios y qué significan, pues vemos que todos los meses hay un creciente que se agrega a otros muchos crecientes anteriores? Respَndeles, Profeta: La consecutiva apariciَn de estos crecientes lunares y sus diferentes desarrollos, conllevan sabia disposiciَn y beneficios religiosos y seculares. Son seٌales que fijan los tiempos y momentos de las relaciones que trabلis entre vosotros para vuestra manutenciَn y sustento y fija los tiempos de la Peregrinaciَn, uno de los pilares de vuestra religiَn. Si el creciente lunar permaneciera en tal estado sin cambios como lo estل el Sol, no podrيais fijar el horario de vuestras actividades vitales y de vuestra Peregrinaciَn. Vuestra ignorancia y desconocimiento de la sabia disposiciَn de las alteraciones y variaciones del creciente, no debe ser causa para promover dudas respecto a la sabidurيa del Creador. Tampoco es bueno que entréis en las casas por los techos, mas el bien consiste en la piedad de los corazones y su pureza y que ingreséis a las viviendas por sus puertas como lo hace la gente de bien y que busquéis la verdad y las razones rectas. Pedid, entonces, la complacencia de Dios hacia vosotros y prevenيos de Su castigo, de modo que podلis tener éxito y bienestar y salvaros del tormento del fuego infernal.

190- Es parte del permanente recuerdo de la presencia de Dios, el soportar y sobrellevar los sacrificios que exige obedecerle y el sacrificio mلs penoso para el alma es luchar contra los enemigos de Dios, pero, si se os agrede, combatid a vuestros agresores. Tenéis permiso para rechazar con las armas sus agresiones, mas no os convirtلis en agresores, comenzando vosotros la lucha o matando a quien no interviene en vuestra contra, el cual no ha tomado partido en ninguno de ambos bandos. Dios no ama a los agresores.

191- Y matad a quienes os atacan buscando vuestra muerte, en donde los halléis, y expulsadlos de Meca, vuestra ciudad y patria de la cual os obligaron a salir, y no tengلis escrْpulos en actuar asي, pues ellos han cometido acciones peores que el matar en la Mezquita Sagrada, tratando de introducir la confusiَn y la tentaciَn en los sinceros creyentes para que renegasen del Islam por medio de la tortura, y ello en la Meca, hasta que se vieron obligados a huir con su religiَn y fe de su propia patria. Recordad que la Mezquita Sagrada posee sacralidad. No violéis su sacralidad, a menos que ellos la violen atacلndoos en su recinto. Si os combaten allي, matadles y sabed que los venceréis con el apoyo de Dios. Tal es el castigo de los incrédulos: se les hace lo que ellos hacen con otros seres.

192- Mas si renuncian a su incredulidad y abrazan el Islam, el Islam redime de los actos anteriores y Dios perdonarل las consecuencias de su incredulidad, por generosidad y misericordia.

193- Combatid a estos que intentaron mataros e impediros practicar vuestra religiَn por medio del daٌo y la tortura, hasta que sean arrancadas las raيces de la discordia y la falsedad y hasta que la religiَn y la fe sean para Dios. Asي, si abandonan su incredulidad habrلn salvado sus almas y evitado el castigo y no corresponderل atacarlos en esos momentos; mas debéis atacar a quien oprime su propia alma y la introduce en los pecados y rebeldيas, y transgrede toda justicia y equilibrio de hecho y de palabra con sus actitudes.

194- Si os agreden durante el mes de sacra prohibiciَn de toda lucha, no renunciéis a combatirlos durante su curso, pues asي como es de sacra prohibiciَn para vosotros lo es para ellos, y si ellos violan la sacralidad que vosotros respetلis, enfrentadlos y responded en defensa de vuestras vidas. En la legislaciَn que os dimos respecto a las prohibiciones sacras y a las cosas (1) y lugares santos, fijamos la de la compensaciَn equivalente y la respuesta en correspondencia y similitud. Por tanto quien os agreda en lo que para vosotros es Sagrado, rechazad tal agresiَn con una agresiَn equivalente, pero temiendo y recordando a Dios. No os excederéis en el castigo y el Qisas y sabed que Dios es sostén de los piadosos. —————— (1) En el concepto islلmico todo el recinto de la Ka’ba y varios de Meca y sus aledaٌos que entran dentro de los ritos del peregrinaje son sacros.

195-El esfuerzo y combate contra los incrédulos comprende el hacerlo ofreciendo la vida, como asimismo ofreciendo los propios bienes. Usad vuestra hacienda en los preparativos y elementos necesarios para el combate y sabed que combatir a estos incrédulos es combatir por la causa y en el sendero de Dios. Por tanto no dejéis de participar y luchar y gastar bienes y posesiones en tal combate, pues si renunciلis a la acciَn y os mostrلis avaros, os dominarل vuestro enemigo y os humillarل y serل cual si os hubierais entregado por vuestra propia mano a la extinciَn. Realizad lo que es de vuestro deber realizar con bondad, dedicaciَn y esmero, pues Dios desea que las obras y acciones que realicéis sean hechas a la perfecciَn.

196- Cumplid con la Peregrinaciَn y la Visita (‘Umra) por deber hacia Dios, en todos sus aspectos de modo completo y perfecto, con intenciَn de lograr el beneplلcito de Dios y no busquéis en su cumplimiento ganar algo de los bienes mundanos y sus adornos como la fama y la notoriedad. Si os proponéis peregrinar o efectuar la visita y habéis hecho el voto de purificaciَn y se os presentara un enemigo en vuestro camino hacia la Meca, podréis abandonar el estado de purificaciَn y renunciamiento, afeitando vuestra cabezas, pero antes debéis sacrificar lo que podلis conseguir: ovino, camélido o vacuno, y ofrecer su carne a los necesitados, en donaciَn. No afeitéis vuestras cabezas hasta no cumplir con tal rito, pero quien entre en estado de purificaciَn y renunciamientos, si el cabello de su cabeza le provoca malestares y daٌo en razَn de enfermedad o problemas en su cuero cabelludo, no se le objetarل el cortar su cabello, Entonces deberل compensar esto con ayuno durante tres dيas o en su lugar hacer caridad en alimentos a seis necesitados en cantidad que cubra suficientemente lo requerido por un dيa, o en su defecto sacrificarل un ovino y harل de su carne caridad para los pobres y los necesitados. Mas cuando lleguéis a lugar seguro y pacificado sin haber sufrido impedimento de enemigo alguno en el camino y os propongلis efectuar la Peregrinaciَn y la Visita y primero cumplisteis la Visita esperando el inicio de los actos de Peregrinaciَn, deberéis sacrificar un ovino y donar su carne a los necesitados y a los pobres de los Santos Lugares. Quien no halle la res correspondiente o no posea los medios para adquirirla suplirل ello con tres dيas de ayuno en la Meca y siete mلs cuando regrese, en su hogar. Esta disposiciَn rige para quien no fuere habitante de la Meca, mas no para los habitantes de la Meca.

197-Sabéis que la peregrinaciَn se efectْa durante meses conocidos por vosotros, puesto que dicho periodo lo conocيais desde la época de Abraham (B.D.P.), y que comprende Shawwal, Dhul-Qi’da y Dhul-Hiyya. Quien se obligue al deber de peregrinar en tales meses y lo inicie, debe respetar sus normas. Entre dichas normas estل el inhibirse de tener relaciones con mujer, evitar lo pecaminoso, las malas palabras y los insultos y no formalizar vanas discusiones ni exhibiciones con sus compaٌeros de peregrinaciَn y en general evitar toda causa de enfrentamiento y rivalidad, y asي conseguir culminar su deber, signado por el bueno y noble comportamiento. El peregrino deberل esforzarse en realizar buenas acciones y rogar la recompensa de Dios por medio de la obra pيa, dado que Dios conoce su situaciَn y comportamientos y por ellos recompensarل. Proveeos para el Dيa del Juicio con la piedad y la obediencia a los mandatos de Dios y la renuncia a lo que ha declarado no permitido. Tal es la mejor provisiَn. Y considerad el respeto y el temor a Dios, en lo que hagلis y en lo que decidلis no realizar, de acuerdo con el sano juicio y la sabidurيa, evitando ensombrecer vuestras acciones con los impulsos de las pasiones e inclinaciones del alma y las cosas mundanas.

198- Algunos de vosotros veيan inoportuno continuar con sus actividades comerciales y hacer ganancias en la temporada de la peregrinaciَn. No os prevengلis ni os preocupéis y proseguid vuestras actividades, buscando los beneficios por los caminos y métodos legales, y aspirad a obtener las mercedes de Dios y Su provisiَn. Cuando los peregrinos salgan de ‘Arafat luego de cumplir con el rito de permanencia y lleguen a Muzdalifa la noche de rememoraciَn del sacrificio, que invoquen a Dios en este lugar santo, el monte de Muzdalifa, proclamando Su grandeza, respondiendo a Su llamado y reconociendo Su majestad. Que Le glorifiquen y alaben y agradezcan por haberles guiado a la Verdadera Religiَn y a Su firme adoraciَn por medio de la peregrinaciَn y otros ritos, puesto que antes de ello estaban extraviados y no hallaban el camino de la rectitud y el conocimiento.

199- Un sector de los لrabes, Quraysh, se inhibيan de detenerse con la gente en ‘Arafat, a pesar de saber que en tal lugar se detuvo su padre Abrahلm. Se inhibيan por soberbia y por evitar igualarse a los demلs, siendo elles los habitantes de la Casa de Dios y sus residentes permanentes y pretendiendo que tal actitud suya era por su alta consideraciَn y engrandecimiento a los Lugares Santos, no deseando salir de ellos hacia ‘Arafat, sيmbolo de licitud. Dios les exige que abandonen las costumbres preislلmicas de las épocas de ignorancia y se presenten en ‘Arafat y se detengan en ella y que luego salgan como sale el conjunto de la gente, puesto que no existe privilegio y preeminencia de nadie sobre otra persona en el cumplimiento de los deberes y ritos religiosos. Todos deben rogar el perdَn y la remisiَn de Dios en tales benditos lugares, y en ello consiste el motivo conducente a que Dios les condone y perdone sus excesos pecaminosos y delictivos y tenga misericordia de ellos.

200- Cuando hayلis terminado con las acciones de la Peregrinaciَn y sus rituales, desechad vuestra costumbre de la era de la ignorancia, que consistيa en el orgullo de los padres y jactancia de sus hechos. Qu vuestros recuerdos y glorificaciones sean para Dios. Recordadlo y mencionadlo como recordabais y mencionabais a vuestros padres, y mلs aْn que a ellos, pues ةl es el Poseedor y el Otorgador de los dones que gozaban vuestros padres, y que gozلis vosotros. Los lugares y estancias de la Peregrinaciَn son lugares de ruego y solicitud de los favores, el bien y la misericordia de Dios. Algunos peregrinos limitaban sus ruegos a las cosas y bienes mundanos, sin preocuparse por las gracias y dones de la vida postrera. Tales no tendrلn parte en la vida postrera.

201- Existen otras gentes a quienes Dios ha guiado y bien orientado, quienes decidieron dirigirse con su corazَn pidiendo los bienes de este mundo y del otro y rogaron a Dios que apartase de ellos el mal del fuego infernal y su tormento.

202- Estos recibirلn lo que fue asignado a ellos. Dios recompensarل a cada cual de acuerdo con sus obras.

203- Recordad a Dios, engrandeciendo Su Nombre y con otros conceptos, en dيas determinados, que son los de arrojar los guijarros en Mina: los dيas once, doce y trece. No es necesario que el peregrino permanezca los tres dيas mencionados en Mina arrojando los guijarros, sino que puede acortarlos a dos dيas, puesto que la base del bien es el temor a Dios, no el volumen del nْmero. Tened siempre presente el recuerdo de Dios y sabed que a ةl seréis reunidos a fin de responder por vuestras acciones y obras.

204- Y si el temor y el recuerdo de Dios es el fundamento, un grupo de gente es el perdedor, dado que es distinto lo que ocultan en sus corazones de lo que manifiestan sus lenguas. Sus palabras tienen dulzura, te agradan, mas son amaٌadas por ellos buscando atraerse beneficios en esta vida mundana. Reafirman ante ti sus pretensiones diciendo que Dios es conocedor de la veracidad de sus corazones. La verdad es que ellos son los mلs firmes enemigos tuyos, Profeta, y los mas crueles.

205- Si alguno de ellos accede a dirigir algo y adquiere poder, no trabajarل por el bien y el progreso, sino para el mal y la ruina de los plantيos y las descendencias. A éste, Dios no lo ama, dado que ةl no ama la corrupciَn.

206- Si le aconsejas rocordلndole que tema a Dios, reaccionarل con furor y considerarل el consejo como mengua de su orgullo y poder, y procederل a emprender abusos y atropellos respecto al caso en que le hubieras aconsejado, impulsado por fuerte capricho y obstinaciَn. Recibirل por esto el tormento del infierno y ،qué desagradable estancia es esta!

207- Qué grande es la diferencia entre estos hipَcritas y los verdaderos creyentes que entregan su vida por la causa de Dios y Su complacencia y por elevar la palabra de la verdad y enfrentar al agrupamiento hipَcrita. Si el grupo creyente conduce alguno de los asuntos de la sociedad, tal serيa por piedad de Dios hacia Sus criaturas y siervos. Su clemencia cubrirل a éstos al poner en manos de los creyentes piadosos la responsabilidad de su conducciَn, evitلndoles el mal de los malvados y su perversidad.

208- ،Creyentes! Sed pacيficos entre vosotros; no impulséis los partidismos de la era de ignorancia preislلmica y otras causas de enfrentamientos y enemistad, y no caminéis por los senderos de Satanلs, que os inducirل a la divisiَn puesto que Satanلs es declarado enemigo vuestro.

209- ،Creyentes! Si os desviلis de este camino al cual estلis convocados todos sin excepciَn, y luego de haberos sido comunicadas sus claras razones y argumentes de que es el camino verdadero, sabed entonces que seréis culpados por vuestro desvيo, puesto que Dios es Poderoso y castiga a quien se oponga a Sus mandatos y es Sabio al estimar cada castigo en proporciَn y medida correspondiente a la falta producida.

210- Mas éstos que se niegan a aceptar el Islam, ؟acaso esperan, para convencerse, ver a Dios claramente, en una nube junto con Sus لngeles, cuando ya Dios ha dispuesto disolver y cortar sus ambiciones? Todos los asuntos y cuestiones estلn en manos de Dios y ةl dispone de ellas como desee, y ya ha determinado Su decisiَn al respecto, y Su decisiَn serل cumplida sin impedimento ni revocaciَn alguna.

211- Pregunta a los israelitas cuلntas pruebas y seٌales inequيvocas les presentamos respecto a la veracidad y legitimidad del Profeta Muhammad (B.D.P.), que a la vez os guiaron hacia Dios. Mas ellos renegaron y descreyeron de tales pruebas y seٌales y comenzaron a falsear sus significados. Asي, luego de haber sido expuestas cual guيa hacia el bien, se convirtieron en causas de incredulidad e impiedad de estos pérfidos. Mas quien cambie las mercedes de Dios de tal falsario modo, merece el gran tormento.

212- Es evidente que el motivo de tal desviaciَn y tal incredulidad es la codicia por los bienes de este mundo. Los incrédulos han sido guiados por el brillo ilusorio de los apetitos y pasiones de la vida mundana, y se burlan de quienes han creيdo y adoptado la fe, cuya preocupaciَn y desenvolvimientos estلn orientados a la vida postrera. Y allي Dios elevarل la posiciَn de estos sinceros creyentes sobre la de tales incrédulos. En cuanto a la abundante posesiَn de riquezas y oropeles que detentan, ello no implica que sean superiores ni mejores (que los creyentes) en absoluto, pues las riquezas y bienes que Dios otorga no se calculan en relaciَn a la fidelidad o incredulidad, sino segْn Su voluntad y deseo, y asي Dios brinda bienes abundantes a algunos cual tentaciَn y a otros se los retacea cual prueba.

213- Los seres humanos son de igual naturaleza y ésta posee predisposiciَn hacia el extravيo, solo que algunos son ganados por las razones de la buena guيa y otros son vencidos por el extravيo y el error y de ahي su desacuerdo. Entonces Dios enviَ los Profetas como guيa, anunciadores y prevensores, e hizo descender los Libros que contienen la verdad cual un juez que juzga entre los seres humanos, y asي termina con las rivalidades y disidencias. Pero los que se beneficiaron con la conducciَn y enseٌanzas de los Profetas son solamente los que creyeren fielmente. Son aquellos que Dios les guiَ en las cuestiones de desacuerdos hacia la verdad, pues ةl es Quien agracia a los seguidores de la verdad, si éstos son sinceros.

214- ؟Es que estimلis que entraréis en el Paraيso simplemente por confesar y aceptar la fَrmula del Islam, sin que os afecte lo mismo que afectَ a quienes fueron antes que vosotros? A ellos los alcanzaron calamidades y castigos celestiales, y fueron conmovidos, al grado que su propio Profeta se quejَ, y ellos con él, clamando: ؟Cuلndo llegarل el auxilio de Dios? Dios cumple su promesa y se les responde que Su auxilio estل cercano.

215- Profeta, los creyentes, te preguntarلn respecto a sus contribuciones y aportes y el modo de efectuarlas; respَndeles: las contribuciones y aportes deben provenir de vuestras riquezas y medios lيcitos y limpios y se ofrecerلn a los padres, los parientes, los huérfanos, los necesitados y a quien esté lejos de su familia y sus bienes. Sabed que toda obra de bien que hagلis, Dios la conocerل y os recompensara por ella.

216- Sabed que las contribuciones a favor de los huérfanos y los necesitados y otros, constituyen un modo de defender a la sociedad en su vida interna; que la lucha armada constituye su defensa contra los enemigos externos, y por ello se os ha prescrito a los musulmanes el combate y la lucha en defensa de vuestra fe y de vuestras vidas. Por propia inclinaciَn las almas repulsan la pelea y la lucha, pero quizلs repulséis lo que conlleva vuestro bien y améis lo que signifique vuestro daٌo; mas Dios conoce lo que desconocéis de vuestra propia convivencia e interés y vosotros no conocéis. Por tanto acatad lo que os ha impuesto.

217- Profeta, los musulmanes repulsaron la lucha y el combate durante el transcurso del mes en que estلn prohibidos y te han consultado al respecto. Diles: Es cierto, la lucha durante el mes Sagrado es un grave crimen, pero mلs grave es la acciَn de vuestros enemigos que os han impedido el acceso a la Sagrada Mezquita y obstaculizado el camino de Dios para vosotros y expulsado a los musulmanes de la Meca. Los graves daٌos y perjuicios con que os acometieron, con intenciَn de haceros renunciar a vuestra fe, son mayores y mلs condenables que cualquier combate. Por esta razَn se ha permitido la lucha en el mes Sagrado de prohibiciَn de la misma, para frenar y terminar dichas maldades, y por tanto vuestra lucha es una obra de envergadura y gran significado, puesto que con ella se previene lo que es mلs enorme e indeseado. Sabed, musulmanes, que el modo de éstos con vosotros es el camino de la opresiَn y el abuso criminal y que ellos no aceptan de vosotros tratos de justicia ni relaciones lَgicas, y no dejarلn de combatiros hasta haceros renegar de vuestra fe si pueden. Quienes de vosotros muestren debilidad frente a sus ataques y renieguen de su fe y terminen muriendo en la incredulidad, habrلn anulado sus buenas obras en esta y en la otra Vida y serلn contados entre los condenados al fuego infernal, donde permanecerلn eternamente.

218- Quienes han llegado a la fe sincera que los impulsَ a emigrar de su patria y sus hogares para defender la religiَn y realizar esfuerzos para elevar la voz de la fe, estos esperan la recompensa mلs amplia de Dios para ellos, aunque hayan flaqueado en algo, pues Dios es Remisor, Perdonador y Clemente, y derrama Su clemencia sobre Sus siervos guiلndolos y recompensلndoles.

219-Te consultarلn, Muhammad, respecto a los embriagantes y los juegos de azar. Diles: Conllevan grande perjuicio daٌando la salud, trastornando la razَn, diluyendo los bienes y fomentando el odio y la enemistad entre la gente; y aparentemente conllevan pequeٌos beneficios cual es el entretenimiento y la obtenciَn (para algunos) de fلciles ganancias. Mas sus daٌos son mucho mلs grandes que estos beneficios. Por lo tanto, apartaos de los embriagantes y los juegos de azar. También te consultarلn respecto a qué deben ofrecer en contribuciَn. Diles que deben ofrecer por amor a la causa de Dios lo que les resulte de fلcil contribuciَn y que no les cause perjuicio. Asي es como Dios os expone claramente las guيas evidentes, para que meditéis sobre lo que resulte beneficioso para vosotros en este mundo y en el otro(1). —————- (1) Este texto corلnico nos muestra que su legislaciَn estل dirigida a proteger los beneficios de las personas. Asي, todo lo que conlleve un mayor beneficio en relaciَn a su perjuicio debe ser buscado y lo que conlleve menor beneficio en relaciَn a su perjuicio debe desecharse y no es legal realizarlo. El texto seٌala una situaciَn real y existente en este mundo: las cosas del mundo aparecen con sus beneficios y sus males confundidos y mezclados. No existe en esta vida un bien total y perfecto. Tampoco existe un mal total. Consideramos los embriagantes como madre de todas las perversidades: obnubilan la razَn y transforman al hombre en un animal. Pero deriva de los embriagantes un beneficio para algunos junto a sus daٌinas e ilimitadas consecuencias. Y los juegos de azar que distraen y ocupan el alma, la persona y el juicio y los mantienen en un estado de permanente alteraciَn, también conllevan beneficios para algunos a pesar de lo que contienen de transgresiones y delitos que pervierten la vida, la familia y todas las nobles y virtuosas relaciones humanas.

220- Te consultarلn, Profeta, respecto a la cuestiَn de los huérfanos y lo que ordena el Islam respecto a ellos. Diles que el bien, para vosotros y para ellos, radica en mejorar su situaciَn y en acogerlos y sumarlos a vuestros hogares y que os relacionéis con ellos con intenciَn de beneficiarlos y no de envilecerlos, pues son vuestros hermanos en este mundo y necesitan tal convivencia y relaciَn con vosotros. Dios conoce quién de vosotros es piadoso y quién no. Prevenيos, pues. Si Dios hubiera querido, os habrيa sometido a una gravosa obligaciَn, mas por ello sَlo os impone el cuidado de los huérfanos, sin obligaros a la convivencia y la relaciَn. Si dejلis a los huérfanos abandonados y sin hacerles conocer las obligaciones correspondientes para con ellos, crecerلn con odio y resentimiento a la comunidad y esto resultarل en perjuicio de vuestra sociedad y en un penoso problema para vosotros. Si se los humilla y se ofende su dignidad de persona, surgirل de entre ellos quien odie a la comunidad y cometa iniquidades. Recordad que Dios es Poderoso y concreta sus disposiciones y es Sabio y no impone ninguna legislaciَn que no sea para vuestro bien.

221- La convivencia con los huérfanos no conlleva dificultades, pero sي las conlleva la convivencia con los asociadores idَlatras. Por tanto, no formalizarل el fiel musulmلn matrimonio con mujer asociadora idَlatra que no practica ni posee religiَn derivada de alguno de los Libros celestiales, ni ningْn hombre de vosotros creyentes se casarل con mujer asociadora por razones de sus riquezas, su belleza su genealogيa paterna y materna. Una mujer fiel creyente que haya caيdo prisionera y sea considerada esclava es mejor y preferible a la asociadora libre, poseedora de riquezas y hermosura y noble genealogيa. No casarل ninguno de vosotros a alguna pupila con varَn asociador idَlatra que no cree en los Libros celestiales, ni os impulsarل a ello el hecho de que tal infiel sea preferido por sus riquezas y noble procedencia. El esclavo creyente fiel es mejor y preferible a tal individuo. Tened en cuenta que estos idَlatras atraen a vuestros parientes y amigos a la oposiciَn rebelde y a la asociaciَn idَlatrica, y merecerلn el fuego infernal por su proceder. Si Dios os convoca a alejaros y separaros de los incrédulos asociadores en cuanto a lazos matrimoniales, os estل convocando a vuestro propio bien y feliz orientaciَn, cuya recompensa es el Paraيso y el perdَn de vuestras faltas y a que transitéis con Su guيa el sendero del bien. Asي es como revela Sus leyes, Su guيa a la gente; quizل, aprovechلndolas, capten y comprendan su conveniencia y feliz orientaciَn.

222- Te preguntan, Profeta, respecto a tener relaciones con las esposas durante el perيodo menstrual. Respَndeles: la menstruaciَn es totalmente daٌina y debéis absteneros de allegaros a vuestras esposas durante su duraciَn, y no os relacionéis hasta que se purifiquen. Cuando se hayan purificado, podéis tener relaciones por los conductos naturales. Quien de vosotros haya quebrantado esta disposiciَn y haya efectuado relaciَn, que prometa a Dios no reincidir, pues ةl ama que Sus siervos abunden en manifestaciones de arrepentimiento y practiquen continua purificaciَn de las suciedades y las lujurias.

223- Vuestras esposas son el receptلculo de vuestras descendencias; de igual modo que el terreno al aceptar la semilla hace brotar las plantas. Con este ejemplo os indico que os alleguéis a vuestras esposas en las formas que elijلis contactar siempre que sea por el lugar de la procreaciَn. Tened temor de Dios en cuanto a convivencia y relaciones (carnales) con la mujer y sabed que os hallaréis ante ةl y sois responsables frente a ةl. Anunciamos la bienaventuranza para quienes se detengan y no trasgredan los lيmites fijados por Dios Altيsimo.

224- Creyentes, no expongلis el nombre de Dios a abundantes juramentos. Esto se contradice con la glorificaciَn de Su Nombre y Su majestad. El cuidaros de abundar en juramentos por Su nombre resulta en un efectivo bien, en la piedad y en la capacidad de contribuir al bienestar entre la gente. Quien se cuide de estar jurando permanentemente, consigue que la gente le tenga gran consideraciَn y respeto, confيe en él y acepte su sola palabra. Recordad que Dios oye vuestras expresiones y juramentos y conoce vuestras intenciones.

225- Dios disculpa algunos de vuestros juramentos: lo que brotَ de las lenguas como forma de juramento sin que tuviera un preciso objetivo y fin, ni confirmaciَn en vuestros corazones, o si habéis supuesto y jurado que algo sucediَ, no habiendo ocurrido aْn, Dios no lo considerarل como un real juramento, pero sي, os contarل, lo que fuera de impulso y asentimiento hechos en vuestros corazones, decidiendo realizar determinada acciَn o renunciado a efectuarla. Lo mismo respecto a la expresiَn mentirosa con que se pretenda respaldar un juramento. Dios perdona a quien se arrepiente y es Generoso Que dispensa lo que no ha involucrado al corazَn.

226- Los que han jurado que no se acercarلn a sus mujeres, les concedemos un plazo de espera de cuatro meses, y si durante el transcurso de este lapso se acercan a sus mujeres, se considera a su matrimonio en vigencia y deberلn hacer la expiaciَn de su juramento, y Dios les perdonarل y aceptarل su expiaciَn, por misericordia hacia ellos.

227- Mas si no tuvieran relaciَn con sus mujeres durante el lapso mencionado, les habrلn causado daٌo y evidente perjuicio, y la ْnica soluciَn consiste en el divorcio. Que recuerden que Dios oye sus pensamientos, conoce sus situaciones, y por ellos los juzgarل el Dيa de la Resurrecciَn.

228- Las divorciadas deberلn aguardar, sin aspirar a un nuevo matrimonio(1 a) el paso de tres perيodos menstruales que aseguren la indemnidad de la matriz(1 b) y que den la posibilidad de una reconciliaciَn. Es ilيcito ocultar lo que pudieran tener conformado en su matriz sea un feto o sangre menstrual. Tal es el comportamiento de las sinceras creyentes en Dios y en la firme convicciَn de hallarse ante ةl el Dيa del Juicio Final. En cuanto a sus esposos, estos tienen el derecho de reintegrarlas a los lazos matrimoniales nuevamente durante el lapso de las tres menstruaciones mencionadas y ejercitarلn este derecho con finalidad de hacer el bien y no causar perjuicio a sus mujeres. Las esposas tienen tanto de derechos como de obligaciones, dentro de lo que acepta la legislaciَn(2), y los hombres poseen el grado de protecciَn y resguardo sobre las mujeres, la vida matrimonial y el cuidado de los hijos. Sabed que Dios estل por sobre Sus siervos y ordena y legisla para los mismos lo que es acorde con la sapiencia. —————— (1) Dos observaciones y llamadas de atenciَn: a) Estل acordado entender el plazo de tres menstruaciones que surge del significado se da a la palabra Quru’ inserta en el texto corلnico, en el sentido de menstruaciَn, siendo éste el criterio de la mayorيa de los jurisconsultos. El maestro Al-Shafi’i interpreta el Quru’ en el sentido del estado de purificaciَn entre dos menstruaciones, siendo segْn esta interpretaciَn, el plazo de espera tres purificaciones. b) Las demلs condiciones y disposiciones respecto al plazo de espera segْn su clase y tipo, y la legislaciَn que los abarca se mencionarلn en otro lugar mلs adelante. (2) Dios, Altيsimo, otorgَ a la mujer derechos en la misma medida que le impuso deberes y otorgَ al esposo el grado de conductor y protector y le impuso el deber de actuar con justicia. La igualdad en los derechos conyugales en relaciَn a la mujer con sus propios derechos y obligaciones era un principio inexistente en los pueblos antiguos: entre los romanos la mujer era una sierva en casa del esposo y existيan obligaciones que cumplir sin tener ninguna clase de derechos. Igual situaciَn en Persia y vemos que el Islam se adelantَ al legislar a favor de la mujer con justicia.

229- Para el divorcio, el esposo debe pronunciar la fَrmula correspondiente dos veces, teniendo el derecho, luego de pronunciar cada una, de retener a su esposa a condiciَn de esperar el término de los tres perيodos menstruales o renovar su condiciَn de protegida e intocable esposa, formalizando nuevo convenio matrimonial (con toda sus obligaciones). En tal situaciَn estarل obligado a concretar la decisiَn de retener a su esposa en condiciones de justo trato y relaciَn bondadosa o, caso contrario, dar por terminada la vida conyugal siempre con obligaciَn de brindarle buen trato, respetarla y honrarla sin mostrarle menosprecio. Y no os corresponde a vosotros ni es lيcito retomar lo que habéis dado a vuestras esposas, menos en caso que temلis que los derechos del matrimonio no se sostengan, como lo ha revelado Dios Altيsimo. Por tanto, vosotros musulmanes, si teméis que vuestras esposas no cumplan con los deberes y derechos conyugales en modo perfecto, Dios ha legislado que la esposa debe otorgar de sus bienes al esposo en compensaciَn por su separaciَn del mismo, siendo éstas las leyes que Dios ha decretado y dictaminado, y que no habréis de contrariar ni transgredir, pues quien tal haga habrل oprimido y perjudicado a su propia alma y persona y oprimido y perjudicado a la sociedad en medio de la cual vive(1). ————– (1) Dios legislَ respecto al divorcio y puso la determinaciَn del mismo en manos del hombre inicialmente. Algunas personas imaginan que ello conduce a daٌar la vida y facilitar la disoluciَn de la familia y en apoyo de sus afirmaciones expresan que la proporciَn de divorcios en Egipto llega al 30% o mلs y que ello ha dado lugar a gran cantidad de (mujeres) desprotegidas. Es nuestro deber hablar respecto al porqué del derecho del esposo a decidir el divorcio y luego hablar respecto al comentario de quienes afirman conclusiones y efectos del divorcio. A)  Respecto del derecho dado al esposo, no le fue otorgado sin condiciones ni limitaciones, sino que se le condicionَ psيquica y cuantitativamente en relaciَn a la cَnyuge con la cual ya hubiera formalizado relaciones y tales condiciones y limitaciones son: Primero: no puede pronunciar la formula de divorcio mلs que un sola vez en concepto de “retorno”, es decir el esposo conserva el derecho de reanudar el matrimonio durante la vigencia del “lapso de espera”, debiendo elegir entre reanudar el matrimonio o finiquitar la relaciَn dejando a la esposa. Ello dentro de lo explicado respecto al significado de “lapso de espera”. Esta situaciَn pondrل en evidencia el estado de completa desavenencia y desacuerdo entre los cَnyuges, lo cual hace imposible la vida matrimonial. Segundo: Le estل prohibido al esposo divorciar a su cَnyuge si estل pasando el perيodo menstrual en el que se producen cambios y molestias fيsicas y psيquicas y un estado de nerviosismo en la mujer. Los factores mencionados respecto a la mujer y el hecho de supresiَn de los contactos maritales pueden haber contribuido a las desavenencias y rechazos y desacuerdos. B) En cuanto a la acusaciَn de la existencia de un 30 % de casos de divorcio, si asي fuera, tal porcentaje serيa menor al existente entre los ingleses, norteamericanos y franceses (los cuales lanzan y difunden tal acusaciَn). Agreguemos que no todos los divorcios constituyen una separaciَn, ya que el repudio antes de consumar la relaciَn marital no es considerado una catلstrofe conyugal, sino que contrariamente es el ْnico y rلpido impedimento y freno a que ésta se produzca mلs adelante. C)    Respecto a Egipto, hemos realizado una investigaciَn en juzgados de zonas donde se producيan mلs casos de divorcios y comprobamos que la proporciَn de divorcios con separaciَn total, eran debidos a la errada aplicaciَn y utilizaciَn del derecho de ley (en su letra y espيritu). La aplicaciَn correcta reducirيa los casos de total separaciَn de los cَnyuges a la proporciَn de uno por ciento o como mلximo entre uno y dos por ciento.

230- Si el esposo pronuncia por tercera vez la formula de divorcio, luego de haberlo hecho dos meses antes, la relaciَn queda rota y no tendrل derecho marital sobre su cَnyuge, en el caso de decidir recomponer el matrimonio, hasta después que la esposa haya formalizado nuevo matrimonio con otro hombre y tenido relaciones conyugales con éste. Y si el segundo esposo la repudia y se divorcian, y ella llena las condiciones para formalizar matrimonio, les corresponde legalmente a ambos efectuarlo concretando un nuevo contrato matrimonial con todos los requisitos que exigen (la Sunna del Profeta y la Ley Corلnica). Se obligarلn a mantener una vida conyugal de buenas relaciones, observado todas las disposiciones legales que fijَ Dios y que han sido dilucidadas para quienes creen en la Ley islلmica y desean conocerla y aplicarla.

231- Creyentes, si repudiلis a vuestras esposas, respetad los plazos prescriptos y la finalizaciَn del ” lapso de espera”, cuando podréis volver a retomarlas con intenciَn y bْsqueda de justicia, buena convivencia y evitando daٌarlas. Podréis dejarlas hasta que pase el ” plazo de espera”, observando con ellas el buen trato en el momento de la separaciَn y evitando todo gesto despreciativo. No es permitido, una vez decidida la reanudaciَn de la relaciَn conyugal por el esposo, que tal reanudaciَn tenga por motivos perjudicar y mortificar a la mujer y prolongar “el plazo de espera”. Quien asي haga sَlo conseguirل privarse de la felicidad de la vida conyugal, perder la confianza de la gente en él y ganarse el enojo de Dios. No toméis en broma, ni como pasatiempo, ni distracciَn las leyes de Dios que rigen la familia, su constituciَn y desarrollo, que han sido reveladas y registradas y que pusieron las riendas y conducciَn en manos del tutor garante responsable. No procedلis a repudiar sin motivos ni causa valedera y retener para retomar luego a vuestras esposas, con la finalidad en tanto de provocarles perjuicio y daٌo. Recordad las mercedes de Dios para con vosotros, en la elevada organizaciَn de la vida conyugal y recordad lo que os ha revelado en un claro y elocuente Libro confirmante de la misiَn del Mensajero Muhammad y conteniendo ciencias y conocimientos beneficiosos, ejemplos y relatos que os sirven de reflexiَn y guيa. Constituid entre vosotros una defensa contra la ira de Dios, cumpliendo sus mandatos. Sabed que Dios lo conoce todo.

232- Si divorciلis a vuestras esposas, cumplido el ” plazo de espera”, y si ellas desean reanudar nuevo matrimonio con el mismo esposo que la ha divorciado o con otro hombre distinto, no se lo podrل impedir el representante tutor, ni el esposo del cual se ha divorciado. Si ambas partes convienen en celebrar nuevo convenio matrimonial, prometiéndose vivir generosa y noblemente entre ellos, reanudarلn la convivencia con mutuo buen trato. Estas son las enseٌanzas y condiciones con las cuales se advierte a quienes creen en Dios y en el Dيa del Juicio Final. Ello garantiza el desarrollo de relaciones honestas en vuestra sociedad, y es mلs purificante para vuestras almas y personas que las relaciones impْdicas y dudosas. Sabed que Dios conoce lo que es conveniente para los seres humanos y lo que ocultan en su interior.

233- Las madres amamantarلn a sus hijos(1) durante dos aٌos completos, pues ello es en beneficio del niٌo, y esto lo decidirلn ambos progenitores o uno de ellos si notan que el hijo tiene necesidad de alimentarse durante todo el tiempo mencionado. Los padres estلn obligados, dado que los hijos son parte de su propia genealogيa y progenie, a proveer a las madres de lo necesario en cuanto a alimentaciَn y vestimenta, dentro de sus posibilidades, y no en modo exagerado ni tampoco menguado, dado que nadie estل obligado a cumplir mلs allل de sus medios y posibilidades. La medida de las posibilidades del padre y el cumplimiento de estas obligaciones no podrلn ser motivo de perjuicio y daٌo para la madre, menguلdole los elementos de que debe proveerla o perjudicلndola en sus labores de crianza. Asimismo el niٌo no serل usado como excusa, para obligar al padre a gastos que no puede realizar o que se le impida gozar de la paternidad. En caso de muerte del padre o que éste fuera pobre e impedido de obtener ingresos, los gastos de mantenimiento del niٌo correrلn por cuenta de quien haya ostentado la tutela del niٌo. Asimismo en caso de que ambos progenitores o uno de ellos desee suprimir el amamantamiento antes de cumplirse los dos aٌos, siempre que ello vaya en beneficio del niٌo, no les significarل penas ni les alcanzarلn consecuencias legales. Si vosotros, padres, decidيs contratar nodrizas para amamantar a vuestros hijos en lugar de sus madres, podréis hacerlo sin exponeros a consecuencias legales. Abonaréis a las nodrizas lo convenido con ellas totalmente. Observad a Dios en todos vuestros actos, pues ةl los conoce y por ello os juzgarل. ————— (1) El texto corلnico impone a la madre la obligaciَn del amamantamiento y sَlo en caso de imposibilidad se contratarل una nodriza que suplante a la madre en tal funciَn. Todos los jurisconsultos islلmicos estلn de acuerdo en ello, dado que el proceso de amamantamiento constituye el alimento natural del niٌo y la leche materna concuerda con la necesidad vital de éste, puesto que el volumen de la misma va aumentando proporcionalmente con el crecimiento del niٌo. Los componentes de la leche materna acompaٌan las necesidades del niٌo, variando beneficiosamente sus elementos, y el amamantamiento también beneficia a la madre en muchos aspectos, y no la perjudica. El amamantamiento contribuye al mejoramiento de la salud general de quien lo efectْa agilizando el aparato digestivo e inclinلndole a la selecciَn de las materias alimenticias que necesita el niٌo. Asimismo se agregan a esto los beneficios que el amamantamiento produce en los َrganos de reproducciَn de la madre al contribuir a su vuelta al estado natural, luego del parto. En cuanto a la suspensiَn del amamantamiento por prescripciَn médica, ésta debe realizarse por etapas. Es posible la suspensiَn antes del plazo de los dos aٌos fijado si el estado de salud del niٌo ayuda a ello, pero en caso que su salud no lo ayude y tampoco esté en condiciones de recibir alimento por boca, deberل seguir alimentلndose con leche materna hasta cumplirse el término de los dos aٌos completos.

234- Los que de vosotros mueran y dejen esposas no embarazadas, éstas deberلn esperar luego del fallecimiento del esposo, un periodo de cuatro meses lunares y diez dيas sin aspirar a matrimonio. Tal perيodo sirve a asegurar la inmunidad de la matriz y su ausencia de embarazo, y serل también seٌal de respeto y luto por el esposo fallecido. Pasado este perيodo, los tutores no se encontrarلn en falta si permiten que sus tuteladas encaren labores honestas y permitidas por la ley, que les faciliten formalizar matrimonio. Vosotros, tutores, no deberéis impedirles tales acciones y ellas no deberلn recurrir a labores que la Ley prohibe y rechaza, pues Dios observa vuestras intimidades y conoce vuestras obras y por ellas os juzgarل.

235- Para vosotros, varones, no significarل falta ni pecado proponeros la idea e intenciَn de tomar en matrimonio a una mujer cuyo esposo falleciَ, mientras que ella estل ligada a la obligaciَn de esperar y a dejar transcurrir el perيodo de espera impuesto a las que enviudan. Dios conoce que conversلis el tema de las mujeres continuamente debido a vuestra natural inclinaciَn hacia ellas, y por esto os permite insinuarles vuestra intenciَn sin declararla. Mas les prometeréis matrimonio con limpias seٌales que signifiquen evidente cumplimiento e impliquen su no quebrantamiento y no signifiquen en absoluto invitaciones a actos inmorales. No formalizaréis el convenio matrimonial hasta que no haya transcurrido el perيodo de espera. Estad seguros que Dios observa lo que en vuestros corazones ocultلis. Por lo tanto, temed Su castigo y no hagلis lo que os ha prohibido. No desesperéis de Su misericordia si contrariلis sus mandatos. ةl es de amplio perdَn; acepta el arrepentimiento de Sus siervos y perdona las malas acciones. Dios es Condescendiente y no apura el castigo a quien viola las prohibiciones.

236- No hay falta para vosotros, esposos, ni obligaciَn de dote si divorciلis a vuestras esposas antes de tener relaciones maritales con ellas y antes de fijarles la correspondiente dote. Pero en este caso les entregaréis una cantidad de bienes que les sirvan de consuelo y alivio a sus penas y lo haréis de buen grado y de comْn acuerdo. El pudiente darل segْn sus bienes y el pobre segْn su situaciَn, y esta donaciَn es parte de las buenas obras a las cuales se comprometen los individuos generosos, hacedores de bien y beneficencia.

237- En caso de divorciar a vuestras mujeres antes de haber tenido relaciones maritales, pero habiendo fijado la dote, les corresponderل la mitad de tal dote y les debe ser entregada, a menos que ella renuncie a recibirla. Asimismo no tienen derecho a recibir mلs de la mitad, a menos que el esposo desee desprenderse de toda la cantidad de la dote y se la entregue toda. Que actuéis con generosidad y desprendimiento, esposos y esposas. Tiene mلs valor y es mلs aceptable para Dios y es acorde con el comportamiento de quienes son piadosos. Actuad asي y no abandonéis las buenas costumbres y recordad que el bien consiste en las actitudes de desprendimiento, generosidad y buena relaciَn, y ello atrae el cariٌo y el mutuo amor entre la gente. Dios observa vuestras conciencias y os juzgarل y premiarل por cuanto hagلis de bien y desprendimiento.

238- Creyentes, esforzaos en efectuar la oraciَn en su totalidad, y persistid en su cumplimiento, y controlad que vuestras oraciones sean perfectas cumpliendo con sus condiciones y recogiéndoos en el servicio puro y total a Dios y Su obediencia, Su recuerdo constante y Su reverencia y respeto.

239- Si os encontrلis en situaciَn de riesgo y llega el momento de la oraciَn, no dejéis de realizarla, y rezad como podلis, caminando o cabalgando. Alejado el peligro, cumplid la oraciَn en toda sus partes como habéis aprendido, recordando a Dios agradeciéndole lo que os ha enseٌado y con lo que os agraciَ de seguridad.

240- Quienes mueran de vosotros y dejen tras sي esposas, Dios os ordena que las dejéis permanecer en el hogar conyugal durante un aٌo completo, cual consuelo y alivio de su soledad, y nadie tendrل el derecho de expulsarlas de dicho hogar, y sَlo lo podrلn hacer por propia voluntad en cualquier momento del aٌo mencionado. Sus tutores no cometerلn falta si las dejan manejarse libremente, disponiendo de sي mismas dentro de las normas de la Ley y sin comportarse indebidamente como ésta ordena. Obedeced a Dios en Sus leyes y disposiciones y obrad de acuerdo con lo que ha legislado para vosotros, y recordad que tiene poder para castigar al desobediente. Dios posee inmensa sabidurيa, y no ha legislado mلs que lo que os beneficia, aunque escape a vuestros conocimiento el comprender tal sabidurيa.

241- Las mujeres divorciadas luego de consumado el matrimonio y la relaciَn material, tienen derecho a recibir lo que les sirve de sustento, de los bienes conyugales, para que se hallen en conformidad y se consuelen. Se les darل tales bienes de buen grado y en relaciَn a la riqueza o pobreza del esposo, pues esta acciَn es lo que obliga el temor a Dios.

242- Con estas claras disposiciones y legislaciones que concretan el bien, Dios os muestra sus juicios, merecedes y portentos a fin de que las meditéis y actuéis segْn su beneficiosa aplicaciَn.

243- Profeta, reflexiona sobre el extraordinario relato y capta su lecciَn: y es el referido a una comunidad que abandonaron sus residencias, huyendo del combate por temor a la muerte, y eran muchos miles, pero Dios dispuso para ellos que la muerte les alcanzase y la humillaciَn los cubriese, a manos de sus enemigos, menos un grupo que decidiَ combatir y Dios les dio el triunfo. Y una vida noble y respetada, luego de haber visto aquella mortificante humillaciَn, fue una gracia de Dios para con ellos, y esto obliga a agradecerle. Mas la mayorيa de las gentes no son agradecidos.

244- Si comprendéis que escapar a la muerte no salva de ella definitivamente, esforzaos y combatid y ofreced vuestras vidas para imponer la Palabra de Dios y tened por seguro que Dios oye lo que expresan los que renuncian y se retrasan en luchar y lo que expresan los que luchan y se esfuerzan y conoce lo que ocultan y recompensarل por el bien con bien y por el mal con mal.

245- Luchar y esforzarse en el sendero de Dios requiere bienes y medios; ofreced, pues, de vuestros bienes y riquezas. ؟Quién es el hombre que no gaste de sus bienes en pro de Dios y no lo haga de buen grado? Dios ha prometido devolverle duplicado varias veces lo que invierta de sus bienes. Toda posesiَn estل en manos de Dios y la disminuye o la aumenta como quiera, y ello en lo que tenga que ver con vuestro bienestar y beneficio. A ةl retornaréis y os recompensarل por lo que habéis gastado. A pesar de que toda riqueza es una merced de Dios y de Su protecciَn a vosotros, y de que es ةl Quien provee o deja de proveer; a pesar de ello ha denominado al que contribuye con sus bienes: acreedor, cual si hiciera un préstamo, y ello para impulsaros a ofrecer de vuestros bienes y para que améis y deseéis contribuir con ellos y asegurلndoos la redoblada recompensa en éste y en el otro mundo.

246- Profeta, presta atenciَn a la rara historia de un grupo de israelitas posteriores a Moisés, quienes solicitaron al Profeta que estaba entre ellos que les designase un gobernante capaz de unirlos luego de estar desunidos y que los condujese bajo su estandarte para engrandecer y elevar la palabra de Dios. Preguntَles su Profeta, para asegurarse de que la decisiَn era firme: ؟ No se esperarل de vosotros cobardيa en caso que se os imponga el combate y la lucha? Respondieron que eso no les podيa suceder a ellos, diciendo: ؟ Cَmo no hemos de combatir para recuperar nuestros derechos si el enemigo nos ha expulsado de nuestros lugares de residencia? Entonces Dios les prescribiَ, en respuesta a su solicitud, el combate y la lucha, mas ellos se echaron atrلs, menos un grupo pequeٌo. Su negativa y renuncia a la lucha les significَ un gran perjuicio a ellos, a su Profeta y a su fe, y Dios conoce ésta su actitud y les enjuiciarل como se enjuicia a los opresores.

247- Dios ha aceptado vuestra solicitud, les dijo su Profeta, y ha elegido a Saْl como vuestro gobernante. Mas sus lيderes manifestaron oposiciَn a la elecciَn de Dios diciendo: ؟Cَmo ha de ser Saْl nuestro rey, siendo que tenemos superioridad sobre él, quien no posee genealogيa noble ni riquezas? Su Profeta les respondiَ: Dios lo ha elegido como gobernante sobre vosotros porque reْne todas las condiciones de un conductor, que son: una amplia experiencia en los asuntos de guerra, una capacidad de gobierno polيtica, mلs una fuerte constituciَn corporal. El poder estل en manos de Dios y ةl lo facilita a quien quiere de Sus siervos, sin considerar aspectos heredados ni riquezas que los mismos posean. Las mercedes de Dios y Su ciencia todo lo abarcan, y ةl elige lo que implique beneficio para vosotros.

248- Su Profeta les dijo mلs: La prueba de mi veracidad respecto a que Dios ha elegido a Saْl como gobernante para vosotros consiste en que volverل a vuestras manos el Tabernلculo de la Tora, que os fue quitado, y lo traerلn los لngeles. El Tabernلculo contiene algunos elementos que pertenecieron a la familia de Moisés y a la de Aarَn que de ambos descendieron, y cuando lo tengلis presente, se tranquilizarلn vuestros corazones. Tenéis en esto una clara prueba para aceptar a Saْl y poneros a sus َrdenes, si es que estلis dispuestos a obedecer la verdad y en ella creéis.

249- Y cuando salieron en formaciَn militar conducidos por Saْl, éste les dijo: Dios os pone a prueba para cuando crucéis un rيo que estل en vuestro camino; no bebلis de sus aguas mلs que un sorbo, y quien tome mلs de un sorbo no serل considerado integrante de nuestro ejército ni de nuestra formaciَn, porque habrل desobedecido a Dios. No me acompaٌarل mلs que quien no haya bebido mلs que sorbo. Mas no soportaron esta prueba y procedieron a beber en cantidad del agua de tal rيo, menos un pequeٌo grupo que obedeciَ, y Saْl condujo a este reducido nْmero de pacientes y cruzَ con ellos el rيo. Cuando vieron el gran nْmero que integraba las fuerzas enemigas dijeron: No podremos combatir con éxito a las fuerzas de Goliat debido a su nْmero y a la inferioridad del nuestro Entonces algunos de ellos a los cuales Dios habيa afirmado sus corazones, porque tenيan esperanza de hallar la recompensa que Dios reserva, dijeron: No temلis, puesto que en muchas ocasiones un pequeٌo nْmero de sinceros creyentes se impuso sobre un crecido nْmero de incrédulos, y tened paciencia, puesto que la ayuda y el auxilio de Dios llega a los pacientes.

250- Y cuando los creyentes avanzaron para combatir a Goliat y su ejército, se dirigieron a Dios rogلndole que los llenara de paciencia; que fortaleciera sus يmpetus, que los sostuviera firmes en el campo de batalla y que les otorgase la victoria sobre sus enemigos incrédulos.

251- Y derrotaron a sus enemigos con el permiso de Dios. David matَ a Goliat, siendo un soldado del ejército de Saْl, y Dios otorgَ a David el poder- después de Saْl-, la profecيa y toda ciencia provechosa. La Ley de Dios es apoyar a quienes difunden el bien en la Tierra y no provocan corrupciَn. Si Dios no impusiera victoriosamente Sus ejércitos sobre los corruptos, habrيa mلs corrupciَn, y si no impulsara a los perversos unos contra otros, la Tierra no prosperarيa. Dios es de permanente benevolencia y mercedes que otorga a Sus siervos.

252- Te hemos relatado esta historia verdadera, Muhammad, para que la consideres y sea un ejemplo para ti y clara prueba de la legitimidad y veracidad de tu misiَn, y para que sepas que hemos de darte la victoria como la dimos a los Mensajeros que fueron antes de ti.

253- Dichos Mensajeros, de los cuales hemos mencionado a alguna parte, a algunos los elevamos por sobre otros. Entre ellos estل a quien Dios le hablَ directamente como Moisés, y a otros los elevَ en grados mayores a los grados de todos los restantes. Este es Muhammad(B.D.P.), a quien le otorgَ el compendio de toda misiَn, la perfecciَn de la Ley y el sello de las misiones. Y entre los Mensajeros estل Jesْs, el hijo de Marيa, a quien proveيmos con milagros, como resucitar muertos, curar a los ciegos y a los leprosos, y le apoyamos con Gabriel, el Espيritu Santo. Todo estos Mensajeros se presentaron con la buena guيa, la verdadera religiَn y las evidencias bien orientadoras. El resultado de ello debيa ser que toda la gente acepara ser fiel y creyente, y dejaran el desacuerdo y no se mataran entre sي. Si Dios hubiera querido que no se mataran las gentes entre sي, luego de haberles llegado los Mensajeros con las claras evidencias que descubrيan la verdad, no se hubieran producido desacuerdo entre ellos ni matanzas. Si Dios hubiera querido, no se hubieran combatido las gentes entre sي y no hubieran disentido, sino que todos hubieran abrazado la verdad; mas Dios hace lo que desea y en ello hay una gran sabidurيa.

254- Creyentes en Dios y en el Dيa Final, ofreced parte de lo que Dios os ha provisto, en los caminos del bien, y tomad la iniciativa antes de que llegue el Dيa de la Resurrecciَn, en el cual valdrل sَlo el bien hecho y en el cual no existirلn los motivos de discusiَn y competencia. En ese dيa no podréis solucionar ni tratar lo que no pudisteis concretar en vuestra vida; tampoco os beneficiarل el vender, ni las amistades ni la intercesiَn de ninguna persona sin el consentimiento de Dios. Ese dيa se expondrل claramente la opresiَn que practicaron los incrédulos, al no responder al llamamiento de la verdad.

255- Sَlo Dios posee el derecho de ser adorado con exclusiَn de todo otro. ةl es el Existente, Quien dirige los asuntos de Su creaciَn permanentemente, sin pausa ni sueٌo, ni nada parecido a estos efectos, puesto que no posee carencias en cosa alguna. ةl es Quien con exclusividad posee el reino de los Cielos y la Tierra y nadie comparte con ةl el reino. Por ello no le es posible a ninguna de sus criatura interceder por alguien, sin el consentimiento de Dios. ةl, el Altيsimo, abarca toda las cosas y todos los hechos; estل en Su conocimiento lo que fue y lo que serل (el pasado y el futuro) y nadie puede alcanzar algo de la ciencia de Dios mلs que aquello que ةl desea dar a conocer. Su poder es amplيsimo. Abarca los Cielos y la Tierra, y no le es difيcil conducir y controlar esto, ya que estل por sobre toda carencia e incapacidad, y es de inmensa majestad y poder.

256- No se obligarل a nadie a ingresar a la religiَn (el Islam); claras son las evidencias maravillosas que alumbran el camino de la verdad y distinguen el del extravيo. Quien se oriente hacia la fe y rechace todo lo que altera la razَn y la domine y la desvيe de la verdad, se habrل adherido al mلs seguro motivo que le evitarل caer en el extravيo, como quien se tomَ de un cordel fuerte prolijamente confeccionado en sus ataduras que le evita caer en un abismo. Dios oye lo que expresلis, conoce lo que hacéis y os recompensasrل y juzgarل segْn vuestras acciones y obras.

257- Dios conduce los asuntos de los creyentes. Les da su auxilio, y les rescata de las tinieblas de la duda y la indecisiَn, conduciéndoles a la luz de la verdad y la pacificaciَn. Los incrédulos que no creen en Dios son dominados por los demonios y los impulsores del mal y el extravيo, que los expulsan de la luz de la fe que habيan adquirido en la primigenia creaciَn y nacimiento. La luz brilla bajo las seٌales y portentos de Dios, pero los demonios conducen a las tinieblas de la incredulidad y la corrupciَn. Estos incrédulos, hacedores del mal, son gente del fuego infernal y en él estarلn eternamente.

258- Y recuerda, Profeta, a aquél que permaneciَ ciego a la fe y disintiَ con Abrahلm, el Amado de Dios, respecto a la divinidad de su Seٌor y Su unicidad, y cَmo lo condujo la soberbia y vanidad de su reino, que Dios le habيa otorgado, a salir de la luz de la sana naturaleza para ingresar en las tinieblas de la incredulidad. Cuando Abraham le dijo: por cierto que Dios da la vida y da la muerte, insuflando el espيritu en el cuerpo y al llegar el fin quitando ese espيritu, le respondiَ: ، Yo doy vida y doy muerte, perdonando a quien quiero y matando a quien quiero matar! Mas Abraham para terminar la polémica le dijo: Dios hace surgir el sol desde el oriente, haz tْ que surja desde el occidente si es que eres un dios como pretendes. Aquي vacilَ el tirano soberbio y quedَ sin argumentos para disentir, dada la fuerza del razonamiento de Abraham, que puso al descubierto su incapacidad y vanidad. Dios no apoya a quienes persisten y se niegan obstinadamente a seguir la verdad.

259- Y reflexiona, Profeta, en esta otra historia maravillosa: la historia de un individuo que llegَ a una ciudad derruida, con sus viviendas de paredes y techos derrumbados y sus pobladores muertos y aniquilados y se preguntَ: ؟Qué harل Dios para revivir a estos pobladores luego que han muerto? Dios le dio muerte y dejَ que permaneciese en tal estado cien aٌos y luego le resucitَ para mostrarle la facilidad de la resurrecciَn y eliminar su incredulidad en ello. Le preguntَ: ؟ Cuلnto tiempo permaneciste muerto? Respondiَ, sin saber la extensiَn del lapso: Un dيa o parte de un dيa. Se le respondiَ: no, sino que permaneciste en estado de muerte cien aٌos. Dios le hizo ver otra de la seٌales de Su poder diciéndole: Mira tus alimentos y comprueba que no estلn corrompidos y tus bebidas que no han sufrido cambios, y mira tu burro también. Todo esto lo hemos realizado para que vieras tْ mismo y comprobaras que aquello que no creيas respecto a la Resurrecciَn luego de la muerte, se ha producido y demostrado, y que te constituiremos en una evidencia y prueba parlante para la gente, en prueba de la veracidad y realidad de la Resurrecciَn. Luego Dios le ordenَ que observara la maravillosa forma en que crea a los seres vivos y cَmo forma sus huesos y los integra y luego los reviste de carne y les insufla el espيritu y asي adquieren movimiento. Al comprobar el poder de Dios y la facilidad con que produce la Resurrecciَn, confesَ el individuo: ،Reconozco que Dios es Todopoderoso!

260- Profeta, recuerda la historia de Abraham cuando dijo: Seٌor mيo, hazme ver cَmo revives a los muertos, y su Seٌor le inquiriَ respecto a su fe en la revivificaciَn de los muertos, a fin de que Abraham en su respuesta confirmara la eliminaciَn de toda duda respecto a su creencia. Dios le dijo: ؟ Es que no crees en la revivificaciَn de los muertos? Respondiَ: Creo, pero te pido esto para aumentar la tranquilidad de mi corazَn. Dios dijo: Toma cuatro aves vivas y tenlas contigo para identificalas y reconocerlas claramente, luego sacrifيcalas y divيdelas en partes, y coloca sobre cada uno de los montes circundantes una parte de ellas, luego llلmalas y verلs que vienen volando hacia ti dotadas de vida como antes, y has de saber que nada es impedimento para Dios. ةl posee la mلs efectiva sabidurيa en toda cuestiَn.

261- El caso de quienes ofrecen sus riquezas por la causa y obediencia a Dios y en las obras de bien, y reciben por ello la recompensa de Dios multiplicada varias veces, es como el caso de quien siembra una semilla en tierra y de ella surge una pequeٌa planta que porta siete espigas y en cada espiga hay cien granos. Este es un ejemplo de lo mucho que otorga Dios en recompensa de lo que gastلis y ofrecéis en esta vida mundana. Dios multiplica lo que da, a quien ةl desee y es El de amplia generosidad, Conocedor de quien lo merece y de quien no.

262- Quienes ofrecen sus riquezas en las diversas acciones de bien que fija la Ley, sin que luego lo reprochen, ni hagan ostentaciَn ni se lo recuerden a quien con ello se beneficie, tendrلn una gran recompensa, tal como su Seٌor lo ha prometido, y no les alcanzarل temor, pena ni tristeza por cosa alguna.

263- La palabra que consuela el alma, que no pone en evidencia la situaciَn del pobre y que no es mencionada a otros, es preferible y mejor que una limosna acompaٌada de ofensas y perjuicios de palabra o de hecho. Dios prescinde de todo ofrecimiento que hagلis, acompaٌado de daٌo, y ةl permite que los pobres accedan a las riquezas y bienes puros y lيcitos y no apura su castigo a quien no ofrece bienes, esperando que recapacite y emprenda acciones de caridad.

264- Creyentes, no perdلis la recompensa de vuestras caridades tratando de hacer pْblica vuestra ayuda a los necesitados, y asي daٌلndolos. En tal caso serيais como quienes dan de sus bienes impulsados por el deseo de fama y elogio de la gente, y esos no creen en Dios ni en el Dيa Final. El caso de quien ama la ostentaciَn es como la situaciَn de una roca lisa, sobre la cual hay tierra y que al caer una lluvia intensa, ésta arrastra la tierra. Asي como la lluvia arrastra la tierra fértil que produce, desde la roca lisa, de igual modo el reproche y el daٌo y la ostentaciَn anulan la recompensa por las caridades que se efectْen y no permiten que se beneficien con ellas en nada quienes las reciben. Tal es la prلctica y las caracterيsticas de los incrédulos; evitadlas, ya que Dios no conduce a los incrédulos hacia el bien y el discernimiento.

265- El caso de quienes ofrecen y dan de sus bienes buscando la complacencia de Dios y por reafirmaciَn a sي mismos de su propia fe, es como el caso del dueٌo de una huerta ubicada en terreno alto que se beneficia de la lluvia, sea abundante o escasa. Si le llega la abundante, produce el doble y si llega la lluvia escasa, le serل suficiente para dar frutos por estar en tierra generosa y buena. Asي produce frutos en ambos. Por tanto los creyentes de firme fe no perderلn sus obras. Sabed que nada de vuestras acciones queda oculto a Dios.

266- Ninguno de vosotros desearيa poseer un huerto de palmeras datileras y vides- en medio del cual corriesen rيos y el huerto estuviese en plena producciَn de frutos de todo tipo como él desea- pero su avanzada edad ha debilitado sus fuerzas y tiene hijos de poca edad que no pueden lograr sustento. En tanto su huerto quedَ improductivo, azotado por tormentas y fuertes vientos que provocaron su quema, cuando su anciano propietario y sus hijos pequeٌos mلs dependيan de sus frutos. Similar situaciَn es la de quien hace donaciَn y caridad y luego la acompaٌa con reproches, daٌos y ostentaciَn, anulando asي la recompensa correspondiente a sus caridades y donaciones. No podrل luego hacer caridades de buen grado(por la desconfianza que inspirَ su proceder). Con tal enseٌanza Dios os revela las evidencias para que reflexionéis en ellas y actuéis segْn lo que indican.

267- Creyentes, ofreced de lo bueno que obtenéis de vuestras labores y de lo que podéis sacar de la tierra, de sus plantيos, minerales y otros productos. No tratéis de ofrecer bienes de baja calidad y de perverso origen, siendo que vosotros no aceptarيais este tipo de limosnas y ofrecimientos sino con disimulada voluntad, pesar y condescendencia. Sabed que Dios no necesita de vuestras caridades y que ةl es acreedor de toda alabanza por cuanto os ha guiado hacia el bien y la ventura.

268- Satanلs os atemoriza con el empobrecimiento y os disuade de hacer toda buena obra para alejaros de dar caridad y de hacer donaciones para obras del bien y os tienta con las perversidades y las rebeldيas, mientras que Dios os asegura el perdَn de vuestros pecados y una amplia recompensa en este mundo y el Otro, si dais de vuestros bienes para obras de bien. Dios posee extenso y amplio perdَn y tiene poder para enriqueceros. A ةl nada se le oculta de vuestros asuntos.

269- Dios otorga sabidurيa para ver y captar la verdad a quien quiera de Sus siervos. Quien tal recibe, ha recibido un inmenso bien, pues en ello reside el orden y la organizaciَn de los asuntos de este mundo y del Otro. Sَlo se benefician con los consejos y la estima de las obras y acciones que indica el Sagrado Qur’an, quienes poseen un juicio sano que capta las verdades sin la presiَn y la tiranيa de las pasiones corruptoras.

270- Lo que gastéis en pro del bien o del mal u os hubierais comprometido a gastar… cubriendo un deber, Dios lo sabe y os recompensarل de acuerdo con ello. Los opresores que invierten y gastan por ostentaciَn o hacen de ello causa de daٌo, o gastan en pecado y rebeldيa, no hallarلn auxiliadores para ellos del tormento que Dios les impondrل en el Dيa del Juicio.

271- Si hacéis pْblicamente vuestras caridades, pero sin ostentaciَn, serلn bien consideradas para vosotros y aceptadas y elogiadas por vuestro Seٌor. Mas si las dais en secreto a los pobres para evitarles un mal momento por recibirlas y lo hacéis por evitar la ostentaciَn, habréis actuado bien y Dios perdonarل parte de vuestros pecados a causa de haber buscado honestidad con vuestras caridades. Dios conoce lo que ocultلis y lo que mostrلis y conoce vuestras intenciones en lo que manifestلis y en lo que ocultلis.

272- No estلs obligado, Muhammad, a guiar a estos extraviados o conducirlos a las buenas acciones. Tْ debes comunicar Nuestro mensaje y Nos corresponde guiar a quien deseamos. Lo que ofrendéis en ayuda de otros, volverل a vosotros, y Dios os recompensarل por ello, siempre que con vuestras contribuciones no busquéis mلs que la complacencia de Dios. Todo lo que ofrezcلis con estas condiciones volverل a vosotros y os llegarل su recompensa sin mengua, y sin perjuicio.

273- Tales contribuciones y ofrecimientos serلn para los pobres que con motivo de hallarse en el combate por la causa de Dios, no pudieron dedicarse a obtener el sustento o porque recibieron en el combate heridas que les impidieron salir en bْsqueda de medios por la Tierra. Estos creyentes son pudorosos y no piden, y el que no sabe cree que son ricos, mas si averiguas sobre su situaciَn, comprenderلs su verdadera situaciَn y la evidencia de ello. Lo que deis para el bien, Dios lo conoce y os recompensarل en abundancia.

274- Quienes tienen por costumbre y prلctica donar y contribuir, lo hacen con agrado, sea de noche o de dيa abiertamente o en secreto. Estos tienen la recompensa de su Seٌor y no les alcanzarل temor por cuestiones de su futuro y tampoco tristeza por lo que no habrلn podido conseguir.

275- Quienes negocian a través de la usura, estلn continuamente en un estado de descontrol y desorden, en todas sus acciones y empresas y en cualquier estado y situaciَn en que se hallen. Su caso es el de alguien al que Satanلs hubiera corrompido su razَn y comenzَ a tropezar y errar, debido a su locura. Pretenden asimilar la venta con la usura, con el argumento de que en ambos procederes existen ofertas y beneficios y que por tanto ambos son lيcitos. Dios ha refutado su pretensiَn y les ha demostrado que la licitud y la ilicitud son de Su manejo, y que el argumento similar que sostienen no es veraz ni real. Dios decretَ lيcita la actividad de vender y decretَ ilيcita la usura. A quien llegue la disposiciَn de su Seٌor prohibiendo la usura debe guiarse por ella. Se quedarل con lo obtenido por la usura, antes de su prohibiciَn, y su caso penderل del perdَn de Dios. Mas quien vuelva a negociar por medio de la usura haciéndola permisible luego de saber de su prohibiciَn, entrarل al fuego infernal y permanecerل en él por siempre(1). —————- (1) La usura que menciona el Sagrado Qur’an en la aleya 275 de esta sura es la usura practicada en la era preislلmica, y que consistيa en aumentar las deudas en consideraciَn al plazo y esto es ilيcito y pecaminoso, sea de poco o mucho monto. Similar a este tipo de usura es la que afectaba a las ventas y cuya condena fue formulada por el Mensajero Muhammad. Los jurisconsultos estلn de acuerdo en la prohibiciَn del aumento en el intercambio cuando se trata de elementos o bienes de igual naturaleza y hacen permitido el aumento cuando lo intercambiado difiere en su naturaleza; pero prohiben las extensiones en el plazo (de restricciَn) en este caso.

276- Dios hace desaparecer lo obtenido de mلs por medio de la usura, y bendice la riqueza y los bienes de los cuales se toma para caridad. Recompensa a los dueٌos, acrecentلndoles redobladamente las riquezas y los bienes. Dios no ama a quienes se empecinan en dar por lيcitas las prohibiciones como la usura.

277- Quienes creen en Dios y acatan Sus mandatos, haciendo las buenas obras que ةl ordena, y abandonan las prohibiciones sobre las que advirtiَ y cumplen la oraciَn con perfecciَn y dan el Zakat a quien les corresponde, tendrلn una inmensa recompensa que su Seٌor les tiene reservada y no les alcanzarل temor de ninguna cosa en su futuro ni sentirلn tristeza ni pena por algo que no hayan alcanzado.

278- Creyentes, tened temor y prevenciَn de Dios; mantened Su majestad en vuestros corazones y renunciad a exigir lo que aْn no recibisteis de lo producido por la usura, si es que en verdad sois creyentes.

279- Y si no cumplيs con lo que Dios os ha ordenado de abandonar la usura, estad seguros de que entrلis en guerra con Dios y con el Profeta por oponeros obstinadamente a Su mandato. Si queréis que se acepte vuestro arrepentimiento, entonces reclamad sَlo vuestros capitales y no toméis de ellos nada mلs, sea poco o mucho, y cualquiera que haya sido el motivo de la deuda y la forma en que se utilizَ. Cobrar mلs sobre el capital es injusticia y opresiَn para el deudor. Restituiros vuestros capitales con mengua o disminuciَn es injusticia y opresiَn para vosotros.

280- Si alguien estل en dificultades, dadle ayuda, plazo excedente y extendido al producirse el vencimiento, hasta que se desahogue y se reponga en su economيa. Si transformلis el total de la deuda o parte de ella en donaciَn caritativa, habréis obtenido un gran bien. Esto si os considerلis de los sabios, comprendedores del mensaje de Dios que educa y enseٌa la nobleza.

281- Temed y prevenيos de los impresionantes acontecimientos que se producirلn el Dيa en que volvلis a Dios y en el que cada alma reciba el resultado de lo que haya hecho de bien o de mal.

282- Creyentes, si os hacéis préstamos entre vosotros por plazos a futuro, es preciso que el plazo sea fijado y conocido. Ponedlo por escrito para asegurar derechos y evitar discusiones. El escribiente observarل plena justicia en lo que redacta, y no se negarل ningْn escriba a registrar lo necesario, por agradecimiento a Dios, Quien le enseٌَ lo que no sabيa. Deberل registrar la deuda segْn le dicte y reconozca el deudor. Que éste recuerde y tema a Dios y no merme en nada las cifras a consignar. Si el deudor carece de capacidad de desenvolvimiento y no sabe evaluar los asuntos en su medida, o se halla incapacitado por ser menor de edad o enfermo o de avanzada edad o no puede dictar los términos al escribano por ser mudo o de lengua defectuosa o ignorar el idioma en el cual se redactarل el documento, serل asistido por quien lo suplante en esta tarea, su tutor segْn fija la Ley o quien nombre la autoridad gobernante, o quien el mismo deudor elija para dictar al escribano el texto completo. Designaréis dos testigos de entre vuestros hombres, para el caso, y si no hallareis dos hombres, que sean entonces un hombre y dos mujeres que atestiguarلn ambas a la vez y para el caso de que se haga necesario su testimonio en situaciَn de negativa o de desmentida del texto y las condiciones. Prestarلn testimonio ambas a la vez, por si una ellas olvida, la otra se lo recordarل. Si se hace necesario el testimonio de los testigos, éstos no podrلn rehusar su testimonio. Y no descuidéis formalizar la escritura, sean montos pequeٌos o grandes, si es que estل condicionada a plazos futuros. Esto es mلs justo para la Ley de Dios y mلs firme en seٌalar la legitimidad del testimonio y mلs efectivo en evitar que surjan dudas entre vosotros. No serل necesario escribirlo si se trata de una negociaciَn comercial del momento que realicéis entre vosotros. Se os exige nombrar testigos en el intercambio de ventas, para evitar discusiones. Evitaréis que alcance tanto al escribano como al testigo perjuicio o daٌo alguno, pues ello serيa un quebrantamiento de la obediencia a Dios. Tened presente el temor de Dios y recordad Su majestad, vuestro respeto a ةl, en Sus permisiones y Sus prohibiciones. Asي se obligarلn vuestros corazones a la justicia y la equidad. Dios os expone qué es lo vuestro y qué es vuestro deber y ةl conoce toda vuestras otras acciones(1). —————— (1) Esta aleya corلnica fija los principios de la comprobaciَn, al ordenar el principio de la escritura y que el juicio no es posible sin dos testigos justos varones o uno y dos mujeres y que la escritura debe confeccionarla un escribano reconocido y que los testigos dan testimonio del texto de la escritura y de lo pactado, y que se puede prescindir de los testigos y el testimonio en caso de ser negociaciones que se concretan al momento. Determina y ordena la obligaciَn de designar un representante para los menores que no pueden valerse por sي mismos, y los impedidos y los incapacitado para encarar gestiones y determina que en caso de viaje e imposibilidad de hallar escribano en paيs ajeno, se suplirل el convenio escrito por la entrega de una garantيa material que perciba la parte acreedora de conformidad.

283- Si os hallلis de viaje y no encontrلis quien escriba la deuda, supliréis la escritura con una garantيa material que recibirل el acreedor del deudor, y si alguno de vosotros deja en depَsito un bien o elementos en manos de otro, confiando en su honradez y fidelidad, que el depositario entregue el depَsito cuando asي se le solicite y manifieste temor de Dios. Evitarل que Dios suspenda Sus mercedes para con él en este mundo y en el Otro. ،Creyentes! No neguéis ni ocultéis vuestro testimonio cuando se os solicita. Quien lo oculte serل pecador de corazَn perverso. Dios conoce vuestras acciones y os juzgarل por ellas segْn su merecimiento.

284- Sabed que de Dios es lo que hay en los Cielos y la Tierra y que Su poder y Su ciencia los abarcan. Tanto si manifestلis u ocultلis lo que hay en vuestras almas, Dios es Sapientيsimo y Conocedor y os juzgarل por ello el Dيa de la Resurrecciَn. Perdonarل a quien ةl quiera perdonar y castigarل a quien quiera castigar. El Altيsimo todo lo puede.

285- Todo lo que hemos hecho descender a Nuestro Enviado Muhammad es la verdad y el Enviado ha creيdo en ello, y los sinceros creyentes también han creيdo con él. Cada uno de ellos cree en Dios, Sus لngeles, Sus Libros revelados y Sus Mensajeros. Todos ellos igualan entre Sus Mensajeros, creyendo en sus misiones y engrandeciéndolos y manifestando: no hacemos diferenciaciones entre ninguno de los Mensajeros de Dios, y confirman su fe de corazَn a través de sus lenguas, y dirigiéndose a Dios con sus manifestaciones: Seٌor nuestro, hemos escuchado Tu revelaciَn clarيsima y respondemos a ella; danos, Seٌor, Tu perdَn, pues sَlo a Ti serل nuestro destino y nuestro regreso.

286- Dios no impone a Sus siervos mلs que lo que puedan realizar y concretar. Por ello es que toda persona obligada (a cumplir los mandatos de Dios) recibirل la recompensa de sus acciones: si bien, bien y si mal, mal. Dirigيos, creyentes, con solemnidad a Dios y rogad: Seٌor nuestro, no nos castigues si olvidamos lo que nos has impuesto hacer, o si nos exponemos a situaciones en las que se provoquen nuestros errores; Seٌor nuestro, no nos fuerces como forzaste con dura ley a los judيos por motivo de su obstinaciَn y perversiَn. No nos impongas lo que no tenemos energيas para hacer de nuestros deberes. Perdَnanos desde Tu generosidad y ten misericordia de nosotros desde Tu inmensa misericordia. Tْ eres nuestro Seٌor; otَrganos la victoria sobre los incrédulos que Te niegan, para elevar Tu Palabra y extender la religiَn verdadera.

SÛRAH 3

ÂL `IMRÂN

The Family of `Imrân

Revealed at Madînah

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso El Qur’an nos refiere, a través de las historias que relata, las leyes universales y las conclusiones que de ella se deducen. Y expone, a través de numerosas historias, principios doctrinarios, legales y morales. La sura anterior cita parte de la historia del pueblo de Israel, representلndonos muchas de sus desobediencias. En esta sura menciona otros aspectos de sus desvيos y rebeldيa. Y aclara al creyente cَmo debe ser su comportamiento y su fe. Ademلs, muestra la realidad de la religiَn celestial. Y enseٌa los modales adecuados ante una discusiَn. También menciona la actitud a tomar ante la victoria o la derrota, cuلl es el rango de los mلrtires el Dيa del Juicio y su recompensa. Finalmente muestra el sendero del éxito. Esta sura comienza con lo que habيa comenzado “al-Baqara”.

1- Alif, Lam. Mim. Son fonemas que nos aclaran que el milagroso Qur’an estل compuesto por letras que atraen e impresionan a la gente.

2- Dios es Uno, no existe otra divinidad que merezca ser adorada salvo ةl, y toda la armonيa del Universo lo atestigua. ةl es el Viviente, Que se ocupa de toda la creaciَn con Su designio.

3- ،Muhammad !, Dios te ha revelado el Qur’an, un Libro que abarca toda la verdad a través de la menciَn de las leyes celestiales de los Libros anteriores, pues Dios revelَ anteriormente la Torل a Moisés y el Evanguelio a Jesْs.

4- Estos dos Libros fueron revelados antes que el Qur’an, como guيa para la gente. Cuando se desviaron, el Qur’an fue revelado para diferenciar lo verdadero de lo falso, y distinguir la guيa del extravيo. Es, pues, el Libro verdadero y perdurable. Todo aquel que se aparte de la revelaciَn divina y reniegue de sus aleyas tendrل un severo castigo. Dios es Todopoderoso, Invencible; tomarل venganza de quienes la merezcan.

5- Dios todo lo sabe, no se le oculta absolutamente nada en los Cielos ni en la Tierra. Sea grande o pequeٌo.

6- ةl es Quien os dio formas diversas cuando erais fetos en los ْteros maternos, como ةl lo quiso. No hay otra divinidad salvo ةl, el Poderoso en Su reino, Sapientيsimo de Su creaciَn(1). ————— (1) Esta aleya seٌala uno de los aspectos del poder milagroso de Dios. La metamorfosis del َvulo fecundado, que es una célula ْnica, en un ser completo. El Qur’an expone las diferentes fases de la creaciَn del embriَn, pero en este versيculo precisa particularmente la voluntad de Dios en la creaciَn del embriَn.

7- ةl es quien te revelَ el Qur’an, y por Su sabidurيa dispuso que tuviera aleyas que contienen normas de un significado preciso y claros objetivos y que son la fuente a la que se debe recurrir, y otras que son simbَlicas. La mayorيa de la gente que no es firme en el conocimiento desconoce su significado. Estas aleyas simbَlicas fueron reveladas para que los sabios las investigaran y profundizaran en sus apreciaciones, y juicios personales. Los desviados siguen a estas aleyas simbَlicas deseando levantar sediciones. Las interpretan segْn sus pasiones, mientras que su verdadera interpretaciَn solo la conoce Dios. Quienes son firmes en conocimiento dicen: Nosotros estamos seguros de que esto proviene de Dios y no diferenciamos entre las aleyas del Qur’an, que contienen normas, y las simbَlicas. Esto sَlo lo comprende quien tiene sano juicio y quienes no siguen sus pasiones ni sus caprichos.

8- Estos son los sabios, que dicen: Seٌor no dejes que nuestro corazones se desvيen de la verdad luego de habernos guiado. Y concédenos Tu misericordia, afirmلndonos y auxiliلndonos. Tْ eres Quien concede.

9- Seٌor, Tْ eres Quien congregarل a la humanidad en un dيa indubitable, para recompensar a todos segْn sus obras, pues esto es lo que nos has prometido y Tْ no faltas a Tu promesa.

10- Los incrédulos no podrلn defenderse en ese Dيa con sus bienes, por cuantiosos que sean, ni con sus hijos, por numerosos que fueren. Serلn combustible del fuego.

11- Su caso es el mismo del pueblo del Faraَn y los pueblos soberbios anteriores a él: desmintieron las aleyas de Dios a pesar de su claridad. Dios los escarmentَ por los pecados cometidos. Y Dios es severo en el castigo.

12- ،Profeta!, di a los incrédulos: Vosotros en esta vida seréis derrotados; en la otra recibiréis el castigo. Y el Infierno serل vuestra morada. ، Qué pésima morada!

13-Era un signo evidente para vosotros, y un ejemplo manifiesto, los dos bandos combatientes que se enfrentaron el dيa de Badr: (1) uno era creyente y combatيa para hacer prevalecer la palabra de Dios y difundir la verdad; el otro era de los incrédulos y combatيa por sus vanas pasiones. Dios auxiliَ a los creyentes, haciendo que los incrédulos los viesen como si fuesen un nْmero mayor del real; por lo que el terror se apoderَ de sus corazones y fueron derrotados. Dios concede Su auxilio a quien quiere. En esto hay un ejemplo para los dotados de una inteligencia iluminada, que no se aparta de la comprensiَn de la verdad. ————– (1) Badr estل ubicada a 120 millas de Medina. En Badr se enfrentaron los musulmanes y los qurayshيes, el martes 17 de Ramadلn del aٌo 2 (H) (13 de marzo del 624). El Profeta saliَ con sus compaٌeros el dيa 8 de Ramadلn (5 de marzo). En esta batalla los musulmanes eran alrededor de 300 hombres. Los idَlatras los triplicaban. Dios cumpliَ su promesa y otorgَ la victoria a los creyentes gracias a su fe en la verdad y la justicia

14- Los hombres fueron creados con inclinaciones hacia las mujeres, los hijos varones, la abundancia de oro y plata, los caballos adiestrados, los ganados y las grandes tierras cultivadas. Pero todo esto es el goce transitorio de la vida mundanal, lo cual no representa nada en comparaciَn con el premio que Dios dispone para Sus siervos que combaten por Su causa cuando retornen a ةl en la otra Vida.

15- ، Profeta!, di: ؟Queréis que os informe acerca de algo mejor que lo que le fue embellecido al ser humano en esta vida? Por cierto que quienes fueron temerosos de Dios tendrلn su recompensa garantizada; ésta es: jardines, en los que bajo las sombras de sus لrboles corren rيos, disfrutando de una vida buena en ellos, no tendrلn temor de que dichas gracias se agoten, puesto que ellas son eternas. Sus esposas serلn puras de todo cuanto desluce a las mujeres en la vida mundana; y percibirلn la complacencia de Dios bajo Su sombra y un bienestar inmenso. Dios conoce la situaciَn de Sus siervos, no se le oculta ningْn asunto o secreto de ellos.

16- Obtendrلn esta recompensa aquellos que la fe colmَ sus corazones y verbalmente la hicieron pْblica; aquellos que dijeron suplicando a Dios: Seٌor nuestro, creيmos en respuesta a Tu invitaciَn. Perdona nuestros pecados y protégenos del castigo del fuego.

17- Aquellos son los que soportaron dificultades por ser obedientes, se apartaron de los pecados y sufrieron adversidades; aquellos son los sinceros en sus palabras, sus obras e intenciones, y los que perduraron en la obediencia, los que donan cuanto pueden de sus bienes y aportes personales. Aquellos que piden perdَn a Dios en las ْltimas horas de la noche, cuando las almas se serenan, en el momento preciso para la meditaciَn y reflexiَn en la grandiosidad de Dios.

18- Dios se expresa a través de Sus innegables pruebas y signos en el Universo, para aquellos que son dotados de razَn. ةl es Uno, sin asociado alguno, y ةl es Quien se ocupa de los asuntos de Su creaciَn con justicia. Esto confirman los لngeles puros y los sabios con certidumbre: que ةl, Todopoderoso, es el ْnico en la divinidad, invencible en sus asuntos, y Su sabidurيa lo abarca todo.

19- La religiَn verdadera que complace a Dios es la creencia en Su Unicidad , y el sometimiento a ةl con sinceridad. Los judيos y cristianos discreparon acerca de esta religiَn adulterando algunos textos referentes al Islam en las escrituras que recibieron. No fue su discrepancia por dudas o por ignorancia, puesto que les llegَ el conocimiento, sino por envidia y soberbia. Y quien discuta los signos de Dios, que aguarde un rلpido cَmputo.

20- Si ellos discuten sobre esta religiَn luego de haberles presentado las pruebas, no te prestes a la discusiَn y di: Dedico mi adoraciَn sَlo para Dios عnico. Asي hacen también los creyentes que me siguen. Y di a los judيos, a los cristianos y a los idَlatras de los لrabes, a los que les han sido evidenciadas las pruebas: ،Abrazad el Islam! Si lo hacen, han reconocido el camino de la guيa y lo han seguido; pero si lo rechazan, tْ no eres responsable de ello. Sَlo te compete hacerles llegar el mensaje de Dios. ةl bien conoce a Sus siervos; no se le oculta ninguna de sus obras.

21- Aquellos que discuten las seٌales universales de Dios, que asesinaron a los Profetas enviados como guيas (que fue una gran opresiَn) y que asesinan a los difusores de la justicia y la verdad, merecen un castigo doloroso. ،Anْnciaselo!

22- Quienes poseen estas atroces peculiaridades, sus obras serلn desmerecidas. Aunque algunas fuesen buenas serلn desprovistas de sus frutos, sin beneficiarlos en esta vida, y serلn azotados por el castigo y la humillaciَn en la Otra. Y no habrل quien los salve de la derrota y el sufrimiento.

23- ؟ No sabes acerca de quienes recibieron parte del conocimiento y de las Escrituras? Se los invita a seguir el Libro de Dios, el Qur’an, a fin de que distingan lo correcto de lo falso en sus discrepancias. Y no se apresuran a seguir a quien los invita. Al contrario, un grupo de ellos rechaza; y realmente rechaza el bien.

24- Este grupo renegado de los judيos fue atraيdo por la rebeldيa, a albergar falsas esperanzas. Pretendيan que el fuego infernal los azotarيa sَlo durante dيas contados. Fueron sus falsas y continuas innovaciones de la religiَn las que los llevaron a tal engaٌo y tales esperanzas.

25- ، Cَmo se sentirلn el Dيa que Dios los reْna en la otra vida; cuando ya no haya duda alguna de su existencia y su juicio! Toda alma recibirل ese Dيa su justa recompensa. Y ellos merecerلn que los azote el castigo infernal.

26- ، Profeta!, di, suplicلndole y reconociendo Su poderيo: ، Dios! Tْ eres عnico, Seٌor del designio de todas las cosas. Das el poder y el gobierno a quien deseas, y se lo quitas a quien quieres. Das la gloria a quien quieras de Tus siervos facilitلndole los medios para obtenerla; e impones también la humillaciَn y la derrota sobre quien quieres. Eres, pues, ْnico dueٌo del bien, nada te impide hacer Tu voluntad y lo que Tu sabidurيa designa en Tu creaciَn.

27- Tْ, con lo que creaste y dispusiste de leyes y movimientos, haces entrar la noche en el dيa y el dيa en la noche, de forma que se hacen mلs largos el uno y el otro. Extraes los seres vivos de los cuerpos muertos asي como sacas lo muerto de lo que tiene vida. Das Tu amplia generosidad a quien quieres, tal como lo dispone Tu sabidurيa. Nadie, pues, te controla. Quien posee tales atributos no tiene inconvenientes en dotar a Sus Mensajeros y a Sus cercanos con el poder, el dominio y la riqueza, tal como se lo habيa prometido.

28- No es permitido que los creyentes se dejen gobernar por otros que no sean creyentes; pues esto es una ofensa contra el Islam. Aquel que permita esto no gozarل de la protecciَn divina. Ningْn creyente se complace con el gobierno de los incrédulos, excepto que sea algo urgente y forzado; lo harيa sَlo para evitar sus ataques y golpes. Los creyentes deben refugiarse siempre en la protecciَn del Islam, que es la protecciَn de Dios. ، Guay de aquellos que buscan otros protectores fuera de Dios! ةl mismo los castigarل destinلndoles la humillaciَn tras la gloria. Todo vuelve a Dios, ْnicamente. Nada escapa a Su poder en esta vida o en la otra.

29- ، Profeta!, di: Si escondéis vuestras intenciones o las expresلis con vuestras palabras y obras, Dios lo sabe. Sabe todo lo que hay en los Cielos y la Tierra, oculto o expuesto. Su poder alcanza a toda la creaciَn.

30- Toda persona encontrarل su merecido. Si obra bien tendrل su recompensa y si obra mal, su castigo. Aquellos que obraren mal desearيan que este momento estuviese lo mلs lejos posible para no verlo jamلs. Dios les advierte de su castigo si toman a otro que no sea ةl por protector. ةl es Clemente y Misericordioso para con Sus siervos.

31- ، Muhammad!, di: Si realmente decيs que amلis a Dios y deseلis que ةl os ame, seguidme, pues, tanto en mis ordenes como en mis prohibiciones, porque yo transmito de ةl. De esta manera Dios os amarل, os otorgarل la recompensa y borrarل vuestros pecados. Dios es Misericordiosيsimo con sus siervos.

32- Di: Seguid a Dios y al Mensajero. Y si no te siguen, estarلn renegando de Dios y de Su Mensajero. Y Dios no ama a los incrédulos renegados.

33- Dios eligiَ a Muhammad para hacer llegar Su mensaje, e hizo de su seguimiento un medio para conseguir Su amor, Su perdَn y Su misericordia. Asي también, Dios nos menciona que eligiَ a Adلn y le hizo uno de los mejores en el mundo. Y eligiَ a Noé con el mensaje , y distinguiَ a Abraham, Ismael, Isaac y los Profetas de entre de sus hijos, entre ellos Moisés (la paz sea con todos ellos). Distinguiَ también a la familia de ‘Imran y entre ellos eligiَ a Jesْs y a su madre: Jesْs fue un Profeta enviado a los israelitas, y a Marيa la hizo madre de Jesْs sin haber conocido padre.

34- Dios les eligiَ una descendencia pura; sus hijos heredan la pureza, la excelencia y la bienaventuranza. Y Dios oye todo lo que Sus siervos dicen, y sabe muy bien lo que hacen y ocultan en sus corazones.

35- ، Profeta!, menciona la historia de la esposa de ‘Imrلn cuando jurَ durante su embarazo dedicar el fruto de sus entraٌas a la adoraciَn exclusiva de Dios y al servicio de Su Casa. Dijo:،Seٌor! Ciertamente te ofrendo lo que llevo en mi vientre exclusivamente para el servicio de Tu Casa. Acéptalo, pues. Tْ eres El que oye todo y El que lo sabe todo.

36- Cuando dio a luz se dirigiَ a su Seٌor y excusلndose dijo: ، Ciertamente he parido una niٌa! Y Dios sabيa bien lo que ella habيa dado a luz. Esta niٌa era mucho mejor que el niٌo que ella deseaba. Dijo: ، La he llamado Marيa! ،Y te pido que la protejas a ella y a su descendencia de la asechanza maligna del maldito Satanلs!

37- Dios aceptَ a Marيa como una ofrenda de su madre. Y respondiَ a su sْplica. Le permitiَ crecer en las mejores condiciones y la educَ con Su bondad, Su sustento y Su protecciَn; le dio una educaciَn ejemplar que fortificَ su cuerpo y su espيritu. Dios puso a Zacarيas, la paz sea con él, como tutor de Marيa. Cada vez que Zacarيas entraba al templo donde Marيa adoraba a Dios, encontraba un sustento que no se daba en esa época; preguntaba sorprendido: ،Marيa! ؟ De dَnde te viene este sustento? Ella respondيa: Es la gracia de Dios. ةl da sustento a quiere de Sus siervos, en gran abundancia, sin limites.

38- Cuando Zacarيas, la paz sea con él, vio la gracia de Dios descender sobre Marيa, se dirigiَ a su Seٌor suplicلndole que le concediera con Su gracia y bondad un hijo. Y Dios es el que oye a quienes le suplican; ةl es Quien puede responder por encima de todo impedimento que se interponga, como es la vejez o la esterilidad.

39- Dios respondiَ a las sْplicas de Zacarيas. Los لngeles le llamaron mientras estaba de pie en su nicho rogلndole a su Seٌor. Le dijeron que Dios le habيa concedido un hijo llamado Juan; creerيa en Jesْs, la paz sea con él, el cual existirيa por una palabra de Dios y tendrيa un nacimiento fuera de lo acostumbrado entre los humanos. Dios harيa de Juan un Seٌor entre su gente, por su conocimiento y su piedad; estarيa alejado de los vicios y la lujuria y serيa uno de los profetas y hombres piadosos.

40- Cuando se le comunicَ esta buena nueva, Zacarيas se dirigiَ a su Seٌor deseando saber cَmo tendrيa un hijo, pues él ya era muy viejo y su mujer era estéril. Dios le respondiَ que cuando querيa algo, creaba las situaciones para facilitarlo, o lo creaba sin necesidad de medios conocidos. Dios hace lo que desea.

41- Zacarيas pidiَ a su Seٌor que le diese una seٌal del cumplimiento de tal buena nueva. Dios le respondiَ: No podrلs hablarle a la gente sino por seٌas durante tres dيas. Persevera en la alabanza a tu Seٌor y Su exaltaciَn en la maٌana y en la tarde.

42- ، Profeta!, menciona cuando los لngeles dijeron: ،Marيa! ، En verdad Dios te eligiَ para que seas madre de Su Profeta. Y te purificَ de toda impureza. Te ha honrado por sobre todas las mujeres de la creaciَn al elegirte como madre de Jesْs!

43- Y esto, ،Marيa!, implica que agradezcas a tu Seٌor. ،Obedécele, pues!. ،Dirige a ةl tus oraciones! Y ْnete a quienes le adoran y le rezan

44- Lo que el Qur’an te relata, ،Muhammad!, pertenece a las grandiosas historias de los elegidos por Dios. Son parte de lo oculto que Dios te ha revelado. Y no estuviste presente cuando, usando flechas, se sorteaban para saber quién se encargarيa de Marيa. Tampoco estuviste presente cuando disputaban el alto honor de ser el tutor de Marيa.

45- ،Profeta!, menciona cuando los لngeles le anunciaron a Marيa que Dios la agraciarيa con un niٌo creado con Su palabra, de una forma fuera de lo comْn y acostumbrado en los nacimientos. Se llamarيa el Mesيas Jesْs, hijo de Marيa. Dios lo creَ con una gran posiciَn en esta vida, al ser Profeta y no tener defectos, y en la Otra, porque tendrيa un grado elevado entre los cercanos a Dios, de los Profetas mلs destacados.

46- Dios distinguiَ a Jesْs con ciertas particularidades: hablaba a la gente desde su cuna de manera clara, comprensible y sabia. Asي también les hablaba cuando creciَ y madurَ, no habiendo diferencia- en cuanto al habla- entre su niٌez y su madurez. Y fue de quienes fueron dotados por Dios con la bienaventuranza.

47- Asombrada por la existencia de un niٌo en circunstancias ajenas al modo natural de reproducciَn, Marيa dijo: ؟ Cَmo tendré un niٌo si ningْn hombre me ha tocado? Y Dios le recordَ que ةl crea lo que quiere con Su poder y que no estل limitado a las causas naturales. Si desea algo, lo hace.

48- Dios enseٌa a este recién nacido la Escritura, el conocimiento correcto y beneficioso, la Torل, Libro revelado a Moisés (la paz sea con él), y el Evangelio que le serل revelado.

49- Dios enviَ a Jesْs como Su mensajero a los israelitas, mostrando la veracidad de su mensaje con milagros que Dios le concediَ: moldear la forma de un pلjaro de barro y luego, soplلndolo, darle vida y movimiento por la voluntad de Dios; curaba, con el poder de Dios, a los que habيan nacido ciegos y los hacيa ver; curaba a los leprosos dejلndolos sin marca y, finalmente, resucitaba a los muertos. Todo esto lo hizo con el permiso y la voluntad de Dios. También solيa decir a los israelitas lo que guardaban en sus casas; y siempre les advirtiَ que estas eran seٌales que Dios le otorgaba como prueba de que su mensaje era verdadero para que lo sigan y crean en él.

50- Y fui enviado a vosotros, confirmando la Ley de la Torل, que le fue revelada a Moisés,- les decيa Jesْs- y para haceros lيcito, por orden de Dios, algo de lo que os fue vedado antes. Os he traيdo una seٌal de lo verdadero de mi mensaje. Asي que temed a Dios y obedecedme.

51- Pues Dios vierte sobre mي y sobre vosotros de Su gracia. Me educَ a mي y a vosotros. ، Adoradle a ةl exclusivamente ! En verdad, este es el sendero recto.

52- Cuando Jesْs (la paz sea sobre él) llegَ a su gente, los incitَ hacia el sendero recto, pero la mayorيa lo rechazَ. Cuando éste les preguntَ: ؟ Quién me auxiliarل en esta verdad que estoy predicando?, le respondiَ el pequeٌo grupo que tenيa fe en Dios y en él: Nosotros te ayudaremos y te auxiliaremos, porque nos llamas hacia Dios. ، Testifica que somos fieles a Dios y que seguimos Su mandato!.

53- Decimos: ، Seٌor! Creيmos en el libro que revelaste a Tu Profeta. Seguimos las َrdenes del Mensajero Jesْs (la paz sea sobre él). Cuéntanos entre los testigos de que Tu Mensajero hizo llegar el mensaje y de que los israelitas son los incrédulos y rebeldes renegados

54- Los renegados israelitas habيan planeado una trampa oculta para combatir el mensaje de Jesْs (la paz sea sobre él). Pero Dios desbaratَ sus confabulaciones, fracasando sus planes. Y es que Dios es mلs sabio y mلs fuerte que los que planean.

55- ، Muhammad!, menciona cuando Dios dijo: ، Jesْs! Cumpliré con tu tiempo; no dejaré que nadie te mate. Te elevaré hasta Mi gloria, salvلndote asي de los que desean asesinarte. Y haré de tus seguidores, los que no se desviaron de tu religiَn, vencedores sobre los que no siguieron tu guيa hasta el Dيa del Juicio. Luego tendréis todos vuestro destino en la otra Vida, y allي juzgaré entre vosotros en todo lo que disputabais sobre la religiَn.

56- Y a los rebeldes renegados les haré probar la humillaciَn y el sufrimiento, pues las distintas naciones los humillarلn en esta vida. En la Otra, les irل peor, y habrل mلs humillaciَn. No tienen quien los salve del castigo de Dios.

57- En cuanto a los bien encaminados por la guيa divina, los que obran segْn las buenas orientaciones, Dios les darل una abundante recompensa. Y es que Dios no da Su recompensa a aquellos que trasgreden los lيmites que impuso, los que rechazan Su llamado y Su bondad.

58- Esto que te relatamos, Muhammad, serل una de las evidencias que demuestran la veracidad de tu mensaje, y son parte del Sagrado Qur’an que amonesta y que contiene ciencia beneficiosa.

59- Un grupo de gente se desviَ de la verdad en cuanto a Jesْs; decيan que Jesْs era el hijo de Dios pues naciَ sin padre. Dios les dijo: Jesْs fue creado sin padre asي como Adلn fue creado de tierra sin padre ni madre. Dios le dio forma y quiso que fuera un hombre completo y asي fue.

60- Esta aclaraciَn sobre la creaciَn de Jesْs es la verdad que te revela el Seٌor del Universo. Sigue, pues, con tu certeza y no seas de los que dudan.

61- ، Profeta!, si alguien te discute sobre Jesْs, después de lo que te revelَ tu Seٌor, dile palabras que evidencien tu conocimiento certero y la falsedad de sus inventos: ،Venid! Cada uno de nosotros reunirل a su alrededor a sus mujeres e hijos, luego suplicaremos a Dios que vierta su furia y su maldiciَn sobre quien esté mintiendo sobre Jesْs.

62- Esta es la verdad exenta de toda duda. Pues no hay en todo el Universo otro dios fuera de Dios, Quien creَ todo lo que existe. ةl es el عnico en Su gloria sobre Su reino y en Su sabidurيa sobre Su creaciَn.

63- Si rechazan la verdad después de habérseles aclarado, y se mantienen en su perdiciَn, serلn corruptores; y Dios sabe todo acerca de ellos.

64- ، Profeta !, di: ، Gente del Libro! Venid a unos principios justos que nos unan y creen lazos entre nosotros. Los sostendremos todos por igual. Estos principios se resumen en que adoremos a Dios exclusivamente y no adoremos a otro haciéndolo copartيcipe junto con Dios. Y ninguno de nosotros obedecerل ciegamente a otro ni aceptarل que defina lo que es lيcito y lo que es ilيcito. Y si te rechazan en este sincero llamado, diles: sed testigos de que nosotros seguimos las leyes de Dios, dirigimos nuestra adoraciَn sَlo a ةl y sَlo a ةl suplicamos.

65- ، Gente del Libro! ؟ Por qué discutيs y disputلis sobre la religiَn de Abraham? Cada uno de vosotros alega que Abraham seguيa su religiَn, mientras que Abraham viviَ en una época anterior a la Torل y al Evangelio y tuvo sus propias leyes. La Torل y el Evangelio fueron revelados después de la muerte de Abraham. ؟ Cَmo, pues serيa seguidor de las leyes de uno de ellos? ؟ O no tenéis razَn, para comprender lo falso de vuestros alegatos que van contra la realidad de las cosas?

66- Ved que vosotros discutيs y disputلis sobre Jesْs y Moisés, sobre quienes decيs tener conocimiento. ؟Cَmo es, pues, que disputلis si Abraham era judيo o cristiano sin que tengلis conocimiento sobre ellos? ، Dios sabe la verdad sobre lo que disputلis! Y vosotros no la sabéis.

67- Ciertamente, Abraham no era de la religiَn de los judيos ni de la de los cristianos, sino que seguيa la verdadera, obedeciendo a Dios exclusivamente. Y no fue de aquellos que dedican la adoraciَn a otros fuera de Dios.

68- Los que mلs merecen ser de la gente de Abraham y de su religiَn son aquellos que respondieron a su prédica y se guiaron con su orientaciَn en su época. Asي también Muhammad y sus seguidores en la fe, pues ellos son gentes sinceras en el monoteيsmo, que era la religiَn de Abrahلm. Dios quiere a los creyentes y les da la victoria, pues son sus allegados, y los recompensa abundantemente y en buena manera.

69- Ciertamente, un grupo de las gentes del Libro desean la perdiciَn de los creyentes y desviarlos de su religiَn; les llenan con dudas que parecen ser creencias y no son sino espejismos. Cuando hacen esto, no desvيan sino a sي mismos al empecinarse en la perdiciَn que los rodea y no saben que el resultado de sus esfuerzos los alcanzarل a ellos y no harلn daٌo alguno a los creyentes.

70- ، Gente del Libro! ؟ Por qué mentيs sobre los signos de Dios que fueron revelados y que prueban la profecيa de Muhammad, siendo que sabéis que es verdadera?

71- ، Gente del Libro! ؟ Por qué mezclلis la verdad, que predicaron los Profetas y revelaron las Escrituras, con engaٌosos alegatos y falsas interpretaciones? ؟ Por qué no divulgلis la verdad, de forma sincera y clara, lejos de toda confusiَn? Sabéis bien que el castigo de Dios a lo que hacéis serل terrible.

72- Algunos de la gente del Libro- tratando de desviar a los creyentes- dijeron a sus hermanos: Aceptad el Qur’an que fue revelado a Muhammad siguiendo a los creyentes al principio del dيa; y luego renegad al anochecer. Tal vez asي podلis perderlos difundiendo las dudas y las sospechas entre ellos, y tal vez asي abandonen su religiَn.

73- También dijeron: No os sometلis sino a los que siguen vuestra religiَn. Tememos que alguien diga que recibiَ lo mismo que vosotros guardلis, o use vuestra sumisiَn como evidencia contra vosotros ante vuestro Seٌor. ،Profeta !, diles: La guيa desciende de Dios. ةl es quien la vierte y escoge a quien quiera para recibirla. Y diles: La gracia es de Dios y se la da a quien quiere de Sus siervos; Su gracia es amplia. Sabe muy bien quién la merece y a quién se la otorga.

74- Dios otorga a quien quiere la profecيa y el mensaje; y quien recibe esto, no es sino por la misericordia y la gracia exclusiva de Dios. Dios es el Seٌor de la gracia, el Grandioso, nadie le diputa aquello ni le prohibe dotar a quien quiera.

75- Este es el carلcter de la gente del Libro en su creencia. Su actitud con el dinero es que a algunos les puedes confiar un quintal do oro o plata y te lo devolverلn sin que le falte nada; a otros no les puedes dar ni un dinar sin que tengas que perseguirlos y presionarlos para que te lo devuelvan; porque este ْltimo grupo alega que el resto de las gentes son ignorantes gentiles y que no poseen derecho alguno. Aducen que ese es el veredicto de Dios. Y ellos saben que esa es una mentira que dicen sobre Dios, glorificado y elevado sea.

76- Verdaderamente inventaron mentiras acerca de Dios. Quien cumple con los derechos del prَjimo en su momento, tal como lo habيa pactado, y es temeroso de Dios, por lo que no disminuye tales derechos ni los retrasa, alcanzarل el amor de Dios hacia él.

77- Quienes abandonan el pacto que Dios tomَ con ellos, de llevar a cabo sus َrdenes, y dejan de lado sus juramentos, a cambio de las cosas mundanas, por grandiosas que les parezcan, no tendrلn parte de la otra vida. Su Seٌor los rechazarل y no los contemplarل el Dيa del Juicio con misericordia, ni les perdonarل sus pecados, y tendrلn un castigo doloroso y permanente.

78- De entre ellos hay un grupo que con sus lenguas se desvيan diciendo cosas que no son del Libro, intentando que se asemejen sus palabras a las del Libro, para que quien las escuche piense que provienen de ةl. Argumentan que ello proviene de Dios, y no es parte de la revelaciَn. Mienten acerca de Dios y ellos bien lo saben.

79- No es razonable que un hombre a quien le es revelado el Libro, y le es concedido el conocimiento beneficioso y la tarea de hablar acerca de Dios, pida a la gente que lo adoren en vez de Dios. Lo lَgico y real es que les pida que sean sinceros con su Seٌor, de acuerdo con su conocimiento del Libro.

80- Y no es posible que les ordene que tomen a los لngeles y a los Profetas como seٌores en vez de Dios, puesto que ello implica incredulidad. Es irracional que les ordene tal cosa luego de que se sometieron a Dios.

81- ،Profeta!, recuérdales a ellos que Dios hizo el pacto con cada uno de los Profetas, a quienes revelَ el Libro y concediَ el conocimiento beneficioso: que cuando apareciese el Mensajero, cuya prédica serيa la misma de ellos, creerيan en él y lo auxiliarيan. Todos los Profetas estuvieron de acuerdo con dicho pacto y dieron testimonio de ello, y Dios lo atestiguَ. Asي transmitieron el pacto a sus naciones, y todos debيan creer en él y auxiliarlo. Lo correcto para sus pueblos era que creyesen en él y que lo socorriesen cumpliendo y siguiendo lo que sus Profetas les indicaron hacer.

82- Quien rechazase creer en el Profeta después de este pacto, es un impيo fuera del camino y de la ley de Dios, e incrédulo de los Profetas desde el primero al ْltimo.

83- ؟Acaso pretenden otra religiَn que la de Muhammad, que es la misma de todos los Profetas, que es la religiَn de Dios, a Quien se le ha sometido cuanto hay en los Cielos y la Tierra por propia voluntad y elecciَn, o por la fuerza, y a ةl, ْnicamente, serل el retorno de toda la creaciَn?

84- Dios confirma la unicidad divina y la del mensaje. Le ordenَ a su Profeta y a quienes le secundaban que dijesen: creemos en Dios, ْnico con derecho a ser adorado, Quien enviَ a los mensajeros. Y creemos en cuanto nos revelَ Dios en el Qur’an y en lo que revelَ en los Libros y Leyes de Abraham, Ismael, Isaac, Jacob y sus doce hijos, en lo que revelَ a Moisés en la Torل y a Jesْs en el Evangelio, y en todo cuanto revelَ a los demلs Profetas sin hacer distingo entre ellos. Nosotros nos sometemos a Dios.

85- Quien desee, luego de haber sido enviado Muhammad, otra religiَn y otra ley que no sea la del Islam, Dios no la acepta de él. Quien lo hace se contarل de aquellos que se perdieron y merecieron el castigo doloroso.

86- Dios no guiarل a quienes atestiguaron que el Mensajero era real, y les llegaron las pruebas de ello, mas luego de esto lo negaron. Esto fue una injusticia, y Dios no ayuda a los injustos.

87- Ellos recibirلn un castigo de Dios. Merecieron Su enojo, Su maldiciَn y la maldiciَn de toda la creaciَn, la de los لngeles y la de los seres humanos.

88- No cesarلn de ser maldecidos, y no se les aliviarل el castigo ni se les tendrل consideraciَn.

89- Pero quienes abandonaron sus pecados, ingresando entre la gente virtuosa, ciertamente Dios, enaltecido sea, les perdonarل sus pecados por Su misericordia; puesto que el perdَn y la misericordia son dos cualidades de Su esencia elevada.

90- Y la aceptaciَn del arrepentimiento y la misericordia se obtienen a través del perdَn; sus condiciones son el perdurar en la fe. Quienes rehْsan la verdad luego de Su sumisiَn y fe, aumentan asي su incredulidad, corrupciَn y perjuicio a los creyentes. No les aceptarل Dios, enaltecido sea, su arrepentimiento, puesto que no es posible que sean sinceros. Con sus obras se apartaron de la verdad.

91- Quienes niegan la verdad sin reconocerla, perdurando obstinadamente asي hasta la muerte, no podrلn librarse del castigo de Dios, glorificado y enaltecido sea. Aunque presentasen un rescate en oro que colmase toda la Tierra, su castigo serل doloroso.

92- ،Creyentes!, no alcanzaréis la plenitud del bien que deseلis y la complacencia de Dios, el Altيsimo, salvo si dais de lo que amلis por la causa de Dios. Quienes gastan mucho o poco, valioso o no, Dios bien lo sabe, puesto que es el Sapientيsimo. No se le oculta nada en los Cielos ni en la Tierra.

93- Los judيos no aceptaron que los musulmanes tomasen algunas comidas, como la carne de camello y su leche, argumentando que en la Ley de Abraham estaba prohibida. Dios, glorificado sea, les respondiَ explicando que todos los alimentos eran lيcitos para los seguidores de Jacob antes de que fuera revelada la Torل, excepto lo que Jacob se autoprohibiَ, por asuntos particulares. Entonces se lo prohibieron. Dios ordenَ a Su Profeta Muhammad que les pidiese una prueba referida en la Torل que dijese que la Ley de Abraham lo prohibيa si es que eran sinceros, pero no lo pudieron hacer y guardaron silencio.

94- Se confirmَ la imposibilidad de acreditarlo. Quien inventa mentiras acerca de Dios luego de habérsele presentado la evidencia, permanecerل en la iniquidad.

95- Después de la incapacidad de los incrédulos, Dios ordenَ a Su Profeta que les explicase que, tras haber guardado silencio, se confirmَ la veracidad de Dios y cuanto habيa informado: seguid la ley de Abraham a la cual se os convoca, ya que ella estل lejos de las religiones falsas, y él (Abraham) no era de los idَlatras.

96- Es parte de la religiَn de Abraham el orientarse en la oraciَn hacia la Casa que él construyَ y a la cual se peregrina; Dios explica esto afirmando que la primera Casa, en antigüedad y nobleza, que Dios dispuso como oratorio de la gente es la que estل en Meca, donde el bien abunda, y donde Dios depositَ la bendiciَn; es el lugar de guيa para la humanidad, para la Peregrinaciَn y de orientaciَn en las oraciones.

97- Hay pruebas claras sobre su caracterيstica sagrada y su superioridad: en ella estل el oratorio de Abraham; quien ingrese a ella debe estar seguro, sin exponerse a ningْn mal; peregrinar a esta Casa es un deber para toda persona que disponga de medios. Quien lo niegue y se rebele a las َrdenes de Dios rehusando Su religiَn, el perjuicio retorna sobre sي mismo, y Dios no necesita nada de toda la humanidad.

98- Dios, glorificado y enaltecido sea, ordenَ a Su Mensajero que censurarse a la gente del Libro por perdurar en la incredulidad y desvيo diciendo: Di a ellos: ، Gente del Libro!, no hay dignidad en vuestra incredulidad. ؟ Por qué motivo negلis las evidencias de la Profecيa de Muhammad y su sinceridad, siendo que Dios conoce bien vuestras obras y os retribuirل segْn ellas?

99- !Gente del Libro! ؟Cَmo intentلis desviar a quien cree en Dios y en su Mensajero, y se ha sometido a la verdad, del camino correcto, e intentلis que lo imaginen desviado, y vosotros sabéis que es la verdad, y Dios no estل desatento de vuestras obras, y por ellas seréis retribuidos.?

100- Dios previno a los creyentes de cuanto difunden algunos de la gente del Libro en cuanto a dudas, diciéndoles: por cierto que si obedecéis a algunos de la gente del libro y cuanto difunden de ambigüedades en vuestra religiَn, retornaréis al desvيo luego de haber alcanzado la guيa y seréis incrédulos luego de haber creيdo.

101- Imaginad vuestra asombrosa situaciَn, desviados e incrédulos luego de la fe; siendo que el Qur’an os es recitado, y el Mensajero de Dios se encuentra entre vosotros, que os explica y combate las dudas acerca de vuestra religiَn. Quien busca refugio en Dios y se aferra a Su religiَn es una verdadera gracia; su Seٌor lo ha guiado hacia el sendero del éxito y la salvaciَn.

102- Por cierto que la puerta del mal estل abierta cuando no se teme a Dios. ،Creyentes!, temed a Dios como es debido, acatando sus َrdenes y apartلndoos de lo prohibido, y permaneced en el Islam hasta que os encontréis con Dios.

103- Aferraos a la religiَn de Dios y reunيos en base a ella. No obréis de tal forma que os conduzca a la divisiَn. Y recordad la gracia que Dios ha tenido con vosotros, habiendo sido enemigos en la época preislلmica, y uniَ vuestros corazones con el Islam y por él os amasteis, y debido a vuestra incredulidad y divisiَn estabais al borde de un foso de fuego y os librasteis de él gracias al Islam. A través de estos ejemplos maravillosos, siempre Dios os explica el sendero del bien para que sigلis en la guيa.

104- El camino verdadero de una convivencia plena se logra siguiendo el Libro de Dios y a Su Mensajero, y que surja una comunidad que convoque hacia todo lo que sea beneficioso para la religiَn y los asuntos mundanos, ordenando ser obedientes a Dios, y prohibiendo los pecados. Estos obtendrلn el triunfo.

105- No seلis negligentes como aquellos que se descuidaron de ordenar el bien y prohibir el mal dividiéndose en sectas, discrepando en sus religiones luego de haberles llegado las pruebas evidentes de la verdad. Quienes se dividieron y discreparon tendrلn un castigo terrible.

106- Este horroroso castigo serل el dيa en que los rostros de los creyentes se vean blanqueados como muestra de alegrيa; y ensombrecidas, tristes y melancَlicas, las caras de los incrédulos. Se les dirل a modo de insulto: Elegisteis la incredulidad después de haber sido creyentes, por naturaleza innata. Probad, pues, el castigo por vuestra elecciَn.

107- En cuanto a las caras blancas, por ser felices, estarلn en el Paraيso eternamente, como merced de Dios.

108- Estas aleyas que hablan del estado de los buenos y malos, y que fueron recitadas a ti, son justas, y de pura verdad. Dios no quiere injusticia para nadie, sea humano o genio.

109- Todo lo que hay en los Cielos y en la Tierra es de Dios, ةl es el Dueٌo y Creador, y a ةl serل devuelto todo, y juzgarل a cada quien de acuerdo a su merecimiento.

110- ،Naciَn de Muhammad!, sois la mejor naciَn creada por Dios para beneficiar a la gente; siempre y cuando ordenéis el bien, vedéis los pecados y seلis buenos creyentes en Dios. Si los adeptos del Libro hubiesen sido veraces en su fe, como vosotros, habrيa sido mucho mejor para ellos. Entre ellos hay creyentes; sin embargo la mayorيa se aleja de los lيmites y deberes de la fe.

111- Estos perversos no os daٌan en nada que os deje huellas. Si a veces os daٌan, no os quedarل efecto. Si ellos se os enfrentan en guerra, serلn vencidos y arrancados. Nunca seréis derrotados mientras sigلis ordenando el bien y prohibiendo el mal.

112- Dios, exaltado sea, comunica que ellos, los del Libro, son humillados donde se encuentren, salvo cuando pactan con Dios y con los musulmanes para ser protegidos. Son merecedores de la ira de Dios. ةl les humillَ frente a los demلs, por su negaciَn de las aleyas de Dios, que dan crédito a la profecيa de Muhammad, y por su aceptaciَn anteriormente del asesinato de los Profetas, sin razَn alguna sino por desobediencia y agresiَn.

113- No son iguales toda la gente del Libro. Entre ellos hay un grupo recto, que lee el Libro de Dios, mientras reza por la noche;

114- cree en Dios, en su existencia y unicidad, cree en los Enviados, en el Dيa de la Resurrecciَn, adora a Dios solamente, ordena el bien, prohibe el mal, se apura para realizar lo bueno. Este grupo- en cuanto a Dios- es de los virtuosos.

115- Serل recompensado por sus obras, pues Dios sabe de él y recompensa por las obras.

116- En relaciَn a los incrédulos, nada de sus bienes les sirve si quieren pedir su salvaciَn a través de ellos. Tampoco sus hijos pueden eximirles del castigo de Dios en la otra Vida. Los incrédulos se quedarلn para siempre en el Infierno.

117- Lo que ofrecen los incrédulos en la vida mundanal, sean la caridad o las obras buenas, no tendrلn valor en la otra Vida; este caso es como el de un grupo de gente que ha sido injusto consigo mismo, por los pecados cometidos; este grupo tuvo un cultivo, el cual fue azotado por un viento frيo y severo; su consecuencia fue una pérdida total. Dios no fue injusto con ellos cuando perdieron la recompensa de sus obras, sino que ellos mismos fueron inicuos por haber cometido pecados que los llevaron a la perdiciَn total y haber sido negadores e incrédulos.

118- ،Creyentes! No toméis a gente de otros credos para apoyaros en ellos, y no les toméis por confidentes, ya que esta gente harل todo lo posible por corromper vuestros asuntos. Quieren haceros la vida dura y daٌaros. Ya aparecieron seٌales de su odio por equivocaciَn de sus lenguas, y es peor aْn lo que esconden sus corazones. Ya os hemos dado seٌas para distinguir entre los amigos y los enemigos, si sois gente que razona.

119- ،Creyentes! Vosotros amلis a los incrédulos e hipَcritas por parentesco, amistad o simple amabilidad; sin embargo ellos no os aman. Vosotros creéis en todos los Libros revelados por Dios y ellos. Si os encuentran, demostrarيan tener fe, sَlo para engaٌaros. Cuando se apartan de vosotros se muerden las puntas de los dedos de rabia contra vosotros. ،Profeta!, di: Quedaos asي, con vuestra rabia, hasta la muerte. Dios sabe lo que esconden los pechos y juzgarل por ello.

120- Si vosotros, creyentes, sois favorecidos por alguna merced, fuese victoria o botيn, ellos se pondrلn tristes. Si sois alcanzados por algْn mal, como sequيa o derrota, ellos se alegrarلn. Si vosotros, creyentes, no los tomلis como amigos, como se os ha prohibido, sus confabulaciones y su enemistad no os causarلn daٌo alguno, porque Dios, exaltado sea, es conocedor de sus confabulaciones y no le cuesta nada desbaratarlas.

121- ،Profeta!, acuérdate cuando saliste temprano de tu casa para dirigir a los creyentes a sus puestos de batalla en Uhud. Dios escuchaba lo que decيais y conocيa vuestras intenciones.

122- Cuando dos grupos de creyentes querيan retroceder, Dios les alentَ, y por eso fueron a la guerra. Dios apoyَ y les otorgَ el éxito a estos grupos. ،Que los creyentes tomen una lecciَn de esto y se encomienden a Dios!

123- Dios recordَ a los creyentes la merced otorgada para su victoria en la batalla de Badr cuando ellos tuvieron paciencia. Dios les otorgَ la victoria a pesar de su inferioridad numérica y de armamento, y les pidiَ obediencia para agradecer esta merced.

124- La victoria llegَ cuando el Mensajero dijo a los creyentes: ؟Acaso os sentirيais satisfechos con el apoyo divino consistente en 3000 لngeles, enviados por Dios para vuestro fortalecimiento?

125- Este apoyo serل suficiente, si sois pacientes en la batalla, aferrلndoos a la fe, y si vuestros enemigos viniesen de inmediato, Dios os secundarيa con 5000 لngeles.

126- El apoyo de los لngeles es seٌal de victoria, es tranquilidad en los corazones, porque la victoria es de Dios, el Vencedor, el que ayuda a solucionar los asuntos de los creyentes.

127- Les otorgَ la victoria para hacer perecer a un grupo de incrédulos y humillarlos por la derrota, haciendo huir al resto desesperados.

128- Tْ, Profeta, no tienes ningْn poder sobre los asuntos de Mis siervos, éstos estلn en el poder de Dios. El puede aceptar su arrepentimiento o puede castigarlos, humillarlos y atormentarlos en el Dيa de la Resurrecciَn.

129- De Dios es lo que hay en los Cielos y en la Tierra. Es Todopoderoso, perdona a quien quiere y castiga a quien quiere. Su perdَn es prَximo y Su misericordia es siempre deseada.

130- ،Creyentes!, no consideréis deuda fuera del capital, para que la misma no aumente aٌo tras aٌo y se multiplique, temed a Dios y no os apoderéis del dinero ajeno. Tendréis éxito cuando os alejéis de la usura completamente.

131- Temed al Infierno preparado para los incrédulos, si no os alejلis de la usura.

132- Obedeced a Dios y a su Mensajero en todas las َrdenes y todas sus indicaciones, a fin de ser merecedores de la misericordia de Dios en esta vida y en la Otra.

133- Haced buenas obras para obtener el perdَn de vuestros pecados. Un jardيn grande como el ancho de los Cielos y la Tierra estل preparado para los que cuiden la Ley de Dios y teman Sus castigos.

134- Para quienes gastan su dinero por complacencia de Dios en todos los casos, prosperidad o dureza, poder o debilidad, y que reprimen su enojo o no castigan a sus agresores. Asي se considerarلn virtuosos. Dios, alabado sea, les recompensa y estل complacido con ellos.

135- Los que cometen un pecado y recuerdan a Dios, Su castigo, Su clemencia, Su recompensa y Su ira, se lamentan y le piden perdَn. ةl solo perdona los pecados a quienes no reinciden, a sabiendas, en las malas obras.

136- Los que sigan las Leyes de Dios, obtendrلn un gran perdَn; tendrلn jardines por los cuales corren rيos entre los لrboles. ،Qué gran recompensa es!

137- ،Creyentes!, la Ley de Dios fue aplicada a los pueblos anteriores. Dios les dio una prَrroga y luego les castigَ por sus pecados. Meditad, pues, en el castigo de los desmentidores.

138- Todo esto, las cualidades de los creyentes y la Ley de Dios en los pueblos anteriores, es una invitaciَn para que las naciones sigan el camino recto, el camino del bien, y se alejen del mal.

139- No os desaniméis en la lucha en aras de la causa de Dios, tampoco os pongلis tristes por los que mueran en ella. Por el apoyo de Dios y por Su verdad sois superiores. Tendréis victorias mientras estéis aferrados a la fe.

140- Si en la batalla de Uhud os han infringido bajas, o profundas heridas en vuestros cuerpos, y esto os ha afectado profundamente, no os desaniméis ni os aflijلis, pues lo mismo azotَ a vuestros enemigos el dيa de la batalla de Badr. Dios distribuye los tiempos de victoria entre la gente: A veces éstos, y otras, aquéllos. Es una prueba para los creyentes: para que Dios distinga a los firmes en la fe y agracie a algunos con la muerte por Su causa. Dios no quiere a los idَlatras injustos, aunque se destaquen por la victoria sobre los demلs.

141- Dios purifica a los creyentes con esta derrota pasajera: elimina a los de corazَn enfermo y a los de poca fe; defrauda a aquellos que predican la derrota y la duda, y asي elimina totalmente la incredulidad y a sus seguidores.

142- ،Creyentes!, no penséis que entraréis en el Paraيso sin que se distingan los esforzados perseverantes que son purificados por las tribulaciones y las dificultades.

143-Solيais pedir la muerte por la causa de Dios antes de que la presenciarais y conocierais sus horrores. Ahora la habéis visto, cuando vuestros hermanos murieron frente a vuestros ojos.

144- Cuando corriَ el rumor de que Muhammad habيa muerto en la batalla de Uhud, algunos musulmanes pensaron en renegar de su fe; Dios los reprendiَ por eso diciendo: Muhammad no es sino un Enviado, y muchos Enviados han muerto antes que él; él morirل al igual que los que lo precedieron y serل parte del pasado como los demلs lo son ahora ؟Acaso si muere o es asesinado os volveréis sobre vuestros pasos hacia la incredulidad? Aquellos que, después de ser creyentes, vuelvan a la incredulidad, no daٌan en nada a Dios; al contrario, se daٌan a sي mismos al exponerse al castigo. Dios recompensarل a los que sean firmes en su Islam y agradezcan Su gracia.

145- Ningْn ser muere sin el consentimiento de Dios. Dios lo prescribiَ en un libro que contiene los tiempos de vida de las criaturas. Aquel que quiere los goces de esta vida mundanal los recibe. Aquel que desea la recompensa de la Vida eterna la recibe. Dios sin duda recompensarل a los que agradecieron Su bondad y Le obedecieron en Sus mandatos de Yihad (guerra santa) y otras cosas.

146- Y cuلntos Profetas contaron con muchos creyentes sinceros que combatieron a su lado por su Seٌor; y sus corazones no se acobardaron ni dudaron en sus intenciones; tampoco se sometieron a sus enemigos a causa de lo que padecieron en la causa de Dios, pues estaban obedeciendo a su Seٌor. Y Dios recompensa a los que perseveran ante las desgracias.

147- Y solيan decir durante los horrores del combate: ،Seٌor! Perdona nuestros pecados; los mayores y los menores. Danos firmeza en el combate y danos la victoria sobre los enemigos de Tu religiَn, aquellos que reniegan de Ti y del mensaje de Tus Enviados.

148- Y Dios les dio la victoria y el éxito en esta vida, y les garantizَ la buena recompensa de la otra Vida. Ciertamente, Dios recompensa a los bienhechores.

149- ،Creyentes! Si obedecéis a los incrédulos (vuestros enemigos que manifiestan su incredulidad o la esconden) en lo que os piden de palabras u obras, os volveréis incrédulos y perderéis esta vida y la Otra.

150- Dios es vuestro Socorredor. No les temلis, pues ةl es El mلs grande Socorredor.

151- Que no os debilite lo que sucediَ el dيa de Uhud, pues lanzaremos el temor y el sobresalto en los corazones de vuestros enemigos, porque asociaron a otros dioses con Dios sin que se les haya sido revelada evidencia alguna para ello; esos dioses no daٌan ni benefician. El destino final de aquellos serل el Infierno en la otra Vida. ،Y qué horrible lugar serل para los injustos!

152- La ayuda de Dios es real e inminente. Ciertamente ةl cumpliَ Su promesa cuando combatisteis contra muchos al principio, por Su voluntad. Pero vuestras ansias de combatir se debilitaron; y disputasteis sobre el significado de la orden del Profeta de guardar vuestras posiciones: algunos opinaron que debيan abandonar la posiciones cuando la victoria parecيa inminente y otros prefirieron mantener las posiciones hasta el final. Algunos de vosotros desobedecieron al Profeta y fueron en busca del botيn cuando la ansiada victoria les parecيa segura. Asي os dividisteis en dos grupos: unos deseaban el goce de la vida mundanal, y otros deseaban la recompensa de la Vida eterna. Cuando esto sucediَ, Dios os prohibiَ la victoria y os hizo volver derrotados por vuestros enemigos, a fin de probaros, para que destaque el sincero de entre los demلs; y os perdonَ cuando os arrepentisteis. Dios os agracia con Su perdَn y con la aceptaciَn de vuestro arrepentimiento.

153- ،Creyentes! Recordad vuestra situaciَn cuando os alejabais por la tierra huyendo, no volvيais la vista atrلs en vuestra apresurada fuga; el Profeta quedَ atrلs clamando para que volvierais. Dios os castigَ entonces con una tristeza que os inundَ de aflicciَn. Esta se apoderَ de vosotros para que no os apenéis por el botيn perdido o la derrota. Dios sabe bien vuestras intenciones y vuestras acciones.

154- Luego Dios os agraciَ con la tranquilidad después del combate. La seٌal de esta calma fue el sueٌo que se apoderَ de los sinceros en su fe y en su confianza en Dios. Sin embargo, el otro grupo sَlo se preocupaban por sي mismos, no les interesaba nadie mلs. Por eso es que pensaban erradamente sobre Dios, tal como pensaban los ignorantes preislلmicos. Decيan en desapruebo: ؟Acaso nos ha llegado algo de la victoria prometida? Di ,،Profeta!: Dios es dueٌo de todo; de la victoria y de la derrota; las manda sobre Sus siervos segْn estos adopten los medios para la victoria o los medios para la derrota. Cuando hablan asي (los hipَcritas), estلn ocultando algo en sus corazones. Dicen en sus adentros: Si fuese por nosotros, no hubiésemos perdido. Diles: Aunque hubierais quedado en vuestras casas y hubiese entre vosotros gente destinada a morir, habrيan salido y habrيan muerto. Ciertamente, Dios hizo lo que hizo en Uhud por muchas buenas razones; para probar la sinceridad de vuestros corazones y purificar vuestras almas. Dios sabe muy bien lo que encierran vuestros corazones.

155- ،Musulmanes!, aquellos de vosotros que abandonaron sus puestos el dيa que os enfrentasteis a los incrédulos en Uhud, ciertamente que Satanلs los arrastrَ hacia el error y la caيda por su desobediencia al Profeta. Y ciertamente, Dios los ha perdonado, porque ةl es indulgente y tolerante.

156- ،Creyentes!, no seلis como aquellos incrédulos que dijeron sobre sus hermanos que se alejaban para ganarse la vida o en alguna guerra y luego murieron o fueron muertos: Si se hubieran quedado con nosotros, no se hubieran muerto ni los hubieran matado. Esas sus ideas o palabras Dios las convierte en perdiciَn. Dios es Quien da la vida y da la muerte, en Sus manos estل el designio de todo; ةl sabe todo lo que hacéis de bien o mal, y ةl os recompensarل por ello.

157- Y si morيs u os matan esforzلndoos por la causa de Dios, ةl perdonarل vuestros pecados y os tendrل misericordia. ،Y eso es mucho mejor que todo lo que podلis juntar en esta vida, si siguierais en ella!

158- Y si morيs u os matan mientras os esforzلis por la causa de Dios, vuestras obras no se perderلn; seréis reunidos ante Dios y ةl os recompensarل por vuestro esfuerzo y sinceridad.

159- Y ciertamente que fue una misericordia de Dios para contigo y los creyentes el hecho de que tْ hayas sido suave con ellos y no los hayas reprochado duramente por su error. Si fueses de corazَn duro y los maltratases, seguramente te abandonarيan. ،Sé tolerante con sus faltas! Pide perdَn para ellos y consْltales en todo asunto para saber su opiniَn en todo aquellos sobre lo que no se te haya revelado nada. Y si te has decidido por algo después de la consulta, ejecْtalo encomendلndote a ةl, pues Dios quiere a los que se encomiendan a ةl.

160- Si Dios os auxiliara con Su ayuda- como sucediَ el dيa de Badr- no os podrل vencer nadie. Y si Dios decreta vuestra derrota es porque no tomasteis las medidas necesarias para la victoria-tal como sucediَ el dيa de Uhud-, pues no tendréis mلs socorredor sino ةl. Los creyentes deben confiar sَlo en Dios y a ةl deben encomendarse.

161- Un Profeta no puede reservarse para sي parte del botيn, como dicen los hipَcritas mentirosos, pues el engaٌo contradice a la profecيa; no penséis, pues, aquello de él. Y quien engaٌa, llegarل al Dيa de la Resurrecciَn cargando el pecado de su engaٌo. Luego se le darل a cada alma la recompensa por sus obras con exactitud y ninguno de ellos serل oprimido con una recompensa menor de la debida o un castigo mayor al debido.

162- Aquel que se esforzَ buscando la complacencia de Dios a través de las obras y la obediencia no es igual a aquel que se alejَ con una gran ira de Dios sobre él por causa de sus pecados. El destino del pecador es el Infierno. ،Y qué mal destino que es!

163- No son iguales ambos grupos; tendrلn diferentes posiciones ante Dios. Y ةl conoce sus situaciones y sus posiciones y les recompensarل segْn éstas.

164- Dios agraciَ mucho a los primeros creyentes, los que acompaٌaron al Profeta, pues les enviَ un Mensajero de entre ellos mismos, que les recita los signos de la Escritura, que les purifica de toda mala creencia y les enseٌa la sabidurيa del Qur’an y la Sunna. Ciertamente, antes del mensaje vivيan en la ignorancia, la perdiciَn y la confusiَn.

165- Os desilusionasteis y os entristecisteis cuando os azotَ la desgracia el dيa de Uhud, y dijisteis con asombro: ،Pero si vencimos a algo mلs difيcil el dيa de Badr ! ؟Cَmo es que nos infringen esta derrota y tantas muertes si somos musulmanes y el Mensajero de Dios estل con nosotros? Di: Lo que os ha sucedido es culpa vuestra, por causa de vuestra desobediencia al Mensajero. Dios lo puede todo y os ha recompensado por vuestras obras.

166- ،Creyentes!, lo que os sucediَ el dيa que os enfrentasteis al grueso de los incrédulos en Uhud es por el designio de Dios, para que se haga evidente lo que ةl sabيa de la verdadera fe del creyente.

167- Y para que se evidencie la hipocresيa de los hipَcritas, aquellos que se retiraban del combate el dيa de Uhud, se les dijo: ،Venid al combate! ،Hacedlo en obediencia a Dios o por vuestra propia defensa! Dijeron: Si supiéramos que vais a combatir os acompaٌarيamos.- Cuando proferيan estas palabras estaban mلs cerca de la incredulidad que de la fe-. Decيan: No habrل combate. Pero en sus corazones estaban seguros que habrيa combate. Dios sabe bien la hipocresيa que ocultan, porque ةl conoce el resultado de sus secretos.

168- Y sabe que ellos fueron los que rehuyeron el combate y se alejaron de él. Y dijeron sobre sus hermanos que salieron a combatir: Si nos hubieran obedecido y se hubieran quedado, se habrيan salvado, como nosotros, de la muerte. Diles: ،Salvaos de la muerte si lo que decيs es verdad (que la precauciَn puede evitar que se cumpla el destino)!

169- Y no penséis que los que fueron muertos en la causa de Dios estلn como los demلs muertos; al contrario, estلn vivos junto a su Seٌor de una forma que Dios no nos revelَ y estلn gozando una buena recompensa junto a su Seٌor de una forma que sَlo Dios sabe.

170- Estلn felices con la bondadosa gracia que Dios les concediَ y estلn felices por sus hermanos que quedaron con vida en este mundo, firmes en la fe y esforzلndose en la causa de Dios. Y no temen daٌo alguno ni sienten tristeza por la falta de algo querido.

171- Estلn ansiosos y felices porque Dios los ha agraciado con la bendiciَn de morir mلrtires en Su causa y con los deleites del Paraيso y con el gran honor que se les hace. Y porque Dios no descuida la recompensa de los creyentes.

172- Aquellos que obedecieron al Mensajero cuando les pidiَ que retomaran las armas para continuar el combate después de la derrota de Uhud, ،que bien que hicieron! ،Temيan desobedecer a Dios y a Su Enviado! Se merecen, pues la gran recompensa

173- Fueron los mismos que, cuando cierta gente les dijo: ،Temed!, porque vuestros enemigos han reunido contra vosotros un ejército inmenso, no se debilitaron ni se desanimaron, sino que aumentَ su fe en Dios y su confianza en Su auxilio. Ellos respondieron: ،Con Dios nos basta! ،ةl tiene las riendas de nuestras vidas! ،ةl es el mejor a quien se puede encomendar el hombre!

174- Luego salieron al combate por Dios (persiguiendo a los idَlatras hasta cerca de Meca) y al encuentro de ese inmenso ejército. Pero los incrédulos se acobardaron ante el posible combate. Y los creyentes volvieron (a Medina) victoriosos y animados para la lucha y su gran recompensa. Dios los agraciَ, pues puso el miedo en el corazَn de sus enemigos y estos no les hicieron daٌo alguno. Los creyentes procuraron la complacencia de Dios y se hicieron merecedores de Su gracia. Dios es El que posee una gracia inmensa.

175- Dios aclarَ a los creyentes: Aquellos que os atemorizan con el enemigo para que os acobardéis y no lo enfrentéis no son sino asistentes de Satanلs, el cual atemoriza a sus seguidores y los hace cobardes, y vosotros no sois de ellos. No temلis, pues, por sus palabras y temed sَlo a Dios, si es que sois verdaderos creyentes que practicلis lo que os manda vuestra fe.

176- ،Profeta!, no te entristezcas cuando veas a los que aumentan en su incredulidad y se apresuran a ir de lo malo a lo peor, pues ellos no pueden daٌar a Dios de ninguna manera, porque Dios es El que domina a Sus siervos. Dios quiere que aquellos siervos no gocen de la recompensa de la otra Vida, y, ademلs de perderse esa gran recompensa, tendrلn un gran castigo.

177- Ciertamente, esos que prefirieron la incredulidad a la fe no daٌarلn a Dios de ninguna manera y tendrلn en la otra Vida un doloroso castigo que les harل sufrir enormemente.

178- Que estos incrédulos no piensen que les estamos haciendo un bien cuando alargamos sus vidas y les facilitamos los medios para gozar de esta vida mundanal, pues sus largas vidas y su gran dotaciَn los llevarلn a seguir cometiendo pecados y hacerse merecedores del humillante castigo que Dios les tiene preparado.

179- ،Creyentes!, Dios no dejarل que se siga confundiendo a los creyentes con los hipَcritas. ةl distinguirل a los unos de los otros por medio de la dificultades y las obligaciones, para que sepلis quién es un hipَcrita perverso y quién es un creyente sincero. Las leyes universales nos enseٌan que nadie puede ver lo que Dios declarَ Oculto. Sin embargo, Dios eligiَ a algunos de Sus mensajeros para mostrarles lo que ةl desea de lo Oculto. Y si tenéis fe y teméis a vuestro Seٌor, obedeciéndole devotamente, ةl os harل entrar en el Paraيso ،Y qué recompensa! Ciertamente, el Paraيso es una gran recompensa.

180- ،Y que no piensen aquellos que son avaros con lo que Dios les dio y no lo gastan en sus obligaciones ni en obras de bien, que no piensen que la avaricia es lo mejor para ellos! Al contrario, es una maldad que les significarل un mal destino. Se les pagarل en una terrible forma el Dيa de la Resurrecciَn. El castigo los harل sufrir eternamente y en forma continua. Toda la existencia depende de Dios el Glorioso y ةl es su Soberano. Dios sabe lo que vosotros hacéis y os recompensarل segْn ello.

181- Aunque Dios es Soberano de los Cielos, la Tierra y sus riquezas, algunos judيos dijeron en burla: ،Dios es pobre! Nos pide que le prestemos con la caridad y nosotros somos ricos, le demos o no. Dios oyَ muy bien lo que dijeron y registrَ esas palabras, asي como registrَ cuando asesinaron injustamente a los Profetas. Y les dirل en el Dيa de la Resurrecciَn: ،Probad el castigo del fuego abrasador!

182- Y aquel castigo no serل sino por los pecados que cometieron; el castigo de Dios es siempre justo, pues ةl nunca es injusto son Sus siervos.

183- Ciertamente, ellos fueron los que dijeron: Dios nos mandَ en la Tora que no sigamos ni creamos a ningْn Mensajero si no prueba su veracidad presentando una ofrenda a Dios y que baje fuego del cielo para consumir la ofrenda ،Profeta! Diles: Por cierto que os han llegado antes Mensajeros de Dios con evidencias claras, y cumplieron con lo que pedisteis, aun asي vosotros los rechazasteis y los asesinasteis. ؟Por qué, pues, lo hicisteis si es que sois veraces en vuestra promesa? Si ellos hicieron cuanto les pedisteis.

184- ،Profeta!, si te rechazan no te aflijas; antes de ti hubo muchos Mensajeros que fueron rechazados por su gente- los rechazaron por terquedad y obstinaciَn- a pesar de haberles llegado con evidencias claras y escrituras celestiales que probaban la veracidad de su mensaje.

185- Toda alma probarل inevitablemente la muerte. Y si os alcanza el dolor en esta vida, ciertamente que se os recompensarل con el premio que merecéis en el Dيa de la Resurrecciَn. Aquel que se acerque al fuego y luego logre zafarse de él, habrل conseguido, pues, el éxito. La vida mundanal es sَlo un gozo momentلneo que engaٌa y no es duradero.

186- ،Creyentes! Dadlo por seguro que se os probarل con vuestras riquezas, a través de la escasez o la caridad; y en vuestros cuerpos, a través del esfuerzo, el combate, las enfermedades y los dolores Y, por cierto, oiréis de los judيos, los cristianos y los politeيstas muchas palabras ofensivas entre insultos y calumnias, y si las recibيs con paciencia y temor a Dios, estaréis haciendo una de las mejores obras a ser practicadas.

187- ،Profeta!, recuerda cuando la gente del Libro se comprometiَ ante Dios a que explicarيan los significados de la Escritura y que no esconderيan nada de sus signos a la gente. Pero ellos los escondieron, violando su pacto; y prefirieron el goce mundanal. El gozo de esta vida, sin importar cuلnto sea, es un vil y mezquino precio en comparaciَn a la guيa y la bienaventuranza. ،Qué malo es, pues, lo que han hecho!

188- No pienses que aquellos que siempre se alegran por las obscenidades que cometen y les gusta que se los alabe por las cosas que no hacen; no pienses que ellos se salvarلn del fuego. Ciertamente, ellos estلn cerrando ante sي las puertas de la fe y la verdad, al igual que los judيos, y tendrلn un doloroso castigo el Dيa de la Resurrecciَn.

189- Sَlo Dios es el Soberano y tiene en Sus manos el destino de los Cielos y la Tierra. ةl es Todopoderoso. Castigarل a los pecadores por sus pecados y premiarل a los bienhechores por sus obras de bien.

190- Ciertamente, la creaciَn de los Cielos y la Tierra por Dios, con todo lo que estos encierran de leyes y maravillas, y la diferencia del dيa y la noche (entre la luz y la oscuridad y entre la duraciَn de ambos) son, en verdad, evidencias para los dotados de la inteligencia que concibe la unicidad de Dios y Su poder.

191- La caracterيstica de los dotados de inteligencia es que tienen siempre presente la grandeza de Dios y Su magnificencia en todo lugar: de pie, sentados o acostados. Y constantemente analizan la creaciَn de los Cielos y la Tierra con lo que éstos contienen de maravillas. Y dicen: !Seٌor!, no creaste esto sino con una sabia razَn que Tْ determinaste. A Ti no se te aplica la imperfecciَn; al contrario, todo lo creaste como prueba de Tu potestad y como una guيa de lo profundo de Tu sabidurيa. ،Sلlvanos del castigo del fuego dلndonos éxito en el cumplimiento de tus mandatos!

192- !Creador! ،Sustentador! ،Protector! Ciertamente, quien se merece el fuego y es introducido en él, es aquel que ha sido humillado por Ti. Y para el injusto que merece el fuego no hay auxiliador que pueda salvarle de tal castigo.

193- !Creador! ،Sustentador! ،Protector! Ciertamente escuchamos a Tu Mensajero que nos invita a creer en Ti, le obedecimos y creيmos en él. ،Seٌor! Perdona nuestros pecados mayores y borra lo pequeٌo de nuestras faltas; y cuéntanos entre Tus mejores siervos después de nuestra muerte.

194- !Creador! ،Sustentador! ،Protector! Danos lo que nos prometiste en boca de Tus Mensajeros, el apoyo y la victoria en esta vida. Y no nos introduzcas en el fuego, el Dيa de la Resurrecciَn, ni nos humilles, pues Tْ no rompes Tus promesas.

195- Y su Seٌor respondiَ a sus ruegos, aclarلndoles que ةl no descuida la recompensa de todo aquel que hace buenas obras, sea hombre o mujer, pues el hombre viene de la mujer y la mujer del hombre. Aquellos que emigraron por la complacencia de Dios y fueron expulsados de sus hogares, aquellos que sufrieron por la causa de Dios y combatieron, arriesgلndose a morir, y aquellos que murieron, Dios se comprometiَ a borrarles sus pecados y hacerles entrar en jardines bajo los cuales corren rيos, como recompensa bondadosa de parte de ةl. Y sَlo Dios es Quien sabe dar la mلs bella y buena recompensa.

196- ،Profeta!, no te aflijas por lo que ves, que los incrédulos viven rodeados de gozo y que controlan el comercio y la riqueza.

197- En verdad que aquello es un disfrute temporal, y todo lo temporal es insuficiente. Luego su destino serل el Infierno, donde irلn a terminar ،Y qué mal destino que es el Infierno!

198- Esa es la recompensa de los incrédulos. En cambio, los que creyeron y temieron a su Seٌor, ellos tendrلn jardines bajo los cuales corren rيos, donde habitarلn eternamente, cobijados por la bondad de Dios. Lo que Dios tiene es mejor para los timoratos que todo el gozo pasajero que divierte a los incrédulos.

199- Ciertamente, algunos de entre la gente del Libro creen en Dios, en lo que fue revelado a Muhammad y en lo que fue revelado a los Mensajeros antes de él. Los ves que se someten a Dios y lo aman. No venden los signos evidentes por algْn bien material que, por mلs valioso que sea, siempre es poco. Esta gente tendrل la mلs completa recompensa y estarلn en una posiciَn de complacencia junto a su Seٌor. Dios es rلpido para tomar cuentas, nada Lo detiene de hacer recuento de sus obras y juzgarlos segْn ellas. Dios puede hacer todo eso, no hay duda de que Su recompensa les llegarل.

200- ،Creyentes! Aferraos a la paciencia. Venced a vuestros enemigos con ella. Mantened vuestras posiciones fronterizas para protegerlas. ،Y temed a vuestro Seٌor! Pues en todo esto estل la esperanza de vuestra felicidad

SÛRAH 4

AN-NISÂ’

The Women

Revealed at Madînah

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelada a lo largo de un perيodo de pocos meses después de la sْbita batalla de Uhud, en la cual muchos musulmanes fueron matados debido principalmente a la desobediencia y a la falta de disciplina. Esto causَ una preocupaciَn respecto de los huérfanos, viudas y cautivos de guerra. Se hizo una declaraciَn sobre algunos de los derechos de las mujeres que habيan sido negados durante el paganismo. Esta sura, por primera vez en la historia de las religiones, trata de la ley de la limitaciَn de la poligamia. La Tora permite la pluralidad de esposas al mismo tiempo y dicha regla no fue abrogada en el Evangelio. El Islam limitَ la poligamia a cuatro esposas y le puso condiciones. La sura también trata de los hipَcritas que ayudaron a los enemigos del Islam, y en esta etapa el Islam comenzَ a adquirir sus propias caracterيsticas y (al ser purificado del paganismo) la sociedad se purificَ de los elementos paganos que persistيan en ella. La sura también trata de algunos principios bلsicos que guيan a la humanidad en general y a los musulmanes en particular, conducta (moral), maneras, igualdad y justicia aplicados a la vida familiar, los huérfanos, matrimonio, divorcio, instituciones benéficas y la insistencia en la reconciliaciَn, cuando es posible y en armonيa con la bondad. En esta sura Dios ha proclamado Sus mandatos relativos al derecho hereditario de la propiedad y a las mujeres con las que estل prohibido unirse en matrimonio. Otros temas también han sido tratados en esta sura y ellos incluyen: la acciَn de adoraciَn durante la guerra, la falta de respeto de algunos de la gente del Libro, como su discurso con calumnias contra la Virgen Marيa y la crucifixiَn de Cristo. Aquellos a los que Dios perdona y aquellos a los que se les negarل el perdَn por la incrédula irreverencia de incorporarle otras deidades.

1- ،Humanos! Temed a vuestro Seٌor que os creَ de un solo ser, del cual concibiَ a su esposa y de ambos se diseminaron innumerables hombres y mujeres: todos vosotros provenيs de ese mismo ser. Temed, pues, a Dios, a cuyo auxilio recurrيs para satisfacer vuestras necesidades y cuyo nombre invocلis recيprocamente tratando vuestros asuntos, y respetad los vيnculos sanguيneos, sean cercanos o lejanos; no los rompلis, porque Dios os estل vigilando permanentemente, no le escapa nada de cuanto hacéis y os reserva la debida recompensa o castigo.

2- Dad a los huérfanos su patrimonio y conservadlo. No les recobréis lo malo privلndolos de lo bueno. No os apropiéis de su hacienda sumلndola a la vuestra; tal procedimiento constituye un grave delito.

3- Si teméis ser injustos para con los huérfanos- siendo éste grave delito- temed pues el sufrimiento de vuestras esposas faltando a la equidad en vuestro trato para con ellas al casarse con mلs de cuatro. Podéis casaros con dos, tres o cuatro, teniendo la certidumbre de vuestra capacidad de tratarlas con equidad; mas si teméis no poder ser equitativos, casaos con una sola o conformaos con vuestras siervas. Ello es lo mلs adecuado para no caer en la iniquidad y en el abuso, y es lo mلs adecuado para no tener numerosa progenie y no estar en condiciones de proveer a sus necesidades.

4- Dotad de buen grado a las mujeres, sabiendo que no tenéis ningْn derecho en las dotes concedidas; mas si ellas consienten concederos una parte de la dote, disfrutadla con buen provecho.

5- No eroguéis a los ineptos, los que son incapaces de manejar el patrimonio que Dios os ha confiado, pues el patrimonio del huérfano y del incapaz se considera vuestro patrimonio que os incumbe preservar para que no se desperdicie, pues Dios hizo que sea el fundamento de la vida; mas dadles del fruto de este patrimonio lo que necesitan para su sustento y su vestimenta, y tratadles con benevolencia y emplead para con ellos un lenguaje agradable.

6- Sed atentos en cuanto a la facultad de juicio de los huérfanos antes de alcanzar la pubertad, y si observلis que ellos son aptos para el matrimonio, experimentad su sensatez, entregadles, entonces, sus patrimonios, guardaos de malversarlos antes de que alcancen la mayorيa de edad y les sean entregados. Aquellos tutores ricos, que se abstengan de disponer del patrimonio de los huérfanos; quienes son pobres, que se limiten a disponer del lo mيnimo suficiente acostumbrado; mas cuando les entreguéis su hacienda hacedlo ante testigos; Dios es vigilante, pues basta Dios como contador.

7- A los hijos(varones) corresponde una legيtima parte de la herencia que dejan los padres y los allegados parientes; y a las mujeres, también les corresponde une legيtima parte de lo que dejan los padres y los allegados parientes sin obstrucciَn ni modicidad. Tales partes son obligatoriamente evaluadas, ya sean exiguos o grandes los bienes heredados.

8- Si durante el reparto de la herencia se hacen presentes parientes, huérfanos y menesterosos- no legيtimos herederos-, consideradlos, dلndoles algo de la herencia en consideraciَn a sus sentimientos, porque asي se les quita la envidia de sus corazones; mas estas donaciones deben ser hechas con benevolencia.

9- Que los hombres no sean injustos para con los huérfanos, que sean precavidos de la injusticia que puede alcanzar a sus propios hijos, tal como ellos se comportaron con los huérfanos; que teman a Dios en su trato a los huérfanos, que los traten con benevolencia, observando lo justo que no daٌa a nadie.

10- Porque los que malversan el patrimonio de los huérfanos y se apoderan injustamente de su hacienda sَlo consumirلn lo que los conduce al Infierno, y el Dيa del Juicio Final serلn castigados severamente.

11- Dios os ordena hacer heredar a vuestros hijos y a vuestros padres cuando os alcanza la muerte- haciendo reinar la justicia y la concordia, acordando al varَn el equivalente de lo que corresponde a dos hijas si el difunto tuvo varios varones y mujeres. En caso de que tuviera mلs de dos hijas les corresponden las 2/3 partes de la hacienda. Se deduce de la prescripciَn divina que la parte correspondiente a dos hijas es igual a la de mلs de dos. Si el difunto deja una sola hija, a ésta le corresponde la mitad de la herencia; si deja un padre y una madre y un hijo varَn o una hija, a cada uno de sus padres le corresponde la sexta parte; si no tiene hijos y sَlo lo heredan sus padres, le corresponde a la madre la tercera parte y el resto al padre. Si tiene hermanos, la madre hereda la sexta parte y el resto lo heredarل el padre; y los hermanos no heredan nada. Todos estos dividendos se entregarلn a quien corresponda después de pagar todas las deudas del difunto y los legados que haya fijado dentro del marco de la legislaciَn. Tal es lo que Dios prescribiَ con Su sabidurيa y prudencia, pues vosotros ignorلis quiénes os serلn mلs beneficiosos, si vuestros padres o vuestros hijos. Ciertamente el bien estل en lo que ordenَ Dios, pues ةl es sapientيsimo y prudente.

12- Corresponde al esposo la mitad de cuanto deje la esposa, siempre y cuando no deje un hijo de él o de otro esposo. Si tiene, le corresponde al esposo la cuarta parte después de satisfechos legados y deudas; y a la esposa- una o mلs- le corresponde la cuarta parte de lo que deja el esposo, siempre y cuando no tenga de ella o de otra un hijo. En caso de tenerlo, corresponde a la esposa o a las esposas la octava parte, después de satisfechos legados y deudas. Si el difunto, o difunta, no tiene hijos o padres y tiene un hermano o una hermana de la madre, corresponde a cada uno de ellos la sexta parte. En caso de que sean mلs de lo seٌalado les corresponde a ellos juntos la tercera parte que se repartirلn igualmente, sean varones o mujeres, después de satisfacer las deudas y cumplir los legados que no lesionan los derechos de los legيtimos herederos. Los legados no deben sobrepasar la tercera parte de la herencia, satisfechas las deudas. Observad pues, lo estipulado por Dios el Sapientيsimo del comportamiento de los justos e injustos; el Clemente que no apresura el castigo de los injustos.

13- Tales son los preceptos estipulados en la herencia. Son las prescripciones fijadas por Dios para que sus criaturas las observen y no las transgredan. Aquel que obedece y se ajusta a lo que prescribiَ Dios y su Profeta, tendrل la recompensa del Paraيso eterno(1). ————– (1) El régimen de la herencia estipulado en el Qur’an demostrَ ser el mلs justo de las leyes del mundo. Asي fue reconocido por los juristas europeos. Lo que comprueba que el Qur’an es la revelaciَn divina, puesto que difiere totalmente de lo que aplicaban los persas, los romanos o cualquier otra legislaciَn anterior y observa las siguiente reglas justas: a)              Hizo que la transmisiَn de la herencia sea regimentada por la justicia y no por la voluntad del que la deja, sin anular, sin embargo, esta voluntad, dejلndole la libertad de legar la tercera parte de su patrimonio para reparar cualquier deficiencia religiosa, como el no haber pagado el Zakat-tributo obligatorio que debe pagar el musulmلn a la caja de la comunidad- o para ayudar a los menesterosos allegados o parientes no herederos legيtimos, prohibiendo, por lo tanto, el legado que obedece al pecado o a persistir en el pecado, y faculta al jurista a distribuir las 2/3 partes a los legيtimos herederos, satisfechos los legados lيcitos y las deudas, o distribuir la totalidad de la herencia si no hay legado lيcito o existiendo un legado inferior a la tercera parte de la herencia. Lo faculta a otorgar el resto a los legيtimos herederos. b)               Otorgando las 2/3 partes de la herencia a los mلs allegados sin discriminaciَn de edad, dando la preferencia a los hijos, siendo éstos la continuaciَn del difunto, sin privar, sin embargo, a la madre o a la abuela, al padre o al abuelo de sus dividendos aunque les toca menos que a los hijos propios. c)  Las prescripciones corلnicas observaron el otorgamiento en la medida de la necesidad y de las obligaciones ; es por ello que otorgَ a los hijos y a las hijas un dividendo mayor por las necesidades de la vida que tienen por delante contrariamente a los padres y madres que se acercan a la muerte. Se observa, asimismo, que el factor necesidad hizo que el hijo varَn tenga derecho al doble de la hija mujer, porque incumben al hijo varَn mلs obligaciones que a la mujer, pues el varَn tiene la obligaciَn de atender las necesidades de sus hijos, debe velar por su educaciَn y debe satisfacer y atender las necesidades de la mujer, porque la naturaleza humana hizo que la mujer sea la responsable de la organizaciَn de la casa, y el cuidado, educacيَn y bienestar de sus hijos, e hizo que el hombre deba trabajar fuera de la casa para sustentar las necesidades de la familia. No cabe duda de que el otorgamiento estل basado sobre la necesidad de los herederos y constituye justicia e igualdad, y omitir considerar la necesidad, constituye un acto de injusticia. d)               La ley islلmica, en materia de herencia, tiende a distribuir y no a sumar otorgando todo el patrimonio al primogénito; tampoco otorga la herencia a los hijos varones privando a las mujeres, ni a los hijos privando a los padres; tampoco priva a los hermanos y a los tيos y a los primos, sino que privilegia a los mلs allegados; es rarيsimo que el legislador otorgue la totalidad de la herencia a un solo heredero. e) No priva a la mujer de heredar, como era costumbre en la sociedad لrabe preislلmica. Hacerla heredar constituye un signo de consideraciَn y una forma de otorgarle su derecho. Ademلs, la ley islلmica no priva a los allegados de la mujer de sus derechos de heredar, pues les otorga sus derechos como lo hizo para los allegados del padre, pues las hermanas y hermanos maternos heredan como heredan las hermanas y hermanos carnales; mas aْn, en ciertas ocasiones los hijos de la madre reciben mلs de lo que reciben los hermanos carnales; es una manera de ensalzar la maternidad y reconocer los lazos de sangre, lo que ninguna legislaciَn preislلmica habيa conocido. Es, pues, la ley de Dios el Prudente y Omnisapiente.

14- Y aquel que se rebele y transgreda las leyes divinas serل castigado por el fuego eterno que sufrirلn tanto su cuerpo como su alma.

15- En cuanto a aquellas que hayan incurrido en adulterio confirmado por cuatro testigos conocidos por su imparcialidad, serلn confinadas en sus casas- como medio de preservarlas y de poner coto a la depravaciَn- hasta que la muerte les alcance o que Dios les depare una vida proba con un nuevo matrimonio o el arrepentimiento.

16- Los hombres y mujeres solteros que incurren en fornicaciَn , tienen un castigo limitado- siempre que el pecado haya sido confirmado por cuatro testigos-; una vez arrepentidos, después del castigo, no se les debe recordar su delito ni amonestarlos; pues Dios Misericordioso acepta el arrepentimiento del contrito.

17- El arrepentimiento de los que incurren en el pecado por necesidad, imprudencia y falta de sensatez y se arrepienten antes de su muerte, hace que Dios los absuelva. Dios es Sapientيsimo y Prudente y conoce la sinceridad de los arrepentidos.

18- La absoluciَn no alcanzarل a los que cometen obscenidades y no se arrepienten hasta que la muerte les sorprenda y dicen: ahora declaro mi arrepentimiento; tampoco serلn absueltos los que mueren incrédulos. Dios reservَ a todos ellos un severo castigo.

19- ،Creyentes!, no os estل permitido considerar a las mujeres como objeto; no os estل permitido heredarlas contra su voluntad sin antes entregarles sus dotes; no debéis presionarlas para apropiaros de una parte de la dote que les hayلis otorgado, ni tampoco presionarlas para retomar algo que les hayلis dado de patrimonio, a menos que ellas hayan cometido un delito evidente de ofensas, inmoralidad o lujuria; entonces podréis presionarlas para retomar algo de lo que les hayلis dado antes, al separaros. ،Creyentes!, debéis convivir bien con vuestras esposas, tanto en la conversaciَn como en el trato; si las detestلis por un defecto fيsico, moral u otro, tened paciencia, no os apresuréis a separaros de ellas, podrيa ser que desapreciarais algo que Dios os proveyَ de mucho bien, pues sَlo Dios es Sapientيsimo.

20- En caso de divorciar a una esposa, para casaros con otra, y que hayلis dado a una de ellas un patrimonio considerable, no os estل permitido retomar algo de lo que le habéis dado. ؟Seréis capaces de retomarlo por imputaciَn e iniquidad manifiesta?

21- ؟Cَmo podéis retomar lo que habéis dotado cuando habéis convivido يntimamente con ellas y ellas han recibido de vosotros un solemne y fuerte compromiso bendecido por Dios, como es el sagrado lazo matrimonial?

22- No os caséis con las mujeres que desposaron vuestros padres. Es una obscenidad detestada por Dios y por los hombres. Es un abominable designio. Dios perdona a los que hayan incurrido en este procedimiento en la época pre- islلmica(1). ————– (1) Los لrabes en la época preislلmica tenيan costumbres que no dignificaban a la mujer, bien tirلnicas para con ellas, costumbres que rompيan los lazos familiares. Antes del Islam, cuando morيa el padre, su hijo heredaba a la esposa del mismo, sin siquiera un contrato matrimonial previo, y cuando un hombre لrabe repudiaba a su esposa, exigيa la devoluciَn de todo lo que le habيa dado, injustamente; algunos llegaban a impedir a la esposa divorciada contraer un nuevo matrimonio. El advenimiento del Islam dignificَ a la mujer, la amparَ de la tiranيa de los hombres; vedَ heredar a las mujeres, prohibiَ la devoluciَn de la dote, permitiَ a las divorciadas contraer nuevas nupcias, prohibiَ presionarlas o toda coacciَn para apoderarse de su hacienda. Era permitido, antes del Islam, casarse con una mujer que fuera esposa del padre. El Islam considera una obscenidad detestada por Dios y los hombres de bien semejante uniَn.

23- Os estل vedado casaros con vuestras madres, vuestras hijas, vuestras hermanas, vuestras tيas, vuestras sobrinas, vuestras nodrizas, vuestras hermanas de lecha y las madres de vuestras esposas. Las vedadas de entre las mujeres que no son del linaje de parentesco de sangre: las madres nodrizas, las hermanas de leche (1) , las madres de las esposas, las hijas de las esposas con las cuales habéis consumado matrimonio, las esposas de los hijos legيtimos, las hermanas de sus esposas, en vida. Los hechos consumados en la época preislلmica son absueltos, pues Dios es Misericordioso para con vosotros en lo que os prescribiَ. ————— (1) La ley corلnica se destacَ, entre las legislaciones en vigor, vedando los lazos matrimoniales con las nodrizas y las hermanas de leche, porque el niٌo lactante se nutre del cuerpo de la nodriza como se nutrيa del cuerpo de su madre el feto antes de nacer. Vedar el matrimonio con la nodriza dignificَ a ésta, elevلndola al rango de madre, y estimula el amamantamiento que es la mejor nutriciَn para los lactantes.

24- Os estل vedado contraer matrimonio con las mujeres casadas, salvo las cautivas de guerra con los idَlatras, con las cuales el acto sexual las desvincula de su anterior matrimonio, y se torna en acto libre y lيcito para vosotros. Limitaos, pues, a lo que Dios prescribiَ; pero, fuera de lo mencionado, os estل permitido procuraros, mediante vuestros bienes, esposas castas. Os estل vedado practicar el adulterio y el amor libre. Dotad a aquellas con quien hayلis convenido una dote, porque es un deber que no se puede eludir; sin embargo no es pecado si os hacéis recيprocas concesiones; pues Dios es Sapientيsimo de cuanto hacen sus criaturas. Prudente en lo que les prescribe para su propio bien.

25- Pero aquel que no dispone de recursos suficientes para contraer matrimonio con las creyentes libres, podrل hacerlo, segْn sus medios, con una esclava, de entre vuestras mozas creyentes. Dios estل enterado de vuestra verdadera fe y lealtad. No despreciéis a las esclavas, porque vosotros y ellas sois iguales en materia de religiَn. Casaos, pues, con ellas, con el permiso de sus amos y dotadlas convenientemente a la luz de lo acostumbrado y justo entre vosotros. Elegidlas castas, no adْlteras evidentes ni amancebadas; una vez casadas, si incurren en adulterio, sufrirلn sَlo la mitad del castigo que corresponde a las libres. Sin embargo, estل permitido contraer matrimonio con las esclavas en el estricto caso de incapacidad de contraer matrimonio con las creyentes libres, evitando, asي, caer en adulterio, pero si os abstenéis y observلis la castidad es mucho mejor para vosotros. Dios es, pues, Indulgentيsimo, Misericordiosيsimo.

26- Dios quiere esclareceros los mejores caminos; dilucidaros la conducta que seguيan los que os precedieron y encaminaros en el sendero de la obediencia. Dios es Sapientيsimo, Prudente para vuestro bien.

27- Dios desea encaminaros en el sendero de su obediencia y que os apartéis de aquellos que sَlo buscan satisfacer sus concupiscencias obscenas, para desviaros profundamente del sendero de la verdad.

28- Dios desea aliviaros con lo que os prescribiَ para facilitar vuestra conducta, porque Dios creَ al hombre débil para con sus instintos y deseos; es por ello que prescribiَ al hombre observar lo que se adapta, con facilidad, a su naturaleza.

29- ،Creyentes! No hagلis transacciones fraudulentas con vuestra hacienda; os estل permitido el comercio mediante el mutuo consentimiento; no os arruinéis unos a otros desviلndoos de las َrdenes de vuestro Seٌor. No incurrلis en delito entre hermanos. Sabed que descendéis de una sola alma. Dios es Misericordiosيsimo para con vosotros.

30- Mas quien cometa actos prohibidos por Dios, agrediendo y extralimitلndose en sus derechos, lo introduciremos en el fuego infernal; y ello es fلcil para Dios.

31- Si os apartلis de los pecados mortales que Dios os proscribiَ, absolveremos vuestras faltas si sois persistentes en vuestros esfuerzos de rectitud, y os proporcionaremos, en esta vida y en la Otra, un lugar digno preferencial.

32- Que los hombres no ambicionen aquello con que Dios agraciَ a las mujeres, y que ellas no ambicionen lo que Dios agraciَ a los hombres, pues cada uno de ellos estل dotado de lo que mلs conviene a su naturaleza para enfrentar la vida con todos sus derechos; que cada uno procure que Dios le conceda mلs gracia, desarrollando sus aptitudes, porque Dios es Omnisapiente, otorgando a cada cual lo que le conviene.

33- A cada uno de los hombre y de las mujeres les hemos instituido herederos de sus haciendas para sucederlos, que son los padres, los mلs allegados y los que el difunto acordَ que lo hereden si no tiene herederos legيtimos y que lo defiendan en caso de necesidad. Dad, pues, a cada cual su legيtimo derecho sin mermar. Sabed que Dios estل siempre presente con vosotros observando cuanto hacéis.

34- Los hombres tienen el deber de proteger a las mujeres, asي como la responsabilidad de velar por sus necesidades, porque Dios les otorgَ y dotَ las cualidades necesarias para cumplir esta misiَn y merecer este derecho. Porque los hombres son quienes deben pensar para ganar el sustento de sus familias. Las buenas esposas son las que obedecen a sus esposos, las timoratas que velan sobre toda su hacienda, y conservan su pudor durante su ausencia. Mas de aquellas de quienes sospechلis desobediencia, exhortadlas con la buena palabra, mas si persisten, relegadlas solas en su lecho y si persisten, pegadles(1) sin humillarlas. Pero si os obedecen mediante las tres admoniciones citadas, no las provoquéis oprimiéndolas. Sabed que Dios os observa, y os castigarل si las agredيs, porque Dios es Excelso. ————— (1) Pegar sin motivos no es la conducta del musulmلn. El Profeta dijo: “Los malos de entre vosotros son los que pegan a sus mujeres”.

35- Y si presumيs un desacuerdo entre los esposos y teméis una ruptura que les lleve a la separaciَn, apelad a un لrbitro de la familia de él y otro de la de ella; si ambos desean reconciliarse, Dios les reconciliarل para conseguir seguramente el bien de ambos, desarrollando una vida matrimonial armoniosa o para consumar la separaciَn por las buenas. Dios es conocedor de todo lo que hacen los seres humanos.

36- Adorad sَlo a Dios y no Le asociéis a nadie. Y tratad a vuestros padres con benevolencia y sin fallas. Asimismo, tratad con benevolencia a vuestros allegados, a los huérfanos, a los menesterosos por ser pobres o vيctimas de las catلstrofes, al vecino cercano y al vecino no pariente, al compaٌero de trabajo o el de la ruta, o al que te visita, al viajero necesitado y a vuestros siervos, porque Dios no estima a los presuntuosos ni a los soberbios, aquellos que carecen de misericordia y que aman ser halagados.

37- Aquellos que suman a la soberbia y a la altanerيa la avaricia, los tacaٌos que, no beneficiando a los demلs ni con su hacienda ni con su ayuda, incitan a los demلs a la avaricia y ocultan lo que Dios les agraciَ de su bondad sepan que les hemos destinado un castigo ignominioso degradante.

38- Tampoco Dios aprecia a aquellos que erogan ostentosamente su hacienda para que la gente los observe y halague, y no creen en Dios ni en el Dيa del Juicio y siguen a Satanلs; mas quien tenga a Satanلs por colega, ،qué pésimo colega!

39- ،Qué malos son! ؟Qué les daٌarيa si creyeran en Dios y en el Dيa del Juicio Final e hicieran caridad con algo de lo que Dios les agraciَ, con buena intenciَn, esperando la recompensa de su Seٌor, como recomienda una verdadera creencia? Dios estل enterado de todo lo que se oculta.

40- Ciertamente, jamلs Dios frustrarل a nadie ni lo lesionarل en lo mيnimo en lo que le corresponde, aumentarل al caritativo la recompensa por sus buenas acciones, aunque sean mيnimas, y multiplicarل su gracia para las buenas acciones, sin pedir nada a cambio.

41- ؟Qué serل de estos tacaٌos, desobedientes, cuando presentemos, en el Dيa del Juicio Final, a los Profetas como testigos de sus pueblos, y te presentes, ،Profeta!, como testigo de tu naciَn dentro de la cual existen semejantes insubordinados?

42- En este dيa, los desobedientes e insubordinados ansiarلn que los trague la tierra, como los muertos en sus tumbas, sin poder ocultar nada a Dios, Que pondrل en evidencia todo cuanto hicieron.

43- ،Creyentes! No emprendلis la oraciَn estando ebrios, hasta que sepلis lo que decيs, y no acudلis a las mezquitas cuando estلis impuros- salvo si os hallلis viajando, entonces podéis transitar por las mezquitas- hasta que os hayلis purificado-lavando todo vuestro cuerpo-, mas si estلis enfermos y no podéis usar el agua por temor que ésta pueda crecer la enfermedad o demorar la cura, entonces recurrid a la tierra limpia, y si alguno de vosotros acaba de hacer sus necesidades o tenéis relaciones con vuestras mujeres y no hallلis agua para purificaros, recurrid también a la tierra limpia y aseaos con ella, vuestros rostros y vuestras manos; porque Dios es Remisorio, Indulgentيsimo.

44- ؟Acaso no te asombra la conducta de aquellos que fueron agraciados con los Libros anteriores y se apartan del camino recto, incurriendo en el error, y ambicionaron que os apartéis como ellos de la verdad, que es el recto sendero de Dios?

45- Pero Dios conoce mejor que nadie a vuestros verdaderos enemigos, y estل mلs enterado de lo que abrigan sus almas. Ciertamente la protecciَn de Dios os ampara, os preserva y salvaguarda; no pidلis, pues, ninguna protecciَn que no sea la de Dios. Os bastarل su auxilio; no pidلis el auxilio de nadie.

46- Entre los judيos hay quienes desnaturalizan las palabras de sus Escrituras y dicen a los Profetas: hemos oيdo pero no queremos obedecer. Oye, y no serلs oيdo. Y dicen: Ra’ina deformando en sus lenguas y calumniando a la religiَn. Y si hubieran dicho: Oيmos y obedecemos, y escْchanos y Unzurna (pedimos un lapso de tiempo para recapacitar), hubiera sido mejor para ellos y mلs correcto. Pero Dios los ha expulsado de su misericordia debido a su incredulidad, asي que sَlo responde a la fe en Dios un nْmero reducido de entre ellos.

47- ،Adeptos del Libro revelado por Dios!, creed en el Qur’an que revelamos a Muhammad, corroborando lo que tenéis, antes de que os castiguemos desfigurando vuestros rostros volviéndolos del lado opuesto, sin nariz ni ojos ni cejas o excluyéndoos de Nuestra misericordia como lo hicimos con aquellos que desobedecieron Nuestra orden de no pescar el sلbado; y la sentencia de Dios es ejecutoria y nadie la puede anular.

48- Ciertamente que Dios jamلs perdonarل que se le asocie divinidad alguna; mas fuera de ello perdona a quien le plazca, porque quien asocie algo a Dios incurre en una calumnia contra Dios y comete un pecado mortal.

49- No te asombre el comportamiento de estos incrédulos que calumnian a Dios con sus acciones; les evidenciamos sus malas acciones que les parecen buenas, y se halagan a ellos mismos santificلndose; pero sَlo Dios distingue al bueno del malo y santifica a quien le plazca, y no frustra en lo mيnimo a ningْn ser humano.

50- Mira como inventan con ello la mentira acerca de Dios, lo que constituye un evidente delito que demuestra su mala fe.

51- ؟No te asombras del comportamiento de quienes fueron agraciados con el conocimiento del Libro y satisfacen a los يdolos y creen en Satanلs, y dicen de los idَlatras: Estلn mejor encaminados que los creyentes?

52- Estos son los que Dios execrَ y excluyَ de su misericordia, mas quien sea maldecido y expulsado de la misericordia de Dios, no tendrل jamلs quien lo auxilie ni quien lo proteja de la ira de Dios.

53- Estos fueron privados de la facultad de someterse a la verdad, como fueron privados del reino; y si lo hubieran obtenido, no habrيan beneficiado a los humanos en lo mلs mيnimo.

54- ،Cَmo envidian a los لrabes por lo que Dios agraciَ como merced enviando, de entre ellos, un Profeta, cuando Dios habيa concedido a Abraham y a su familia- que es vuestro padre y el de ellos- el Libro revelado, la profecيa y un importante reino!

55- Los que aceptaron a Abraham y su familia son creyentes en su Libro revelado a ellos. Los otros se alejaron de él; a éstos ْltimos le basta el fuego infernal.

56- Por cierto que los que negaron nuestras pruebas evidentes y desmintieron a los Profetas serلn introducidos en un fuego infernal que les quemarل sus pieles, que serلn sustituidas por otras pieles-sensibles- cada vez que sean abrasadas, para permanecer en el tormento del castigo. Dios es poderoso en su sentencia, prudente en su procedimiento, retribuye Su severo castigo a los que mueran abjuradores.

57- En cambio los que creyeron en lo que Dios les revelَ y practicaron el bien serلn recompensados por su fe y sus acciones y les introduciremos en jardines bajo cuyos لrboles corren rيos, donde morarلn eternamente, y allي tendrلn esposas puras y perfectas, libres de toda impureza, y les brindaremos una vida llena de bienaventuranza.

58- ،Creyentes!, Dios os ordena: Restituid con justicia lo que os fue confiado por Dios y por los humanos a su dueٌo, y no seلis injustos cuando juzguéis. Este es un consejo de vuestro Seٌor, observadlo, como excelente consejo. Ciertamente Dios, Omnioyente de todo cuanto se dice, Omnividente de todo cuanto se hace, conoce perfectamente quién restituyَ lo confiado y quién traicionَ la confianza, quién aplicَ justicia y quién se extraviَ, y recompensa a cada ser a la luz de su comportamiento.

59- ،Creyentes!, creed en lo que os aportَ Muhammad. Obedeced a Dios y a Su Enviado, asي como a aquellos que os gobiernan entre los musulmanes que observan la verdad y la justicia, los que observan y practican las leyes divinas. Si surge algْn diferendo entre vosotros, acudid a lo que Dios os prescribiَ en el Libro y lo que Su Enviado os estipulَ. Pues Dios os revelَ Su Libro y el Profeta os lo explicَ, pues en ellos encontraréis la sentencia justa en lo que disputلis y la mejor soluciَn que os evitarل las disputas que os ocasionarلn los conflictos.

60- ،Profeta! ؟No te asombras de aquellos que pretenden creer en lo que te fue revelado en el Libro y lo que fue revelado antes que a ti, y, sin embargo, aspiran a ser juzgados por lo que los lleva al extravيo y la depravaciَn que es lo que Dios no prescribiَ su reprobaciَn? Es que el demonio quiere desviarlos del sendero de lo justo y lo acertado para extraviarlos profundamente.

61- Y cuando se les dice: Aproximaos a lo que Dios revelَ como leyes, en el Qur’an, y aproximaos al Profeta para que os las evidencie, ves a los hipَcritas apartarse de ti desdeٌosamente.

62- ؟ Qué serل de aquellos cuando les azote un infortunio a causa de la malicia de sus almas y su mal obrar, y se refugien en ti, jurando en tu presencia que sَlo aspiraban- con sus palabras y su comportamiento- al bien y a la reconciliaciَn?

63- Aquellos que juran que sَlo aspiran al bien y a las buenas acciones, Dios bien conoce lo que encierran en sus corazones y la mentira de su dichos; no prestes atenciَn a lo que dicen, mas exhَrtalos a seguir la verdad; exhَrtalos y diles palabras sabias que lleguen a lo mلs profundo de sus almas.

64- Jamلs enviamos un Profeta sin que su mensaje exhorte a la obediencia de Dios; y aquellos que se amparan en la hipocresيa, o desobedecen, o desmienten sus mensajes, se condenan a sي mismos. Si aquellos que se condenaron hubiesen vuelto al camino recto, recurriendo a ti implorando el perdَn de Dios, y tْ hubieses implorado el perdَn para ellos, en consideraciَn del cambio de su actitud, hubieran encontrado acerca de Dios la aceptaciَn de su arrepentimiento.

65- ،Por tu Seٌor!, nunca serلn creyentes, adeptos de lo justo, sometidos a la verdad hasta que te tomen como juez en sus disensiones, acepten, sin angustia alguna, tu sentencia y se sometan espontلneamente a ti; como se someten los verdaderos creyentes.

66- Pero si les hubiéramos prescrito la gran carga ordenلndoles exponer sus vidas en un combate permanente, o abandonar sus hogares, sَlo te habrيan obedecido algunos de ellos; pero Dios, glorificado sea, no hace soportar mلs que dentro de los lيmites de la capacidad de cada uno; pero si hubieran acatado lo que se les aconsejَ, hubiesen encontrado el bien y la gracia en esta vida y en la Otra, y ello les hubiera afirmado su fe y asegurado el sosiego y la estabilidad.

67- Cumpliendo el mandato de Dios, con su infinita bondad, les habrيa concedido Su magnيfica recompensa por causa de su acatamiento.

68- Por causa de su acatamiento- en la medida de sus posibilidades- Dios les habrيa encaminado en el sendero recto que no involucra extralimitaciَn alguna.

69- Porque aquellos que obedecen a Dios y al Profeta, aceptando sus sentencias, estarلn con quienes Dios agraciَ y encaminَ exitosamente en esta vida y en la Otra, y les incluirل con sus Profetas y sus seguidores que siguieron sus caminos, con los mلrtires que se sacrificaron en aras de la causa de Dios, con los bienhechores sinceros en sus acciones y con los virtuosos. ،Qué buena compaٌيa!

70- Tal es el alto rango con el cual Dios, en su infinita bondad, dignifica a aquellos que obedecen sinceramente a Dios y a su Profeta, porque Dios conoce los comportamientos y otorga las recompensas correspondientes.

71- ،Creyentes!, sed precavidos permanentemente con vuestros adversarios, y preparaos para desbaratar sus conspiraciones y combatidles en grupos que se sucedan o en masa.

72- Sed también precavidos con los rezagados; ciertamente que existen entre vosotros aquellos que se rezagan, se desalientan y frustran, y cuando sufrلis un revés dirلn, regocijلndose maliciosamente: Dios nos ha agraciado al no haber estado con ellos.

73- Pero si con la gracia de Dios logrلis la victoria e importantes botines, dirلn entristecidos-como si no existiese vيnculo alguno entre vosotros y ellos-: Ojalل hubiésemos estado con ellos; de tal manera hubiéramos os ganado un botيn importante.

74- Si existiesen entre vosotros quienes se rezaguen o frustren, porque su fe es débil, o desfalleciendo su voluntad, que combatan en aras de Dios y de la verdad aquellos que truncan su vida mundanal para ganar la Otra. Aquel que combata en aras de Dios y de la verdad obtendrل una de las dos excelencias: si muere en el combate, gana el mérito del martirio, y si logra la victoria, gana la gloria en la vida y, asي, en ambos casos Dios le concederل una magnيfica recompensa.

75- ؟Cَmo legitimلis el no combatir en aras de Dios cuando los indefensos: hombres, mujeres y niٌos imploran auxilio remitiéndose a Dios diciendo: ،Seٌor nuestro! Sلcanos del poder de estos opresores, auxيlianos con tu poder y misericordia para que seamos gobernados por los creyentes y desيgnanos un socorredor.?

76- Los que creyeron en la verdad y se sometieron a ella, combaten en el sendero de Dios para que reine la justicia y el derecho; en cambio, los incrédulos son los que se obstinan, combaten en aras de la opresiَn y la depravaciَn, y son, por lo tanto, los aliados de Satanلs. ،Creyentes!, combatid, pues, a los seguidores fanلticos de Satanلs y sabed que seréis victoriosos con el apoyo de Dios, porque las artimaٌas de Satanلs son endebles y la victoria pertenecerل a la verdad.

77- ،Muhammad!, repara en aquellos que quisieron combatir antes de llegar la orden y se les dijo: No es aْn la hora del combate. Contened vuestras manos, observad la oraciَn y pagad el Zakat. Mas cuando les fue prescrita la lucha, he aquي que una parte de ellos temiَ a los hombres tanto o mلs que a Dios, y dijeron, asombrados: ؟Por qué se nos prescribiَ el combate?, imaginando que la lucha apresurarيa sus muertes, y dijeron: ؟Por qué no nos concede una breve tregua para gozar de la vida? Diles: Avanzad en la lucha, aunque os alcance el martirio, pues los bienes mundanales, por muchos que sean, son يnfimos comparados a los de la otra Vida, porque la otra Vida es mucho mلs importante para el timorato, y Dios os recompensarل por vuestras acciones, y no le escatimarل a nadie en lo mلs mيnimo.

78- Os alcanzarل la muerte doquiera os halléis, aunque os resguardéis en fortalezas inexpugnables. Estos desfallecientes, incrédulos, al alcanzar una victoria o un botيn, dirلn: Esto emana de Dios. En cambio, si les azota un infortunio o una derrota, te dicen: !Muhammad!, esto proviene de ti, es el resultado de tu mal augurio. Diles: Todo lo que os sucede de bien o de mal emana de Dios, para probaros. ؟Qué les sucede a estos débiles, que apenas comprenden lo que se les dice?.

79- ،Profeta!, todo lo que te sucede de prosperidad, de gracia, de vitalidad y de salvaciَn, es una gracia de Dios, que te otorga generosamente. Y todo lo que te sucede de adversidad, de dificultad y de hechos detestables proviene de ti, como consecuencia de una negligencia o pecado cometido. Estل claro que el mensaje estل dirigido al Profeta, pero concierne a toda alma humana, ya que él no hizo nada que merezca lo detestable. Te hemos enviado como Mensajero para toda la humanidad, y Dios es testigo de tu prédica y de la aceptaciَn del mensaje por los humanos. Dios es suficiente testimonio.

80- Quien obedezca al Mensajero habrل obedecido a Dios, porque él sَlo puede ordenar lo que ordenَ Dios, y desaconseja lo que Dios ha vedado. De allي que la obediencia al Mensajero en el acatamiento y en la abstinencia, constituye una obediencia a Dios. Y para los que rechazan obedecerte, tu no has sido enviado sino como albriciador amonestador. El resto es de nuestra incumbencia.

81- Sin embargo, este grupo de reticentes dicen: Tus َrdenes son obedecidas, encontrarلs de nuestra parte, siempre, obediencia; mas cuando se retiran de tu asamblea y se alejan de ti, algunos de ellos traman algo que no les ordenaste hacer o vetar; mas Dios, enaltecido sea, registra todo lo que han maquinado en secreto. ،No les des importancia! ،Aléjate de ellos y encomiéndate a Dios y confيa en ةl! Porque Dios te es suficiente protector.

82- ؟Acaso esos hipَcritas no meditan en el Libro de Dios (El Qur’an) para saber sus obligaciones en obedecer a Dios y seguir tus instrucciones, y que este Libro emana de Dios, por la afinidad de sus sentidos, por sus sentencias y por la corroboraciَn de los mismos, lo que evidencia que emana de Dios? Porque si fuese de otro hallarيan en él muchas contradicciones y grandes diferencias en sus prescripciones.

83- Cuando este grupo de hipَcritas conocen algo acerca de la fuerza o debilidad de los musulmanes, lo divulgan y difunden pْblicamente con el fin de confundirlos, sembrar el temor y la duda en sus corazones, o transmitir sus noticias a sus enemigos; pero si transmitiesen estas noticias al Mensajero y a sus autoridades y allegados compaٌeros, y les pidiesen conocer la verdad, los discretos de entre ellos hubieran conocido la verdad por parte del Mensajero y sus dirigentes. Si no fuese por la bondad de Dios afirmando la fe en vuestros corazones y disipando toda sediciَn; y si no fuese por Su misericordia otorgلndoos los medios de la victoria, la mayorيa de vosotros hubieran sido seducidos por Satanلs y, salvo pocos, habrيan seguido su encantamiento.

84- Si entre vosotros estuviesen semejantes hipَcritas, aléjate de ellos y lucha por la causa de Dios y de la verdad, porque tْ eres responsable sَlo de ti mismo; apela y estimula a los creyentes a la lucha, quizلs Dios contenga, por ti y por ellos, la violencia de los incrédulos; porque Dios os respalda y os darل la victoria. ةl es mلs poderoso y el mلs aniquilador para con los incrédulos.

85- Ciertamente estos hipَcritas defienden la perversidad; y la gente de la fe defienden la verdad, y quien interceda, de una buena acciَn, recibirل la recompensa correspondiente; y quien apoye a la gente del mal cargarل con el peso del delito. Dios es Omnipotente y custodio de todas las cosas.

86- Cuando quienquiera os salude deseلndoos la paz, os dirija una bendiciَn o una distinciَn, responded con la misma cortesيa, o aْn una mayor, porque Dios juzgarل todos los actos y comportamientos, por mيnimos que sean.

87-No hay mلs divinidad que Dios, ni otro poder que el Suyo. Por cierto que os congregarل, después de vuestra muerte, para el Dيa indudable, para el juicio y la recompensa. ةl asevera esto. No dudéis de lo que dice. ؟Existe algْn dicho mلs verيdico que el Suyo?.

88- ،Creyentes!, no tenéis que dividiros respecto de los hipَcritas que fingen el Islam y esconden la incredulidad. ؟Qué son? ؟Creyentes o incrédulos? ؟Acaso se combaten o se emplazan? ؟Acaso son aptos a ser bien guiados o no se espera nada bueno de ellos? Sus aptitudes trastornaron sus perversos actos; la maldad se apoderَ de ellos; no pretenderéis iluminar a quien Dios prescribiَ en su infinito saber que nunca serل bien guiado; pues aquel a quien Dios prescribiَ ser desviado, jamلs le hallaréis salvaciَn.

89- Vosotros ansiلis convencer a los hipَcritas, y ellos ansيan que reneguéis para que seلis como ellos. No les toméis, pues, ninguna confianza y no les consideréis de los vuestros hasta que emigren y combatan en aras del Islam. Sَlo asي dejarلn de ser hipَcritas; pero si rehْsan y se incorporan a las filas de vuestros enemigos, combatidles doquiera les halléis y no toméis a ninguno de ellos por confidente o socorredor.

90- Dentro de los hipَcritas que merecen la muerte por su crimen de pervertir a los creyentes, se exceptْan los que contrajeron alianza con un pueblo entre el cual existe una alianza con los creyentes que impide guerrear mutuamente; y aquellos que se encuentran desconcertados sin saber si deben combatir junto con su pueblo, enemigo de los musulmanes, o combatir con los creyentes. A los primeros no os es permitido combatirlos por la existencia de un convenio de alianza, y a los segundos, por encontrarse desconcertados. Si Dios hubiese querido, les habrيa hecho prevalecer y os hubieran combatido, pero si ellos no os combaten y ofrecen la paz, no debéis combatirlos porque no existe ningْn motivo para hacerlo.

91- Los que se ponen con vosotros siendo vencedores de los idَlatras y se ponen con los idَlatras siendo vencedores de los musulmanes, intentando ganar, asي, vuestra confianza y la de su pueblo, éstos estلn en permanente extravيo son verdaderos hipَcritas; si no dejan de combatiros ni ofrecen la paz, combatidlos doquiera les halléis. Asي, Dios concede a los creyentes motivo evidente para combatirlos.

92- Esta distinciَn entre los hipَcritas tiende a evitar que un creyente sea tomado por hipَcrita y sea ajusticiado. No se puede matar a un creyente a menos que sea por error. En el caso de que un creyente muera por error en un estado islلmico, el asesino debe pagar una indemnizaciَn a sus familiares y liberar un esclavo musulmلn. Si el asesinado por error es creyente, pero pertenece a una comunidad enemiga de los musulmanes, en este caso el asesino debe liberar un esclavo creyente sin pagar la indemnizaciَn, ya que ésta puede ser aprovechada en contra de la comunidad islلmica y porque la libertad de un esclavo significa dar vida, y, con ese acto, la comunidad islلmica va a ser recompensada por lo que perdiَ(1). Y si la vيctima fue de un pueblo con el cual habéis acordado la paz, se debe liberar un esclavo musulmلn y pagar una indemnizaciَn a sus familiares, porque en este caso el precio de sangre no serل utilizado en contra de la comunidad islلmica; y si el victimario por error no puede liberar un esclavo creyente, deberل ayunar dos meses consecutivos y completos- sin romper un solo dيa de ayuno- para expurgar su alma y educarla para que no peque otra vez. Dios, Sapientيsimo y Prudente, estل enterado de lo que se esconde y de las intenciones, Sapientيsimo a los efectos de aplicar los castigos. —————- (1) La esclavitud es matar a la humanidad; liberar a un esclavo es vida para él. Si un creyente es asesinado por equivocaciَn, y el asesino libera a un esclavo creyente, es como quien hace un favor a la comunidad por su liberaciَn.

93- Quien mata a un creyente intencionalmente, comete un crimen abominable y serل castigado de acuerdo a su crimen: entrarل en el Infierno, donde permanecerل eternamente, y Dios le execrarل.

94- Es un deber cuidarse de matar a un creyente durante el desarrollo del combate por la causa de Dios. Cuando marchéis a la guerra por la causa de Dios, tenéis que estar bien informados con quiénes vais a luchar, si son creyentes o son todavيa idَlatras, y no digلis al que os ofrece la paz: !Tْ no eres creyente!, con el fin de apoderaros de su hacienda y botines; tenéis que acceder al llamado de la paz porque Dios os tiene reservados ingentes trofeos. No olvidéis que fuisteis asي en otro tiempo, pero Dios os agraciَ con la fe. Sed precavidos, pues, para con los que enfrentلis, porque Dios estل bien enterado; no se le escapa el mيnimo detalle y os va a juzgar de acuerdo a lo que hacéis.

95- Aquel que combate en nombre de Dios con semejante prudencia tiene un gran mérito. No se puede equiparar a los que luchan personalmente y con su hacienda, con los que quedan tranquilos en sus casas. Dios concede mayor dignidad a los que sacrifican sus personas y su hacienda que a los remisos que invocan varios motivos para justificar su falta de participar en el combate. Aun cuando Dios prometiَ a ambos la bienaventuranza, siempre confiere a los combatientes una recompensa superior a la de los remisos.

96- Dios concede a los combatientes una grande y alta dignidad que cuenta entre las mلs altas que concede Dios, ademلs de dignificarlos con Su indulgencia y misericordia.

97- El musulmلn debe emigrar a un estado islلmico; no debe nunca aceptar la humillaciَn, pues los لngeles-al arrancarles la vida- les dicen: ؟En qué condiciones estabais para aceptar la humillaciَn y la degradaciَn? Cuando contestan: Estلbamos subyugados en la tierra por los no musulmanes, entonces los لngeles les replican: ؟Acaso la Tierra de Dios no era bastante amplia para que emigraseis?. Aquéllos que aceptaban la humillaciَn siendo capaces de emigrar tendrلn el fuego por albergue. ،Qué detestable destino!. El musulmلn no debe aceptar vivir humillado; debe, al contrario, vivir apreciado y con dignidad.

98- Aquéllos que no estén en condiciones de emigrar, los hombres, las mujeres y los niٌos débiles que no tienen los medios ni las posibilidades de emigrar, son exceptuados del castigo.

99- Pues éstos pueden esperar que Dios los indulte, porque Dios es remisor, indulgente.

100- Mas aquel que emigra con la intenciَn de apoyar la verdad, hallarل en la Tierra, en la cual se refugie, infinitos lugares desde donde puede forzar a los enemigos de esta verdad; y encontrarل abundante sustento, libertad y estima; tendrل, con ello, retribuciَn y gran recompensa. Y aquel que abandone su casa para emigrar al estado fuerte, el de Dios y su Profeta, y lo sorprende la muerte antes de llegar a su destino, su recompensa estل asegurada. Dios se dignَ tomar por su cuenta otorgar esta recompensa, y le acordarل Su remisiَn y Su misericordia, siendo la remisiَn y la misericordia Sus atributos.

101- La oraciَn ritual diaria es un deber que no tiene caducidad durante el viaje; sin embargo, su abreviaciَn no constituye ningْn delito. Cuando los musulmanes viajan y temen verse atacados por los incrédulos, les estل permitido abreviar las oraciones. Las oraciones de cuatro Rak’at(1) se efectuarلn en dos. La prudencia de no exponerse a los incrédulos es un deber, puesto que son enemigos evidentes. ————— (1) N de T: Es un ciclo de la oraciَn musulmana, compuesta por las cuatro posiciones: de pie, inclinado, prosternado y sentado.

102- ،Profeta!, cuando estés con ellos y les convoques a observar la oraciَn, no olvidéis de tomar las precauciones contra los enemigos. Debéis dividiros en grupos: un grupo observa la oraciَn encabezada por ti, mientras el otro grupo-armado- protege los equipos y pertrechos; y el grupo que estل rezando contigo, alcanzada la mitad de la oraciَn, retrocede, y el otro avanza para rezar contigo el resto de la oraciَn, y cumplirل cada uno de los dos con lo que faltَ de la oraciَn(1). Los dos complementos de la oraciَn se llaman “oraciَn subsecuente” y se observa al final de la oraciَn y la “oraciَn anticipada” que se cumple al principio de la oraciَn colectiva; de esta manera, la oraciَn se cumple entera a su debido tiempo. Los incrédulos ansiarيan que descuidaseis vuestras armas y bagajes para coparos sorpresivamente mientras estلis rezando- colectivamente-. La lucha contra los incrédulos es un permanente deber. Mas no es pecado deponer vuestras armas si estلis enfermos o si una lluvia impidiera el combate. Sin embargo, debéis estar siempre precavidos. Sin duda que en la lucha hay un castigo de Dios para los incrédulos en la vida mundanal y les destinarل, en la Otra, un sufrimiento humillante y degradante. —————- (1) La oraciَn subsiguiente se cumple con el Imam (el que la dirige) al principio, y retrocedes a su final y luego cumples sَlo lo que te faltَ al principio de la oraciَn; y aquel que faltَ al cumplimento de la oraciَn al principio, la termina colectivamente y luego reza solo lo que le faltَ.

103- Mas cuando hayلis cumplido la oraciَn de la guerra- llamada oraciَn del miedo- no olvidéis de mencionar permanentemente a Dios, en pie de combate, descansando o acostados, porque el acordarse de Dios fortifica los corazones y otorga la quietud. Disipado el miedo y recuperada la tranquilidad, observad la oraciَn completa y cumplidla tal como ha sido ordenada, en su debido tiempo.

104- No desfallezcلis en la persecuciَn del enemigo que os ha declarado la guerra e intentَ atacaros de todas partes. La guerra es, sin duda alguna, un dolor; pues si sufrيs de sus heridas y de las cargas, ellos sufren tanto como vosotros. La ْnica diferencia entre vosotros y ellos reside en que ellos no buscan la verdad ni lo justo y tampoco esperan de Dios cualquier recompensa, mientras que vosotros buscلis la verdad y lo justo, y esperلis la bienaventuranza eterna de Dios. Dios estل enterado de vuestros actos y los de ellos. Sapientيsimo, recompensarل a cada cual por lo que hizo.

105- Te hemos revelado el Qur’an autentificado; verdaderamente, que todo lo que estل prescrito es verيdico, esclareciendo la verdad hasta el Dيa del Juicio, para que sea tu guيa cuando juzgas a los hombres. Jْzgales, pues, y no seas defensor de los pérfidos.

106- Cuando juzgues a los hombres, dirيgete a Dios recordando su grandeza e implorando Su perdَn y misericordia, pues la indulgencia y la misericordia son atributos de Dios.

107- No abogues por los traidores que se empecinan en la traiciَn sigilosamente, porque Dios aborrece a los traidores y a los pecadores.

108- Aquellos que traicionan y se ocultan de la gente, no pueden ocultarse de Dios, porque estل permanentemente presente con ellos, enterado de sus traiciones. Acuerdan de noche lo que no satisface a Dios; acusan a los inocentes. Dios, glorificado sea, conoce todo lo que traman.

109- Si abogلis por ellos en la vida mundanal, y ellos no serلn castigados en esta vida, en el Dيa del Juicio no encontrarلn quién les defienda. Mas, ؟quién acepta ser tutor de ellos para socorrerles?.

110- Ciertamente que la puerta del arrepentimiento estل siempre abierta, pues quien peca cometiendo las malas acciones condenلndose, y luego se arrepiente, pidiendo el perdَn de Dios-con la firme intenciَn de no volver a pecar otra vez- hallarل a Dios indulgente, porque la indulgencia y la misericordia cuentan dentro de Sus atributos.

111- Los daٌos de los pecados recaen siempre sobre los que los cometen; pues aquel que comete un pecado, en realidad lo hace en su propio perjuicio, ya que Dios, alabado sea, estل enterado de lo que cometiَ y lo trata en consecuencia; luego castiga o perdona segْn determina Su sabidurيa.

112- Mas quien cometa faltas y peque y se las impute a un inocente, es comparable a quien roba y acusa a otro de lo que robَ; aquél incurriَ en dos pecados; primero, el de la mentira y la difamaciَn, acusando a inocente, segundo, el pecado que cometiَ.

113- Si no fuera por la bondad de Dios y Su misericordia para contigo, al elegirte para la revelaciَn, dotلndote con la perspicacia y la lucidez, un grupo de ellos habrيa intentado desviarte, mas comportلndose asي, sَlo se desvيan a sي mismos; porque Dios te asiste y tu clarividencia percibe la verdad tal cual; no te perjudicarلn con su seducciَn y sus intentos de desviaciَn. Pues Dios revelَ el Qur’an, que es la balanza de la verdad, e introdujo la sabidurيa en tu corazَn; y te enseٌo la jurisprudencia y el juicio que sَlo conociste por la revelaciَn, porque la gracia de Dios para contigo es infinita.

114- Los que ocultan las confidencias, o sَlo las divulgan entre ellos, la mayorيa de las mismas no tiene ninguna utilidad. Porque el mal cunde en el ocultamiento, salvo las confidencias de quien recomienda la caridad o la da, o incita a las acciones no reprobables, o a favorecer la concordia entre los hombres; todo ello constituye el bien obrar, y quien lo hace en aras de ganar el beneplلcito de Dios, ciertamente, Dios, enaltecido sea, le otorga gran recompensa por lo que hace de bien en esta vida y en la Otra.

115- Mas aquel que persista en discrepar con el Mensajero después de habérsele evidenciado la direcciَn del verdadero camino recto, y siga otro sendero opuesto al de los creyentes, entrando y sometiéndose al liderazgo de los enemigos de la fe, serل uno de ellos, al tenerlos como sus lيderes, y serل introducido en el Infierno el Dيa del Juicio Final.

116- Este doloroso destino estل reservado a los enemigos del Islam, y es similar a los que atribuyeron copartيcipes a Dios. Todo pecado es susceptible de ser perdonado, salvo aquel que atribuye copartيcipes a Dios, y adora a otra divinidad que la de Dios, y el de empecinarse en oponerse al Mensajero de Dios en lo que a la verdad se refiere. Aquel que le atribuye copartيcipes y Lo asocia en su adoraciَn y en su sentimiento se extravيa inmensamente del camino de la verdad, porque-comportلndose asي- perturba su mente y su alma.

117- Aquel que hace ostentaciَn de las manifestaciones del extravيo que lo alejَ del sendero de la verdad y lo llevَ al politeيsmo, adora en realidad a aquel que no oye, ni ve, ni daٌa ni favorece; y atribuye, a lo que adora, nombres femeninos como es el caso de “Al-Lat”, “Al- ‘Uzza”, “Manat” y otras; éste sَlo invoca a Satanلs.

118- Ahora bien, Dios execrَ a Satanلs, expulsلndolo de su misericordia, y éste jurَ apoderarse de una parte de los siervos de Dios y seducirlos, tentلndoles con su propia maldad.

119- Su juramento tendيa a extraviar a los que se dejan seducir para alejarlos del camino de la verdad, excitando sus concupiscencias y apetitos mundanos, extraviلndoles en ilusiones, cosas y anhelos falsos; una vez seducidos, les induce en irrealidades terminando por hacerles adorar cosas falsas e ilusorias; como cuando les incitَ a cercenar orejas de algunos camellos para desfigurar la creaciَn de Dios, prescribiéndoles que el ganado cercenado no deberل sacrificarse, ni se emplee en tareas ni se le puede limitar el pasto; luego les incitَ con la tentaciَn para que aquello sea considerado una creencia; y que deben seguir sus pasos, tomلndolo por ْnico socorredor. Estل claro que aquel que lo acepte como socorredor sufre una evidente pérdida al extraviarse de la verdad, pierde su juicio y le alcanzarل la calamidad en la vida mundanal y el sufrimiento en la Otra.

120- Porque les embellece la perversidad prometiéndoles muchos beneficios al cometerla, inspirلndoles anhelos e ilusiones, siendo sus promesas y su encantamiento nada mلs que decepciones.

121- Aquellos que pierden el juicio y siguen las tentaciones de Satanلs en su fuero interno, tendrلn su albergue en el Infierno del cual no hallarلn escapatoria.

122- Tal es el destino de los seguidores de Satanلs. En cambio, el destino de los que siguen a Dios serل, ciertamente, el de alcanzar la bienaventuranza; son los que creyeron en Dios y en su Mensajero, y practicaron el bien sin correr detrلs de las falsas ilusiones. Ciertamente Dios les introducirل, el dيa del Juicio Final, en el Paraيso en el cual corren rيos, lo que es muchيsimo mلs importante que cualquier paraيso mundanal. Es la promesa de Dios, y la promesa divina es infalible, puesto que a ةl pertenece todo lo que estل en la creaciَn. ؟Quién es mلs leal que Dios en lo que dice?

123- Por cierto que la retribuciَn divina no depende de lo que desea y sueٌa alcanzar el hombre, sino que depende del bien que hace durante toda su vida; la retribuciَn no depende de lo que deseلis, ،musulmanes!, ni de lo que desea y sueٌa la gente del Libro- judيos y cristianos-. La retribuciَn y la salvaciَn del castigo dependen de la fe y de las buenas acciones; quien cometa algْn mal recibirل su merecido castigo y no hallarل jamلs otro protector ni defensor que no fuera Dios.

124- Pero aquellos que practican el bien, en la medida de sus posibilidades, creyendo en Dios y en su Enviado, entrarلn en el Paraيso de las delicias y serلn retribuidos sin el mيnimo regateo y sin ninguna discriminaciَn entre hombres y mujeres, puesto que a la mujer le incumben las mismas cargas que al hombre y recibe las mismas merecidas recompensas o castigos.

125- Ciertamente que cualquier buena acciَn emana de la creencia sana, y la mejor religiَn es la que lleva al hombre a ser leal a Dios, aquel que moviliza su mente y su alma en el sendero de Dios, aspirando a merecer su beneplلcito; tal conducta educa las actitudes y la capacidad de compenetrarse de la misiَn del Mensajero y le lleva a practicar el bien permanentemente, siguiendo asي los pasos del patriarca de los Mensajeros: Abraham (la paz sea con él), cuya religiَn es la religiَn de Dios, que lleva siempre a la bْsqueda de la verdad. En Abraham converge la unicidad religiosa de los musulmanes, judيos y cristianos; seguid, pues, su camino. Dios lo eligiَ y le confiriَ el calificativo de fiel amigo.

126- Ciertamente que la lealtad a Dios y la sumisiَn a Sus decretos es la lealtad a Aquel que originَ la creaciَn de todo el universo. A ةl pertenece todo lo que existe en los Cielos y en la Tierra: estrellas, galaxias, sol, luna, montaٌas, valles, desiertos y terrenos fértiles; Dios es Omnيmodo. Su conocimiento abarca todo; estل enterado de todo lo que hace el hombre, al cual retribuye o castiga, segْn lo que hace de bien o de mal.

127- Consultaron al Profeta acerca de las mujeres que fueron y serلn siempre delicadas: Dios instruyَ a Su Enviado para que ةl, a su vez, instruya acerca de los que son débiles en la familia, que son los niٌos y los huérfanos, consignando que las huérfanas de entre las mujeres que se desposan y no reciben sus dotes, asي como los niٌos y los huérfanos- en general- todos ellos deben ser tratados con justicia, consideraciَn, atenciَn y misericordia. Dios estل enterado de todo el bien o el mal que se hace, y recompensa o castiga a la luz de lo cometido.

128- Si una esposa teme desinterés de parte de su marido, en el cumplimiento de sus responsabilidades familiares, no serلn recriminados los esposos que busquen la reconciliaciَn en buena forma; el mلs sensato de ambos debe iniciar la reconciliaciَn que es siempre lo mejor; por cierto que cuando ambos cَnyuges, impulsados por la avaricia del alma, se aferran a sus propios derechos, el solo camino de la reconciliaciَn estل en la complacencia de una de las dos partes; aquél que asي proceda, serل el excelente y el timorato. Dios estarل enterado de su posiciَn y lo recompensarل en consecuencia.

129- Tratar a las mujeres con igualdad en el cariٌo y la absoluta justicia de intercambio de sentimientos entre ambos, es casi imposible, aunque os empeٌéis, como es el caso de un trato estrictamente equitativo entre varias esposas. Por esta razَn no os inclinéis preferentemente a una de ellas, dejando a la otra como si estuviera abandonada- ni casada ni divorciada-. ،Enmendad vuestras almas y edifيcad vuestras familias sobre las bases de la mejor conveniencia y no sobre las bases de la corrupciَn y el mal! Temed a Dios. ةl es Remisorio y Misericordioso.

130- En caso de aversiَn e imposibilidad de reconciliaciَn, la separaciَn es necesaria. Dios enriquecerل a cada cual con Sus mercedes, misericordia y gracia. Las mercedes dependen de Dios, ةl es Misericordioso y Bondadoso. ةl es Sabio y sabe poner cada cosa en su lugar.

131- La esencia de la religiَn estل en la sumisiَn voluntaria al Creador del Universo, al Amo de la majestuosidad, al Loable, y en el reconocimiento de Su absoluto poder, pues a ةl pertenecen los Cielos y la Tierra. Prevaliéndose de Su poder dice: Habيamos recomendado a quienes fue concedido el Libro antes que vosotros, asي como también a vosotros, ،musulmanes!, que temلis a Dios y Lo adoréis, y no Lo reneguéis, pues ةl es Dueٌo del gran poder en los Cielos y en la Tierra. Nada puede perturbar su poder. Dios es Autosuficiente y Fuente de toda riqueza y, sin embargo, vuestra creencia Le satisface, y alaba a Sus siervos las buenas acciones.

132- Dios rige todo cuanto hay en los Cielos y la Tierra; ةl es Dominante; es el Guيa; es Quien toma todas las disposiciones para coordinar las cosas del universo. Prescribiَ que los humanos Le adoren, Le teman y se remitan a ةl en todos sus asuntos.

133- ،Humanos!, todos vosotros estلis sometidos al poder de Dios; ةl es Omnipotente, el Vencedor; si quisiera os harيa desaparecer y os reemplazarيa por otros. ةl es el Majestuoso y el Todopoderoso.

134- Si los humanos ansيan las delicias mundanas y sus provechos por las vيas lيcitas, Dios les concede las delicias de esta vida y de la Otra. ةl es el ْnico que posee a ambas.

135- La justicia es el orden de la existencia; es la ley de que nadie discrepa. ،Humanos, que os hayلis sometidos a Dios y a la verdad, aceptando el llamado de sus Mensajeros!, sed cuidadosos de vuestras propias personas en vuestro sometimiento a la justicia, cuidadosos para con los demلs; socorred a los oprimidos; sed rectos y no codiciosos. Debéis ser incitados por un sentimiento de piedad para con los menesterosos, porque ةl dispuso que haya ricos y pobres; ةl es, pues, el mلs indicado para considerar la situaciَn de uno y otro. Ciertamente que la concupiscencia influye sobre el alma para desviar al hombre del sendero de la verdad; no os entreguéis a la concupiscencia para no ser injustos; si sois celadores para que reine la justicia o para oponeros a ella, Dios estل completamente enterado de todo lo que hacéis y os recompensarل por el bien y os castigarل por el mal.

136- Ciertamente que todos los mensajes divinos son, en realidad, un solo mensaje, y este mismo mensaje emana de Dios. ،Creyentes! Someteos, pues, a Dios y sedle leales y creed en Su Mensajero Muhammad; creed en el Libro que le fue revelado y obrad segْn estل mencionado en el mismo; creed asimismo en los Libros revelados anteriormente, tal como fueron revelados sin ninguna tergiversaciَn ni omisiَn. Pues aquél que descree en Dios Creador de todo cuanto existe, que descree en su لngeles, en el mundo oculto, en Sus Libros, en Sus Mensajeros, y no cree en el Dيa del Juicio Final, se extravيa del sendero recto y habrل penetrado en el camino del error.

137- La fe es una sumisiَn absoluta a Dios, y un quehacer permanente de lo que es justo; los indecisos y los inquietos no son creyentes. Los que creen y luego reniegan, y otra vez creen y luego reniegan, acrecientan su incredulidad. Dios no les perdonarل el mal que cometen ni les guiarل hacia la verdad; porque el perdَn de Dios involucra el arrepentimiento y el poner coto a las malas acciones, y Su encauzamiento estل reservado a los que se orientan hacia la verdad y la buscan.

138- ،Oh, Mensajero!, advierte a los hipَcritas que sufrirلn un severo castigo el Dيa del Juicio Final.

139- Los hipَcritas se someten a los incrédulos en vez de someterse a los creyentes. ؟Acaso piden dignidad a través de esos incrédulos? La dignidad y la nobleza son atributos de Dios, y sَlo los otorga a sus siervos creyentes. Aquél que busca la dignidad aferrلndose a Dios, la obtendrل, y el que la busca lejos de Dios, se humillarل.

140- Dios os revelَ en el Sagrado Qur’an que cada vez que oيs una aleya en la que creéis, y en cambio, los descreيdos ironizan y se tornan infieles, no permanezcلis con ellos, hasta que toquen otro tema. Mas si oيs su escarnecimiento y permanecéis con ellos, seréis sus cَmplices. Ciertamente que el desenlace de los incrédulos y de los hipَcritas es espantoso. Dios los juntarل a todos en el Infierno el Dيa del Juicio Final.

141- Esos hipَcritas acechan y os miran con animosidad deseلndoos el mal cuando luchلis contra los enemigos. Si Dios os concede la victoria y os abre el camino de la verdad, dicen a los creyentes: ؟Acaso no estلbamos con vosotros siendo unos de vosotros?. Y si la victoria estuviese de parte de los incrédulos, se dirigirلn a ellos diciéndoles: ؟Acaso no hicimos prevalecer vuestros asuntos en detrimento de nuestros intereses a tal punto que vuestros intereses y los nuestros se identificaron? , ؟acaso no os hemos brindado nuestro afecto para defenderos en vuestra lucha contra los creyentes?. Dios, alabado y enaltecido sea, juzgarل a esos hipَcritas el Dيa del Juicio Final. Jamلs Dios otorgarل la victoria a los incrédulos contra los creyentes que tuvieron fe en lo justo y en las buenas acciones.

142- Ciertamente que los hipَcritas, con su argucia, creen engaٌar a Dios ocultلndole lo que albergan en sus almas, pero es Dios Quien les confunde librلndoles a sus maquinaciones perversas; luego les juzgarل a la luz de su forma de obrar. En verdad, éstos hipَcritas tienen dos apariencias: una manifiesta, la que se exterioriza cuando se disponen a orar con indolencia haciendo ostentaciَn de piedad ante los demلs; la otra oculta, cuando sَlo recuerdan a Dios pocas veces para dar libre curso a su hipocresيa.

143- Ciertamente los hipَcritas estلn permanentemente en duda y en perturbaciَn; ni pertenecen a los creyentes ni a los incrédulos, por debilidad de la fe de sus almas y por su extravيo. Aquel que Dios desvيa en su comportamiento, jamلs estarل bien encaminado.

144- Uno de los motivos de su hipocresيa reside en el hecho de que los hipَcritas hayan tomado a los incrédulos como gobernantes. Evitad, pues, someteros al poder de los incrédulos; si lo hacéis, habréis incurrido en el evidente pecado de formar parte del clan hipَcrita; seréis humillados por no haber buscado vuestra dignidad, en el poder de Dios, en la verdad y en las buenas acciones.

145- Por cierto que los hipَcritas ocuparلn el lugar mلs profundo del infierno y jamلs les encontrarلs defensor alguno.

146- Salvo quienes se arrepientan, y se encomienden y se aferren sَlo a Dios, y consagren su vida a Dios, haciendo el bien; entonces se contarلn entre los creyentes y recibirلn sus recompensas, pues Dios concederل a los creyentes una magnيfica recompensa en esta vida y en la Otra.

147- Por cierto que Dios sَlo pide- a los humanos- tener fe en ةl, agradecer Sus mercedes; tal comportamiento os granjearل la recompensa divina por el bien que hacéis y las gracias que manifestلis a Dios; y os apartarل del castigo, porque Dios es Retribuyente Sapientيsimo, gratifica por el bien a Sus siervos y castiga por el mal a los que lo cometen.

148- Dios advierte a Sus siervos contra la maledicencia, salvo el que haya sido ultrajado; a éste se le permite quejarse de quien lo ultrajَ, manifestando su maldad. Dios, alabado sea, escucha la queja del ultrajado, y conoce la iniquidad del déspota, y lo castigarل por su despotismo.

149- Si ostentلis el bien o lo ocultلis, y perdonلis a los que os hicieron el mal, Dios os agraciarل por seguir Su moral, pues ةl es Magnلnimo, Indulgentيsimo, Omnipotente.

150- Ciertamente que los que no creen en Dios ni en la misiَn de los Enviados, y los que se empeٌan en dividir la creencia en Dios y en sus enviados y dicen: Creemos en algunos de Sus Mensajeros y negamos a otros, o sea que creen en los que quieren y niegan a los que no quieren; cuando su deber es creer en todos los enviados de Dios, porque la fe no se divide…

151- Estos son los verdaderos incrédulos a los cuales Dios reservَ un castigo ignominioso.

152- Mas a aquellos que creyeron en Dios y en sus Enviados y no hicieron distingos entre ninguno de ellos, Dios les acordarل una magnيfica recompensa. Dios perdona a los arrepentidos, es Misericordioso con sus siervos.

153- ،Mensajero!, te piden los adeptos del Libro (los judيos), empecinados, que les des una prueba de la veracidad de tu profecيa; te pedirلn que les hagas descender del cielo, directamente a ellos, un Libro especيficamente para ellos, en el cual se les exhorta creer en ti y obedecerte; si consideras que lo que te pidieron es exagerado, no te apresures. ؟Acaso sus predecesores no se empecinaron cuando pidieron a Moisés mucho mلs que eso? Cuando le dijeron: ،Muéstranos claramente a Dios! Entonces Dios les castigَ por su empecinamiento cuando fueron fulminados por su iniquidad. Recuérdales otro crimen tan grande como abominable cuando adoraron el becerro de oro fuera del Creador, después de haberles llegado las evidencias que Moisés experimentَ ante el Faraَn y su séquito. Luego Dios les perdonَ después de su arrepentimiento, cuando Dios afianzَ a Moisés con la evidencia y la palabra concluyente.

154- Y Dios les amenazَ con elevar el monte por encima de ellos por haberse empecinado en no aceptar la ley de la Tora, hasta que la aceptaron y se comprometieron a cumplir el pacto y les ordenَ entrar en la ciudad prosternلndose ante Dios, y no extralimitarse en lo que les prescribiَ: No profanar el sلbado, y se comprometieron a observar el pacto y todo lo prescrito.

155- Y merecieron la cَlera de Dios por haber quebrantado el pacto, por negar la ley de Dios, por asesinar inicuamente a los Profetas, por su empecinamiento en permanecer en el error y por haber declarado: ،Nuestros corazones son insensibles a lo que nos exhortan! Dios sigilَ sus corazones por su perfidia e incredibilidad; pues muy pocos de ellos creen.

156- Y merecieron la cَlera de Dios por incredulidad y por proferir graves calumnias acerca de Marيa.

157- Y merecieron la cَlera de Dios por haber aseverado: !Por cierto que hemos matado al Mesيas, Jesْs hijo de Marيa, el Enviado de Dios, cuando en realidad no es cierto que lo mataron, como pretendieron; no lo crucificaron como aseveraron, sino que sَlo les pareciَ haberlo crucificado; cuando mataron y crucificaron a otro que se le parecيa. Luego discreparon sobre si el que mataron era Jesْs u otro. Por cierto que todos estلn en duda acerca de ello. Lo cierto es que conjeturan sobre lo que no saben a ciencia cierta. No mataron a Jesْs absolutamente.

158- Sino que Dios lo elevَ hacia ةl, salvلndolo de sus enemigos. No lo crucificaron ni lo mataron. Dios es Todopoderoso y Prudente en lo que hace.

159- No hay ninguno entre los adeptos de Libro- los judيos y los cristianos- que no conociera antes de morirse la verdad acerca de Jesْs. La verdad acerca de Jesْs es que es el siervo de Dios y Su Mensajero; y la fe en él no les sirve, entonces, por no haber creيdo en él a su debido tiempo; Jesْs declararل contra ellos, el Dيa del Juicio Final, aseverando que cumpliَ con la misiَn de su Seٌor y que Jesْs es el siervo de Dios y Su Mensajero.

160- Por la iniquidad de los judيos y por haber desviado a mucha gente del sendero de Dios, ةl les ha vedado varias cosas que les eran lيcitas.

161- Y por practicar la usura que Dios habيa prohibido y por estafar y apoderarse del patrimonio de la gente ilيcitamente, Dios les castigَ prohibiéndoles algunas cosas buenas, y ha destinado a los incrédulos, de entre ellos, un severo castigo.

162- Pero los afirmados en la sabidurيa de entre los judيos y los creyentes de tu naciَn, ،Profeta!, creen en lo que te fue revelado y lo que fue revelado a los Mensajeros que te precedieron. Los que observan la oraciَn y la practican como se debe y pagan el Zakat, creyendo en Dios y en la Resurrecciَn y el Juicio Final, a esos Dios premiara por su fe y por su obediencia, con una magnيfica recompensa.

163- ،Profeta! Por cierto que te hemos revelado el Qur’an y su jurisprudencia, como la hemos revelado a Noé y a los Profetas que le sucedieron, como la hemos revelado a Abraham, a Ismael, a Isaac, a Jacob, a las doce tribus que son los profetas descendientes de Jacob, a Jesْs, a Job, a Jonلs, a Aarَn, a Salomَn, y como concedimos los Salmos a David.

164- Hemos enviado también a muchos otros Mensajeros, de algunos de ellos te hemos revelado sus noticias, y otros de los que no te hemos mencionado sus historias. El modo de revelaciَn con Moisés fue que Dios le hablَ detrلs de un velo y sin intermediario.

165- Hemos enviado todos esos Mensajeros como albriciadores para los creyentes, prometiéndoles las recompensas, y como amonestadores para los incrédulos, advirtiéndoles del castigo que les alcanzarل, para que la humanidad no tenga excusa alguna ante Dios Todopoderoso, Omnipotente y Prudente en sus sentencias.

166- Pero si ellos no atestiguan la veracidad de tu misiَn, Dios da crédito a ella, que lo que te revelَ lo hizo con Su infinita sabidurيa, como lo atestiguan los لngeles, pero el testimonio de Dios te dispensa de todo otro.

167- Los incrédulos que no te creyeron y que desviaron a la gente para que no entrasen en la religiَn de Dios, se apartaron muchيsimo de la verdad.

168- Los incrédulos que se perjudicaron a sي mismos, perjudicaron al Mensajero, y su misiَn, y perjudicaron a la gente ocultando la verdad; Dios no les perdonarل si persisten en su incredibilidad, ni les guiarل en el sendero de la salvaciَn. Es, pues, inconcebible que Dios, enaltecido sea, perdone a esa clase de gente empecinada en el error.

169- Serلn encaminados al Infierno, en donde morarلn eternamente, porque ello es fلcil para Dios.

170- ،Humanos! Ya os llegَ- por parte de Dios- el Mensajero Muhammad con la religiَn de la verdad; creed en lo que os trajo; serل mejor para vosotros, pero si preferيs negar, Dios no necesita de vuestra fe. ةl es su dueٌo, a ةl pertenece cuanto estل en los Cielos y en la Tierra. ةl es Omnipotente; es Prudente en su creaciَn, no descuida la recompensa de aquel que hace el bien, ni omite el castigo del pecador.

171- ،Adeptos del Libro!, no exageréis en vuestra religiَn extralimitلndoos y no digلis de Dios sino la verdad, desmintiendo la misiَn de Jesْs o asociلndolo a Dios. Por cierto que el Mesيas es un Mensajero como los demلs. Dios lo creَ con su poder y le confiriَ su verbo. Quien infundiَ su alma en Marيa fue el Arcangel Gabriel; este es el misterio del poderيo de Dios. Creed, pues, sinceramente en Dios y en todos sus enviados. No pretendلis la existencia de la Trinidad. Serل mejor para vosotros que os apartéis de esta pretensiَn. Dios es Uno; no tiene copartيcipe. ،Glorificado sea! ،Lejos estل de tener un hijo! A ةl pertenece todo cuanto existe en los Cielos y en la Tierra. ةl es el عnico que rige Su reino.

172- El Mesيas jamلs desdeٌa ser siervo de Dios; tampoco desdeٌan los لngeles allegados ser siervos de Dios; mas aquel que se ensoberbece al punto de no adorar a Dios, no escaparل a su castigo el dيa en que congregarل a los humanos para juzgarlos.

173- Aquellos que creyeron y practicaron el bien, Dios les otorgarل la recompensa de sus acciones y les aumentarل generosamente sus mercedes; mas a aquellos que desdeٌaron adorarle y se ensoberbecieron, negando su gracia, Dios les preparَ un severo castigo, y nadie puede defenderlos o protegerlos de padecer este castigo.

174- ،Humanos! Ya os llegaron las pruebas convincentes de la veracidad del Mensajero Muhammad y os hemos enviado, con la palabra, un Qur’an cual verdadera luz para iluminar vuestro camino y guiaros hacia la salvaciَn.

175- Aquéllos que creyeron en Dios y sus mensajes y se aferraron a su religiَn serلn introducidos, en la otra Vida, en Su Paraيso, y les concederل su inmensa misericordia, y los englobarل en Su infinita gracia, afirmلndoles, en la vida terrenal, en el sendero recto.

176- ،Profeta!, te consultarلn sobre la herencia de aquel que muere sin dejar un hijo o un padre detrلs de él; di: Ciertamente la prescripciَn de Dios en este caso es: Si el difunto tiene una hermana, ésta hereda la mitad de lo que dejَ; y si la difunta tuviera un hermano, éste hereda la totalidad, y si los herederos son dos hermanas heredan las dos terceras partes y si son varios hermanos, varones y mujeres, el varَn hereda el doble del dividendo de la mujer. Dios os ha esclarecido para que no os extraviéis en el reparto de los dividendos. Dios estل enterado de todo cuanto hacéis y os otorgarل vuestras respectivas recompensas o castigos.

Sura 5

La Mesa Al- Ma’idah

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Fue revelada en Medina y constituye una de las ْltimas suras corلnicas reveladas. Consta de ciento veinte aleyas que legislan sobre: La obligaciَn de los creyentes de cumplir con los compromisos contraيdos con su Creador o con los hombres; la elucidaciَn de lo que es lيcito de las comidas y lo que es ilيcito, asي como también lo que es legيtimo respecto a desposar mujeres de la gente del Libro; el esclarecimiento de las reglas fundamentales de la abluciَn y las de la purificaciَn con tierra limpia- en caso de faltar el agua-; asي como la aplicaciَn de la justicia- inclusive para con los enemigos-; seٌalَ las mercedes de Dios para con los musulmanes y sus obligaciones para preservar su Libro (el Qur’an); evidenciَ asimismo cَmo los judيos tergiversaron los textos sagrados; y cَmo los cristianos omitieron algo de lo que les fue encomendado y cَmo blasfemaron cuando dijeron que Jesْs es el hijo de Dios; elucidَ también el desmentir de la pretensiَn de los judيos y de los cristianos de ser los hijos de Dios y sus preferidos. Esta sura refiere algunos relatos de los judيos; y narra la historia de los dos hijos de Adلn, lo que evidencia que la agresividad es inherente a la naturaleza humana; luego subraya que la sanciَn tiende a educar esta naturaleza; abarca, también, el castigo que se debe aplicar al adulterio y al robo; luego vuelve a elucidar la tergiversaciَn- por parte de los judيos- de las prescripciones de las leyes de la Torل, aseverando que tanto la Torل como el Evangelio- en su texto original- encerraban la verdad antes de ser tergiversados por los judيos; y prescribe la obligaciَn de sentenciar con lo que fue revelado por Dios; seٌalَ, también, la enemistad que manifestaban los judيos y los cristianos a los creyentes de aquel entonces, ratificando la obligaciَn de los musulmanes de no someterse a los incrédulos, de rechazar su modo de obrar en la vida, y de combatir a ambos declarando blasfemia lo que pretenden los cristianos cuando dicen que Dios es uno en tres personas coexistentes consubstanciales y coeternas, la Trinidad, haciendo, sin embargo, justicia a los cristianos que se sometieron a la verdad y creyeron en Dios. Esta sura prescribe, asimismo, lo que es lيcito para los creyentes, que no deben privarse de ciertas mercedes de Dios, elucidando la expiaciَn que se debe observar en caso de perjurio; luego prescribe la prohibiciَn terminante de las bebidas alcohَlicas. Menciona también los ritos de la peregrinaciَn en la Ka´ba, lugar de veneraciَn; y de los meses sagrados; destaca la invalidaciَn de algunas cosas de las que los لrabes se privaban sin razَn alguna; y evidencia la prescripciَn del testamento durante el viaje; y termina por citar los milagros de Jesْs hijo de Marيa (la paz sea sobre ambos), lo que no sirviَ para nada a los judيos, que negaron su mensaje, citando cَmo Jesْs (la paz sea sobre él) se declarَ inocente del hecho de ser adorado o asociado a Dios; y por fin, declara que el poder de Dios se extiende a todo Su Reino, que abarca los Cielos y la Tierra, que son de Su propiedad.

1- ، Creyentes ! Cumplid todas vuestras obligaciones y compromisos contraيdos con Dios, y también aquellos legيtimamente contraيdos con los hombres. Dios os permitiَ comer la carne de ganado, como los camellos, los bovinos y ovinos, salvo lo que les estipulَ como vedado. Especifica, también, que estل vedada la caza cuando el creyente se consagra a la peregrinaciَn, o estando en una tierra sagrada. Ciertamente, Dios ordena las disposiciones que Le placen. Por cierto que esto cuenta dentro de los compromisos contraيdos con Dios.

2- ، Creyentes ! No profanéis el carلcter sagrado de los ritos de Dios, como es el caso de la peregrinaciَn, mientras estلis consagrados para cumplirlos(1), y no profanéis el carلcter sagrado de los demلs ritos; no profanéis la يndole de los meses sagrados fomentando- durante estos meses- las guerras; no os opongلis ni provoquéis a aquellos que encaminan el ganado a la Casa Sagrada (la Ka´ba) confiscلndolo o impidiendo su llegada al lugar sagrado; no cometلis la profanaciَn quitando las ornamentaciones que distinguen el ganado encaminado hacia la Sagrada Casa de Dios; este ganado estل destinado a ser sacrificado durante la peregrinaciَn; no impidلis el acceso al que se dirige a la Casa de Dios con el propَsito de merecer la complacencia de su Seٌor; mas cuando hayلis cumplido la Peregrinaciَn y os encontréis fuera de los lيmites de la Tierra Sagrada, entonces, podéis cazar. Que vuestro odio hacia los que os impidieron llegar a la Sagrada Mezquita no os impulse a agredirles. Ayudaos mutuamente, ، oh, creyentes !, a practicar el bien y a cumplir con vuestras obligaciones y no caigلis en el pecado, extralimitلndoos de los lيmites de lo permitido por Dios. Temed, pues, el castigo infernal de Dios. Porque es severيsimo en Su castigo. ————— (1) Cuando el creyente se consagra a la peregrinaciَn le estلn vedadas ciertas cosas: ponerse vestimenta cosida, cortarse el pelo, cazar animales; todo aquello le estل vedado hasta que se libere de su consagraciَn al terminar los ritos de la peregrinaciَn.

3- ، Creyentes !, Dios os ha vedado comer la carne de un ganado muerto- antes de ser degollado-, (1) la sangre, la carne del cerdo, la del ganado que no haya sido sacrificado invocando el nombre de Dios al degollarlo, la de aquel fue golpeado hasta la muerte, la de aquel que cayَ de lo alto y muriَ, la de aquel que muriَ corneado en una embestida, ni de aquel que muriَ atacado por una fiera; mas la carne del ganado que alcancéis a degollar antes de morirse os estل permitido comerla. Os estل vedado comer la carne del ganado sacrificado para la gloria de un يdolo; os estل vedado perseguir el conocimiento de lo que Dios prescribiَ recurriendo a la suerte de las flechas. No os estل permitido tomar algo de lo que hemos vedado, pues aquel que toma lo prohibido por Dios comete un pecado y cae en la desobediencia de su Seٌor. De aquي en adelante los incrédulos se desalentaron en su intento de terminar con vuestra religiَn. ، No temلis mلs su victoria sobre vosotros ! Mas no desobedezcلis mis ordenes !Hoy os he completado las prescripciones de vuestra religiَn y os he culminado el mensaje con mis mercedes y os he elegido el Islam por religiَn. Aquel hambriento que se ve obligado a tomar algo de lo vedado para salvar su vida- y no por desobediencia o intenciَn de pecar transgrediendo las leyes de Dios- se verل constreٌido a alimentarse con lo vedado; que sepa que Dios perdona al constreٌido para salvarse, pues Dios es Indulgente Misericordioso. —————- (1) Cualquier ganado que muere por causa de una enfermedad; la carne de animal muerto perjudica la salud del hombre, ya que el mismo puede morirse de una enfermedad contagiosa, y puesto que la sangre es el portador de las impurezas y de los microbios se prescribe degollar al animal para liquidar toda su sangre. En cuanto a la prohibiciَn de la carne de los animales sacrificados a la gloria de يdolos, encierra un sentido religioso; la carne del animal corneado o caيdo es también vedada por ser carne de un animal muerto cuya carne tornose nociva puesto que estل impregnada de su sangre que permanece en los tejidos de su carne al no ser degollado hasta que se desangre.

4- ، Mensajero ! Te preguntarلn los creyentes acerca de lo que les estل permitido. Diles: Os estل permitido todo lo bueno que aprecian las almas sanas, asي como todo lo que cazan las aves de rapiٌa que habéis adiestrado, segْn Dios os enseٌَ. Comed, pues, de lo que hayan atrapado; invocad el nombre de Dios cuando procedلis a lanzar vuestras aves para cazar. Sed timoratos y observad lo que Dios os prescribiَ; no os extralimitéis; precaveos de desobedecer a Dios en lo que os prescribiَ, porque Dios es muy rلpido en la cuenta.

5- Hoy- o sea desde la revelaciَn de esta aleya- Dios os permitiَ todo lo que es bueno y apreciado por las almas sanas; os permitiَ tomar el alimento de los adeptos del Libro, la carne de sus animales sacrificados que no haya sido seٌalada como vedada, como les ha permitido comer vuestro alimento; os estل permitido, ademلs, casaros con las castas de entre las creyentes, y las castas de las que recibieron el Libro (judيas o cristianas) siempre que las hayلis dotado con la intenciَn de desposarlas, sin permitiros relacionaros con ellas sin casamiento pْblicamente declarado, o tomarlas como amantes. Quien reniegue la fe, creyéndose que realiza sus obras para que le aproximen a Dios, su obra serل desmerecida y se contarل, en la otra Vida, entre los desventurados.

6- ، Creyentes !, cuando os dispongلis a observar la oraciَn- sin estar ablucionados- ablucionaos lavando vuestros rostros, vuestras manos hasta los codos, pasad vuestras manos mojadas sobre vuestras cabezas, y lavad vuestros pies hasta los tobillos; y si estلis polutos por haber tenido relaciones sexuales con vuestras esposas, lavad, pues, todo vuestro cuerpo con el agua, pero si estلis enfermos de algo que no os permite emplear el agua, o si estلis viajando y no encontrلis agua, o cuando al hacer la defecaciَn después de haber hecho vuestras necesidades, o habéis folgado con vuestras esposas y no encontrلis aguas, recurrid a una tierra limpia (arena), frotaos con ella vuestros rostros y manos. Dios no desea imponeros con ello carga alguna, sino que os prescribiَ una purificaciَn corporal y espiritual, completلndoos, asي, Sus mercedes y facilidades para que le agradezcلis por haberos bien guiado y colmado con Su gracia, permaneciendo en el marco de la obediencia de Sus mandamientos.(1) ————– (1) La purificaciَn islلmica involucra, primero, la intenciَn de purificarse por devociَn a Dios y la firme intenciَn de presentarse ante ةl con lealtad y alma purificada; segundo, la escrupulosa higiene con la abluciَn, aseando las extremidades expuestas a la suciedad. La abluciَn se exige cada vez que sea necesario, y puede repetirse cinco veces al dيa- para las cinco oraciones rituales diarias-; también en caso de haber tenido relaciones sexuales con la esposa o el esposo; se exige también después de la menstruaciَn y del plazo del parto, para eliminar las impurezas, frotando las pilosidades del cuerpo, tranquilizando, asي, el sistema nervioso; el Profeta Muhammad dijo: ” Si te encolerizas, abluciَnate”.

7- ، Creyentes !, recordad las mercedes que Dios os concediَ guiلndoos en el camino del Islam; observad permanentemente vuestro compromiso para con Dios desde el momento en que habéis aceptado escuchar las exhortaciones de su mensajero- Muhammad-. Temed a Dios acatando vuestros compromisos y no olvidéis que Dios, alabado sea, bien conoce las intimidades de los corazones y que os recompensarل por vuestras intenciones.

8- ، Creyentes ! Observad perfectamente el cumplimiento de vuestras obligaciones hacia Dios. Sed justos en vuestros testimonios entre la gente, y que vuestro odio a los demلs no os aparte de lo justo; sed justicieros para lograr aproximaros a Dios(1). Temed a Dios en todos vuestros quehaceres, pues ةl, ،enaltecido sea !, estل enterado de todo lo que hacéis, y os recompensarل por ello. ————— (1) El Islam ordena ser estrictamente justo, tanto con el creyente como con el enemigo. Prohيbe que el sentimiento de odio lleve a la agresiَn. Esta norma debe ser observada entre las personas y las naciones islلmicas para con las de otros credos. El texto corلnico considera la justicia para con el enemigo mلs importante que la purificaciَn del cuerpo. Si esta norma fuese aplicada por la ley internacional, no habrيa guerras. Si cada religiَn tiene su propia peculiaridad, la del Islam es la unicidad de Dios y la absoluta justicia sin discriminaciَn alguna.

9- Dios favoreciَ a quienes creyeron en Su religiَn, y ésos se beneficiarلn de Su indulgencia, prometiéndoles el perdَn de sus pecados si hicieran las buenas obras, multiplicلndoles Su recompensa.

10- Mas aquellos que profanaron y rechazaron Su religiَn, descreyendo sus signos que evidenciaron Su unicidad y la veracidad de lo revelado, éstos serلn eternamente los moradores del Infierno.

11- ، Creyentes ! Recordad las mercedes con que Dios os agraciَ en los momentos difيciles, cuando un pueblo(un grupo de idَlatras) tratَ de aniquilaros y que ةl los contuvo y os salvَ. Temed a Dios y encomendaos sَlo a ةl en todos vuestros asuntos. ةl es suficiente; el creyente debe encomendarse sَlo a Dios permanentemente.

12- Dios aceptَ el compromiso de obediencia de los israelitas y les designَ a doce adalides para velar por el cumplimiento del pacto y les prometiَ ayuda y victoria si observan la oraciَn como se debe, si pagan el Zakat obligatorio, si creen en todos los Profetas Enviados por Dios, les secundan y ofrendan espontلneamente en aras del bien; si cumplen con todo, Dios les prometiَ absolver sus faltas e introducirles en los jardines debajo de cuyos لrboles corren rيos. Mas quienes de entre ellos renieguen el pacto se habrلn desviado del sendero recto.

13- Los israelitas, por infringir sus pactos, merecieron ser expulsados de la misericordia de Dios; sus corazones se endurecieron y no aceptaron la verdad , emprendieron la tergiversaciَn del sentido de la palabra de Dios, prescrita en la Torل. ،Profeta !, no cesarلs de experimentar varias facetas de su perfidia y del incumplimiento de sus promesas, salvo una minorيa muy reducida de ellos que creyَ en ti y no recurriَ a la perfidia ni a la traiciَn; indْltalos, trلtalos de la mejor manera posible porque Dios aprecia a los benefactores.

14- Y, también, Dios aceptَ la promesa de los cristianos que dijeron: ، Somos cristianos en la fe, en el Evangelio y en la unicidad de Dios!; pero se han olvidado de gran parte de lo que les fue encomendado en el Evangelio; por lo cual Dios suscitَ la discrepancia y la enemistad entre ellos, lo que les transformَ en grupos antagَnicos hasta el dيa de la Resurrecciَn. Mas Dios les informarل, entonces, de lo que cometieron y les castigarل por ello.

15- ، Adeptos del Libro! Se os ha presentado Nuestro Enviado- Muhammad- llamando a lo justo, desvelلndoos mucho de lo que habéis ocultado de la Torل y del Evangelio, omitiendo mucho de lo que las circunstancias no exigيan su revelaciَn. Ya os llegَ, de parte de Dios, una religiَn completa como la luz que aclara un Libro lْcido.

16- Con este Libro, Dios ilumina el camino de la salvaciَn a aquellos que buscan Su beneplلcito, sacلndoles de las tinieblas del ateيsmo a la luz de la fe, con Su anuencia, y les guيa en el sendero de lo justo.

17- Ciertamente blasfemaron aquellos que pretenden- injustamente- que Dios es Jesْs hijo de Marيa. Di, ، Mensajero ؟ Quién puede impedir la voluntad de Dios, si quisiera aniquilar a Jesْs y a su madre y a todos los que estلn en la tierra? Pues sَlo a Dios pertenecen los Cielos y la Tierra y cuanto hay entre ellos. El crea lo que Le place y como Le place. Dios es Omnisapiente y nada puede oponerse a Su voluntad.

18- Los judيos y los cristianos dijeron: Somos elegidos, porque somos los hijos de Dios y sus predilectos. Diles, pues, ، Mensajero !: ؟ Por qué, entonces, os castiga por vuestros pecados, y os quema con el fuego del Infierno? Habéis mentido; porque habéis sido creados como los demلs humanos y seréis juzgados por vuestras acciones. Dios sَlo perdona a quien Le place y castiga a quien quiere, porque sَlo a Dios pertenecen los Cielos y la Tierra y cuanto hay entre ellos y a ةl serل el retorno.

19- ، Adeptos del Libro! Os ha llegado el mensaje de Nuestro Enviado para mostraros lo justo después de que pararon las misiones divinas durante un tiempo, a fin de no os excuséis, desmintiendo que os ha llegado un albriciador y amonestador; porque Dios es Todopoderoso, capaz de encomendar las misiones a Sus Profetas, y os juzgarل por vuestros actos.

20- ، Mensajero !, menciona cuando Moisés dijo a su pueblo: ، Pueblo mيo! Recordad, agradecidos y obedientes, las mercedes de Dios para con vosotros, cuando eligiَ entre vosotros muchos Profetas y os dotَ del poder igual que los reyes, después de haber estado humillados en el reino del Faraَn y os agraciَ con Sus mercedes como no habيa agraciado a nadie de vuestros contemporلneos.

21- ، Pueblo mيo! Obedeced las َrdenes de Dios; entrad en la Tierra Santa que Dios os asignَ y no retrocedلis frente a sus gigantes y violentos habitantes, porque si retrocedéis perderéis la victoria de Dios y seréis desventurados.

22- Desobedeciendo las َrdenes de Dios, los israelitas dijeron: ،Moisés!, por cierto que en esta tierra dominan hombres gigantes y violentos con los que no podemos; no entraremos en ella antes que la evacuen. ، Si la abandonan entraremos en ella!

23- Entonces, dos timoratos de sus adalides, que Dios habيa agraciado con la fe y la obediencia, dijeron: Entrad, ، pueblo!, asaltando a los violentos y poderosos, por la puerta de la ciudad; si logrلis transponerla seréis vencedores; encomendaos sَlo a Dios en todo lo que emprendلis si sois verdaderamente creyentes.

24- Se empecinaron desobedeciendo, diciendo a Moisés: ،Moisés !, estamos decididos a no entrar, jamلs, en esta tierra mientras los poderosos permanezcan en ella; déjanos, no tienes ningْn poder sobre nosotros; ve tْ y tu Seٌor para combatir a estos poderosos y gigantes; mientras tanto nosotros permaneceremos inmَviles en este lugar.

25- Entonces, Moisés, alarmado, dirigiéndose a su Seٌor, dijo: ، Oh, Seٌor mيo! Sَlo tengo poder sobre mي y mi hermano; aplica Tu sentencia- con tu justicia- entre nosotros y esos recalcitrantes y sepلranos de estos perversos.

26- Accediendo al ruego de Moisés, Dios sentenciَ prohibir a esos rebeldes entrar en la tierra durante cuarenta aٌos, y, extraviados, erraron por el desierto. Dios dijo a Moisés consolلndole: ، No te aflijas por lo que les aconteciَ!; por cierto que son depravados, que desobedecieron a Dios.

27- Por cierto que la agresividad es innata a la naturaleza de algunos humanos; narra, ،Profeta!, a los judيos el relato de los dos hijos de Adلn, Abel y Caيn, cuando ambos ofrecieron a Dios sendas ofrendas; Dios aceptَ la de uno por su lealtad y rechazَ la del otro por su deslealtad; éste, llevado por el sentimiento de la envidia a su hermano, lo amenazَ de muerte; entonces su hermano le contestَ: Ciertamente Dios sَlo acepta la acciَn de los timoratos sinceros en sus ofrendas.

28- Y le dijo: Aunque Satanلs te seduzca y levantaras tu mano para matarme, no me comportaré como tْ y no levantaré mi mano para matarte, porque temo el castigo de mi Seٌor, el Creador del Universo.

29- No lucharé contra ti, aun cuando me mates, para que cargues con tu culpa contra mي y tu pecado de deslealtad hacia Dios; y asي serلs, en la otra Vida, condenado al fuego infernal; ese es el castigo de Dios para cada inicuo e injusto.

30- Su pasiَn le desviَ de la sana naturaleza y le indujo a matar a su hermano, y le matَ, y se contَ, a la luz de la justicia de Dios, entre los desventurados.

31- Consternado, después de haber matado a su hermano, lo embargَ un inmenso desconcierto, sin saber lo que debيa hacer con su cadلver. Dios enviَ un cuervo que se puso a excavar en la tierra para enterrar a otro cuervo muerto, mostrando, de esta manera, al asesino cَmo inhumar el cadلver de su hermano; entonces el asesino se arrepintiَ por su crimen y por haber atentado a la integridad de una vida humana, y se preguntَ diciéndose: ؟Acaso soy incapaz de hacer como el cuervo para inhumar el cadلver de mi hermano?, y se arrepintiَ por su crimen y por haber menoscabado su naturaleza humana.

32- A causa de la inclinaciَn, inherente a ciertas almas, que las impulsa a la tiranيa y la agresiَn, hemos prescrito la condena a muerte al agresor, porque aquel que mata a una persona sin que haya un motivo legيtimo es como aquel que hace cundir la corrupciَn en la Tierra; se le aplicarل esta sanciَn (1) porque se le considera como si hubiera asesinado a toda la humanidad, por haber atentado al carلcter sagrado de la vida, porque aquel que mata a una persona se atrae la cَlera de Dios y merece Su castigo. En cambio aquel que salva la vida de una persona, aplicando la ley de Dios, es considerado como si hubiese salvado a toda la humanidad, porque ha preservado la sangre de los humanos y merece, por lo tanto, la recompensa mلs grande de Dios. A pesar de haber enviado Nuestro Profeta a los israelitas afirmلndoles, con las evidencias, nuestras leyes, muchos de ellos se empecinaron en corromper la Tierra. ————– (1) Esta aleya corلnica pone en evidencia que la agresiَn contra una persona constituye una agresiَn contra la sociedad y que la sanciَn constituye una medida de protecciَn de la misma. La jurisprudencia musulmana considera la sanciَn como derecho de los deudos de la vيctima que tienen ya sea la facultad de perdonar, limitلndose a recibir la indemnizaciَn, o exigir que se aplique la sanciَn prescrita por Dios, remitiendo al juez la facultad de optar por la aplicaciَn de castigo extremo, cuando se trata de reincidencia.

33- Ciertamente, los que luchan contra Dios y Sus Enviados, transgrediendo el orden y las prescripciones de la ley de Dios, corrompiendo la tierra, agrediendo a los viandantes y esquilmando la hacienda de los demلs, deben ser condenados a muerte, si han cometido un crimen, o han crucificado o expoliado la hacienda de su prَjimo. Mas a los malhechores que sustraigan el patrimonio a los viandantes, sin matarlos, se les debe cortar la mano derecha y la pierna izquierda o viceversa; y si se limitan a causar pلnico y sembrar el terror se les desterrarل o se les encarcelarل. Tales sentencias significaran para ellos una afrenta y una humillaciَn en este mundo y en el Otro sufrirلn el severo castigo del Infierno.

34- Salvo aquellos bandidos y transgresores del orden que se arrepientan antes de ser aprehendidos y de ser juzgados y castigados, el mencionado castigo de Dios serل conmutado, quedando vigente el derecho del desquite de la gente agredida. Sabed que Dios es Indulgentيsimo Misericordioso(1) ————— (1) En esta sentencia se demuestra que la jurisprudencia islلmica considera las consecuencias del crimen contra la sociedad; en este caso el castigo es muy severo para que sirva de escarmiento amparando la sociedad de las trلgicas y nefastas consecuencias que acarrea todo crimen a la comunidad de los humanos. La admoniciَn no estل sَlo en el crimen sino en las infinitas consecuencias que produce, y en el grado de horror y clima de inseguridad y espanto que suscita en el seno de la comunidad si queda desprotegida.

35- ،Creyentes ! Temed a Dios, obedeciendo Sus َrdenes y apatلndoos de lo que os vedَ, y obrad a la luz de lo que os acerca a Dios, observando lo lيcito y haciendo el bien; y luchad en aras de vuestra religiَn combatiendo a vuestros enemigos; quizلs triunfaréis y prosperaréis con Su gracia.

36- Por cierto que aunque los incrédulos poseyeran todo lo que atesora la tierra de riquezas y patrimonio y poseyeran otro de igual valor y lo ofrecieran para redimirse del suplicio de Dios, el Dيa del Juicio Final de nada les servirل para salvarse, y jamلs les serل aceptado; no tendrلn escapatoria y recibirلn el severo y doloroso castigo.

37- Estos incrédulos querrلn liberarse del fuego, pero nunca saldrلn de él, y recibirلn un severo y permanente escarmiento.

38- Aquel o aquella que roba amputadles la mano como castigo de su delito y para que ello sirva para disuadir a los demلs. Esta es la sentencia de Dios. ةl es Todopoderoso, Prudente en Sus sentencias, establece para cada crimen el castigo que merece, para disuadir a los demلs, con el fin de poner coto al crimen.

39- Quien se arrepienta después de su iniquidad, se corrija y se enmiende, Dios aceptarل su arrepentimiento, porque la indulgencia y misericordia de Dios son amplias y grandes.

40- ، Creyente !, sé firme en tu compromiso religioso; ؟ no sabes que sَlo a Dios pertenece lo que atesoran los Cielos y la Tierra?. ةl castiga a quien quiere, con Su sabidurيa y poder, y perdona a quien Le place con Su soberanيa y Su misericordia; y ةl es el Omnipotente.

41- ، Mensajero !, que no te apene el modo de obrar de los incrédulos que transitan todos los grados, mلs bajos y mلs altos, de la jerarquيa de la incredulidad; no te apenes por esos falaces que dicen con sus bocas: ” Creemos”, cuando sus corazones no se sometieron a la verdad. Y dentro de los judيos hay quienes se prestan a escuchar la impostura de sus rabinos y aceptan su prédica, y dan su asentimiento a lo que un grupo de ellos dice, ensoberbecidos y animados por su sentimiento de odio hacia ti, no concurrieron a tu asamblea; éstos cambian y tergiversan lo que Dios estipulَ- con Su soberanيa- en la Torل, y dicen a sus seguidores: Si os llega este discurso alterado y falsificado aceptadlo y seguidlo, y si no os llega rechazad de aceptar otro. ،No te apenes! Pues a quien Dios quiere desviar por haber cerrado su corazَn, jamلs podrلs guiarlo a la verdad ni podrلs beneficiarlo con algo que Dios no le desea. Aquellos son los que exageraron en el extravيo y el empecinamiento; son aquellos a quienes Dios no desea purificarles el corazَn maculado de odio, profanaciَn, empecinamiento e incredulidad; esos tendrلn una afrenta en este mundo, y en el Otro, sufrirلn un grande y severo castigo.

42- Estلn لvidos de escuchar la difamaciَn, لvidos de apoderarse ilيcitamente de la hacienda que Dios no bendice: como es la corrupciَn, la usura y otros vicios; si se presentan a ti, para juzgarles, jْzgales si consideras que hay un bien en ello, o apلrtate de ellos; pues si te apartas de ellos en nada podrلn perjudicarte, porque Dios te ampara de la gente; y si los juzgas hazlo equitativamente como Dios manda, porque Dios aprecia a los justicieros, les salvaguarda y gratifica.

43- ،Qué asombroso! ، Cَmo te piden tu sentencia cuando la sentencia de Dios estل en la Torل! Lo mلs sorprendente aْn es que cuando tu sentencia no estل de acuerdo con su avidez, no la aceptan, cuando ella concuerda con lo que encierra su Libro. Esos no son los creyentes que se someten a la verdad.

44- Por cierto que hemos revelado a Moisés la Torل que guيa al camino de la verdad y la luz, con la cual juzgan los Profetas que consagraron sus almas a su Seٌor, asimismo los exégetas que siguen el sendero de los Profetas, y los escribas a quienes estaban encomendadas la observancia y la custodia del Libro de Dios y que te testimonian que es el verdadero. No temلis, pues, a los hombres, temed sَlo a Dios en vuestras sentencias. Temedme a Mي, vuestro Seٌor y el Seٌor del Universo; y no alteréis mis leyes, que revelé, por el insignificante precio de las cosas mundanales, como lo es la corrupciَn y la bْsqueda de los honores y del prestigio. Mas quienes no juzgan conforme a las leyes que Dios ha revelado, despreciلndolas, esos son los incrédulos.

45- Hemos prescrito a los judيos en la Torل, la ley del Taliَn para preservar la vida de la gente; en ella hemos prescrito: vida por vida, ojo por ojo, nariz por nariz, oreja por oreja, diente por diente y las heridas tal cual. Aquél que perdona y es caritativo hacia el victimario le servirل para expiar algo de sus propios pecados. Pero aquellos que no juzguen segْn lo que Dios ha revelado, se encontrarلn entre los inicuos e injustos.

46- Y tras estos Profetas hemos enviado a Jesْs hijo de Marيa confirmando lo que precediَ en la Torل, y le concedimos el Evangelio, guيa hacia la verdad y manifestaciَn de las leyes que corroboran la Torل que precediَ al Evangelio, como un faro que guيa hacia lo justo y una lecciَn para los timoratos.

47- Y ordenamos a los seguidores de Jesْs y adeptos del Evangelio para que juzgaran conforme a lo que Dios revelَ en él, mas aquellos que no juzguen conforme a lo que Dios revelَ se contarلn entre los desviados rebeldes a la ley de Dios.

48- ،Profeta!, te hemos revelado el Libro (el Qur’an) que ordena la verdad en todas sus prescripciones y sus narraciones, confirmante y salvaguardia de Nuestros Libros anteriores, corroborando la veracidad de éstos, y celador de los mismos por haberlo preservado de toda tergiversaciَn. Juzga entre adeptos del Libro- si te consultan- conforme a lo que Dios te revelَ y no transijas con sus concupiscencias y deseos de desviarte de la verdad. ،Humanos! A cada una de vuestras naciones hemos estipulado una norma evidenciando la verdad y un camino religioso claro para transitarlo. Si Dios hubiese querido habrيa hecho de vosotros una sola naciَn con un solo criterio y una sola aspiraciَn, cuyos métodos y orientaciَn no cambian con el tiempo; pero os ha hecho asي para probaros con lo que os agraciَ y prescribiَ para evidenciar quién es obediente y quién es rebelde. Aprovechaos, pues, de tales oportunidades y apresuraos en la benevolencia, porque vuestro retorno serل a Dios, a ةl sَlo; y os revelarل la verdad acerca de vuestras divergencias, compensarل a cada cual a la luz de sus obras.

49- ، Mensajero !, te ordenamos que les juzgaras conforme a lo que te fue revelado, y no transijas con sus deseos, en tus sentencias. Guلrdate de que te desvيen en lo mلs mيnimo de cuanto Dios te revelَ. Pero si rehusan lo que te revelَ Dios y desean otra cosa, sabe que Dios quiere confundirles en sus asuntos por sus almas corruptas, y por los pecados en que incurrieron contrariando sus sentencias y sus leyes, luego les castigarل el Dيa del Juicio Final(1) —————- (1) Este texto evidencia lo sublime de las leyes islلmicas para juzgar a los humanos: primero porque pone por encima las leyes justas y no de acuerdo a las circunstancias de las sociedades aunque sean malas, sino que juzgan a la luz del bien y del mal; y segundo, hacen que la ley deba ser una sola e indivisible para todos los humanos en todas las clases sociales. El Islam también establece el principio del regionalismo de la ley.

50-       Aquellos que no se someten a los mandamientos de Dios, ؟es que quieren aplicar las inicuas leyes de la Yahiliyya, es decir las sociedades preislلmicas, con todas sus injusticias? ؟ Pueden imaginarse mejores leyes que las dictadas por Dios, Omnisciente y Sapientisيmo?

51- ، Creyentes ! No os es lيcito tomar a los judيos ni a los cristianos como confidentes y defensores sometiéndoos a ellos. Ambos tienen el mismo sentimiento de enemistad hacia vosotros. Aquel que se somete a ellos es, ciertamente, uno de ellos. Por cierto que Dios no ilumina a los inicuos que se perjudican a sي mismos sometiéndose a los incrédulos.

52- Y si el sometimiento a los incrédulos sَlo lo aceptan los inicuos, observarلs que estos sometidos tienen el corazَn enfermo de debilidad y alterado por el virus de la hipocresيa cuando dicen: Tememos que nos azote una catلstrofe y que no nos auxilien. Podrيa ser que Dios acuerde la victoria a Su Enviado y a los musulmanes sobre sus enemigos, o que destaque la falsedad de esos hipَcritas, y se arrepentirلn por la incredulidad que ocultaron.

53- Entonces los creyentes sinceros, espantados y asombrados por la actitud de los hipَcritas, dirلn: ؟Acaso esos son los que juraron, con vehemencia, por Dios que estaban con vosotros en la lealtad a la fe de la religiَn, creyentes como vosotros? Mintieron y fueron vanas sus acciones; son los que perdieron la fe y el auxilio de los creyentes.

54- ، Creyentes !, quienes entre vosotros renieguen de la fe y sigan la incredulidad no perjudican a Dios en lo mلs mيnimo; Dios, enaltecido sea, les suplantarل por otras gentes, mucho mejores que ellos, que Dios ama y guيa hacia la obediencia, porque ellos aman a Dios y le obedecen; éstos encierran mucha modestia y misericordia para con sus hermanos creyentes y son mلs severos y rigurosos con sus enemigos; los creyentes luchan en aras de Dios sin temer el reproche de nadie. Tal es la gracia que Dios otorga a quien Le place dentro de los bien guiados y aptos a hacer el bien; porque Dios es munificientيsimo para los que merecen su generosidad.

55- ، Creyentes !, vuestra lealtad se debe a Dios, a Su Mensajero y a la gente creyente de vosotros mismos que observa la oraciَn ritual, paga el Zakat y es sumisa a Dios.

56- Aquellos que tomen a Dios, a Su Enviado y a los creyentes como confidentes y defensores son del partido de Dios; y los partidarios de Dios son los vencedores.

57- ، Creyentes !, no toméis como aliados a los enemigos del Islam que trataron vuestra religiَn con ironيa como, es el caso de los judيos, los cristianos y los idَlatras, aliados en su enemistad para con vosotros; no aceptéis someteros a ellos. Temed a Dios si sois leales a vuestra fe.

58- Prueba de su ironيa: cuando convocلis a la oraciَn la toman como objeto de escarnio e irrisiَn burlلndose de ella; porque no razonan y no saben distinguir entre el extravيo y la buena direcciَn.

59- ، Mensajero !, diles: ، Adeptos del Libro! Pretenderéis vengaros de nosotros sَlo porque hemos creيdo en Dios y en los Profetas, en los Libros auténticos. Creemos que la mayorيa de vosotros es depravada y extraviada de la ley y del sendero de Dios.

60- Diles: ، ؟ Queréis que os anuncie cuلl es el peor escarmiento ante Dios?! Es el de los que merecieron la cَlera de Dios y fueron exceptuados de Su misericordia, convirtiéndolos en simios, cerdos y extraviados adoradores de Satanلs. Son, pues, los mلs extraviados del sendero de la verdad.

61- Cuando los hipَcritas se presentan y dicen: Creemos, ،mienten! Entraron en vuestra asamblea disfrazados, incrédulos; y salieron de la misma tan incrédulos como entraron. Pero Dios sabe mejor que nadie el grado de hipocresيa que encierran en sي mismos y les castigarل por ello.

62- Reparas cَmo muchos de ellos se precipitan hacia la desobediencia y la hostilidad contra los demلs y son presos de avidez de apoderarse de la hacienda ajena por medio de la corrupciَn, el soborno y la usura. ، Qué detestable cuanto hacen !

63- ؟No hubiese sido mejor, para ellos, que sus rabinos les aconsejaran no mentir y no hartarse de lo ilيcito? ،Qué detestable cuando omiten aconsejar y amonestar!

64- Y los judيos dijeron: ، La mano de Dios estل encadenada y agarrada, no es prَdiga para dar! ، Que sus manos sean encadenadas! ، Y que sean privados de su misericordia ! Dios es muy generoso; dispensa Su gracia como Le place. Muchos de ellos estلn exacerbados en la rebeldيa y la infidelidad por lo que te fue revelado, se encierran en el odio y la envidia, pero les infundimos la enemistad y el rencor hasta el Dيa del Juicio Final. Cada vez que enciendan el fuego de la guerra contra el Enviado y los creyentes, Dios lo extinguirل, con las derrotas de los judيos y la victoria del Profeta y sus adeptos; se empecinan en sembrar la corrupciَn en la tierra con las maquinaciones, insidias, la sediciَn y el fomento de las guerras, pero Dios no aprecia a los corruptores.

65- Sin embargo, si los adeptos del Libro- judيos y cristianos- hubiesen creيdo en el Islam y en Su Profeta, y se hubieran apartado de los pecados, que hemos citado, les habrيamos absuelto de sus malas acciones e introducido en los jardines del disfrute y el bienestar.

66- Y si hubieran observado la Torل y el Evangelio tal como fueron revelados y se hubiesen comportado en consecuencia, y hubieran creيdo en lo que les fuera revelado por su Seٌor- el Qur’an-, habrيan sido agraciados, abundantemente, con la subsistencia que les vendrيa de todas partes. No son todos iguales, en el extravيo; entre ellos hay algunos sensatos justicieros; esos son los que creyeron en Muhammad y en el Qur’an; pero la mayorيa de ellos son detestables en cuanto hacen y dicen, oponiéndose a la verdad.

67- ،Enviado de Dios ! Proclama a la gente todo lo que te fue revelado por tu Seٌor, exhortلndoles a creer en Dios y no temas el daٌo de ninguno; porque si no lo hicieras no habrيas cumplido con la misiَn que te encomendَ Dios; pues fuiste designado para exhortar a toda la humanidad. Dios te preserva de los idَlatras, pues el orden del Creador no acuerda la victoria a la iniquidad en detrimento de lo justo. Por cierto que Dios no guيa a los incrédulos en el camino recto.

68- ،Mensajero !, di a los adeptos del Libro: por cierto no os atenéis a ninguna verdadera religiَn mientras no observéis todos los conceptos revelados en la Torل (el Pentatueco) y Evangelio y los apliquéis, y mientras no creلis en el Qur’an revelado por Dios a Su Enviado para guiar a los humanos. Estلte seguro, ، Mensajero !, que a la mayorيa de los adeptos del Libro se les exacerbarلn la iniquidad, la incredulidad y el empecinamiento, inducidos por su envidia y su odio por lo que se te revela en el Qur’an; no te apenes, pues, por los que se entregaron a la ingratitud.

69- Por cierto que los que creen en Dios, los adeptos de Moisés, los sabeos, los cristianos adeptos de Jesْs, que creyeron en la Resurrecciَn y el Juicio Final, que practicaron el bien como fue encomendado en el Islam, ciertamente no serلn presa del temor ni serلn privados de las delicias del Dيa de la Resurrecciَn.

70- Hemos concertado un compromiso cierto con los israelitas para que siguieran los preceptos de la Torل y les hemos enviado muchos Profetas para elucidarles y afirmarles nuestro compromiso, pero siempre violaron su pacto; y cada vez que un Enviado les anunciaba algo que no satisfacيa sus concupiscencias y caprichos, desmintieron a unos y mataron a otros.

71- Los israelitas presuponيan que jamلs serيan puestos a la prueba que discriminarيa a los firmes en la fe de los vacilantes, y asي no tuvieron la paciencia debida durante las pruebas, entonces muchos de ellos se desviaron, como los ciegos y sordos, y se distanciaron de la verdad ; por ello, Dios les castigَ y les humillَ. Mلs tarde volvieron a Dios arrepentidos; Dios les absolviَ devolviéndoles su dignidad; pero volvieron a descarriarse otra vez, comportلndose como ciegos y sordos. Dios estل enterado de cuanto hacen y les castigarل por ello.

72- Por cierto yerra aquél que cree que Dios se encarnَ en Jesْs hijo de Marيa y que de tal suerte, se tornَ Dios, como dicen los cristianos actualmente, aun cuando el Mesيas es inocente de tal pretensiَn y ordenَ a los israelitas ser fieles en la fe en Dios y les dijo: Dios es mi Creador y el vuestro, detentor del destino de todos nosotros, y aquel que pretende que Dios tiene copartيcipe, no entrarل nunca en el Paraيso y serل presa del fuego infernal, por transgredir los lيmites prescritos por Dios, y aquel que transgrede estos lيmites es inicuo y no tendrل socorredor que le salve del tormento.

73- Tampoco cree en Dios aquél que alega que Dios es parte de la Trinidad como pretenden los cristianos ahora. La verdad es que no hay mلs divinidad que Dios عnico; si no desisten estos extraviados de esta perversa creencia y vuelven a obedecer a Dios, un severo castigo azotarل a los blasfemos.

74- ؟Estos blasfemos no van a poner coto a estas creencias perversas y volver a la fe en Dios, e implorar Su perdَn por sus pecados? Dios es Indulgentيsimo, Misericordiosيsimo.

75- Jesْs, el Mesيas hijo de Marيa, no es mلs que un siervo como los demلs humanos, que Dios agraciَ con la profecيa como agraciَ a los Enviados que le precedieron; y su madre era una mujer como las demلs con una predisposiciَn natural a la sinceridad, a decir la verdad y a creer en su Seٌor; tanto ella como su hijo Jesْs necesitaban preservar su vida con los alimentos y la bebida que es lo propio de todos los humanos; observa, ، oyente!, el estado de esos enceguecidos, en cuanto al verdadero sentido de los versيculos que Dios revelَ para elucidarles; observa, pues, cَmo se desvيan de la verdad a pesar de su claridad.

76- ، Mensajero !, diles a esos descarriados: ؟Cَmo adorلis a un Dios incapaz de causaros ningْn perjuicio si dejلis de adorarle y que es incapaz de beneficiaros con algo si le adorلis? ؟ Cَmo dejan de adorar a Dios que es el Omnipotente, Omnioyente y Omnisapiente?

77- ، Mensajero !, diles a los adeptos del Libro(judيos y cristianos): Por cierto que Dios os exhorta a no escudaros en vuestra religiَn profanando la verdad para caer en lo vano, haciendo de sus criaturas dioses, profanando, asي, la misiَn de los Enviados; os amonesta para que no os entreguéis a la concupiscencia de aquellos que os precedieron, que se desviaron del camino recto y prohibieron a muchos humanos seguirle y se empecinaron en su extravيo del camino de la verdad tan evidente.

78- Dios exceptuَ a los profanadores, entre los israelitas, de Su misericordia por su rebeldيa y su perseverancia en la iniquidad y en la corrupciَn. Revelَ esta verdad a Su Profeta David y a Su Profeta Jesْs, hijo de Marيa.

79- Tenيan la permanente costumbre de no aconsejarse mutuamente para hacer el bien; ninguno de ellos aconsejaba el bien a otro cuando obraba mal. Hacer el mal y no aconsejarse el bien entre sي era lo mلs detestable del comportamiento de los israelitas.

80- Ves a muchos de ellos intimar con los idَlatras y tomarlos como socorredores para combatir al Islam. Esta perversidad que anida en sus almas les atrajo la cَlera de Dios, y por ella sufrirلn eternamente el castigo del Infierno.

81- Si hubiesen tenido fe en Dios y en su Enviado Muhammad y lo que le fue revelado en el Qur’an, no se hubieran identificado con los idَlatras contra los creyentes; pero la mayorيa de ellos son rebeldes depravados enemigos de todas las religiones.

82- ، Profeta !, te aseveramos que no hallarلs peores enemigos movidos por la animosidad y la execraciَn hacia los creyentes, como los judيos y los idَlatras que adjudicaron copartيcipes a Dios; en cambio encontrarلs afecto y amor para contigo entre los seguidores de Jesْs que se autonombraron cristianos, porque se encuentran entre ellos sacerdotes y monjes, que temen a su Seٌor y no se ensoberbecen cuando oyen la verdad.

83- Y porque cuando escuchan lo que te fue revelado en el Qur’an se impresionan y sus ojos se inundan de lلgrimas, porque reconocen, en ello, la verdad , entonces sus corazones se conmueven y sus lenguas se desatan con las alabanzas diciendo: ، Seٌor nuestro! Creemos en Ti y en Tus Profetas, creemos en la verdad que les revelaste; recibe, pues, nuestra devociَn e intégranos en la comunidad de Muhammad como a cuyos integrantes consagraste como testimonio y evidencia para con los humanos en el Dيa del Juicio Final.

84- ؟Y por qué no habrيamos de creer en Dios عnico y en lo que fue revelado a Muhammad, cuando aspiramos a que Dios nos introduzca en el Paraيso con aquellos que creyeron sinceramente y practicaron el bien?

85- Dios les prescribiَ, por su reconocimiento, la recompensa del Paraيso debajo de cuyos لrboles y palacios corren los rيos; en donde morarلn eternamente. Esta recompensa que merecieron es reservada para todos los caritativos y benefactores como ellos.

86- En cambio, los que se alejaron de Dios y de Sus Enviados, y desmintieron las evidencias que les fueron reveladas para guiar a los humanos en el sendero de la verdad , serلn presa de un severo castigo eterno en el Infierno.

87- ،Creyentes !, no os privéis de lo bueno y lيcito que Dios os permitiَ, sin abuso ni extralimitaciَn de lo que Dios os fijَ en sus leyes, respetando el justo medio en vuestros asuntos. Por cierto que Dios aborrece a los abusadores, infractores y transgresores.

88- Comed de lo que Dios os agraciَ e hizo lيcito para gozarlo y temed, siempre, a Dios y obedecedle ya que creيsteis en ةl.

89- Dios no os reprocharل por vuestros juramentos dichos sin mala intenciَn ,pero sي os recriminarل por lo que habéis manifestado intencionalmente en vuestros juramentos y luego abjurado. En caso de perjurio debéis cumplir con lo que lo absuelva, alimentando a diez menesterosos durante un dيa de lo que coméis vosotros y vuestros familiares que estلn a vuestro cuidado, sin derroches ni avaricia; o vestir a diez menesterosos con una vestimenta comْnmente conveniente o manumitir a un esclavo. En caso de que el perjuro no tenga las posibilidades de estas tres obligaciones materiales, deberل ayunar tres dيas. Cada una de estas penitencias absuelve el pecado de aquel que perjurَ. Preservad, pues, vuestros juramentos y no dejéis de expiar vuestros perjurios. De esta manera Dios os esclarece y evidencia Sus leyes, para agradecer Sus gracias y observarlas. (1) —————- (1) En materia de expiaciَn de los juramentos se debe destacar: en primer lugar, el Islam tendiَ a eliminar la esclavitud y multiplicَ los casos que se expيan con la liberaciَn de un esclavo: como para expiar el desayuno durante el mes de Ramadلn, durante el cual el musulmلn debe ayunar, lo que prueba que el Islam aborrece la esclavitud.

90- ،Oh, vosotros, los que creيsteis en Dios, en Sus Libros y en Sus Profetas, que os sometisteis a la verdad !, sabed que las bebidas alcohَlicas, el juego de azar, el acondicionamiento de las piedras para el sacrificio del ganado por la gloria de los يdolos, la supersticiَn del que liga la suerte al azar de las flechas (1) y de los guijarros con la intenciَn de conocer lo oculto del destino, todo ello constituye vanidades fْtiles y maniobras abominables de Satanلs; dejadlas para aseguraros una vida virtuosa, y la recompensa del Paraيso en la Resurrecciَn. ————– (1) Los motivos de prohibir las bebidas alcohَlicas y el juego de azar son: El alcohol es un vicio perverso que no aporta ningْn beneficio, el factor pernicioso que es intrيnseco en él es muy evidente. El alcohol altera la mente y el juego de azar despilfarra el patrimonio; ambos instrumentos de Satanلs trastornan y alteran los corazones. Ambos infunden la enemistad y el odio, pues el juego de azar siempre termina en peleas, genera odio y rencor; y el alcohol, ” la madre del vicio”, transforma al hombre pacيfico en una fiera agresiva, capaz de fomentar y cometer crيmenes, porque el alcohol debilita la afecciَn, incita a la perversidad. Aparta al creyente de observar sus oraciones rituales diarias y si ora- estando ebrio- la cumple haciendo gestos huecos, cuando la oraciَn es la elevaciَn absoluta del corazَn a Dios; es por todo ello que el Islam prohibiَ las bebidas alcohَlicas; aunque la embriaguez es su sيntoma visible, estل prohibida tanto en exceso como en una يnfima cantidad.

91- Por cierto que Satanلs sَlo ambiciona, por medio de las bebidas alcohَlicas y el juego de azar, infundir la enemistad, la divisiَn y el rencor para debilitaros en vuestros quehaceres, destruir vuestra concordia y atomizar vuestra uniَn, y distraeros del cumplimiento de vuestras oraciones y de adorar a Dios, haciendo apetecibles las bebidas alcohَlicas y el juego de azar. Apartaos, pues, de lo que proscribiَ Dios , para desbaratar los designios de Satanلs.

92- Obedeced, pues, las َrdenes de Dios que Su Enviado- Muhammad- os hizo llegar, y apartaos de lo que os expondrل al castigo de vuestro Seٌor por no haber acatado lo que os ordenَ. Precaveos, pues ya no tenéis mلs excusas después de lo que os evidenciَ el Profeta, puesto que la misiَn de Nuestro Enviado se limita a informaros de Nuestras leyes explicلndolas claramente.

93- Aquellos que creyeron en Dios y Su Mensajero y practicaron el bien, no serلn reprochados por lo que comen de lيcito y por lo que hayan disfrutado de lo ilيcito anteriormente al advenimiento del Islam, siempre que se abstengan de ello temiendo a Dios y observando Sus َrdenes a la perfecciَn, creyendo sinceramente en lo que les fue revelado, prescribiéndoles lo que es lيcito e ilيcito. Dios recompensa a los caritativos y a los leales en sus acciones en la medida de su caridad y de su lealtad.

94- ، Creyentes !, por cierto que Dios os probarل- durante la Peregrinaciَn- con la veda de cierta especie de la caza que cobran vuestras manos, vuestras lanzas y flechas, para cerciorarse de quien le teme en ausencia de los ojos de los humanos. Pero aquellos que transgreden estas leyes, después de haber sido informados, sufrirلn un severo castigo.

95- ، Creyentes !No matéis animales de caza cuando estلis consagrados a la Peregrinaciَn. Quien quiera de vosotros que los matara intencionalmente pagarل la misma indemnizaciَn con el sacrificio de una res de ganado semejante: sean camélidos, ovinos o bovinos, que determinarلn dos personas justicieras de entre vosotros, como oblaciَn para los menesterosos en la ka’ba, a cada menesteroso lo que satisface su dيa, es la expiaciَn del pecado cometido cazando, estando consagrado a la Peregrinaciَn; o ayunar dيas iguales al nْmero de menesterosos que hubieran comido la res que hubiese sacrificado, para que sufra las consecuencias de su falta. Dios perdona lo que se cometiَ antes de la prescripciَn de la veda; pero aquel que reincide, Dios le castigarل en consecuencia. Dios es vencedor, poderoso, severo en el castigo de los reincidentes.

96- Dios os permitiَ la pesca y comer del producto de la misma, siendo sedentarios o viandantes, y os prohibiَ cazar los animales no domesticables estando consagrados a la Peregrinaciَn; temed a Dios siempre presente; temed Su castigo y no Le desobedezcلis. A ةl seréis retornados en el Dيa de la Resurrecciَn en que os juzgarل por vuestras acciones.

97- Dios hizo de la Ka’ba, que es la Casa que Dios glorificَ, un lugar donde vedَ toda agresiَn contra los hombres y los animales; en su recinto y en sus alrededores les consagrَ lugar de encuentro en los cuales los hombres hallan la seguridad y hacia la cual dirigen sus rostros cuando cumplen las oraciones rituales diarias, y en donde los hombres se congregan, se concentran en una misiَn sagrada, para peregrinar, estando allي como huéspedes de Dios; también estableciَ el mes sagrado de la Peregrinaciَn y la oblaciَn de las reses ornamentadas para que se supiera son ofrendas de la Casa Sagrada, y para que sepلis que todo cuanto estل en los Cielos, desde donde desciende la Revelaciَn, y la Tierra, con todo lo que atesora, estل a Su alcance, prescribiendo a los que la habitan las leyes que se adecuan a su bien. Dios es Omnisapiente.

98- ، Humanos !, sabed que el castigo de Dios es muy severo, y que alcanzarل a los transgresores de Sus leyes; y que es indulgentيsimo para con los pecadores que se arrepientan y obedezcan Sus leyes; que es Misericordiosيsimo con los arrepentidos, Indulgentيsimo para con ellos.

99- Sَlo compete al Mensajero proclamar a los humanos el mensaje, para que se sientan responsables en su comportamiento y no tengan mلs excusas. Dios estل enterado de todo cuanto evidenciلis y escondéis.

100- ،Profeta!, diles que lo que os ha permitido de bueno y lo que os ha vedado de malo no se equiparan; una gran diferencia los separa ante Dios, aunque lo malo abunda y encante a muchos. ، Hombres de mentes sanas!, haced de la obediencia a Dios un escudo que os ampare de Su castigo, eligiendo lo bueno, apartلndoos de lo malo para que seلis victoriosos en la vida mundana y en la Otra.

101- ، Creyentes !, no interroguéis al Profeta acerca de la revelaciَn de cosas que Dios os ocultَ y que si fuesen reveladas en el Qur’an os atribularيan. Pero si preguntلis por ellas cuando hayan sido reveladas en el Qur’an, os serلn explicadas. Dios es Indulgentيsimo, Misericordiosيsimo, no apresura el castigo.

102- Gentes que os precedieron hicieron semejantes preguntas sobre cosas arduas, y luego de haberles sido prescritas por intermedio de Sus Profetas, no pudieron observarlas y las negaron. Dios desea la facilidad y obliga a los humanos a observar sَlo lo que pueden soportar.

103- Dios no os ordenَ vedar lo que os fue permitido, amputar las orejas de las camellas para luego, considerلlas consagradas, prohibiéndoos su empleo en tareas, nombrلndolas ” Bahira”, librلndolas al pasto libre por una promesa; o la llaman ” Sa’ib” vedando el carnero macho, consagrلndolo a los يdolos; y cuando la oveja pare un macho y una hembra nombrasteis a la hembra ” Wasila”, vedلndoos sacrificar el macho. Dios no os prescribiَ vedaros el provecho del décimo camello macho que nace, nombrلndolo ” Hami”. Dios jamلs os ha prescrito algo de todas aquellas supersticiones; pero los incrédulos lanzan la mentira y la adjudican a Dios; la mayorيa de ellos son insensatos. (1) ————— (1) Durante la época del paganismo, los لrabes tenيan costumbres abominables: * Cuando una camella parيa un macho en su quinto parto, le cortaban la oreja, prohibiendo que fuera montada, la libraban al pasto sin ninguna restricciَn y la nombraban ” Bahira” o sea la de la oreja amputada. * Si me curo de mi enfermedad o vuelvo de mi viaje sano y salvo liberaré mi camella y la haré ” Saiba”, igual que la ” Bahira”. * Y cuando una oveja parيa una hembra la tomaban para ellos y si parيa un macho lo dedicaban al sacrificio para los يdolos, y si parيa un macho y una hembra no sacrificaban el macho a su يdolo y lo nombraban ” Wasila”. * Y si el camello macho preٌaba diez veces una camella, prohibيan emplearlo en tareas, no lo montaban mلs y lo llamaban ” Hami”

104- Y cuando se dice a esos idَlatras: Avenيos a lo que Dios revelَ en el Qur’an y a lo que explيcito el Mensajero, dicen: Nos basta seguir lo que seguيan nuestros padres. ؟ Es correcto que digan esto? ، ؟ Aunque sus padres, como los animales, no entienden nada de la verdad y desconocen el camino de lo correcto?!

105- ، Creyentes ! Preocupaos de enmendaros obedeciendo a Dios. Por cierto que no os daٌarل la perdiciَn de los demلs si estلis bien encaminados y exhortلis a seguir la verdad. Todos vosotros seréis retornados sَlo a Dios, el Dيa de la Resurrecciَn, Quien os enterarل de cuanto hayلis hecho, y , entonces, concederل a cada cual la recompensa o el castigo que haya merecido. No castigarل a ninguno por un pecado cometido por otro.

106- ، Creyentes !, cuando uno de vosotros sienta los sيntomas de la muerte y se disponga a legar algo de su hacienda, debe llamar a dos testigos justos de entre los vuestros o, en su defecto, a dos extraٌos, y si estلis viajando y os sorprende el trance de la muerte, convocaréis a ambos después de observar la oraciَn colectiva y les haréis jurar por Dios diciendo: A ningْn precio trocaremos nuestro juramento aunque trocلndolo resulte beneficioso para nosotros o para algْn pariente nuestro, ni ocultaremos el testimonio que Dios nos encomendَ acatarlo tal como es, porque si ocultلramos el testimonio o lo alterلsemos nos contarيamos entre los pecadores que merecen el castigo de Dios.

107- Pero si ambos testigo mintieran, o escondieran algo, entonces otros dos parientes mلs prَximos del difunto reemplazarلn a ambos testigos después de observar la oraciَn conjunta para divulgar su mentira, jurando por Dios que ambos testigos mintieron y que su juramento es mلs verيdico que el de ellos, y no viola la verdad y que no acusan a ambos falsamente; si asي lo hicieran se contarيan entre los inicuos.

108- Esta manera de proceder es mلs adecuada para que el testimonio se ajuste a la verdad, observando su juramento por Dios o temiendo cualquier escلndalo si se revela su mentira. Observad, pues, a Dios en vuestros juramentos y buena fe; obedeced a las leyes de Dios aprobلndolas, pues en ellas estل vuestro bien; no las distorsionéis, entonces, pues os contarيais entre los rebeldes a la Ley Divina. Dios no ilumina a los transgresores.

109- Acordaos del Dيa de la Resurrecciَn cuando congregarل a todos Sus Enviados y les dirل: ؟ Cَmo os han respondido vuestras naciones a las cuales fuisteis Enviados? ؟ Creyeron o desmintieron? Entonces todas las naciones estarلn presentes para que se evidencie ante ellas la prueba del testimonio de sus respectivos Profetas, quienes precisarلn: Por cierto que ignoramos lo que sucediَ a nuestras naciones después de nosotros. Tْ eres el ْnico que estل enterado porque eres Omnisapiente de todo cuanto escondieron o evidenciaron.

110- En ese momento Dios llamarل a Jesْs hijo de Marيa, y le dirل: Acuérdate de Mis mercedes para contigo y para con tu madre cuando te confirmé con la revelaciَn, cuando te hice hablar siendo recién nacido para declarar la inocencia de tu madre, como te hice hablar a la gente en tu madurez con lo que te revelé, y cuando te enseٌé la escritura y te guié hacia la verdad acerca del dicho y del hecho, y te enseٌé el Libro de Moisés y el Evangelio que te revelé, y cuando con Mi beneplلcito te hice hacer milagros fuera del alcance de los humanos, cuando plasmaste con barro algo semejante a un pلjaro y soplaste en él y se hizo pلjaro vivo con el beneplلcito de Dios y Su poder, y cuando resucitaste con tus manos a los muertos con el beneplلcito de Dios y Su poder, y cuando contuve a los judيos cuando querيan matarte y crucificarte, cuando les presenté las evidencias para creer en ti, y cuando los incrédulos entre ellos renegaron y pretendieron que tus prodigios eran pura y evidente magia.

111- ، Mensajero !, recuerda a tu comunidad, cuando inspiramos a algunos de los que creyeron en Dios y en Su Enviado Jesْs, le creyeron y fueron sus muy allegados compaٌeros y dijeron: ، Creemos! Testimonia, ، Seٌor nuestro!, que somos leales, obedientes a Tus َrdenes.

112- Recuerda, cuando los seguidores leales de Jesْs dijeron: ، Jesْs hijo de Marيa ! ؟ Podrيa tu Seٌor conceder tu peticiَn si le pides que nos haga descender del Cielo una comida?; dيjoles Jesْs: Si sois creyentes en Dios temedle, pues, y obedeced Sus َrdenes sin recurrir a pedir mلs pruebas de lo que os presenté.

113- Dijeron: Deseamos disfrutar de una mesa para sosegar nuestros corazones probلndonos el poder de Dios y para saber y comprobar que nos contaste la verdad acerca de lo que nos dijiste de ةl- alabado sea- y de Su poder, y entonces, testimoniar a favor de este prodigio- el de la mesa servida- ante los que no la presenciaron.

114- Entonces, Jesْs hijo de Marيa, accediَ a su pedido y dijo: ، Seٌor nuestro !, poseedor de todo cuanto tenemos, haznos descender del cielo una mesa para que ello sea una fiesta para los creyentes entre nosotros, para los primeros y los ْltimos, y que sea un prodigio que evidencie Tu llamado, y agrلcianos con Tus merecedes, porque Tْ eres el sustentador por excelencia.

115- Dios dيjole: Por cierto que haré descender del Cielo una mesa, pero quien reniegue nuestras mercedes después de haberla contemplado sepa que le castigaré severamente como jamلs castigué a nadie, porque renegَ después de haberse evidenciado la prueba de la fe que propuso.

116- ، Profeta!, recuerda lo que sucederل el Dيa de la Resurrecciَn, cuando Dios dirل a Jesْs hijo de Marيa algo que evidenciarل la verdad: ؟ Fuiste tْ quien dijo: Tomadme a mي y a mi madre por dos divinidades apartلndoos de la ْnica adoraciَn que se debe a Dios? Dirل Jesْs: ، Glorificado seas! Exento estلs de tener un copartيcipe; no me corresponde pedir algo a lo que no tengo ningْn derecho. Si lo hubiera dicho lo habrيas sabido porque Tْ conoces lo que encierra mi alma ademلs de lo que digo, mientras yo ignoro lo que me ocultas porque Tْ eres el Omnisapiente enterado de todo cuanto se oculta.

117- No les he dicho sino lo que me has encomendado hacerles llegar, o sea: Adorad sَlo a Dios mi Seٌor y el vuestro. Mientras permanecي con ellos sabيa su situaciَn; cuando terminَ el plazo de mi permanencia con ellos, fuiste Tْ el ْnico celador de ellos, porque Tْ estلs enterado de todo.

118- Si Tْ les castigas por lo que hicieron, son Tus siervos, eres dueٌo de hacer con ellos lo que Te place, y si les perdonas, eres el ْnico Poderoso, Vencedor, el mلs prudente en todo lo que decretas.

119- Dios dirل: Este es el dيa en que los veraces se beneficiarلn de su lealtad. Tendrلn jardines debajo de cuyos لrboles corren los rيos, en donde morarلn eternamente y en donde gozarلn del beneplلcito de Dios. Dios se complacerل con ellos y ellos se complacerلn con Sus mercedes; y eso serل la mلs grande bienaventuranza.

120- Sَlo a Dios pertenecen los Cielos y la Tierra y todo cuanto encierran en sي. Sَlo ةl es Quien debe ser adorado. ةl es el Todopoderoso, capaz de realizar todo cuanto Le place.

Sura 6

El Ganado Al-An’am

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelada en Meca, excepto las aleyas 20, 23, 91, 93, 114, 151, 152 y 153. Fue revelada después de la sura Al- Hiyr y consta de 165 aleyas. Esta sura trata los siguientes conceptos: Llama la atenciَn del hombre sobre el Universo y lo que encierra de maravillas que evidencian la grandeza y magnificencia del Creador, Su majestad y Su unicidad; evidencia asimismo que no tiene copartيcipe en Su creaciَn, ni en Su adoraciَn, ni semejantes en Su esencia. Narra episodios de las vidas de algunos profetas, empezando por la de Abraham (la paz sea con él), elucidando cَmo llegَ a la creencia de la unicidad de Dios contemplando el Universo y lo que contiene: el movimiento de las estrellas, de la luna, del sol, hasta terminar- en su contemplaciَn- por adorar a Dios عnico. Llama la atenciَn del hombre sobre la magnificencia de la creaciَn, indicando cَmo sale algo tierno y vivo de algo sَlido y disecado, y cَmo se parte el grano para germinar. Seٌala el carلcter de los que niegan y cَmo se aferran a las ilusiones que les apartan de la verdad y les extravيan. Elucida lo que Dios prescribiَ de lيcito y de ilيcito en materia de nutriciَn. Seٌala lo que los idَlatras se autoprohibieron sin motivo plausible imputando tal prohibiciَn a Dios, alabado sea. Esta sura esclarece las prescripciones divinas que resumen la moral islلmica, en lo que se refiere a la prohibiciَn de adjudicar a Dios copartيcipes, perpetrar el adulterio, matar, usurpar el patrimonio de los huérfanos; la obligaciَn de no mermar en el peso y la medida, asegurar la absoluta justicia, cumplir con los compromisos, la benevolencia con los padres y la prohibiciَn de enterrar a las niٌas vivas.

1- Las alabanzas y el bello recuerdo sean para Dios, Creador de los Cielos y de la Tierra, de la luz y de las tinieblas, con su anuencia para el beneficio de los humanos, y a pesar de las maravillas de la de la creaciَn y las gracias divinas, los incrédulos le adjudican copartيcipes.

2- ةl fue quien os creo de barro, y a cada uno de vosotros le fijَ un plazo de vida que culmina con la muerte y a ةl sَlo pertenece el momento de la Resurrecciَn, cuando sacarل a los muertos de sus tumbas; y a pesar de todo, los incrédulos cuestionan el poder de Dios con referencia a la Resurrecciَn y al hecho de que sَlo ةl debe ser adorado.

3- Sَlo ةl es merecedor de adoraciَn en los Cielos y en la Tierra, ةl bien conoce cuanto ocultلis y cuanto manifestلis, y sabe todo cuanto hacéis, para recompensaros o castigaros por lo que habéis hecho.

4- Cada vez que los idَlatras se enfrentan con las pruebas divinas que evidencian Su unicidad y la veracidad de la misiَn de Sus Enviados, no se percatan de ellas ni las observan ni las toman en cuenta.

5- Desmintieron el Qur’an cuando les fue revelado y es la pura verdad, que no tiene nada de vano o absurdo. Pronto les alcanzarل el castigo anunciado en el mismo, en la vida mundanal y en la Otra; entonces se les evidenciarل la veracidad de las amenazas que menospreciaron.

6- ؟Acaso no reparan cْantas naciones anteriores a ellos que hemos aniquilado; generaciones que habيamos agraciado con Nuestras mercedes, fuerza y supervivencia, que no os hemos otorgado a vosotros, ،incrédulos!; les habيamos enviado copiosas lluvias para el beneficio de sus vidas, hicimos correr los rيos debajo de sus palacios, pero no agradecieron estas mercedes; entonces los aniquilamos por su idolatrيa y la abundancia de sus pecados; y tras ellos hemos creado otras generaciones mejores que ellos?

7- ،Profeta!, aunque te hubiéramos otorgado un libro escrito como prueba de la veracidad de tu misiَn, un libro que hubieran visto con sus propios ojos, palpando con sus propias manos, empecinados, hubiesen dicho: Esto no es mلs que sortilegio evidente.

8- Y dijeron: Pedimos que Dios haga descender un لngel que corrobore su veracidad; y si hubiéramos accedido a su pedido enviando un لngel como pidieron, se hubiesen obstinado en no creer, ya habrيa concluido todo y les hubiésemos aniquilado, y no les hubiéramos tolerado un solo instante.

9- Y si hubiéramos enviado un لngel para corroborar a los Enviados de Dios, lo hubiéramos enviado en forma de ser humano para que pudieran verlo y escucharlo- ya que no pueden ver al لngel en su forma original-, hubieran estado confundidos y caerيan en la misma confusiَn en que se debaten.

10- Los idَlatras se habيan burlado mucho de otros Enviados de Dios, anteriores a ti, ،Profeta! Pero los burladores se vieron pronto envueltos por el sufrimiento que los Enviados de Dios les anunciaron y del cual se burlaron anteriormente.

11- ،Profeta! , di a esos confabuladores: Recorred la tierra y observad como la aniquilaciَn fue el fin de los que desmintieron a los enviados de Dios; que ese fin sea una admoniciَn para los hombres.

12- ،Profeta! , di a esos confabuladores: ؟A quién pertenecen los Cielos, la Tierra y todo cuanto encierran? Y si no contestan diles que la misericordia de Dios abarca a todas las criaturas, no les apurarل el castigo, acepta su arrepentimiento. Os congregarل ,sin ninguna duda, el Dيa del Juicio Final. Los que perdieron sus almas y las expusieron al castigo son aquellos que desmintieron a Dios y el Dيa del Juicio Final.

13- A Dios pertenece todo lo que ocurriَ en cualquier lugar y en cualquier tiempo; ةl es el Omnioyente, Omnisapiente.

14- ،Profeta! di: ،No tomaré a otro protector que no sea Dios, ةl sَlo es el Creador de los Cielos y de la Tierra segْn un orden que nunca fue precedido. ةl es Quien sustenta a sus criaturas sin necesidad de ser sustentado por ellas. Di: Dios me ha ordenado ser el primero en abrazar el Islam (someterme voluntariamente a las prescripciones y leyes de Dios) y me prohibيa atribuirle copartيcipe digno de ser adorado.

15- Di: Temo el severo castigo si desobedezco a mi Seٌor.

16- Aquel que sea eximido de castigo el Dيa del Juicio Final serل aquel a quien Dios le habrل otorgado Su misericordia. Tal serل la bienaventuranza evidente.

17- Si Dios te inflige un mal, nadie podrل librarte de él, sino ةl; y si te agracia con un bien, nadie podrل privarte de Su gracia, porque es Omnipotente.

18- ةl es el Vencedor con su poder, el Soberano Absoluto sobre Sus siervos, el Prudente en todo lo que hace, el Omnisapiente de cuanto es evidente y oculto.

19- ،Profeta!, di a los que te desmienten y piden algo que corrobore tu misiَn: ؟Cuلl es el testimonio fidedigno para creerlo? Y di: Ciertamente Dios es el Supremo testigo entre vosotros y yo sobre la veracidad de lo que os traigo; este Qur’an me fue revelado como prueba de mi veracidad para amonestaros con él, tanto a vosotros como a quienes tengan conocimiento de él; es la prueba irrefutable de la verdad absoluta, porque sois incapaces de traer algo que se le asemeje; y pregْntales: ؟Osarيais aseverar que existen otras divinidades copartيcipes de Dios?; y diles: Yo no testimonio esto. Ciertamente el ْnico digno de ser adorado es Dios y no me considero responsable de los يdolos copartيcipes que Le atribuيs.

20- Los adeptos de los Libros divinos, judيos y cristianos, conocen perfectamente, a través de estos Libros, a Muhammad y la veracidad de su misiَn, como conocen a sus propios hijos; pero los que perdieron sus almas no convalidan lo que saben, porque ellos no creen.

21- No hay mلs impيo consigo mismo que aquél que forja mentiras acerca de Dios y pretende que tiene un hijo o copartيcipe o Le atribuye lo que no es aceptable, o desmiente las pruebas que evidencian Su unicidad y la veracidad de la misiَn de Sus Enviados. ،Por cierto que los impيos jamلs prosperarلn en este mundo ni en el Otro!

22- Y hazles recordar lo que les ocurrirل el dيa en que congregaremos a todas las criaturas para juzgarlas y digamos entonces, a los que adoran a otras divinidades: ؟Dَnde estلn aquellos que hicisteis copartيcipes de Dios para que os traigan algْn beneficio?

23- Entonces su sola escapatoria para eludir su tormentosa tribulaciَn es recurrir a la mentira y dirلn: Por Dios, nuestro Seٌor, que nunca adoramos a otra divinidad que Tْ

24- Mira cَmo se autoengaٌan con esta mentira, olvidando que inventaron piedras para adorarlas como copartيcipes de Dios.

25- Algunos de ellos te escuchan recitar el Qur’an, no para entenderlo o para guiarse por él, sino para blasfemar y tomarlo como tema de escarnio. Por tal comportamiento, les hemos privado de aprovechar sus mentes y sus oيdos, sigilando sus mentes, como si estuviesen ofuscadas, y esto no les permite distinguir la verdad, y tapando sus oيdos como si quedaran sordos, para no escuchar las aleyas corلnicas; y aunque ven las pruebas irrefutables no creen, hasta que vengan a ti a refutarte la verdad con lo vano, impulsados por su incredulidad para decirte: Esto no es mلs que fلbulas que escribieron los primitivos antes que tْ.

26- Y ademلs de apartarse del Qur’an y no aprovecharlo, impiden a otros beneficiarse de él; mas con ello sَlo se perjudican a sي mismos, sin advertir el mal que hacen.

27- ،Profeta!, si los vieras cuando sean enfrentados con el tormento del fuego infernal, verلs algo extraordinario y horroroso, cuando quieran retornar a la vida mundana y digan: Ojalل fuésemos retornados a nuestra primera vida para remediar lo que hemos corrompido y no desmentir las aleyas corلnicas reveladas por nuestro Seٌor y ser de los creyentes.

28- Sus palabras estلn motivadas por el hecho de que se les apareciَ lo que no se podيa ocultar mلs; era lo comunicado por el Mensajero; y aunque fuesen retornados como desean, seguramente reincidirيan en la incredulidad, impulsados por las ilusiones mundanas y el incentivo de su concupiscencia. Ciertamente son embusteros.

29- Y si fuesen devueltos a la vida mundana, retornarيan a su mismo comportamiento diciendo: ،No existe mلs vida que la terrenal y jamلs seremos resucitados!

30- Si les vieras cuando comparezcan ante su Seٌor, y cuando conozcan la veracidad de lo que Dios revelَ a Sus profetas, verلs su lamentable situaciَn cuando Dios les diga: ؟Acaso lo que estلis viendo ahora no es la verdad que desmentisteis en vuestra vida mundana? Entonces, humillados, dirلn: Si, por nuestro Seٌor, era la verdad. Entonces Dios les dirل: Entrad pues en el Infierno a causa de lo que habéis celosamente deseado con vuestra incredulidad.

31- Ciertamente los que desmintieran la comparecencia ante Dios para ser juzgados y recibir su merecido castigo y se empecinaran en su incredulidad hasta que fueran sorprendidos por el Dيa del Juicio Final, se arrepentirيan y dirيan: ، Ay de nosotros por haber despreciado seguir la verdad durante nuestra vida!; ahora estلn cargando con los fardos de sus pecados. ،Cuلn horrible es lo que cargan!

32- Los idَlatras creyeron que no existe otra vida mلs que la mundana, desmintiendo que durante su transcurso deben procurar el beneplلcito de Dios y no la diversiَn que no trae ningْn beneficio ni la concupiscencia en que se hunden; sin embargo, la Otra es la verdadera vida mلs provechosa para los timoratos que obedecen las َrdenes de Dios. ؟No comprendéis este claro concepto? ؟No distinguيs en nada lo que os perjudica y lo que os beneficia?

33- ،Profeta!, sabemos cuلnto te apena lo que los idَlatras dicen desmintiéndote. No te apenes por ello, porque al acusarte de mentiroso, ciertamente sَlo se perjudican a sي mismos, rechazando la evidencia; niegan con sus lenguas las pruebas de tu veracidad y las evidencias de tu profecيa.

34- Ya otros Enviados anteriores a ti fueron desmentidos y soportaron vejلmenes y ultrajes como los que tْ estلs soportando, hasta que llegَ nuestro socorro. Ten, pues, paciencia, como la tuvieron ellos, hasta que te llegue nuestra victoria; nadie puede mudar la promesa de Dios de dar la victoria a los que saben esperar pacientemente. La promesa de Dios es ineluctable. Ya encontrarلs consuelo en lo que te hemos narrado de los relatos de esos Apَstoles y el apoyo que les hemos brindado.

35- Y si el desdén de los incrédulos te apena, si puedes encontrar un camino en las entraٌas de la Tierra o ascender al Cielo para presentarles un milagro que corrobore tu veracidad, hazlo, pero no estل a tu alcance hacerlo. Cلlmate, pues, y acepta con paciencia lo que Dios te deparَ. Si Dios hubiera querido guiarles, les habrيa encaminado a todos de bueno o mal grado para abrazar la fe en lo que les aportaste; pero les dejَ libre albedrيo para probarles. ،No seas, pues, uno de los que ignoraron la ley de Dios para con Su creaciَn!

36- Ciertamente los sensatos que saben escuchar con discernimiento, responderلn al llamado de la verdad, pero esos no sabrلn aprovechar tu llamado, cual muertos que Dios resucitarل el Dيa del Juicio Final, a ةl retornarلn y serلn juzgados por lo que hicieron?

37- Y los idَlatras empecinados dijeron: Pedimos que se haga descender sobre Muhammad una prueba material de su Seٌor para creerle; diles, ،Profeta!: Por cierto que Dios es capaz de hacer descender cualquier prueba deseada, pero la mayorيa de ellos desconocen Su sabidurيa cuando hace los milagros, y si accediera a sus pedidos y luego desmintieran, les aniquilarيa; la mayorيa de ellos desconoce las consecuencias de sus obras.

38- La creaciَn constituye la prueba mلs contundente de la capacidad de Dios, de Su prudencia y de Su misericordia; pues no existe ser alguno que ande sobre la faz de la Tierra o que esté en sus entraٌas, ni un ave que vuele con sus dos alas en el espacio, que no hayan sido creados por Dios y que no constituyan grupos semejantes a vosotros, con sus propias peculiaridades, distinciones y normas de vida. Nada hemos omitido en el Libro original que no haya sido comprobado; y si desmintieron serلn congregados con todas las demلs naciones para ser juzgados el Dيa del Juicio Final.

39- Pero quienes no creyeron en Nuestro poder y en tu misiَn, a pesar de Nuestras pruebas elocuentes, no supieron aprovechar sus sentidos para conocer la verdad y se debatieron en lo vano de la idolatrيa y del empecinamiento; es como un sordomudo en las tinieblas de la noche, no tiene escapatoria. Si tuvieran predisposiciَn para el bien, Dios les hubiese guiado; por cierto que Dios- alabado sea- desvيa al que tiende hacia el mal, dejلndole a su libre albedrيo, y aquel cuya integridad y lealtad busca la verdad, Dios le facilita seguir el camino recto y claro de la fe.

40- ،Profeta!, di a esos idَlatras: ،Decidme! Cuando el castigo de Dios os azote en la vida y os sorprenda con su espanto el Dيa del Juicio Final, ؟por ventura invocaréis a otra divinidad que no fuese Dios para vuestra socorro?

41- Puesto que sَlo ةl os orienta, entonces os salvarل si quiere y en esta severيsima situaciَn, os olvidaréis de los copartيcipes que le habيais asociado?

42- ،Profeta!, no te apenes por lo que te hace sufrir tu propio pueblo; ya hemos enviado antes de ti profetas a muchas naciones, antes que a la tuya, que fueron desmentidos. A esos pueblos los hemos atormentado con la congoja que les alcanzَ; quizلs asي se arrepientan y vuelvan a Dios.

43- Deberيan haber vuelto a su Seٌor, pero se empecinaron, sus corazones continuaron endureciéndose y Satanلs les hizo aparecer como bueno cuanto oprobio cometيan.

44- Cuando desoyeron las admoniciones de lo que les alcanzَ de pobreza y enfermedades, les abrimos de par en par las puertas de la prosperidad hasta que se sintieron regocijados por lo que les brindamos- sin ni siquiera agradecer nuestras mercedes-; entonces fueron sorprendidos por el tormento del castigo y se encontraron desesperados y confundidos sin hallar el camino del la salvaciَn.

45- Estos incrédulos fueron todos exterminados. Alabado sea Dios, Quien demuestra a las criaturas el severo castigo y también la prosperidad, y purifica la Tierra de la maldad de los depravados.

46- ،Profeta!, diles: Decidme, si de pronto Dios os privase del oيdo, cubriese vuestros corazones hasta que perdieran la facultad de percepciَn transformلndoos en sordomudos sin facultad de comprensiَn, ؟qué otra divinidad, fuera de Dios, podrيa restituiros? ،Profeta!, repara cَmo les exponemos variadas evidencias, y no obstante, se desvيan, se apartan y no las aprovechan.

47- Diles: Si el castigo de Dios os azotara sorpresivamente o paulatinamente por haber sido advertidos, ؟quiénes serيan castigados sino los incrédulos que se perjudicaron a ellos mismos, por su empecinamiento en la idolatrيa y en lo vano? Por cierto no azotarل a otros.

48- No enviamos a los Profetas sino como albriciadores de Nuestras mercedes para los que creen y amonestadores con el castigo para los incrédulos. Pero quienes crean en su misiَn y hagan el bien, no serلn nunca presa del temor de ser azotados por ningْn mal ni serلn atribulados con la privaciَn de algْn bien.

49- En cambio, quienes desmienten las pruebas evidentes que acreditan la veracidad de lo que les aportaron los Mensajeros, el castigo les azotarل por su desobediencia y su desvيo de la fe.

50- ،Profeta!, di a esos incrédulos: No os digo que tengo la facultad de disponer de lo que pertenece a Dios para satisfacer vuestros pedidos, ni que conozco el mلs allل que Dios no me ha enseٌado, ni tampoco os digo que sea un لngel capaz de ascender al cielo. Di: Soy tan solo un humano que sigue lo que Dios le revela. ،Profeta!, di: ؟Acaso podrيan equipararse el guiado y el extraviado en la percepciَn de la verdad? ؟No reflexionلis al rechazar que se os encamine en el sendero recto, no reflexionلis con vuestras mentes hasta que os sea evidenciada la verdad?

51- Amonesta leyendo el Qur’an a quienes temen el tormento al cual serلn conducidos por los لngeles para ser juzgados y recibir el castigo merecido, cuando no tendrلn fuera de Dios protector ni intercesor alguno, sino con la anuencia de Dios. Amonéstales para que se aparten de lo que provoca la ira de Dios.

52- No respondas, Profeta, al llamado de los soberbios entre los incrédulos, para alejarte de los creyentes humildes, quienes invocan constantemente a su Seٌor y sَlo persiguen Su beneplلcito. No repares en las maquinaciones de los idَlatras, contra esos creyentes, puesto que no eres responsable ante Dios de lo que hacen, como tampoco ellos son responsables de cualquiera de tus actos; porque si escuchas a esos incrédulos empecinados, y te alejas de los creyentes, te contarلs entre los inicuos e injustos.

53- Con esta prueba- que es Nuestra- hemos examinado a los soberbios, alentando a los humildes a abrazar el Islam, para que desaprobando y burlلndose, digan: ؟Esos humildes son los que Dios agraciَ de entre nosotros con las mercedes que les prometiَ Muhammad? Ciertamente estos humildes agraciados se percatan de las mercedes de Dios guiلndoles a la fe. Por cierto Dios conoce mejor que nadie a los agradecidos.

54- Cuando se te presenten quienes creen en el Qur’an, diles honrلndoles: Que la paz sea con vosotros, os traigo las albricias de la infinita misericordia de Dios, Que se impuso a Sي mismo perdonar a quien de vosotros, por ignorancia, cometiera una falta sin reflexionar en sus consecuencias, y luego se arrepintiera y se enmendara. Dios le perdona, porque es Indulgentيsimo, Misericordiosيsimo.

55- Con semejantes esclarecimientos ilustramos las diversas pruebas para seٌalar el camino de la verdad que los creyentes toman, y el camino de lo vano que los incrédulos siguen.

56- ،Profeta!, di a esos incrédulos: Dios me ha vedado adorar a los que adorلis fuera de Dios; no transigiré con vuestras concupiscencias; si lo hiciera me desviarيa de la verdad y no me contarيa entre los bien guiados.

57- Diles: Me atengo a la evidencia emanada de mi Seٌor; vosotros desmentيs lo que fue revelado en el Qur’an; no estل en mi poder acelerar el castigo que merecéis, estل sَlo en poder de Dios, dependiendo de Su prudente voluntad, porque el juicio y el poder sَlo a ةl incumben; si quiere acelera vuestro castigo y si quiere lo atrasa segْn su prudente sabidurيa. Es el juez entre vosotros y yo.

58- Diles: Si estuviera en mi poder lo que pretendéis, en cuanto a acelerar vuestro castigo, lo hubiese hecho, irritado por vuestra actitud hacia mi Seٌor, y se hubiera resuelto el asunto entre vosotros y yo; pero la cuestiَn estل en manos de Dios; sَlo ةl conoce bien los castigos, adelantados o atrasados que merecen los incrédulos.

59- ةl posee el conocimiento del Mلs Allل, y nadie mلs que ةl. Sَlo ةl dispone lo que se debe dispensar y a quién quiere hacerlo. Su conocimiento abarca todo cuanto existe en la tierra y en los mares; no cae una hoja de un لrbol- cualquier hoja- sin que ةl lo sepa, ni cae una simiente o algo sَlido o liquido en la tierra sin que ةl, alabado sea, se entere.

60- ةl es quien os sume en el sueٌo durante la noche y os reanima durante el dيa, y bien sabe lo que habéis hecho durante el dيa, hasta que se cumpla vuestro término prefijado con vuestra muerte, y luego retornaréis todos a Dios, el Dيa del Juicio Final; entonces ةl os enterarل de cuanto habéis hecho de bien o de mal para compensaros por el bien realizado o castigaros por el mal causado.

61- ةl es el Soberano Absoluto, con Su poder sobre Sus siervos, y os envيa لngeles custodios que registran cuanto hacéis hasta que la muerte alcance a cada uno de vosotros; cuando Nuestros لngeles, obedientes en todo lo que les encomendamos, recojan vuestras almas.

62- Luego los muertos serلn resucitados y todos se congregarلn ante su Seٌor, el ْnico que los juzgarل con su absoluta justicia; ةl es el mلs diestro y rلpido de lo jueces.

63- ،Profeta!, di: ؟Quién os salva de los desastres de la tierra y del mar cuando os azotan y rلpidamente buscلis refugio en Dios, y es cuando acudيs a ةl manifestando vuestro sometimiento y sintiéndolo: Juramos que nos contaremos entre los que reconocen tu gracia y agradecen tus mercedes, si nos libraras de estos desastres?

64- Sَlo Dios os salva de esos desastres y de cualquier adversidad, y sin embargo le atribuيs يdolos copartيcipes que no os amparan de los infortunios ni os benefician con ningْn bien.

65- Diles: ،Sَlo Dios es dueٌo de infligiros un castigo que os caiga del Cielo u os azote desde la Tierra; es capaz de convertiros en enemigos y disgregaros en diferentes sectas animadas por distintas concupiscencias, siendo adversarios los unos de los otros, castigلndoos mutuamente con severidad! Repara en cَmo destacamos las evidencias con Nuestro poder. Soy el عnico digno de ser adorado.

66- Sin embargo, tu propio pueblo desmintiَ el Qur’an, que es la verdad absoluta. ،Profeta!, diles: Yo no soy mandatario de vosotros para preservaros ni para registrar vuestros actos, para recompensaros o castigaros. Vuestro asunto estل en manos Dios.

67- Cada noticia, relatada en el Qur’an, acontece a su debido tiempo, y pronto conoceréis la verdad cuando suceda.

68- Cuando presencies la asamblea de los incrédulos y les encuentres denigrando las aleyas del Qur’an, burlلndose de las mismas, apلrtate de ellos hasta que cambien de conversaciَn. Si se te olvida y permaneces con ellos, al recordar la orden de Dios de apartarte, no vuelvas a reunirte mلs con los inicuos.

69- Los que cuidan las leyes de Dios no soportarلn ninguna responsabilidad de los pecados de esos inicuos empecinados en su extravيo; sin embargo, tienen la responsabilidad de advertirles por si recuerdan y temen el castigo de Dios y desprecian lo vano.

70- ،Profeta!, aléjate de aquellos que toman la ley de Dios como juego y diversiَn, y fueron obnubilados por la vida mundanal e ignoran la otra Vida. Predيcales con el Qur’an y amonéstales con los tormentos del Dيa en que cada alma serل presa de lo que cometiَ, cuando no tendrل protector ni intercesor alguno fuera de Dios. Aquellos incrédulos presos del castigo por la maldad que cometieron tendrلn por bebida, en el Infierno, agua hirviendo y sufrirلn un severo castigo por su incredulidad.

71- Di a estos incrédulos, recriminلndoles: ؟Acaso se concibe que adoremos a divinidades fuera de Dios, que ni perjudican ni benefician, volviendo asي a la idolatrيa, después que Dios nos agraciَ con la fe, como aquel que fue fascinado por los demonios que lo extraviaron y dejaron aturdido en la tierra sin poder guiarse hacia el camino recto, a pesar de tener fieles compaٌeros que trataban de salvarle de lo falso diciéndole: Vuelve al recto camino, sin siquiera escucharles? ،Profeta!, di: El Islam es la verdadera direcciَn de la bondad y la sensatez y fuera de él estل lo falso, el espejismo ilusorio. Dios nos encomendَ seguirlo, ةl es el Creador de los humanos, el Proveedor de sus necesidades.

72- Alejaos de los idَlatras después de invitarles a seguir la buena senda, y consagraos a adorar a vuestro Seٌor. Observad vuestras oraciones con recogimiento, temed a Dios, cumplid sus َrdenes, porque a ةl seréis retornados.

73- ةl solo fue Quien creَ con Su prudencia los Cielos y la Tierra, sobre las bases de la verdad y la sabidurيa, y su voluntad se materializa instantلneamente cuando ةl lo desea; crea todas las cosas con una palabra: “Sé”. Su palabra es la ْnica verdad; a ةl sَlo pertenece la absoluta potestad el Dيa del Juicio Final, cuando tronarل la voz del llamado anunciando la Resurrecciَn. ةl es Prudente en todo lo que hace con su infinita sabidurيa, Conocedor de todo lo que es visible e invisible.

74- ،Profeta!, recuerda lo que aconteciَ cuando Abraham dijo a su padre Azar, aborreciendo lo que adoraba fuera de Dios: No debيas tomar los يdolos por divinidades, por cierto veo a ti y a tu pueblo, que practica estas creencias, en un manifiesto extravيo de la verdadera senda.

75- Y como Abraham vio- con Nuestra anuencia- la perdiciَn de su naciَn y su pueblo adorando a los يdolos, le hicimos observar Nuestro reino que abarca los Cielos y la Tierra y lo que encierran, para persuadir a su pueblo y para afianzar su fe.

76- Abraham se dirigiَ a su Seٌor, Que le guiَ cuando la noche cubriَ la faz del dيa con su manto de oscuridad; entonces percibiَ una estrella luminosa y dijo: He aquي a mi Seٌor, pero cuando ésta desapareciَ, dijo, negلndole la divinidad: ،No acepto adorar divinidades que desaparecen!

77- Y cuando vio aparecer la luna, pensَ en su fuero interno: Este es mi Seٌor, pero cuando desapareciَ como habيa desaparecido la estrella y se le evidenciَ la falsedad de su carلcter divino, les dijo con la intenciَn de guiarles: Juro que si mi Seٌor no me guiase a la verdad, por cierto que me contarيa entre los desorientados.

78- Y cuando vio despuntar el sol, dijo a sي mismo: ،Este es mi Seٌor, es el mayor astro de los que percibimos! Pero cuando desapareciَ, dijo: ،oh pueblo mيo! No me siento responsable de vuestros يdolos a los que hacéis copartيcipes de Dios.

79- Cuando se percatَ de la futilidad de las cosas creadas, se dirigiَ a Quien las creَ, diciendo: Yo aspiré a consagrarme a Dios solo, Quien creَ los Cielos y la Tierra, apartلndome de cualquier senda que no sea la Suya, y después de haber observado las evidencias de Su unicidad, no soy de los idَlatras.

80- Y a pesar de todo lo evidenciado, su pueblo se empecinَ en discrepar con él acerca de la unicidad de Dios, y le amenazaron con la cَlera de sus divinidades; entonces les dijo: ؟Pretendéis refutarme acerca de la unicidad de Dios, cuando ةl es Quien me iluminَ acerca de lo veraz? Sabed que no temo la ira de vuestros يdolos, sَlo si Dios quiere que algo de mal me suceda, me sucederل, porque ةl es el عnico Poderoso. ةl es Omnisapiente, conoce todas las cosas al contrario de vuestros يdolos que no conocen nada. ؟Cَmo podéis ignorar todo aquello y no percibir que Dios es el ْnico digno de ser adorado?

81- Y me extraٌa que penséis que yo pueda temer a vuestros falsos يdolos, vosotros que adorasteis a divinidades indignas de ser adoradas, a pesar de las evidencias que comprueban la unicidad de Dios. ؟Cuلl de los dos partidos es mلs digno de confianza y merece ser creيdo, si conocéis la verdad y la percibيs?

82- Los creyentes en Dios no alteraron su fe adorando a otras divinidades, sَlo ellos son merecedores de la tranquilidad, ،sَlo ellos son los bien encaminados hacia la verdad!

83- Tal fue la evidencia que otorgamos a Abraham acerca de Nuestra divinidad y de Nuestra unicidad, que persuadiَ a su pueblo y lo elevَ y elevَ su dignidad sobre ellos; es atributo Nuestro elevar la dignidad, con el conocimiento y la sabidurيa de quien queremos, porque tu Seٌor, ،Profeta!, es Prudente, Sapientيsimo, coloca las cosas en su lugar, sabe quién merece ser elevado y quién no.

84- Agraciamos a Abraham con Jacob, hijo de Isaac, a quienes habيamos iluminado acerca de la verdad y del bien, como lo habيamos hecho con su padre; habيamos iluminado a Noé y guiamos bien a su descendencia: David, Salomَn, Job, José, Moisés, Aarَn, recompensلndolos como lo hacemos con los bienhechores que se lo merecen.

85- E iluminamos a Zacarيas, Yahia (Juan), Jesْs y Elيas, quienes se cuentan entre Nuestros piadosos siervos.

86- E iluminamos a Ismael, Eliseo, Jonلs y Lot, a cada uno de los cuales preferimos sobre sus contemporلneos, confiلndoles la profecيa y la iluminaciَn.

87- Y elegimos a algunos padres, hijos y hermanos de éstos, que encaminamos en la senda recta sin distorsiones.

88- Tal es el gran éxito que Dios les hizo alcanzar y por el cual conduce a quienes quiere entre Sus siervos, pero si hubiesen atribuido copartيcipes a Dios, habrيan desmerecido todo cuanto hicieron sin merecer ninguna recompensa.

89- Estos son aquellos a quienes concedimos los Libros revelados, el discernimiento y la honra de la profecيa; los que niegan estas tres distinciones, entre los idَlatras de Meca, y las denigran, se las confiaremos a otro pueblo, que nos las agradezca.

90- ،Profeta!, debes seguir el consenso de aquellos (Profetas) a quienes Dios iluminَ y guiَ en el camino de la verdad y del bien, en lo que ataٌe a las bases de la religiَn y las grandes virtudes y no sigas otra senda; y di a tu pueblo, ،Profeta!, tal como ellos les dijeron a sus pueblos: No os pido recompensa alguna por mi exhortaciَn a la palabra de Dios. Este Qur’an no es mلs que una exhortaciَn para los humanos, mi ْnico objetivo es que lo aprovechéis.

91- Estos incrédulos no estimaron a Dios como se merece, ni en Su misericordia ni en Su sabidurيa, cuando desmintieron que ةl hubiera revelado Su Libro a hombre alguno. ،Profeta!, di a los idَlatras y los secuaces judيos: ؟Quién, entonces , revelَ el Libro presentado por Moisés, que es la luz que alumbra, guيa y encamina? Vosotros, judيos, hicisteis de Su Libro folios sueltos que exhibidos concuerdan con vuestras concupiscencias, y ocultلis muchos otros que os incitan a creer en el Qur’an, mediante el cual habéis sido instruidos acerca de lo que ignorabais, vosotros y vuestros padres. Dales tْ la respuesta y diles: Dios es El que revelo la Torل; y luego déjales entregados a sus charlatanerيas como niٌos atareados en sus frivolidades.

92- Este Qur’an que hemos revelado, tal como fue revelada la Torل, es un libro lleno de gracias, perpetuo hasta el Dيa del Juicio Final, que confirma los precedentes Libros revelados, corroborando sus respectivas revelaciones, para anunciar las buenas nuevas a los creyentes y amonestar a los incrédulos de Meca, sus alrededores y todos los rincones de la Tierra acerca del enojo de Dios, si ellos no se someten a ةl. En cuanto a aquellos que creen en el Dيa del Juicio Final, estلn motivados tanto por la esperanza de la recompensa, como por el temor al castigo; y creyendo en ةl observan el cumplimiento de sus oraciones como deben ser cumplidas.

93- El Profeta no mintiَ cuando anunciَ que el Qur’an emana de Dios. No hay mلs inicuo que quien forja mentiras acerca de Dios o dice: Recibي una revelaciَn de Dios, sin que haya recibido revelaciَn alguna; y no hay mلs inicuo que quien dice: Yo puedo exponer palabras como aquellas que fueron reveladas por Dios. Si vieras a los inicuos sufrir en la agonيa de la muerte cuando los لngeles violentamente arrancan el alma de sus cuerpos, presenciarيas algo espantoso, cuando se les dice: Ahora empezلis a recibir lo que merecéis como castigo humillante, en compensaciَn de lo que sostenيais de falso acerca de Dios, de vuestra soberbia y falta de discernimiento en la contemplaciَn de las maravillas del Universo relatadas por el Qur’an.

94- Dios les dirل el Dيa del Juicio Final: Os percatلis ahora que salيs vivos de vuestras tumbas, solitarios, tal como os hemos creado en vuestra anterior vida, comparecéis desprovistos de vuestra riqueza, de vuestros hijos y amigos, habiendo dejado atrلs todo lo que os habيamos dado. Y no vemos a vuestros intercesores que creيas que serيan vuestros defensores frente a Dios, y que tomasteis como copartيcipes de Dios en la adoraciَn. Ya se han interrumpido entre vosotros y ellos todos los vيnculos y se esfumَ todo cuanto habيais creيdo que os beneficiarيa.

95- Por cierto que las evidencias del poder de Dios en la Resurrecciَn de los muertos de sus tumbas son tangibles y numerosas, pues sَlo ةl hace germinar la semilla para producir plantas, divide el nْcleo del cual salen los لrboles. Sَlo ةl hace surgir la vida de la materia muerta, como el caso del hombre que sale del barro, y la materia muerta de la vida como la leche del animal, solo ةl es Todopoderoso, el Verdadero Dios. No puede haber algo que os aparte de adorarle para adorar a otros fuera de ةl.

96- Es ةl Quien hace despuntar el alba con la luz del dيa, para que los seres vivos emprendan la bْsqueda de su subsistencia, y quien estableciَ la noche para el reposo del cuerpo y del alma, y dispuso el movimiento del sol y de la luna segْn un ritmo infaliblemente preciso y minucioso, para que los humanos sepan distinguir los momentos de sus rezos y de sus quehaceres. Ese orden minucioso y preciso es la obra de Dios, Supervisor del Universo, Conocedor de todo cuanto existe en él.

97- Y ةl es Quien creَ las estrellas para que os orientarais con sus posiciones y os encaminarais por la tierra y por el mar en la oscuridad de la noche. Hemos dilucidado las evidencias de Nuestro poder para quienes son capaces de entender las cosas como son.

98- ةl es Quien os creَ de una sola persona, que es Adلn, padre de la Humanidad. El origen de Adلn es la tierra, lugar donde pasلis vuestra vida y donde seréis enterrados. Ya hemos dado evidentes pruebas para los que son capaces de entender.

99- ةl es Quien hace descender del cielo el agua con la que hace germinar toda clase de plantas, de las cuales hace producir tallos verdes y de estos, granos espigados, y de los brotes de las palmeras originamos racimos cargados de frutos, de fلcil consumo; y con el agua originamos los viٌedos, los olivares y los granados, los cuales producen frutos diversos en forma, gusto, aroma y beneficio. Reparad, con discernimiento y consideraciَn, en su fruto cuando fructifica y cuando pasa por sus diferentes etapas hasta que madura. Por cierto que en esto hay evidencias para quienes buscan la verdad, creen y se someten a la misma.

100- Y a pesar de todas estas evidencias, los idَlatras hicieron de los لngeles y de los demonios copartيcipes de Dios, Quien creَ a todos ellos. Es inadmisible adorar a divinidades fuera de Dios, siendo ةl el Creador de lo que pretenden adorar. ،No se admite adorar lo que fue creado como vosotros!; y neciamente, esos idَlatras inventaron hijos a Dios: los cristianos pretendieron que Jesْs es hijo de Dios y los idَlatras entre los لrabes pretendieron que los لngeles son hijos de Dios. Todo aquello es ignorancia y falta de conocimiento y discernimiento. Glorificado y exaltado sea Dios, sobre todo lo que le atribuyen.

101- Dios Creador de los Cielos y de la Tierra, sin ningْn precedente semejante, ؟cَmo puede tener un hijo, como pretenden, cuando no tuvo esposa? ةl es el Creador de todo cuanto existe, inclusive de esos que se le atribuyen como copartيcipes. El Omnisciente registra sus dichos y hechos, y los juzgarل segْn sus actos.

102- El que posee los atributos de la absoluta perfecciَn es Dios, vuestro Seٌor. No hay otra divinidad fuera de ةl. Creador de todo lo que es y serل, sَlo ةl es digno de adoraciَn. Adoradle pues ةl es el ْnico custodio de todo. A ةl serل el retorno y el paradero de todo y de todos.

103- Las miradas no le pueden percibir, pero ةl conoce bien hasta los mلs minuciosos detalles de los seres. ةl es el Sutil Conocedor, al que no se le escapa nada. ةl es el Omniconocedor.

104- ،Profeta!, di a los humanos: Ya os han llegado las evidencias corلnicas de vuestro Creador y vuestro Seٌor, esclareciéndoos el camino de la verdad; quien sepa aprovecharlas se beneficia a sي mismo, y quien las niega y se aparta de ellas se perjudica a sي mismo, y yo no soy vuestro protector ni preservador. Soy sَlo un Mensajero de Dios para haceros llegar Su mensaje.

105- Con esta maravillosa diversificaciَn exponemos las evidencias corلnicas para que sean una prueba irrefutable contra los confabuladores que sَlo saben mentir acusلndote de haber aprendido tus conocimientos de los hombres y no de Dios; y es para esclarecer la verdad que te fue revelada sin ninguna inclinaciَn concupiscente para quienes perciben la verdad y se someten a ella.

106- ،Profeta!, sigue lo que te fue revelado por tu Seٌor, dueٌo de tu suerte y proveedor de tus asuntos. ةl es el عnico Dios, digno de obediencia y de sometimiento; observa su obediencia y no prestes atenciَn a la obstinaciَn de los idَlatras.

107- Si Dios hubiese querido obligarles para que le adoren, lo hubiera hecho, pero ةl les dejَ usar su libre albedrيo. No te hemos designado para supervisar su actuar, ni tampoco para dirigir sus asuntos ni rectificarles.

108- No injuriéis, creyentes, los يdolos que adoran los idَlatras, fuera de Dios, para evitar sus reacciones coléricas que los impulsarيan a enojarse e injuriar inicuamente a Dios. Asي como hemos deslumbrado a esos idَlatras, con el amor de sus يdolos, hemos prescripto a cada pueblo su manera de comportarse segْn sus actitudes e inclinaciones; luego su retorno serل sَlo a Dios el Dيa del Juicio Final, Quien les harل saber de cuanto hayan hecho y les harل recibir el merecido castigo.

109- Los idَlatras juraron solemnemente que si les llegara un milagro materializado, como pidieron, creerيan. Di, Profeta: Los milagros estلn en poder de Dios, sَlo ةl puede hacerlos, no estل en mis manos; ؟quién podrل hacer entender, creyentes, lo que estل prescripto en mi conocimiento ya que aun cuando estos milagros ocurriesen, no creerيan?

110- Cieramente, tampoco sabéis, creyentes, que asي confundiremos también sus corazones al aparecer el milagro, con consideraciones e interpretaciones alucinantes, y seguirلn dudando como dudaron antes de que ocurriesen los milagros, y les abandonaremos vacilantes en su iniquidad y empecinamiento.

111- Esos que juraron que si les llegase un milagro creerيan, son mentirosos. Dios estل enterado de su verdadera fe; aun cuando enviلramos los لngeles y los vieran con sus propios ojos o les hablaran los muertos después de resucitarlos de sus tumbas y reuniésemos ante ellos todo lo creado para que viesen la verdad, no creerيan hasta que Dios lo quisiese; mas la mayorيa de ellos no se percata de la verdad ni quiere someterse a ella porque sus corazones estلn ennegrecidos por el mal del paganismo.

112- Del mismo modo que esos idolatras te declararon su enemistad y se empecinaron cuando tratabas de guiarlos, de este mismo modo hemos suscitado, a cada Profeta encargado de transmitir nuestro mensaje, enemigos violentos entre los humanos y los genios, que se ocultan y no los puedes ver comunicلndose entre ellos con palabras grandilocuentes y falaces, para inducirlos a error. Todo ello porque Dios asي lo permitiَ, pues sin su anuencia no lo hubieran hecho; asي fue como se pusieron a prueba los corazones de los creyentes. ،Deja a los extraviados en su incredulidad y con sus argumentos sacrيlegos!

113- Ciertamente, que con sus vanas y falaces palabras, se engaٌan a sي mismos y pretenden ganar los corazones de los semejantes a ellos; que no creen en la otra Vida y no aceptan someterse al Juicio Final, y creen que la Vida se limita a la vida mundana para caer, por su incredulidad, el Dيa del Juicio Final, en las consecuencias de sus pecados y perversiَn.

114- ،Profeta!, di a esos incrédulos: Esta es la ley de Dios evidenciada por las radiantes aleyas. No me es permitido pedir otra ley; Dios, alabado sea, prescribiَ revelar este Libro para que sea una evidencia, en mi favor contra vosotros, ya que fuisteis incapaces de imitarlo, porque esclarece la verdad y la justicia. Por cierto que los adeptos del Libro saben perfectamente que el Qur’an fue revelado por Dios y encierra la verdad, como fue anunciado en sus Libros. Pero a pesar de ello han tratado de ocultar esta verdad. No seas tْ, Profeta, y tus seguidores, de los que dudan de la verdad después de haber sido evidenciada.

115- La sentencia de Dios fue dictada y se han cumplido fiel y justamente las palabras de tu Seٌor; son la revelaciَn del Libro, que encierra la verdad y discrimina entre la verdad y la falsedad. No existe, pues, quien pueda desvirtuar las palabras de Dios y Su Libro. Loado sea, ةl es el Omnioyente, Conocedor de todo lo que emana de ellos.

116- Y si ةl, loado sea, es el Juez por excelencia, y se debe consultar Sus libros en la bْsqueda de la verdad y del conocimiento de la misma, no sigلis pues, Profeta, tْ y tus adeptos a todo aquel que discrepa de la justa palabra de Dios, porque si escuchas a la mayorيa de los que adoptan una ley fuera de lo revelado, te desviarلn del recto sendero de la verdad, que es justamente el camino de Dios, enaltecido sea, porque sَlo persiguen lo ilusorio y lo vano, sَlo conjeturan sin evidencias.

117- Ciertamente tu Seٌor es el Sapientيsimo que conoce a todos aquellos que se apartaron de la senda de la verdad, como conoce asimismo a todos aquellos que creyeron en ةl, y fueron los adeptos de la fe.

118- Dios, enaltecido, sea es el Sapientيsimo Que sabe discriminar entre los encaminados y los extraviados; no imitéis a los idَlatras vedando, como ellos, cierto ganado; comed, pues, de todo aquello con que Dios, enaltecido sea, os agraciَ haciéndolo lيcito y bueno para alimentaros e invocad el nombre de Dios cuando lo sacrifiquéis, ya que sois creyentes sometidos a Sus preceptos.

119- Ciertamente, no existe ningْn motivo ni precepto que os vede el consumo del ganado que haya sido sacrificado invocando el nombre de Dios; ةl, alabado sea, evidenciَ lo vedado- fuera de los casos de fuerza mayor- como lo son la carne del ganado muerto y la sangre; son numerosos los que se desvيan de la verdad impulsados por sus concupiscencias, sin ningْn conocimiento revelado ni razَn justificable; su caso es parecido a aquellos لrabes que se vedaron ciertas mercedes. No debéis contaros entre los infractores comiendo lo ilيcito, porque aquellos han vedado para sي lo licito sin razَn justificable. Dios es Omnisapiente de cuanto cometen los infractores.

120- No es cumplidor cabalmente quien veda lo que Dios permitiَ. Sي lo es aquel que se aparta del pecado manifiesto u oculto. Alejaos de los pecados en vuestros quehaceres manifiestos u ocultos. Ciertamente quienes cometen los pecados serلn castigados en la medida de lo que hicieron.

121- Siendo el ganado sacrificado en nombre de Dios un alimento lيcito, no comلis de aquello que fue sacrificado invocando otro nombre que no sea el de Dios, porque ello constituye una depravaciَn y un desacato a la ley de Dios. Los violentos corruptores, Satanلs y sus secuaces, tientan los corazones de los que subyugaron para confundiros con el mal y conseguir que vedéis lo que os permitiَ Dios, y si les obedecéis, os contaréis entre los idَlatras.

122- Por cierto que con vuestra fe no sois como los idَlatras. No es igual quien estuvo como muerto y que Dios lo iluminَ con Su luz, que es vida, dلndole la luz de la fe y las pruebas evidentes de la revelaciَn, que lo guيan en Su recta senda, que aquel que vive sumido en las espesas tinieblas. Dios infundiَ la luz de la fe en los corazones de los creyentes mientras que Satanلs infundiَ la idolatrيa en las almas de los corruptos incrédulos.

123- No te extraٌes, Profeta, si ves a los grandes criminales de Meca, fomentar el mal. Es el caso de toda poblaciَn en cuyo seno estلn los peores delincuentes, fomentando la maldad, corrompiéndose a sي mismos sin saberlo, y luego soportarلn ineluctablemente las consecuencias de su maldad.

124- Estos delincuentes envidian a aquellos a quienes Dios agraciَ con el conocimiento y la profecيa y se guiaron en la senda recta. Cuando las evidencias les llegan las rechazan, y en vez de someterse a ellas, dicen: Jamلs aceptaremos la verdad hasta que nos llegue la revelaciَn a nosotros como fue concedida a los Profetas. Pero ignoran que sَlo Dios sabe perfectamente quién merece y es digno de recibir Su mensaje. ةl sَlo elige a quien quiere de Sus siervos para encomendarle Su mensaje. Pero aquellos que aspiran al liderazgo, obstinلndose, se contarلn entre los empequeٌecidos y humillados en la vida mundana, y les esperarل un severo castigo en la Otra por su empecinamiento y maquinaciones.

125- Si aquéllos se extraviaron y vosotros os encaminasteis, es por la voluntad de Dios, porque a quien Dios quiere iluminar le abre el horizonte para recibir la luz del Islam; en cambio a quien le prescribe la perdiciَn le oprime fuertemente el corazَn como si tratase de escalar las mلs elevadas alturas del cielo jadeando sin llegar a su meta. Asي Dios prescribe la corrupciَn y el fracaso a aquellos que no tienen fe.

126- Esto que acabamos de dilucidar es el sendero recto, lo hemos detallado y esclarecido para los humanos; sَlo saben aprovecharlo aquellos que buscan sinceramente la senda de la verdad.

127- A estos creyentes que evocan a Dios les hemos prescrito la morada de la paz: el Paraيso, bajo el predominio de Dios, de Su amor y de Su protecciَn por lo que hicieron de bien en esta vida.

128- Si la suerte de los que siguieron la senda recta de Dios es la seguridad y la protecciَn de Dios, la de los que siguieron el camino de Satanلs tendrلn el castigo por sus malas obras, al ser congregados el Dيa del Juicio Final; Dios dirل a los humanos y a los genios pecadores: ،Genios congregados!, habéis abusado demasiado de los hombres hasta que os siguiَ una multitud de ellos. Entonces los humanos que siguieron los pasos de los genios dirلn: ،Seٌor nuestro, nuestro Creador!, nos hemos beneficiado mutuamente y gozado de nuestras concupiscencias, hasta llegar al término que nos fijaste. Entonces, con Su majestuoso poder, Dios dirل: El fuego serل vuestro albergue, donde permaneceréis eternamente, salvo aquellos que Dios quiera entre los que no desmintieron Su mensaje. Las sentencias de Dios son siempre basadas en Su conocimiento y Su prudencia.

129- Del mismo modo que Dios hizo gozar mutuamente a los desobedientes entre los genios y los humanos, concediَ entre los inicuos el predominio de unos sobre otros por los pecados capitales que cometieron.

130- Dios les dirل el Dيa del Juicio Final: ،Genios y humanos!, los Profetas os presentaron las pruebas evidentes y os dictaron las aleyas advirtiéndoos sobre ese Dيa indubitable; ؟cَmo habéis podido mentir? Entonces contestarلn: Sي, reconocemos lo que habيamos perpetrado. Fueron fascinados por las delicias de la vida mundana y reconocieron que fueron apَstatas.

131- Dios enviَ a Sus mensajeros como albriciadores y amonestadores, porque tu Seٌor, Profeta, jamلs destruirل inicuamente las ciudades siendo sus pobladores inconscientes de la verdad, sino que se empeٌa en evidenciarles y amonestarles, por medio de sus mensajeros.

132- Para cada benefactor y cada malhechor, Dios asignَ un grado concordante con lo que haya hecho: la recompensa por el bien y el castigo por el mal. Dios, loado sea, es el Creador, el Hacedor de la Perfecta Creaciَn, no ignora cuanto hacen o perpetran. Mas sus actos-buenos o malos- estلn registrados en un libro que no omite nada en lo mلs mيnimo.

133- Tu Seٌor es el mلs Pudiente, Que no necesita nada de Sus criaturas, ni siquiera de su adoraciَn. ةl sَlo es el Misericordioso absoluto; por Su misericordia os ha ordenado practicar el bien y alejaros del mal. ةl os harل desaparecer, si quiere, y os suplantarل por otros, segْn Su voluntad, lo cual no le es mلs difيcil que cuando os creَ como descendientes de generaciones que os precedieron, y os hizo heredar la Tierra después de ellos.

134- ةl os amonesta con los castigos y os anuncia las buenas nuevas consistentes en recompensas, porque eso sucederل ineluctablemente, es infalible lo que os destina después de la Resurrecciَn, y no podréis jamلs eludir la congregaciَn y el juicio.

135- ،Profeta!, amonéstales diciendo: Haced y obrad de la manera que elegisteis, y con todo el poder que tenéis, que yo me conduciré del mismo modo, favoreciendo la verdad. Pronto sabréis sin duda alguna a quién corresponderل la bienaventuranza en la otra Vida, que pertenecerل infaliblemente a los que siguieron la verdad. Dios, loado sea, jamلs ayudarل a los inicuos a triunfar.

136- Los idَlatras estلn en una permanente ilusiَn; ellos destinan una parte de lo que Dios creَ, de sus cultivos, sus camellos, sus ovinos y bovinos a Dios para ser distribuida entre los huéspedes y los menesterosos, y la otra la dedican al servicio de los يdolos que son, para ellos, copartيcipes de Dios. La parte que dedican a los يdolos llegarل a su destino, puesto que a ese fin la dedicaron, pero de la que ilusoriamente destinaron a Dios no llegarل nada, ni a los huéspedes ni a los menesterosos. ،Qué malo es ese juicio!, puesto que consideraron a sus يdolos semejantes a Dios, Creador de los cultivos y de las generaciones, porque no destinaron a Dios lo que debيa destinarse.

137- Y del mismo modo que las ilusiones les alucinaron en el reparto del cultivo y del ganado que Dios creَ, les alucinaron en cuanto a los يdolos-que consideraron copartيcipes de Dios- que les indujeron a matar a sus propios hijos al nacer, sacrificلndolos y dedicلndolos a sus يdolos. Por cierto que tales ilusiones tienden a su confusiَn y perdiciَn en lo religioso, no pudiendo considerar la religiَn bajo su verdadero concepto. Y si las ilusiones tienen tanto poder sobre sus mentes, ،déjalos, pues, en lo que fraguan contra Dios, loado sea, y contra ti! Pronto les alcanzarل el castigo por lo que fraguan. Es la voluntad de Dios. Si ةl hubiese querido, no lo habrيan hecho.

138- Sus ilusiones les llevan a decir: Estos cultivos, los camellos, los bovinos y los ovinos estلn vedados, y nadie, salvo los que queramos entre los servidores de los يdolos, podrل comerlos. Son sus confabulaciones. Nada de esto emana de Dios. Y dijeron mلs: Los lomos de estos camellos estلn vedados y nadie deberل montarlos. Y con ello, no invocan el nombre de Dios al degollar el ganado, fraguando mentiras inspiradas por su idolatrيa. Dios, loado sea, les castigarل en la otra Vida por sus embustes y por su manera de vedar lo que Dios no prohibiَ.

139- Y con sus ilusiones y confabulaciones dicen: Lo que hay en las entraٌas de estos animales- que vedaron para comer o para ser montados- es lيcito exclusivamente para nuestros varones y estل vedado a nuestras mujeres, pero si la crيa sale muerta todos participan de ella y la comen. Dios los castigarل por las mentiras en que se distinguieron, declarando que la veda fue por orden de Dios, loado sea. Por cierto que Dios es Sapientيsimo, Prudente en todo lo que hace y castigarل a los pecadores por cuanto han perpetrado de infracciones.

140- Cietamente son desventurados aquellos que mataron a sus hijos necia y estْpidamente, ignorando las nefastas consecuencias de su acciَn; y vedaron lo que Dios les agraciَ, fraguando mentiras acerca de Dios, apartلndose, con ello, de la verdad; por sus mentiras estلn perdidos y jamلs serلn bien encaminados.

141- Es Dios Quien creَ jardines con plantas emparradas y otras rastreras, asي como las palmeras y las sementeras que dan fruto de diversos colores, sabores, formas y aromas. Creَ, asimismo, los olivos y los granados, similares en algunos aspectos y diversos en otros, a pesar de que se nutren de un mismo suelo y se riegan con la misma agua. Comed de esos frutos cuando maduran y pagad el legيtimo Zakat cuando lo cosechéis, y no os excedلis a tal punto de perjudicaros y perjudicar a los menesterosos en su derecho en la cosecha. Por cierto que Dios no aprecia a los dilapidadores.

142- Asimismo, Dios creَ los animales para llevar vuestras cargas y para el provecho de su lana, pelo y crin para vuestros lechos: como los camélidos, los bovinos, los ovinos y los caprinos, y también para el sacrificio; comed y disfrutad de aquello con que Dios os agraciَ y no sigلis los pasos de Satanلs y de sus seguidores en lo que vedan y permiten como hacيan en la época del paganismo. Satanلs jamلs os desearل el bien, porque es vuestro enemigo declarado.

143- Dios creَ ocho especies de reses, un macho y una hembra: ovinos y caprinos; ،Profeta!, di a los idَlatras refutando lo que vedaron: ؟Por qué motivo vedasteis estos pares? ؟Por ser dos machos? ،No es cierto puesto que a veces permitيs los machos? ؟O por ser dos hembras? No es cierto puesto que también a veces permitيs las hembras. ؟O bien es por lo que llevan en sus entraٌas? Tampoco es cierto puesto que no lo vedلis siempre. Informadme con las evidencias si sois veraces en lo que vedلis o permitيs.

144- Dios creَ también los casales de camélidos y de bovinos. Diles, Muhammad, refutando sus argumentos: ؟Por qué motivo vedan estos casales? ؟Por ser machos? ؟No es cierto, puesto que a veces permitيs los machos. ؟Por ser hembras? No es cierto puesto que también permitيs las hembras de vez en cuando ؟O por lo que llevan en sus entraٌas? Tampoco es cierto puesto que no siempre lo vedلis y pretendéis que Dios prescribiَ esta prohibiciَn. ؟Acaso estلbais presentes cuando Dios prescribiَ esta prohibiciَn y habéis escuchado esta orden? Nunca fue asي. Basta de fraguar. Es una iniquidad. No hay mلs inicuo que aquel que fragua mentiras acerca de Dios, atribuyéndole lo que no prescribiَ y no teniendo la prueba para evidenciar lo que ةl dice, sino que sَlo tiende con ello a extraviar a los humanos. Por cierto que Dios no hace triunfar a los inicuos que escogieron el camino de la falsedad. (1) ————— (1) N. Del T. Aleyas 143-144: La costumbre de seleccionar los ganados para comer, por su sexo, era de la Yahilia.

145- ،Profeta!, di: No encuentro en todo lo que me ha sido revelado otro alimento vedado que no sea la carne de un animal muerto y no sacrificado lيcitamente, o sangre derramada, o carne de cerdo; porque son alimentos perniciosos que no se deben consumir; o que sea la carne de un animal sacrificado en nombre de otra divinidad.

146- Esto es lo que les fue vedado. En cuanto a los judيos, les hemos vedado el consumo de la carne, la grasa, las entraٌas de los animales provistos de zarpas, tal como los los felinos; y de los ovinos y bovinos les hemos vedado solamente su grasa, excepto la que llevan en el lomo y la que se encuentra en las entraٌas y las adheridas a los huesos. Estas prohibiciones les fueron prescritas como castigo por su iniquidad, con el fin de detener la concupiscencia de sus almas. Somos veraces en todo lo que hemos narrado.

147- Si los mendaces desmienten lo que te hemos revelado, diles amonestلndoles: Por cierto que vuestro Seٌor en el que debéis creer, obedeciendo Sus prescripciones, es Clementيsimo para con los que acatan sus َrdenes y también con los desobedientes puesto que no apresura la aplicaciَn del castigo que merecen; pero no deben engaٌarse con Su infinita clemencia, porque Su severo castigo alcanzarل a los culpables.

148- Los idَlatras dirلn, excusando su idolatrيa y el hecho de vedar lo que Dios permitiَ, desmintiendo la abominaciَn divina que les anunciaste: ،Ciertamente nuestra idolatrيa y nuestra prohibiciَn de lo permitido fue por voluntad de Dios y su beneplلcito!, y si Dios hubiese querido que nos portلramos de una manera diferente, ni nosotros ni nuestros antepasados hubiésemos idolatrado o vedado lo que nos permitiَ. Pero sus antepasados desmintieron a los Apَstoles, de la misma manera que estos te desmienten, y se empecinaron en seguir desmintiendo hasta que les alcanzَ el castigo. Di a estos contradictores: ؟Tenéis acaso alguna prueba verيdica para presentarnos de que Dios os acordَ su beneplلcito para que idolatréis y proclaméis lo que es lيcito? ،Pero vuestros dichos no son mلs que conjeturas que en nada pueden cambiar la verdad, pero vosotros sَlo fraguلis mentiras!

149- ،Profeta!, di: ،Sَlo a Dios pertenece la clara evidencia de vuestras mentiras y vuestras alegaciones acerca del beneplلcito acordado por Dios a vuestras acciones. No tenéis ninguna prueba vلlida de lo que pretendéis. Si Dios hubiera querido os hubiese guiado a todos vosotros por la senda recta. Pero Dios no os guiَ porque vosotros habéis escogido voluntariamente el camino de la perdiciَn.

150- Profeta, diles: Presentad vuestros testigos para testimoniar que Dios vedَ lo que pretendéis se ha vedado, y si se presentaran a testimoniar, no les creas porque son mentirosos! No te entregues a las concupiscencias de quienes desmintieron las evidencias universales y el Qur’an recitado. Ellos no creen en el Juicio Final por ser idَlatras que atribuyen a Dios falsos copartيcipes a los que adoran.

151- Profeta, diles: ،Venid para esclareceros lo vedado que debéis observar; no le atribuyلis copartيcipe de ningْn género a Dios عnico; no tratéis mal a vuestros padres y comportaos con ellos con la mayor benevolencia; no matéis a vuestros hijos por temor a la pobreza, presente o futura, puesto que Nos somos el verdadero proveedor y no vosotros; apartaos del adulterio por ser una obscenidad manifiesta, consumada pْblica o secretamente, siempre conocida por Dios; no matéis a ninguna persona sin motivo legيtimo, o sea aplicando una justa sentencia pronunciada por la justicia. Dios os ordenَ acatar lo que os prescribiَ acorde con el sano juicio. Sabedlo.

152- No dispongلis del patrimonio del huérfano, salvo para cuidarlo y acrecentarlo prudentemente hasta que el pupilo alcance su mayorيa de edad y sea capaz de administrar con discernimiento su propia hacienda; entonces entregadle su patrimonio; no merméis en la medida y en el peso, restando cuando dais y aumentando cuando recibيs; ateneos a lo justo y sabed que Dios no hace soportar a un alma mلs de lo que ésta puede soportar; y cuando juzguéis o testimoniéis no os apartéis de lo justo y verيdico; sed ecuلnimes sin ninguna consideraciَn de lazos, raza, color, parentesco de sangre o de alianza; y no violéis vuestros compromisos contraيdos con Dios, ni los contraيdos entre vosotros para vuestros legيtimos asuntos comunes. Dios os ordena respetar estrictamente vuestros compromisos, sabed que el respeto de la legislaciَn es en vuestro provecho.

153- Y no os desviéis de la senda que os tracé, pues ésta es el camino recto que os asegurarل el bien y la dicha en esta vida y en la Otra; seguidla y no sigلis los vanos caminos de los cuales Dios os instَ a alejaros para no dividiros en facciones y partidos, lo que os alejarيa de la senda recta de Dios. ةl os ordenَ terminantemente ateneros a lo prescrito para no incurrir en su desobediencia.

154- Hemos revelado la Torل a Moisés, para agraciar a quienes observan estrictamente la religiَn. Contiene el esclarecimiento detallado de todo lo que es conveniente y guيa hacia la senda recta, y misericordia para aquellos que la siguen; para que los israelitas crean en el retorno a Dios el Dيa del Juicio Final para ser juzgados por el cumplimiento de lo que les prescribiَ.

155- Y este Qur’an, el Libro Bendito, encierra todo el bien divino, los beneficios religiosos y de la vida. Seguid pues lo que prescribe sin apartaros del mismo para que os alcance la misericordia de Dios.

156- Hemos hecho descender el Qur’an, para que no justifiquéis vuestros pecados diciendo: La revelaciَn fue concedida sَlo a dos pueblos antes que a nosotros, los judيos y los cristianos, e ignoramos totalmente el contenido y el conocimiento de sus libros.

157- Lo hemos revelado, asimismo, para que no digلis: Si nos hubiera sido revelado como les fue revelado a ellos, hubiésemos sido mejor encaminados y en mejor situaciَn por ser nuestras mentes mلs lْcidas y nuestras disposiciones mلs aptas. No tenéis mلs excusas a partir de hoy para vuestros pecados; no tenéis mلs argumentos. El Qur’an os fue revelado por vuestro. Seٌor como una clara evidencia de la veracidad de Muhammad, esclareciendo todo lo que necesitلis para vuestra religiَn y vuestra vida; es guيa hacia el sendero recto y misericordia para vosotros si seguيs sus preceptos. No hay mلs inicuo que aquel que desmiente los versيculos que Dios revelَ en sus Libros; es desmentir las evidencias de la creaciَn del عniverso, y no obra en consecuencia. Castigaremos a aquellos que rechazan Nuestros versيculos y no los consideran en su justo valor, con el severيsimo castigo.

158- Ya se evidenciَ la prueba de la obligaciَn de adoptar la fe. ؟Qué esperan esos incrédulos para creer? ؟Acaso esperan que se les presenten los لngeles en vez de humanos- como profetas- para testimoniar la veracidad de tu misiَn? ؟O que se les presente tu Seٌor para verlo testimoniar tu verdad? El dيa que ocurran algunos milagros de tu Seٌor, y busquen refugio en la fe, no les serل aceptada, por ser una fe oportunista, y un arrepentimiento de ésta يndole no serيa aceptado. Di a estos que rechazan y desmienten: Esperad y continuad desmintiendo, nosotros esperamos cَmo os va a juzgar Dios.

159- Aquellos que dividieron la verdadera religiَn en falsas creencias y en leyes falaces, y se constituyeron en partidos animados por opuestos intereses, no eres tu responsable de su divisiَn, ni de su desobediencia, como tampoco tienes el poder de guiarlos. Tu misiَn se limita a hacer llegar el mensaje, y sَlo Dios tiene el poder de guiarles o castigarles, luego les informarل de cuanto hicieron en esta vida, el Dيa del Juicio Final, y los tratarل en consecuencia.

160- Aquel que haya practicado el bien, verل su recompensa multiplicada diez veces por bondad y generosidad de Dios; y aquel que cometa una mala acciَn, Dios le infligirل el justo y correspondiente castigo. Dios, enaltecido sea, no aceptarل iniquidad que mengue la buena acciَn o que aumente el castigo del mal cometido.

161- Profeta, di esclareciendo lo que practiques de la verdadera religiَn: Por cierto que mi Seٌor me enseٌَ y me acordَ la ventaja de seguir la recta senda que es la mلs perfecta en la rectitud: la religiَn intachable que siguiَ el Profeta Abraham, apartلndola de las vanas creencias, porque Abraham jamلs adorَ otra divinidad que no sea Dios como pretenden los idَlatras.

162- Di: Por cierto que mis oraciones y todas mis acciones todo en la vida es obediencia a Dios, asي como la fe y mi inclinaciَn hacia el bien hasta mi muerte, todo ello lo hago por devociَn a Dios, Creador de todo cuanto existe, el عnico que merece ser adorado y obedecido.

163- Dios no tiene copartيcipe en la creaciَn, como tampoco en el merecimiento de la adoraciَn. ةl me ordenَ absoluta lealtad en Su unicidad y en mi quehacer. Soy el primer sumiso y obediente y soy el mلs perfecto entre los sumisos y cumplidores.

164- Muhammad, di rechazando el llamado de los idَlatras para concordar contigo su idolatrيa: ؟Podrيa yo anhelar adorar otra divinidad que no sea Dios, siendo ةl el Creador por excelencia de todo cuanto existe? Diles negando sus pretensiones, que ellos jamلs cargarلn con tus pecados, si te haces cَmplice de ellos, porque cada alma soportarل sola las consecuencias de lo que haya hecho, y que jamلs un alma soportarل las consecuencias del mal obrar de la otra. Luego retornaréis a Dios después de vuestra muerte y se os informarل de cuanto habéis discrepado en vuestras creencias durante vuestra vida y recibiréis el castigo de cuanto mal habréis hecho. ؟Cَmo puedo desobedecer a Dios fiلndome sَlo de vuestras falaces promesas?

165- Es ةl Quien os designَ sucesores de las naciones que os han precedido para fructificar la Tierra y os encumbrَ a unos sobre otros en la jerarquيa durante vuestra vida, en la rectitud material y moral de vuestro comportamiento, para probaros con cuلntas mercedes os agraciَ, y cَmo le habéis agradecido; asimismo, con cuلntas leyes os prescribiَ para aplicarlas en vuestro quehacer diario. Por cierto que Dios es diestro en el castigo de los descreيdos puesto que su castigo es ineluctable. ةl es Clementيsimo con los pecadores arrepentidos que se dedican a hacer el bien. Su misericordia no tiene lيmites.

Sura 7

Las Murallas elevadas Al-A’raf

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelada en Meca, salvo ocho aleyas, desde la 163 hasta la 170. Dicha sura estل compuesta de 206 aleyas. El principio de ésta sura se considera una continuaciَn de la sura anterior, ” El Ganado”. Luego relata el inicio de la creaciَn humana: menciona la historia de la creaciَn de Adلn y Eva y su salida del Paraيso a causa de la intriga de Satanلs. Asimismo, relata algo de la insinuaciَn satلnica al ser humano, de manera permanente. Esta bendita sura, como otras suras del Qur’an, invita a la contemplaciَn de los Cielos y la Tierra como pruebas de la perfecciَn divina. En esta sura fueron mencionadas las historias de los Profetas: Noé y Hud con sus respectivos pueblos y Salih con su pueblo (los de Thamud), que fue singuralizado mediante el poder y la fortuna. Asimismo relata la historia de Lot con su tribu, comentando las deshonestidades que cometيan, y cuenta la historia de Shu’ayb con su pueblo (los madianitas). En todos esos verdaderos relatos existen lecciones y orientaciones. Al final, Dios, glorificado sea, cita la historia de Moisés con el Faraَn. La sura finaliza su relato con una descripciَn de aquel al que le fue otorgada la guيa, pero la abandona por la insinuaciَn de Satanلs, y cَmo fue su destino. Luego menciona el mensaje de la verdad que trajo Muhammad.

1- Alif. Lam. Mim. Sad. Estas letras fonéticas se mencionan al principio de algunas suras reveladas en Meca a fin de llamar la atenciَn de los incrédulos a que el Qur’an estل constituido de estas letras que ellos usan para expresarse, pero que ellos son incapaces de crear algo semejante al Qur’an

2- Se te ha revelado el Qur’an para que adviertas, a través de él, a aquellos que desmienten, a fin de que crean; y amonestes, mediante él, a los creyentes para aumentar su fe. No estés inquieto al transmitir el mensaje por temor a que te desmientan.

3- Seguid lo que vuestro Seٌor os ha revelado y no sigلis a otros, fuera de ةl, respondiendo a sus llamados y pidiéndoles auxilio. Pocas veces sabréis aprovechar las amonestaciones, si abandonلis la religiَn de Dios para seguir otro camino.

4- Hemos destruido a tantas ciudades porque sus habitantes eran paganos; en lugar de adorar a Dios, siguieron otro camino desviلndose del sendero recto. Nuestro castigo les llegَ en un momento de descuido y tranquilidad, de noche mientras dormيan, tal como ocurriَ al pueblo de Lot, o de dيa mientras descansaban en el momento de la siesta, tal como aconteciَ al pueblo de Shu’ayb.

5- Reconocieron el pecado que causَ el desastre; su ْnica reacciَn, cuando les alcanzَ nuestro castigo, fue decir- cuando ya era inْtil el arrepentimiento-: ،Es verdad, fuimos injustos con nosotros mismos mediante el pecado cometido y Dios no actuَ injustamente con su castigo!

6- La sentencia de Dios, el Dيa del Juicio Final, serل equitativa y precisa. Preguntaremos a las personas a quienes los mensajeros fueron enviados: si han recibido el mensaje y con qué respondieron a los enviados. Asimismo, preguntaremos a los enviados: ؟Acaso transmitisteis lo que vuestro Seٌor os ha revelado? ؟De qué manera os han contestado vuestros pueblos?

7- Les informaremos a todos, con veracidad, de todo cuanto hicieron porque les hemos registrado todas sus obras, pues no estلbamos ausentes de entre ellos, ni ignoramos lo que estaban haciendo.

8- Ciertamente en aquel dيa, cuando les preguntemos y les informemos, juzgaremos sus obras para retribuirlas equitativamente. Aquellos cuyas buenas obras pesan mلs que sus pecados, serلn exitosos, protegidos del fuego, y tendrلn el Paraيso como retribuciَn.

9- Pero aquellos cuyos pecados pesan mلs que sus buenas obras, serلn perdedores, porque se vendieron a sي mismos a Satanلs y dejaron de contemplar nuestras aleyas, inclinلndose hacia la incredulidad y la obstinaciَn.

10- Os hemos otorgado una buena posiciَn en la Tierra. Os hemos dado la posibilidad de explotarla y beneficiaros de ella. Hemos puesto en ella medios de sustento para vosotros. Mas raramente agradecisteis a Dios por esos dones. Consecuentemente, encontraréis el merecido castigo.

11- En las noticias de los predecesores hay amonestaciones y lecciones que demuestran que Satanلs estل intentando sacaros de la gracia de Dios mediante el olvido de sus َrdenes: hemos creado a vuestro progenitor, Adلn, y le hemos modelado; luego dijimos a los لngeles: “Glorificadle”, y lo glorificaron acatando la orden de su Seٌor. Salvo Satanلs, que no obedeciَ.

12- Reprobando la actitud de desobediencia de lblis, Dios dijo: ؟Qué te impidiَ glorificar a Adلn, habiéndotelo ordenado? lblis respondiَ, con obstinaciَn y orgullo: Yo soy mejor que Adلn, a mi me creaste de fuego y a él le creaste de barro, y el fuego es mلs noble que el barro.

13- Dios lo condenَ por su obstinaciَn y su soberbia, expulsلndolo del Paraيsoy diciéndole: ،Desciende de aquي! Después de haber ocupado una posiciَn privilegiada. Te es totalmente prohibido ensoberbecerte y desobedecer en él. ،Sal de aquي! Tْ eres condenado al menosprecio y a la humillaciَn.

14- Iblis dijo a Dios: ،Concédeme un tiempo y no me des muerte hasta el Dيa del Juicio Final!

15- Dios le respondiَ: ،Estلs entre los emplazados!

16- Movido por el rencor y la envidia hacia Adلn, Le dijo: A causa de Tu sentencia de extraviarme y perderme, juro extraviar a la descendencia de Adلn y desviarla de Tu camino recto, usando, para eso, todos los medios posibles.

17- Juro que acosaré a los hijos de Adلn por delante y por detrلs, por la derecha y por la izquierda, y del lado que me sea mلs fلcil, aprovechando toda inadvertencia y debilidad en ellos, para desviarlos, a fin de que la mayor parte de ellos no Te sea fiel por no agradecer Tus mercedes.

18- Humillلndolo Dios le dijo: ،Sal de Paraيso, la morada de Mi gracia, despreciado por tu soberbia y tu desobediencia! ،Finalmente perecerلs! Y juro llenar el Infierno de ti y de todos los que te seguirلn!

19- ،Adلn! Habita tْ y tu cَnyuge el Paraيso, la morada de Mi gracia; gozad de todo lo que contiene; comed de todo sustento que querلis, salvo de este لrbol. ،No os acerquéis a él! Para que no seلis inicuos con vosotros mismos mereciendo asي el debido castigo por esa desobediencia.

20- Satanلs les insinuَ transgredir la orden de Dios, incitلndoles a descubrir su desnudez y diciéndoles: Vuestro Seٌor os ha prohibido este لrbol sَlo por aversiَn de que seلis لngeles o que seلis eternos.

21- Les jurَ ser de los que les aconsejan el bien y reiterَ su juramento.

22- Con este engaٌo les llevَ a comer del لrbol. Cuando probaron su sabor y se les descubrieron sus partes pudendas, comenzaron a juntar hojas para cubrirlas. Dios les reprochَ esa actitud y les llamَ la atenciَn por el pecado cometido, diciéndoles: ؟Acaso no os habيa prohibido ese لrbol y os habيa informado que Satanلs era enemigo declarado y no os desea el bien?

23- Adلn y su cَnyuge dijeron, arrepentidos: ،Seٌor Nuestro!, hemos sido injustos con nosotros mismos desobedeciendo Tu orden y la consecuencia fue privarnos de Tus mercedes. Si no nos perdonas aquella actitud y no tienes misericordia para con nosotros, estaremos entre los pecadores.

24- Dios dijo a ellos y a Satanلs: ،Descended todos a la Tierra en donde seréis enemigos, los unos a los otros, y donde tendréis morada y disfrute hasta el fin de vuestra vida!

25- En la tierra naceréis y viviréis; en ella moriréis y seréis enterrados y de ella saldréis, el Dيa de la Resurrecciَn.

26- ،Hijos de Adلn! Os hemos agraciado, os hemos creado vestimentas para cubrir vuestras partes pudendas, y elementos para serviros de adorno, pero la obediencia es el mejor vestido que os salvarل del castigo. Aquellas gracias forman parte de los signos que evidencian el poder de Dios y su misericordia para que la gente pueda recordar la grandiosidad de Dios y recordar que sَlo ةl merece ser divinizado. Aquella historia forma parte de las aleyas celestiales de Dios que demuestran la sanciَn acordada por desobedecer la orden de Dios, para que la gente se acuerde, obedezca a Dios y agradezca Sus gracias.

27- ،Hijos de Adلn! No os dejéis tentar por Satanلs para no privaros de la gracia, cuya permanecia sَlo se logra mediante el agradecimiento y la obediencia. Vuestros padres, Adلn y su cَnyuge, respondieron a su insinuaciَn y les hizo salir de la gracia y la bendiciَn, despojلndoles de sus vestimentas para hacerles descubrir sus partes pudendas. Satanلs y sus seguidores os llegarلn de cualquier lugar imprevisible, sin daros cuenta de sus insinuaciones empleadas ni de los engaٌos. ةl no tiene poder ninguno sobre los creyentes. Es cierto que hemos hecho de Satanلs y los suyos aliados a los que no tienen una fe verdadera, que impone la obediencia absoluta.

28- Y cuando los incrédulos cometen un acto reprobado, tal como la asociaciَn o visitar la Ka’ba desnudos, se disculpan y dicen: Hemos encontrado a nuestros padres practicلndolo y los hemos seguido. Dios lo ordenَ y se sintiَ complacido por ello, y nos demostrَ su satisfacciَn. ،Profeta!, diles, desaprobando sus mentiras: Ciertamente Dios no ordena estos actos reprobados; ؟cَmo atribuيs a Dios algo sin fundamento, sin tener prueba de que esto verdaderamente tiene relaciَn con ةl, glorificado sea?

29- Aclلrales lo que Dios sentenciَ y di::Mi Seٌor me ordenَ mantener la justicia y todo acto desprovisto de indecencia. Os ordenَ reservarle a ةl la adoraciَn en todo tiempo y lugar. Asimismo, os ordenَ ser sinceros en vuestra devociَn a ةl. Después de la muerte, todos retornaréis a ةl, del mismo modo que originَ vuestra creaciَn con tanta facilidad. Volveréis a ةl sin resistencia, dejando todo lo que estل en vuestro entorno- bienes y hacienda-a vuestras espaldas.

30- El Dيa del Juicio Final, los hombres se dividirلn en dos grupos: uno serل exitoso, porque eligiَ el camino de la verdad, creyَ y obrَ bien, y al otro grupo le fue sentenciado el extravيo porque escgiَ el sendero de la falsedad, que es el de la incredulidad y la desobediencia. Esos extraviados habيan tomado a los demonios como aliados, fuera de Dios, siguiéndolos, creyendo que estaban guiados, pero en realidad fueron engaٌados por insinuaciَn de los demonios.

31- ،Hijos de Adلn! Cubrيos con vuestra mejor vestimenta, aquella que cubre las partes pudendas, asي como la vestimenta moral que es el temor a Dios, en cada hora de oraciَn y en cada momento de rendir el culto. Disfrutad comiendo y bebiendo, pero no os excedلis. No comلis de lo ilيcito ni sobrepaséis el lيmite razonable del disfrute. Es cierto que Dios no se complace con los que se exceden.

32- ،Muhammad!, diles, reprobando sus imposturas atribuidas a Dios en lo licito e ilيcito: ؟Quién prohibiَ los adornos que Dios creَ para sus siervos? ؟Y quién prohibiَ lo lيcito? Diles: Estas mercedes son la gracia de Dios, para que las disfruten aquellos que han sido creyentes en la vida mundana, porque la recogieron mediante el agradecimiento y la obediencia. Mas la misericordia divina beneficiَ también a los incrédulos y a los adversarios en esta vida; pero serل exclusivamente para los creyentes el Dيa del Juicio Final. Detallamos, de este modo, las aleyas que encierran normas claras para la gente sensata que cree que sَlo Dios tiene el poder de legislar lo que es lيcito y lo que es ilيcito.

33-       Diles, ، Muhammad!: Es cierto que mi Seٌor ha prohibido los actos reprobables, tal como el adulterio, secreto o pْblico, la desobediencia en todas sus formas y la iniquidad. Os ha prohibido que asociéis a ةl algo y que digلis sobre ةl mentiras en lo referente a lo lيcito y lo ilيcito, o en otros asuntos.

34- Para cada naciَn existe un fin determinado, que ninguna fuerza puede adelantar o atrasar.

35- ،Hijos de Adلn! Cuando os lleguen Mensajeros de vuestra raza humana para transmitiros Mis aleyas reveladas, os dividiréis en dos sectores: aquellos que creen y obran el bien sinceramente, no tendrلn nada que temer ni se afligirلn en esta vida ni en la Otra.

36- Y aquellos que desmienten las aleyas y se ensoberbecen ante ellas, serلn los moradores del fuego, donde permanecerلn eternamente castigados.

37- Es que, en verdad, no hay mلs injustos que aquellos que inventan mentiras acerca de Dios, atribuyéndole asociado o hijo, pretendiendo saber lo lيcito y lo ilيcito, sin razَn, y desmienten las evidencias que Dios ha revelado en Sus Libros y signos. Aquellos recibirلn, en esta vida, la parte que Dios les prescribiَ: sustento, vida o castigo, hasta que les lleguen los لngeles de la muerte para llevar sus almas, y reprobلndoles dicen: ؟Dَnde estلn los يdolos que habéis invocado, fuera de Dios, para que os salven de la muerte? Ellos responden: Se apartaron de nosotros. Es asي que atestiguarلn en contra de sي mismos los que fueron incrédulos.

38- El Dيa del Juicio Final, Dios dirل a aquellos incrédulos: Entrad en el fuego entre las comunidades incrédulas de los seres humanos y de los genios que existieron antes que vosotros. Cada vez que entra una comunidad al fuego, maldice a la que habيa actuado como ella y que fue su ejemplo, hasta que se encuentren reunidas todas juntas. Los seguidores, reprobando a los seguidos, dicen: ،Seٌor muestro! ةstos son los que nos extraviaron, porque nos precedieron y tuvieron poder sobre nosotros, asي nos desviaron del camino de la verdad. ،Dales un doble castigo como retribuciَn por su desobediencia y por la nuestra! Dios les responderل: A cada uno de vosotros una pena doble; no se salvarل ninguno de los dos. A los seguidores se les doblarل el castigo por su incredulidad y falta de discernimiento y reflexiَn y se redoblarل el castigo también para los que fueron seguidos, por su incredulidad, su extravيo y por haber desviado a otros. No sabéis el grado del tormento reservado para cada uno de vosotros.

39- Aquي los que fueron seguidos dirلn a los seguidores: ،Es cierto que vuestra sumisiَn a nosotros en la incredulidad y desobediencia no os privilegia sobre nosotros, de modo que se os alivie el castigo! Dios les dirل a todos ellos: ،Sufrid el castigo por lo que habéis ganado con la incredulidad y la desobediencia!

40- Es verdad que aquellos que desmintieron nuestros signos, que existen en el Universo, y se ensoberbecieron rechazando guiarse mediante estos signos, y no se arrepintieron, no serلn aceptadas sus obras ni recibirلn la misericordia de Dios. Les serل tan imposible entrar en el Paraيso, tanto como al camello le serل imposible entrar por el ojo de la aguja. Es asي como castigamos a los mentirosos y soberbios de cada comunidad.

41- Tendrلn un lecho en el Infierno, y serلn cubiertos por el fuego. Es asي como castigamos a los inicuos consigo mismos por su incredulidad y por su extravيo.

42- Los que creyeron e hicieron buenas obras, en la medida de su capacidad, serلn huéspedes del Paraيso, donde serلn agraciados eternamente.

43- A éstos ْltimos extirparemos el rencor de sus corazones. Habitarلn el Paraيsocomo hermanos que se quieren. Los rيos fluirلn a sus pies con agua dulce, y dirلn, con alegrيa por lo que recibirلn como gracia: Las alabanzas a Dios que nos ha guiado hacia el camino de la gracia y nos auxiliَ para tomarlo, puesto que si Dios no nos hubiera guiado mediante sus enviados y si no hubiéramos tenido éxito gracias a ةl, jamلs habrيamos podido orientarnos. Es cierto que los mensajeros de nuestro Seٌor vinieron con la revelaciَn de la verdad. Entonces, Dios les dirل: El Paraيsoes obsequio de Dios. ةl os lo ha concedido. Esta favorable herencia os es acordada por las obras piadosas que habéis practicado en vuestra vida.

44- Los huéspedes del Paraيsollamarلn a los del Infierno, diciéndoles: En verdad hemos encontrado lo que nuestro Seٌor nos habيa prometido como retribuciَn. ؟Acaso habéis encontrado, en verdad, lo que vuestro Seٌor os habيa prometido como castigo? Les contestarلn: “Sي”. Y un voceador les dirل: Que la frustraciَn o la privaciَn de la misericordia de Dios caiga sobre los inicuos consigo mismos, por la incredulidad y el desvيo.

45- Esos inicuos son aquellos que impiden a la gente seguir el camino de Dios, el camino de la verdad, que es la fe y las buenas obras, poniendo obstلculos y para que el camino recto parezca tortuoso y no se siga. Ellos no creen en la otra Vida y no temen el castigo de Dios.

46- Entre los huéspedes del Paraيsoy los del Infierno, hay una barrera en cuyas altas cimas estarلn los dignos hombres, creyentes y virtuosos. Desde estas elevadas alturas observarلn a todas las otras criaturas. Aquellos reconocerلn tanto a los felices como a los que no lo son, mediante signos y rasgos distintivos. Llamarلn a los felices que esperan entrar al Paraيsoy les anunciarلn la buena noticia de la seguridad, de la tranquilidad y del Paraيso.

47- Y cuando los creyentes vuelvan sus miradas hacia los moradores del fuego, después de este anuncio, dirلn por el terror de lo que verلn en el fuego: ،Seٌor nuestro! No nos pongas junto a los inicuos, aquellos que actuaron injustamente consigo mismos, que se apartaron de la verdad.

48- Los moradores de los lugares elevados en el Paraيso, entre ellos los Profetas y los virtuosos, llamarلn a los que reconocen, mediante sus signos, de la gente del fuego, diciéndoles reprobando: ؟De qué os sirviَ todo lo que acumulasteis y la soberbia que tuvisteis para con los que siguieron la verdad, llevados por vuestro fanatismo de clan y vuestra riqueza? ،Ved, pues, vuestra situaciَn y la de ellos!

49- Estos son aquellos débiles que tratasteis con desdén y orgullo, y jurasteis que Dios no les concederيa Su misericordia, como si Su misericordia estuviera en vuestras manos. ،Ellos entraron en el Paraيso! Su Seٌor les dirل: ،Entrad con seguridad en él, no tengلis temor alguno por vuestro futuro ni aflicciَn por lo que os pasَ!

50- Por cierto que los huéspedes del fuego llamarلn suplicando a los del Paraيso: ،Dejadnos un poco de agua para derramarla sobre nosotros, o dadnos algo de lo que Dios, enaltecido sea, os ha dado, como gracia en el Paraيso! Los moradores del Paraيsoles responderلn: Nosotros no podemos, porque Dios ha prohibido todo aquello a los apَstatas, aquellos que no creyeron en ةl ni en Su gracia en la vida mundana.

51- Aquellos ingratos negadores que no buscaron la religiَn de la verdad, sino que tomaron como religiَn sus propias concupiscencias y pasiones, que hicieron de su vida un juego para la diversiَn y se dejaron seducir por la vida en este mundo mediante sus atracciones hasta convencerse de que era la ْnica vida, olvidando asي nuestro encuentro del Dيa del Juicio Final, los olvidaremos. No disfrutarلn del Paraيso, y serلn presa del fuego por haber olvidado el Dيa de la Resurrecciَn y por haber negado nuestras aleyas evidentes que confirman la verdad.

52- Les hemos traيdo la prueba de la verdad: un Libro que hemos explicado y detallado, que encierra mucha sabidurيa y pruebas de la unicidad y las evidencias de Dios en el Universo. Encierra, asimismo, Su legislaciَn, la manifestaciَn del camino recto y la que lleva a él, y encierra la misericordia para con los hombres que lo siguen. No se beneficiarلn de él sino aquellos que se sometan a la verdad.

53- Es cierto que ellos no creen en él (Qur’an) y no les espera sino lo que Dios manifestَ a los incrédulos. El Dيa de aquel encuentro, que es el Dيa del Juicio Final, dirلn los que habيan dejado las َrdenes de Dios y sus signos, y habيan olvidado la obligaciَn de creer en él, reconociendo sus pecados: Los Mensajeros de nuestro Seٌor y Creador vinieron con la verdad que se les revelَ, mas no hemos creيdo. Buscarلn algunos intercesores para intervenir en su favor, mas no encontrarلn. Y preguntarلn si pueden volver a la vida mundana para actuar bien. ،No se les concede! Se habrلn perdido a sي mismos por haberse ensoberbecido en la vida mundana, y no podrلn encontrar lo que inventaron como dios en vez de Dios.

54- Por cierto que vuestro Seٌor es Aquél cuyos Mensajeros os invitan a la verdad, a creer en el Dيa del Juicio y en la retribuciَn por las obras realizadas. ةl es Quien creَ, con perfecciَn, el Universo; Quien creَ los Cielos y la Tierra en seis intervalos de tiempos semejantes a seis dيas terrenales, luego tomَ el dominio del poder absoluto del Universo. Es ةl Quien hace cubrir el dيa por la oscuridad de la noche y hace que el dيa y la noche se sucedan permanentemente, como si uno quisiera alcanzar al otro. Es ةl Quien, glorificado sea, creَ el sol, la luna y las estrellas. Estلn todos ellos sometidos y gobernados por su mandato. Asي le pertenece realmente la creaciَn y el mandato. Alabadas sean las gracias del Creador del Universo y de todo lo que éste encierra.

55- Si Dios, vuestro Seٌor, es Quien ha creado el Universo, pues invocadle mediante la prلctica del culto. Expresad vuestras invocaciones con humildad, sometidos, en voz alta o secretamente, sin asociar a ةl ninguna otra divinidad, porque Dios no ama a los transgresores.

56- Y no corrompلis en la tierra virtuosa inundلndola con pecados, injusticia o agresiَn. Invocadle, glorificado sea, por temor a Su castigo y esperando Su retribuciَn. Es cierto que Su misericordia estل cerca de los benefactores y estل asegurada.

57- Dios, glorificado sea, es Quien envيa los vientos anunciando Su misericordia, en forma de lluvias que hacen brotar los cereales y las plantas. Estos vientos llevan nubes cargadas de agua que conducimos a una tierra para germinar en ella como hacemos resucitar a un muerto. Del mismo modo que damos vida a una tierra لrida, resucitamos a los muertos y les damos vida. ،Tal vez recapacitéis mediante esto, acerca del poder absoluto de Dios y creلis en el Dيa de la Resurrecciَn !

58- Y de la buena tierra se desarrollan vegetaciones que crecen con el permiso de su Seٌor. Pero en la tierra mala sَlo germinan vegetales sin ningْn beneficio y que causaran perjuicio a su dueٌo.

59- Los idَlatras se obstinaron, desmintiendo la verdad a pesar de todas las pruebas concluyentes. Esta es la costumbre de los impيos con sus respectivos Profetas. Hemos enviado a Noé a su propio pueblo. Les dijo, recordلndoles que él es uno de ellos: ،Oh pueblo mيo! Adorad a Dios sَlo, no tenéis fuera de ةl otro Dios, ciertamente llegarل la Resurrecciَn y el cَmputo el Dيa del Juicio Final. Serل un dيa terrible. Temo por vosotros un castigo doloroso en ese dيa.

60- Dijeron los lيderes de ellos, contestando a esa exhortaciَn a la unicidad de Dios y la fe en el dيa del Juicio Final: Te vemos muy apartado de la verdad.

61- Noé, negando sus acusaciones, les dijo: ،No hay en mي extravيo alguno, como pretendéis, sino que soy un Mensajero del Creador y Dueٌo de los mundos. Es imposible que esté alejado de la verdad!

62- En esta exhortaciَn acerca de la unicidad y la fe en el Dيa del Juicio Final, os hago llegar las sentencias de Dios y Sus normas divinas para reformar al hombre. Os doy el consejo con toda sinceridad. Yo sé de Dios lo que vosotros no sabéis.

63- ؟Me acusلis de extravيo y estar lejos de la verdad? ؟Os sorprende que os haya llegado un llamamiento de Dios, vuestro Creador, por intermedio de un hombre que vino para advertiros del castigo si desmentيs, e invitaros hacia la guيa y la purificaciَn de los corazones con el anhelo de que encontréis la misericordia de Dios en la vida mundana y en la Otra? No es correcto que os sorprendلis y que desmintلis a pesar de las evidentes pruebas que confirman el mensaje.

64- Sin embargo, a pesar de las pruebas, muchos no creyeron en él y lo desmintieron. Sentenciamos sobre ellos el castigo de morir anegados en el agua. Salvamos a aquellos que creyeron en él, en la nave que éste construyَ bajo nuestra orientaciَn. Fueron ahogados los que habيan desmentido, negando todas las pruebas claras y evidentes. Se rebelaron contra nosotros y no veيan la verdad. Ciertamente era gente ciega.

65- Como hemos enviado a Noé a su pueblo, llamلndoles a la unicidad de Dios, asimismo hemos enviado a Hud a los ‘aditas. Era uno de ellos; su relaciَn con ellos era la de un hermano. Les dijo: ،Oh gente mيa! ،Adorad a Dios, Uno y عnico! No tenéis, fuera de ةl, otro Dios. Es la manera de protegerse del mal y del castigo. Es el camino recto. ؟ No queréis seguirlo para precaveros del mal y de la corrupciَn?

66- Los dirigentes principales de su pueblo le dijeron: ،Te vemos en una incapacidad mental por habernos traيdo este mensaje y te tenemos por un mentiroso!

67- ،Gente mيa!- dijo- no sufro de ninguna incapacidad mental al hacer esta prédica, y no soy mentiroso. Sino que os vine con la guيa y soy, ciertamente, un Mensajero de Dios, enviado a vosotros. Es el Seٌor de los Mundos.

68- Os hago llegar las َrdenes de mi Seٌor y sus prohibiciones. Esto es Su mensaje para vosotros. Os estoy aconsejando sinceramente. Soy digno de toda confianza en lo que os informo y no soy mentiroso.

69- Luego Hud les dijo: ؟Acaso os sorprendiَ y extraٌَ que os haya venido el llamamiento a la verdad mediante un hombre de vosotros que os advierte acerca de las nefastas consecuencias de lo que hacéis? No hay nada extraٌo en el asunto. Luego les informَ de lo que ocurriَ a sus predecesores, los que desmintieron. Asimismo, les hizo recordar las gracias de Dios para con ellos, diciendo: Recordad cuando os hizo herederos de la Tierra tras la desapariciَn del pueblo de Noé, aquellos que Dios castigَ por haber desmentido a su Profeta. Os ha otorgado una fuerza fيsica y un gran poder. Aquellas gracias suscitan la fe en Dios. Recordad pues sus mercedes para tener éxito.

70- A pesar de esta suave exhortaciَn dijeron, extraٌados: ؟Has venido a nosotros para que adoremos ْnicamente a Dios y abandonemos lo que nuestros padres adoraban? Jamلs lo haremos. ،Trلenos el castigo con el que nos estلs amenazando, si eres realmente de los veraces!

71- Hud les contestَ: A causa de vuestra obstinaciَn os habéis merecido que os toque el castigo de Dios, y que os toque su ira. ؟Cَmo me contradecيs favoreciendo unas imلgenes que vosotros y vuestros padres adorasteis como dioses? Son en realidad nombres sin significado. Dios nunca ha dado prueba alguna de la divinidad de esos يdolos. Estos يdolos no tienen poder alguno como para crear algo que pueda permitir su adoraciَn. Si perseverلis en esa vيa, esperad entonces el castigo de Dios. Yo, con vosotros, esperaré lo que os va a suceder.

72- Y salvamos a Hud junto a los que creyeron con él por Nuestra misericordia. Luego, exterminamos a los incrédulos totalmente, sin dejar sobreviviente ni huella. No eran creyentes.

73- Hemos enviado a los Thamud a su hermano Salih, familiar de ellos y de la misma estirpe y patria. Su prédica fue la misma que la de los Enviados anteriores a él y la de los posteriores. Les dijo: Adorad, sinceramente a Dios عnico, pues fuera de ةl no tenéis otro Dios. Os ha llegado una evidencia de vuestro Seٌor de mi veracidad. Esta evidencia es una camella, creada milagrosamente. En ella tenéis una prueba, porque es la camella de Dios. Dejadla pacer en la Tierra de ةl, y no la toquéis con ningْn daٌo. Si no, os alcanzarل un castigo dolorosيsimo.

74- Y recordad cuando Dios os hizo herederos de la tierra de los ‘aditas y os otorgَ buenas moradas (habéis edificado palacios grandes en las llanuras y excavado las montaٌas). Recordad, pues, las gracias de Dios para con vosotros cuando os dio el poder amplio en la Tierra. No hagلis el mal en ella corrompiéndola después de ese poder.

75- Los orgullosos dirigentes dijeron a los humildes reprobلndoles: ؟Acaso creéis que Salih es un enviado de su Seٌor? Les contestaron la gente de la verdad: Nosotros creemos en lo que fue enviado y nos sometemos a ello.

76- Embargados por empecinamiento aquellos soberbios y desafiando a Dios, dijeron: Nosotros negamos aquello en lo que habéis creيdo. Negamos la unicidad a la cual Salih nos exhorta.

77- La rebeldيa dominَ a aquellos soberbios que, desafiando a Dios y a su mensajero, degollaron la camella. Ellos sobrepasaron el lيmite con su soberbia; transgredieron la orden divina y dijeron: ،Salih! Trلenos el castigo que tْ nos has prometido si es que eres uno de los verdaderos Enviados de Dios!

78- Entonces, les llegَ el intenso terremoto y se quedaron muertos en sus casas.

79- Y antes de que los alcanzara el castigo, su hermano Salih les advirtiَ, diciéndoles: ،Gente mيa! Os he transmitido las َrdenes y prohibiciones de mi Seٌor. Os aconsejé sinceramente, pero vuestra soberbia y rebeldيa os incitaron a odiar a aquellos que os aconsejan.

80- Hemos enviado a Lot, el Profeta de Dios, a su pueblo para invitarlo a reconocer la unicidad de Dios y advertirlo de la peor obscenidad que cometيa. ؟Estلis cometiendo lo que sobrepasa toda inmoralidad y desvيa de la naturaleza humana? Habéis creado esta indecencia por vuestra anomalيa que nadie ha cometido antes.

81- Es que deseلis a los hombres en vez de a las mujeres. Sois, realmente, gente que se excediَ, contradiciendo la sana naturaleza.

82- Pero la ْnica repuesta de su pueblo por haberles reprobado esa inmoralidad fue: ،Expulsad a Lot, a sus familiares y a sus seguidores de vuestra ciudad, porque son gentes que se purifican! Lot y los suyos no cometيan aquella indecencia que la mente y la naturaleza humana rechazan.

83- Y asي, el pueblo mereciَ el castigo. Salvamos a Lot y a su familia, excepto a su mujer que se contaba entre los extraviados.

84- Hicimos llover sobre ellos piedras devastadoras, y movimos la tierra debajo de ellos. ،Profeta!, mira el fin de los criminales y cَmo fueron castigados.

85- Hemos enviado para los madianitas a su hermano Shu’ayb ةste dijo: ،Pueblo mيo! Adorad ْnicamente a Dios, fuera de ةl no tenéis otro. Os han llegado de vuestro Seٌor las evidencias que aclaran la verdad y justifican mi mensaje para vosotros. Os ha venido la revelaciَn de vuestro Seٌor para reformar lo que estل entre vosotros y mostraros el trato justo. Colmad, pues, la medida y ajustad el peso en vuestros intercambios. No menoscabéis los derechos de los demلs y no corrompلis en la tierra, deteriorando plantas y rompiendo relaciones familiares y afecto. Esto es bueno para vosotros si creéis en Dios, glorificado sea, y en la verdad evidente.

86- No os apostéis en el camino de la verdad y de la guيa amenazando a quienes lo siguen. De este modo privلis a los que buscan la fe y creen en Dios, mientras que vosotros buscلis el camino tortuoso. Recordad cuando erais pocos y Dios os multiplicَ mediante la rectitud en la bْsqueda de la descendencia. Tomad en consideraciَn el destino de los corruptores que os precedieron.

87- Y si hay entre vosotros un grupo que creyَ en la verdad, y otro que no creyَ, tened paciencia hasta que Dios juzgue entre los dos. ةl es el mejor de los jueces.

88- Este fue el caso de Shu’ayb en su prédica. Pero su pueblo escogiَ la falsedad. Sus jefes desdeٌaron orgullosamente su prédica, vanagloriلndose y rechazando seguir la verdad. Afrontaron a Shu’ayb con lo que ocultaban en sus corazones y le dijeron: No cabe duda que te vamos a expulsar de nuestra ciudad a ti y a los que creyeron contigo. No os salvamos de este castigo, a menos que volvلis a nuestra religiَn, la que abandonasteis. Shu’ayb les contestَ diciendo: ؟Seguir vuestra creencia corrompida aunque sea en contra de nuestra voluntad? ،Eso, jamلs!

89- Insistiendo en cortar sus esperanzas de abrazar su creencia como pedيan, Shu’ayb les dijo: Seremos mentirosos ante Dios si abrazamos vuestra creencia, después de que Dios nos ha guiado hacia el camino recto. No tenemos el derecho de volver por nuestra voluntad y deseo a menos que Dios lo quiera. Pero nunca serل; porque Dios, Que nos conoce, no querrل que volvamos a vuestra falsedad. ةl, glorificado sea, con su conocimiento, abarca todas las cosas. Nos guيa por su indulgencia y sabidurيa hacia lo que protege nuestra fe. A ةl sَlo confiamos nuestro asunto con el cumplimiento de nuestro deber. ،Seٌor nuestro!, juzga entre nosotros y nuestro pueblo con la verdad que Tu tradiciَn usa para discriminar entre los verdaderos benefactores y los corruptores. Tْ eres, por Tu conocimiento y poder absoluto, el mلs Justo y Poderoso de los jueces.

90- Y aquي los dirigentes del puedo perdieron toda esperanza en desviar a Shu’ayb y a sus seguidores. Se dieron cuenta de que no se iban a mover de su religiَn. Asimismo tuvieron miedo de que se multiplicaran los discيpulos de Shu’ayb, por su fuerte voluntad en la firmeza de su prédica. Dirigiéndose a los considerados inferiores y amenazلndoles, les dijeron: ،Juramos que si seguيs a Shu’ayb, aceptando su prédica, perderéis vuestro honor y vuestra hacienda, por haber seguido una religiَn falsa que no es la de vuestros antepasados!

91- De este modo, merecieron el castigo. Dios les hizo llegar la gran sacudida causando el temblor de sus corazones y amanecieron en sus hogares caيdos de bruces sin vida.

92- Tal es el trato de Dios para con aquellos que desmintieron a Shu’ayb, le amenazaron y le advirtieron que lo expulsarيan de su ciudad. Hicieron todo para obstaculizar el camino a su prédica. Ahora han sido aniquilados como si no hubieran existido. Ellos fueron los perdedores en la vida mundana y en la Otra.

93- Cuando Shu’ayb vio lo que les aconteciَ y cَmo fueron castigados dolorosamente, se apartَ de ellos y dijo, expresando ser inocente de negligencia para con ellos: ،Os he hecho llegar los mensajes de vuestro Seٌor para vuestro bien y os he aconsejado, para protegeros del castigo de Dios! ؟Por qué habrيa de sentir tanta tristeza por una comunidad de incrédulos.? ،Jamلs serل esto luego de haberlos advertido y me he esforzado para guiarlos y salvarlos, pero ellos eligieron su perdiciَn!

94- Jamلs hemos enviado a un Profeta a una ciudad para exhortar a su pueblo a creer en la religiَn recta de Dios, habiendo rechazado esta exhortaciَn, sin haberla castigado con la pobreza y la enfermedad para que pudieran invocar a Dios y humillarse sinceramente ante ةl y para que siguieran sinceramente a Su Mensajero.

95- Luego, cuando persistieron en su incredulidad y rebeldيa, les probamos con el bienestar en lugar del mal. Les dimos comodidad, salud y buena vida para crecer y multiplicar sus bienes y su descendencia. Entonces dijeron por ignorancia: Es cierto que el sufrimiento, las pruebas, la prosperidad y las gracias que afectaban a nuestros padres, son cosas del tiempo que alterna la fortuna y la adversidad entre la gente. Sin darse cuenta de que esto sucediَ a causa de su incredulidad, para que se arrepintieran. Es asي como ignoraron las leyes divinas que gobiernan las causas de la rectitud y las del desvيo de la gente, y las consecuencias de lo mismo.

96- Si los habitantes de estas ciudades hubieran creيdo en lo que los Enviados predicaron, actuando segْn sus dictلmenes y alejلndose de lo que Dios ha prohibido, les habrيamos otorgado las bendiciones del Cielo y de la Tierra, tal como la lluvia, los frutos, las plantas, los rebaٌos, los bienes, la seguridad y la protecciَn de las enfermedades. Pero fueron ingratos. Negaron y desmintieron a los Enviados. Asي les llegَ el castigo mientras dormيan, a causa de su idolatrيa y pecados. Este castigo fue consecuencia evidente de sus malas acciones y una lecciَn para aquellos que actْan asي.

97- ؟Acaso los habitantes de estas ciudades, a quienes llegَ la prédica de sus Profetas y no creyeron, pensaban estar a salvo de nuestro castigo durante la noche mientras dormيan?

98- ؟Acaso eran inconscientes y se creيan estar a salvo de nuestro castigo que les llegarيa en pleno dيa, mientras se ocupaban de lo que no les deja ningْn beneficio?

99- ؟Ignoraron la ley de Dios para con los que reniegan, y asي se creyeron estar a salvo de dيa o de noche, de Su castigo que aplica mediante Su poder? Los que ignoran el poder de Dios y Su ley para con los renegados, se pierden a sي mismos por no aceptar lo que les acarrea la felicidad.

100- ؟Acaso los herederos de los antepasados olvidaron la ley de Dios para con ellos? Los trataremos como a sus predecesores. Estلn sometidos a nuestra voluntad. Si quisiéramos castigarlos por sus pecados, les tocarيa lo que alcanzَ a sus semejantes. Sellamos sus corazones, tan corruptos, hasta llegar a un estado en que no les servirل de nada la guيa, de modo que no escucharلn la sabidurيa ni los consejos para que aprovechen y comprendan.

101- A estas ciudades- cuya existencia es muy lejana y de las que te narramos algo de sus hechos, donde hay lecciones- les llegaron los Mensajeros con las evidencias que demostraron la verdad de su prédica. Sin embargo no creyeron a pesar de las pruebas evidentes; porque se acostumbraron a desmentir a los veraces. Asي desmintieron a sus Enviados y no aceptaron la guيa. En consecuencia, Dios ha envuelto en un velo los corazones y las mentes de los incrédulos y asي se les ocultَ el camino de la verdad y asي se apartaron de él.

102- No encontramos ninguna fidelidad a los compromisos en la mayorيa de la gente a la que recomendamos creer en los Mensajeros conforme a la razَn y la observaciَn sana. La incredulidad frecuentemente dominَ sus corazones, y no respetaron ningْn pacto.

103- Luego enviamos a Moisés (la paz sea con él) tras aquellos Enviados, con nuestros signos que afirmaban la veracidad de lo que debيa transmitir al Faraَn y a su pueblo. Moisés les transmitiَ el mensaje de su Seٌor y les mostrَ el signo de Dios. Sin embargo, actuaron injustamente consigo mismos y con su pueblo por haber desmentido con arrogancia. Asي merecieron un castigo terrible de Dios, que puso fin a este asunto. ،Profeta! Mira cَmo fue el fin de los corruptores en la Tierra.

104- Moisés dijo: ،Faraَn! Soy, ciertamente, un Mensajero del Seٌor de los Mundos para transmitiros Su mensaje e invitaros a Su legislaciَn.

105- Tengo la obligaciَn de decir la verdad sobre Dios, glorificado sea. Os he traيdo un grandioso signo de evidencia clara para demostrar la verdad que os traigo. Deja que vengan conmigo los hijos de Israel, para salvarlos de la esclavitud de tu poder. Que vengan conmigo a otra tierra para adorar a su Seٌor que es también tu Seٌor.

106- Faraَn dijo a Moisés: Si has traيdo un signo de aquél que te ha enviado, muéstralo, pues, para apoyar tu prédica, si es que dices la verdad y eres de los veraces.

107- Entonces, Moisés arrojَ la vara que estaba en su mano derecha ante el Faraَn, la cual se convirtiَ en una serpiente claramente visible, arrastrلndose de un lugar a otro con una fuerza que justificaba su perfecta vida.

108- ،Y sacَ su mano del bolsillo, la cual apareciَ blanca resplandeciente ante los que miraban!

109- Cuando Moisés mostrَ el signo de Dios, glorificado sea, se rebelaron los dignatarios y allegados al Faraَn, y dijeron, para complacer a éste y aliarse a él: ،Es cierto que es un experto en magia y esto no es, en absoluto, un signo de Dios!

110- Ha dirigido su firme intenciَn para arrebataros vuestro reino y expulsaros de vuestra tierra mediante su magia para impresionar y hacer que lo sigan. ؟Qué aconsejلis, pues, para eliminarlo?

111- Dijeron también: Posterga la deliberaciَn respecto a su asunto y al de su hermano que le estل ayudando en su prédica. Envيa a las ciudades de tu reino a hombres de tu ejército para reunir gente sabia en la magia.

112- Que te traigan a los expertos en hechicerيa. Estos te descubrirلn la realidad de lo que trajo Moisés. Y asي, nadie se creerل en él.

113- Vinieron hacia Faraَn todos los magos que el ejército habيa reunido y le dijeron. ؟Seremos recompensados si resultamos vencedores sobre Moisés?

114- El Faraَn, aceptando su pedido, dijo: Sي; tendréis una gran retribuciَn y seréis los mلs cercanos a mي.

115- Luego los magos se dirigieron a Moisés, después de oيr la promesa del Faraَn, demostrando la confianza en sي mismos y la certeza de su magia en el escenario y dijeron: Arroja tْ primero lo que tienes o lo haremos nosotros.

116- Moisés les respondiَ, seguro de la victoria y del éxito: Arrojad vosotros primero lo que tenéis. Cuando cada uno arrojَ lo que tenia con él, como cuerdas y varas, hechizaron los ojos de la gente y le hicieron creer que su hechizo era verdad. En realidad, era pura imaginaciَn. La gente se asombrَ y sus corazones se llenaron de miedo y terror. Los magos trajeron a la gente una magia aparentemente grande y con efecto inconmensurable.

117- Dios ordenَ a Moisés arrojar su vara, pues su hora habيa llegado. La arrojَ como le fue ordenado. He aquي que la vara se tragَ rلpidamente lo que habيan traيdo de mentiras.

118- Prevaleciَ asي la verdad, y se desvaneciَ la imaginaciَn de los magos.

119- En aquel encuentro grande, fueron vencidos el Faraَn y sus partidarios, saliendo humillados por el desprecio y pérdida que cosecharon.

120- Asي fue el caso del Faraَn y sus partidarios. En cuanto a los magos, éstos se maravillaron de la verdad y cayeron prosternados ante Dios, sometidos.

121- Dijeron: Creemos en el Seٌor de los Mundos, Dueٌo y Soberano de la creaciَn.

122- Es el Seٌor en que creen Moisés y Aarَn.

123- Consternado, el Faraَn se rebelَ con orgullo y dijo a los magos: ؟Cَmo habéis creيdo en el Seٌor de Moisés y Aarَn, sin que yo os lo haya permitido? Lo que hicisteis junto con Moisés y Aarَn fue por mero acuerdo. Vais a ver lo que os llegarل como castigo, por haber seguido a Moisés y Aarَn, castigo merecido por aquellas intrigas y engaٌos.

124- Juro que os castigaré terriblemente. Os amputaré una mano y una pierna. Cortaré vuestras manos y vuestras piernas opuestas. Luego os crucificaré, para que seلis ejemplo a quien se le ocurra complotar contra nosotros o rebelarse contra nuestro poder.

125- No prestaron ninguna importancia a sus dichos y amenazas gracias a la fe que dominَ sus corazones y le dijeron: Ciertamente hemos de volver a nuestro Seٌor. Disfrutaremos de Su misericordia y de las mercedes de Su recompensa.

126- ،Te vengas de nosotros y nos castigas sَlo porque hemos creيdo en Moisés y nos hemos sometido a las evidencias de nuestro Seٌor, signos claros que confirman la verdad cuando nos llegَ! Luego, suplicando a Dios dijeron: ،Seٌor nuestro! Derrama sobre nosotros tanta paciencia como para soportar el sufrimiento, y haznos morir como musulmanes, amparados de las amenazas del Faraَn!

127- Y después de lo que presenciaron el Faraَn y su gente, al saber la victoria clara de Moisés y la creencia de los magos en él, los dignatarios del pueblo dijeron: ؟Vamos a dejar a Moisés y su gente en libertad y seguros para que corrompan a tu gente contra ti en la tierra de Egipto, abrazando su religiَn, abandonلdote a ti y a tus dioses para seguir la religiَn de Moisés? De esta manera, vas a demostrar a los egipcios que tْ y tus dioses no tenéis poder. Entonces, Faraَn dijo: Mataremos a los hijos de su gente hasta la exterminaciَn, como si no tuvieran descendencia alguna y dejaremos vivas a sus esposas para que trabajen. Asي no les quedarل ningْn poder, tal como hemos hecho antes. En verdad nos impondremos sobre ellos.

128- Cuando Moisés constatَ los signos del temor en el alma de su pueblo, les incitَ a tomar una determinaciَn, diciendo: Buscad auxilio y apoyo en Dios. Sed firmes y no os dejéis aterrorizar. La Tierra pertenece a Dios y la concederل a quien ةl quiere de Sus siervos y no al Faraَn. El mejor fin serل para aquellos que temen a Dios y buscan Su auxilio, siguiendo Sus mandamientos.

129- Tristes y debilitados, dijeron: Hemos sufrido, del Faraَn, antes de que tْ vinieras a nosotros, y también después de tu llegada. Abriéndoles la puerta de la esperanza, Moisés, les dijo: Esperamos de la gracia de vuestro Seٌor que destruya a vuestro enemigo, que os explotَ y os hizo sufrir con su iniquidad, y que os haga sucesores en la tierra que os prometiَ para ver cَmo actuلis después de otorgaros el poder: ؟Fructificلis la tierra o la corrompéis? Os recompensarل en la vida mundana y en la Otra por lo que habréis hecho.

130- Y hemos castigado al Faraَn y su gente con la sequia, la aridez, la estrechez en el sustento y la falta de frutos, plantaciَn y لrboles, para que se den cuenta de su debilidad y de la incapacidad de su poder frente a la dominaciَn absoluta de Dios, para que recapaciten, y dejen de ser inicuos con los hijos de Israel, y para que respondan favorablemente a la exhortaciَn de Moisés (la paz sea con él). Porque las adversidades y el infortunio corrigen el orgullo y suavizan el carلcter, y predisponen las almas a aceptar la verdad y asي complacer al Seٌor del Universo pidiendo auxilio sَlo a ةl.

131- Pero el Faraَn y sus dignatarios estaban acostumbrados a alejarse de la verdad y a volver rلpidamente a su inconstancia, a la traiciَn y a la desobediencia. ،Son instables!: Cuando les favorecيan la fertilidad y la prosperidad, decيan: Nosotros merecemos esto, porque somos privilegiados sobre los demلs. Y cuando les alcanzaba el mal, como una sequيa, una epidemia, un daٌo corporal o una catلstrofe, lo atribuيan al mal augurio de Moisés, sin percibir que su injusticia y libertinaje les acarrearon dichos males. Que sepan que Dios es quien los castigَ por sus malas acciones y no Moisés. Mas la mayorيa ignoraba esa verdad indudable.

132- A causa de sus malas ideas persistieron en la ingratitud; y cuando vieron las evidencias de Moisés dijeron: Sea cual fuere la evidencia que nos exhibas para justificar la veracidad de tu prédica, a fin de desviarnos de nuestra religiَn y de salvar a tu gente de nuestra esclavitud, no te vamos a creer ni tampoco nos someteremos a ti.

133- Dios los abrumَ con mلs calamidades, como las inundaciones que anegaron sus casas, las plagas de langostas que devoraron sus plantas y لrboles, los parلsitos que deterioraron sus frutos, daٌando a sus animales y plantaciones, las ranas que les privaron de tranquilidad y las enfermedades sanguيneas. Dios les hizo soportar estas calamidades evidentes. Sin embargo, no hicieron caso. Permanecieron insensibles y sus conciencias permanecieron corrompidas, apartلndose de la fe con arrogancia, y desviلndose de la senda de la verdad. Era una comunidad abismada en el crimen.

134- Su inconstancia los llevaba a mudar segْn las circunstancias. Cada vez que una calamidad los azotaba, exclamaban: ،Moisés!, ruega por nosotros a tu Seٌor, como Dios te enseٌَ, para que responda a tu sْplica, para que aparte de nosotros este tormento. Te juramos que si lo apartas nos someteremos a ti y dejaremos ir contigo a los hijos de Israel como pediste.

135- Mas cuando levantamos el tormento que les afligيa, mلs de una vez ellos traicionaron el trato hecho, faltando a su juramento y volvieran a lo mismo de antes. Pues ninguna de aquella pruebas alcanzَ su objetivo.

136- La maldiciَn de Dios cayَ sobre ellos. Les ahogamos en el mar por haber seguido negando Nuestras evidencias que deberيan haber suscitado en ellos la fe y la obediencia.

137- Concedimos a la comunidad humillada en Egipto- los israelitas- todas las tierras que Dios bendijo con la fertilidad y la abundancia y numerosos dones. Y asي fue cumplida la perfecta palabra de Dios y su promesa de una victoria completa de los hijos de Israel, por haber tenido paciencia ante las pruebas. Luego, destruimos lo que el Faraَn y su gente habيan construido, como las plantaciones y لrboles frutales, y se hizo realidad lo que Dios prometiَ a los hijos de Israel.

138- Los hijos de Israel cruzaron el mar mediante nuestra protecciَn y auxilio. Les facilitamos la travesيa. Cuando salieron del mar, encontraron una comunidad entregada a la idolatrيa. Constatando esta situaciَn, se acordaron de lo que adoraban los egipcios como يdolos. Entonces pidieron a Moisés un يdolo para adorarlo, como hacيa esta gente. Moisés reprobَ su intenciَn, diciendo inmediatamente: Realmente sois gente insolente e insensata, que ignora la verdadera fe y Quién es digno de ser adorado.

139- Aquellos que mirلis adorando a estos يdolos verلn desaparecer su falsa religiَn y sus obras son perecederas.

140- ؟Acaso deseلis que os pida una divinidad fuera de Dios, Creador de los Mundos, cuando ةl os ha favorecido colmلndoos de dones que no concediَ a ninguno de vuestros contemporلneos?

141- Recordad cuando os salvَ, glorificado sea, mediante Su protecciَn, de la gente de Faraَn que os hacia sufrir el peor de los tormentos. Os tenيan a su servicio en trabajos pesados sin ninguna consideraciَn, como si fueseis animales: mataban a vuestros varones recién nacidos, dejando vivir a las mujeres a fin de emplearlas en su servicio. Recordad el suplicio que os infligيa el Faraَn, del cual fuisteis salvados. Es una prueba de vuestro Seٌor que no tiene comparaciَn.

142- A Moisés prometimos dirigirle directamente la palabra y otorgarle la Torل al cabo de treinta noches de culto. completamos ese plazo con diez noches mلs para que terminara su oraciَn. Asي, el tiempo determinado fue de cuarenta noches. Moisés dijo a su hermano Aarَn, al ir a comunicarse con Dios: ،Remplلzame ante mi pueblo! ،Reforma lo necesario de sus asuntos, y no sigas a los corruptores!

143- Cuando Moisés se dirigiَ para hablar a su Seٌor, y Dios se dirigiَ a él, en un lenguaje diferente al suyo, Moisés dijo: ،Seٌor mيo!, muéstrame tu Ser y aparece ante mي para mirarte y honrarme. Mas Dios, glorificado sea, dijo: ،No te es dado mirarme, pues no podrلs soportarlo! Luego, el Altيsimo para convencerle de esto dijo: Mira la montaٌa que es mلs firme que tْ; si permanece en su lugar cuando aparezco, tْ Me verلs. Y cuando su Seٌor se manifestَ ante la montaٌa del modo que corresponde a ةl, glorificado sea, ésta se pulverizَ, aplanلndose con la tierra. Moisés se cayَ desvanecido por lo que vio. Cuando volviَ en sي dijo: ،Gloria a Ti, Seٌor, demasiado trascendente para aparecer en esta vida! Me arrepiento de haberme aventurado a hacerte preguntas sin tu anuencia. Soy el primero de los creyentes, de mi tiempo, en tu grandeza.

144- Cuando Dios impidiَ a Moisés verle, le enumerَ sus gracias para compensar este impedimento. Le dijo: ،Moisés! Te he privilegiado y escogido entre todos los hombres de tu época, para transmitir los libros de la Torل, dirigiéndote la palabra sin intermediario. Considera los dones con que te agracié manifestلndote Mi preferencia. Agradéceme como lo hacen los agradecidos que aprecian Mis mercedes.

145- Hemos expuesto a Moisés en las Tablas de la Torل todas las reglas de la moral, asي como las sentencias detalladas que los hombres necesitan en la vida mundanal y en la Otra. Le dijimos: ،Toma las Tablas con fuerza y firmeza! Ordena a tu gente que tomen lo mejor de ellas: tal como el perdَn en lugar de la sanciَn y represalias, el pago de las deudas en vez de la morosidad y elegir la facilidad en vez de la dificultad. ،Comunidad de Moisés!, os mostraré en vuestros Libros la morada de los rebeldes a las َrdenes de Dios, cَmo fueron reducidos a ruinas, a fin de que no desobedezcلis y tengلis el mismo destino.

146- A los arrogantes en la tierra les impediré entender y meditar en los signos de Mi poderيo que se ven en ellos mismos y en los horizontes. Ellos son vanidosos, y sin razَn alguna no aceptan lo correcto. Cada vez que ven un signo que acredite la veracidad de nuestros enviados, no creen. Cuando ven el camino de la verdad tampoco lo siguen. Sin embargo, en el camino desviado los ves encaminados. Todo esto les pasa porque desmienten nuestros signos y se alejan de nuestra guيa.

147- Serلn vanas las esperanzas de aquellos que desmintieron nuestras aleyas reveladas a Mis Mensajeros para guiarlos, negando Nuestro encuentro el Dيa del Juicio Final y desmintiendo asي la Resurrecciَn. Sَlo serلn retribuidos por haber persistido en la incredulidad y en la rebeldيa.

148- Cuando Moisés fue a encontrase con su Seٌor en la montaٌa, su pueblo, utilizando las joyas que tenيan para adornarse, hizo una estatua con forma de becerro que no razona ni discrimina. Emitيa una voz parecida al mugido de las vacas cuando el aire pasaba por su cavidad. Lo fabricَ el Samirي y les ordenَ adorarlo. ،Qué necedad tocَ sus mentes! ؟Acaso no veيan, cuando lo tomaron como divinidad y lo adoraron, que ni les hablaba ni podيa guiarlos hacia la senda recta? Ciertamente, fueron inicuos consigo mismos por haber cometido tal monstruosidad.

149- Y cuando se dieron cuenta de su desvيo y su equivocaciَn, quedaron perplejos y se arrepintieron muchيsimo por haber tomado el becerro como dios. Se sintieron claramente extraviados y dijeron: ،Por Dios!, si nuestro Seٌor no acepta nuestro arrepentimiento y nos perdona, nos contaremos entre los que se han perdido totalmente por haber consagrado nuestra devociَn a un culto errado.

150- Cuando Moisés regresَ, después de haber hablado con su Seٌor, se encolerizَ con ellos por haber adorado el becerro. Dios le habيa informado de la situaciَn antes de su regreso. Moisés dijo: ،Qué horrible lo que habéis cometido durante mi ausencia! ؟Con la adoraciَn del becerro habéis cambiado la orden de vuestro Seٌor de esperarme y respetar mi compromiso hasta que os venga con la Torل? Arrojَ las tablas. Se dirigiَ hacia su hermano con tanta tristeza por lo que vio de su pueblo y lo agarrَ de su cabeza arrastrلndolo hacia sي con ira, pensando que su hermano actuَ con negligencia en su cometido. Aarَn dijo a Moisés: ،Hijo de mi madre! En verdad, cuando hicieron lo que hicieron aprovecharon mi debilidad y pudieron conmigo. Casi me mataban cuando les prohibي adorar al becerro. ، No hagas que se alegren por el daٌo que me causas, y no me consideres uno de los injustos a pesar de mi inocencia!

151- Moisés dijo: ،Seٌor mيo!, perdَname lo que hice con mi hermano antes de saber la verdad. También perdَnalo si fue negligente gobernلndolos. Tَmanos en tu infinita Misericordia, porque eres el mلs Misericordioso.

152- Es cierto que a quienes tomaron al becerro como Dios, tanto el Samirي como sus seguidores, les azotarل la gran ira de su Seٌor en la otra Vida, y una gran humillaciَn en la vida de este mundo. Esta retribuciَn la merece todo aquél que inventa mentiras sobre Dios y adora a otros fuera de ةl.

153- Los que hicieron obras malas- tales como optar por la incredulidad, la adoraciَn al becerro y los pecados- y luego se arrepintieron ante Dios, tu Seٌor los perdonَ lo que habيan cometido.

154- Y cuando se hubo calmado su enojo, Moisés tomَ de nuevo las Tablas que habيa arrojado, en cuya escritura hay guيa, enseٌanza y motivos de la misericordia para los que temen la cَlera de su Seٌor.

155- Luego, Dios le ordenَ venir con un grupo de gente, los que no tomaron al becerro como dios, para arrepentirse ante ةl. Les fijَ un plazo. Moisés eligiَ de su pueblo setenta hombres que no habيan adorado al becerro, para representarlos y fue con ellos al monte Al-Tur, en donde pidieron a Dios que apartase de ellos el castigo y perdonase a aquellos que adoraron al becerro. En ese lugar azotَ un violento terremoto que les hizo perder el conocimiento. Eso fue por no haberse alejado de su pueblo cuando adoraron al becerro y por no haberles exhortado a comportarse correctamente, ni reprobado sus actos. Al regreso, Moisés dijo. ،Seٌor mيo!, si hubieras querido destruirlos, lo habrيas hecho antes de ir a encontrarte, y hubiera yo perecido con ellos, para que el pueblo de Israel lo presencie. No me castigues por su culpa. Seٌor, no nos hagas perecer por causa de aquellos, puesto que fue una prueba a la cual los sometiste. Y Tْ guiaste a quienes quisiste. Fuiste Tْ quien dijo esto: Lo concederé a aquellos que evitan la incredulidad y a los que pagan la limosna prescrita. A éstos les perdonaré sus pecados.

156- Haz que tengamos una buena vida en este mundo, guيanos para ser obedientes y concédenos una retribuciَn y Tu misericordia en la otra Vida, pues a Ti volvemos arrepentidos. Su Seٌor le dijo: Infligiré mi castigo a los que no se arrepintieron. Mi misericordia lo abarca todo. La otorgaré a aquellos que se apartan de la incredulidad y de los pecados, los que pagan la limosna prescrita y creen en todos los Libros revelados.

157- Reservaré Mi misericordia particularmente a aquellos que siguen al Mensajero Muhammad que no sabe leer ni escribir, y cuyos signos se hallan escrito en la Torل y el Evangelio. Su misiَn es ordenarles el bien que deben hacer y prohibirles el mal que deben evitar. Les indicarل lo lيcito adecuado con la naturaleza humana y lo ilيcito, comunmente reprobado por la misma, como la ingestiَn de la sangre y el consumo de carroٌa, y los libera de las penosas cargas que les fueron impuestas. Aquellos que creyeron en su mensaje lo sostuvieron, lo apoyaron y contribuyeron en su triunfo contra sus enemigos; los que siguieron el Qur’an que le fue revelado, cual luz que guيa, estos serلn los exitosos, pero los que no creyeron en él serلn excluidos.

158- Profeta, di a la gente: Es cierto que yo soy Enviado de Dios a todos vosotros, sin discriminaciَn alguna entre el لrabe y el no لrabe, ni entre el negro y el blanco. Sَlo a Dios pertenece la soberanيa en los Cielos y la Tierra. Es ةl Quien lo rige adecuadamente. Nadie merece ser adorado excepto ةl. Sَlo ةl es Soberano que da la muerte y la vida. Asي que creed en ةl y en Su Mensajero que no sabe leer ni escribir. ةl cree en Dios y en los Libros revelados. Seguidle en lo que hace y dice, para que os guiéis y maduréis en vuestra reflexiَn.

159- En el pueblo de Moisés habيa un grupo que no abandonَ la religiَn verdadera, la que guiaba a la gente hacia la verdad; a la luz de ella juzgaba.

160- Dios enumerَ las gracias que otorgَ al pueblo de Moisés. Dividiَ a los individuos en doce tribus, diferenciلndolas por sus especificas disciplinas. Y cuando la comunidad de Moisés pidiَ agua, Dios le revelَ que golpease la roca con su cayado. Asي lo hizo y surgieron doce fuentes. Cada tribu supo de dَnde debيa beber, sin molestar a la otra. Dios extendiَ sobre ellos nubes, para que se beneficiasen de su sombra y se protegiesen del sol ardiente. Hizo descender el manل, que es un sustento parecido a la nieve en la forma y a la miel en su sabor. Les proporcionَ las codornices y les dijo: Comed de lo bueno que os proveemos. Mas se perjudicaron a sي mismos. Negaron estas gracias pidiendo sustituirlas por otras. No Nos perjudicaron a nosotros con su iniquidad, sino a sي mismos.

161- ،Profeta! Recuerda a quien de entre ellos se encuentra en tu época, reprochando lo que sus antepasados cometieron. Recuérdales Nuestra palabra a sus antepasados por medio de Moisés: Habitad la ciudad de Jerusalén, después de haberos extraviado en el desierto. Comed de lo que estل en ella y decid: Seٌor nuestro, purifيcanos de nuestros pecados. Entrad por la puerta de la ciudad, prosternados humildemente a Dios. Si hacéis esto, os perdonaremos vuestros pecados, y a los que hacen el bien les otorgaremos aْn mلs.

162- Pero desobedecieron la orden de su Seٌor y dijeron injustamente lo que no les habيa sido dicho, para burlarse de Moisés. Asي, les mandamos un castigo del Cielo, por haber insistido en la injusticia y por haber sobrepasado el limite.

163- Y pregunta a los judيos acerca de la ciudad de Ayla (Elat), que se encontraba cerca del mar, reprobando lo que habيan cometido sus antepasados. Excedieron los lيmites de Dios, pescando en el sلbado. Los peces acudيan y aparecيan en la superficie del agua, especialmente en ese dيa en que les fue ordenada la prلctica de la oraciَn, mientras que fuera del sلbado no acudيan. Fue una prueba de Dios. De esta manera los probamos, por haberse desviado permanentemente.

164- Recuerda también a esos judيos, cuando un grupo de los piadosos antepasados, que no cayeron en el mismo pecado que los demلs, dijeron: ؟Por qué aconsejلis a una gente a la que Dios va a destruir a causa de lo que hacen y que en la otra Vida recibirل un severo castigo? Dijeron: Les amonestamos para tener una prueba ante vuestro Seٌor y no ser acusados de negligentes y con la esperanza de que teman a Dios.

165- Cuando olvidaron las exhortaciones, salvamos del castigo a quienes prohibيan el mal, y castigamos a los que habيan sido injustos con un suplicio doloroso, con la miseria y con la desgracia porque desobedecieron la orden de Dios, su Seٌor.

166- Cuando se resistieron y siguieron haciendo lo que se les habيa prohibido sin que el severo castigo les hubiera frenado, los convertimos en monos, porque sus corazones eran incapaces de comprender la verdad y se alejaban de todo bien.

167- Recuerda, asimismo, a esos judيos, cuando tu Seٌor anunciَ a sus antepasados por boca de sus Profetas: Por cierto que enviaré a los judيos a alguien que los castigue duramente a causa de su injusticia y extravيo hasta el Dيa del Juicio. Porque tu Seٌor reserva un rلpido castigo a los incrédulos. Su castigo tendrل lugar sin obstلculo y todo lo que ocurrirل estل cerca. Asimismo, ةl es Clemente y Misericordioso con quien vuelve a ةl y se arrepiente.

168- En la tierra, los dispersamos en grupos. Entre ellos se encuentran unos rectos, los que creyeron y actuaron con rectitud, y otros viles, lejos de ser virtuosos. Hemos probado a todos ellos mediante las gracias y desgracias, para que se arrepientan de lo que les estaba prohibido.

169- Después de los que hemos mencionado y dividido en dos grupos, vino una descendencia mala: sucesores que heredaron la Torل de sus antepasados, pero no actuaron segْn ella. Tomaban lo que les ofrecيa la vida inmediata a cambio de la verdad y se decيan a sي mismos: Dios nos va a perdonar lo que hemos hecho. ؟Esperaban el perdَn de Dios al mismo tiempo que cometيan pecados? Eran pecadores pertinaces y al mismo tiempo pedيan perdَn. Luego, Dios les reprobَ esa actitud diciendo: Les hemos exigido el compromiso de la Torل y han estudiado su contenido a fin de decir la verdad, pero dijeron la falsedad. ،La morada de la ْltima Vida es mلs provechosa para aquéllos que no cometen pecados. Es mejor que el goce de la vida mundanal! ؟Acaso continuلis con vuestra rebeldيa y no razonلis que aquella morada es mejor para vuestra dicha que los bienes de este mundo que preferيs?

170- Los que se aferran a la Torل y cumplen con la oraciَn prescrita para ellos no serلn privados de Su recompensa, merecida a causa de su virtud y de sus obras piadosas.

171- Dios respondiَ a los judيos, cuando pretendieron que los hijos de Israel nunca desobedecieron a la verdad, diciendo: ،Profeta!, recuérdales cuando elevamos el monte por encima de las cabezas de los hijos de Israel, como si fuese una nube, y se espantaron, porque creyeron que se iba a caer sobre ellos. Les dijimos, ante su espanto: Tomad con seriedad y determinaciَn lo que os hemos dado como guيa en la Torل, y recordadlo, tal vez aprovechéis y vuestras almas se purifiquen mediante la devociَn.

172- Aquي Dios demostrَ cَmo los hijos de Adلn pueden ser guiados a la verdad a través de los signos en las criaturas, diciendo: ،Profeta!, recuérdale a la gente cuando tu Seٌor sacَ del linaje de los hijos de Adلn a su descendencia y su progenie y les otorgَ mentes y discernimiento para reconocerlo y para testimoniar la unicidad y divinidad de Dios. Entonces les dijo: ؟Acaso no soy yo vuestro Seٌor? Respondieron, Claro que sي; Tْ eres nuestro Seٌor. Somos testigos de esto. Hemos hecho esto para que, en el Dيa del Juicio Final, no digلis: No éramos conscientes de la unicidad.

173- Para que tampoco digلis: En realidad nuestros padres eran idَlatras antes de nosotros; nosotros somos su descendencia y, por consecuencia, les hemos imitado. ،Seٌor!, ؟acaso vas a castigarnos, por lo que habيan cometido nuestros padres negadores, estableciendo la idolatrيa en la que nos iniciaron? No tendréis ninguna excusa.

174- Mediante esta exposiciَn plena de sabidurيa, demostramos a los hijos de Adلn los signos que prueban la existencia de Dios, para que renuncien a sus transgresiones y dejen de imitar a los perdidos.

175- Dios dio un ejemplo a los que desmienten las aleyas reveladas a su Mensajero, diciendo: ،Profeta! Cuenta a tu gente la noticia de un hombre de los hijos de Israel, a quien informamos de nuestros signos revelados a nuestros Mensajeros, pero se apartَ y los descuidَ. Por eso Satanلs fue tras él, lo tentَ y asي se contَ entre los extraviados.

176- Si hubiéramos querido elevarlo al nivel de los virtuosos, lo habrيamos hecho guiلndolo hasta el nivel de los piadosos, pero se aferrَ a lo terrenal y no llegَ a las alturas de la buena guيa. Siguiَ sus pasiones, y se preocupَ por la vida mundanal pensando continuamente en amasar mلs bienes, tal como un perro en la peor de sus situaciones cuando jadea permanentemente- si lo reprendes o lo dejas- con su lengua pendiendo de tanto jadear. Asي es aquel que se preocupa en demasيa por lo terrenal. Jadea tras sus deseos e inclinaciones sin parar. Esa es la descripciَn de aquel que se apartَ de nuestros signos y es asimismo la de todos aquellos que desmintieron nuestras aleyas reveladas. Pues cuéntales su historia para que contemplen y crean.

177- ،Qué mala situaciَn es la de los que reniegan de nuestros signos! No perjudicaron sino a sي mismos al desviarse de la verdad.

178- Quien Dios guيa al sendero de la verdad, es el que estل realmente guiado, el que es ganador de la felicidad de los dos mundos. Quienes se privan de esta orientaciَn a causa del dominio de sus deseos, son los perdedores.

179- Hemos creado innumerables genios y seres humanos que serلn moradores del Infierno, el Dيa del Juicio Final, porque tienen corazones con los que no llegan a la verdad, ojos que no contemplan los signos del poder de Dios, oيdos con los que no oyen ni las aleyas ni las lecciones. Ellos son similares a los animales, que no se benefician de la inteligencia que Dios les otorgَ para analizar; son aْn peor que ellos, ya que los animales buscan lo que es beneficioso y se apartan de lo que les perjudica. Sin embargo ellos no comprenden esto y estلn completamente perdidos e inconscientes.

180- A Dios solamente pertenecen los atributos que designan las mلs perfectas cualidades. Invocadle por esos atributos. Alejaos de quienes los deforman interpretلndolos de una manera que no corresponde a Su esencia. Sufrirلn el castigo por sus acciones.

181- Entre los destinados al Paraيso, hay un grupo que invita a la verdad y sَlo basلndose en la verdad establece la justicia.

182- A los que desmintieron nuestras aleyas reveladas, los conduciremos gradualmente hasta llegar a su fin, inundلndolos de gracias, a pesar de su insistencia en el desvيo, para que les sobrevenga la destrucciَn mientras estلn inconscientes, entregados a sus placeres.

183- Les daré un plazo en la vida, sin olvidar registrar sus pecados. Mi castigo serل severo de acuerdo con sus pecados que se multiplican por sus excesos.

184- Se precipitaron desmintiendo. No reflexionaron en aquello a que los exhorta el Mensajero, sino que lo tacharon de energْmeno y no lo es. Al contrario, les advirtiَ del peligro de su idolatrيa, y su amonestaciَn es bien evidente.

185- Han desmentido a Muhammad, sobre la unicidad a que los convoca. No reflexionaron contemplando los Cielos y la Tierra y todo lo que éstos contienen, lo que pertenece al poder absoluto del Creador. No piensan que su final se acerca antes de que el fin los sorprenda. Si no creen en el Qur’an, ؟cuلl serل la palabra que van a creer después?

186- A quien Dios prescribe el extravيo, por haber elegido un camino equivocado, no hay quien lo guيe. Dios, enaltecido sea, los dejarل en su extravيo, vacilantes y desconcertados.

187- ،Muhammad!, los judيos te preguntan acerca de la Hora en la cual finaliza la vida mundanal: ؟Cuلndo tendrل lugar y cَmo la reconoceremos? Diles: El conocimiento de su tiempo pertenece a mi Seٌor, y sَlo ةl, en su momento, lo revelarل. Serل atroz al caer- esa hora- sobre los de los Cielos y la Tierra. Te preguntan como si lo supieras. Reitera tu respuesta, diles asegurando: En verdad, sَlo Dios sabe de ella. Sin embargo, la mayor parte de la gente ignoran las verdades ocultas que no pueden comprender.

188- Diles: No puedo beneficiarme ni perjudicarme, salvo con lo que Dios prescribe. Si yo conociera el misterio, como pretendéis, habrيa tomado de todos los bienes, por haber conocido sus causas, y me habrيa protegido del mal, evitando sus causas. No soy mلs que un amonestador del castigo y un anunciador de la recompensa para la gente que cree en la verdad y actْa segْn ella.

189- ةl es Dios, Quien os creَ de un solo ser; hizo de la misma esencia a su cَnyuge y continuَ la descendencia de ambos. Al inicio fuisteis un hombre y una mujer. Cuando él se uniَ a ella, concibiَ un embriَn y luego pasَ a ser feto. Cuando el embarazo progresَ en su vientre, el esposo y la esposa suplicaron a su Seٌor, diciendo: Si nos das un hijo sano sin defecto alguno en su creaciَn, estaremos agradecidos.

190- Cuando les concediَ lo que pidieron, asociaron los يdolos a Dios, el Altيsimo, acercلndose a ellos, como agradeciéndoles. Dios es quien merece las alabanzas. ةl es el Majestuoso por encima de lo que Le asocien.

191- ؟Acaso es justo asociar a ةl يdolos, que no pueden crear algo, sino que han sido ellos creados por Dios?

192- No pueden auxiliar a quienes les adoran, ni tampoco ayudar a los demلs.

193- ،Idَlatras! Si los invocلis para que os guيen hacia lo que deseلis, no responderلn a lo que pretendéis de ellos. En nada os beneficiarلn, que los invoquéis o que os quedéis silenciosos, pues los يdolos no cambian de estado.

194- En verdad aquellos a los que adorلis en lugar de adorar a Dios con la esperanza de obtener algْn beneficio, estلn sometidos a Dios en virtud de su creaciَn. Porque como vosotros, ellos estلn sometidos a ةl. ،Si decيs la verdad cuando pretendéis que ellos son poderosos, entonces, invocadlos, y esperad que cumplan!

195- Al contrario, esas imلgenes son inferiores a vosotros en la creaciَn y formaciَn. ؟Acaso tienen piernas para caminar? ؟O para protegerse a sي mismos y a vosotros del mal? ؟U ojos para ver? ؟U oيdos para oيr lo que les pidلis para vosotros? ،No tienen nada de esto en absoluto! ؟Cَmo, pues, los asociلis a Dios? Y si estلis imaginando que ellas pueden daٌarme a mي, llamadlas entonces y conspirad con ellas contra mi sin mلs demora. ،No tienen ningْn poder. No son amenaza ni una preocupaciَn para mي!

196- En verdad ةl es Quien me concederل la victoria sobre vosotros, y ةl sَlo es Quien auxilia a los virtuosos entre Sus siervos. Tiene absoluta autoridad sobre mي. ةl me revelَ el Qur’an.

197- Y los يdolos a los que pedيs auxilio fuera de Dios, no pueden auxiliaros ni ayudarse a sي mismos.

198- Si les suplicلis guiaros hacia vuestro bien, no oyen vuestra sْplica, y menos pueden guiaros Y les ves ante ti, como si te miraran, pero en realidad no ven nada

199- ،Profeta!, apلrtate de los ignorantes. Sigue el camino de la prédica. Sé indulgente para con la gente y ordénales practicar lo reconocido por la razَn.

200- Y si Satanلs te tienta para alejarte de lo que te fue ordenado-como el encolerizarte ante la persistencia de los incrédulos en hacer el mal- entonces busca refugio en Dios para que aleje a Satanلs de ti. ةl es el Omnisciente, ةl es Quien todo lo oye y todo lo sabe.

201- Ciertamente, aquellos que temen a su Seٌor y ponen una protecciَn entre ellos y las insinuaciones de Satanلs, recuerdan la enemistad de Satanلs y sus intrigas, ven la verdad, y la siguen.

202- Los hermanos de Satanلs son los incrédulos. Los mantienen desviados los demonios mediante la tentaciَn. Ademلs, esos incrédulos siguen en el extravيo sin buscar el ver claro y el razonar.

203- Y cuando no traes a los incrédulos alguna aleya, los que piden con desafيo dicen: ؟Por qué no la pides? Diles: Sَlo sigo el Qur’an que mi Seٌor me revela. Diles también: Este Qur’an contiene evidencias de vuestro Seٌor, que os aclaran la verdad y es una guيa y misericordia para con los creyentes que lo apliquen.

204- ، Creyentes!, y cuando es recitado el Qur’an, prestad atenciَn para entender sus lecciones. Concentraos al oيrlo, para que obtengلis la misericordia.

205- Recuerda a tu Seٌor en ti mismo de modo tal que sientas que te acercas a Dios, sumiso y timorato, sin elevar la voz sino al nivel entre el tono ordinario y el murmullo. Invoca a Dios al comenzar y al terminar el dيa y el resto del tiempo. No seas como los negligentes que se olvidan de ةl.

206- Es cierto que los cercanos a tu Seٌor- honrados y privilegiados por las gracias que les acordَ- no se niegan a adorarle sino que lo ponen por encima de todo lo que no se corresponde con Su esencia y a ةl se someten.

Sura 8

El Botيn Al- Anfal

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelada en Medina; consta de setenta y cinco aleyas. Dios, loado y enaltecido sea, esclareciَ en esta sura las prescripciones de la lucha en Su nombre, sus mَviles, los requisitos que llevan a la victoria, el factor de la fuerza moral que determina la victoria, las leyes que rigen los botines de guerra, el modo de tomar y tratar a los prisioneros de guerra; en suma, las reglas, leyes y prescripciones prudentes que rigen las guerras. Menciona la batalla de Badr, lo que la precediَ y lo que la sucediَ, sus mَviles y motivos, siendo el principal entre ellos la voluntad de los idَlatras de expulsar al Profeta de Meca. En esta sura Dios, loado sea, al exponer los preparativos que se deben tomar para enfrentar la guerra, instruye sobre la obligaciَn de tender a la paz cuando el enemigo aspira a la misma; y termina esclareciendo la colaboraciَn entre los creyentes, la obligaciَn de los mismos de emigrar de una tierra en donde estén oprimidos y el deber de luchar por la dignidad y la inviolabilidad del Islam y de los musulmanes.

1- El Profeta se viَ obligado a emigrar de Meca para desbaratar el plan de asesinarlo, tramado por los idَlatras, y para sentar las bases del Estado Islلmico en Medina en donde encontrَ el apoyo a su causa. Allي se impuso la lucha defensiva para rechazar a los enemigos y preservar a los creyentes de caer bajo su influencia; y allي tuvo lugar la gran batalla de Badr, en la cual los creyentes obtuvieron una brillante victoria y grandes botines, cuyo reparto causَ muchos diferendos y opiniones adversas. Te preguntarلn acerca de los botines: ؟Cuلl es su destino? ؟A quién deben corresponder? ؟Cَmo se deben repartir? ،Mensajero!, diles: Corresponden, primero, a Dios y a Su Enviado, quien deberل repartirlos segْn la orden de su Seٌor; dejad vuestras querellas a causa de estos botines; tened temor a Dios y haced de vuestra absoluta obediencia un objetivo principal; resolved vuestras discrepancias, y que el amor y la justicia sean los fuertes lazos que os guيen porque son los principios de los creyentes.

2- Los verdaderos y convencidos creyentes son aquellos que tienen siempre presente el temor a Dios y el deber de obedecerle, y cuyos corazones se estremecen cuando se menciona Su nombre y sienten hacia ةl un temor reverencial. Cuando se les recitan aleyas corلnicas se les acrecienta su fe, y se encomiendan aْn mلs a Dios, El que los creَ, les dio la vida y les protege.

3- Esos creyentes leales a su fe observan perfectamente sus oraciones con humildad y recogimiento, teniendo a Dios siempre presente en su لnimo y hacen la caridad con la hacienda que Dios les agraciَ en la lucha defensiva, en la beneficencia y la ayuda a los menesterosos.

4- Estos virtuosos, que tienen semejantes cualidades, son los verdaderos y sinceros creyentes que tendrلn de Dios los altos grados de recompensa, obteniendo Su beneplلcito, la indulgencia por sus errores, las buenas substancias en la vida y las eternas delicias en el Mلs Allل.

5- La victoria dimana de Dios. ةl es Quien ostenta el poder sobre todas las cosas. La situaciَn de los creyentes en su discrepancia acerca de los botines, es comparable a la de su condiciَn y لnimo cuando Dios te ordenَ salir para luchar contra los idَlatras en la batalla de Badr. En aquel entonces habيa un grupo de creyentes que saliَ a luchar evidentemente constreٌido.

6- Este grupo tratَ de hacer valer su punto de vista acerca de la verdad, cuando se trataba de salir a la lucha por Dios. Prefiriَ volver aun cuando se percatَ de la victoria, ya que el Profeta les habيa informado de ello y porque los idَlatras de Quraysh estaban espantados. Este grupo odiaba ir a la lucha, pues temيa sus consecuencias. Su salida para luchar es comparable a aquel que ve la muerte y experimenta sus causas y las sufre por adelantado.

7- ،Creyentes!, recordad la promesa de Dios, enaltecido sea, de concederos la victoria sobre el mلs fuerte y poderoso de los dos bandos. Recordad que vosotros preferisteis la victoria sobre el otro bando de hombres que llevaban la hacienda, o sea la caravana conducida por Abu Sufian, por ser el bando que carece de fuerza y poderيo. Pero Dios, enaltecido sea, quiere confirmar la verdad con Su voluntad, Su poderيo y Sus palabras que evidencian tal voluntad y poderيo y exterminan a los incrédulos de la Penيnsula Arلbiga, con la victoria de los creyentes.(1) ————— (1) Estas aleyas indican el afلn de lucha que anima las almas de los creyentes sinceros cuando se enfrentan con el enernigo remitiédose totalmente a Dios. Indica también el estado de لnimo de aquellos que aspiran a ganar los botines.

8- Para afirmar la verdad y extirpar la falsedad, aunque ello disgustara a los incrédulos que se comportaron como criminales hacia Dios, hacia los creyentes y hacia ellos mismos.

9- ،Creyentes!, recordad cuando discrepabais acerca del reparto de los botines. Recordad aquel tiempo en que implorabais a Dios, enaltecido sea, pidiendo Su socorro y Su apoyo, cuando os prescribiَ la ineluctabilidad de la lucha. Recordad que Dios os concediَ lo que implorabais auxiliلndoos con millares de espيritus puros que os llegaban unos detrلs de otros.

10- Dios os auxiliَ con los espيritus puros como albricias de la victoria y para que vuestros corazones se apaciguaran y fueseis valientes. La victoria sَlo se logra con la ayuda de Dios Todopoderoso, El que pone las cosas en su lugar con Su prudencia y sabidurيa, a la cual nada escapa(1). ————— (1) Las aleyas 9 y 10 revelan la repercusiَn de la fuerza moral y su importancia para lograr la victoria.

11- ،Creyentes!, recordad cuando temisteis la escasez del agua y el asalto de vuestros enemigos, y Dios os otorgَ el sosiego, sumiéndoos en el sueٌo. Dormisteis sosegados, y Dios enviَ agua del cielo para purificaros con ella y para liberaros de la tentaciَn de Satanلs y fortificar vuestros corazones con Su ayuda y afirmar con todo ello vuestros pasos.

12- ،Creyentes!, recordad que Dios inspirَ a los espيritus puros infundir en vuestras almas que ةl estل con vosotros con Su apoyo y os otorgarل la victoria. Les dijo: Fortaleced los corazones de aquellos que creyeron, se sometieron a la verdad y combatieron en aras de Dios. Infundiré el temor y el espanto en los corazones de los idَlatras que serلn presa del pلnico; decapitadles , pues, y mutiladles los dedos que llevan las espadas.

13- Esta victoria y este apoyo que os otorgَ, y aquel terror y pلnico que dominَ a los incrédulos son por haber ellos desafiado a Dios y a Su Profeta, colocلndose en el frente opuesto. Aquél que desafيa a Dios y a Su Profeta le azota un doloroso castigo, porque el castigo de Dios es severيsimo.

14- ،Creyentes!, tal es el combate; ،saboreadlo, pues, estando seguros de la victoria y del apoyo de vuestro Seٌor! Por cierto que a los abjuradores de las evidencias de Dios les alcanzarل el castigo del fuego el Dيa del Juicio Final.

15- ،Creyentes y sumisos a la verdad! Si os enfrentلis a los incrédulos en el campo de batalla cuando os asaltan en tropel no os desbandéis volviéndoles vuestras espaldas exponiéndolas a sus espadas.

16- Y aquél que huya y no los enfrente cara a cara, sufrirل la ira de Dios y serل presa del fuego, que es el peor destino; a menos que ello sea por estrategia o para fortificar a otro bando de creyentes juntلndose a él.

17- ،Creyentes!, si obtuvisteis la victoria sobre ellos y matasteis muchos de ellos, ciertamente no sois vosotros los que les aniquilasteis, sino que fue Dios Quien os concediَ la victoria, con su apoyo, infundiendo el pلnico en sus corazones. Tampoco fuiste tْ, ،Profeta!, quien infundiَ el pلnico en sus corazones cuando arrojaste los guijarros a sus rostros, sino que fue obra de Dios, enaltecido sea, infundiéndoles pلnico. Lo hizo para colmar a los creyentes con sus mercedes, probando su lealtad con el rigor de la batalla. Dios estل bien enterado de su لnimo y condiciones como lo estل de todo cuanto dicen. Asي también estل enterado del لnimo, condiciones y dichos de sus enemigos.

18- Tal es la gran victoria cuando Dios desbarata todo lo que urden los incrédulos.

19- ،Incrédulos! Si os aferrلis a las cortinas de la Ka’ba implorando el juicio entre vosotros y los creyentes, ya sabéis que os ha llegado la decisiva respuesta, que no es vuestra victoria sino la victoria de los creyentes. Y si reincidيs volveremos a derrotaros, y de nada os servirل el tropel de vuestros bandos asociados, coaligados en el pecado. Aunque fuerais muy numerosos, sabed que Dios estل con los que adoptaron sinceramente la verdad y se sometieron a ella.

20- ،Creyentes!, vosotros que habéis creيdo en la verdad y os habéis sometido a ella, ya sabéis que la victoria os fue concedida con el apoyo de Dios y la lealtad hacia Su Profeta. ،Seguid, pues, obedeciendo a Dios y a Su Enviado y no rechacéis la exhortaciَn del Profeta a la verdad siendo que oيs y entendéis lo que dice!

21- No seلis cual hipَcritas que dijeron: Escuchamos la verdad y la entendemos, pero no nos sometemos, ni creemos en ella. Cuando en realidad son como aquellos que no escuchan.

22- Por cierto que esos idَlatras, al igual que los hipَcritas, son peores que las bestias aquejadas de sordera y de mudez puesto que desoyeron la verdad, no la escucharon, ni la entendieron.

23- Y si Dios, con Su infinita sabidurيa, hubiese visto en ellos algo que redundase en beneficio de ellos mismos, del prَjimo y de la verdad, les hubiese hecho escuchar lo que es justo para que sus mentes comprendiesen la verdad. Pero aunque hubiesen escuchado y comprendido, igualmente hubiesen rechazado ser guiados, porque su obstinado rechazo es fruto de su concupiscencia.

24- ،Vosotros que habéis creيdo en la verdad y os habéis sometido a ella! Responded a Dios, con vuestros corazones, en todo cuanto os prescribe, y responded al Profeta en todo cuanto os transmite de prescripciones divinas. El Profeta os exhorta a seguir las prescripciones divinas que dan vida a vuestros cuerpos, almas, mentes y a vuestros corazones. Sabed ciertamente que Dios supervisa vuestros corazones, los guيa como quiere y se interpone entre vosotros y vuestros corazones, si en ellos reina la concupiscencia. Mas Dios os salva del mal si seguيs el camino recto. Todos seréis congregados y seréis juzgados a la luz de vuestro comportamiento, el Dيa de Juicio Final.

25- Y prevenيos de los pecados que podrيan corromper vuestra comunidad, como el rechazo de luchar en aras de la fe, la sediciَn y el no cumplir con el requisito de recomendar lo que estل reconocido como bien y execrar lo abominable. El castigo no azotarل sَlo a los inicuos entre vosotros, sino a todos. Sabed perfectamente que el castigo de Dios es severيsimo en la vida y en el Mلs Allل.

26- ،Creyentes! Acordaos, en la plenitud de vuestras fuerzas, de cuando erais pocos y débiles, cuando vuestros enemigos aprovechaban vuestra debilidad. En el momento en que temيais ser secuestrados por ellos, emigrasteis, con la anuencia de Dios, a Yathrib en donde tuvisteis un refugio. ةl os concediَ la victoria y os agraciَ con todo lo bueno para que se lo agradeciérais, siguiendo la senda de la lucha en aras del enaltecimiento de la palabra de Dios.

27- ،Vosotros que habéis creيdo en la verdad y os habéis sometido a ella!, no se concibe que traicionéis a Dios y a Su Enviado, estafando en los botines, o no participando en la lucha por la fe. No traicionéis en lo que os fue confiado sabiendo cuلles son las prescripciones de Dios al respecto.

28- ،Creyentes sinceros!, sabed que la perversiَn de vuestras almas proviene del exceso de amor por vuestros hijos y vuestra hacienda. No sobrepongلis, pues, el amor a los hijos y la hacienda por encima del amor a Dios, enaltecido sea, porque ello corrompe las cosas de vuestra vida. Sabed que la recompensa de Dios es grande y retribuye mلs que la hacienda y los hijos.

29- ،Vosotros que habéis creيdo en la verdad y os habéis sometido a ella! Someteos a las prescripciones de Dios secreta y pْblicamente. Asي Dios infundirل en vuestras almas el poder de discernimiento entre la verdad y la falsedad, os acordarل la victoria sobre vuestros enemigos, disimularل vuestros errores, los y borrarل y os los perdonarل, porque Dios es Graciabilيsimo.

30- ،Profeta! ,recuerda la gracia que Dios te concediَ, cuando los idَlatras se confabularon contra ti para secuestrarte, matarte o expulsarte. Se confabularon para urdirte el mal Pero Dios, enaltecido sea, decidiَ salvarte de su maldad. La decisiَn de Dios es para el bien, pues ةl es el Todopoderoso y el Vencedor.

31- ،Profeta! , recuerda la obstinaciَn de los idَlatras cuando les recitabas las aleyas corلnicas que son Nuestros aleyas. Su ignorancia y orgullo les llevan a decir: Si quisiéramos podrيamos componer otro Qurلn parecido, porque no son sino fلbulas escritas por los que nos precedieron.

32- ،Profeta!, recuerda cَmo te desafiaron y desafiaron a Dios, y, dirigiéndos a su Seٌor, dijeron: Si lo que nos traes es la verdad inamovible, haz que caiga del cielo una lluvia de piedras o un severيsimo y doloroso castigo.

33- Por la prudente sabidurيa de Dios no habrيa de castigarles, en la vida, con un severيsimo castigo, estando tْ entre ellos exhortلndoles a seguir la verdad, esperando su asentimiento. Tampoco Dios habrيa de castigar a los rebeldes cuando se arrepienten y se retractan.

34- Su actual situaciَn les hace merecer el castigo porque impiden a la gente entrar en la Sagrada Mezquita, en cuyo recinto y en sus alrededores Dios prohibiَ cualquier tipo de lucha. Mas Dios aplaza su castigo, porque conoce, por Su inmensa sabidurيa, que muchos de ellos abrazarيan la fe. Por cierto que en su actual posiciَn no son los custodios de la Sagrada Mezquita porque la profanaron con la idolatrيa. Sus verdaderos custodios son los creyentes que obedecen a Dios; pero la mayorيa de los idَlatras ignoran la religiَn como también ignoran la jerarquيa de la sagrada Casa de Dios.

35- Su oraciَn y su invocaciَn se reducيan a silbidos y aplausos. Si tal es vuestra condiciَn, ، sufrid pues la muerte en el campo de batalla para que la Casa de Dios se purifique de la idolatrيa! Vuestro exterminio estل motivado por vuestra incredulidad.

36- Estos que negaron las evidencias de Dios e idolatraron, gastan su hacienda para apartar a la gente de la verdadera fe en lo justo. La gastarلn sin ningْn beneficio, y serل causa de su aflicciَn. Serلn derrotados en el campo de batalla, en la vida. Luego serلn congregados en el Infierno, en el Mلs Allل si persisten en su incredulidad.

37- Ciertamente que con la amonestaciَn de la derrota en la vida, y con el sufrimiento del fuego en la Otra, Dios discrimina a aquel cuya alma, acciones y palabras son una malicia de aquel cuya alma, corazَn y acciَn son buenos, para apiٌar a los malos, unos sobre otros, y arrojarlos en el fuego, el Dيa del Juicio Final. Los idَlatras son los corruptores y son ellos solos los perdedores en esta vida y en el Mلs Allل.

38- A pesar de toda esta amonestaciَn, la puerta de la esperanza permanece abierta. Diles, pues, a estos profanadores, ،oh Profeta de la misericordia!, que si ponen coto a su obstinaciَn en la idolatrيa, Dios los indultarل por sus pecados pasados; y si persisten en su extravيo y vuelven a combatiros, ya se les aplicarل la misma medida que en el pasado, o sea, la victoria de la verdad sobre la falsedad, siempre que los que creen en la verdad persistan en la obediencia en aras de la victoria.

39- Proseguid la lucha contra los idَlatras hasta que pongan fin a sus intenciones de atentar contra la fe de los creyentes subyugلndoles y haciéndoles sufrir. Pero si ellos ponen fin a su incredulidad y a sus agresiones contra los creyentes y demuestran un sentido religioso mلs sincero hacia Dios, ةl , alabado sea, conoce perfectamente sus acciones y les recompensarل por ellas.

40- Pero si persisten en su rechazo y en su persecuciَn a los creyentes, sabed, ،creyentes!, que estلis bajo la soberanيa de Dios, la mلs apreciada y fuerte de las soberanيas. ةl es vuestro salvador y Su socorro es el mلs grande y el mلs fuerte.

41- ،Musulmanes!, sabed que los botines que habéis conseguido de la hacienda de los incrédulos deben ser repartidos en cinco partes: una quinta parte para Dios y Su Enviado, sus familiares, los huérfanos (hijos de musulmanes cuyos padres fallecieron siendo pobres), los menesterosos (que son los mلs necesitados entre vosotros) y el viajero. Esta quinta parte dedicada a Dios y a Su Enviado serل destinada también a subvencionar los servicios pْblicos de la comunidad, segْn decida el Profeta durante su vida, o su sucesor, después de su fallecimiento. El resto debe repartirlo entre los arriba mencionados. Las cuatro quintas partes restantes del botيn- aunque la aleya no los nombra- corresponden a los combatientes. Sabedlo bien y obrad a base do ello si creéis verdaderamente en Dios y en lo que hemos revelado a Nuestro siervo Muhammad en las aleyas reveladas el dيa en el que se enfrentaron vuestro bando y el de los incrédulos en la batalla de Badr. Dios es el Todopoderoso sobre todo cuanto existe, acordando la victoria a los creyentes a pesar de su reducido nْmero y la derrota del bando de los idَlatras a pesar de su abrumadora mayorيa.

42- Acordaos de cuando estabais en la ladera del valle mلs prَxima a Medina y ellos-los incrédulos- estaban en la ladera mلs lejana, y la caravana del comercio que buscabais se encontraba mلs cercana de vosotros que del mar. Si hubierais concertado un encuentro para la batalla habrيais faltado a ella, pero Dios hizo que os enfrentarais sin previa cita ni deseo de ellos, para que Dios cumpliera su decisiَn ineluctable ya prescrita: el enfrentamiento y la batalla que habrيa de culminar con vuestra victoria y la derrota de los idَlatras, para poner fin con evidencias a las confusiones con la perdiciَn de los incrédulos y para que los creyentes viviesen esta evidencia de la victoria, que otorga Dios a una minorيa creyente, porque ةl es Omnioyente, Sapientيsimo y nada le escapa de lo que dicen o de las intenciones de los integrantes de cada bando.

43- ،Profeta!, recuerda cuando Dios te agraciَ cuando en tu sueٌo te hizo ver el ejército enemigo en nْmero reducido para sosegar vuestros corazones y haceros ver que serيais vencedores afirmلndoos asي en la batalla. Si os hubiera hecho ver un enemigo numeroso sin fortalecerlos con esa visiَn, os habrيais desanimado y habrيais vacilado acerca del resultado de la batalla, y habrيais fracasado discrepando en la estrategia del combate. Pero Dios os salvَ de todo ello y de sus consecuencias, porque ةl bien conoce las intimidades de los corazones.

44- ،Profeta!, recuerda cuando Dios os hizo creer que vuestros enemigos eran poco numerosos, haciéndoles creer a ellos lo mismo que a vosotros. Asي hizo que enfrentase cada uno al otro en una lucha, para que ahي se cumpliese la decisiَn de Dios, que debيa cumplirse. A Dios pertenecen todos los asuntos del Universo y sَlo se cumple lo que ةl dispuso y prescribiَ.

45- ،Vosotros que creéis!, cuando os enfrentéis a un grupo de vuestros enemigos, sed firmes y no huyلis ante ellos, y recordad a Dios, Su poderيo y Su buena promesa de acordar la victoria a los creyentes, invocando mucho a Dios. Con la firmeza y el aguante obtendréis el éxito esperado y asegurado.

46- Obedeced a Dios y a Su Mensajero en todo lo que os ha sido ordenado hacer o evitar hacer. No disputéis ni discrepéis entre vosotros, porque las disputas y las discrepancias son factores de desuniَn, debilitamiento y fracaso. Soportad lo que os suceda proveniente de la guerra. Dios estل con los pacientes que cuentan con Su ayuda, apoyo y buena recompensa.

47- Y no seلis como aquellos que salieron de sus casas por petulancia haciendo ostentaciَn de su poderيo ante la gente, orgullosos de lo que poseen, en busca de los elogios por su aparente valentيa y dedicaciَn, cuando con ello desvيan a los demلs del camino de Dios y del Islam. Mas Dios esta enterado de cuanto hacen, y les castigarل en esta vida y en la Otra por todo cuanto cometen.

48- Y recordad ،oh musulmanes!, cuando Satanلs embelleciَ a los ojos de esos idَlatras sus acciones diciéndoles: Ciertamente no hay entre los hombres quien pueda venceros, asegurلndoles que era su seguro protector. Mas cuando los dos bandos se enfrentaron en el campo de batalla, fracasaron sus insinuaciones y maquinaciones, y retornَ derrotado haciéndose el inocente, temiendo la ira de Dios, porque ةl castiga severamente por los pecados.

49- ،Mensajero!, recuerda cuando los hipَcritas, entre los incrédulos, y los vacilantes en su fe se percataban de vuestra valentيa y firmeza: ، Estos musulmanes estلn engaٌados por su creencia! Aquél que se remite a Dios teniendo fe en ةl, contando con Su apoyo, ciertamente Dios le basta para lograr su propَsito y le acuerda la victoria sobre sus enemigos, porque Dios es Todopoderoso, Prudente y Sabio en lo que se propone.

50- ،Mensajero! Si vieras el terrible espanto que azotarل a esos incrédulos cuando al morirse, los لngeles les arrebaten sus almas y les golpeen en sus rostros y por detrلs, diciéndoles: ، Sufrid, pues, el suplicio del fuego por culpa de vuestras malas acciones!

51- Ciertamente Dios no es injusto para con Sus siervos cuando les castiga por lo que hicieron. En realidad esa es la pura justicia, porque no pueden equipararse el bienhechor y el malhechor. ةl les castiga por cuantas malas acciones perpetraron.

52- A semejanza de los faraones y los violentos tiranos que negaron antes que ellos, estos idَlatras negaron las evidencias. Dios les castigَ por sus pecados, y no fue injusto con ellos. Dios es Todopoderoso y Severيsimo cuando castiga a los culpables.

53- Tal es la justicia inmanente de Dios, porque ةl no cambia una gracia concedida a las personas, como la gracia de la seguridad y la de la abundancia, hasta que ellos cambien lo que tienen en sي mismos: condiciones y causas. ، Dios oye lo que dicen y sabe lo que hacen!

54- La prلctica de estos incrédulos y su manera de negar las evidencias de Dios y Sus gracias, se asemejan a las del Faraَn y su comunidad: persisten en desmentir a los Mensajeros de Dios y las evidencias de su profecيa. En la actitud de la familia del Faraَn y los que le precedieron hay una perfecta similitud en la persistencia de negar los signos de Dios, en descreer a los Mensajeros y desmentirlos empecinلndose en ello. Pues cada uno de ellos fue castigado por cuanto pecَ. Unos fueron castigados por los rayos y los vientos, y el Faraَn y los suyos fueron ahogados. Todos ellos fueron inicuos hacia sي mismos y merecieron lo que les azotَ.

55- Por cierto que las peores criaturas que andan sobre la faz de la tierra, a los ojos de Dios, en Su prudente justicia, son los incrédulos empecinados en su incredulidad.

56- Aquéllos con quienes hayas concluido pactos y convenios y persisten en quebrantar sistemلticamente sus compromisos- los judيos- nada puede detenerlos en su empresa. Ni exaltando a Dios ni amonestلndoles con el temor al castigo de Dios y sus represalias.

57- ،Mensajero! Si das con estos infractores, que no cumplen su compromiso, en el campo de batalla, aplيcales un escarmiento severo, que atemorice a quienes les sigan. Asي, disgregadas sus retaguardias, su escarmiento les harل recordar la violaciَn de sus pactos y servirل de ejemplo a otros para no caer en la misma infracciَn que ellos. (1) ————— (1) Uno de los medios de sembrar el desorden y el pلnico en las filas de un ejéreito enemigo es atacarlo por la retaguardia.

58- Y si algunos indicios te hacen sospechar la traiciَn de un pueblo con el cual concluiste un pacto, rompe con ellos cerrلndoles el camino de la traiciَn. Asي sabrلn cuلl es tu posiciَn, y no podrلn llevar a cabo su traiciَn. Dios aborrece a los traidores y no le satisface que seلis calificados como ellos.

59- ،Los incrédulos no deben pensar que han tomado ventaja alguna, que se encuentran a salvo de las consecuencias de su traiciَn y su perfidia! Ciertamente jamلs podrلn desafiar a Dios que conoce todo y es el عnico que puede con ellos y les castigarل con Su poderيo y Su justicia.

60- ،Musulmanes!, aprestaos con cuanto dispongلis de armas y pertrechos para enfrentar a vuestros enemigos, desde las guarniciones instaladas en las fortalezas, hasta las que estلn estacionadas en los confines de vuestros territorios, para atemorizar con ello a los enemigos de Dios y de vosotros, y a los incrédulos que estلn al acecho esperando cualquier ocasiَn favorable. Con ello atemorizلis, asimismo, a otros que desconocéis ahora, y que Dios conoce ya, porque nada se Le escapa. Todo lo que gastلis en preparativos y prevenciones en aras de la causa de Dios, ةl os recompensarل por ello generosamente, sin quitaros nada de lo que merecéis de gracia de vuestro Seٌor.

61- Pero si el enemigo desiste de la guerra y se inclina a la paz, inclيnate tْ también, ،Profeta!, porque la guerra no puede ser un objetivo en sي para ti, puesto que tْ sَlo recurres a ella para la defensa contra sus agresiones y los desafيos que te hacen. Acepta, pues, la paz que te proponen, encomiéndate a Dios, y no temas sus maquinaciones y artimaٌas. Dios escucha lo que planean y sabe lo que traman y complotan. No le escapa nada.

62- Mas si quieren engaٌarte manifestando su inclinaciَn a la paz, Dios te basta en todos los aspectos, ya que ةl te auxiliَ concediéndote la victoria, cuando te proveyَ de todos los factores evidentes y ocultos, lo que suscitَ la firmeza de los corazones de todos los creyentes: los Muhayirin (los que emigraron a Medina) y los Ansar (los partidarios del Islam en Medina).

63- Y suscitَ el amor entre ellos después de las discrepancias y enemistad, uniéndoles a tu alrededor. Sacrificaron sus vidas y sus bienes en aras de tu causa. Ciertamente aunque hubieras gastado todo cuanto hay en la tierra de bienes e intereses para lograrlo, jamلs lo hubieses conseguido, porque los corazones dependen de Dios. ةl, enaltecido sea, es Todopoderoso. Dirige los asuntos de sus siervos de la mejor manera para beneficiarlos.

64- ،Profeta!, Dios, enaltecido sea, es suficiente para ti y para los creyentes que te siguieron en todo lo que necesitéis.

65- ،Profeta! Anima a los creyentes en el combate por la palabra de Dios. Para que se afirmen, haz que aspiren a la gracia que trae la lucha en aras de Dios, en esta y en la otra Vida. Ciertamente, si hay entre vosotros veinte constantes en su fe, resistentes en el combate y obedientes a las prescripciones, podrلn vencer a doscientos de los incrédulos, porque éstos son gente que no comprenden la veracidad de las cosas y carecen de fe, de poder de resistencia y no aspiran a las recompensas de Dios.

66- ،Creyentes!, si la resistencia es un deber para vosotros, para enfrentaros a vuestros enemigos aunque sean diez veces superiores a vosotros, Dios os ha permitido en caso de debilidad de vuestra parte, resistir a una fuerza enemiga equivalente al doble de la vuestra, porque sabe que existe entre vosotros una debilidad que se debe tener en cuenta para facilitar vuestra tarea. Asي, si hubiera entre vosotros cien combatientes constantes vencerيan a doscientos de los incrédulos y si hubiera mil vencerيan a dos mil, con la voluntad de Dios y Su apoyo.

67- No estل permitido a ningْn Profeta tomar prisioneros para retenerlos, hacerles pagar el rescate, o liberarlos, antes de haber combatido, vencido y extenuado a sus enemigos hasta reducirlos a la incapacidad de seguir combaténdoos. En la batalla de Badr os habéis apresurado a tomar prisioneros antes de que la victoria sobre vuestros enemigos se afianzara, persiguiendo beneficios materiales; mas Dios os desea la gracia del Mلs Allل luchando en aras de la verdad sin prestar atenciَn a vuestras preocupaciones mundanas, porque Dios es Poderoso, Capaz y Vencedor; ordena vuestros asuntos en vuestro interés.

68- Y si no hubiera sido por una previa prescripciَn de Dios, que consiste en indultar a los que se esfuerzan y yerran, os habrيa alcanzado un gran castigo por lo que habéis tomado apresuradamente.

69- ،Disfrutad, pues, de lo que habéis conquistado como botيn de guerra lيcito y bueno, y temed a Dios en todos vuestros asuntos! Dios es Indulgentيsimo y Misericordioso para con quien Le complace entre Sus siervos.

70- ،Profeta!, di a los que cayeron prisioneros en vuestras manos: Si hay algْn bien en vuestros corazones, Dios os concederيa algo mejor de lo que os fue arrebatado por los creyentes, y os perdonarيa el mal cometido con vuestra idolatrيa, porque Dios es Indulgentisيmo, Misericordiosيsmo para con los que se arrepienten de su idolatrيa y de sus pecados.

71- Mas si quieren traiconarte con lo que aparentan algunos de ellos, simulando inclinarse hacia el Islam, cuando sus corazones abrigan la traiciَn, ،no te apenes!; Dios te facultarل para someterles. Ya Lo habيan traicionado cuando tomaron copartيcipes y abjuraron de Sus mercedes. Dios te concediَ la victoria sobre ellos en Badr, a pesar de su superioridad numérica, porque Dios es Todopoderoso, Prudente en Su sabidurيa, posibilitando la victoria de Sus siervos creyentes.

72- Los que creyeron en la verdad y los que emigraron de Meca y sacrificaron sus bienes y sus personas en la lucha, asي como los que dieron refugio y auxilio al Enviado de Dios, combatiendo a los que le combaten y enemistando a los que luchan contra él; éstos que se auxiliaron unos a otros en aras de la palabra de Dios y de la verdad, son coherederos y aliados. Y los que no emigraron, no pueden gozar de la protecciَn de los creyentes hasta que emigren. Y si os piden socorro en defensa de la religiَn debéis prestلrselo, mas si piden vuestro socorro contra vuestros aliados que no hayan renegado de su compromiso, no estلis obligados a responder. Dios estل enterado de cuanto hacéis, no Le escapa nada; ،precaveos de no extralimitaros para no caer bajo Su castigo!

73- Los incrédulos son aliados los unos de los otros. Son aliados en la falsedad, auxiliلndose contra vosotros. No los toméis como aliados. Si asي lo hacéis habrل sediciَn en vuestras filas y una gran corrupciَn en la Tierra.

74- Mas los creyentes que emigraron y combatieron en aras del camino de Dios, asي como los que los ampararon, y defendieron la verdad y la palabra de Dios, estos son los verdaderos creyentes que obtendrلn la indulgencia de Dios, alabado sea, y los que obtendrلn Su gracia en ésta y en la otra Vida.

75- Los que creyeron después, emigraron y lucharon con los que les precedieron, estos son de los vuestros, grupo de emigrantes y defensores. Tienen los mismos derechos que todos vosotros. Los que tienen lazos de consanguinidad entre los creyentes- ademلs de los lazos de la fe- tienen mلs derecho los unos con respecto a los otros, en el afecto, en la hacienda, en el auxilio y en el apoyo. Dios esclareciَ todo esto en Su Libro (el Qur’an), porque Dios es Omnisapiente.

Sura 9

El Arrepentimiento At-Tawba

Introducciَn:

Esta novena sura fue revelada en Medina, en el aٌo noveno del calendario islلmico, que empieza con la emigraciَn del Profeta de Meca a Medina. ‘Ali يbn Abi Talib (que Dios ilumine su rostro) fue encargado por el Profeta para hacer llegar y recitar su texto a los musulmanes durante la Peregrinaciَn, siendo Abu Bakr As-Siddiq (que Dios le acuerde Su beneplلcito), prيncipe de los peregrinos musulmanes. Esta sura, que consta de ciento veintinueve aleyas, empieza con la excepciَn de la responsabilidad de Dios, enaltecido sea, hacia los idَlatras; por ello se conoce como la sura de la excepciَn, seٌalando después los meses sagrados, el compromiso de los idَlatras y la obligaciَn, para los musulmanes, de cumplir con el compromiso contraيdo con los idَlatras mientras no lo rompan, seٌalando, asimismo, que aquél que rompa y abjure de su compromiso debe ser combatido. Luego subraya que la médula del acercamiento a Dios, enaltecido sea, es la fe absoluta en ةl y que la verdadera fe es absoluta sَlo cuando Dios y Su Enviado sean los mلs amados de los creyentes, por encima de todo. En esta sura Dios seٌala que aquél que se vanagloria de la fuerza material se aparta de la victoria, mencionando, a tal efecto, la situaciَn de los musulmanes en la batalla de Hunain; y prohibe la entrada a los idَlatras en la Mezquita porque son impuros cuyas almas estلn polutas por la idolatrيa. Esta sura prescribe, asimismo, la obligaciَn de los creyentes de combatir a los judيos y a los cristianos hasta que paguen el tributo correspondiente, indicando cuلles son los meses sagrados, y la obligaciَn de acudir prontamente a la lucha cuando se apela a la misma, seٌalando a los rezagados, y descapacitados que no responden prontamente al llamado a la lucha, asي como la situaciَn de los hipَcritas que tienden a la sediciَn en los momentos de la movilizaciَn para la lucha, destacando el comportamiento de los hipَcritas para con los creyentes en tiempos de paz y de guerra. La inexorable pena que se debe aplicar para castigar la hipocresيa: que el Profeta no ore por ningْn hipَcrita. Luego seٌala Dios, alabado sea, los motivos que permiten no acudir a la lucha, y el caso de los beduinos que simularon abrazar el Islam y se sometieron a sus preceptos, después de asegurarse que el Islam se habيa convertido en una fuerza, seٌalando que esos beduinos moran en los alrededores de Medina. Menciona después, la situaciَn de los humanos en cuanto a la fe, narrando el hecho de cَmo la mezquita Ad- Dhirar (perjuicio) fue edificada por los hipَcritas para competir con la Mezquita que fue erigida por el Enviado de Dios. Luego mencionَ las cualidades de los creyentes sinceros en su fe y el arrepentimiento de los que se rezagaron y no estaban al lado del Profeta y la aceptaciَn divina de ese arrepentimiento. Menciona el estado de لnimo de los hombres al recibir la revelaciَn cor’anica y termina esta sura seٌalando la elecciَn divina de Muhammad para el cumplimiento de esta misiَn que no tiende a dificultar la vida de aquellos a quienes fue enviado, sino que es para su propio bien, siendo compasivo y misericordioso para con ellos, y que Dios es mلs que Suficiente para él, si ellos lo rechazan.

1- Dios y Su Enviado quedan exentos de responsabilidad hacia los incrédulos con los cuales habéis pactado y violaron el pacto.

2- Circulad libremente, pues, ،idَlatras!, con vuestra seguridad garantizada- durante cuatro meses- a partir de esta excepciَn, mas sabed que donde quiera que estéis, estلis sujetos a la ley de Dios, y sabed que no Lo podréis desafiar, y que Dios humillarل a aquellos que Lo nieguen.

3- Y he aquي una advertencia de Dios y de Su Enviado a todos los humanos en el dيa de la Gran Peregrinaciَn para manifestar que Dios y Su Enviado no son responsables de los idَlatras traicioneros: ، Idَlatras violadores de vuestro compromisos !, si os retractلis de vuestro politeيsmo serل mejor para vosotros en esta vida y en la Otra, mas si persistيs en vuestra idolatrيa, sabed que estلis sujetos a la soberanيa de Dios. ،Profeta !, amonesta a todos los incrédulos recalcitrantes que tendrلn un severيsimo castigo.

4- Mas aquellos idَlatras con quienes os hayلis aliado, que no os hayan traicionado y que no hayan ayudado a nadie contra vosotros, observad vuestro compromiso con ellos y respetadlo hasta su término, porque Dios aprecia a los timoratos que respetan sus compromisos.

5- Cuando termine el plazo de la seguridad proclamada de cuatro meses, combatid a los idَlatras que violan sus compromisos; doquiera los halléis apresadles rigurosamente; acorraladles cerrلndoles todos los caminos y acechadles en todas partes, mas si se arrepientan de su incredulidad y observan los preceptos del Islam, celebrando la oraciَn y pagando el Zakat, entonces no tenéis ninguna autoridad para ir en contra de ellos, porque habrلn abrazado la religiَn de Dios. ، Y ةl es Indulgentيsimo con los que se arrepienten, Misericordiosيsimo para con sus siervos !

6- ، Mensajero !, si alguno de los idَlatras, de aquellos contra los que ordenaste luchar, pide tu protecciَn, ampلrale hasta que escuche la palabra de Dios; si abraza el Islam, ya es uno de vosotros, y si no, escَltale hasta un lugar seguro. Esta orden concierne a los que piden una protecciَn hasta escuchar la palabra de Dios, puesto que puede ignorar, hasta entonces, lo que es el Islam y satisfacer su deseo de conocerlo.

7- ؟ Cَmo esos idَlatras reincidentes violadores de los compromisos podrيan tener un pacto con Dios y Su Mensajero? No aceptéis sus pactos, salvo los de aquellas tribus con las que pactasteis junto a la Sagrada Mezquita y que hayan observado correctamente sus pactos; observad también, vosotros, vuestros compromisos para con ellos mientras observan ellos los suyos, porque Dios estima a los obedientes que cumplen sus pactos.

8- ؟Cَmo podréis respetar sus pactos si son gente que, si lograran dominaros, no escatimarيan esfuerzo alguno para aniquilaros sin respetar ningْn pacto ni lazo de parentesco?; tratan de seduciros con sus dulces palabras cuando sus corazones os odian, porque la mayorيa de ellos son apَstatas violadores de los pactos.

9- Rechazaron las evidencias de Dios, intercambiلndolas por vil precio de la vida mundanal e impidieron a la gente abrazar la religiَn de Dios. ، Qué nefasto lo que hacen !

10- Tal es la postura de su infidelidad; no respetan ni parentesco ni compromiso con ningْn creyente; éstos son los agresores, y la agresiَn es su enfermedad crَnica.

11- Mas si se arrepienten de su incredulidad y observan los preceptos del Islam, celebran la oraciَn y pagan el Zakat, son vuestros hermanos de religiَn, teniendo los mismos derechos que vosotros y cumpliendo los mismos deberes. Asي Dios dilucida las evidencias a los que saben beneficiarse del conocimiento.

12- Pero si violan sus pactos después de haberse comprometido y persisten en injuriar vuestra religiَn, entonces combatid a los cabecillas de la incredulidad y a sus seguidores, por ser perjuros y violadores, a fin de que se abstengan de su apostasيa.

13- ،Creyentes !, ؟ no os apresurلis a combatir a un grupo de idَlatras que reincidieron en la violaciَn de sus compromisos, planeando expulsar al Mensajero de Meca o asesinarlo, siendo los primeros en provocaros, daٌaros y agrediros? ؟ Acaso les teméis? No les temلis, Dios es el ْnico a Quien debéis temer, si sois sinceros en vuestra fe.

14- ،Creyentes!, combatidles, que Dios los castigarل por vuestras manos, les humillarل y os darل la victoria sobre ellos; os sosegarل con su derrota, con la fortaleza y la honra del Islam, aplacando el dolor escondido y evidente que albergaban los corazones de los creyentes que tanto sufrieron la maldad de los incrédulos.

15- Y alegrarل los corazones de los creyentes con la victoria, después del sufrimiento y el temor padecidos, y apaciguarل su ira. Dios acepta el arrepentimiento de los que quieran arrepentirse de entre ellos. Dios es Sapientيsimo de los asuntos de Sus siervos, Prudente en lo que les prescribe.

16- ،Creyentes!, no penséis que Dios, enaltecido sea, os va a dejar sin probaros en la lucha en aras de Su senda. Cerciorarse es una de Sus leyes, para saber quiénes de vosotros lucharon sinceramente y no tomaron por confidente a nadie fuera de Dios, Su Enviado y los creyentes. Dios estل bien enterado de cuanto hacéis y os recompensarل por vuestras acciones.

17- Los incrédulos no son dignos de permanecer en las mezquitas de Dios, siendo obstinados en su incredulidad, dando testimonio de la misma; las acciones de esos idَlatras son vanas y desmerecidas y morarلn eternamente en el Infierno tras el Dيa del Juicio Final.

18- Mas los que deben frecuentar las mezquitas de Dios son aquellos que creen en Dios عnico, en la Resurrecciَn, en el Dيa del Juicio Final, los que observan la oraciَn como se debe, que purifican su patrimonio con el pago del Zakat y sَlo temen a Dios; estos son los que se espera sean los bien encaminados en el sendero recto.

19- No debéis pensar que los proveedores de agua durante la Peregrinaciَn y los custodios de la Mezquita Sagrada, siendo idَlatras, se equiparen con los que creen en Dios عnico, en la Resurrecciَn, en Juicio Final y luchan en aras de Dios. No pueden ser equiparados ante Dios, Quien no guيa en el sendero del bien a las personas que se perjudican a sي mismos con la incredulidad y la agresiَn a su prَjimo con su permanente maldad.

20- Los que creyeron en la unicidad de Dios, emigraron del territorio de la incredulidad al del Islam y soportaron las aflicciones de la lucha en aras de Dios, con sus vidas y sus bienes, estos obtendrلn mayor dignidad ante Dios que aquellos que no tuvieron estas cualidades, y serلn los bienaventurados de Dios.

21- Estos serلn merecedores de la gran misericordia de Dios, enaltecido sea, que les abarcarل a todos y se beneficiarلn con Su beneplلcito y les harل morar el Dيa del Juicio Final en el Paraيso, en donde encontrarلn las mercedes permanentes.

22- Estos morarلn eternamente en el Paraيso. Por cierto que Dios dispone de magnيficas recompensas y grandes retribuciones.

23- ، Creyentes!, no toméis a vuestros padres, vuestros hijos, vuestros hermanos, vuestro clan familiar y vuestros cَnyuges como aliados mientras optan por la incredulidad y la prefieren a la fe islلmica; los que buscan protecciَn con los incrédulos son los que se extraviaron de la senda recta.

24- ، Enviado de Dios !, di a los creyentes: Si amلis a vuestros padres, vuestros hijos, vuestros hermanos, vuestras esposas, vuestros parientes, a los bienes que hayلis obtenido, al comercio cuya ruina teméis y a las moradas que os satisfacen, por encima de vuestro amor a Dios, a Su Enviado y a la lucha en aras de Dios, a tal punto que os han desviado para no apoyar al Profeta, aguardad hasta que Dios cumpla Su designio con vosotros y el castigo que os aplique. Dios no guيa a los que sobrepasan los lيmites de Su religiَn.

25- ، Creyentes !, Dios os ha dado la victoria sobre vuestros enemigos en varias batallas, gracias a la fortaleza de vuestra fe, mas cuando vuestra vanidad os hizo creer en vuestra fuerza como en la batalla de Hunaيn, Dios os abandonَ a vuestra suerte, y vuestra superioridad no os beneficiَ en nada, tanto que vuestro enemigo os venciَ; de tal manera que la Tierra- con toda su amplitud- os pareciَ estrecha y perdisteis las posibilidades de la lucha o de la salvaciَn con honor; la mayorيa de vosotros huyeron para poner a salvo sus vidas. Fuisteis derrotados y abandonasteis al Enviado de Dios con un pequeٌo grupo (1). ————– (1) Se trata de la batalla de Hunain, que tuvo lugar entre los creyentes y las tribus de Thaqif y Hawazin. El ejército islلmico se componيa de unos 12.000 combatientes, y el de los incrédulos de unos 4.000. La batalla de Hunain era decisiva, puesto que de ella dependيa el desarraigo del ْltimo baluarte de la idolatrيa entre los لrabes, ya que Meca habيa sido conquistada poco antes para el Islam. Los dos ejércitos se enfrentaron: el islلmico, vanidosamente creyendo en su nْmero, y el reducido de los incrédulos. Al comienzo de la batalla, ésta se inclinَ a favor de los incrédulos, pero al final triunfaron los creyentes. La gran moraleja de esta batalla reside en que el factor de la fuerza numérica de un ejército no asegura la victoria, sino que ésta depende de la fortaleza moral del combatiente.

26- Luego os salvَ la protecciَn de Dios que infundiَ el sosiego en Su Profeta y en los corazones de los creyentes y os auxiliَ con los espيritus puros (لngeles) como luchadores para afianzaros aunque fueron invisibles ante vuestros ojos. Lo cierto es que vencisteis a vuestros enemigos que sufrieron con la amargura de la derrota. Tal es lo que merecen los incrédulos en esta vida.

27- Después de esto, Dios aceptarل el arrepentimiento de quien quiera de Sus siervos, y absolverل sus pecados si retornan sinceramente a ةl. Dios es Indulgentيsimo y Misericordiosيsimo.

28- ، Creyentes !, ciertamente que los idَlatras son impuros porque sus almas estلn polutas por su idolatrيa y se extraviaron en su fe; no les permitلis aproximarse al recinto de la Sagrada Mezquita a partir de este aٌo (el aٌo IX de la Era Islلmica); mas si teméis cualquier penuria a causa de someteros a su bloqueo comercial, ciertamente Dios os compensarل y os enriquecerل con Su bondad si quiere. Dios bien conoce vuestros asuntos, Prudente en lo que prescribe.

29- ، Creyentes !, combatid a los incrédulos entre los adeptos del Libro, aquellos que no tienen una auténtica fe en Dios, que no estلn firmemente persuadidos de la Resurrecciَn y del Juicio Final, ni acatan la prohibiciَn de lo que Dios y Su Mensajero prohibieron y que no abrazan el Islam, que es la verdadera religiَn. ،Combatidles hasta que crean o paguen el tributo de la yizia (1) sumisos, obedientes y no rebeldes, para contribuir con ello al presupuesto de la naciَn islلmica. ————– (1) La yizia es un tributo que pagan los no musulmanes que viven en un paيs islلmico. Este tributo es una contribuciَn al presupuesto de la naciَn islلmica, equiparلndose asي a la contribuciَn del musulmلn en dicho presupuesto. ةste paga la quinta parte de los botines ganados en las guerras, paga el Zakat (contribuciَn anual), paga la limosna al finalizar el mes de ayuno, asي como las diferentes expiaciones por sus pecados. Con todo eso, alimenta el presupuesto de la comunidad, y el ciudadano no musulmلn estل exento de cumplir con esos pagos, mientras recibe el beneficio como cualquier musulmلn. La yizia es un tributo que pagan los ciudadanos que profesan el Judaيsmo o el Cristianismo..La yizia no es ningْn tributo humillante, es un sيmbolo de obediencia, exactament igual al pago del impuesto moderno, siendo su falta de pago un signo de rebeldيa.

30- Apartلndose del monoteيsmo puro de su credo, los judيos dijeron: ‘Uzayr (1) es hijo de Dios; y los cristianos alejلndose por su parte, afirmaron: El Mesيas es hijo de Dios. Tales afirmaciones fueron elaboradas por ellos mismos, las repiten continuamente sin base ni evidencia alguna en los Libros revelados, ni por medio de algْn Mensajero de Dios. Con lo que dicen se parecen a lo que decيan los idَlatras antes que ellos. Dios maldijo a esos incrédulos y los aniquilَ. ، Qué extraٌo que se desvيen de la verdad tan evidente y persigan lo vano! ————— (1) ‘Uzayr es el nombre del sacerdote y rabino ‘Azra (Esdras) que fue escriba de la ley de Moisés, el Mensajero de Dios.

31- Tomaron a sus sabios y monjes por dioses, que les prescriben la ley, tomando sus palabras como acto de fe, aun cuando esas palabras contradicen lo que les fue transmitido a través de sus propios Profetas, y los siguieron en sus futilidades endiosando al Mesيas, hijo de Maria, cuando Dios les ordenَ en Sus Libros y por intermedio de Sus Mensajeros que sَlo adoraran a Dios Uno y عnico, porque a la luz de lo que admite legيtimamente toda mente sana, el ْnico digno de ser adorado es Dios, Santificado sea, que no tiene copartيcipe en la adoraciَn ni en el poder de creaciَn, ni en Sus atributos.

32- Los incrédulos desean extinguir, con sus falsos argumentos, la luz de Dios, que es el Islam; mas Dios decidiَ extender Su luz evidenciando Su Religiَn y la victoria de Su Mensajero, aunque ello disguste a los incrédulos.

33- ةl es quien tomَ el cuidado de completar Su luz enviado a Muhammad con las pruebas y las evidencias de la verdadera religiَn: el Islam, para hacerla prevalecer sobre todas las demلs religiones anteriores; aunque ello disguste a los idَlatras, Dios harل prevalecer el Islam con toda seguridad.

34- ، Creyentes !, sabed que muchos de los doctos judيos y sacerdotes cristianos usurparon ilيcitamente los bienes de los demلs, aprovechando la confianza y la fe depositada en ellos por sus seguidores, impidiendo asي a la gente abrazar el Islam. En cuanto a los que acaparan los bienes de oro y plata y no los invierten ni pagan el tributo legيtimo correspondiente, anْnciales, ، Profeta !, un severo castigo

35- En el Dيa del Juicio Final, esos bienes serلn enrojecidos en el fuego infernal y con ellos serلn quemados sus frentes, sus costados y sus espaldas, y se les dirل: Sufrid, pues, por lo que atesorasteis para vosotros sin pagar el correspondiente tributo en aras de Dios. Sufrid el severo tormento.

36- Los meses del aٌo lunar (aٌo del calendario islلmico) son doce como lo prescribiَ Dios con Su prudencia en todos Sus Santos Libros desde la creaciَn del mundo. De estos doce meses, Dios prescribiَ cuatro consagrados- inviolables- en los cuales se prohibe toda lucha (a saber: Muharram, el primer mes del aٌo; Rayab, el séptimo; Dhu-l- qa’da, el undécimo; y Dhu-l- hiyya, el duodécimo). Esta prohibiciَn constituye la ley de la Religiَn de Dios, que no admite que sea derogada ni diferida. No os perjudiquéis, pues, combatiendo en ellos, salvo si sois agredidos. Combatid a los politeيstas sin excepciَn y sabed que indefectiblemente Dios otorga la victoria a los timoratos que obedecen Sus ordenes y se apartan de lo que les prohibiَ.

37- El hecho de diferir los meses sagrados, cuya vigencia debe ser inviolable por parte de los incrédulos, constituye un acto mلs de incredulidad que aumenta el extravيo de los incrédulos. Los لrabes, en la época pagana preislلmica, diferيan un mes inviolable declarلndolo lيcito o declaraban consagrado un mes lيcito segْn su necesidad, respetando sَlo el nْmero de los meses que Dios estableciَ como inviolables. Es asي como se les ha embellecido la maldad de sus acciones. Dios no guيa en el camino del bien a aquellos que se empecinan en la incredulidad.

38- ، Creyentes ! ؟ Qué os sucediَ cuando el Mensajero os dijo: Partid para el combate en aras de Dios, y algunos de vosotros se retrasaron? ،Tal conducta es errَnea! Es extraٌo que esta actitud provenga de vosotros. ؟ Acaso preferisteis la vida de este mundo que tiene fin, a las mercedes de la Vida eterna? ، Qué يnfimo es el disfrute de la vida mundana y sus goces comparados a las delicias de la otra Vida, que es eterna !

39- Si no obedecéis al Mensajero saliendo prontamente a la lucha en aras de Dios, os azotarل un severo castigo y Dios os suplantarل por otro pueblo que obedecerل al Mensajero sin rezagarse, y con ello no habréis perjudicado a Dios en nada, porque ةl es Omnipotente sobre todas las cosas.

40- ، Creyentes !, si no secundلis al Mensajero de Dios, ciertamente Dios es capaz de otorgarle la victoria, tal como lo hizo cuando los incrédulos le habيan constreٌido a salir de Meca, teniendo sَlo por compaٌero a Abu Bakr, y cuando ambos estaban en la gruta guareciéndose de los idَlatras que les perseguيan, temiendo Abu Bakr por la vida del Mensajero, éste, apaciguando su temor, le dijo: ، No te aflijas ! Ciertamente Dios estل con nosotros auxiliلndonos con la victoria. Entonces Dios infundiَ el sosiego en el corazَn de su compaٌero (Abu Bakr) y confortَ al Profeta con tropas celestiales que sَlo Dios- alabado sea- conoce; y se concluyَ el caso (1) con el fracaso de los incrédulos. La Religiَn de Dios es siempre la victoriosa, porque Dios es Poderoso e Invencible; maneja todo con Su prudente sabidurيa. ————- (1) La gruta en la cual se escondiَ el Profeta con su compaٌero se ubica en la montaٌa de Thawr. Es una montaٌa cercana a Meca, en la que el Profeta permaneciَ durante tres dيas. Luego saliَ en direcciَn a Medina el dيa 8 de Rabi’ I del primer aٌo de la Hégira.

41- ، Creyentes !, cuando se apela a la guerra santa responded al llamado individualmente o en grupos, cada uno con lo que pueda, prontos, dispuestos y provistos de vuestras armas; y luchad con vuestros bienes y vuestras personas en aras del enaltecimiento de la palabra de Dios, pues en ello estلn vuestra dignidad y grandeza…, si sois de los que tienen el verdadero conocimiento.

42- El Qur’an denigrَ a los hipَcritas que no siguieron al Profeta en su lucha por Dios cuando mencionَ: Si el llamado se hubiese referido al logro de algo mundanal, fلcil de alcanzar, o un viaje breve y cَmodo, te habrيan seguido, ، Mensajero !, pero el viaje les pareciَ penoso; y te jurarلn que si hubiesen podido, habrيan salido contigo!. Con esta mentira corren hacia su perdiciَn. Ciertamente no escapa a Dios su verdadera situaciَn. ةl estل bien enterado de sus mentiras y les aplicarل el escarmiento correspondiente.

43- Dios te indultarل, ، Mensajero !, por haber consentido a esos hipَcritas no acudir a luchar en nombre de Dios antes de percatarte de su verdadera intenciَn y advertir los sinceros justificantes y excusas si existieran. Conocerلs a los mentirosos porque fingen fidelidad e inventan falsas disculpas.

44- Los sinceros creyentes, que tienen fe en Dios y en el Dيa del Juicio Final, no deberيan pedirte el permiso de excusarse de no poder participar en la lucha por Dios, porque la sinceridad de su fe les hace querer luchar en aras de Dios, Que bien conoce las sinceras intenciones de los creyentes.

45- Por cierto que los que te pedirلn permiso son los que no creen sinceramente en Dios y en el Juicio Final, porque sus corazones son presa permanente de la duda y la suposiciَn, y recibirلn sin duda el castigo merecido.

46- Si esos hipَcritas tuvieran la sincera intenciَn de ir a la lucha en nombre de Dios con el Mensajero, se habrيan preparado para ello. Pero Dios no querيa que salieran y no permitiَ que os acompaٌasen, porque bien sabe que si hubiesen salido con vosotros, hubieran tomado una posiciَn contraria; por eso les desanimَ, ya que sus corazones estaban llenos de hipocresيa. Uno de ellos dijo: Quedaos con los remisos, aquellos que buscan pretextos para no participar.

47- Si hubieran ido con vosotros a la lucha, no hubiesen aumentado vuestro poderيo bélico, sino que habrيan sembrado la confusiَn o fomentado la sediciَn en vuestras filas, porque hay entre vosotros quienes desconocen la malevolencia de sus intenciones y pueden ser vيctimas de sus maquinaciones, o quienes escuchan su llamado a la sediciَn por tener la fe muy débil. Dios bien conoce a esos hipَcritas que se perjudican a sي mismos con la maldad que tramaron.

48- Ya antes esos hipَcritas buscaron sembrar la sediciَn en vuestras filas y fomentaron las intrigas contra ti, ،Mensajero!, pero Dios desbaratَ sus planes y te asegurَ la victoria e hizo prevalecer Su religiَn a pesar de ellos.

49- Hay entre esos hipَcritas quien decيa al Mensajero: Permيteme no ir a luchar y no me pongas en problemas. Por cierto que con esta posiciَn se colocaban en situaciَn de rebeldيa contra Dios, y que el fuego del Infierno los cercarل en el Dيa del Juicio Final.

50- Estos hipَcritas sَlo te desean el mal a ti y a tus compaٌeros, pues sufren si os alcanza el bien de una victoria o la obtenciَn de algunos trofeos, y se alegran si os sucede un mal, ya sea que resultéis muertos o heridos, y entonces dirلn con alegrيa maligna: ، Nosotros habيamos tomado nuestras precauciones al no participar en la lucha !

51- ، Mensajero !, diles: Jamلs nos acontecerل en nuestra vida algo de bien o de mal fuera de lo que Dios nos haya predestinado. Aceptamos satisfechos lo que Dios nos prescribe sin enorgullecernos del bien que nos toca y sin afligirnos por un mal que nos acontezca. Por cierto que sَlo Dios gobierna nuestros asuntos. A ةl solo se encomiendan los creyentes sinceros.

52- ، Mensajero !, diles: No esperéis que nos acontezca mلs que una de las dos cosas sublimes: la victoria y los botines en la Vida o el martirio en aras de Dios y el Paraيso en la otra Vida. Mas nosotros, en cambio, esperamos que Dios os aniquile u os inflija el castigo de la humillaciَn por nuestras manos. Aguardad, pues, la orden de Dios, que nosotros también aguardaremos su orden.

53- ، Mensajero !, di a los hipَcritas que tratan de esconder su hipocresيa con los bienes que gastan para la lucha u otros fines: Gastad lo que querلis de buen grado o por fuerza; jamلs Dios aceptarل vuestras obras que vuestra hipocresيa hace fracasar. Por cierto que sois siempre depravados rebeldes contra la Religiَn de Dios, insurrectos contra Su ley.

54- Sَlo su falta de fe en Dios y en Su Mensajero impide que Dios acepte sus donaciones, puesto que la incredulidad desbarata las obras; y porque no celebran la oraciَn como Dios ordenَ que se celebre, no la celebran con devociَn sino para disimular su hipocresيa, y no estلn a gusto en su fuero interior por lo que gastan.

55- No te obnubiles, ، tْ que escuchas!, por los bienes y los hijos que tienen los hipَcritas. Por cierto que Dios se los otorgَ para atormentarlos con ello y hacerles penar para conservarlos en esta vida mundana sin que sean recompensados por ellos; y la muerte les alcanzarل siendo incrédulos, y recibirلn el castigo merecido.

56- Estos hipَcritas mentirosos os jurarلn, ، creyentes !, que son creyentes como vosotros, pero no es cierto; la verdad es que no creen en Dios, sino que son gente débil y temerosa, lo que les induce a la hipocresيa y al temor permanente, y tratan de encubrirlo con sus falsos juramentos.

57- Se sienten molestos en vuestra presencia, y odian frecuentaros, y si encontraran algْn refugio o alguna caverna en los montes o una gruta en la tierra se apresurarلn a ocultarse en ellos.

58- ، Mensajero !, algunos de esos hipَcritas te difaman respecto al reparto de las dلdivas y los botines; sَlo por ser interesados, como son, en los bienes mundanos. Si les das lo que desean, se sienten conformes y si no, se apresurarلn a maldecirte.

59- Si esos hipَcritas que te difaman respecto al reparto de las dلdivas y los botines se hubieran contentado con lo que Dios les destinَ a través de lo que les dio el Profeta, y si se hubiesen sentido conformes con ello- aunque fuese poco- y hubieran dicho: Nos sentimos satisfechos con lo que Dios nos destino; ةl nos gratificarل con Su bondad; y Su Mensajero nos darل- otra vez- mلs de lo que nos dio esta vez; y nos consideramos obedientes y esperanzados anhelando la bondad y la beneficencia de Dios; si asي se hubiesen comportado, hubiera sido mejor para ellos.

60- Las dلdivas obligatorias estلn exclusivamente destinadas: a aquellos que no disponen de lo que necesitan, a los enfermos que no pueden ganar subsistencia y no disponen de dinero, a los recaudadores y administradores de las mismas, a los pusilلnimes, por ser todos ellos aptos para servir al Islam y pueden aportar sus servicios y su apoyo; estلn destinadas asimismo a los que difunden el Islam y lo divulgan; a la liberaciَn de los esclavos y al rescate de los prisioneros; ayudar a los endeudados que no pueden enfrentar las deudas, que no hayan sido contraيdas en la comisiَn de pecados, agresiones o indecencias; asimismo para subvencionar a los ejércitos para ayudarlos en su lucha en aras de Dios; a todo aquello que pueda relacionarse con los casos del bien y la solidaridad y para ayudar a los viajeros desprovistos del sostén de sus familiares y de sus bienes. Dios prescribiَ el tributo obligatorio (el Zakat) para que sea empleado en beneficio de Sus siervos; Dios- alabado sea- bien conoce lo que favorece a Sus criaturas, Prudente en lo que prescribe(1). ————— (1) El Zakat es una instituciَn econَmica prescripta para recolectar una parte de los bienes de los ricos para repartirla entre los necesitados. Es un derecho reconocido al pobre en el patrimonio del rico. Supervisa su recolecciَn el primer mandatario, quien administra su distribuciَn para hacer efectivos los objetivos asignados, siendo los mلs nobles e importantes mitigar los efectos de la pobreza; se otorga a los pobres, a los menesterosos, a los viandantes; se acuerda a los endeudados que no pueden hacer frente a sus deudas, las que no hayan contraيdo para objetivos ilيcitos; se acuerda como préstamo para beneficiar a todo proyecto lيcito. Tal instituciَn hizo que en la época del esplendor del Islam no existiera una persona que padeciese hambre ni un mendigo humillado por su pobreza, a tal punto que la historia registra que el responsable encargado de proceder a su distribuciَn no encontraba a quién dedicar parte de la misma. Dicho responsable en el لrea de Africa seٌalَ al Califa ‘Umar ibn ‘Abd Al-‘Aziz que no encontraba pobres para entregarles lo que les correspondيa. El Califa le dijo: paga las deudas de los endeudados; pagَ y sobrَ dinero; volviَ a seٌalarlo al Califa, quien le ordenَ rescatar los esclavos y liberarlos. En realidad, si la instituciَn del Zakat fuera aplicada como Dios manda, se evidenciarيa que es el mejor método de asegurar la solidaridad social.

61- Hay entre los hipَcritas gente que maltrata intencionadamente al Profeta y le dicen cosas que pueden desagradarle; lo acusan de prestar oيdos a lo que le gusta, ya sean verdades o mentiras, y que se deja engaٌar con lo que se le dice. A éstos diles, ، Mensajero !: Por cierto que aquel contra quien proferيs estas acusaciones en su ausencia no es como pretendéis, sino que es todo oيdos para vuestro bien; sَlo oye lo veraz y no se deja engaٌar por la mentira; cree en Dios y en Su Revelaciَn; cree en lo que le dicen los creyentes, porque no se permiten mentir; ademلs él es una misericordia para cualquier creyente entre vosotros. Dios reservَ un severيsimo y permanente castigo a los que maltratan a Su Mensajero.

62- Se abstienen, sin vacilar, de luchar con vosotros contra vuestros enemigos y luego se excusan; mienten al negar haberse abstenido y juran para complaceros para que les sea acordado vuestro beneplلcito, cuando Dios y Su Mensajero son mلs dignos de ser complacidos por ellos si fuesen creyentes.

63- Acaso no saben esos hipَcritas que quien contrarيa a Dios y a Su Mensajero tendrل el castigo del fuego del Infierno permanentemente? Tal es la gran degradaciَn y la suprema afrenta.

64- Los hipَcritas se burlan, entre ellos, del Profeta y temen que el Qur’an revele lo que esconden en sus corazones y los secretos que mantienen entre ellos. ، Mensajero !, diles, pues: Burlaos como querلis; por cierto que Dios revelarل lo que teméis.

65- ، Mensajero !, estلte seguro de que si preguntas a los hipَcritas- una vez revelado su ardid- el motivo que los moviَ a proferir blasfemias contra la religiَn, burlarse de Dios y de Sus evidencias, se excusarلn diciendo: Estلbamos charlando y bromeando. Diles, pues: ؟ Cَmo os permitيs charlar y bromear, mofلndoos de Dios, de Sus evidencias y de Su Mensajero?.

66- No os excuséis con estos falsos pretextos. Se revelَ vuestra incredulidad después de pretender haber creيdo. Si indultamos a una parte de vosotros, por haberse arrepentido y creيdo sinceramente, atormentaremos a la otra parte de vosotros por su empecinamiento en la incredulidad y en la hipocresيa, y por los crيmenes que cometieron contra el Mensajero de Dios y los creyentes.

67- Los hipَcritas y las hipَcritas se asemejan en su manera de abstenerse de hacer el bien y de practicar lo reprobable. Se apartaron de lo veraz y lo niegan; escatiman su hacienda para no ponerla al servicio del bien; ellos son partes de una misma cosa. Se apartaron de Dios, Quien se alejَ de ellos y no les guiَ porque se marginaron de Su obediencia.

68- Dios prescribiَ el fuego del Infierno para los hipَcritas y los incrédulos, en donde permanecerلn eternamente. Es el justo castigo y ademلs merecerلn la maldiciَn de Dios el Dيa del Juicio Final.

69- Vuestro caso, ، hipَcritas !, es idéntico al de los que os precedieron en la hipocresيa y en la incredulidad. Ellos eran mلs valerosos que vosotros, mلs acaudalados en sus bienes, y su progenie mلs numerosa. Disfrutaron de lo que les proveyَ la vida mundanal; se apartaron de la invocaciَn y el temor de Dios, y desdeٌaron a Sus Profetas burlلndose de ellos. Vosotros también disfrutasteis y gozasteis de vuestra vida como gozaron ellos de la suya, y os hundisteis en lo reprobado y en la falsedad como ellos. Sus obras fueron frustradas; no les serلn de ningْn provecho en esta vida ni en la Otra, y fueron, en definitiva, los perdedores, y vosotros sereis como ellos.

70- ؟ Acaso estos hipَcritas e incrédulos no reparan en lo que sucediَ a los que les precedieron, como fue el caso de los pueblos de Noé, de ‘Ad, de Thamud, de Abraham, de Shu’ayb y de Lot a quienes les fueron enviados los Mensajeros de Dios con las pruebas y las evidencias? Negaron e idolatraron y cada uno de ellos fue castigado por su pecado, y fueron aniquilados. Por cierto que Dios no fue injusto con ellos, sino que ellos mismos ocasionaron el daٌo que sufrieron por su incredulidad y su rebeldيa, y asي merecieron el castigo que les azotَ. Ciertamente son ellos los propios responsables.

71- En cambio, los creyentes y las creyentes se aman unos a otros y se protegen mutuamente a la luz de su fe; ordenan lo que ordena su religiَn y prohiben lo que veda; celebran sus oraciones a su debido tiempo y pagan el Zakat correspondiente, cumpliendo con lo que ordena Dios y Su Mensajero y apartلndose de lo que se les prohibiَ. Estos son los que serلn acreedores de la misericordia de Dios, pues ةl es capaz de cobijarlos con Su misericordia, Prudente en lo que otorga.

72- Dios les ha prometido el Paraيso, en donde gozarلn de sus delicias y en donde tendrلn moradas encantadoras, en donde permanecerلn eternamente con la complacencia de Dios; lo que constituye la mayor mereced. Esa es la gran recompensa.

73- ، Mensajero !, sé constante en tu lucha para combatir la incredulidad y la hipocresيa y sé inexorable en tu combate con ellos. Por cierto que el Infierno serل su seguro destino. ، Qué horrible destino !

74- ، Profeta !, por cierto que los hipَcritas jurarلn en tu presencia para desmentir lo que supiste de ellos, mas son mentirosos en lo que aseveran; son perjuros. Ciertamente pronunciaron la palabra de la incredulidad, y se evidenciَ la falta de fe que ocultaban; su rencor hacia ti se equipara al desdén por la gracia de Dios, a raيz de su descontento acerca de los botines que Dios y Su Mensajero les acordaron y que compartieron con los musulmanes; mas si se arrepienten apartلndose de la hipocresيa para retornar a Dios, ةl acepta su arrepentimiento, y esto serل mejor para ellos; en cambio, si rehْsan la fe, Dios les harل sufrir en esta vida toda suerte de calamidades, y en la Otra, el fuego del Infierno y no hallarلn protector alguno para interceder en su favor.

75- Hay, entre los hipَcritas, algunos que juraron y se comprometieron: Si Dios les agraciara con Su bondad y les enriqueciera con Sus mercedes, harيan caridad y se contarيan entre los virtuosos.

76- Mas cuando Dios les otorgَ Su bondad y Su gracia, no supieron agradecer lo que les habيa sido otorgado, fallando a sus promesas, apartلndose de la bondad y, por ende, de Dios.

77- Por su avaricia, la hipocresيa se apoderَ de sus corazones hasta su muerte y su comparecencia ante Dios, por haber mentido y violado su compromiso con ةl.

78-، Cَmo pueden fingir ignorar que Dios estل enterado de todo cuanto hacen y piensan! Nada le escapa de lo que traman en secreto para violar sus compromisos ni de sus confidencias blasfemando de la Religiَn y urdiendo maquinaciones contra los musulmanes, cuando ةl, enaltecido sea, es Sapientيsimo y no le escapa nada.

79- Ademلs de que son avaros, se burlan de los creyentes pudientes que hacen caridad con los necesitados y de los menos pudientes a causa de la caridad que hacen a pesar de sus exiguos bienes. Dios les castigَ denunciando sus burlas y sus escلndalos, convirtiéndolos en el hazmerreيr de toda la gente y en el Dيa del Juicio Final les alcanzarل un severo castigo.

80- ،Mensajero !, no les beneficiarل que accedas al pedido de algunos de ellos y que implores a Dios por ellos; que implores o no el perdَn de Dios para ellos o aunque multipliques tus ruegos, Dios jamلs les perdonarل, puesto que no hay perdَn ni remisiَn para la incredulidad y la obcecaciَn en practicar el politeيsmo. Ellos renegaron de Dios y de Su Mensajero. ةl jamلs guيa a los que se rebelan contra ةl y contra Su Mensajero, y por ende contra Su Religiَn y Sus Leyes.

81- Los remisos entre los hipَcritas no salieron con el Profeta y con los creyentes y se regocijaron de haberse quedado en Medina y haber desobedecido sus َrdenes para ir a luchar junto a él con sus bienes y sus vidas en aras del enaltecimiento de la palabra de Dios y para ayudar a la victoria de Su religiَn, empeٌلndose en desanimar a los demلs engaٌلndolos para que se quedaran con ellos y atemorizلndolos con la guerra y el intenso calor; ،Mensajero!, diles: Si sois sensatos sabréis que el fuego del infierno es mucho mلs intenso y mلs severo que lo que teméis.

82- Que se rيan regocijلndose de su abstenciَn de luchar y burlلndose de los creyentes; por cierto que sus burlas se terminarلn con el fin de sus vidas, y llorarلn sin fin el Dيa del Juicio Final, justo castigo por cuantos pecados cometieron.

83- Si Dios, a tu regreso, hiciera que después de un combate un grupo de esos hipَcritas que rehusaron participar en el mismo, te pidiera permiso para acompaٌarte en otra expediciَn, no lo aceptes, y diles: Jamلs partiréis conmigo a ninguna expediciَn y no participaréis en ninguna batalla, porque su primera defecciَn no tenيa razَn de ser, ni fue seguida de un arrepentimiento. Permaneced, pues, como quisisteis, con los incapacitados, ancianos, mujeres y niٌos.

84- Y si muriese uno de ellos, no reces jamلs por él, ni te detengas ante su tumba cuando lo inhumen, porque vivieron renegando de Dios y Su Mensajero y murieron fuera de la religiَn de Dios.

85- ، Mensajero !, no te obnubiles con lo que les concedimos de bienes y de progenie acompaٌado con nuestra maldiciَn; ello no fue por predilecciَn por ellos, sino para ejecutar lo que les prescribiَ Dios de sufrimiento, en su empeٌo de amasar fortunas en esta vida con las angustias inherentes, y para que se cumpla lo que Dios les destinَ al abandonar esta vida siendo incrédulos. Asي habrلn perdido esta vida y la Otra.

86- Cuando estos hipَcritas oyen algo de lo que se te revela del Qur’an, instلndoles a ser leales a su fe en Dios y a la lucha junto con Su Mensajero, los ricos y poderosos entre ellos te piden permiso para no participar en la lucha diciendo: Permيtenos ser eximidos y permanecer con los incapacitados en Medina.

87- Por cierto que prefirieron estar con los ineptos, con las mujeres, los lisiados y los niٌos incapacitados para la lucha; Dios sellَ sus corazones con el miedo y la hipocresيa. Ciertamente ellos no entienden lo que significa verdaderamente la lucha y estar junto al Mensajero de Dios, como dignidad y gloria en esta vida y como satisfacciَn en la Otra.

88- Tal es el caso de los hipَcritas, pero el Mensajero y los que creyeron en Dios, sacrificaron sus bienes y sus vidas para complacer a Dios y enaltecer Su palabra; estos son los ْnicos que cosecharلn en esta vida los bienes de honor, de la gloria y los beneficios de las buenas obras, y serلn los triunfadores.

89- Dios les ha destinado en la otra Vida la dicha permanente en el Paraيso, en el que corren los rيos; este es el triunfo supremo y el gran éxito.

90- Como en el caso de los hipَcritas remisos en Medina, que se abstuvieron de ir a la lucha, un grupo de beduinos que viven en sus alrededores, vinieron para pedir que se les eximiera de ir a la lucha, esgrimiendo varios pretextos. Con ello se rezagaron los que renegaron de Dios y de Su Mensajero y revelaron su poca fe, no se presentaron ni se arrepintieron ante Dios y Su Enviado, lo que evidencia su incredulidad. Un doloroso castigo alcanzarل a los incrédulos de entre ellos.

91- Sَlo es aceptada la excusa para no ir a luchar: a los invلlidos, los enfermos y los menesterosos que no disponen de medios con que participar. Estos, si son sinceros con Dios y con el Mensajero en la prلctica de su religiَn, se contarلn entre los benefactores y a estos no se les objetarل nada, porque Dios es El que perdona y de inmensa misericordia.

92- Tampoco puede haber objeciَn para los creyentes que se presentaron pidiendo que no les eximieras de ir a la lucha y les dijiste: No tengo medios para llevaros, y se fueron con las lلgrimas en los ojos, entristecidos por no haber tenido el privilegio de participar en la lucha en aras de Dios, por no tener con qué contribuir.

93- Mas los reprobables, ، Mensajero !, que merecen el castigo, son aquellos que te piden eximirles de ir a la lucha disponiendo de bienes y pertrechos, que los capacitan para acompaٌarte, porque a pesar de sus posibilidades y capacidad prefirieron permanecer con las mujeres, con los débiles, con los ancianos, con los incapacitados y los enfermos, porque tienen los corazones cerrados a la verdad. Ellos ignoran las perniciosas consecuencias que les acarrearل su reticencia, tanto en esta vida como en la Otra.

94- Estos negligentes os presentarلn sus excusas, ، creyentes y combatientes! Cuando regreséis del frente de batalla y los encontréis, Profeta, diles: ، No os excuséis !, jamلs os creeremos, porque Dios ya exteriorizَ la verdad de vuestro proceder, y revelَ a Su Profeta algo de vuestras mentiras. Dios y Su Mensajero conocerلn cَmo procederéis; luego vuestro inexorable destino después de la muerte serل el retorno a Dios, Conocedor tanto de lo revelado como de lo secreto, Quien os enseٌarل cuanto habéis hecho y os aplicarل lo que merecéis.

95- Os jurarلn por Dios, cuando regreséis, que fueron sinceros en sus excusas, para satisfaceros y distraeros de sus proceder; desbaratad, pues, su propَsito, apartaos de ellos, porque estلn animados por la peor maldad e incredulidad; su albergue serل el infierno, justo castigo aplicable por cuantos pecados e iniquidades cometieron.

96- Os jurarلn para que les complazcلis; mas si os dejلis engaٌar con sus juramentos, ciertamente vuestra complacencia no les servirل para nada, porque merecieron la ira de Dios por su depravaciَn y su desvيo de la religiَn.

97- Los beduinos- que viven fuera de la ciudad- son mلs incrédulos y mلs hipَcritas, han llegado al mلs alto grado en su incredulidad e hipocresيa, por estar aislados de los sabios y de las fuentes del saber, y no es extraٌo que ignoren los lيmites de lo que revelَ Dios a Su Mensajero de cَdigos y de leyes. Dios bien conoce sus condiciones- ,los remisos y los beduinos, Prudente en lo que prescribe.

98- Entre los hipَcritas beduinos hay quienes consideran lo que se da en aras de Dios como una multa y como bienes malgastados, por no creer en la retribuciَn que otorga Dios a los benefactores y presagian y aguardan vuestra derrota, ،creyentes! Que las calamidades caigan sobre ellos y que el mal que presagian les asedie; Dios bien conoce cuanto dicen, hacen y los pecados que se proponen cometer.

99- Por cierto que no todos los beduinos estلn en estas condiciones; hay entre ellos quienes creen en Dios y en el Dيa del Juicio Final, y que gastan sus bienes en aras de Dios y de Su complacencia y por quienes el Mensajero ora, lo que es un medio seguro que les facilita el alcance de lo que anhelan. Recibirلn la complacencia de Dios y les acordarل Su misericordia, porque es Indulgentيsimo y Misericordiosيsimo con sus criaturas.

100-Y los creyentes que fueron los primeros en abrazar el Islam entre los mecanos que emigraron, y los Ansar (habitantes de Medina) que siguieron el camino recto; quienes hicieron el bien sin regateos; Dios les acordarل Su complacencia y acogerل sus donaciones y ellos se sentirلn satisfechos de su fe en Dios y esperarلn confiados lo que ةl les ha destinado: jardines debajo de cuyos لrboles corren rيos, en donde gozarلn eternamente de las delicias. ، Tal es la bienaventuranza!

101- Entre los beduinos vecinos de Medina hay quienes son incrédulos, que fingen ser creyentes; también entre los medinenses hay quienes son hipَcritas tan consumados que lograron ocultar su hipocresيa, a tal punto que no te percataste de ello, ، Mensajero !Pero Dios les castigarل en esta vida dos veces: una, con vuestra victoria sobre vuestros enemigos, lo que les causarل gran irritaciَn, y la otra, cuando se evidencie el escلndalo de su hipocresيa y luego serلn sometidos, en la Otra vida, al tormento del fuego infernal.

102- Hay otros que os hicieron sufrir, mas luego reconocieron sus faltas y siguieron el camino de la verdad; estos obraron una vez bien y otra mal. Por cierto que se espera que Dios acepte su arrepentimiento, porque ةl es Misericordioso con Sus siervos; acepta su arrepentimiento y absuelve sus pecados.

103- ، Profeta !, recibe limosnas de sus haciendas, que les purifiquen de sus pecados y eleven su condiciَn ante Dios; y ruega por ellos para que ةl les otorgue Su gracia y les guيe hacia el bien, porque tu plegaria constituye un consuelo para ellos y un sosiego para sus corazones, pues Dios es Omnioyente y escucha las plegarias, Omnisapiente, que sabe de los que se arrepienten sinceramente.

104- Que estos arrepentidos sepan que solo Dios acoge el sincero arrepentimiento y la buena limosna, y que ةl, alabado sea, es el Remisorio y el Misericordioso para con Sus siervos arrepentidos.

105- ، Mensajero !, di a la gente: Obrad bien sin mengua y cumplid vuestros deberes, pues Dios estل bien enterado de vuestro quehacer, lo mismo que el Mensajero y los creyentes, que evaluarلn y apreciarلn vuestras acciones en su justo valor; luego retornaréis- después de vuestra muerte- a Quien bien conoce lo que divulgلis y lo que ocultلis, y os juzgarل por cuanto hayلis hecho, y os informarل de vuestras obras por mلs grandes o pequeٌas que sean.

106- Otros cayeron en los pecados, como aquellos que no participaron en las batallas, sin pretextos hipَcritas; estos estلn esperanzados en el designio de Dios, sea que ةl les castigue o les absuelva. Dios conoce bien su realidad y lo que esconden en sus corazones. ةl es Prudente en lo que hace y en lo que reserva a Sus siervos, como castigo o recompensa.

107- Entre los hipَcritas hay quienes erigieron una mezquita no por devociَn a Dios sino con la intenciَn de perjudicar la fe, fomentando la incredulidad y la discordia en las filas de la comunidad de los creyentes; por cierto que jurarلn que sَlo abrigaban la intenciَn de que esta mezquita fuera la mejor obra para el bien, mas Dios testimonia que sus juramentos son mentiras(1). ————– (1) La mezquita citada en esta aleya fue erigida por un grupo de hipَcritas de Medina con el propَsito de sembrar el mal. Los Banu ‘Amr Ibn ‘Awf habيan edificado una mezquita en Quba’ que fue bendecida por el Profeta y en donde se celebrَ la oraciَn ritual. Incitados por Ibn ‘Amir, apodado ¨el Monje¨, los hipَcritas medinenses erigieron una mezquita con el propَsito de competir con la de Quba’, con el fin de suscitar la discordia entre las filas de los creyentes; una vez edificada esta mezquita, los hipَcritas invitaron al Profeta para celebrar la oraciَn en ella, con el fin de consagrarla; cuando estaba a punto de acceder a la invitaciَn, ignorando lo que habيan urdido, Dios, enaltecido sea, le revelَ al Profeta, cuando regresaba de la batalla de Tabuk, la orden de no entrar en aquella mezquita y menos aْn celebrar la oraciَn ritual en la misma.

108- ، Mensajero !, jamلs ores en esa mezquita, porque una mezquita como la de Quba’, erigida desde el primer momento en aras de Dios y de Su beneplلcito, es mلs digna de que en ella se celebren las devociones a Dios, pues hay hombres que ansيan purificar sus cuerpos y sus corazones cumpliendo sus devociones en ella, porque Dios aprecia y recompensa a los que buscan Su cercanيa con la purificaciَn corporal y espiritual.

109- No se equipara aquel que ha erigido su edificio animado por la lealtad y el temor a Dios en aras de Su beneplلcito, con aquel que ha levantado su edificio impulsado por la hipocresيa y la incredulidad. Puesto que la obra del timorato es fuerte y estable, y la obra del hipَcrita es un edificio erigido al borde de un abismo, susceptible de derrumbarse como aquel que lo erigiَ en el fuego del Infierno, porque Dios no guيa al camino de la sensatez a aquel que persiste en perjudicarse con la incredulidad.

110- El edificio que los hipَcritas erigieron resultarل una fuente de perturbaciَn y temor en sus corazones hasta que se despedacen por la pesadumbre, el arrepentimiento o la muerte. Dios es Sapientيsimo, Prudente en todo cuanto hace, otorga y castiga.

111- Dios afirma- en esta aleya-que ةl adquiere de los creyentes sus personas y sus bienes, a cambio del Paraيso, como precio de su sacrificio, combatiendo en aras de Su senda, matando a los enemigos de Dios o logrando el beneficio del martirio; tal promesa estل estipulada en la Tora y en el Evangelio como lo estipulَ en el Qur’an ؟ Y quién es mلs cumplidor que Dios? ، Regocijaos, pues, combatientes creyentes, del intercambio en el cual sacrificasteis vuestras personas y vuestros bienes a cambio del Paraيso ! Esta compraventa (consagraciَn total) es, sin duda, el supremo triunfo para vosotros.

112- La particularidad de quienes entregaron sus personas a cambio del Paraيso, es la de aquellos que se arrepienten de sus errores ante Dios, le dirigen sus alabanzas, procuran hacer el bien para ellos y para su prَjimo, observan sus oraciones, cumpliéndolas con humildad, recomiendan el bien como lo estipula la ley de Dios, prohiben todo mal vedado por la religiَn, y se atienen a la ley de Dios. Albricia, ،Profeta !, a los creyentes.

113- Es inadmisible que el Profeta y los creyentes imploren perdَn para idَlatras aunque estos sean sus mلs allegados, cuando mueren siendo idَlatras. Por cierto que merecen permanecer eternamente en el fuego.

114- La imploraciَn de perdَn que Abraham(la paz sea con él) hizo a favor de su padre fue sَlo por una promesa que le habيa hecho con la esperanza de que abrazara la fe, mas cuando se cerciorَ de que su padre era enemigo de Dios con su obstinaciَn de idolatrar hasta la muerte, se desentendiَ de él y dejَ de implorar para que fuera perdonado.

115- No es norma de Dios ni de Su sutileza el atribuir el desvيo a un pueblo, condenلndolo y aplicلndole la sentencia de Su castigo antes de elucidarles los preceptos del Islam y hasta evidenciarles por medio de la Revelaciَn hecha a sus enviados, lo que deben hacer y lo que deben prohibir. Ciertamente que Dios es Omnisapiente

116- Por cierto que solo a Dios pertenece el Reino de los Cielos y de la Tierra y de todo lo que existe en ellos; es ةl quien da la vida y la muerte y no tenéis fuera de ةl protector ni salvador.

117- Dios, glorificado sea, distinguiَ al Profeta, a sus compaٌeros creyentes, los que emigraron, y a los Ansar (habitantes de Medina) que lo siguieron en la lucha en los momentos angustiosos (la batalla de Tabuk)(1) ,cuando Dios afirmَ sus pasos y les protegiَ de la renuencia, cuando un grupo entre ellos se sintieron angustiados a tal punto que sus corazones estaban desfalleciendo y se inclinaron a la renuencia en la lucha; luego Dios les absolviَ de aquella pesadumbre que invadiَ sus corazones. Pues Dios, glorificado sea, es Clementيsimo, Misericordiosيsimo para con ellos. ————– (1) La batalla de Tabuk se desarrollَ en el mes de Rayab(séptimo del aٌo lunar) del noveno aٌo de la Hégira, en la cual se enfrentaron los musulmanes y los bizantinos; se la llama de Al-‘Usra (la dificultad) por las circunstancias en extremo embarazosas en lo material que sufriَ el ejército islلmico. En esta batalla ‘Uthman- uno de los compaٌeros mلs allegados del Profeta- se hizo cargo de todos los gastos del ejército que luchَ en la misma.

118- Y distinguiَ también a los tres hombres que prefirieron no participar en la batalla de Tabuk pero no lo hicieron con hipocresيa, sino que se hizo una pausa en la espera de que Dios esclareciera la sentencia por su caso. Mas cuando se arrepintieron y lamentaron sinceramente no haber acudido a la batalla y sintieron que la Tierra, con toda su amplitud, tornَse estrecha, lo mismo que sus corazones se oprimieron de aflicciَn y tristeza, convenciéndose de que no tenيan amparo fuera de Dios, arrepintiéndose, se remitieron a ةl, Quien los guiَ hacia el arrepentimiento y les absolviَ, porque Dios es Remisorio para con los que se arrepienten sinceramente, Misericordiosيsimo para con Sus siervos.

119- ، Creyentes !, temed a Dios y permaneced timoratos, firmes en vuestra fe y sed de los que fueron siempre sinceros en lo que dicen y en lo que hacen.

120- Los medinenses y los beduinos que moran en las cercanيas de Medina, no estaban en lo lيcito al no acompaٌar al Mensajero de Dios en sus batallas por la Religiَn, ni al escatimar la ofrenda de sus vidas en aras de aquello por lo que el propio Mensajero de Dios ofrendَ la suya. Dios ha prometido que no les agobiarل ni la sed ni el hambre ni tampoco la fatiga cuando luchan en aras de Dios; no ocuparلn un terreno que pueda irritar a los incrédulos, ni capturarلn botines sin que les sea registrado como buena obra que serل recompensada generosamente los que actْan como bienhechores. Dios jamلs frustrarل la recompensa a los bienhechores.

121- Asimismo, Dios asentarل en los registros de las buenas obras de los combatientes, cualquier esfuerzo, sacrificio econَmico por mلs pequeٌo que sea, y cualquier desplazamiento en aras del sendero de Dios, no dejarل de ser asentado en las pلginas de sus buenas obras, para recibir lo que merecen de recompensa.

122- Tampoco se admite que todos los creyentes partan a la vez para acompaٌar al Profeta, si él asي no lo decide, sino que un grupo debe permanecer junto al Profeta para instruirse en la fe, para que puedan, a su vez, amonestar y aleccionar a la gente cuando regresen a sus respectivas comunidades, para que afirmen la verdad y se aparten del mal y del extravيo.

123- ،Creyentes!, combatid a los incrédulos de vuestro vecindario, para que no constituyan un foco de peligro para vosotros, y sed tenaces en vuestra lucha contra ellos sin compasiَn alguna, y sabed que Dios acuerda Su apoyo y Su victoria a los timoratos.

124- Y cuando una nueva sura del Qur’an es revelada y la escuchan los hipَcritas, se burlan e ironizan diciendo unos a otros: ؟ A quién de vosotros le ha acrecentado esta sura la fe? Dios les contestَ: Ciertamente hay diferencia entre los hipَcritas y los creyentes. Los que creyeron percibieron la luz y conocieron la verdad; las aleyas reveladas acrecientan y afirman su fe, y se sienten regocijados y esperanzados.

125- En cuanto a los hipَcritas que tienen los corazones enfermos y cuya clarividencia estل enceguecida, las aleyas reveladas acrecientan su incredulidad y mueren siendo incrédulos.

126- ؟ Es que los hipَcritas no sienten el sufrimiento y los efectos de toda suerte de aflicciones y de calamidades cuando se descubren sus maniobras que evidencian sus secretos y sus maldades, viéndose derrotados por los creyentes sin arrepentirse ni percatarse de lo que les sucede?

127- Y cuando una nueva sura es revelado estando los hipَcritas en presencia del Mensajero(D.B.P.) se guiٌan los ojos entre sي y dicen: ؟ Acaso os ve alguien? Y se retiran con los corazones desviados de lo que dice, pues Dios acrecienta su extravيo por su obstinaciَn en creer en lo vano y en apartarse de la verdad, porque son gente que no comprende.

128- ، Gente, por cierto que os ha llegado un mensajero de vuestra estirpe, humano como vosotros, que se apena por vuestro infortunio, ansioso por guiaros, clemente y misericordioso para con los creyentes !

129- Mas si rehْsan creer en ti, ، Mensajero !, no te apenes por su rechazo y confيa en el auxilio de tu Seٌor y diles: Dios, Que no hay otro que ةl, me basta; a ةl sَlo me encomiendo; ةl es el Dueٌo y Seٌor del Universo, el Soberano del inconmensurable Reino y el Todopoderoso.

Sura 10

Jonلs Yunus

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelado en Meca; consta de 109 aleyas; seٌala, en primer lugar, la importancia del Libro Sagrado (el Qur’an), y lo que dicen los idَlatras del Profeta; luego se refiere al Universo, las evidencias de Dios, enaltecido sea, las pruebas referentes al Dيa del Juicio Final, la situaciَn de los incrédulos en ese Dيa, las incriminaciones dirigidas a sus creencias, la situaciَn de los humanos en la prosperidad y en la adversidad, el poder de Dios sobre todas las cosas y la impotencia de los يdolos ante cualquier cosa. En esta sura el Qur’an desafيa a los incrédulos a presentar una sura semejante a las suyas, aunque sea inventada, que encierre las amenazas del castigo de Dios, enaltecido sea, y que mencione asimismo el estado de las almas de los humanos y cَmo Dios vigila las obras de los humanos. Luego dirige su consuelo al Profeta por la incredulidad de la gente a pasar de las evidencias contundentes, narrando el relato de los Profetas que le precedieron y sus enunciaciones, como el relato de Noé, de Moisés, Aarَn, el Faraَn, los israelitas; y seٌala también a Jonلs, cuyo nombre es el tيtulo de esta sura.

1- Alif. Lam. Ra. Son letras del alfabeto لrabe con las cuales Dios inicia esta sura, cuyo sentido sَlo Dios conoce, y que seٌalan que el Qur’an se compone de letras de este mismo alfabeto en su sentido intrيnseco; y a pesar de ello, “، fuistéis incapaces de imitarlo !”. Estas letras llaman la atenciَn de los idَlatras que no encuentran mلs remedio que escucharlo, a pesar de que hayan convenido no escuchar las aleyas corلnicas precisas, tanto en su estilo como en sus sentidos, y cuyo contenido es lo que puede beneficiar a los humanos en lo que se refiere a su religiَn y a su vida.

2- ؟ Cَmo los humanos se asombran y luego rechazan lo que revelamos a un hombre de su estirpe (Muhammad) para amonestarles con el castigo de Dios y albriciar a aquellos que creyeron que obtendrلn un sublime grado de dignidad cerca de su Seٌor, Quien cumplirل inexorablemente? ،Estos incrédulos no tenيan por qué decir que Muhammad, Nuestro Enviado, es un fascinador evidente !

3- ،Humanos!, por cierto que vuestro Seٌor es Dios عnico que creَ los Cielos y la Tierra y todo cuanto hay en ellos, en seis dيas (1) cuya perdurabilidad sَlo Dios conoce; luego asumiَ el mando para regir Solo el Universo, asي como los asuntos de Sus criaturas. Nadie participa con ةl en Su poder entre Sus criaturas. Nadie puede interceder a favor de otro sin Su beneplلcito. ، Tal es Dios el Creador, vuestro Seٌor, el que os concede sus gracias ! ، Adoradle a ةl sَlo pues ! Y creed en Su Mensajero! ، Creed en Su Libro! Os incumbe reflexionar acerca de la gracia de Dios y meditar en las evidencias que comprueban Su unicidad. ————– (1) Dios creَ el Universo en seis etapas; cada etapa tiene su propia duraciَn. Los seis dيas enunciados en la aleya se refieren a estas etapas. En el inconmensurable Universo se evidencian los prodigios que comprueban el infinito poder divino, tal como la sujeciَn del sol, de la luna y de las estrellas en provecho de la humanidad, la alternancia de la noche y el dيa. La aleya cita la noche antes del dيa, porque las tinieblas fueron el origen del Universo, mas el dيa se origina por los rayos luminosos del sol a través de la atemَsfera de la tierra, que gira sobre su propio eje exponiendo su superficie al sol.

4- Tal como Dios iniciَ la creaciَn, a ةl sَlo seréis retornados tanto vosotros como todo lo que creَ. Tal es Su promesa infalible. Por cierto que es ةl Quien iniciَ la creaciَn con Su poderيo, y es ةl Quien volverل a iniciarla otra vez después de la aniquilaciَn para retribuir, con Su justicia ecuلnime, a los creyentes que acatan sus prescripciones; mas los incrédulos tendrلn bebida hirviendo y un severيsimo castigo por su incredulidad.

5- Dios, Quien creَ los Cielos y la Tierra, es Quien originَ el sol alumbrador y la luna luminosa y les determinَ sus diferentes posiciones que influyen sobre su cambiante luminosidad para que sepلis calcular vuestro tiempo y determinar el nْmero de los aٌos y su cَmputo(1). Dios no creَ esto sino con Su prudente sabidurيa. ةl, alabado sea, es Quien dilucida las evidencias, en Su Libro, las cuales prueban Su infinito poder para que reflexionéis con vuestras mentes y os ajustéis a lo que evidencia el saber. ————— (1) Esta aleya evidencia una verdad que la ciencia ha revelado sَlo ْltimamente; de que el sol es un cuerpo inflamado y fuente de luz y de calor, cuando la luna sَlo refleja la luz que emana del sol y se hace por ello luminosa. Por ello hablando del sol, Dios, enaltecido sea, la definiَ: luz, por ser fuente de la luz; que en cuanto a la luna la calificَ de luminosa; la aleya seٌala asimismo una verdad astronَmica, la de que la luna gira alrededor de la tierra ocupando, asي una posiciَn especial cada dيa en relaciَn con la tierra, sabiendo que su rotaciَn dura un mes lunar y es asي que contemplando la rotaciَn de la luna se pueden calcular los dيas, los meses y los aٌos.

6- Por cierto que en la alternancia de la noche y el dيa, las diferencias de sus respectivas duraciones en la creaciَn de los Cielos y de la Tierra y todo cuanto existe de creaciones de Dios, son evidencias y pruebas que dan el testimonio de la divinidad del Creador y de Su infinito poder, a los que quieren evitar Su ira y temen Su castigo.

7- Ciertamente, los que no creen en la Resurrecciَn y en la comparecencia ante Dios en el Dيa del Juicio Final, y se convencieron de manera ilusoria de que la vida mundana es el término de su existencia y se entregaron a la misma sin esmerarse en obrar para la Otra, olvidando las evidencias de Dios que comprueban la ineluctabilidad de la Resurrecciَn y el Juicio Final;

8- estos tendrلn por albergue el fuego infernal por cuanto hayan acumulado de incredulidad y de malas obras.

9- En cuanto a aquellos que creyeron sinceramente y dedicaron su vida a realizar el bien, su Seٌor les compensarل por su fe y les encaminarل, el Dيa de la Resurrecciَn, hacia los jardines en que corren los rيos, en donde gozarلn eternamente de la dicha perfecta.

10- En estos jardines, las plegarias de los creyentes y sus invocaciones serلn para glorificar, ensalzar y loar a Dios; contrariamente a los que proferيan los incrédulos en la vida mundana, allي el saludo de Dios y los mutuos saludos de los creyentes serلn “paz”, como consagraciَn de la seguridad y la quietud del alma, culminando siempre su invocaciَn con el loor a Dios, quien les guiَ en el sendero de la fe para triunfar y ganar Su beneplلcito.

11- Y si Dios precipitara el mal que los humanos consuman para sي- con sus obras- del mismo modo que se apresuran a pedir el bien, les hubiese aniquilado a todos, pero Dios con Su soberanيa posterga su destrucciَn a la luz de lo que se manifiesta de ellos segْn su conocimiento, evidenciلndose asي Su infinita justicia condenلndoles, ya que dejaron las evidencias como cargas sobre ellos empecinلndose en el desvيo, siguiendo el camino de la perdiciَn y de la iniquidad.

12- Mas cuando el infortunio azota al hombre en su persona, en su haciendo o en cualquier otra cosa, percibe su debilidad e implora a su Seٌor en cualquier posiciَn en que esté: acostado, sentado o de pie, para que su Seٌor disipe su aflicciَn; mas cuando Dios lo socorre disipando su infortunio, se aparta de Dios y se obstina en su rebeldيa, olvidando la gracia de Dios como si no le hubiese acaecido nada y no hubiera implorado a Dios para socorrerlo. Es asي como Satanلs embelleciَ a los ojos de los incrédulos sus obras y todo el mal que cometieron, y todo lo vano que perpetraron.

13- Es asي como habيamos aniquilado a pueblos anteriores a vosotros, por la incredulidad que opusieron a sus Profetas que les presentaron las evidencias de su misiَn, exhortلndoles a la fe; mas Dios sabيa que por su obstinaciَn, rebeldيa e incredulidad, jamلs creerيan. Reflexionad, pues, ، incrédulos qurayshيes! Del mismo modo que aniquilamos a esos pueblos, aniquilaremos a los criminales de entre vosotros.

14- Después de haberos percatado de lo que sucediَ a vuestros antecesores, os hemos designado, ، Naciَn de Muhammad !, sucesores en la Tierra para que la fructifiquéis, y para observar cَmo os comportلis, destacando lo que habréis escogido, ya sea la obediencia o la rebeldيa.

15- Mas cuando fueron evidenciados, a los incrédulos, los prodigios corلnicos dictados por Nuestro Mensajero Muhammad; los que no temieron el castigo de Dios ni esperaban Su gracia, dijeron: Preséntanos otro libro que no sea el Qur’an, o bien modifica lo que no nos gusta en él. ، Profeta !, diles: No me incumbe por mi propia voluntad, modificarlo; soy tan sَlo seguidor y notificador de lo que me revela mi Seٌor, porque temo el castigo del Dيa aciago de extremo rigor.

16- ،Mensajero!, diles: Si Dios no hubiese resuelto revelarme el Qur’an y no hubiera deseado que os lo notificara, no me lo hubiera revelado ni lo hubiese yo recitado ni notificado a vosotros; pero lo revelَ y me encargَ la misiَn de notificلroslo y os lo he recitado tal como me lo ordenَ. Ya vivي entre vosotros mucho tiempo antes de que me fuera revelado y sin embargo, nunca pretendي ninguna misiَn, ni os habيa recitado nada, y vosotros mismos siempre me atribuisteis la franqueza, la lealtad y la honestidad; mas llegَ la revelaciَn y la orden de notificلrosla. ، Reflexionando, pues, razonad y contemplad el pasado y el presente!

17- ؟ Habrل alguien mلs inicuo para sي mismo que aquél que fragüe mentiras, o quien desmienta las evidencias que el Mensajero recibe de Dios?. ، Por cierto que el incrédulo nunca tendrل éxito y los perversos nunca prosperarلn y que sَlo cosecharلn la ira de Dios, enaltecido sea.

18- Estos idَlatras impostores que atribuyen a Dios copartيcipes, adoran falsos يdolos que no pueden perjudicarles ni beneficiarles y dicen: ، Estos يdolos serلn nuestros intermediarios ante Dios.،Mensajero!, diles: ؟،Por ventura, seٌalarيais a Dios un copartيcipe del que ةl ignore su existencia en los Cielos y en la Tierra?! Glorificado y ensalzado sea Dios, Que estل libre de cuanto le atribuيs con vuestra adoraciَn a esos copartيcipes.

19- Desde el inicio y por la naturaleza de su creaciَn, los humanos formaban una sola naciَn; luego Dios enviَ Sus mensajeros para orientarlos y guiarlos de acuerdo a la revelaciَn divina, mas la naturaleza humana imbuida de las dos tendencias: la del bien y la del mal, hizo que la tendencia hacia el mal se impusiera a varios humanos, a través de la concupiscencia y las tentaciones del demonio, lo que provocَ las discrepancias; y si no hubiera sido por un decreto de tu Seٌor acordando a los incrédulos un plazo, postergando su aniquilaciَn en un término fijado, Dios les hubiese apresurado el castigo y el aniquilamiento por su discrepancia, tal como sucediَ a otros pueblos anteriores.

20- Estos idَlatras dicen: ؟ Por qué no le fue acordado otro milagro que no sea el Qur’an para convencernos de la veracidad de su mensaje? Diles, ، Mensajero!: Por cierto que las evidencias son misterios divinos y sَlo Dios los conoce y si el Qur’an no os basta para convenceros, aguardad la sentencia de Dios entre vosotros y yo en lo que se refiere a lo que desmentيs; yo también aguardaré con vosotros.

21- Es costumbre humana que, cuando agraciamos a los hombres después de que les haya azotado la calamidad en sus personas o en sus patrimonios, no agradecen a Dios por lo que les dispensَ, disipando su desgracia, sino que se obstinan en desmentir las evidencias y persisten en la incredulidad. ،Mensajero !, diles: Dios es diestro y capaz de aniquilaros y de apresurar vuestro castigo, si no fuera por una decisiَn anticipada, postergلndolo a un plazo que sَlo ةl conoce. Por cierto que los mensajeros angelicales estلn encargados de registrar cuanto tramلis para, luego, juzgaros y aplicaros el castigo merecido.

22- Dios, cuyas gracias negلis y cuyas evidencias rechazلis, es sin embargo Quien os guيa en la tierra, caminando o cabalgando, y en el mar en barcas que navegan impulsadas por los vientos hacia vuestro destino. Pero cuando os alegrلis y os tranquilizلis, una tempestad os azota y os envuelven las olas de todas partes, terminando por creer que estلis perdidos. En tales momentos difيciles no encontraréis otro refugio fuera de Dios, implorلndole sinceramente con la certeza de que no tenéis salvaciَn alguna, sَlo comprometiéndoos a que si os salva de esas dificultades, creeréis en ةl y seréis de los agradecidos.

23- Mas cuando fueron salvados de su perdiciَn violaron su compromiso y retornaron apresuradamente a su maldad de siempre. ، Humanos que renegلis de vuestros compromisos!, sabed que la consecuencia de vuestra agresiَn e iniquidad recae sobre vosotros, y que lo que gozلis en esta vida mundana no es mلs que futilidad efيmera; luego retornaréis a Dios, Quien os juzgarل y tratarل segْn os hayلis comportado en esta vida!

24- La realidad de la vida mundana, en su esplendor y encantamiento, y en su aniquilamiento después, es como la realidad del agua que cae del cielo y se entremezcla con las plantas de la tierra y se hace substancia para nutrir a los humanos y a los animales, fructificando y embelleciendo la tierra durante un lapso de tiempo; y cuando esa belleza llega a su plenitud, y los humanos terminan creyendo que la poseen, beneficiلndose de sus frutos y de sus beneficios, llega la sorpresa con Nuestra orden para que desaparezca todo, convirtiéndolo en cosecha segada, como si la tierra nunca hubiese sido habitada ni engalanada. En estos dos casos: el del florecimiento y esplendor y el de la destrucciَn y el aniquilamiento, como los elucidَ Dios, esclarece los preceptos de las aleyas que los contienen para quienes reflexionan y razonan.

25- Dios convida a Sus siervos que abrazan la fe y practican las buenas obras, al Paraيso, la morada de la paz y la seguridad, y guيa a quien le place, o sea, al apto que tiene la predisposiciَn y se inclina hacia el bien, hacia el sendero de la verdad, el sendero de la paz.

26- Quienes practican el bien siguiendo la exhortaciَn divina y quienes creyeron y obraron bien para su vida y su religiَn, obtendrلn la bienaventuranza, y aْn algo mلs: en la otra Vida obtendrلn el Paraيso como morada, generosa condescendencia de Dios; en sus rostros no habrل signos de aflicciَn ni tristeza; estos son los que morarلn eternamente en el Paraيso.

27- En cambio, quienes no aceptan la exhortaciَn divina y se entregan a la incredulidad, cometiendo pecados, serلn retribuidos de la misma mala manera que se comportaron; estos serلn humillados y no tendrلn protector alguno que los salve del castigo de Dios; sus rostros estarلn ennegrecidos por la aflicciَn y la tristeza que los embarga, como si los envolviese un velo de una noche tenebrosa. Estos serلn presa del fuego infernal en donde sufrirلn el tormento eterno.

28- ،Mensajero!, recuerda el terror de ese dيa en que reuniremos a todos los humanos y diremos a los que adoraron los يdolos: Quedaos en vuestros lugares con los يdolos que tomasteis como copartيcipes de Dios aguardando Su sentencia; entonces sucederل la discrepancia entre los idَlatras y sus يdolos, que declinarلn cualquier responsabilidad con respecto a sus adoradores, diciendoles: No os hemos exhortado a adorarnos y no nos adorabais sino que adorabais a vuestra concupiscencia.

29- Nos basta Dios con Su prudente sabidurيa como decisivo testigo entre nosotros y vosotros; estلbamos aislados de vosotros y no sentيamos que nos adorabais.

30- Cada alma, en ese momento, sabrل cuanto haya hecho de bien y de mal, y experimentarل la consecuencia de sus obras. En ese instante los idَlatras se darلn cuenta de la unicidad de Dios y se evidenciarل la falacia de su profanaciَn.

31- ، Mensajero !, exhorta a la pura unicidad de Dios y di: ؟ Quién os agracia desde el Cielo con la lluvia y en la Tierra con la germinaciَn de las plantas y de los frutos? ؟ Quién os dota del oيdo y de la visiَn? ؟ Quién hace surgir la vida de la muerte como el caso de las plantas que brotan vivas de la tierra muerta? ؟ Quién le pone lيmite a la vida como es el caso del hombre cuando muere? ؟ Quién rige todos los asuntos del Universo entero con Su infinito poder y prudente sabidurيa? Entonces, no tendrلn mلs remedio que reconocer que sَlo Dios es capaz de hacer todo aquello. ، Profeta !, diles entonces: ؟ Acaso no os era imperioso someteros a la verdad y temer a Dios soberano de todo Su Reino?.

32- Ese es Dios عnico, a Quien debéis adorar. Es vuestro ْnico Seٌor, cuya divinidad se evidenciَ, y cuya adoraciَn se impone sin atribuirle copartيcipes. ، No hay fuera de esta verdad de la unidad de Dios sino la falacia de la idolatrيa y la adoraciَn de supuestos copartيcipes! ؟ Cَmo os apartلis, pues, de la verdad para seguir lo vano?

33- Es asي como se evidenciَ la divinidad de Dios imponiéndose Su adoraciَn. La sentencia de Dios fue justa para con los que se apartaron de Sus َrdenes, rebeldes, no sumisos a la verdad, porque Dios, enaltecido sea, sَlo guيa en el sendero de la verdad a quien sigue Su senda, y no a aquel que se rebela contra ةl.

34- ، Mensajero !, di a esos idَlatras: ؟Por ventura existe entre los يdolos, que considerasteis copartيcipes de Dios, quien pueda originar la creaciَn y luego reproducirla después de su aniquilamiento? ،Por cierto que serلn incapaces de responder! Diles entonces: ، Sَlo Dios عnico puede crear de la nada y reproducirla! ؟ Cَmo podéis, pues, apartaros de creer en ةl?”

35- ، Mensajero !, di a esos idَlatras: ؟ Por ventura existe entre los يdolos que considerasteis copartيcipes de Dios, quien pueda diferenciar entre el sendero de la verdad y el extravيo; y alguien fuera de Dios, que pueda guiar en la senda de la verdad? ،؟Por cierto que serلn incapaces de responder! ؟ Acaso quien es capaz de guiar hacia la verdad no es mلs digno de ser obedecido y adorado, que quien no es capaz de guiarse a sي mismo y, por tanto, no puede guiar a otros, a menos de ser guiado? Este es el caso de los lيderes de la incredulidad, rabinos y monjes, que tomasteis como vuestros dioses fuera de Dios. ؟ Cuلl fue el motivo que os desviَ al punto de considerarlos copartيcipes de Dios? ؟ Qué estado de لnimo os llevَ a estos extraٌos preceptos?

36- La mayorيa de los idَlatras no hacen mلs que conjeturar falsedades sin fundamento, mas la conjetura jamلs prevalecerل sobre el verdadero conocimiento, como es el caso de estos idَlatras. Dios estل bien enterado de lo que hacen los cabecillas de la incredulidad y sus secuaces, y les castigarل por cuanto hacen.

37- No estل dado a quien quiera fraguar este Qur’an, que por su desafيo, sus preceptos y su manera de guiar hacia el bien, sَlo puede ser una revelaciَn de Dios, ademلs de ser una delucidaciَn que asevera los preceptos verيdicos revelados en los Libro divinos que lo precedieron, esclareciendo lo prescripto y afirmando las verdades y las leyes. Este Qur’an es el Libro indubitable revelado por Dios, milagroso, que nadie puede imitar.

38- Sin embargo, los idَlatras dicen que Muhammad ingeniَ este Qur’an. ، Mensajero !, diles: Si este Qur’an fuese una obra humana, traed una sola sura que equipare a las suyas y apelad, para ello, a quienes querلis fuera de Dios, si sois sinceros en vuestra pretensiَn de que yo lo inventé.

39- ، Pero los idَlatras se apresuraron a desmentir el Qur’an sin alcanzar a analizarlo para saber lo que contiene!; no lo analizaron ellos mismos ni entendieron la interpretaciَn de sus preceptos, acudiendo a otros que se creيan mلs calificados para ello. De esta manera otros pueblos que les precedieron, desmintieron por ignorar a los Mensajeros- que les fueron enviados- desacreditando sus Libros; repara, pues, ،humano!, cual fue el destino de los precedentes pueblos incrédulos y cَmo Dios les hizo fracasar, los aniquilَ y los castigo. Tal es la ley de Dios para aquellos que se les asemejan.

40- Entre los que desmienten hay quienes creerلn en el Qur’an después de percatarse de su contenido e interpretarلn su significado, y otros que no creerلn en él y permanecerلn en su extravيo. Dios, glorificado sea, bien conoce a los incrédulos y a los corruptos y les castigarل por cuanto cometieron.

41- Mas si persisten en desmentirte a pesar de las evidencias que comprueban tu profecيa, ، Mensajero !, diles pues: Por cierto que soportaré las consecuencias de mي obrar y vosotros soportaréis las consecuencias de lo que hacéis; yo seguiré mi obra sin que seais responsables de lo que hago, ni yo sea responsable de lo que hacéis. Haced, pues, lo que querلis, que Dios recompensarل o castigarل a cada cual por cuanto hace.

42- Entre estos incrédulos hay quienes te escuchan cuando les exhortas a seguir la religiَn de Dios, ، Mensajero!, pero sus corazones estلn cerrados a tu exhortaciَn. Pues no podrلs hacer escuchar a los sordos, ni guiarlos hacia el bien, particularmente si se aٌade a su sordera su incapacidad de interpretar lo que les dices.

43- Hay entre ellos quienes te miran y observan claramente en ti los rasgos que denotan tu condiciَn de Profeta; sin embargo no se dejan guiar por ello, cual un ciego. No eres, pues, capaz de guiar a esos ciegos; la ceguera de la vista se equipara a la ceguera de la inteligencia. ،Ambas cegueras no tienen soluciَn!. El ciego no puede guiarse sin sus otros sentidos, y el extraviado no logra entender.

44- Por cierto que Dios, glorificado sea, recompensa y castiga a los hombres con Su infinita justicia y Su absoluta equidad, mas los hombres se perjudican a sي mismos optando por la incredulidad a cambio de la fe.

45- ، Mensajero !, amonéstales acerca del dيa en que les congregaremos para el Juicio Final, cuando tendrلn la certidumbre de la veracidad de la Resurrecciَn que desmentيan, y se acordarلn de su vida mundana que les parecerل como si fuese una hora del dيa en que no practicaron el bien que debيan hacer y en que se reconocerلn, reprochلndose mutuamente el hecho de haber vivido en la idolatrيa y el extravيo. Los que desmintieron el Dيa del Juicio Final y no hicieron el bien en su vida terrenal para ganar la gracia de la otra Vida, son los perdedores.

46- Ya sea que te mostremos, ،Mensajero!, algo de lo que les conminamos, con tu victoria sobre ellos y el castigo que les infligiremos, o que te acojamos antes que ello suceda, su retorno serل a Nos para juzgarlos y castigarlos. Dios, glorificado sea, es el Supervisor Omnipresente de todo cuanto hacen y les tratarل a la luz de lo que hicieron en su vida.

47- Cada pueblo tuvo su Profeta que les hizo llegar el mensaje de Dios. Unos creyeron y otros desmintieron. Cuando llegue el Dيa de la Congregaciَn, cada Profeta testimoniarل afirmando la incredulidad de los que desmintieron y la fe de los creyentes. Entonces Dios sentenciarل entre ellos con Su perfecta justicia y nadie serل defraudado, cada cual recibirل lo que merece de recompensa o de castigo.

48- Mas los incrédulos se empecinan en negar el Dيa del Juicio Final y, burlلndose, dicen: ، ؟ Cuلndo se cumplirل ese castigo con que nos amonestas, si sois veraces tْ y los que te siguieron en lo que nos exhortلis para creerlo?!

49- ، Mensajero !, diles: Por cierto que no estل en mi poder procurarme el bien o el mal fuera de lo que Dios me prescribiَ. Entonces, ؟ cَmo puedo apresurar el castigo? ،A cada naciَn Dios prescribiَ un destino ya fijado, y cuando ese destino se cumpla, no podrلn jamلs adelantarlo ni atrasarlo!

50- Di a estos incrédulos لvidos de apresurar el castigo: Informadme, ؟ qué beneficio obtendrلn los criminales pecadores con apresurarles el castigo cuando ocurra? ،Todo castigo es detestable!

51- Negلis el castigo en estos momentos, mas si sobreviene, se os dirل: ؟ Creéis ahora que lo veis y es lo que pretendيais apresurar en vuestra vida de apَstatas?

52- Luego se dirل a los que se perjudicaron a sي mismos con la incredulidad y la idolatrيa: ، Sufrid el castigo eterno. Ahora sَlo sois retribuidos por lo que habéis hecho en la vida!

53- Los incrédulos te pedirلn, como burla y negaciَn, que les informes si es cierto lo que les haces llegar con el Qur’an y con lo que les amonestas sobre el Dيa de la Resurrecciَn. Diles: ، Sي!, por Aquel que me creَ, que ello sucederل sin ninguna duda y que jamلs podréis impedir ni eludir el castigo que os azotarل.

54- Y si toda alma condenada por su politeيsmo y apostasيa, poseyera todo cuanto existe en la Tierra, aceptarيa donarlo para redimirse del horrible castigo que verل ciertamente el Dيa del Juicio Final. Entonces sَlo vivirل con lamentos y consternaciَn en su interior por el espantoso castigo que percibirل y le embargarل, imposibilitلndole la facultad de pronunciar palabra alguna. Entonces se le aplicarل equitativamente la sentencia de Dios, justo castigo por cuanto adelantَ cada cual durante su vida.

55- Que los humanos sepan que a Dios pertenece todo cuanto existe en los Cielos y en la Tierra, que todo estل bajo Su control; que sepan que Su promesa en infalible; que nada estل por encima de Su poderيo y que nadie escaparل a Su sentencia; pero se engaٌaron con la vida mundana y no se convencieron de ello.

56- Dios, glorificado sea, otorga la vida de la nada y la quita al cabo de una existencia. A ةl serل el retorno en la otra Vida. Tal es Dios; nada es superior a ةl.

57- ، Humanos!, ya os llegَ por intermedio de Muhammad el Libro de Dios, exhortلndoos a abrazar la fe, a observar la obediencia, a anhelar el bien, y alejarse del mal, recordلndoos el ejemplo de los pueblos que os precedieron, llamando vuestra atenciَn sobre las maravillas de la creaciَn para que reflexionéis acerca de la grandeza del Creador. En el Libro hay remedios para curar vuestros corazones del politeيsmo y de la hipocresيa, y guيa para orientaros hacia el sendero recto. Todo lo cual constituye una misericordia para los que responden a la exhortaciَn.

58- Diles, ، Mensajero !: Regocijaos con la gracia de Dios y Su misericordia para con vosotros haciendo revelar el Qur’an y exponiendo las leyes del Islam, lo que es preferible a todo cuanto los humanos puedan atesorar en su vida mundana, porque ello alimenta vuestros corazones y los cura de sus dolencias.

59- ، Mensajero !, di a los incrédulos que obtuvieron algo de las riquezas mundanas: ، Informadme acerca de los bienes lيcitos con que Dios os agraciَ, pero os arrogasteis la facultad personal de decidir sobre lo vedado y lo lيcito, sin considerar la ley de Dios! ةl, alabado sea, no lo os autorizَ, mas vosotros mentيs en ello acerca de Dios.

60- ؟ Qué pensarلn, el Dيa del Juicio Final, aquellos que fraguaban mentiras acerca de Dios, pretendiendo vedar y considerar lيcito sin tener una evidencia para ello?. Dios les agraciَ con muchas bondades haciéndolas lيcitas para ellos y les prescribiَ leyes que contemplan su propio bien, pero la mayorيa de ellos no agradecen a Dios Sus bondades, sino que fraguan mentiras acerca de ةl.

61- ، Mensajero !, por cierto que cumpliste con tu misiَn y Dios lo sabe bien, y en cualquier situaciَn que te encuentres, cualquier parte del Qur’an que les recites, y cualquier cosa que hagلis tْ y tu naciَn, Dios es testigo y Supervisor de ello cuando lo emprendéis. A Dios no se le escapa nada, aunque tenga el peso de un لtomo en la Tierra y en los Cielos, ni algo menor o mayor que esté registrado en el Libro, evidente y lْcido.

62- ، Atenciَn, humanos!, sabed que quienes tienen fe en Dios y le obedecen, Dios los ama y ellos Lo aman; jamلs serلn presa del temor de la deshonra en la vida, ni del castigo en la otra Vida. Ellos no estarلn tristes por lo que no alcanzaron en la vida, puesto que lo que les reserva Dios es mucho mلs grandioso.

63- Ellos son aquellos que creyeron en todas las revelaciones emanadas de Dios; se sometieron a la verdad; se apartaron del pecado, e, imbuidos del temor a Dios, cumplieron sus obras.

64- Son éstos los que obtendrلn las mercedes en la vida, tal como Dios les prometiَ, acordلndoles la victoria y la honorabilidad, y en la Otra se cumplirل la promesa de Dios, que es infalible, y esto constituye el verdadero triunfo.

65- ، Mensajero !, no te apenes de lo que los idَlatras dicen, burlلndose, blasfemando, y no pienses que esta situaciَn va a durar mucho, sino que la victoria serل tuya y la gloria serل del Islam, porque la absoluta omnipotencia pertenece a Dios y de ةl depende el triunfo; ةl te otorgarل la victoria sobre ellos, porque ةl, glorificado sea, conoce lo que traman y cَmo son sus intenciones y les castigarل por ello.

66- ، Humanos!, sabed que sَlo a Dios pertenecen los Cielos y la Tierra, y que los idَlatras, en realidad, no siguen a ilusorios copartيcipes de Dios, sino que persiguen falsas ilusiones que no tienen fundamento, atribuyendo la potestad a los que no poseen la facultad ni de perjudicarse ni de beneficiarse a sي mismos.

67- Por cierto que Aquél a quien pertenece todo cuanto hay en los Cielos y la Tierra, es quien estableciَ la noche para vuestro descanso de los esfuerzos de la lucha diaria, y el dيa luminoso para desarrollar vuestros quehaceres e impulsar vuestros intereses. Ciertamente que en la determinaciَn de la noche y el dيa hay evidencias para quienes escuchan y razonan.

68- Y si los idَlatras asociaron a Dios piedras en su adoraciَn y no Lo glorificaron como debيa ser, atribuyéndole un hijo, Dios, enaltecido sea, es superior a todas estas falacias; no necesita tener un hijo, puesto que el hijo es una manifestaciَn de necesidad para perpetuar la existencia del hombre, y Dios es Permanente y Eterno por sي mismo, y todo cuanto existe en los Cielos y en la Tierra le pertenece. ، ؟ Cuلl es, pues, la prueba de vuestra alegaciَn?! ، No os ingeniéis inventando falacias acerca de Dios, que no tienen un لpice de verdad !

69- ، Mensajero !, diles a aquellos que se ingenian en elaborar falacias acerca de Dios y pretenden que tiene un hijo: Jamلs prosperaréis.

70- Gozarلn de un usufructo en esta vida, que puede durar poco o mucho, pero que no deja de ser goce ilusorio comparado a lo que les espera, puesto que su retorno serل a Nosotros; entonces les infligiremos un severo castigo por su incredulidad.

71- Por cierto que lo que te sucede con tu pueblo ya habيa acontecido con los Profetas que te precedieron. Recita a los hombres, ، Mensajero !, lo que te es revelado por tu Seٌor en el Qur’an, sobre el Profeta de Dios, Noé, que cuando sintiَ el odio de su pueblo y su enemistad, dيjoles: Pueblo mيo, si mi permanencia entre vosotros, para transmitir el mensaje de Dios, es para vosotros insoportable, yo persisto en mi exhortaciَn, encomendلndome a Dios. Preparaos, pues, vosotros y vuestros يdolos, y no ocultéis vuestra enemistad hacia mي; luego manifestad todo el mal que me deseلis si creéis ser capaces de perjudicarme. Por cierto que Dios es mi Protector.

72- Mas si permanecéis rechazando mi prédica, ello no me perjudica, porque no os demando ninguna retribuciَn por ello, ni por lo que yo tema perder, porque mi retribuciَn sَlo incumbe a Dios, quien me ordenَ ser sumiso en todo lo que me prescribiَ.

73- Y a pesar de los esfuerzos y la persistencia del Profeta Noé en la exhortaciَn a su pueblo, éstos se obstinaron en desmentirlo y declararle su enemistad, pero Dios lo salvَ a él y a los creyentes que se embarcaron en el Arca, determinando que sean los sucesores en la Tierra, después de haber aniquilado a los incrédulos, que se ahogaron en el diluvio. Repara, pues, ،Muhammad !, cuلl fue el destino de los que desdeٌaron la admoniciَn.

74- Luego, tras Noé, hemos enviado otros Profetas, exhortando a la creencia en la unicidad de Dios, albriciadores y amonestadores, apoyados por los prodigios que confirmaban su misiَn profética, pero sus pueblos los desmintieron como lo hizo el pueble de Noé; los infieles no se sometieron porque la incredulidad se impuso a la clarividencia y a la reflexiَn; asي Dios cegَ los corazones de los que transgredieron la verdad y las evidencias.

75- Luego enviamos a Moisés y a su hermano Aarَn, ante el Faraَn, soberano de Egipto, y ante su corte, apoyados por las pruebas evidentes, para exhortarlos a adorar sَlo a Dios; mas tanto el Faraَn como los suyos rechazaron la exhortaciَn de Moisés y Aarَn, y con su rechazo cometieron el mayor de los pecados.

76- Mas cuando se dieron cuenta de Nuestra verdad a través de Moisés, y el prodigio de su bastَn que se transformَ en una serpiente ante sus ojos, dijeron: Por cierto que esto es pura magia.

77- Entonces Moisés desaprobando sus afirmaciones, les dijo: ، ؟ Cَmo podéis calificar de pura magia la verdad que os traje de Dios?! ،؟ Acaso esta verdad que se evidenciَ ante vuestros ojos puede ser magia?! Heme aquي y os desafيo a demostrar que se trata de magia; traed, pues, a los hechiceros para comprobar lo que aseverلis; jamلs pudieron demostrarlo y por lo tanto nunca triunfaron.

78- El Faraَn y su séquito dijeron a Moisés: ، ؟ Viniste acaso con el propَsito de desviarnos de la religiَn de nuestros antepasados y de las tradiciones de nuestro pueblo, para que os sigamos y asي obtener el reino, la grandeza y el poder hegemَnico?! No creemos en vosotros dos in en vuestra misiَn.

79- Es asي como pretendieron el Faraَn y su pueblo que Moisés y su hermano eran hechiceros y no mensajeros de Dios; entonces ordenَ que fueran congregados todos los famosos hechiceros de sus dominios.

80- Y cuando llegaron los hechiceros y se presentaron ante Moisés para competir con él, haciendo gala de sus habilidades en pْblico, Moisés les dijo: Demostrad lo que dominلis en el arte de vuestra hechicerيa.

81- Mas cuando arrojaron sus cuerdas y sus bastones, Moisés les dijo: ، Lo que hicisteis es pura magia, y Dios, glorificado sea, lo desbaratarل a través de mي!, porque Dios no permitirل que la obra de los corruptos sea provechosa y constructiva!

82- No cabe duda que Dios con Su apoyo y Su prudente sabidurيa no otorga la victoria a los idَlatras que Lo odian y Lo combaten.

83- Mas a pesar de las evidencias que comprueban la veracidad del Mensajero de Dios, los que creyeron en Moisés, entre el pueblo del Faraَn, fueron muy pocos; inclusive ese reducido nْmero lo hizo con el temor de que el Faraَn y los suyos les obligaran con represalias a renegar de su nueva fe. ، Cuلn desmesurada era la tiranيa del Faraَn en Egipto! Era uno de esos tiranos que se extralimitaron en su soberbia.

84- Pero Moisés dijo a los creyentes, consolلndoles y animلndoles: ، Pueblo mيo!, realmente la fe llegَ a vuestros corazones y sois leales a Dios; entonces no temلis a nadie fuera de ةl y a ةl encomendaos; contad con ةl y tened la seguridad de que la victoria, al fin, serل vuestra si permanecéis firmes en el Islam (la sumisiَn leal y voluntaria a Dios).

85- Y los creyentes dijeron: Sَlo a Dios nos encomendamos; luego suplicaron a su Seٌor para que no hiciera de ellos un instrumento de sediciَn y sufrimiento en manos de los incrédulos.

86- Rogaron a Dios diciendo: ، Sلlvanos de este pueblo de inicuos por lo que nos agraciaste, Tus Mercedes y Tu misericordia !

87- Y hemos instruido a Moisés y a Aarَn para disponer albergues a su pueblo en Egipto y para que conviertan sus hogares en santuarios para orientar a los que abracen la fe y respondan al llamado de Dios, observando la oraciَn como ةl manda. ، Albricia para los creyentes !

88- Y cuando los incrédulos persistieron, Moisés dijo: ، Seٌor nuestro, por cierto que has concedido al Faraَn y a su nobleza boato, ostentaciَn de riquezas, hijos y poder en la vida mundana que los llevَ a abusar, extraviar y desviar a los demلs de la senda de la verdad. Mi Seٌor, haz que pierdan sus riquezas y que permanezcan sus corazones en la oscuridad para que no se guيen hacia la fe hasta no ver con sus propios ojos el severo castigo que serل su destino, y asي serلn un ejemplo y escarmiento para los demلs!

89- Dios, enaltecido sea, dijo: Vuestra sْplica ha sido recibida y concedida; seguid en la senda recta y apartaos del camino de aquellos que no perciben las cosas en su verdadero sentido, ni se someten a la pura verdad.

90- Y cuando hicimos atravesar el mar a los israelitas, el Faraَn y sus huestes les persiguieron para aniquilarlos; entonces los envolvimos en las aguas del mar y cuando el Faraَn vio que se estaba ahogando, dijo: Ahora sي creo en el Dios en que creen los israelitas; me someto a ةl, y me considero entre los sumisos obedientes.

91- Mas Dios no aceptَ del Faraَn esa fe expresada en tal circunstancia ni su arrepentimiento manifestado en el trance de sentir la llegada de la muerte, después de haber vivido rebelde, corrompiendo la Tierra. Y es asي como muriَ incrédulo y humillado.

92- Y hoy, que abandonaste esta vida, rescatamos tu cadلver del mar para que sirvas de escarmiento a los que te adoraban y no esperaban para tي este fin humillante ; pero muchos hombres descuidan las resplandecientes evidencias del Universo que demuestran el poder de Dios.

93- Y deparamos a los israelitas una vida placentera en un buen territorio mientras observaban su religiَn, lejos de la iniquidad en la cual vivieron; les agraciamos con el sustento y las mercedes; mas cuando disfrutaron de la dignidad y de las gracias después de la humillaciَn, discreparon y se dividieron a pesar de que se les evidenciَ lo verdadero y lo vano. Dios dirimirل sus discrepancias, y el Dيa del Juicio Final compensarل o castigarل a cada cual por cuanto haya hecho.

94- Pero si estلs en duda tْ o alguien acerca de lo que te hemos revelado, consulta a quienes recibieron los libros divinos por intermedio de sus Profetas; encontrarلs en ellos la tajante respuesta que confirma lo revelado; eso serل prueba irrefutable de la veracidad. No hay pues lugar a dudas. Lo que te hemos revelado es la pura e indudable verdad. No seas como los que vacilan y se dejan embargar por las dudas.

95- No seas tampoco, tْ ni ninguno de tus seguidores, parte de los que desmienten las evidentes pruebas, para que la perdiciَn y la ira de Dios no recaigan sobre ti, como el caso de los incrédulos. Esta advertencia vale tanto para el Mensajero de Dios(Muhammad), como para sus seguidores.

96- Por cierto que quienes merecieron la sentencia divina por su incredulidad y su tenaz obstinaciَn, no creerلn aunque te afanes en convencerlos.

97- Aunque les presentes cualquier prueba que evidencie tu misiَn, jamلs se convencerلn, y persistirلn en su extravيo que los llevarل a merecer el severo castigo de Dios.

98- Si cada ciudad creyera, su fe le serيa ْtil, mas por la incredulidad perdieron los beneficios de la fe, excepto el pueblo de Yunus (Jonلs), que cuando creyeron se beneficiaron, los libramos del sufrimiento del afrentoso castigo en la vida mundanal hasta el Dيa del Juicio Final.

99- Pero si Dios hubiese querido, todos los que pueblan la tierra hubiesen creيdo. No te apenes por los idَlatras, puesto que no puede haber fe sin deseo ni anhelo sinceros. No puedes obligar a los humanos para que se sometan a la verdad y abracen la fe. No trates de coaccionarlos; jamلs lograrلs alcanzar tal objetivo, por mلs que te empeٌes.

100- Ningْn humano creerل, si su alma no se inclina a la fe y sin que Dios le haya provisto de las necesarias condiciones y medios; mas todo aquél que no se oriente a la fe, merecerل la ira de Dios y Su castigo. La ley de Dios establece que Su castigo y Su ira caigan sobre los que se distraen de las evidencias y no reflexionan acerca de las mismas.

101- ، Profeta !, di a esos recalcitrantes: Contemplad las evidencias irrefutables, en los Cielos y en la Tierra, que demuestran la divinidad y la unicidad de Dios; son mلs que suficientes para convenceros; pero por mلs evidencias, por mلs advertencias, los infieles no razonan, y si no creen no pueden esperar nada bueno. (1) ————— (1) Esta aleya, como muchas otras, invita a la contemplaciَn y la reflexiَn. Invita al conocimiento del Universo y todo lo que atesora, puesto a disposiciَn del hombre. Asimismo, esta aleya y otras invitan al conocimiento experimental por ser el camino lَgico y razonable.

102- ؟ Por ventura estos infieles aguardan otra suerte que no sea la de los pueblos de Noé, de Moisés y otras comunidades que los antecedieron y que fueron castigadas severamente?. Diles, ، Mensajero!: Si esperلis un castigo semejante, hacedlo, yo lo esperaré con vosotros. Seréis pronto derrotados y os azotarل el castigo el Dيa del Juicio Final.

103- Entonces salvaremos a nuestros mensajeros y a los creyentes, del castigo. Es la promesa de la salvaciَn; y la promesa de Dios es infalible.

104- ، Mensajero !, diles: Si tenéis duda sobre la veracidad de la religiَn que me fue revelada, sabed que a pesar de vuestras dudas, no adoraré vuestros يdolos, fuera de Dios; yo adoro a Quien impera sobre vuestro destino, El que os harل morir; a mي me ha sido ordenado ser uno de los creyentes.

105- ، Mensajero !, sé firme en tu orientaciَn hacia Dios, dedicado sَlo a ةl, y no te hundas tْ y los creyentes que te siguieron en la corriente de los idَlatras.

106- No implores ni adores, fuera de Dios, al que no puede favorecerte ni perjudicarte, porque si lo hicieras, te hundirيas con los inicuos e idَlatras. Estل claro que las advertencias dirigidas- en la aleya- al Mensajero estلn dirigidas también a su comunidad. Es la forma corلnica de advertir.

107- Si Dios te azotara con un infortunio, nadie mلs que ةl podrيa liberarte del mismo; y si te concediese un bien, nadie podrيa privarte del mismo, porque es ةl Quien concede por Su bondad el bien a quien quiere de Sus siervos. ةl, glorificado sea, es Clementيsimo y Misericordiosيsimo.

108- ، Mensajero !, haz llegar la exhortaciَn de Dios a todos los humanos y diles: ، Humanos!, os ha llegado la revelaciَn de la verdadera ley de Dios. Pues aquél que quiera guiarse por ella, que se apresure a hacerlo; por cierto que el beneficio serل para él sَlo; y aquél que persista en el extravيo, su desvيo recaerل sobre él sَlo, porque no me fue encomendado coaccionaros para que abracéis la religiَn; tampoco tengo ningْn poder sobre vosotros.

109- ، Mensajero !, persiste en la verdadera religiَn, siguiendo lo que te fue revelado, resignado por todo lo que te suceda en cumplimiento de tu misiَn, hasta que Dios sentencie entre tْ y los incrédulos, otorgلndote la victoria que te prometiَ a ti y a los creyentes, y la defecciَn a los idَlatras; porque ةl es el mلs Ecuلnime de los jueces.

Sura 11

Hud

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelada en Meca, consta de 123 aleyas; menciona el Qur’an, en primer lugar, la adoraciَn de Dios, las amonestaciones y las albricias; luego destaca el poderيo de Dios y Su divinidad y las reacciones de los humanos al recibir las gracias de Dios; luego seٌala la jerarquيa del Qur’an, su modo de desafiar la incredulidad de los idَlatras y su rechazo sin motivo vلlido, y la retribuciَn prometida a los creyentes. Luego Dios, glorificado sea, narra algunos relatos de ciertos Profetas y las discusiones que sus pueblos suscitaron al respecto, el castigo que recae sobre los incrédulos y la salvaciَn de los creyentes; narra, enaltecido sea, la historia de Noé con mلs detalles que en el sura de Jonلs, pues aquي, la narraciَn da mلs pormenores referentes a la obstinaciَn de los idَlatras y lo que les acaeciَ a pesar de su poderيo y coraje. Luego relata detallando los hechos del Profeta de Dios Hud con su pueblo ‘Ad, Salih con el pueblo de Thamud, y los sucesos referidos al Patriarca Abraham, al Profeta Lot y al Profeta Shu’ayb. Y por fin, narra , glorificado sea, las admoniciones y advertencias que se infieren de estas narraciones, terminando por exhortar a los creyentes a hacer el bien y a esperar las gratificaciones divinas, y la Omnisapiencia de Dios y la necesidad de encomendar a ةl todos nuestro asuntos.

1- Alef, Lam, Ra. Con estas tres letras empieza la sura, destacando el desafيo milagroso del Qur’an que a pesar de componerse de las letras del alfabeto لrabe que se pronuncian, es inimitable, y para llamar la atenciَn de los que escuchan su lectura; advierte que se trata de un Libro Excelso, cuyas aleyas son reveladas con la prudente sabidurيa de Dios, desprovistas de toda duda y vanidad, ordenadas en un estilo sin fallo, claro y evidente, con preceptos detallados, elucidados; y que este Libro Noble contiene en sي la nobleza de Dios Omnisapiente, Que coloca las cosas en sus debidos lugares, glorificado sea.

2- Con el Qur’an puedes guiar a la gente, ،Profeta!, y al dirigirte a ellos, diles: No adoréis sino a Dios, Quien me encomendَ advertiros del castigo que os azotarل si practicلis la idolatrيa y albriciaros si creéis y obedecéis.

3- Implorad a Dios pidiéndole el perdَn por vuestros pecados y remitيos a ةl con la devociَn y las buenas acciones; ةl os agraciarل generosamente en esta vida mundana hasta el fin de vuestros dيas y gratificarل, en la Otra, a cada bienhechor, por el bien que haya hecho, y si rehusلis mis exhortaciones, os expondréis al justo castigo, pues temo por vosotros, por el castigo de un dيa nefasto en que serلn congregados todos los humanos y se manifestarل el terror en forma pavorosa.

4- Dependéis sَlo de ةl en vida mundana y a ةl retornaréis el Dيa del Juicio Final, cuando os resucite de vuestras tumbas para juzgaros a la luz de vuestras acciones, pues ةl es Omnipotente sobre todo cuanto existe.

5- Los humanos se escudan en la reserva ocultando lo que encierran en sus corazones, guardando sus secretos, suponiendo que los latidos de sus corazones son desconocidos por Dios, ،Que los humanos sepan que cuando se acuestan para dormir en sus lechos, y son envueltos en la oscuridad de la noche, Dios bien conoce lo que guardan celosamente en sus corazones; porque es Conocedor de las intimidades de sus sentimientos!

6- Que esos humanos sepan que el poderيo de Dios y Su gracia alcanzan todo cuanto existe, pues no hay un ser que se mueva en la tierra, que Dios, glorificado sea, no haya, con Su infinita bondad, provisto de la sustancia necesaria para su supervivencia, y no ignora el lugar en donde desarrolla su vida ni en dَnde morirل; porque todo estل registrado en un Libro que no deja pasar ningْn detalle.

7- Dios creَ los Cielos y la Tierra y todo lo que encierran en seis dيas, cuando aْn todo el Universo era agua en la que Su trono flotaba. Dios creَ este Universo para probaros, ،humanos!, y sabe quien de vosotros acude a ةl con la obediencia y las buenas acciones y quien se aparta de ello; y a pesar de este evidente poderيo, cuando les aseverلis que fueron creados para morirse y que ciertamente resucitarلn de sus tumbas, se apresurarلn a responderte con énfasis, que lo que les revelas no es cierto, que es pura magia para turbar sus mentes.

8- Mas cuando hayamos establecido con prudente sabidurيa diferir el castigo que merecen por un tiempo que determinaremos en el Dيa del Juicio Final, bulلndose, dicen: ؟Qué es lo que le impide ahora? ،Que lo haga recaer sobre nosotros ya, si es veraz en lo que nos amonesta! Que sepan que el castigo les azotarل infaliblemente y que no podrلn escapar cuando llegue el plazo preestablecido, y que serلn presa de aquello de que se burlaban.

9- La naturaleza del humano hace que se sumerja en el momento y la circunstancia que vive y cuando le agraciamos con algo de Nuestras mercedes, por misericordia, como la salud, la abundancia y el bienestar, y luego le privamos de ello con Nuestra prudente sabidurيa, se desespera para que le sean devueltas; es un ingrato, por cuanto dispone aْn de otras gracias y placeres.

10- Mas cuando le agraciamos con el bienestar después de haber padecido la adversidad, dice: ،Desaparecieron las vicisitudes que me aquejaban y no volverلn mلs!, y se deja llevar por este sentimiento de gran regocijo, exagerando y vanagloriلndose, embargarل su corazَn un sentimiento que le hace olvidar el debido agradecimiento a su Seٌor por Su gracia. Este es el estado de لnimo de la mayorيa de los humanos, ،desconcertados entre la desesperaciَn y la jactancia!.

11- Sَlo los perseverantes ante las pruebas, aquellos que practican el bien y son devotos en las etapas de prosperidad y en las de infortunio, obtendrلn la indulgencia y la gran recompensa de su Seٌor, por cuanto hayan hecho y por la paciencia que tengan.

12- ،Profeta!, no procures satisfacer a los incrédulos, jamلs creerلn. Tal vez omitas relatar algo de lo que te fue revelado, que no les gusta escuchar, como el menosprecio por sus deidades, temiendo sus burlas o su violenta reacciَn, con el propَsito de satisfacerles y agradarles; y tal vez se te oprima el pecho cuando relatas las aleyas; por cierto que ellos piden que Dios te haga descender tesoros para gozar como los monarcas o que te envيe un لngel para acompaٌarte y asي evidenciar la veracidad de tu misiَn profética; no prestes atenciَn a su obstinaciَn, sَlo eres un amonestador para advertir sobre los castigos que azotarلn al que se desvيa y no obedece las َrdenes de Dios. Ya cumpliste, deslيgate de ellos. Dios todo lo ve, supervisa todo y les juzgarل a la luz de lo que merecen.

13- Por cierto que en el Qur’an hay evidencias que comprueban la veracidad de tu misiَn a pesar de lo que dijeron: Ciertamente él (el Profeta) ha fraguado el Qur’an, o una gran mentira atribuida a Dios; diles: Si este Qur’an es la obra de un humano, los humanos son capaces de fraguarlo, y vosotros sois la elite elocuente de vuestro pueblo; presentad diez suras semejantes a las corلnicas y apelad para ello a quienes podلis, humanos o genios, para que os ayuden en tal tarea, si sois sinceros en vuestra pretensiَn de afirmar que el Qur’an es obra humana.

14- Mas si sois incapaces vosotros y los que podrيan ayudaros en esta tarea, traed un libro semejante a él aunque sea fraguado, y como no podréis hacerlo, sabed que este Qur’an ha sido revelado con la anuencia de Dios y que no procede mلs que de ةl; sabed que no hay mلs Dios que ةl. ،Abrazad el Islam, después de constatar esta evidencia, si sois sinceros en vuestra bْsqueda de la verdad!

15- A quienes aspiran gozar de la vida mundana y de sus encantos, les concederemos el fruto de sus sobras con medidas bien colmadas.

16- Esos que limitan sus preocupaciones a obtener los bienes mundanos, no obtendrلn en la Vida futura sino el fuego infernal y todo cuanto hayan hecho en la Vida terrenal serل desmerecido incluso para ellos mismos, puesto que cualquier obra que no acarreara la auténtica felicidad es una obra desmerecida.

17- ،؟Acaso se equiparan aquel que camina a la luz de su clarividencia guiado por su Seٌor, aspirando ser sincero, a la bْsqueda del bien, teniendo al Qur’an como prueba y testigo, y al Libro de Moisés, que Dios habيa revelado con anterioridad, y que fue confirmado por el Qur’an, para que su contenido fuera guيa y misericordia para los que creyeron en él, con aquel que camina ciego y extraviado en su vida, importلndole sَlo sus encantos y riquezas!? Los primeros son aquellos cuya clarividencia fue iluminada por Dios, creyendo en el Profeta y en el Libro que le fue revelado; y aquellos sacrيlegos que idolatran, se rebelan contra la verdad y se congregaron para combatir al Profeta; a estos les azotarل el fuego el Dيa del Juicio Final. No dudes, ، Profeta !, porque el Qur’an es la verdad revelada por tu Seٌor, lo vano no lo involucra, mas la mayorيa de los humanos no lo cree!

18- No habrل mلs inicuos y mلs apartados de la verdad que aquellos que fraguan mentiras y las atribuyen a Dios. Estos comparecerلn ante Dios el Dيa Del Juicio Final para ser juzgados por cuanto hayan hecho de mal, y los testigos, لngeles y profetas, todos dirلn: ،Estos con los que cometieron las peores iniquidades hacia su propio Creador! Por cierto que la maldiciَn de Dios recaerل sobre ellos porque son inicuos.

19- Esos que distraen y desvيan a los humanos de la senda de Dios y de Su religiَn, y adecuan la vida a sus deseos, no creen en la otra Vida ni lo que acontecerل en ella, es decir: recompensa al creyente y castigo al incrédulo. Ellos son los verdaderos impيos.

20- Estos idَlatras jamلs tendrلn el poder para desafiar a Dios e impedir que sean castigados en la propia vida y no tendrلn salvadores que les amparen si Dios les hubiese prescrito adelantar el castigo. Mas en la otra Vida serلn castigados infinidad de veces mلs que el castigo que debieran recibir en la vida mundana, porque detestaron escuchar el Qur’an y reparar en las maravillas del Universo que Dios creَ, como si fuesen sordos y ciegos.

21- Esos incrédulos no se beneficiaron en nada adorando a يdolos fuera de Dios; mلs aْn, perdieron sus propias personas y nunca pensaron en lo que les sucederيa el Dيa del Juicio Final, por lo que fraguaron como mentiras y lo que inventaron como يdolos, a los cuales atribuyeron el poder de interceder en su favor. Por cierto que el Dيa del Juicio Final es el dيa de la verdad que no involucra ni falacia ni impostura.

22- Ciertamente esos incrédulos serلn el Dيa del Juicio Final los mلs grandes perdedores.

23- Por cierto que los que creyeron en Dios y en Sus mensajeros e hicieron el bien, en su vida, y cuyos corazones se sometieron y se contentaron con lo que les prescribiَ Dios, son los que merecerلn acceder al Paraيso eterno.

24- El ejemplo de los creyentes y los incrédulos, es como el del ciego extraviado en su camino, y el sordo que no escucha al que le indica la senda de la salvaciَn, y el vidente que distingue el camino del bien y de la salvaciَn y el oyente que escucha lo que le beneficia. Estas dos categorيas no se equiparan de ninguna manera; ؟،no reflexionلis, ،humanos!, acerca de las evidencias y la idolatrيa, acerca de la diferencia entre lo verيdico y lo vano, para que os alejéis del extravيo, escogiendo el sendero recto!?

25- Del mismo modo que te enviamos para amonestar y anunciar las buenas nuevas a tu pueblo y que fuiste recibido por varios de ellos con la obstinaciَn y la incredulidad, habيamos enviado a Noé, que dijo a su pueblo: ،Por cierto que os estoy amonestando para evitaros el castigo de Dios, indicando el camino de la salvaciَn para vosotros!

26- Recalcando, dijo: ،Por cierto que sَlo os pido que no adoréis sino a Dios, porque temo por vosotros y por el castigo que podréis recibir el Dيa del Juicio Final, si adorلis a otro fuera de ةl o Le atribuيs asociados!

27- Los nobles de su pueblo le replicaron: No vemos en ti sino un humano igual que nosotros, no tienes nada en especial que te haga superior para convencernos de creer que eres un enviado de Dios; ademلs sَlo constatamos que los que creyeron en ti, de los nuestros, son de la clase mلs baja, asي que no vemos nada bueno en vosotros; ademلs creemos que estلis mintiendo en todo lo que pretendéis!.

28- Dيjoles Noé: ،Pueblo mيo!, informadme, si soy confirmado por un claro signo de mi Seٌor que por Su misericordia me concediَ la profecيa y me distinguiَ con el Mensaje, cuya luz fue velada a vuestros ojos, por vuestra ceguera y vuestra avidez por atesorar riquezas y poder, ؟creéis que estamos habilitados a obligaros a abrazar la fe?!

29- ،Pueblo mيo! No os pido, por haceros llegar el Mensaje de mi Seٌor, retribuciَn alguna, puesto que esa incumbe a Dios. ،Jamلs rechazaré de mi entorno y de mi asamblea a aquellos que creyeron en su Seٌor, sَlo porque vosotros les despreciلis!, porque ellos se van a encontrar con ةl, el Dيa del Juicio Final, y se quejarلn de mي si les rechazo por su pobreza. Mas veo que sois un pueblo que ignora con qué puede vanagloriarse ante Dios: ،؟es con la opulencia, el poder y el rango social como pretendéis encontrar la senda de la verdad y de las buenas acciones?!

30- ، Pueblo mيo! Nadie puede apartar de mي el castigo de Dios, si rechazo a los que creyeron en ةl; ؟no reflexionلis acerca de vuestra ignorancia?, ؟no reparلis que tienen a su Seٌor que les vengarل?

31- ،No os digo que, porque soy un Profeta, dispongo como quiero de los tesoros de Dios, para enriquecer a los que me siguen, ni os digo que conozco el Mلs Allل para informaros de los misterios de Dios, que sَlo ةl conoce; tampoco os digo que soy un rey, para que me digلis que soy solo un humano como vosotros, y finalmente no os digo acerca de los que despreciلis que Dios no les recompensarل, para satisfaceros, porque Solo Dios conoce la lealtad de sus almas. Por cierto que si os digo lo que queréis, me contaré entre los inicuos!

32- Dijeron: ،Noé!, has discutido con nosotros para hacernos creer en ti y agravaste nuestra discusiَn, no soportamos mلs tu discurso; ،haz que nos sobrevenga el castigo con que nos estلs amonestando si eres veraz en lo que nos anuncias; no creemos en ti!.

33- Dيjoles Noé: Esto estل sَlo en manos de Dios. ةl sَlo os infligirل lo que quiera con Su prudencia, pero jamلs escaparéis de Su castigo, cuando acontezca, porque no existe en los Cielos ni en la Tierra, quien pueda desafiarlo, glorificado sea.

34- ،Y mis consejos jamلs os servirيan por el simple hecho de desearos el bien, si Dios prescribiَ vuestro extravيo por el misterio de que conoce lo que encierran vuestros corazones al punto de rechazar toda verdad! ةl, glorificado sea, es vuestro Seٌor, a ةl retornaréis el Dيa del Juicio Final y os juzgarل por cuanto hayلis hecho.

35- ؟Cuلl serل la posiciَn de los idَlatras frente a este relato verيdico? ؟ Dirلn: Lo ha fraguado?; si lo dicen, respَndeles ،Mensajero!: ،Si lo hubiera fraguado, como pretendéis, serيa un abominable crimen que habrيa cometido y sَlo sobre mi recaerيa el castigo de mi pecado, pero si fui veraz y vosotros sois los criminales, no me hago responsable de vuestro crimen!

36- Y Dios revelَ a Noé: Por cierto que nadie mلs creerل en ti, ni se someterل a la verdad, después de hoy, porque les castigaremos pronto!

37- Le revelamos: Construye el arca para salvarte con Nuestra voluntad y Nuestra atenciَn y no me hables a favor de esos inicuos porque accedي a tu plegaria y prescribي la aniquilaciَn de todos, ahogلndoles.

38- Noé emprendiَ la construcciَn del arca, y cada vez que pasaban los cabecillas de la incredulidad, cerca de él, se burlaban porque ignoraban el propَsito de su empresa. Noé les dijo: Si os burlلis de nosotros por ignorar la veracidad de la promesa de Dios, nosotros también nos burlaremos de vosotros como lo estلis haciendo.

39- Pronto sabréis a quién de nosotros o de vosotros le azotarل el castigo humillante en esta vida y el severo y eterno castigo en la Otra.

40- Y cuando se cumpliَ el plazo de Nuestro designio para aniquilarlos, llegَ el diluvio con fuerza como si fuese agua hirviendo. Entonces ordenamos a Noé: Embarca en el arca una pareja de todos los animales, todos los familiares, salvo aquel cuya aniquilaciَn habيamos sentenciado; embarca asimismo a todos aquellos que creyeron en ti de entre tu pueblo; mas sَlo eran un grupo muy reducido.

41- Dijo Noé a los que creyeron de entre su pueblo: ،Embarcaos en el arca invocando el nombre de Dios, enaltecido sea; cuando zarpe, cuando la abordéis y cuando desembarquéis, implorad a Dios que os perdone vuestros pecados pasados y que os otorgue Su misericordia, porque ةl, glorificado sea, es Indulgentيsimo, Misericordiosيsimo.

42- Y se embarcaron en el arca que navegaba con ellos entre olas muy altas y tumultuosas, como si fuesen montaٌas; y con su amor paterno, Noé recordَ a su hijo que se habيa apartado de la exhortaciَn de su padre, llamلndolo para que embarcase con ellos: ،Ven con nosotros, ،hijo mيo!, y no seas de los infieles que rechazan la religiَn de Dios, glorificado sea!

43- Mas el hijo rebelde no obedeciَ al llamado compasivo de su padre, y dijo: ،Me refugiaré en un lugar que me salve del agua!; su padre, conocedor del designio que Dios reservَ a los rebeldes, le dijo: ،Hijo mيo! No hay nada que salve de la sentencia de Dios, que prescribiَ ahogar a los inicuos; y lo vio desaparecer dentro de las gigantescas olas y se contَ entre los infieles anegados.

44- Y cuando los infieles fueron anegados, vino la orden del Creador: ،Tierra, absorbe tus aguas!, ، Cielo, detén tus lluvias!; el agua desapareciَ de la Tierra y el Cielo dejَ de llover y se cumpliَ la sentencia de Dios de aniquilar a los inicuos y el arca se detuvo abordando el flanco del monte llamado Al- Yudi. Y la sentencia de apartar a los inicuos de la misericordia de Dios se aplicَ, y fue lanzado el anatema contra el pueblo inicuo por su incredulidad.

45- La compasiَn embargَ el corazَn de Noé por su hijo, y clamando a su Seٌor, dijo: ،Tْ, mi Creador, que prescribiste mi existencia!, por cierto que mi hijo es parte de mi mismo, es de mi familia y tu prometiste salvar a mi familia y Tu promesa es una verdad infalible. Eres el mلs Ecuلnime de los jueces porque eres el Omnisapiente y Tu sentencia es mلs prudente que la de los jueces!.

46- Dios, glorificado sea, le dijo: ،ةl no es de tu familia, porque su incredulidad y alianza con los incrédulos cortaron los lazos entre tْ y él; ademلs incurriَ en las malas acciones. No es mلs tu hijo, por eso no pidas lo que ignoras y no obedezcas al sentimiento de tu compasiَn! Por cierto que te guيo hacia la verdad para que no te cuentes entre los ignorantes que se olvidan de las firmes verdades.

47- Dijo Noé: ،Creador mيo y Detentor de mi suerte!, me refugio en Ti, no Te interpelo acerca de lo que ignoro, perdَname mi clamor provocado por mi compasiَn, y si no me agracias con Tu perdَn y me otorgas Tu misericordia, me contaré entre los desaventurados.

48- Se le revelَ: ،Noé!, desembarca del arca de la salvaciَn sano y salvo, con la paz de Dios, enaltecido sea; Su protecciَn y Sus diferentes gracias sobre ti y sobre los que estلn contigo, los que formarلn naciones después de ti; algunos de ellos tendrلn la gracia de la fe y los otros se contarلn entre los que gozarلn en la vida mundanal y aprovecharلn de sus encantos sin someterse a la verdad, luego les azotarل un severo castigo el Dيa del Juicio Final.

49- Este relato de Noé y su pueblo que te hemos narrado, ،Profeta!, es parte de lo oculto que sَlo Dios conoce, y que ni tْ ni tu pueblo podrيais conocer en detalle, antes de haberte sido revelado; ten paciencia, frente a las ofensas de tu pueblo como la tuvieron los Profetas que te precedieron; al final triunfarلs como ellos, porque el triunfo serل siempre para aquellos que, con la fe y las buenas acciones, se preservan del castigo de Dios.

50- Y enviamos al pueblo de ‘Ad a uno de sus hermanos llamado Hud, quien les dijo: ،Pueblo mيo!, adorad a Dios, Uno y عnico, porque no existe nadie digno de ser adorado fuera de ةl, y sabed que vuestra pretensiَn atribuyéndole copartيcipes, dignos de ser adorados, para que intercedan en vuestro favor acerca de Dios, es completamente falsa.

51- ،Pueblo mيo!, no os pido por mi exhortaciَn, ninguna retribuciَn que entraٌe prestigio, poder o bienes materiales; por cierto que mi recompensa incumbe sَlo a Quien me creَ. No os dejéis llevar por la necedad sin reflexionar sobre lo que pueda ser provechoso para vosotros o lo que es perjudicial.

52- ،Pueblo mيo!, implorad de vuestro Creador el perdَn por vuestros pecados pasados; encomendaos a ةl, y si lo hacéis, os enviarل lluvias torrenciales que harلn aumentar y fructificar vuestros bienes. ،No rechacéis mis exhortaciones persistiendo en vuestras fechorيas que os llevarلn a la perdiciَn!

53- Dijéronle: ،Hud!, no nos trajiste ninguna evidencia clara que comprobara la veracidad de tu exhortaciَn. ، Jamلs abandonaremos nuestra devociَn a nuestros يdolos por tu simple exhortaciَn!; ؟cَmo podemos abjurar? ،No te creemos!

54- Tu exhortaciَn incita a creer que nuestros يdolos te han transformado y te han hecho delirar de esta manera. Dيjoles, persistiendo en su fe: Digo, poniendo a Dios por testigo, y a vosotros mismos como tales, que no me siento responsable de vuestra idolatrيa; vosotros sois los trastornados.

55- ،No os hago caso a vosotros ni a vuestros يdolos que pretendéis me han trastornado; confabulaos vosotros y vuestros يdolos para perjudicarme y no posterguéis un instante mi castigo si es que podéis!

56- Me encomiendo a Dios. ةl es mi dueٌo y el vuestro. Nadie ni nada podrل evitar que ةl desbarate vuestra intriga. ةl es Omnipotente. No existe un solo ser viviente que escape a Sus decretos y a Su dominio. No Le es imposible ampararme del mal que me destinلis, ni evitar que os aniquile. Sus prescripciones van siempre en el sendero de la verdad y la justicia en Su Reino, otorga el triunfo a los creyentes y desbarata la obra de los corruptos idَatras.

57- Si rehusلis mi exhortaciَn, no me perjudicلis en absoluto, la funesta suerte serل vuestra; yo cumplي con la misiَn que me encomendَ Dios acerca de vosotros y sَlo me incumbيa comunicaros el Mensaje. Dios os aniquilarل y os suplantarل por otro pueblo en vuestro propio territorio y en vuestros propios bienes; mas vosotros en nada podréis perjudicarle con vuestra incredulidad. Por cierto que mi Seٌor es Custodio de todas las cosas, Enterado de todo cuanto hacéis y no escaparéis a Su castigo.

58- Mas cuando se cumpliَ nuestro designio de aniquilar al pueblo de ‘Ad, salvamos a Hud y a los creyentes del huracلn que les destruyَ. Les salvamos por su fe y Nuestra misericordia, librلndoles del severo castigo en esta vida y en la Otra.

59- Tal fue la suerte de pueblo de ‘Ad, que negَ las claras evidencias y se rebelَ contra todos los mensajeros de Dios, contra el Mensajero enviado y obedecيa las َrdenes de cualquier tirano empecinado que dirigيa sus destinos.

60- Y asي merecieron, en este mundo, la maldiciَn de Dios, de los لngeles y de los humanos, maldiciَn que les perseguirل hasta el Dيa del Juicio Final. ،Que reflexionen quienes conocieron el ejemplo del pueblo de ‘Ad! Por cierto que renegَ de la gracia de su Creador sin agradecerle ni abrazar la fe en Dios Uno y عnico; asي merecieron ser privados de la misericordia de Dios y asي fue azotado por el terrible aniquilamiento. ،Que se aniquile ese pueblo por no haber creيdo a Hud!

61- Y a los de Thamud enviamos a uno de entre ellos con el que le unيan lazos afectivos y de parentesco. Es Salih, quien les dijo: ، Pueblo mيo!, adorad a Dios Unico. No tenéis a quien adorar fuera de ةl. ةl os creَ del barro y os arraigَ en la tierra para fructificarla y beneficiaros de sus productos. Implorad a Dios para que perdone vuestros pecados pasados, luego retornad a ةl, bien arrepentidos y obedeciendo Su Ley cada vez que pequéis; la Misericordia de mi Seٌor estل cerca y ةl acoge la plegaria y la sْplica de quien se arrepiente y pide perdَn.

62- Dijéronle: ،Salih!, ،eras entre nosotros motivo de esperanza, afecto y consideraciَn antes de exhortarnos a eso! ؟Pretendes que nos apartemos de adorar lo que nos hemos acostumbrado a adorar, y que nuestros padres adoraron? ،Estamos en una inquietante duda acerca de tu exhortaciَn para adorar sَlo a Dios; esto infunde en nosotros una alarmante sospecha sobre ti y en lo que nos exhortas a seguir!

63- Dيjoles: ، Pueblo mيo!, decidme, si mi claro discernimiento esta en lo cierto cuando os exhorto a adorar sَlo a Dios basلndome en las evidencias de mي Seٌor que con Su misericordia me agraciَ tanto a mي como a vosotros otorgلndome la profecيa y encargلndome una misiَn divina, ،؟cَmo podrيa yo violar y transgredir Sus َrdenes, omitiendo haceros llegar Su mensaje para vuestro bien?!, ؟quién me ayudarل y ampararل de Su castigo si Le desobedezco? Jamلs podréis ayudarme ni ampararme de Su castigo. ،No hacéis mلs que aumentar mi perdiciَn y hacerme caer en la condenaciَn si os obedezco, desobedeciendo a mi Seٌor y al vuestro?

64- ،Pueblo mيo!, he aquي la camella de Dios, puesta como evidencia, que testimonia la veracidad de mi misiَn, ya que ella difiere de lo que habéis conocido; ،dejلdla pacer en la tierra, no la maltratéis, porque si lo hacéis, os azotarل un pronto castigo!.

65- No obstante, no sَlo desoyeron su exhortaciَn, sino que burlلndose de su amonestaciَn, la mataron; entonces les dijo: Disfrutad de vuestra vida, en vuestras casas, durante tres dيas, luego os azotarل el castigo de Dios; tal fue el justo decreto de Dios, que nadie puede derogar ni desmentir.

66- Mas cuando se cumpliَ Nuestro designio, salvamos a Salih y a los creyentes, por Nuestra misericordia, les salvamos de la humillaciَn y del aniquilamiento de los de Thamud. Oh Profeta, por cierto que tu Seٌor es Poderosيsimo Vencedor; ،confيa en Su poderيo, Su gloria, Su sostén y Su triunfo!.

67- ، Y el rayo fulminَ violentamente el clamor del pueblo de Thamud, perjudicلndose a sي mismo, porque fue inicuo, por su incredulidad y su agresiَn, amaneciendo en sus casas, yacentes, inertes, de bruces, muertos, aniquilados!

68- Tal fue su fin, desapareciendo todo rastro de ellos, como si nunca hubieran existido; su fin es el elocuente ejemplo que debe tener en cuenta toda persona sensata y que sepa que los de Thamud rechazaron las evidencias de su Creador, y por ello su destino fue el aniquilamiento y la privaciَn de la misericordia de Dios.

69- Hemos enviado los لngeles a Abraham, con la albricia para él y su esposa de que van a tener un hijo, diciéndoles: ،Que la paz sea contigo! , replicلndoles Abraham: ،Que la paz sea con vosotros! y se apresurَ a brindarles un ternero asado para que se alimentaran.

70- Y cuando observَ que sus manos no se tendيan ni alcanzaban a tocar el ternero, se percatَ de que no eran huéspedes, sino لngeles, y le embargَ el temor de que vinieran para advertirle acerca de algo ilيcito que hubiese cometido y que hubiera disgustado a Dios, o para anunciarle un castigo que azotarيa a su pueblo. Percatلndose del motivo de su temor, dijéronle: ،No tengas miedo, hemos sido enviados para aniquilar al pueblo de Lot!

71- Su esposa, que estaba presente, escuchando su conversaciَn, se riَ satisfecha por la salvaciَn de su cuٌado Lot; la enunciamos, por intermedio de los لngeles, la espera de un hijo de su esposo Abraham, que se llamarيa Isaac, que vivirيa y le traerيa un nieto que se llamarيa Jacob.

72- Extraٌada, exclamَ:، Que insَlito!, ؟puedo yo concebir siendo ya anciana y este mi marido, como veis, también es un anciano, y los ancianos como él no pueden engendrar? Por cierto que lo que escucho es extraٌo, ؟cَmo yo y mi esposo, ambos muy viejos podemos procrear?

73- Los لngeles le dijeron:؟ Acaso te asombras de que podلis concebir a pesar de vuestra vejez, cuando nada puede impedir el designio de Dios?. Tal es la gracia y la misericordia de Dios para con vosotros, miembros de la dinastيa de la profecيa. No es extraٌo que Dios os otorgue lo que no concede a otros; es Hacedor Loable por lo que da, ةl es Glorioso, Generoso, Graciabilيsimo.

74- Mas cuando el temor de Abraham se disipَ y escuchَ la noticia de que iba a tener un hijo, le embargَ la compasiَn y comenzَ a abogar ante Nuestros enviados por el pueblo de Lot.

75- Por cierto que Abraham es muy compasivo, estل en contra de apresurar los castigos, se remite a Dios cuando ve el mal que puedan sufrir otros, y busca el amor y la bendiciَn de Dios. Su compasiَn, su sentido de la clemencia y su buen trato, le llevaron a abogar por el pueblo de Lot, esperando su arrepentimiento y su retorno a Dios.

76- Los لngeles le dijeron: ،Abraham!, no insistas mلs en tu discusiَn, implorando la misericordia de Dios para este pueblo; la sentencia de Dios, de aniquilarles ya ha sido pronunciada, y sin ninguna duda el castigo de Dios les azotarل infaliblemente.

77- Mas cuando Nuestros mensajeros angelicales se presentaron a Lot en forma de lindos mozos, este se apenَ y se angustiَ sintiendo su debilidad e incapacidad de protegerles, embargلndole un sentimiento de molestia por su presencia, temiendo la depravaciَn de su pueblo para con ellos, y dijo: He aquي un dيa siniestro, lleno de pesadumbre.

78- Informado su pueblo, que desde antes habيa cometido obscenidades, de la presencia de los mensajeros angelicales, en forma de lindos mozos, acudieron precipitadamente a Lot, quien les dijo: Pueblo mيo, he aquي mis hijas, casaos con ellas, porque ello es mلs puro para vosotros que cometer obscenidades con los varones. ،Temed a Dios y Su castigo, no me escandalicéis y humilléis cometiendo obscenidades con mis huéspedes! ،No me avergoncéis! ،؟ Por ventura no habrل entre vosotros un hombre sensato, con mente sana para disuadiros de errar y caer en la obscenidad?!

79- Dijéronle: ،Tْ sabes perfectamente bien, Lot, que no tenemos ningْn derecho ni interés en juntarnos con tus hijas, y sabes bien cual es el objetivo que nos precipitَ a venir hacia ti!

80- Dيjoles: Si tuviese la fuerza o la posibilidad de interponerme para enfrentaros, para defender a mis huéspedes e impediros cometer obscenidades, mi posiciَn para con vosotros hubiera sido otra.

81- Entonces los mensajeros angelicales presentلndose en su naturaleza de لngeles dijeron: ،Lot!, no temas ni te apenes, somos los mensajeros de tu Seٌor y no humanos como nos aparecimos a ti y a tu pueblo; ningْn daٌo ni perjuicio te alcanzarل de estos depravados. Sal, pues, tْ y tu familia al fin de la noche, sal con ellos fuera de esta ciudad y que ninguno de vosotros mire hacia atrلs para no ver el tormentoso castigo, y para que no les alcance; mas tu mujer que te traicionَ no estarل entre los que saldrلn contigo, porque le acaecerل lo que les pasarل a ellos. Por cierto que la aurora serل el plazo de su aniquilamiento, es un plazo muy cercano, no tengas ningْn temor.

82- Mas cuando sonَ la hora del castigo que habيamos designado, llegَ el terremoto que destruyَ la ciudad en donde vivيa el pueblo de Lot, y desencadenَ sobre ella una lluvia de rocas ardientes.

83- Caيan continuamente sobre ellos anunciando el castigo de tu Seٌor, que no estل, ،Profeta! (Muhammad), lejos de los inicuos de tu pueblo.

84- Luego enviamos al pueblo de Madian a su hermano en el parentesco, en el cariٌo y la misericordia: Shu’ayb, quien les dijo: ،Pueblo mيo!, ،adorad sَlo a Dios, porque no tenéis a nadie fuera de ةl digno de ser adorado! Y no adulteréis la medida y el peso de las cosas que vendéis, porque os veo dispuestos a hacer el bien engrandeciendo y obedeciendo a Dios, y dando a los demلs todo lo que les corresponde; mas temo que os azote un castigo del cual no podréis escapar si no agradecéis a Dios y no obedecéis Sus َrdenes..

85- ،Pueblo mيo! Colmad la medida y el peso de lo que vendéis con equidad, no despojéis al prَjimo de sus derechos y no os desviéis perpetrando injusticias y corrompiendo la Tierra, robando los bienes de los demلs, agrediéndoles, tomando la corrupciَn como medio para vuestras ganancias ilيcitas.

86- Por cierto que el remanente de los bienes lيcitos con que Dios os agraciَ, os serل mلs ventajoso de lo que atesorلis de hacienda ilيcita; si sois creyentes temerosos de cometer lo que Dios os vedَ, vosotros mismos podéis controlar vuestros actos, y sabed que vuestro Seٌor os observa; yo no soy vuestro custodio que registra vuestros quehaceres como para juzgaros después por cuanto habéis hecho.

87- Dijéronle con desdén y burla: ،Shu’ayb!, ؟por ventura tus oraciones te encomiendan exhortarnos a que dejemos de adorar a los يdolos que nuestros padres adoraban, y a que renunciemos a disfrutar de nuestros bienes como nos parezca mejor para nuestro beneficio?. Esto es el colmo de la insolencia y de la estupidez que no concuerda con lo que te atribuيamos de sensatez y de raciocinio. Tu eres conocido entre nosotros por tu indulgencia y tu entendimiento!

88- Dيjoles: ،Pueblo mيo!, decidme, ؟podrيa yo callar lo que me ordenَ Dios haceros llegar, dotلndome de las claras evidencias y agraciلndome con los bienes por Su infinita predilecciَn?; ؟ podrيa yo dejar de exhortaros a no corromper la tierra? No cometerيa aquello que os exhorto a no cometer, sino sَlo aspiro a exhortaros a hacer el bien en la medida en que puedo; y en cuanto a mi éxito en el sendero de la verdad, depende sَlo del apoyo y el amparo de Dios; sَlo a ةl me remito y me encomiendo.

89- ،Pueblo mيo!, que las diferencias entre nosotros no os induzcan a obstinaros en persistir en la incredulidad y a delinquir, para que no os pase lo que les sucediَ al pueblo de Noé, al de Hud y al de Salih. ،Acordaos de la suerte del pueblo de Lot, pues su desgracia y aniquilamiento no estلn lejos de vosotros! Reflexionad acerca de lo que les aconteciَ para que no os suceda lo mismo.

90- Implorad a Dios para que os perdone y retornad a ةl arrepentidos pidiendo que os absuelva. Mi Seٌor es Misericordioso, ama a sus siervos, perdona a los arrepentidos y ama a los que retornan a ةl.

91- Dijéronle: ،Shuayb!, ،no comprendemos mucho de lo que nos estلs diciendo, mas te afirmamos que te consideramos débil entre nosotros, sin ningْn poder de defensa ni de convicciَn, si queremos perjudicarte, y si no fuera por la consideraciَn que nos merece tu comunidad, que sigue nuestra religiَn ,te habrيamos lapidado, porque no eres digno de nuestra estima para que te consideremos y te tratemos con distinciَn y te protejamos de la lapidaciَn! No lo hacemos por consideraciَn a tu comunidad.

92- Dيjoles: Pueblo mيo!, ؟acaso mi comunidad os resulta mلs digna de consideraciَn que Dios, de suerte que pensلis en ella y os olvidلis de ةl y me tratلis con la complacencia que reservلis a los que menospreciلis? ،Por cierto que mi Seٌor estل enterado de todo cuanto hacéis, no Le escapa nada de vuestras acciones y os juzgarل aْn cuando Le hayلis olvidado!.

93- ،Pueblo mيo!, podéis hacer todo lo que sois capaces de hacer; si no escuchلis mi consejo, yo, por mi parte, seguiré obrando a mi modo, contrariamente al vuestro. ،Pronto sabréis sobre quién recaerل el castigo del pecado humillante y sabréis quién de nosotros es el mentiroso! ؟Soy yo quien os ha amonestado con el castigo, o vosotros quienes me habéis amenazado con expulsarme fuera de la ciudad? ،Esperad lo que acontecerل a la ciudad, que yo también estoy esperando!

94- ،Mas cuando se cumpliَ Nuestro designio de castigarles y aniquilarles, salvamos por Nuestra misericordia a Shu’ayb, y a los que creyeron con él, del sufrimiento y del aniquilamiento; y asي fue que la centella y el temblor aniquilador fulminَ a los madianitas que amanecieron inertes en sus lechos boca abajo!

95- ،Y asي terminَ el caso de los madianitas; desaparecieron como si jamلs hubiesen existido en sus hogares! Su caso es tan elocuente que todo hombre sensato debe reflexionar acerca de ello; que el anatema caiga sobre los medianies que se apartaron de la misericordia de Dios como se apartaron de ella antes los de Thamud!

96- Y enviamos a Moisés, afirmado por nuestros evidentes milagros y las pruebas que se imponen a las almas.

97- Le enviamos a Faraَn y a los altos dignatarios de sus hombres, pero el Faraَn renegَ y ordenَ a su pueblo hacer lo mismo, ،y su pueblo acatَ su orden y desobedeciَ la exhortaciَn de Moisés! ،La orden del Faraَn es insensata e indigna de ser obedecida!

98- El Faraَn encabezarل a su pueblo el Dيa del Juicio Final, como les encabezَ en la vida mundana y les introducirل infaliblemente en el fuego infernal, en donde sufrirلn el tormento, y en donde beberلn aguas hirviendo que destrozarلn sus intestinos.

99- Ellos fueron perseguidos por la maldiciَn de Dios, de los لngeles y de los humanos, tal como lo serلn el Dيa del Juicio Final, porque es el resultado de cuanto obraron en su vida. ،Que detestable obrar! que les hace sentir la culpa, les hace merecedores del castigo que les azotarل!

100- Tales son los relatos de las ciudades que aniquilamos, ،Profeta! Te las narramos para advertir a tu pueblo y para que te asegures del triunfo que te acordarل Dios. Son ejemplos cual plantas subsistentes testimoniando lo que ocurriَ y otras que habيan sido arrasadas sin dejar rastro, como cultivo segado.

101- Y no hemos sido injustos al aniquilarlos, sino que se condenaron ellos mismos con la incredulidad, con la adoraciَn de يdolos fuera de Dios y con corromper la tierra, y sus يdolos no pudieron protegerles del castigo divino, ni beneficiarles cuando se cumpliَ Nuestro designio. Su persistencia en adorar a يdolos aumentَ su castigo y su perdiciَn.

102- Ese violento castigo con que tu Seٌor azotَ, ،Profeta!, a los pueblos de Noé, ‘Ad, Thamud y otros, sirve como escarmiento para otras ciudades cuyos pobladores sean inicuos, corruptos, idَlatras y vean que Dios, si quiere, puede castigarles de igual forma. El castigo de Dios para los inicuos es fortيsimo y muy doloroso.

103- ،Por cierto que en esos relatos hay una advertencia para quienes tienen fe en la Resurrecciَn y temen el castigo del Juicio Final! En ese dيa todos los humanos serلn congregados para ser juzgados; es un dيa memorable y serل presenciado por los لngeles y los humanos.

104- Y sَlo lo diferiremos hasta el plazo prefijado, relativamente corto ante Dios, aunque parezca largo a los ojos de los humanos.

105- En ese dيa aterrador, nadie podrل hablar sin la venia de Dios. Entre los congregados estarلn los bienaventurados que serلn gratificados con las delicias del mلs allل, esos son los creyentes.

106- Los desventurados tendrلn como destino el fuego, en donde respirarلn con un sufrimiento atroz.

107- ،Morarلn eternamente en el fuego infernal, no saldrلn sino cuando tu Seٌor lo disponga, para hacerles sufrir otro género de castigo! Por cierto que tu Seٌor, ،Profeta!, ejecuta lo que le place sin que nadie pueda interceder.

108- En cambio, los bienaventurados que Dios agraciَ con la felicidad, ingresarلn en el Paraيso en el mismo instante en que termine su juicio; allي morarلn eternamente, salvo aquellos que Dios decide atrasar su ingreso con los primeros, y esos son los creyentes rebeldes, que morarلn en el fuego el tiempo de expiar el castigo de Dios; luego saldrلn para ingresar en el Paraيso, en donde Dios agraciarل a esos felices con dones inagotables.

109- Y si la suerte de las naciones incrédulas e inicuas en la vida mundana es lo que te hemos narrado, ،Profeta!, no tengas la menor duda acerca de la suerte de los idَlatras, entre tu pueblo, si persisten en su extravيo, porque serلn como sus padres y antecesores, cuyos relatos te hemos narrado. Todos son incrédulos. Por cierto que les colmaremos, con el castigo que merecen, sin mengua alguna.

110- ،Te aseguramos, ، Profeta!, que hemos concedido a Moisés la Torل y su pueblo discrepَ acerca de su interpretaciَn y sus significados, después de él; pues la interpretaron de acuerdo a sus concupiscencias y sus deseos, cada cual quiso someterla a su deseo, y asي se dispersaron apartلndose mucho de la verdad que les trajo, y si no fuera por una promesa anunciada por tu Seٌor, postergلndoles el castigo que merecen hasta el Dيa del Juicio Final, ya se habrيa castigado a los falsificadores y salvado a los que se mantuvieron en la senda de la verdad, de acuerdo con la sentencia de Dios, tal como ocurriَ a otros pueblos a causa de la discrepancia de sus antepasados, en cuanto a la falsificaciَn de su interpretaciَn y significados, lo que dificultَ su verdadera interpretaciَn. ،Por cierto que los que heredaron la Torل estلn en una indudable confusiَn!

111- Cada facciَn de aquellos serل retribuida, por tu Seٌor, por cuanto haya hecho; pues ةl, alabado sea, estل, indudablemente, enterado de los mيnimos detalles de lo que cometieron de bien y de mal.

112- Y si tal fue la suerte de los pueblos que recibieron la revelaciَn del Libro divino, discreparon y se desviaron, manténte tْ y los creyentes en la senda recta como te lo encomendَ Dios, y no os extralimitéis en vuestra moderaciَn para no caer en la negligencia o la deficiencia, ni en el exceso de entusiasmo poniendo demasiado celo, exigiendo mلs de lo que podéis soportar, porque Dios esta bien enterado de cuanto hacéis y os retribuirل estrictamente con Su infinita justicia.

113- Y no os inclinéis en lo mلs mيnimo hacia los enemigos de Dios, que son vuestros propios enemigos, aquellos que se perjudicaron a sي mismos y sobrepasaron los limites establecidos por Dios; tampoco deberéis contar con ellos ni aprobar su conducta, porque os azotarل- por vuestra propensiَn- el fuego y no tendréis ningْn defensor; entonces no triunfaréis abandonando la causa de Dios y acudiendo a Sus enemigos y los vuestros.

114- ،Profeta!, observa la oraciَn estrictamente como se debe en ambos extremos del dيa (la aurora y el ocaso) y en ciertas horas de la noche, porque la oraciَn purifica las almas y las aparta de la tendencia hacia el mal, y porque las buenas acciones depuran los sedimentos de los pecados, que todos los humanos cometen. Las instrucciones que te encomendamos para hacer el bien, ،Profeta!, tienden a moralizar a aquellos que tienen disposiciَn para aceptarlas, aquellos que recuerdan permanentemente a su Seٌor y no Le olvidan.

115- ،Profeta!, persevera soportando la ardua misiَn que te hemos encomendado, esmerلndote en su cumplimiento; Dios te otorgarل la gran recompensa, porque ةl no frustra la recompensa de los benefactores.

116- Tendrيa que haberse destacado una elite- entre los pueblos que os precedieron y que habيamos aniquilado por su iniquidad- que con su sensatez, su bondad y su religiosidad hubiesen podido advertir a sus pueblos de las nefastas consecuencias de la corrupciَn en la tierra, y hubieran podido, asي, salvarles del castigo que les azotَ. Pero no fue asي; lo que sucediَ es que habيa entre ellos una يnfima minorيa de creyentes que fueron incapaces de influir en la mayorيa; son lo que Dios salvَ junto con su respectivo Profeta, cuando los inicuos se empecinaron en persistir en sus costumbres dando rienda suelta a sus concupiscencias y obscenidades, lo que les apartَ de los beneficios de la exhortaciَn a la verdad y al bien, escogiendo la senda del pecado, de la tentaciَn y de la perversiَn; por eso Dios les exterminَ segْn Su ley de la creaciَn.

117- Es inconcebible que la ley de Dios y Su infinita justicia para con sus criaturas le induzcan a castigar a un pueblo, estando éste aferrado a la Verdad, apegado a las virtudes, esmerلndose en hacer el bien para sي mismos y para los demلs.

118- Y si tu Seٌor hubiese querido, ،Profeta!, habrيa hecho que la humanidad entera creyera en una sola religiَn, todos obedientes a la ley de Dios por la naturaleza de su creaciَn, como los لngeles, tendrيamos otro mundo. Pero Dios, alabado sea, prescribiَ dejar a los humanos en libre albedrيo. Y aquي estلn, discrepando en todo, inclusive en los fundamentos de la fe en Dios, en Sus لngeles, en Sus Libros, en Sus Profetas y en el Dيa del Juicio Final; en eso no deberيan haber discrepado, pero sus deseos, sus debilidades, sus concupiscencias y su manera de pensar y reflexionar hicieron que cada grupo se empecinara en aferrarse a su apreciaciَn y a la creencia que heredَ de sus padres.

119- Mas aquellos a quienes Dios concediَ Su misericordia por su sana naturaleza, acordaron someterse a al ley de Dios, creyendo en todos Sus mensajeros, Sus Libros y en el Dيa del Juicio Final. Es asي como, por Su prudente sabidurيa, Dios, alabado sea, organizَ este mundo creando grupos con predisposiciones de discernimiento, para que valga la retribuciَn y el castigo y con ello se cumpla la promesa de tu Seٌor de llenar el infierno con humanos y yinn (genios) seguidores de Satanلs.

120- ،Profeta!, te narramos los diferentes relatos de los Enviados que te precedieron y cuلles fueron sus respectivas relaciones con sus pueblos, para confortar tu corazَn y para que puedas cumplir con tu ardua misiَn; y con ello te habrل llegado la verdad a la cual estلs exhortando, como exhortaron los Profetas precedentes: la unicidad de Dios y el distanciamiento de todo lo que Le desagrada. Por cierto que hay en dichos relatos amonestaciones que benefician a los creyentes, afianzan su fe y apresuran a los predispuestos a aceptar la verdad.

121- Mas di a los que se empecinan y se obstinan en persistir en la incredulidad: ،Obrad a vuestro modo en vuestro combate contra el Islam y en perjudicar a los creyentes! Nosotros obraremos segْn el nuestro, persistiendo firmes en nuestro camino, cumpliendo nuestra misiَn.

122- Y aguardad lo que esperلis que nos ocurra. Nosotros estamos aguardando la promesa de Dios de acordarnos el éxito de la prédica de la fe Islلmica y el triunfo sobre nuestros enemigos.

123- Sَlo a Dios pertenece el conocimiento del Mلs Allل, en los Cielos y la Tierra, ةl conoce lo que os va a suceder y lo que nos acontecerل; a ةl sَlo pertenece el dominio de todo cuanto existe. ،Adora, pues, sَlo a tu Seٌor y encomiéndate sَlo a ةl, y no temas a nadie fuera de ةl!. Por cierto que Dios no ignora nada de todo cuanto hacéis, ،creyentes e idَlatras! Dios retribuirل a cada cual con lo que merece en esta vida y en la Otra.

Sura 12

José Yusuf

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelada en Meca. Consta de 111 aleyas, en las que Dios narra el relato del Profeta José en 98 aleyas, con un preلmbulo de 3 aleyas que relatan la Revelaciَn que Dios hace al Profeta Muhammad (D.B.P.), llamada en la primera aleya: “El Libro evidente” y en la segunda se titula: “Qur’an arلbigo”, dando a entender que, de esta forma, debe ser conservado en la escritura arلbiga y conservado en la memoria de los creyentes; y la tercera aleya seٌala que esta sura encierra uno de los mلs bellos relatos, enfatizando que el Profeta Muhammad no lo conocيa antes de que le fuera revelado en esta forma que emana de Dios. Esta sura termina de la misma forma que comenzَ, llamando la atenciَn de Su Mensajero, en diez aleyas, afirmando que este relato constituye una noticia del Mلs Allل, que el Profeta Muhammad (D.B.P.) desconocيa sus realidades y sus detalles antes de haberle sido revelados, y no estaba con los hermanos de José cuando complotaron y planearon el mal contra su hermano, dando a entender, con ello, que la obcecaciَn y el odio llevan al hombre a la incredulidad, y que por consiguiente el empeٌo del Profeta Muhammad (D.B.P.) en convencer a los hombres a abrazar la fe, puede no obtener el resultado esperado y le consuela, por esta razَn, con que él no tiende a recibir una recompensa, mas su misiَn consiste en hacer llegar el Qur’an a toda la humanidad; y al final, la sura seٌala a los Profetas cuyos relatos fueron ya citados, asي como la posiciَn que tomaron sus respectivas comunidades para con ellos y sus triunfos, que finalmente obtuvieron sobre los criminales idَlatras, afirmando que estos relatos constituyen una amonestaciَn para los hombres sensatos y que este Qur’an jamلs puede ser una invenciَn humana falazmente atribuida a Dios, sino que es la auténtica verdad y que, por lo tanto, se trata del Libro auténtico por lo que relata de los Libros revelados por Dios, que son guيa y misericordia para los pueblos que consideran, reflexionan y creen. Una de las particularidades de esta sura es que narra todo el relato de José, subrayando cَmo el sentimiento del odio nace en los miembros de una misma familia cuando se manifiesta el amor hacia algunos de sus miembros; porque fue el odio de los hijos de Jacob hacia su hermano José lo que les llevَ a decidir arrojarlo en un pozo, pero Dios le salvَ de esa conspiraciَn, como le salvَ de la seducciَn de la esposa del gobernador, cuando alcanzَ su pubertad, afirmلndole en Egipto al punto de transformarle en el refugio de los hermanos, que complotaron contra su vida. A los elegidos, Dios concede siempre la victoria sobre sus enemigos, afirma su posiciَn en la tierra por su firme resistencia, su constancia en la verdad, la fe y su total entrega a Dios.

1- Alef. Lam. Ra. ،ءrabes! Estas letras del alfabeto لrabe que conforman vuestro idioma son las que componen las aleyas del Libro y confieren a sus evidencias el carلcter inimitable del Qur’an, y elucidan a quienes buscan el camino del raciocinio. En el simple sonido de las mismas hay un llamamiento que les obliga a escuchar su lectura aunque no lo quisieran.

2- ،ءrabes!, por cierto que hemos revelado, a Nuestro mensajero, palabras en vuestro idioma para que sean leيdas y aprendidas de memoria, para comprender el Qur’an y transmitirlo a los demلs.

3- ،Profeta،, nosotros te relatamos la mلs hermosa historia al revelarte este Libro (el Qur’an) cuando, antes de que te fuera revelado, te contabas entre los que ignoraban lo que encierra como evidencias y amonestaciones.

4- ،Profeta!, entre estos relatos estل el de José, cuando dijo a su padre: ،Padre mيo!, por cierto que vi en mi sueٌo once estrellas, el sol y la luna, y los vi prosternلndose ante mي.

5- ،Mi pequeٌo hijo!, dيjole, no relates a tus hermanos tu sueٌo ya que podrيa provocar en ellos envidia y pueden ser inducidos por el demonio a confabularse arteramente contra ti, tramar una traiciَn y ponerla en prلctica! ،Por cierto que Satanلs es el enemigo evidente del hombre!

6- Y de acuerdo a lo que viste en tu sueٌo serلs un mandatario obedecido, honrado y poderoso, escogido y designado por tu Seٌor, Quien te enseٌarل la oniromancia y te revelarل tu destino; serلs, entonces, muy considerado e influyente y te colmarل a ti y a la familia de Jacob con Sus gracias y con la profecيa, tal como agraciَ a tus abuelos Abraham e Isaac antes de tu propio padre Jacob. Por cierto que tu Seٌor no se equivoca porque es Prudentيsimo en Su sabidurيa, Sapientيsimo, sabe elegir entre Sus siervos a los mلs dignos de ser designados.

7- Por cierto que en el relato de José y sus hermanos hay muchas lecciones y ejemplos para los que buscan la verdad deseosos de conocerla.

8- Y cuando los hermanos de José se dijeron entre sي: Por cierto que José y su hermano son mلs queridos por nuestro padre que nosotros a pesar de que somos un grupo mلs fuerte y mلs beneficioso para él que ellos dos. ،Por cierto que nuestro padre incurre evidentemente en un error y es injusto cuando prefiere a José y su hermano a nosotros!

9- Matad, pues, a José o desterradle muy lejos de manera que su padre no pueda llegar hasta él; asي el cariٌo de vuestro padre se concentrarل en vosotros y os apreciarل mلs, y después de alejar a José, matلndole o desterrلndole, seréis hombres virtuosos, Dios acogerل vuestro arrepentimiento y vuestro padre aceptarل vuestra excusa.

10- Uno de ellos dijo: No matéis a José porque matarlo serيa un crimen abominable, pero arrojadle en el fondo de un pozo de manera que desaparezca de la vista; asي le rescatarل algْn viandante cuando eche su cubo para sacar agua, y le llevarل lejos de su padre y de vosotros si estلis verdaderamente decididos en vuestro plan.

11- Una vez que se pusieron todos de acuerdo para alejar a José, dijeron: ،Padre nuestro!, ؟cuلl es tu sospecha para con nosotros que alejas a José de nosotros y no te sientes tranquilo de que esté con nosotros? Te aseguramos que le queremos y le profesamos mucha ternura, le deseamos el bien y queremos orientarle hacia el bien, siempre le hemos dado amor y consejos sinceros.

12- Envيale maٌana con nosotros al pastoreo; asي aprovecharل la buena comida, jugarل y se recrearل y seremos sus custodios para preservarle y protegerle.

13- Dيjoles: Por cierto que me entristezco ante la idea de que le llevéis lejos de mي, pues temo, si os le confيo, que le devore el lobo cuando os descuidéis.

14- Dijéronle: Te juramos que, siendo un grupo fuerte, serيa vergonzoso y no valdrيamos nada si el lobo le devorara y lo que temes aconteciera; ademلs serيamos completamente descuidados para todo lo que debemos cuidar. ،Quédate tranquilo que no descuidaremos su protecciَn para no exponernos a la perdiciَn y a la humillaciَn!

15- Le llevaron lejos de su padre y acordaron arrojarle al fondo del pozo y pusieron en prلctica su fechorيa; entonces otorgamos a José el sosiego y la confianza en Dios y le revelamos que les informarيa a ellos (sus hermanos), en el futuro, de su confabulaciَn. Y en ese momento ellos no sabrيan que él era su hermano al que creyeron haber eliminado.

16- Y al anochecer volvieron a su padre, llorando, simulando tristeza.

17- Dijéronle: ،Padre nuestro! Dejamos a José junto con nuestras pertenencias para cuidarlas, mientras hacيamos una competencia de carrera y de lanzamiento, y el lobo le devorَ estando nosotros lejos de él, empeٌados en nuestra competiciَn; sabemos que no creerلs en lo que te decimos a pesar de que es la pura verdad.

18- Y presentaron a su padre su camisa falsamente ensangrentada como prueba. Pero su padre les dijo: Por cierto que el lobo no le devorَ como pretendéis, sino que vosotros mismos planeasteis un abominable hecho que cometisteis; solo me cabe resignarme pacientemente por lo que hicisteis; me encomiendo sَlo a Dios implorلndole socorro.

19- Y pasَ cerca del pozo una caravana que se dirigيa prestamente hacia Egipto; enviaron a uno de ellos para traerles agua, el cual echَ su cubo en el pozo y al subirlo encontrَ a José agarrado al cubo. Feliz y alegre, el azacلn (el aguatero), dijo: ،Albricias! ،He aquي un muchacho! Y lo escondieron en su equipaje y le consideraron como mercaderيa para vender. Pero Dios sabيa lo que hacيan.

20- Y le vendieron a un precio irrisorio. ،Algunas monedas! Sin dar a José mayor importancia, querيan deshacerse de él, temiendo que fuera reconocido por sus familiares, que podrيan llevلrselo.

21- El que lo habيa adquirido dijo a su esposa: Hospédale dignamente y trلtale bien a fin de que su estadيa con nosotros le sea agradable; puede que algْn dيa nos resulte ْtil o lo adoptemos como hijo; y con este alto nivel de vida establecimos a José en la tierra de Egipto, en un alto rango, para que se desempeٌara en él con prudencia y justicia, y para enseٌarle la elucidaciَn de los textos y la oniromancia, para conocer lo que va a suceder y prepararse para lo imponderable, porque Dios es poderosيsimo, capaz de ejecutar cuanto quiere sin que nadie ni nada se lo pueda impedir, pero la mayorيa de los humanos lo ignora.

22- Pero cuando José llegَ a su plenitud en materia de fuerza, le concedimos un alto grado de prudencia y de provechosa sabidurيa y esta retribuciَn concedida a José por su bondad y su caridad la concedemos a los caritativos bienhechores.

23- Aquella mujer en cuya casa vivيa José y en donde ella imperaba, tratَ de distraerle de la pureza de su alma, seduciéndole para cometer el pecado con ella, con sus idas y vueltas, exponiéndole sus encantos, y después de haber cerrado bien todas las puertas, le dijo: Ven aquي, que me he preparado para entregarme a ti! Dيjole: Imploro a Dios para que me ampare de cometer el mal, ،؟y cَmo puedo yo cometer el pecado contigo cuando mi seٌor, tu marido, me hospedَ dignamente en su casa? ،Por cierto que los inicuos, que perpetran el mal con los demلs, con su traiciَn e infidelidad caen en la desgracia del adulterio!

24- Pero ella estaba decidida a consumar su uniَn-sexual- con él, y, debilitado, casi hubiera accedido, de no ser que la luz divina iluminَ sus ojos, y reprimiendo sus deseos venciَ su concupiscencia y se prohibiَ cometer el pecado del adulterio y de la felonيa. Por cierto que José se cuenta entre los siervos sinceros de Dios.

25- Entonces José se apresurَ a correr hacia la puerta para salir, mas ella corriَ a su vez para impedirle la salida, agarrando su camisa de atrلs hasta rasgarla y ambos se toparon con el marido junto a la puerta. Y atizando la ira de su marido contra José dijo: ،Sَlo la pena de cلrcel merece quien ha pretendido hacer con tu esposa lo que te perjudica y te atrae el mal, o aplicarle un severo castigo!

26- José dijo defendiéndose: ،Fue ella quien tratَ de seducirme e instarme al pecado! Y ambos trataron de culpar al otro; entonces, un pariente de ella dijo: Si su camisa estل rasgada por delante, es ella quien dice la verdad y él se contarل entre los mentirosos por todo cuanto dijo.

27- En cambio, si su camisa estل rasgada por detrلs, ella es quien mintiَ en lo que dijo, y él se contarل entre los veraces en lo que dijo.

28- Pero cuando el marido vio que la camisa de José estaba rasgada por detrلs, dijo a su esposa: Tu acusaciَn contra él en lo que cometiste a pesar de su inocencia, es uno de los ardides propios de las mujeres; por cierto que vuestros ardides son grandes.

29- ،José! ،Apلrtate de esto y olvيdate de ello! Y tْ, mujer, implora perdَn por tu pecado; por cierto que te contaste entre las pecadoras que cayeron voluntariamente en la acciَn de perpetrar el pecado y acusaron al prَjimo de lo que cometieron.

30- Rلpidamente la escandalosa noticia llegَ a un grupo de mujeres de la ciudad, quienes murmuraron sobre el caso diciendo: ،Por cierto que la esposa del Gobernante incitَ a su criado para entregarse a lo que querيa de él, pues su amor por él embargَ su corazَn! ،Por cierto que con su conducta se colocَ en un evidente error!.

31- Pero cuando ella se enterَ de sus habladurيas y sus malos conceptos, las invitَ a un festيn que les preparَ en su casa; instalلndolas en divanes guarnecidos de almohadones, dio a cada una de ellas un cuchillo y les ofreciَ la comida que les habيa preparado; luego dijo a José: ،Preséntate ante ellas! Mas cuando apareciَ ante ellas, se extasiaron ante su cautivante prestancia y se cortaron las manos sin darse cuenta, diciendo: ،Alabado sea Dios! ،Este no es un ser humano! ،Porque el humano no puede ser tan hermoso, tan puro, tan cautivante! ،Este no es sino un لngel deslumbrante con su noble prestancia y sus excepcionales cualidades!.

32- Comentando sus palabras, la esposa del Gobernante dijo: Este mozo cuya prestancia os ha cautivado y os ha deslumbrado hasta que ocurriَ lo que ocurriَ, es aquel por el que me censurasteis; efectivamente traté de seducirle para que se entregara a mي, pero me rechazَ como si estuviera bajo una protecciَn inviolable; entonces juré que si no me acepta, serل castigado con prisiَn y se contarل entre los humillados.

33- Habiendo escuchado sus amenazas y los consejos de sus huéspedes que lo incitaban a obedecerla dijo: ،Seٌor mيo! Por cierto que la cلrcel es preferible para mي al pecado que me incitan cometer; si no me apartas del mal de sus ardides y su pérfida astucia, caeré contلndome entre los inconstantes e indecentes.

34- Dios accediَ a su sْplica amparلndole del mal de sus ardides, porque ةl es Omnioyente, Condescendiente para con los que se refugian en ةl, es Omnisapiente, conocedor de sus condiciones y de lo que mلs les conviene.

35- Luego vino la sentencia del Gobernante y de su familia de encarcelar a José por un tiempo, que durara poco o mucho, a pesar de estar convencidos de su inocencia, para cubrir a su esposa y protegerla de las habladurيas y ampararla de la tentaciَn.

36- Y entraron con él en la cلrcel dos mancebos de los servidores del Faraَn. Uno de ellos dijo: He visto en mi sueٌo que estaba exprimiendo uvas para hacer vino, y el otro dijo: Vi, en mi sueٌo, que llevaba sobre mi cabeza un pan que los pلjaros picoteaban. Elucيdanos, José, con tu interpretaciَn acerca de lo que vimos y cual es nuestro destino a la luz de nuestros sueٌos, porque te consideramos entre los oniromantes y los bienhechores.

37- Dيjoles, ratificando lo que sabيan de él: No os llegarل la raciَn de alimentos destinada a vosotros sin que antes yo os pronostique su forma y su naturaleza, antes que os llegue, esto es la interpretaciَn de los sueٌos, de lo desconocido que me enseٌَ y me revelَ mi Seٌor, porque fui sincero, leal en mi fe, rechacé atribuirle copartيcipe y me aparté de la religiَn de un pueblo que no cree en Dios como se debe, ni cree en la Resurrecciَn ni en el Juicio Final; aquellos idolatraron y se extraviaron.

38- Me aparté de la religiَn de esos idَlatras y profesé la fe de mis ancestros: Abraham, Isaac, y Jacob; adorando a Dios عnico, es inadmisible atribuirle otros partيcipes de cualquier género, sean ellos objetos, genios o humanos, amén de atribuirle يdolos que no benefician, ni perjudican ni tampoco ven ni oyen. Tal es el monoteيsmo con que Dios nos agraciَ a nosotros y a todos los humanos y nos ordenَ encomendarlo y transmitirlo, pero la mayorيa de los humanos no acogieron esta gracia divina agradeciendo, sino que idolatraron.

39- ،Mis compaٌeros de prisiَn! ؟،Qué es preferible, someterse a una divinidad entre una multitud de divinidades o someterse al Dios عnico y Supremo!?

40- ،Sَlo adorلis, en vez de Dios, a meros nombres que atribuisteis vosotros y vuestros padres, que no existen sino en vuestras imaginaciones y sin evidencias ni pruebas! La facultad de lo que se debe adorar y no adorar pertenece sَlo a Dios, Quien ordenَ no someterse sino a ةl y no adorar sino a ةl. Tal es la santa y correcta religiَn que comprueban las evidencias, pero la mayorيa de la gente son ignorantes y extraviados y no se dejan guiar por estas evidencias.

41- ،Mis compaٌeros de prisiَn! He aquي la interpretaciَn de vuestros sueٌos: En cuanto a aquel que soٌَ exprimir uvas saldrل de la cلrcel y servirل el vino al monarca, y en cuanto al segundo serل crucificado y vendrلn los pلjaros para comer de su cabeza. Ya estل resuelta la cuestiَn cuya interpretaciَn me consultasteis!.

42- Y el dijo a aquél al que preveيa su salvaciَn: Recuérdame a tu seٌor, contلndole mi historia, tal vez me salvarل de lo que estoy padeciendo; mas Satanلs le hizo olvidarse de contar al monarca el relato de José, y asي, permaneciَ en prisiَn cerca de tres aٌos.

43- Y el monarca dijo: Vi en mi sueٌo siete vacas gordas devoradas por siete vacas flacas, y vi siete espigas verdes y siete espigas disecadas. ،Oh eminentes sabios y prudentes, interpretad mi sueٌo si tenéis conocimientos de la oniromancia!

44- Dijéronle: Es una confusiَn de falsos sueٌos y sugestiones dudosas del alma y nosotros no podemos interpretar los falsos sueٌos.

45- Y dijo aquél de los dos prisioneros que se salvَ de la cلrcel, que estuvo con José, y se acordَ de él y de su pedido después de haber pasado mucho tiempo: Yo os informaré de la interpretaciَn de lo que dijo el rey; enviadme a aquel que domina la ciencia de la oniromancia y os traeré la interpretaciَn certera.

46- Y se dirigiَ para ver a José y le dijo: ،José!, ،veraz! Infَrmanos sobre siete vacas gordas devoradas por siete vacas flacas y en lo que se refiere al sueٌo de siete espigas verdes y siete disecadas. Espero volver a la gente con tu interpretaciَn a fin de que conozcan su significado y reconozcan tu mérito.

47- José le dijo: La interpretaciَn de este sueٌo es: Sembraréis el trigo y la cebada durante siete aٌos seguidos con todo esmero en vuestra labor y lo que seguéis dejadlo en sus espigas, salvo lo necesario para vuestro sustento durante estos siete aٌos, y sed econَmicos.

48- Luego de estos aٌos de abundante cosecha vendrلn siete aٌos de sequيa, que consumirلn lo que habéis tenido el cuidado de guardar, salvo lo que reservasteis para la futura siembra.

49- Después de éste vendrل un aٌo durante el cual la gente serل favorecida por copiosas lluvias y en el que exprimirلn uvas y olivos y todo lo que se exprime.

50- Esta interpretaciَn llamَ mucho la atenciَn del monarca sobre José decidiendo invitarle, ordenando a sus guardias hacerlo comparecer; mas cuando se presentaron para informarle de la decisiَn del rey, él no se impresionَ a pesar de las albricias de su liberaciَn, ni alterَ su لnimo el ansia del prisionero de salir lo mلs pronto posible de la opresiَn de la cلrcel y su melancolيa, prefiriendo esperar hasta que se evidenciara su inocencia y no apresurarse en salir de la cلrcel estando la acusaciَn pendiente sobre él … Dijo al mensajero: Retorna a tu amo y pيdele que vuelva a indagar acerca de la acusaciَn que pesa sobre mي, que pregunte a las mujeres que fueron invitadas por la esposa del Gobernante con el propَsito de perjudicarme y que fueron deslumbradas cortلndose las manos. Qué se les pregunte si salieron convencidas de mi inocencia y mi pureza o al contrario, convencidas de mi obscenidad y de mi vicio. Yo pido esto para que la verdad se evidencie a los ojos de la gente. En cuanto a mi Seٌor es bien conocedor de lo que urdieron.

51- El rey convocَ a las mujeres y les preguntَ: ؟Cuلl fue vuestro لnimo cuando tratasteis de seducir a José y apartarle de su castidad? ؟Encontrasteis una inclinaciَn de su parte hacia vosotras? Contestaron: Alabado sea Dios, Quien no se olvidَ de su siervo y no permitiَ que se mancillara su pureza. Entonces, embargَ el alma de la mujer de Gobernante la tendencia hacia el bien y se apresurَ a declarar: ،Ahora la verdad se ha evidenciado muy clara, fui yo quien le induje y traté de seducirle con mis encantos, mas él se aferrَ a su castidad! ،Afirmo que se contَ entre los veraces a rechazar la acusaciَn y yo soy la culpable!

52- Esta es mi confesiَn de la verdad, para que José sepa que no me aproveché de su ausencia, mientras estaba en la cلrcel, para seguir en mi embuste insistiendo en la acusaciَn. Por cierto Dios no hace triunfar la farsa de los traidores.

53- Y no pretendo que mi alma no sea propensa al mal. Por cierto que el alma humana es proclive a los deseos y al embellecimiento del mal y del vicio, salvo el alma que Dios amparَ y apartَ del mal. Por cierto que aspiro a que Dios me conceda Su misericordia y Su perdَn porque ةl es Indulgentيsimo para perdonar los pecados de los arrepentidos, pues Su misericordia alcanza a sus siervos leales.

54- Pero cuando la inocencia de José se evidenciَ ante el monarca, éste decidiَ convocarle, encargando a sus guardias hacerle comparecer para consagrarle a su servicio exclusivamente. Cuando se presentَ ante el rey y mantuvieron una conversaciَn, el monarca percibiَ la fuerza del alma de José, su perspicacia y su sabidurيa y dيjole: Por cierto que ocupas en nuestro لnimo un lugar preferencial y digno y desde hoy gozarلs de nuestra confianza.

55- Y cuando José supo que el monarca apreciaba su perspicacia, sus aptitudes y su capacidad de organizaciَn, entonces le pidiَ que le designara como ministro, diciéndole: Confiadme los tesoros de vuestro reino y los productos de tus territorios, porque, como lo habéis constatado, soy experto custodio de los asuntos de vuestro reino, capaz de administrarlos de la mejor manera.

56- Y el rey aceptَ su proposiciَn y le confirmَ como ministro, y es asي como Dios concediَ a José una gracia solemne, otorgلndole poder y autoridad en la tierra egipcia, poder y autoridad, con jurisdicciَn en cualquier parte del reino. Tal es la voluntad de Dios para con sus siervos: otorga su gracia a quien quiere, sin menguar sus méritos, retribuyéndoles sus buenas obras en la misma vida.

57- Por cierto que la retribuciَn en la Otra es mucho mلs honrosa y mلs amplia para los que creyeron en ةl y en sus Profetas y Lo tienen presente en todo cuanto hacen y son timoratos.

58- Y el estrago de la sequيa azotَ los territorios limيtrofes de Egipto, y la familia de Jacob sufriَ el flagelo como los demلs y llegَ a Egipto mucha gente de sus alrededores cuando supieron lo que José hizo para prevenir los aٌos de la sequيa. Jacob también mandَ a sus hijos para comprar comida, mas no mandَ con ellos al hermano uterino de José temiendo lo que le pudiera suceder. Llegados a Egipto, los hijos de Jacob se dirigieron a José, quien les reconociَ sin que ellos le reconocieran.

59- José impartiَ sus َrdenes para que fueran sus huéspedes y que sus pedidos fueran satisfechos y empezَ a conversar con ellos y a hacerles preguntas como si ignorase sus condiciones familiares. Le informaron que no trajeron con ellos al hermano, que se quedَ con su padre, quien no aceptaba separarse de él. Se trata de Benjamيn, el hermano uterino de José; entonces les dijo: Traed a vuestro hermano y no temلis nada, pues habéis visto como os hemos colmado las medidas y que os he tratado como mis huéspedes.

60- Mas si no me traéis a vuestro hermano no tendréis aquي mلs provisiَn y no volveréis mلs

61- Sus hermanos dijeron: Trataremos de convencer a su padre para que cambie su actitud y no tema nada para él, te afirmamos que haremos todo cuanto esté a nuestro alcance.

62- Y cuando se aprestaron a partir, ordenَ a sus empleados colocar el importe de la mercaderيa que adquirieron en sus alforjas para que cuando regresaran al seno de su familia lo encontraran, lo que les animarيa a volver para adquirir mلs provisiones. Confiados en lo que José les prometiَ, seguros de que nada acontecerيa a su hermano y asي infundirيan la tranquilidad en el corazَn de su padre.

63- Cuando volvieron, contaron a su padre lo que les sucediَ con el Gobernante, su afabilidad para con ellos y su advertencia de que no tendrيan mلs provisiones en el futuro si no traيan con ellos a Benjamيn; mas si volvيan con él les colmarيa las medidas y les tratarيa con deferencia; y dijeron a su padre (Jacob): Envيa, pues, con nosotros a nuestro hermano Benjamيn porque entonces adquiriremos lo que necesitamos de provisiones y nos comprometemos a hacer todo cuanto esté a nuestro alcance.

64- Pero embargaron a Jacob los recuerdos pasados y pensando en el presente, dيjoles: Mi لnimo es que, si os concedo vuestro pedido, no serل sino como cuando os confié a José y lo llevasteis con vosotros y cuando volvisteis dijisteis: ،Fue devorado por el lobo!; pero Dios es el mejor custodio, sَlo cuento con ةl, y Su misericordia es tan amplia que no me afligirل con Benjamيn como me sucediَ con José.

65- Hasta allي los hermanos de José no sabيan aْn que el dinero con el que adquirieron las provisiones les fue devuelto en sus alforjas, pero cuando las abrieron y encontraron el dinero valoraron la gratitud de José y fue para ellos un motivo mلs para infundir tranquilidad en los sentimientos paternos de Jacob, y le dijeron: ،Padre nuestro!, ؟qué mلs podrيamos desear y qué nos espera? He aquي nuestros dineros que nos son devueltos en su totalidad; viajaremos junto con nuestro hermano y proveeremos a nuestra familia, cuidaremos de nuestro hermano, y aumentaremos nuestras provisiones con la carga de un camello mلs (el de Benjamيn) porque el Gobernante (José) decidiَ dar a cada uno la carga de un camello.

66- Y los hijos de Jacob lograron convencer a su padre con su discurso y decidiَ no aferrarse en conservar a su hijo (Benjamيn) con él y prohibirle acompaٌar a sus hermanos a Egipto, pero su corazَn no estaba aْn sosegado y necesitaba mلs garantيas; les dijo: ،No lo enviaré con vosotros hasta que me deis mلs garantيas, comprometiéndoos solemnemente ante Dios a devolvérmelo y que nada os impedirل cumplir esta promesa salvo si sois muertos o vencidos por un enemigo poderoso. Se comprometieron solemnemente ante su padre; entonces, tomando a Dios por testigo de su compromiso y juramento, les dijo: Pongo a Dios como testigo, pues ةl es conocedor de todo cuanto hemos tratado.

67- Una vez tranquilo y sosegado con la promesa de sus hijos, su conmiseraciَn paterna por lo que podrيa sucederles al entrar a Egipto le moviَ a aconsejarles entrar por varias puertas y separados para no llamar la atenciَn sobre ellos, evitando asي las miradas envidiosas y lo que podrيa perjudicarles, estando él lejos de ellos sin poder protegerles. Pues el ْnico protector contra el mal es Dios, sَlo ةl prescribe, me encomiendo a ةl y sَlo a ةl remito mi caso y el vuestro, puesto que sَlo a ةl se encomiendan y se remiten quienes confيan sus asuntos a ةl, creyendo en ةl.

68- Acataron la recomendaciَn de su padre entrando a Egipto por varias puertas, pero con ello no podيan evitar cualquier mal que les prescribiera Dios. Por cierto que Jacob lo sabيa puesto que le habيamos enseٌado, pero su recomendaciَn fue en consideraciَn de lo que escondيa, o sea su conmiseraciَn para con sus hijos; por cierto que la mayorيa no conoce lo que sabe Jacob y se remiten a Dios y le toman como protector.

69- Cuando entraron a José, éste les reservَ la mejor acogida y hospedَ especialmente a su hermano (Benjamيn) y le dijo sigilosamente: Soy tu hermano José, no te apenes por lo que hacيan contigo y lo que hicieron conmigo.

70- Después de haberles tratado con toda deferencia, les abasteciَ con sus provisiones, y cuando la carga del camello de su hermano y su caravana estaba lista para partir, ordenَ a sus ayudantes esconder la copa de beber el agua en la alforja de su hermano (Benjamيn) y un ayudante de José gritَ: ،Caravaneros! ،Alto! ،Por cierto que sois ladrones!.

71- Atemorizados por la intervenciَn del empleado pْblico, los hermanos de José se dirigieron hacia el interpelador diciéndole: ؟Qué habéis perdido y de quién sospechلis?

72- Los empleados pْblicos contestaron: Estamos buscando la copa que sirve al rey para beber y la recompensa para el que la restituya serل la carga de provisiones de un camello, yo lo garantizo.

73- Los hermanos de José dijeron: ،La acusaciَn que nos imputan nos extraٌa! ،Afirmamos y juramos que no venimos ni para corromper en vuestra tierra ni para corromper mلs la moral; nuestro comportamiento durante las dos veces que hemos venido , y nuestra devociَn a nuestra religiَn son pruebas de ello y nuestra moral nos prohibe robar.

74- José ya habيa instruido a sus ayudantes de que los hermanos sean los que dicten la sentencia contra aquel con el que se encuentre la copa del rey, justificando asي la detenciَn de su hermano de acuerdo a su propia sentencia que serل indefectible, y dijeron: ؟Cuلl serل el castigo de los ladrones en vuestra legislaciَn si el culpable es uno de vosotros?

75- Estando sinceramente convencidos de no haber robado la copa del rey, dijeron espontلneamente: El castigo del que robَ la copa, serل que el mismo sea tomado como esclavo, pues con esta sentencia castigamos a los inicuos que se apoderan del bien de los demلs.

76- Y se procediَ a la pesquisa que se debيa hacer con toda precauciَn a fin de evitar toda sospecha de un engaٌo; y el mismo José comenzَ la pesquisa revisando la alforja de sus medios hermanos y al revisar el equipaje de su hermano Benjamيn, sacَ la copa y asي la trampa montada resultَ y asي tenيa el derecho legal de detenerle de acuerdo a la propia sentencia a la que se aludiَ; y fue asي que Dios permitiَ a José detener a su hermano, puesto que no hubiera podido hacerlo de acuerdo a la legislaciَn del rey de Egipto sin la anuencia de Dios. Y es asي cَmo planeamos para que José llevara a cabo hلbilmente su proyecto.Tal es la gracia de Dios, Cuya sabidurيa supera el conocimiento del que mلs conoce.

77- El hallazgo de la copa del rey en el equipaje de Benjamيn tomَ de sorpresa a sus medios hermanos, quienes, avergonzados, se excusaron de una manera que incriminَ tanto a Benjamيn como a su hermano José, insinuando que la costumbre de robar es propia del carلcter hereditario que ambos heredaron de su madre y dijeron: ،No nos extraٌa que haya robado puesto que su hermano ya habيa robado antes que él! José, dolido, se percatَ de la puٌalada insinuada, pero acallَ su dolor y pensَ en su fuero يntimo la respuesta que merecيan: Vosotros sois del peor rango y del mلs escaso valor, mas Dios bien sabe la veracidad de vuestras palabras con que calificلis a vuestro hermano tildلndole de ladrَn.

78- Pero ellos no tenيan mلs remedio que tratar por todos los medios de rescatar a Benjamيn de acuerdo al compromiso con su padre Jacob; entonces trataron de enternecer el corazَn del Gobernante (José) hablلndole de los sentimientos paternos de un padre anciano; le dijeron: ،Gobernante!, en verdad tiene un padre anciano; si pudieras aceptar a uno de nosotros para soportar el castigo, en vez de él, en consideraciَn al corazَn de su padre que estل tan aficionado a él, nosotros sabemos de tus generosas costumbres y tu noble naturaleza por el bien y las buenas obras.

79- Mas José no podيa derogar las disposiciones que Dios prescribiَ y dejar que se le escapara su hermano (Benjamيn) de sus manos; no se mostrَ enternecido por su discurso y rechazando categَricamente su proposiciَn, les dijo: ،Dios me guarde de ser inicuo reteniendo a otro en vez de aquel en cuyo poder encontramos nuestra copa, porque si lo hiciésemos estarيamos entre los inicuos que castigan al inocente por la culpa del malo!

80- Pero cuando perdieron toda esperanza de convencer al Gobernante y se apartaron para deliberar y tomar la decisiَn mلs adecuada, entonces, el mayor de ellos les dijo: !No olvidéis que vuestro padre ha recibido de vosotros un solemne compromiso, ante Dios, de cuidar a vuestro hermano y retornلrselo a él; tampoco olvidéis que os habيa comprometido antes de cuidar a José y lo perdisteis! Por ello yo voy a permanecer en Egipto, a menos que mi padre considere las cosas como son, y me permita volver, o hasta que Dios prescriba mi retorno honroso, procurلndome las coyunturas adecuadas para ello, puesto que Dios es el mلs ecuلnime.

81- Volved vosotros, informad a vuestro padre de lo que pasَ y decidle: Por cierto que la mano de tu hijo Benjamيn se extendiَ a la copa del rey para robarla, que el objeto robado se lo encontraron en su equipaje, que fue condenado al castigo de la esclavitud, y no declaramos sino lo que te decimos y lo que presenciamos y comprobamos y no sabيamos lo que Dios habيa prescrito cuando te lo pedimos y cuando nos comprometimos solemnemente a resguardarlo y devolvértelo y Dios es el mلs Ecuلnime de los jueces.

82- Y si estلs en la duda de lo que te decimos, manda a buscar los testigos egipcios y toma el testimonio de los que nos acompaٌaron en la caravana para convencerte de nuestra inocencia y de que lo que te decimos es la pura verdad.

83- Volvieron ocho de los hijos de Jacob e informaron a su padre tal como les indicَ su hermano mayor. Jacob, embargado por una tristeza sin lيmites al perder su segundo hijo, sin que su sinceridad disminuyera su sentimiento de culparles por la pérdida de Benjamيn y sin olvidar lo que hicieron con José y, culpلndoles, les dijo: Vuestra intenciَn de resguardar y proteger a mi hijo no fue sincera y vuestras almas fueron tentadas a desprenderos de él como os habéis deshecho de José; y si no fuera por vuestra propia sentencia de que el ladrَn deba pagar su culpa con su esclavitud, el Gobernante no hubiera guardado a mi hijo ni vuestro hermano mayor hubiese permanecido en Egipto; sَlo me queda, en mi desgracia, resignarme pacientemente, esperando que Dios me devuelva todos mis hijos (José, Benjamيn y el mayor) porque ةl es sapientيsimo y Prudente, conocedor de mi situaciَn y la de ellos, ةl todo lo hace con su prudente, sabidurيa.

84- Y ofuscado por todo lo que le dijeron, se apartَ de ellos, ensimismado por el abatimiento, preocupado por la pérdida de su hijo José, torturado por el pesar de la tristeza, perdiَ la vista, aguantando su indignaciَn y sus sufrimientos(1). ————— (1) La gran tristeza provoca un estado nervioso que aumenta la tensiَn intra-ocular en los ojos; consecuencia de ello es el deterioro gradual hasta a veces la pérdida de la visiَn. Los ojos aparecen blancos.

85- Y pasaron los dيas sin que el dolor de Jacob disminuyese; sus hijos fueron a consolarle y a apaciguar su dolor e indignados por su perseverancia en recordar siempre a José le dijeron: Si no te calmas un poco y no cesas de acordarte de José, te vas a enfermar mلs gravemente aْn hasta aproximarte cada dيa mلs a la muerte y estarلs entre los moribundos.

86- Insensible a su diligencia, les dijo: ،No me lamento a vosotros ni os pido que apacigüéis mi dolor. Sَlo me lamento ante Dios de mi pesar, sَlo a ةl me remito con mis dolores y mis penas; a ةl no le puedo esconder nada de ello, porque yo sé de Dios y de Su misericordia lo que vosotros ignorلis!.

87- No cabe ninguna duda que la absoluta confianza en Dios vivifica el sentimiento de esperanza; es por ello que a pesar del gran dolor que le embargaba, Jacob no perdiَ la esperanza de que sus hijos estuvieran vivos y que retornaran a él y que tal vez este feliz acontecimiento no tardarيa en realizarse y ordenَ a sus hijos persistir en su bْsqueda diciéndoles: ،Hijos mيos!, volved a Egipto con vuestro hermano mayor, id informلndoos acerca de José y su hermano sin despertar la atenciَn de la gente y no desesperéis porque la misericordia de Dios es apta a devolvérnoslos, porque sَlo los apَstatas desesperan de Su misericordia.

88- Obedeciendo al pedido de su padre, los hijos de Jacob fueron a Egipto y trataron de ver a su Gobernante, sospechando que era el propio José, y cuando se presentaron ante él le dijeron: ،Gobernante! La miseria y el hambre cayeron sobre nosotros y nuestros familiares con sus nefastas consecuencias, y volvemos a ti con poco dinero, nuestra ْnica mercaderيa, que no equivale a lo que esperamos de ti, pues de ti esperamos que nos colmes las medidas considerando que nos darلs de mلs como limosna. Por cierto que Dios, alabado sea, retribuye el mérito de los bondadosos con la mejor recompensa.

89- Embargado por su fraternal compasiَn que elimina todo mal comportamiento, y desenmascarلndose, les dijo: ،؟Os habéis percatado del mal que neciamente hicisteis con José cuando le arrojasteis en el pozo y con su hermano animados por vuestra ignorancia que os hizo olvidar de sentimiento de la misericordia y la fraternidad?

90- Felizmente asombrados por la sorpresa de que estaban ante la presencia, de José, empezaron a explorar su rostro y le dijeron: ،Por cierto que eres verdaderamente José!; y el generoso José les contestَ confirmando: ،Soy José y aquي estل mi hermano Benjamيn! ،Dios nos agracia salvلndonos de la perdiciَn, otorgلndonos la dignidad y el poder! Retribuciَn de Dios por mi sinceridad y mi bondad; por cierto que Dios jamلs frustra la recompensa de los benefactores que perseveran en Su bondad.

91- Dijéronle: Eres veraz en lo que dijiste y juramos por Dios afirmلndote que Dios te ha preferido a nosotros por tu buena conducta, por ser timorato y paciente y te agraciَ con el poder elevando tu rango. En cuanto a nosotros, fuimos pecadores por cuanto hicimos contigo y con tu hermano. Dios nos humillَ ante ti, justa retribuciَn de los pecadores.

92- Contestلndoles, el generoso Profeta les dijo: Hoy no hay mلs reproches ni recriminaciones para vosotros; os perdono graciosamente por los lazos de linaje y los derechos de la fraternidad, implorando a Dios para que os perdone; ةl es Misericordiosيsimo.

93- Luego les preguntَ acerca de su padre, y cuando le informaron sobre su mala situaciَn y su ceguera a consecuencia del dolor y de tanto llorar, les entregَ su camisa diciéndoles: Volved con mi camisa y echadla sobre su rostro; entonces sentirل que estoy a salvo, la alegrيa embargarل su corazَn y serل motivo para recuperar la vista, y entonces venid con él y traed a toda la familia.

94- Volvieron de Egipto mientras el corazَn de su padre estaba inmerso en el resultado del viaje de sus hijos a Egipto, asistido por Dios en sus pensamientos y esperanzas; tenيa el alma ligada con la de sus hijos; pero cuando sus hijos atravesaron el territorio de regreso hacia él, Dios llenَ su pecho de esperanza y se sintiَ envuelto en una atmَsfera de quietud percibiendo la albricia de la salvaciَn de José y transmitiendo su sentimiento a sus familiares, les dijo: ،Estoy sintiendo el tan amado olor de José embargلndome y si no fuera por el temor de pensar que estoy delirando os habrيa informado con mلs detalles de lo que producen los sentimientos y las emociones de alegrيa!

95- Sus familiares le contestaron abruptamente jurando por Dios que estaba delirando, inmerso en sus imaginaciones provocadas por su gran amor por José, su recuerdo y su esperanza de volver a verlo.

96- Siguiَ embargado en su esperanza, esperando la misericordia de Dios, y los suyos siguieron pensando mal de él, hasta que llegَ el albriciador que llevaba la camisa de José y cuando la echَ sobre su rostro se sintiَ embargado por su olor, su corazَn se llenَ de alegrيa y recobrَ la visiَn; y cuando el mensajero le hubo informado sobre la situaciَn y el rango que ocupaba José y su pedido de alcanzarle en Egipto, se dirigiَ a los que estaban a su alrededor recordلndoles su profecيa, reprochلndoles su incredulidad acerca de lo que les decيa, afirmلndoles lo que les dijo siempre, que él percibيa la misericordia de Dios y Su gracia que ellos ignoraban.

97- Le expresaron sus excusas por su actitud implorando su perdَn, rogلndole clamar a Dios para que les perdonara sus pecados, reconociendo que fueron pecadores.

98- Dيjoles: Seguiré implorando a Dios el perdَn por vuestros pecados, siendo ةl Indulgentيsimo, Misericordiosيsimo.

99- Viajَ Jacob junto a todos sus familiares a Egipto y cuando se presentaron ante José en el lugar en donde fue a esperarles, impulsado por su nostalgia hacia su padre y su madre, les instalَ cerca de él y les pidiَ a ellos y a todos sus familiares que permanecieran en Egipto sanos y salvos con la anuencia de Dios.

100- Y la caravana entrَ en el territorio egipcio hasta llegar a la casa de José, en donde instalَ a su padre y a su madre sobre su lecho, embargلndoles un sentimiento de gloriosa majestad con que Dios les colmَ a través de José; puesto que reuniَ a todos los miembros de la familia después de la dispersiَn, y la colocَ en un alto rango de dignidad y de poder. José fue saludado por el pْblico como era de rigor en aquel entonces, lo que trajo a su memoria el recuerdo de su sueٌo cuando era aْn un niٌo; entonces dijo a su padre: Esta es la interpretaciَn viva de lo que te conté cuando vi en mi sueٌo once estrellas, el sol y luna prosternados ante mي. Dios lo hizo realidad, pues me agraciَ generosamente probando mi inocencia, me sacَ de la cلrcel y os trajo del desierto después de que Satanلs hubo sembrado la discordia entre mis hermanos y yo. Todo ello fue la obra de Dios, pues es Dios Quien organiza todo con la prudencia de Su sabidurيa para realizar el fin que ةl prescribiَ, puesto que ةl es el Sapientيsimo Prudente en todo lo que prescribe.

101- Y en una ferviente plegaria a Dios, José expresَ sus agradecimientos a ةl por todas las mercedes con que le agraciَ, rogلndole que le aumentase sus bondades, diciendo: ،Seٌor mيo! ،Cuلn grandes son las mercedes con que me agraciaste y cuلn importantes son! Me agraciaste con el poder que te agradezco y me otorgaste el conocimiento para interpretar los sueٌos. ،Tْ, Creador de los Cielos y de la Tierra, Tْ eres el dueٌo de mi destino y mi protector durante mi vida y después de mi muerte. Haz que muera en la sumisiَn islلmica y jْntame con los que guiaste hacia el bien entre mis padres y Tus siervos virtuosos!

102- ،Profeta!, esto que te narramos de los relatos del pasado muy remoto, te lo revelamos, puesto que no estabas presente con los hermanos de José cuando urdيan sus ardides, y sَlo supiste de sus maquinaciones a través de nuestro relato.

103- Pero en la naturaleza de los humanos existe una afecciَn perturbadora que les impide creer lo que te revelamos, por mلs que ansيes que estén entre los bien guiados.

104- No es nuestro propَsito que tus exhortaciones sean remuneradas con algْn bien o beneficio; asي pues, si rehusan tu conversaciَn no te apenes. Dios guiarل a otros pueblos, puesto que el Qur’an no es revelado exclusivamente para ellos; es, pues, una amonestaciَn para todos a los que Dios creَ en los Cielos y en la Tierra.

105- Cuلntas maravillas evidencian la existencia del Creador, testimonian en el Cielo y la Tierra Su unicidad y Su perfecciَn; evidencias que contemplan la gente de tu pueblo y las desdeٌan con su altanerيa.

106- Pero hay entre ellos quienes creen en la divinidad de Dios creador de todo cuanto existe, pero su fe no estل basada sobre el sano fundamento de la unicidad de Dios, no reconocen la absoluta unicidad de Dios, su creencia estل alterada, en sus almas, por ciertas defecciones que les colocan entre los idَlatras.

107- Ellos mismos se adjudicaron una presunta promesa de Dios de que no les castigarل y con ello se sintieron tranquilos con la salvaciَn garantizada y que el castigo de Dios no les azotarل ni les alcanzarل su puniciَn como sucediَ, antes, a sus ancestros, o que los sorprenda la Resurrecciَn siendo politeيstas cuyo destino serل el fuego infernal.

108- Alértales, ،Muhammad!, acerca de tu elevado designio. Elucيdales en cuanto a tu noble misiَn, diles: He aquي mi creencia y mi senda: convocar a los humanos al sendero de Dios evidenciando mi misiَn, que es también la misiَn de todos los que me siguieron y creyeron en mi ley; declaro que Dios estل libre de todo lo que le atribuyen de indigno y no soy de los que idolatran.

109- Jamلs nos hemos apartado de nuestra norma cuando te elegimos, ni la situaciَn de tu pueblo difiere de la de los pueblos que te precedieron. No hemos enviado, antes de ti, لngeles; mas siempre enviamos a hombres escogidos entre los pobladores de las ciudades, a quienes revelamos la fe y les encomendamos que fueran albriciadores y amonestadores. Los bien guiados acogen su exhortaciَn y los extraviados les declaran su enemistad. ؟Acaso tu pueblo no se percata de esta verdad? ؟Acaso es incapaz de discurrir la Tierra para contemplar cuلl fue el destino de los pueblos que les precedieron, para reflexionar y amonestarse con su ejemplo? Hemos aniquilado a los incrédulos en la vida, y su destino, en la Otra, serل el fuego infernal; en cuanto a los que creyeron, les hemos salvado y otorgado el triunfo en la vida, y la retribuciَn de Dios es aْn mلs trascendental para aquellos timoratos que no idolatraron ni desobedecieron. ؟Habéis perdido todo juicio ؟،Obstinados! ،؟No considerلis?! ،؟No reflexionلis!?

110- ،No te impacientes en cuanto al triunfo! ،Por cierto que mi triunfo estل prَximo y es ineluctable! Ya hemos enviado, antes de ti, a Profetas cuyos pueblos les acogieron con la incredulidad y la enemistad, y, aunque nuestra prudente sabidurيa prescribiَ que nuestro triunfo se hiciera esperar, las almas fueron estremecidas y la desesperaciَn embargَ los corazones; entonces les auxiliamos con nuestro triunfo salvando a aquellos creyentes que merecieron nuestra salvaciَn, azotando a los que cometieron el crimen de persistir en la incredulidad y la idolatrيa y nada protegerل a los criminales de nuestro severo castigo y de nuestra violenta puniciَn.

111- Ya te hemos narrado los relatos de algunos Profetas para afirmar tu corazَn y para que fueras guيa de tu pueblo; por cierto que en estos relatos hay amonestaciones y advertencias para los sensatos que reflexionan y perciben la verdad corلnica y no una plلtica inventada o escritura tramada, sino la verdad revelada, afirmando la veracidad de los Libros celestiales y la de los Profetas precedentes, ademلs de elucidar todo lo que ataٌe a la religiَn; guيa hacia la senda recta y abre las puertas de la misericordia de Dios ante aquellos creyentes sinceros que tomaron al Qur’an como guيa.

Sura 13

El Trueno Ar-Ra’d

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelada en Medina. Consta de cuarenta y tres aleyas. Fue titulada “Ar-Ra’d”, “El Trueno”, por la veneraciَn del trueno a Dios. Esta sura comienza con destacar la jerarquيa del Qur’an en su calidad de Revelaciَn de Dios, que elucida el poderيo de Dios, enaltecido sea, en el Universo, llamando la atenciَn de los humanos sobre las maravillas de Su creaciَn y los beneficios de las mismas para los humanos; pone de relieve también la omnipotencia del Creador y Su potestad para la creaciَn permanente y la Resurrecciَn, asي como Su omnisapiencia, alabado sea, y por lo tanto, que es atribuciَn de Dios castigar a los pecadores durante su propia vida y en el Mلs Allل, lo que incita a los humanos a considerar y luego a reflexionar acerca de las maravillas del Universo; luego discrimina las condiciones de los humanos y sus diferentes categorيas y disposiciones para recibir el Mensaje corلnico, seٌala las particularidades de los creyentes en sus relaciones humanas, asي como las caracterيsticas de los incrédulos y su obstinaciَn en exigir mلs evidencias de las que seٌala el Qur’an y su manera de burlarse de sus Profetas, indicando al Profeta Muhammad cَmo y cuلndo se burlaron de los Profetas que le precedieron, y Dios supervisa todo cuanto existe en el Universo, inclusive las almas, para retribuir a cada ser humano con lo que merece; y que el Qur’an constituye un milagro eterno y grandioso que subsistirل hasta el Dيa del Juicio Final; y que sَlo Dios confirma a Sus Mensajeros las evidencias que ةl considera… y si los politeيstas reniegan el Mensaje del Profeta Muhammad, Dios testifica su autenticidad y Dios es suficiente para ello.

1- Alif. Lam. Mim. Ra’. Letras con que empiezan ciertas suras del Qur’an y que seٌalan el carلcter inimitable del Qur’an a pesar de que el texto estل compuesto de los vocablos del alfabeto لrabe. La pronunciaciَn de tales letras llama la atenciَn de los que escuchan el texto corلnico y les invita a escuchar el Qur’an a pesar de que los politeيstas, decidieron no escucharlo cuando los creyentes lo recitaban. Estas nobles aleyas constituyen el Qur’an, este grandioso Libro que te fue revelado, ،Profeta!, con la verdad y la justicia de parte de Dios, Quien te creَ y te eligiَ. No obstante, la mayorيa de los politeيstas niegan esta Verdad corroborada por el Qur’an rechazلndola y obstinلndose en no someterse a la misma.

2- Por cierto que Dios es Quien te revelَ este Libro, es Quien erigiَ los Cielos que contemplلis sin columnas aparentes, que sَlo ةl conoce, es también ةl el Creador de las estrellas que se desplazan en el espacio de los Cielos y estableciَ lazos indefectibles entre ellos, hasta que Dios lo quiera; es también ةl Quien sometiَ con su poderيo al sol y la luna para cumplir con su cometido para vuestro beneficio, girando con una perfecta e ininterrumpida sistematizaciَn durante un plazo que sَlo Dios, alabado sea, conoce; es también ةl Quien organiza y supervisa todo cuanto existe en los Cielos y la Tierra, aclarلndoos sus maravillosas evidencias universales con la expectativa de que os convenzلis de Su unicidad.

3- ةl es también Quien os aplanَ la Tierra y os la sometiَ para desplazaros sobre su faz de oriente a occidente, erigiendo en ella montaٌas firmes y rيos que corren con agua potable que genera toda clase de frutos que se reproducen, estableciendo una gran variedad de los mismos: unos dulces y otros لcidos, unos blancos y otros negros. Es también ةl, alabado sea, Quien estableciَ el dيa y la noche. Por cierto que este Universo y sus maravillas son signos que confirman a los que razonan y reflexionan Su poderيo y Su unicidad(1). ————– (1) Dios, enaltecido sea, estableciَ la existencia de las semillas macho y hembra para la fecundaciَn y la reproducciَn de los frutos.

4- Ciertamente que en la misma tierra hay maravillas. Hay terrenos colindantes pero diversos en la naturaleza de su suelo; hay también jardines de viٌedos, tierras fértiles, parcelas con palmeras fruteras, todas ellas juntas o separadas, y, aunque se riegan con una misma agua, no tienen el mismo sabor. Ciertamente que en todas estas maravillas hay claros signos que manifiestan a los sensatos el poderيo de Dios.

5- Ciertamente que con todas estas evidencias la posiciَn de los idَlatras es asombrosa, y si de algo te asombras, ،Muhammad،, lo mلs asombroso es lo que alegan: ،؟Acaso después de la muerte y de que seamos convertidos en polvo nos resucitarيan de nuevo?! Tal es el caso de los que reniegan de su Creador. ،Ciertamente que sus mentes estلn encadenadas! Son, pues, infieles, puesto que Aquél que es capaz de crear de la nada es, asimismo, capaz de recrear de nuevo lo que fue.

6- La extravagancia de su desvيo les lleva al desafيo de pedir que se acelere el castigo, en vez de pedir ser guiados en el sendero de Dios que les salve, y se imaginan que Dios no les azotarل con el castigo en esta vida si ةl quiere, sabiendo que otros pueblos semejantes a ellos fueron aniquilados en vida; pero Dios, por norma divina, perdona al inicuo que se arrepiente y vuelve al sendero de la verdad; y azota con su severo castigo a aquellos que se obstinan en permanecer en su extravيo.

7- Y esos apَstatas desdeٌan el gran milagro corلnico y dicen: ؟Por qué Dios no le revela un milagro perceptible, como desplazar las montaٌas, por ejemplo, para confirmar a Su Apَstol en su misiَn? Y Dios le dice al respecto: Pero tْ, ،Profeta!. eres tan sَlo amonestador en cuanto al terrible fuego que les espera si siguen obstinados en su extravيo, y cada pueblo tiene su Apَstol para guiarlo hacia la verdad con sus propios milagros; ellos no estلn facultados para escoger.

8- ةl es Quien otorgَ al Mensajero el gran milagro del Qur’an; es Omnisapiente, conoce bien el alma de cada ser humano desde antes de su nacimiento hasta su muerte. Solo ةl sabe lo que concibe cada hembra, si es varَn o mujer, y cuando crecen o decrecen con el correr del tiempo hasta el fin del plazo del embarazo y llagada del feto a la vida. Todo viene de ةl y tiene un tiempo limitado. (1) ————- (1) Sَlo Dios conoce aquello que albergan los ْteros, desde el estado embrinario hasta cada etapa de su crecimiento.

9- ةl es el Conocedor de lo invisible y de lo visible que percibimos; y ةl, alabado sea, es el Sublime Conocedor de todo cuanto existe en el Universo.

10- Conoce todas las condiciones de vuestra vida: todos vuestros dichos y vuestras acciones, sabe lo que escondéis y lo que declarلis, en vuestros dichos y en vuestros hechos, conoce Quien se oculta en la oscuridad de la noche y Quien se muestra a la luz del dيa. De todos ellos, estل enterado.

11- Por cierto que ةl, alabado sea, es Quien os gobierna; asignَ a cada uno de vosotros لngeles custodios que se turnan sucesivamente y que os escoltan por delante y por detrلs, por orden de Dios. Por cierto que Dios, alabado sea, no cambia la condiciَn de un pueblo, o sea: de la adversidad, del infortunio, y de la estrechez a la abundancia, de la fortaleza a la flaqueza y a la debilidad, de la ignorancia y del oscurantismo al conocimiento y la sabidurيa, hasta que ellos mismos cambien en sus almas todo lo que ataٌe a la esencia de su vida y a lo que aspiran; y si Dios desea castigar a una comunidad nadie puede impedirlo, ni habrل Quien pueda ampararlos de lo que les azotarل.

12- Ciertamente que la omnipotencia de Dios en el Universo, alabado sea, es evidente, pues es ةl Quien os evidencia el relلmpago cuyo fulgor os infunde el temor de los cambios climلticos, como las abundantes lluvias innecesarias que estropearلn vuestros sembrados, o que os hacen desear lluvias abundantes para beneficiar a vuestros sembrados. Es ةl Quien forma las nubes llenas de lluvia.

13- Ciertamente que el trueno estل, a su vez, absolutamente sujeto a Dios, alabado sea, pues el estrépito que provoca y que escuchلis es cual una exaltaciَn y una alabanza dirigida, como un signo de total sometimiento, a Su creador; también las almas puras invisibles a vosotros cantan alabanzas a su Seٌor; ةl es Quien hace caer el rayo fulminante para alcanzar a Quien Dios lo prescribiَ… y con todas estas manifestaciones que evidencian Su Omnipotencia, alabado sea, los incrédulos siguen discutiendo acerca de Dios, cuando ةl es el Omnipotente, el Prudente en Su sabidurيa para regir y para desbaratar las tramoyas de los enemigos.

14- Por cierto que Quienes invocan a يdolos en sus estados de temor o cuando se sienten seguros, en vez de invocar sَlo a Dios, jamلs sus يdolos responderلn a sus invocaciones; su caso es como el de aquel que extiende sus palmas para recoger el agua y llevarla a su boca para saciar su sed; y claro estل que la palma extendida no puede llevar agua a la boca. Tal es el caso de los incrédulos con sus يdolos: absoluto extravيo y total pérdida.

15- A Dios, alabado sea, estل sometido todo cuanto existe en los Cielos y en la Tierra, tanto las cosas inanimadas, como los humanos, genios y لngeles, todos estلn sometidos a Su grandeza y voluntad de buen grado o mal grado; hasta la sombra de uno andando o parado segْn la hora del dيa estل sometida a la voluntad de Dios.

16- Dios ordenَ a Su Profeta discutir con los idَlatras aclarando, a manera de preguntas y respuestas; le dijo: ،Profeta!, diles: ؟Quién creَ los Cielos y la Tierra? ؟Quién los conserva y los rige? Luego evidénciales la correcta respuesta que no sabrلn encontrar; diles: ،Es sَlo Dios, el venerado de verdad! Vuestra verdadera obligaciَn es, pues, adorarle a ةl solo; luego diles: ؟No reparلis en las evidencias que afirman que solo ةl creَ todo cuanto existe y no obstante escogéis يdolos que considerلis divinidades sin creer en Su absoluta unicidad? ،A pesar de que estos يdolos no tienen la facultad de beneficiarse ni defenderse a sي mismos! ؟Cَmo podéis equipararlos con el Creador, el Regidor? ،Por cierto que estلn equiparando a Quien creَ todo con aquel que no posee ninguna facultad! ،Sois como Quien equipara entre cosas contrastantes! ؟Acaso el vidente puede ser equiparado con el ciego? ؟Acaso las opacas tinieblas pueden ser equiparadas con la luz evidente? ؟Tal equiparaciَn es lَgica?،؟ El exceso de su extravيo es el que los indujo a considerar a sus يdolos copartيcipes de Dios en la creaciَn, y les provocَ la confusiَn en lo que se refiere a la Creaciَn misma y se extraviaron en su devociَn?! ،Profeta!, diles: ،Sَlo Dios es el Creador de todo cuanto existe! ،ةl es el ْnico Creador y, por lo tanto, es el ْnico digno de devociَn y de adoraciَn! ،ةl es el Todopoderoso sobre toda la creaciَn!

17- Ciertamente que Sus gracias, alabado sea, os son evidentes, estando vuestros يdolos desprovistos de toda influencia de estas gracias divinas. Es ةl Quien genera las lluvias, de las nubes, con sus aguas que corren por los rيos y los valles bien calculados por Dios para hacer germinar la siembra y hacer fructificar los لrboles. Los rيos acarrean en la superficie, en su curso, lo que no beneficia en nada y desaparece, pero lo beneficioso permanece. Es como el ejemplo de la verdad y de lo vano: la verdad permanece y lo vano desaparece. Y en los metales que los hombres funden para fabricar alhajas como el caso del oro y de la plata, o para fabricar algo ْtil como es el caso del hierro y del cobre; también ellos producen escoria que no sirve, pues la escoria se desecha y lo que beneficia queda. Tal es el caso de las creencias: lo vano desaparece y la verdad permanece. Asي Dios ejemplifica lo verdadero y lo falso, los ejemplifica y los compara para que sean claros y evidentes.

18- ،Por cierto que los humanos confrontados con la fe constituyen dos grupos: un grupo recibiَ la exhortaciَn de su Creador y respondiَ al llamado de su Seٌor; estos obtendrلn la bienaventuranza en esta vida y en la del Mلs Allل; y otro grupo que rechazَ el llamado de su Creador; a estos, les espera el peor destino en el Mلs Allل y aunque poseyesen todo cuanto existe en la tierra y otro tanto, jamلs podrلn resguardarse de desastroso fin que les espera! Mas, ؟dَnde encontrarلn ese reino (el de poseer todo cuanto existe en la tierra)? Por ello tendrلn el peor tormento y terminarلn siendo arrojados en el fuego infernal. ،Qué mيsero paradero y qué espantosa permanencia!

19- Por cierto que los bien guiados y los extraviados no se pueden equiparar. ؟Acaso Quien conoce lo que te revelَ tu Seٌor, que te educَ, te condicionَ y te eligiَ para cumplir con su mandato que es la verdad indudable, puede ser equiparado al que se extraviَ de la verdad como ciego que perdiَ la vista? ،Sَlo los que reflexionan pueden comprender la verdad y concebir la grandeza y la magnificencia de Dios!

20- Aquellos que perciben la verdad son los que cumplen con su compromiso con Dios siempre afirmلndolo, de acuerdo a su propia naturaleza, y no quebrantan sus pactos, principalmente el pacto supremo de la propia naturaleza de su creaciَn que les faculta para comprender la verdad y convencerse de ella, a menos que se extravيen y pierdan su certeza.

21- Estos creyentes son los que se afanan en su amor y su obediencia a Dios, preservan el afianzamiento de sus lazos con los demلs, y principalmente con los parientes, y son leales a los que gobiernan con justicia. Estos son los que bien conocen sus deberes con Dios, son timoratos y tienen permanentemente en consideraciَn el Dيa del Juicio Final apartلndose, lo mلs que pueden, de los pecados.

22- Estos son los perseverantes ante la adversidad aspirando a merecer el beneplلcito de Dios, soportando el infortunio en aras del enaltecimiento de la palabra de la verdad, los que observan sus oraciones por devociَn a Dios y para purificar sus almas, los que gastan haciendo caridad, sinceramente, y sin hacer alarde, con lo que Dios les agraciَ, los que apartan y combaten el mal con el bien… estos obtendrلn la bienaventuranza y serلn recompensados con el Paraيso en donde tendrلn la mلs maravillosa morada.

23- Tal es el maravilloso destino: permanecer eternamente en el Paraيso de las delicias con Quienes hayan sido virtuosos en su fe y en sus obras, con sus padres, sus esposas y sus proles, y las buenas almas puras (los لngeles) entran a ellos por todas partes.

24- Estas almas puras les dicen: ،Que la permanente salvaguardia esté con vosotros por vuestra paciencia y perseverancia ante la adversidad y por haber reprimido vuestra concupiscencia! ،Qué magnيfica morada y que magnيfico fin!

25- Las magnيficas caracterيsticas de los creyentes contrastan con las condenables y denigrantes peculiaridades de los politeيstas… estos violan el pacto que tenيan contraيdo con Dios de acuerdo a la naturaleza de su propia creaciَn, para contradecir la misma, adorando a piedras que no benefician ni perjudican, rompen sus buenas relaciones con los demلs y con Dios, desobedeciendo Sus leyes al no observar la fe en Su unicidad y corrompen la tierra con su iniquidad en vez de fructificarla y aprovechar sus beneficios. ،Por cierto que Dios aborrece la frivolidad de los corruptores!

26- Y si los politeيstas se regocijan con los bienes que amasaron, mientras que los creyentes padecen la pobreza y la debilidad, ،que sepan que Dios otorga la riqueza a Quien quiere de los que se esfuerzan en obtenerla y la restringe a Quien quiere, sea creyente o incrédulo! Pero no se crea que las riquezas de que disponen constituyen una prueba de que estلn en lo cierto, sَlo que ellos se regocijan de la riqueza que obtuvieron. Por cierto que Dios otorga los bienes de la vida a Quien quiere y no quiere, mلs la vida mundanal no es mلs que vano goce y muy breve.

27- Por cierto que estos politeيstas con su obstinaciَn dicen: ؟Por qué, entonces, Dios no le otorga (a Muhammad) otro milagro (que no sea el Qur’an)? Diles, ،Profeta!, que la causa de su falta de fe no es la falta de milagros sino su propio extravيo. Porque Dios, alabado sea, desvيa a los que persisten en desviarse y guيa hacia la verdad a Quien se remite permanentemente a Dios.

28- Ciertamente que los que se remiten a Dios y acogen la verdad son Quienes creyeron y cuyos corazones se sosiegan cuando invocan a Dios, enaltecido sea, con el Qur’an o de otro modo. Ciertamente que los corazones sَlo se sosiegan y sienten la quietud cuando recuerdan la grandeza de Dios y Su poderيo y tienden a merecer su beneplلcito obedeciendo a sus leyes.

29- Por cierto que la bienaventuranza y el magnيfico fin serلn la recompensa de Quienes se sometieron a la verdad y practicaron el bien.

30- Y del mismo modo que hemos enviado a las precedentes comunidades Mensajeros para elucidarles la verdad y que hubo entre ellos Quienes se extraviaron y Quienes se guiaron hacia la senda recta, a ellos les concedimos milagros que comprueban la veracidad de su misiَn, y a ti te enviamos a la comunidad لrabe y a las demلs con el milagro del Qur’an para que les recitaras su contenido y les elucidaras sus significados aunque ellos rechazaban la revelaciَn corلnica; diles, pues, ،Profeta!: Dios me ha creado, ةl me protege y me otorga Su misericordia. Sَlo a ةl se debe la devociَn sincera y verيdica. Cuento sَlo con ةl, a ةl serل mi retorno y el vuestro.

31- Ellos piden que no sea el Qur’an el ْnico milagro, a pesar de la profunda impresiَn que infunde; piden otro milagro. Si fuera un libro mediante el cual se mueven las montaٌas o se produce el hundimiento de la tierra, o que hace hablar a los muertos, habrيa sido éste el Qur’an, el gran milagro para ellos, pero son obstinados. A Dios solo pertenece la potestad en cuanto a los milagros y a la retribuciَn que merecen los infieles, y es omnipotente para ello. Y si ellos se obstinan en su extravيo, ؟cَmo los creyentes que se sometieron a la verdad no se van a obstinar en su creencia frente a la incredulidad de esos infieles? Por cierto que su infidelidad tuvo lugar con la anuencia de Dios, porque si Dios hubiese querido guiar a toda la humanidad, la hubiese encaminado. Por cierto que el poderيo de Dios estل patente ante ellos, pero las calamidades no cesarلn de azotarles, por causa de sus abominables acciones, abatiéndose sobre ellos hasta que llegue el plazo que Dios estipulَ. Dios no falta a Su promesa.

32- Y si esos infieles que se burlaron de tus exhortaciones dimanadas del Qur’an ya se habيan burlado de los Profetas que te precedieron, ،Profeta!, no te apenes porque toleraré a los que negaron, luego les azotaré con el severo e indescriptible castigo de que no se tiene conocimiento.

33- Ciertamente que los politeيstas mintieron cuando atribuyeron copartيcipes a Dios para adorarlos. ؟Por ventura existe alguien fuera de Dios que preserva las almas y las supervisa y les contabiliza a los seres todo cuanto hacen de buenas o malas acciones, que se Le pueda equiparar a los يdolos que Le atribuyen como copartيcipes? ،Profeta!, diles: Nombradles y calificadles con sus verdaderos calificativos o atributos. ؟Son vivientes? ؟Pueden acaso ampararles del mal? Si son piedras que no benefician ni perjudican, ؟acaso no os estلis burlando de vosotros mismos cuando os ilusionلis con lo que creéis como si Dios no supiese lo que acontece en la tierra? ؟Por ventura los adorلis con alabanzas que sَlo pronunciلis con vuestras lenguas? Pero en verdad su imaginaciَn y sus ilusiones embellecieron a sus ojos la falsedad y , por ello, se desviaron de la senda recta y se extraviaron. Pero aquel que se extravيa igual que ellos jamلs podrل ser encaminado, porque escogiَ apartarse del camino de la fe.

34- Los idَlatras sufrirلn el castigo en la vida mundanal con derrotas, cautiverios o muertes si los creyentes siguen el sendero de la verdad. Pero el castigo que les azotarل ineluctablemente serل mucho mلs severo y mلs duradero y no tendrلn a nadie para ampararles del aplastante castigo de Dios, predominante y sin parangَn.

35- Y si esos politeيstas tendrلn tal castigo, la retribuciَn de los creyentes serل el Paraيso que Dios prometiَ a los que perseveraron en la verdad y se ampararon de la falsedad abrazando la fe… Su recompensa serل el Paraيso en el que corre el agua por debajo de لrboles cuyos frutos son eternos y cuyas sombras son permanentes. Tal es el fin de los que se apartaron del mal, pero los infieles ingresarلn en el fuego infernal.

36- En cuanto a los que concedimos los Libros revelados, se regocijan con el Libro que te fue revelado porque constituye la continuidad del mensaje divino, pero los que toman la religiَn como si fuera un partido del que pueden renegar algunos de sus preceptos y combatirlos, a esos diles: Se me ha ordenado adorar tan sَlo a Dios y no atribuirle copartيcipe alguno; yo exhorto a adorarle sَlo a ةl y a ةl serل mi retorno.

37- Y del mismo modo que hemos revelado los Libros divinos, te hemos revelado a ti el Qur’an para dilucidar entre los humanos y disipar las divergencias que pueden tener y como cَdigo veraz de los Libros anteriores; fue revelado en lengua لrabe. No te adaptes ni te acomodes a lo que afirman los idَlatras después de lo que te fue revelado, porque no tendrلs ningْn protector que te pueda proteger de Su castigo. Este discurso es una advertencia dirigida al Profeta y, por lo tanto, constituye una auténtica advertencia que Dios dirige a todos los creyentes. Porque todo lo que es advertencia para el Profeta- a pesar de su categorيa- lo es para todos los creyentes.

38- Y si los idَlatras invocan con asombro el hecho de que tengas esposas e hijos y exigen otro milagro en vez del Qur’an, debes saber que enviamos Mensajeros antes de ti que tenيan esposas e hijos, puesto que un Profeta es un ser humano que tiene cualidades humanas; no ha sido dado a ningْn Mensajero el hacer un milagro a su antojo o como lo quiere su comunidad humana. Dios prescribiَ una norma, y , por lo tanto, para cada comunidad prescribiَ el milagro que le conviene.

39- Dios cancela lo que ةl quiere de la ley y la substituye por otra o la confirma, porque ةl es la fuente de la legislaciَn inmutable.

40- Y si te hubiéramos mostrado algo de lo que les hemos prometido de retribuciَn o de castigo, o si te hubiéramos acogido a nosotros antes, entonces hubieras visto el tormento que azotarل a los politeيstas, hubieras constatado las delicias reservadas a los creyentes. A ti, sَlo te incumbe la predicaciَn de Nuestro mensaje y a Nos nos incumbe el cَmputo.

41- ،Por cierto que las evidencias del castigo saltan a la vista y son palpables en su propia derrota! ؟Acaso no ven que los creyentes se apoderan poco a poco de la tierra que era de los idَlatras? Con ello redujimos sus fronteras porque sَlo Dios decreta la victoria y la derrota, como también fija la remuneraciَn y el castigo y nadie puede revocar Su sentencia ni postergarla, pues no se trata de un largo o corto plazo, porque ةl es Omnisapiente, y las pruebas de ello estلn establecidas.

42- Sus antepasados conspiraron contra sus respectivos Mensajeros, pero sَlo Dios, alabado sea, supervisa y prescribe todo cuanto ataٌe al presente y al porvenir de los idَlatras y les serل aplicada la retribuciَn que merecen a la luz de lo que hayan hecho. ةl bien conoce lo que cada alma sabe y si los incrédulos ignoran que la bienaventuranza pertenece a los creyentes, pues el dيa de la Resurrecciَn verلn con sus propios ojos a quién pertenece la bienaventuranza con la morada en la casa de las delicias y comodidades.

43- El objetivo del complot de los que fueron infieles y no se sometieron a la verdad tiende a lo que dicen: ،Profeta! No estلs enviado por Dios; diles: Me basta Dios como testigo entre vosotros y yo porque ةl conoce la verdad del Qur’an y su deslumbrante manera de elucidar lo que la mente de los sensatos admite.

Sura 14

Abraham Ibrahim

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso

1- Alef. Lam. Ra’. Como en otras suras corلnicas, esta sura empieza con la fonética de tres letras del alfabeto لrabe en una repetida intenciَn de desafiar a los incrédulos sobre la imposibilidad de imitar al Qur’an a pesar de que su texto se compone de letras y palabras del idioma que ellos hablan; es también el estilo corلnico para llamar la atenciَn de los que escuchan sus textos. El Libro a que se refiere esta sura te es revelado por nosotros para sacar a los humanos de las tinieblas de la incredulidad y de la ignorancia a la luz de la fe y del saber, con la anuncia de su Seٌor, esa luz que guيa al sendero de Dios Todopoderoso con el castigo, Loable por lo que agracia.

2- El sendero de Dios, a Quien pertenecen los Cielos y la Tierra por haberlos creado y que constituyen Su reino. El severo castigo serل el destino de los incrédulos.

3- Aquellos que prefieren la vida mundanal a la del Mلs Allل y apartan a los demلs de la ley de Dios, procurando hacer su senda tortuosa con el propَsito de desviar a los humanos, estos son los que se extravيan del camino de la verdad.

4- ،Profeta!, nunca hemos enviado, antes de ti a un Profeta que no se expresara en el propio idioma de su comunidad. Le destinamos para dilucidarles nuestras leyes a fin de que las comprendieran e interpretaran con mلs facilidad. La misiَn de aquellos Profetas no era guiarles, pues esto corresponde a Dios. ةl es Todopoderoso, Cuya voluntad es inexorablemente invencible. ةl es Quien ubica las cosas en sus respectivos lugares, guيa y desconcierta con Su prudencia y sabidurيa.

5- Habيamos ya enviado a Moisés apoyado por nuestros milagros diciéndole: Saca a tu pueblo israelita de las tinieblas de la incredulidad y de la ignorancia a la luz de la fe y del saber, recuérdale el castigo y los escarmientos con que habيamos azotado a las comunidades anteriores. Por cierto que en ellos hay ejemplos de la grandiosa unicidad de Dios que llama a la fe a aquellos que perseveran con paciencia ante los infortunios y agradecen las gracias divinas. Tales son las caracterيsticas de los creyentes.

6- ، Muhammad !, menciona a tu gente y tal vez lo tendrل en consideraciَn, cuando Moisés dijo a su pueblo acatando la orden de tu Seٌor: Recordad las gracias de Dios para con vosotros, cuando os salvَ de la gente del Faraَn, que os infligيa el peor de los castigos, sometiéndoos a trabajos forzosos, sacrificando a vuestros hijos varones, y conservando con vida a vuestras mujeres debilitadas, habiendo en todo esto una gran prueba de Dios para comprobar vuestro grado de paciencia, devociَn y agradecimiento.

7- ، Israelitas !, acordaos cuando vuestro Seٌor os informَ diciendo: Si agradecéis mis mercedes con las que os he agraciado, tal como la gracia de haberos salvado y otras…Si me agradecéis con la perseverancia en la fe y la obediencia, os multiplicaré mis mercedes, pero si rechazلis mis mercedes con la incredulidad y la rebeldيa, os azotaré con un doloroso castigo; por cierto que mi castigo para los apَstatas es muy severo.

8- Y cuando el pueblo de Moisés se obstinَ y apostatَ, les dijo: Si negلis las mercedes de Dios, y no las agradecéis con la fe y la obediencia, vosotros, junto con todos los que existen en la Tierra, sabed que con ello no perjudicلis, en nada, a Dios, porque Dios prescinde de vuestro agradecimiento y del de los demلs, porque ةl merece ser alabado aunque nadie lo alabara.

9-؟Acaso no os ha llegado la noticia de los que os precedieron?: Las comunidades de Noé, de ‘Ad y de Thamud, asي como las comunidades que les sucedieron, que son muchas, y sَlo Dios las conoce; cuando sus Profetas les presentaron las claras evidencias que testifican la veracidad de su misiَn, y cubriéndose con las manos la boca, espantados y renegando, dijeron a Nuestros Mensajeros: Por cierto que negamos lo que predican y las evidencias que lo testifican, estamos en duda acerca de la unicidad de Dios y de la fe que nos predicلis. ، Estamos en una duda inquietante !

10- Contestando a las diatribas de sus respectivas comunidades, condenando su duda acerca de la veracidad de la existencia de Dios y de su unicidad, les dijeron:؟ Acaso puede existir alguna duda acera de la existencia de Dios y de Su unicidad? ، Cuando ةl es el Creador de los Cielos y de la Tierra sin que exista cualquier parangَn de tal hecho! ، ةl os convoca para perdonaros los pecados que habéis cometido antes de abrazar la fe y toleraros hasta vuestro término prefijado. Obstinadas, esas comunidades dijeron a sus respectivos Profetas: ، Vosotros no sois sino humanos mortales como nosotros, no poseéis ninguna virtud que os habilite para semejante misiَn! Aportadnos una evidencia clara de las que os pedimos.

11- Sus Profetas les dijeron: En verdad no somos sino humanos mortales como vosotros bien dijisteis, pero Dios elige a Quien quiere de Sus siervos para confiarle la profecيa y encargarle de la misiَn divina, y nos serيa imposible presentaros un milagro como proponéis si no es con Su anuencia. Sَlo a Dios se encomiendan los creyentes. Nosotros nos encomendamos a ةl, oponiendo nuestra paciencia y perseverancia a vuestra obstinaciَn.

12- ؟ Qué excusa podrيamos tener para no encomendarnos a Dios, si ةl seٌalَ a cada uno de nosotros el camino y la norma que le prescribiَ e impuso su conducta en la religiَn? Afirmamos que nos encomendamos a Dios; soportaremos con paciencia vuestros vejلmenes y vuestras exigencias de presentaros los milagros que pedيs. Por cierto que sَlo a Dios se encomiendan los que confيan en ةl.

13- Vencidos en su empeٌo de oponerse a las evidencias, los poderosos dirigentes de aquellas comunidades dijeron a sus Profetas: Tenemos sَlo dos soluciones: ، os desterramos de nuestro territorio o volvéis a nuestra religiَn ! Entonces Dios revelَ a Sus Profetas: ، En verdad exterminaremos a los incrédulos a causa de su iniquidad!

14- Y os haremos habitar su territorio después de aniquilarles; estas albricias estلn dirigidas a los creyentes que temen al Juicio Final, los que temen la amenaza del castigo, pues los timoratos obedecen.

15- Por cierto que los Profetas pidieron apoyo para vencer a sus comunidades después de haber desesperado en convencerlas de abrazar la fe, implorando socorro de su Seٌor para vencer a los incrédulos de sus respectivas comunidades, y Dios les otorgَ la victoria. Y triunfaron, mientras los perdedores fueron los soberbios que desobedecieron obstinados en su incredulidad.

16- Esos sufrieron la derrota en la vida mundanal y les esperarل el azote del castigo infernal en donde beberلn agua repugnante semejante a la herrumbre, propia de los de que moran en el Infierno.

17- ،Que beberلn a sorbos, tragلndola con dificultad y repugnancia! Y los motivos de la muerte les acecharلn por todas partes, puesto que en el Infierno ni siquiera podrلn morir y descansar de una vez, sino que experimentarلn a cada rato un castigo peor.

18- La condiciَn de los incrédulos que trataron de hacer el bien y lo que amontonaron en su vida mundanal edificلndola sobre fundamentos fuera de la fe, es como cenizas esparcidas por los vientos de un dيa tempestuoso, sin poder beneficiarse por ello, como aquel que procura atrapar las partيculas de la ceniza esparcida por el viento. Pues estos extraviados creen que estلn haciendo el bien cuando sus obras estلn muy lejos de la senda de la verdad.

19- ؟ Acaso no ves, tْ interpelado, que Dios, enaltecido sea, creَ los Cielos y la Tierra para que fueran regidos fundamentalmente por la verdad por su anuencia y que ةl, fue capaz de tal creaciَn es capaz de aniquilarlos, ،incrédulos! y suplantaros por otras criaturas que reconocen Su existencia y Su unicidad si a ةl le place?

20- Porque aniquilaros y suplantaros no es difيcil ni imposible para Dios.

21- Y todos los incrédulos saldrلn de sus tumbas y comparecerلn ante Dios para ser juzgados y serلn vistos como si les viéramos hoy; entonces los débiles e insensatos seguidores dirلn a sus dirigentes orgullosos: Fuimos seguidores vuestros al desmentir a los Profetas, al combatirles y al apartarnos de sus prédicas. ؟ Por ventura podréis ampararnos en algo del castigo de Dios? Entonces los orgullosos caudillos dirلn: Si Dios nos hubiera encaminado hacia el sendero de la salvaciَn y hubiésemos sido exitosos en ello, os lo habrيamos seٌalado e invitado a seguirlo, pero nos hemos desviado y os hemos extraviado, eligiendo para vosotros el mismo camino que escogimos para nosotros. Asي que ahora tanto nosotros como vosotros estamos en el mismo estado: da lo mismo si mostramos pesadumbre o si soportamos con paciencia; no tenemos ninguna escapatoria.

22- Y cuando sea cumplida la sentencia de Dios con la retribuciَn de las mercedes para los obedientes y con el castigo de los rebeldes seguidores de Satanلs, éste dirل: ، Por cierto que Dios, enaltecido sea, os prometiَ la retribuciَn el Dيa del Juicio Final y cumpliَ, y yo también os hice una falsa promesa afirmلndoos que jamلs habrيa resurrecciَn, ni retribuciَn, pero falté a mi promesa; pero yo no tenيa poder alguno para imponeros seguirme, sino que os convoqué tentلndoos al extravيo y os apresurasteis a obedecerme. No me lo reprochéis, mلs bien reprochaos a vosotros mismos el haberme respondido. ،No soy, hoy, vuestro salvador del castigo, tampoco vosotros sois del mيo ! Por cierto que, hoy, reniego de que me hayلis asociado a Dios en vuestra vida y me hayلis obedecido como el siervo a su Seٌor: por cierto que los incrédulos tendrلn un castigo muy doloroso.

23- En cambio los que creyeron y practicaron el bien serلn introducidos en los jardines bajo los cuales fluyen rيos, donde morarلn eternamente con la anuencia de Dios, alabado sea, y en donde los لngeles les dirigirلn el saludo de la paz y la quietud.

24- ؟ No ves acaso, ، humano!, cَmo Dios ejemplifica la buena palabra verيdica y la mala palabra, falaz: comparando la buena y provechosa a un لrbol noble y benéfico, cuyo tronco estل firmemente arraigado a la tierra y cuyas ramas se elevan al cielo.

25- Que da sus frutos en las estaciones fijadas por Dios para que fructifique con la anuencia de su Creador, como estل arraigada la fe en el corazَn del creyente, y cuyo actuar se eleva hacia Dios para hacerle merecer su retribuciَn en todo momento?, es asي como Dios ejemplifica a los humanos lo sensible con lo tangible para que sean amonestados y crean.

26- En cuanto a la palabra artera y mala es comparable a un لrbol innoble, desarraigado por carecer de raيces profundas y firmes en la tierra, cual una palabra falsa invلlida que jamلs puede prevalecer pues carece de fundamento.

27- Dios confortarل a los creyentes en esta vida y el Dيa de la Resurrecciَn con la palabra firme de la verdad y aparta de ello a los incrédulos por carecer de predisposiciَn. Por cierto que Dios conforta a Quien quiere confortarse y extravيa a Quien quiere desviarse. Su sentencia es inapelable.

28- ، Tْ que escuchas !, ؟ no has visto cَmo los idَlatras han cambiado la gracia que Dios les brindَ con el advenimiento de Muhammad y su religiَn por la incredulidad en Dios, enaltecido sea, y provocaron la perdiciَn de los que les siguieron?

29- El Infierno es donde sufrirلn el suplicio del fuego. ، Qué despreciable morada !

30- Atribuyendo a Dios absolutamente عnico estatuas pariguales para adorarlas, y para, con ello, extraviar a la gente y desviarla de la senda de Dios.

31- ، Muhammad !, di a Mis sinceros siervos Quienes creyeron y practicaron el bien: Observad la oraciَn y gastad algo de lo que os hemos agraciado haciendo caridad, en privado y pْblicamente, en obras de bien, antes de que os alcance un dيa en que no se podrل nadie beneficiar ni de redenciَn ni de intercesiَn.

32- Dios solo es Quien creَ los Cielos y la Tierra y cuanto existe en ambos y es Quien hace descender copiosamente el agua de las nubes, con la cual produce vuestro sustento en frutos, granos y لrboles, y os sometiَ los navيos que singlan en el mar cargando vuestros bienes y mercaderيas con Su voluntad y anuencia, y sometiَ a vosotros los rيos de agua potable para beber y regar vuestros sembrados.

33- Y puso a vuestro servicio el sol y la luna, que ruedan incesantemente para alumbrar y beneficiar a las plantas y a los animales, y os dio la noche para descansar y el dيa para trabajar.

34- ، Y os proveyَ de todo cuanto os es necesario para vuestra vida sin que lo hayلis pedido. Mas si contabilizلis las mercedes con que Dios os agraciَ, jamلs lograréis enumerar sus variedades, mucho menos lograréis enumerarlas ،Ciertamente que Quien agradece las mercedes de Dios con la infidelidad es el mلs inicuo!

35- Y recuerda a tu pueblo para que amonesten y reflexionen acerca de su idolatrيa, las palabras de su ancestro Abraham, Quien, después de haber erigido la Ka’ba, dijo: ، Seٌor mيo! Haz de esta ciudad, en donde estل la Ka’ba, una metrَpoli pacيfica resguardada y segura de la acciَn de los malos y protégeme a mي y a mi gente de adorar a los يdolos.

36- Porque los يdolos ya han, ciertamente, seducido a muchos seres humanos, quienes los adoraron, mas Quien me siga entre mi prole y sea sincero en su devociَn a Ti serل de los de mi religiَn; en cambio, aquel que se rebela y practica el politeيsmo, ciertamente eres capaz de encaminarlo porque eres Indulgentيsimo, Misericordiosيsimo.

37- ، Dios nuestro !, por cierto que he establecido una parte de mi descendencia en el valle لrido de Meca, cerca de Tu Sagrada Casa(la Ka’ba), cuyo carلcter sagrado preservaste de toda negligencia e hiciste de sus alrededores lugares sagrados en donde reina la paz. ، Dios nuestro ! Agrلciales con la observancia de la oraciَn cerca de esta casa; y dispَn, pues, en su favor, los corazones de los buenos humanos, visitando Tu casa, y proveéles con los frutos que les llevarلn los visitantes a fin de que Te agradezcan con sus oraciones y sus plegarias.

38- ، Dios nuestro !, sin duda, Tْ conoces lo que ocultamos y lo que manifestamos, Tْ eres el mejor conocedor de nuestros intereses, y el mلs misericordioso para con nosotros, mلs que nosotros mismos; no escapa a Tu conocimiento la mلs que mيnima cosa en la Tierra y en el Cielo; en verdad Tْ no necesitas que te dirijamos nuestras plegarias, pero Te las dirigimos en manifestaciَn de nuestra devociَn hacia Ti, nos sometemos a Tu grandeza y necesitamos Tus bondades.

39- ، Alabado sea Dios que, a la vejez y después de haber desesperado de tener descendencia, me agraciَ con Ismael y luego con Isaac, porque mi Seٌor escucha mi plegaria y es exorable.

40- ، Seٌor mيo ! Haz que siempre observe la oraciَn como se debe y haz que la observen los mejores de mi descendencia. ، Dios nuestro ! ، Escucha mi sْplica y atiéndela!

41- ، Seٌor nuestro ! ، Perdَname lo que cometي de pecados y perdona a mis padres y a los creyentes cuando llegue el Dيa del Juicio Final!

42- ،Profeta !, no creas que tu Seٌor estل desatento a cuanto cometen los inicuos en su lucha contra el Islam y su gente. ةl estل bien enterado de sus infracciones. ةl solamente difiere Su castigo para un dيa espantoso en que los ojos se quedarلn atَntios por el espanto que verلn.

43- Corriendo a toda prisa hacia el Profeta, con las cabezas erguidas hacia el cielo, sus miradas fijas y sus corazones y mentes huecas de espanto.

44- ، Profeta !, amonesta a los humanos sobre el dيa en que les azotarل el castigo, y los inicuos que se perjudicaron con la incredulidad y los pecados dirلn: ، Dios nuestro ! Difiérenos el castigo y haznos volver a la vida, toléranos hasta un plazo prَximo para corregir nuestra conducta anterior, respondiendo a Tu prédica de la unicidad y siguiendo a los Profetas. Entonces se les dirل: Decيs esto hoy olvidando que habéis afirmado antes, durante vuestra vida, que cuando os murلis no seréis privados de las mercedes el Dيa de la Resurrecciَn si es que hay resurrecciَn.

45- Y habitasteis en la vida mundanal los hogares de aquellos que os precedieron y se condenaron con la incredulidad y los pecados, y habéis contemplado a través de sus vestigios, cَmo los hicimos escarmentar, y os hemos elucidado de cuanto hicieron y lo que les sucediَ y no habéis escarmentado.

46- Esos idَlatras habيan tramado sus maquinaciones para desbaratar el llamado a la fe, mas Dios tiene registradas sus maquinaciones, aunque sus maquinaciones jamلs harلn desaparecer la ley de Dios, que es tan firme como las montaٌas.

47- ، Mensajero !, no pienses que Dios, alabado sea, pueda faltar a Su promesa de otorgar la victoria a Sus Profetas, porque ةl es Omnipotente, y nadie puede oponerse a Sus designios, Su venganza es ejemplar para con los incrédulos que se rebelan contra Sus Profetas.

48- Se vengarل de ellos en el dيa en que la Tierra sea cambiada por otra tierra que no sea esta y en que los Cielos sean cambiados por otros, en el dيa en que los humanos saldrلn de sus sepulcros para comparecer y ser juzgados por Dios- que no tiene copartيcipe- عnico e Invencible.

49- Y verلs a los incrédulos, el Dيa de la Resurrecciَn, encadenados con sus demonios.

50- Sus pieles recubiertas de alquitrلn, como si fuera su ropaje, y el fuego recubrirل sus rostros.

51- Ello, para que Dios recompense al alma de cada uno de ellos segْn lo que haya cosechado en la vida mundanal. Por cierto que Dios serل expedito en el cَmputo el Dيa de la Resurrecciَn.

52- Este Qur’an es un mensaje para exhortarles, advertirles y amonestarles del castigo de Dios y para que sepan, cuando temen y contemplan, que ciertamente no hay mلs Dios que Uno solo y عnico, y para que los sensatos recuerden la grandeza de su Seٌor y se aparten de lo que provoca su perdiciَn.

Sura 15

Petra Al-Hiyr

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelada en Meca y consta de 99 aleyas. Comienza, al igual que otras suras, con la fonética de algunas letras del alfabeto لrabe, llamando la atenciَn a que el texto corلnico estل compuesto de palabras formadas por letras de ese alfabeto, y a pesar de ello desafيa a quienes pretendan imitarlo, porque el Qur’an es revelado por Dios, alabado sea; la fonética de esas letras atrae a los que se niegan a escuchar su texto; asي tal vez aprovecharيan y se encaminarيan hacia el sendero de Dios. Esta sura recalca la amonestaciَn ejemplificando lo que sucediَ a las comunidades precedentes, narrando los relatos de los Profetas anteriores y cَmo fueron recibidos por sus respectivas comunidades; también seٌala las evidencias en el Universo: un Cielo con su zodiaco, una Tierra con su superficie aplanada, montaٌas firmes, nubes portadoras de agua, vientos llevando el polen fecundante y otras evidencias que seٌalan el primer combate de la creaciَn entre el maldito Satanلs y Adلn y su mujer, combate permanente que sigue su curso entre el bien y el mal, que no terminarل hasta el fin de los siglos; luego el desenlace del bien y el desenlace del mal en el Dيa de la Resurrecciَn. Luego Dios, alabado sea, narra en esta sura el relato de algunos Profetas: Abraham, Lot, los de Petra, seٌalando la jerarquيa del Qur’an, la condiciَn de los idَlatras al recibir el mensaje corلnico, y la posiciَn que debe adoptar el Profeta Muhammad frente a los incrédulos de su comunidad, persistiendo en seguir exhortando y amonestando pْblicamente, y adorando a Dios hasta que le llegue la hora.

1- Alef. Lam. Ra’. He aquي las aleyas del Libro revelado, leيdo que es claro y evidente

2- Aquellos que negaron las evidencias de Dios, alabado sea, lamentarلn no haberse sometido, durante su vida, a la ley islلmica y haber sido leales a Dios, cuando constaten el castigo el Dيa de la Resurrecciَn.

3- Mas ahora estلn engaٌados, inconscientes del castigo que les espera en el Mلs Allل. Déjales, después de haberles advertido y amonestado; sَlo les importa comer y gozar de los placeres de la vida mundanal, y que la falsa esperanza los alucine. Ciertamente conocerلn lo que les espera cuando lo vean con sus propios ojos el Dيa de la Resurrecciَn.

4- Y si esperan que les azote el castigo en la vida como sucediَ a los pueblos que les precedieron cuando les aniquilamos, que sepan que Dios jamلs aniquilarل comunidad alguna sin haberla predestinado a tal fin.

5- Sin poder anticipar o postergar el plazo de tal fin.

6- Por cierto que su ignominioso estado de espيritu y su obstinada inadvertencia les llevan a burlarse del Profeta diciéndole: ، Tْ a quien fue revelado el libro amonestador eres, sin duda, un energْmeno; tu manera de aseverar que recibiste la revelaciَn sَlo provoca nuestra burla.

7- Y, después de semejantes blasfemias, exagerando en su apostasيa, le dicen: ؟ Por qué, en vez de presentarnos el Libro revelado, no te nos presentas acompaٌado de لngeles como prueba de tu veracidad, si eres sincero?

8- Y la respuesta de Dios, enaltecidas sean Sus palabras, vino diciéndoles: No enviamos a los لngeles sino con la verdad evidenciada y firme que jamلs se puede desmentir, y si no creen, no serلn tolerados, y les alcanzarل el castigo de manera imprevista.

9- Para que la exhortaciَn del Profeta tenga vigencia hasta el Dيa de la Resurrecciَn, no enviamos a los لngeles, mas revelamos el Qur’an, cuya advertencia serل perdurable, y somos sus custodios de manera que no sufra ni alteraciَn, ni tergiversaciَn hasta el Dيa de la Resurrecciَn.

10- ، Mensajero !, no te aflijas, ، ya hemos enviado, antes de ti, a otros mensajeros a comunidades fanلticas como éstas de la falsedad, que fueron aniquiladas por su infidelidad !

11- ، Los fanلticos de la falsedad que os precedieron también se burlaron de sus Profetas uno a uno como los tuyos se burlan de ti !; es la norma de los vanidosos frيvolos.

12- Y del mismo modo que infundimos el Qur’an en los corazones de los creyentes, hemos infundido la falsedad en los corazones de los que se cuentan entre pecadores criminales, y asي se trastocaron las cosas y se arraigَ la falsedad en sus almas.

13- Los criminales jamلs te creerلn, y la norma de Dios, alabado sea, se hizo patente, y serلn tolerados hasta el Dيa de la Resurrecciَn en que verلn el castigo doloroso.

14- ،Por cierto que estos que te piden que hagas descender a los لngeles, no creas que serيan creyentes con tal descenso!, ni aunque les abriésemos una puerta en el cielo por la cual fueran ascendiendo para ver las maravillas y ver a los لngeles.

15- ، No creerلn !, y dirلn: ، Por cierto que nuestros ojos fueron ofuscados! ، ؟ O se trata de magia y estamos hechizados?! Ninguna evidencia puede con la incredulidad que se arraigَ en sus corazones.

16- Hemos establecido, en el firmamento, estrellas y constelaciones agrupadas en diferentes formas y condiciones, embelleciendo el Cielo para los observadores que consideran y reflexionan sobre el poderيo de Dios.

17- Estas maravillas estلn protegidas de todo maldito demonio merecedor de maldiciones y expulsado de la misericordia de Dios, alabado sea.

18- Y aquel demonio que trate de espiar lo que se dice entre los habitantes de esas constelaciones serل perseguido por una llama brillante.

19- Y os establecimos la Tierra y la dilatamos hasta que se conformَ como un tapiz extendido, asentando en ella montaٌas firmes, e hicimos germinar en ella todo género de plantas cuya maduraciَn se hace de un modo mesurado, y en plazos y estaciones adecuadas al desarrollo de sus propiedades nutritivas, para la subsistencia de vuestra vida y apropiado a vuestras necesidades en lo que concierne a su abundancia, sus formas y a su naturaleza.

20- En la Tierra os proporcionamos los medios de aseguraros una buena vida: las piedras para edificar vuestras casas, los metales que extraéis de su seno. Ella os proporciona todo lo que puede aseguraros una buena vida para vosotros y los que estلn a vuestro cargo, sean prole o servidores. Pues sَlo Dios proporciona la substancia necesaria para vuestra vida y la de ellos.

21- Y no existe cosa beneficiosa alguna cuyas fuentes no estén en nuestro poder y con abundancia. Todo, en su concesiَn, y en su estaciَn; todo lo hacemos con prudencia fijada por Nuestra sabidurيa en el Universo.

22- Y enviamos vientos fecundantes exportadores de las lluvias y que transportan las simientes y hacemos descender el agua que bebéis y la de regadيo. Todo aquello estل sujeto a Nuestra voluntad. Nadie puede dominar su almacenamiento.

23- Por cierto que Nos soy el ْnico que da la vida a todas las cosas y luego las reducimos a muerte, porque toda la existencia nos pertenece.

24- Y cada uno de vosotros tiene un plazo fijo conocido por Nos; conocemos a los que se adelantan en la muerte y los que se retrasan.

25- Por cierto los que mueren con anterioridad y los que mueren con posterioridad se congregarلn en un plazo prefijado y Dios les juzgarل y les retribuirل con Su prudente sabidurيa porque ةl es el Prudente, Sapientيsimo.

26- Por cierto que creamos en la Tierra dos mundos tan diferentes en su naturaleza: creamos al humano de barro sَlido sonoro.

27- Y el mundo de los genios lo habيamos creado antes, cuando creamos la esencia de Satanلs del fuego ardiente que penetra en el cuerpo humano por los poros de su piel.

28- ، Profeta !, recuerda el inicio de la creaciَn, cuando tu Creador y Seٌor del Universo dijo a los لngeles: Por cierto que estoy creando un ser humano de barro sَlido sonoro si se lo castaٌetea, y que cambia el color de su imagen.

29- Y cuando haya terminado su creaciَn e insufle en él el soplo que es de Mi espيritu, prosternaos ante él en signo de reverencia y de deferencia.

30- Todos los لngeles se prosternaron unلnimemente acatando la orden divina.

31- Menos Iblis altanero que rehusَ contarse entre los لngeles que se prosternaron sometiéndose a la orden de Dios.

32- Entonces, Dios le dijo: ،Iblis! ؟ Qué fue lo que te permitiَ rebelarte y te impidiَ ser uno de los sumisos que se prosternan?

33- Respondiَ: Mi condiciَn no me permite prosternarme ante un humano que creaste del barro sَlido que resuena cuando se le golpea y que cambia el color de su imagen.

34- Dios, alabado sea, dijo: Puesto que te rebelaste y me desobedeciste, sal del Paraيso, porque no te alcanzarل mلs Mi misericordia y permanecerلs fuera de este lugar de dignidad y honor.

35- Y he prescrito que te quedes huérfano de Mi misericordia y del rango de la dignidad y del honor hasta el Dيa de la Resurrecciَn, el dيa del Juicio Final y de la Retribuciَn; en ese dيa conocerلs el castigo, tْ y todos tus seguidores

36- Iblis, que se rebelَ contra la obediencia debida a Dios, dijo: ، Mi Creador !, tolérame y no me hagas morir hasta el Dيa de la Resurrecciَn, el dيa en que los humanos resucitarلn vivos después de su muerte.

37- Dios dijo: Serلs uno de los tolerados a quien acordamos un plazo

38- ، hasta el dيa del término prefijado!, que es limitado por mلs que dure.

39- Dijo Iblis, el desobedediente rebelde: ، Mi Creador, Que me toleraste! Tْ me prescribiste el destino en el cual caي, por ello me dedicaré a embellecer a los hijos de Adلn las malas acciones y a extraviarles a todos.

40- Sَlo se salvarلn entre ellos los siervos que sean leales y cuyas almas no podré dominar por estar llenas de devociَn por Ti.

41- Por cierto que de la salvaciَn de los siervos que fueron leales a su religiَn y siguieron el sendero recto, en verdad no podré desviarles.

42- Dios dijo, alabado sea: Por cierto que no tendrلs ningْn poder sobre mis siervos que son sinceros y leales en su devociَn religiosa hacia Mي, pero tendrلs poder sobre las almas de los desviados hundidos en su extravيo.

43- Y por cierto que el doloroso castigo con el fuego profundamente impetuoso serل la retribuciَn de todos ellos.

44- Este fuego impetuoso no tendrل una sola puerta, sino que tendrل siete puertas por ser numerosos quienes merecen el castigo del fuego, y cada puerta estل destinada a un grupo de ellos, y para cada grupo hay un rango adecuado a su maldad.

45- Tal es la retribuciَn de los que seguirلn a Satanلs, pero aquellos que Satanلs no lograrل reducir porque ponen entre él y sus almas una barrera infranqueable, obtendrلn grandiosos jardines y manantiales fluyentes.

46- Dios les dirل: Entrad en estos jardines seguros, en paz, sin ningْn temor ni penas.

47- Los que tienen fe vivirلn en tal felicidad, sus almas liberadas de todo rencor, son todos hermanos, reposando en almohadones, y sus rostros estarلn resplandecientes de alegrيa frente a frente, sin darse la espalda.

48- Donde la fatiga no les agobiarل; todo en ellas son mercedes y dichas permanentes y de las cuales jamلs serلn privados.

49- ، Leal Profeta !, informa a todos mi siervos que yo soy Indulgnetيsimso Misericordiosيsimo y perdono los pecados de los arrepentidos que creen y practican el bien.

50-Infَrmales también que el doloroso castigo con que azotaré a los infieles serل un castigo ejemplar que no tiene parangَn.

51- ، Profeta !, refiéreles, entre las muestras de Mi misericordia, el relato de los لngeles huéspedes que visitaron a Abraham.

52- ، Leal mensajero!, relata cuando se presentaron ante Abraham y él tuvo miedo de ellos y le dijeron: ، Paz y tranquilidad! Y les contestَ: ، Estamos con miedo, pues nos sorprendisteis con vuestra visita a una hora inusitada siendo que ignoramos vuestros propَsitos!

53- Dijéronle: ،No tengas miedo, tranquilيzate! Venimos a darte las albricias de que vas a tener un hijo, al cual Dios, alabado sea, le darل, en su vida, conocimiento muy elevado.

54- Dijoles: ، ؟ Cَmo es esto del nacimiento de un hijo cuando llegué a la senectud con todas sus inherentes debilidades. Qué albricias extraٌas me comunicلis?!

55- Dijéronle: Esta buena nueva es verdad absoluta acerca de la cual no se puede dudar; no seas uno de los que desesperan de la misericordia de Dios.

56- Abraham les dijo: Ciertamente que no desespero de la misericordia de Dios porque sَlo desesperan de la misericordia de Dios los extraviados que no conocen Su grandeza y Su poder.

57- Y sosegado, aٌadiَ: Ahora que me habéis dado estas albricias, ؟ cuلl es vuestra misiَn, enviados de Dios?

58- Dijéronle: Por cierto que Dios nos encomendَ la misiَn de aniquilar al criminal pueblo de Lot por haber cometido un crimen contra Dios, contra Su Profeta y contra ellos mismos.

59-Sَlo se salvarلn del castigo los familiares de Lot, pues Dios nos encomendَ salvarlos a todos.

60 – Sَlo su esposa serل exceptuada de la salvaciَn, porque no siguiَ a su esposo, mas es una de entre los criminales que merecieron el castigo.

61 – Y cuando los لngeles a quienes Dios encomendَ azotar con Su castigo el territorio de Lot y su familia, se presentaron a Lot,

62 – él les dijo: Por cierto que me sois desconocidos y vuestra presencia me provoca desasosiego temiendo que nos aporte un mal.

63 – Dijéronle: ، No nos temas, no venimos con algo malo para ti sino con algo que te alegrarل; venimos para azotar a tu pueblo con el castigo que merece por haber dudado de ti, descreyendo y negando tu misiَn.

64 – Venimos con el mandato firme e indudable… Venimos para castigar. Ciertamente que la amenaza emana de Dios.

65 – Cuando el castigo caiga sobre ellos, al transcurrir una buena parte de la noche, sal con tus familiares a quienes Dios prescribiَ salvar.

66 – Dios, alabado y enaltecido sea, dijo a Lot: ، Hemos sentenciado y ordenado que estos criminales sean aniquilados cuando despunte la aurora, de manera que no quedarل uno solo de ellos.

67 – Y cuando el pueblo de Lot amaneciَ, percibieron a los لngeles en su bella forma humana y se alegraron de su presencia con esperanza de cometer con ellos su criminal obscenidad: la homosexualidad.

68 – Lot, temeroso de que su pueblo cometiera la abominable obscenidad, dijo: ، Estos son mis huéspedes, no provoquéis un escلndalo con vuestra ignominiosa obscenidad !

69 – Temed, pues, a Dios, alabado sea, no perpetréis vuestra obscenidad y no me afrentéis suscitando una humillaciَn ante ellos.

70 – Esos criminales le contestaron: ؟ Acaso no te habيamos advertido de no hospedar a alguien y prohibirnos hacer con él lo que deseamos?

71 – El Profeta de Dios, Lot, tratando de encauzarles en el camino lيcito, dيjoles: ، He aquي que estلn las hijas de la ciudad, que son como si fueran mis propias hijas, casaros con ellas si deseلis satisfacer vuestros deseos!

72 – ، Leal Profeta !, por tu vida: Ellos estلn extraordinariamente ofuscados. Estلn extraviados y no saben qué camino tomar.

73 – Y mientras estaban en esto, fueron azotados por un espantoso ruido, al amanecer.

74 – Dios, alabado sea , ya habيa ejecutado su orden diciendo: Trastornamos sus aldeas, las desordenamos e hicimos descender sobre ellos una lluvia de piedras arcillosas candentes, sus casas se destruyeron y los que estaban fuera de ellas fueron sorprendidos por un torrente de piedras.

75 – Por cierto que en lo que sucediَ a la comunidad de Lot hay un escarmiento que demuestra que Dios cumple con las amonestaciones conocidas por quienes no reparan en las consecuencias de todos los actos, pues cada acciَn criminal se hace acreedora de semejante castigo en la vida y el Mلs Allل.

76 – Por cierto que los vestigios de esta ciudad existen y son evidentes al borde de un camino por el cual transita mucha gente y que pueden contemplar y asي corregirse.

77 – Por cierto que la existencia de sus vestigios en sendero conocido es una prueba testimonial de que Dios, enaltecido sea, cumpliَ Sus amenazas; y los creyentes sometidos a la verdad lo pueden considerar.

78 – Y asي como los incrédulos de la comunidad de Lot, también la comunidad del gran Vergel, que producيa muchas frutas, negaron a su Profeta y fueron grandes inicuos en sus creencias y comportamiento con sus semejantes.

79 – Nos hemos vengado de ellos, y sus vestigios son patentes en un camino claro, evidente a cualquiera que transite esos lugares, y les servirل de amonestaciَn, si son creyentes.

80 – Y los habitantes de Petra desmintieron a Su Profeta como les desmintieron las comunidades que les precedieron, y se contaron entre los pueblos que desmintieron a todos los Profetas, puesto que la fe en Dios es una.

81 – Les hemos elucidado Nuestras evidencias que comprueban Nuestro poderيo y la misiَn de Nuestros Enviados, pero las negaron y las desdeٌaron.

82- Eran pueblos robustos que tenيan fortificaciones, que construيan sus casas en las montaٌas, con piedras de las mismas en donde moraban, sosegados, tranquilos acerca de sus personas y de sus patrimonios.

83- Mas cuando descreyeron y apostataron, les llegaron truenos espantosos anunciلndoles su pérdida y fueron aniquilados.

84- Y de nada les valieron para salvarse ni sus patrimonios ni sus fortificaciones.

85- Y no hemos creado los Cielos y la Tierra y cuanto existe en ellos y entre ellos de humanos, animales, plantas, minerales y otras cosas que el hombre ignora, sino con nuestra prudente sabidurيa, con justicia y para que sea benéfico lo que no puede concordar con la falsedad; por ello el dيa en que termine la falsedad estل por llegar indudablemente. ،Profeta !, indulta a los idَlatras en cuanto a su castigo en la vida, trata sus ofensas con paciencia, con prudente sabidurيa y con generosidad.

86- ، Profeta !, ciertamente tu Seٌor que te creَ, te educَ y conformَ tu carلcter es buen conocedor de tu estado, de sus condiciones y remيtete a ةl puesto que es conocedor de lo que te conviene y lo que les conviene.

87- ،Profeta !, te hemos agraciado con las siete aleyas del Qur’an que es la sura de la Fatiha (la Introducciَn), que repites en todas tus oraciones y que engloba las expresiones de la humildad, de la perfecta sْplica para ser bien encaminado y te hemos concedido el grandioso Qur’an que encierra las evidencias y el desafيo, pues con ello eres el mلs fuerte, digno de perdonar.

88- ، No codicies ni desees cuanto hemos agraciado de bienes mundanales a ciertos incrédulos: idَlatras, judيos, cristianos o zoroastras; por cierto que es desdeٌable comparado con lo que te agraciamos, con el grandioso Qur’an y la relaciَn con Nos, y no te apenes por su persistencia en el error y sé humilde con los creyentes, pues ellos representan la fortaleza de la verdad y la gente Dios.

89- ، Profeta !, di a los infieles: Por cierto que soy el fidedigno amonestador del severo castigo que os azotarل, afirmado por las evidencias terminantes e inimitables.

90- Si este escarmiento es vلlido para aquellos que consideraron el Qur’an como una obra poética, de hechicerيa o de viejas fلbulas, y no creyeron en él a pesar de las evidencias fidedignas,

91- esos que denigraron el Qur’an y lo dividieron en partes separadas a su antojo, siendo un todo en su verdad y en su inimitabilidad.

92- Y si tal es su condiciَn, ، por tu Seٌor, Que te creَ, te preservَ y te educَ!, les pediremos cuentas a todos ellos el Dيa de la Resurrecciَn.

93- Por cuanto hayan cometido y perpetrado de infidelidad y de burlas.

94- ، Proclama, pues, la llamada a la verdad y no te fijes en lo que hacen y dicen los idَlatras !

95- Esos escarnecedores que se burlaron de tu prédica jamلs te vencerلn ni podrلn desbaratar tu misiَn.

96- Las facultades de esos idَlatras se debilitaron hasta el punto de considerar a sus يdolos divinidades; pronto sabrلn y constatarلn las consecuencias de su idolatrيa el dيa en que les azotarل el severo castigo.

97- Por cierto que sabemos de la angustia y los sufrimientos que experimenta tu alma por las palabras de idolatrيa, burla y desprecio.

98- Mas cuando te sientas angustiado, dirيgete a Dios y remيtete a ةl y sé de los suplicantes, celebrando las alabanzas y las oraciones a tu Seٌor, pues hay curaciَn en las oraciones.

99- Y sigue adorando a Dios, Quien te creَ y Quien te protege, hasta que te llegue la certeza.

Sura 16

Las Abejas An-Nahl

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura fue revelada en Meca, consta de ciento veintiocho aleyas; todas fueron reveladas en Meca, excepto las tres ْltimas que fueron reveladas en Medina. La sura empieza por ratificar las advertencias con que Dios, alabado sea, amonesta a los idَlatras evidenciando Su facultad de aplicar Sus sentencias con Su potestad Creadora de los Cielos y de la Tierra; luego describe las mercedes con que agraciَ a los humanos, ejemplificلndolo con la creaciَn del camello, la germinaciَn de las plantas, la creaciَn de los mares y de los peces que los habitan y que sirven de alimento al hombre, asي como las gemas que atesora el mar, seٌalando el compromiso del hombre de agradecer al Creador; alabado sea, por estas mercedes y de observar su culto sَlo al Creador; después seٌala la posiciَn que adoptaron los idَlatras hacia la prédica islلmica y sus argucias en cuanto al Qur’an se refiere, pretendiendo que el Qur’an no es mلs que fلbulas de los antepasados; después destaca el castigo que azotarل a los idَlatras en el Dيa de la Resurrecciَn y destaca, en contrapartida, las delicias que serلn el deleite de los creyentes. En esta sura Dios evoca el pensamiento de los idَlatras en cuanto a la Resurrecciَn y su obstinaciَn en la negaciَn del Juicio Final, condenando su negaciَn de Su poder, ratificلndoles Sus amonestaciones y Sus advertencias de que ha de castigarles, y vuelve a ratificar la infalibilidad de la Resurrecciَn y el inigualable poderيo de Dios, a Quien toda la Creaciَn le estل sometida, que ةl es el Omnipotente, destacando las fلbulas de los idَlatras y su errَnea creencia en el poder de sus يdolos, que son impotentes para beneficiar o perjudicar, asي como la falta de consideraciَn y el maltrato que infligen a la mujer, como esposa y como niٌa. Luego seٌala, alabado sea, a los Profetas que precedieron al Profeta Muhammad; cita los ejemplos aleccionadores referentes a Su creaciَn y lo que beneficia al hombre y a la disparidad en la distribuciَn de las riqueza , destacando el deber de los ricos hacia los pobres, y a las mercedes con que agraciَ a sus criaturas: hombres y mujeres, dلndoles su descendencia con su uniَn en el matrimonio. Luego menciona su poderيo, llamando la atenciَn del hombre sobre las maravillas de Su creaciَn evidenciada por la grandiosidad del Creador y de sus gracias , seٌalando la posiciَn que adoptan los idَlatras en cuanto a estas mercedes; y luego de haber elucidado la exigencia islلmica referente a la prلctica de la justicia, a la preservaciَn de los lazos de consanguinidad, al cumplimiento de los compromisos contraيdos; la inimitabilidad del Qur’an y la negaciَn de los incrédulos y sus escarnios, subraya la situaciَn de los incrédulos en el Dيa de la Resurrecciَn indicando cَmo permitيan y vedaban a su antojo, sin fundamento ni evidencias, y seٌala la posiciَn de los judيos y su manera de halagar a los incrédulos, y el deber de los creyentes de limitarse a la aplicaciَn de un castigo taliَn, a la preservaciَn de la fe y al cumplimiento de su compromiso ante Dios de permanecer leales, temerosos, consagrلndose timoratos a la prلctica del bien en la vida.

1- ،Incrédulos! Tened la certeza de que las amonestaciones de Dios y las amenazas que os dirigiَ son inevitables en el Dيa de la Resurrecciَn y no tratéis de ironizar con vuestros pedidos de que se apresure el castigo. ،Glorificado y exaltado sea Dios, exento de cuantos copartيcipes le atribuyen, que son indignos de devociَn y de adoraciَn fuera de ةl, asي como los يdolos impotentes que adorلis!

2- ةl envيa a los لngeles con la Revelaciَn que vivifica los corazones de quienes elige entre Sus siervos, para enseٌar a los hombres que no existe divinidad alguna digna de ser adorada, fuera de Mي. Apartaos pues de todo lo que puede provocar Mi cَlera y os expone al castigo. Observad las leyes y obedeced para preservaros del castigo.

3- ةl creَ los Cielos y la Tierra con la prudencia de su sabidurيa. Dios, alabado sea, no tiene copartيcipe alguno en el manejo de su reino, ni nada que sea digno de adoraciَn como ةl.

4- Creَ a cada uno de los humanos de un lيquido viscoso: el semen, del cual se forma un hombre vigoroso que se debate para defenderse, que lucha contra sus contrincantes, y que evidencia sus puntos de vista.

5- ،Humanos!, Dios os agraciَ al crearos los camellos, los ovinos, los bovinos, los caprinos para abrigaros del frيo con su lana y pelaje, y para alimentaros de su carne para vuestro sustento.

6- Que os proporcionan encanto y alegrيa, cuando los contemplلis regresar del pastoreo, asي como cuando los llevلis al pasturaje acelerando el paso para nutrirse.

7- Y llevan vuestras cargas pesadas hasta las comarcas que no podrيais alcanzar sin vuestras monturas sino a costa de un esfuerzo que estل mلs allل de vuestras posibilidades. Por cierto que Dios vuestro Seٌor es Quien os proporcionَ todo esto; es Benévolo, Misericordioso.

8- Y os creَ, también, los caballos, las mulas y los burros como cabalgadura y para el lucimiento y el encanto y, ademلs, os crearل lo que ahora ignorلis; estas cabalgaduras os permiten recorrer grandes distancias, son algo de lo que Dios sometiَ al servicio del hombre mientras sepa emplear bien su mente y reflexionar para aprovechar las fuentes de la fuerza.

9- A Dios compete, con su gracia y su misericordia, indicaros el camino recto que os lleva hacia el bien. Hay senderos que no llevan a la verdad. Pero si quisiera encaminaros en la senda recta, os hubiera guiado, pero ةl os dotَ de mentes aptas para discernir y de la voluntad capaz de impulsar y os dejَ escoger vuestro libre albedrيo.

10- Es ةl Quien hizo descender del Cielo agua de la cual bebéis, y para hacer germinar las plantas que sirven de pasto para vuestro ganado, que os proporciona la leche, la carne, la lana o su pelaje.

11- Y con el agua que cae del Cielo os hace germinar las plantas y los لrboles que dan frutos como los olivos, las palmeras, las vides y otras variedades de frutas que coméis; por cierto que en la existencia de tales cosas hay un signo para los que saben aprovechar sus mentes, que reflexionan acerca de la potestad del que las creَ y su inmenso poderيo.

12- Y os concediَ la noche propicia para vuestro descanso; el dيa apropiado para procurar cumplir con vuestra actividad y vuestros trabajos; el sol que es fuente de calor, luz; la luna para contar los aٌos y poder calcular; y las estrellas para que os orienten en las tinieblas. Por cierto que en todo ello hay signos y evidencias para quienes saben aprovechar la mente con que Dios les dotَ.

13- Y ademلs de lo que Dios os creَ en los Cielos para beneficiaros, os creَ en la Tierra una gran variedad de animales, de plantas, y en sus entraٌas grandes variedades de minerales, todo ello sometido a vuestro beneficio. Por cierto que en todo ello hay evidencias para quienes reflexionan y perciben la grandeza de Dios y la potestad del Creador y Su misericordia para con los humanos.

14- Y es también ةl Quien sometiَ el mar a vuestro servicio para que en él pesquéis y comلis los peces, para extraer perlas y corales. Y contemplلis, ،vosotros que escuchلis!, las naves que vagan cargadas de mercancيas y de vيveres. Todo ello os fue sometido para satisfacer vuestras necesidades mediante el comercio u otras actividades y para que agradezcلis a Dios.

15- Y Dios fijَ en la Tierra sَlidas montaٌas que la afirman para que no se agitara. Estableciَ en ella rيos que corren y son fuente de agua potable para beber y para regar las plantas, y trazَ caminos aplanados y alisados para facilitar vuestros recorridos hacia vuestros objetivos.

16- Estableciَ también hitos que seٌalan el camino a los viajeros, y las estrellas en el Cielo que sirven también como puntos de referencia y orientan al viajero hacia su objetivo para evitar cualquier despiste o desvيo.

17- ؟Por ventura una mente sensata puede equiparar entre el Omnipotente y el impotente? ؟Puede existir parangَn entre Quien crea todas las cosas con aquel que es incapaz de crear cualquier cosa? ؟Sois ciegos, ،idَlatras!, al punto de no reparar en el poderيo Creador de Dios y de no agradecerlo?

18- Por cierto que si intentلis contar las mercedes con que Dios os agraciَ jamلs podréis enumerarlas. Ciertamente que Dios es Indulgente, Misericordioso; arrepentيos, pues, y sedle sinceros; os perdonarل y acordarل Su misericordia.

19- Dios sapientيsimo bien conoce lo que disimulلis y lo que manifestلis. Nada le escapa, nada de lo que ocultلis ni de lo que ostentلis.

20- Tal es el Creador, el Otorgante, el Omnisapiente. Solo ةl es digno de devociَn y adoraciَn; en cambio los يdolos que invocلis son incapaces de crear algo, ni siquiera una mosca, puesto que los materiales de estos mismos يdolos son creados y quizلs los hayan fabricado vuestras manos.

21- Son minerales u otras cosas muertas sin facultad de sentir: son objetos inanimados sin posibilidad alguna de movimiento. Ignoran cuلndo serلn resucitados sus adoradores. ،Es inconveniente, pues, para vosotros, si sois sensatos, creer que los يdolos os beneficiarلn, al punto de asociarlos a Dios!

22- Con todas estas evidencias quedَ muy claro que vuestro Seٌor es el Dios عnico, sin copartيcipe, a Quien debéis adorar; pero quienes no creen en la Resurrecciَn y en el Juicio Final niegan en sus corazones la unicidad de Dios y su soberbia les impide ajustarse a la verdad y someterse a ella.

23- No cabe la menor duda de que Dios conoce tanto lo que ocultan como lo que manifiestan, ya sean creencias, dichos o hechos, y que les juzgarل por ello, y les castigarل por su soberbia, porque ةl no aprecia a los altaneros que no reconocen la verdad y no se someten a la misma.

24- Y cuando se les pregunta: ؟ Qué es lo que vuestro Seٌor revelَ a Muhammad?, obcecados, dicen: Lo que pretende le fuera revelado no son mلs que falsedades y fلbulas escritas por los primitivos que él copiَ y estل repitiendo.

25- Profieren estos juicios para desviar a la gente y apartarla de la senda del Mensajero de Dios; sufrirلn el Dيa del Juicio Final el castigo por todo cuanto hayan perpetrado como pecados y por todos aquellos a quienes habrلn desviado y engaٌado hasta llevarlos al extravيo, sin conocimiento ni profundo examen. ،Presta atenciَn, tْ que escuchas el Qur’an a la ignominia de los pecados que perpetran esos y el severo castigo que recibirلn!

26- ،Ya esos soberbios incrédulos fueron precedidos por otras comunidades que se les asemejan; confabulلronse contra sus respectivos Profetas y se ingeniaron para desviar a la gente, pero Dios desbaratَ sus maquinaciones aniquilando sus aldeas y ciudades y les azotَ con el castigo del fuego en la propia vida cuando menos lo esperaban!

27- Luego, en el Dيa del Juicio Final, cuando Dios congregue a los humanos para juzgarles de acuerdo a lo que realizaron en sus vidas, estos soberbios incrédulos se presentarلn humillados, envilecidos, cuando Dios desvele lo que ocultaban en su fuero يntimo diciéndoles: “!؟Dَnde estلn estos copartيcipes que aociasteis a Mي en vuestro culto y Me combatisteis, asي como a mis Mensajeros, por ellos?! ؟Dَnde estلn para prestaros una mano y socorreros como pretendisteis? ،Pero no pueden contestar! Entonces los sabios que conocen la verdad que transmitieron los Profetas, los creyentes y los لngeles dirلn: Por cierto que la afrenta y el peor castigo caerلn sobre los infieles.

28- Humillados los incrédulos cuando los لngeles se apoderen de sus almas que se empecinaron en permanecer en su incredulidad y fueron inicuos durante su vida, cuando de repente se percaten de su crimen, sorprendidos, dirلn mintiendo: !No cometimos pecados en nuestra vida! Entonces los لngeles y los Profetas les dirلn: ،No es cierto, verdaderamente sois mentirosos; perpetrasteis infamantes pecados. Dios estل enterado de los mيnimos detalles de cuanto hicisteis durante vuestra vida. ،Vuestra denegaciَn no os servirل para nada!

29- Luego se les dirل: ،Vuestro albergue es el fuego con un permanente y eterno castigo! ،Qué pésima morada es el Infierno, en donde los presuntuosos que negaron la verdad y la fe en Dios y en sus Mensajeros morarلn!

30- Y se dirل a los que se precavieron de todo cuanto puede atraerles la ira de Dios: ؟Qué es lo que revelَ vuestro Seٌor a Su Mensajero? Dirلn: Le revelَ el Qur’an, que encierra la bienaventuranza para todos los humanos, en esta vida y en el Mas Allل, aquellos que son caritativos y bondadosos. Porque Dios, alabado y enaltecido sea, agracia en la vida y otorga las mejores recompensas en el Mلs Allل a los caritativos que practican el bien en su vida. ،Qué magnيfica es la morada de los creyentes en la otra Vida !

31- Son jardines eternos que serلn su morada permanente, bajo sus palacios y لrboles corren rيos, donde tendrلn todo cuanto anhelan de delicias y bienestar; tales, pues, son las retribuciones y recompensas con que Dios agraciَ a los creyentes que confiaron en ةl y los timoratos que se precavieron de incurrir en su ira y practicaron el bien.

32- Aquellos a quienes los لngeles reciben, libres de impureza, de incredulidad y de los pecados diciéndoles: Sed agraciados con la protecciَn de Dios, nada detestable os alcanzarل hoy, entrad en el Paraيso por haber practicado el bien durante vuestra vida.

33- Esos son los piadosos que se precavieron, en sus vidas, para asegurar su buenaventura en el Mلs Allل; tal es su feliz destino. En cuanto a los idَlatras que se empecinaron en permanecer en su idolatrيa, no esperan sino que los لngeles se apoderen de sus almas en este estado y les alcance el castigo de su Seٌor aniquilلndoles a todos. Es asي como obraron estos incrédulos empedernidos, del mismo modo que obraron sus antecesores, quienes desmintieron a sus respectivos Profetas y la justicia de Dios les azotَ con el castigo por su comportamiento. Dios no fue injusto con ellos, pero ellos fueron inicuos consigo mismos cuando, empecinلndose en su incredulidad, se expusieron al castigo de Dios.

34- Fueron azotados por los pecados que cometieron, recayendo sobre ellos el castigo y les envolviَ el tormento que negaron y del que se burlaron.

35- Empecinados en su extravيo, los idَlatras dijeron: Si Dios hubiese querido que adorلsemos sَlo a ةl y que fuéramos obedientes leales sَlo a sus َrdenes, no hubiéramos rendido culto ni adorado a otro que no sea ةl; tampoco hubiéramos vedado lo que no haya sido vedado como “la Bahira y la Saiba”.Es un argumento falaz con el cual quieren justificar su incredulidad; este mismo argumento fue sostenido por aquellas comunidades idَlatras que les precedieron, cuando desmintieron a los Profetas que les habيamos enviado para encomendarles la creencia en la unicidad de Dios y la obediencia de Sus leyes, y les amonestaron y advirtieron acerca de la idolatrيa y de la prohibiciَn de lo que Dios no vedَ; entonces fueron condenados. Nuestros Enviados cumplieron con su misiَn de amonestar, advertir y albriciar; pertenece a Nos ahora juzgarlos.

36- A cada comunidad habيamos designado un Profeta para que les exhortara: ،Adorad sَlo a Dios y apartaos de cualquier tirano corruptor! Nuestros enviados cumplieron su misiَn. Algunos de ellos oyeron la orientaciَn y se conformaron; éstos fueron iluminados por Dios de acuerdo a su predisposiciَn y su libre albedrيo en la elecciَn de la senda recta, y otros negaron escuchar la voz de la razَn, y se extraviaron; entonces merecieron ser azotados por el castigo. Mas si estلis dudando de ello, idَlatras de Meca, recorred los territorios cercanos, reparad y observad cuلl fue la suerte de los incrédulos: los de ‘Ad, Thamud y la comunidad de Lot. ،Observad el castigo con que Dios les azotَ y reparad cَmo su suerte fue la perdiciَn y la aniquilaciَn!

37- ،Profeta!, si ansيas convencer a los idَlatras de tu comunidad, esforzلndote por reducirlos a la razَn, no te desgastes en penas si no logras tu propَsito; ellos fueron poseيdos por su concupiscencia y Dios no ilumina ni encamina a aquellos que escogieron, libremente, el extravيo y se aferraron a él; por cierto que Dios les da la libertad de escoger y les abandona a lo que escogieron para sي mismos. Esos serلn azotados con un severo castigo y no encontrarلn socorredor ni defensor alguno el Dيa de la Resurrecciَn para evitarles el castigo de Dios.

38- Y los incrédulos aٌadieron a su idolatrيa su negaciَn de la Resurrecciَn. ،Juran solemnemente aseverando que Dios no resucitarل a nadie después de la muerte! Su juramento es falso. Dios les resucitarل a todos, porque Dios tomَ el compromiso de resucitar a los muertos y Dios jamلs fallarل a su compromiso, mas la mayorيa de los incrédulos desconocen la prudente sabidurيa con que Dios creَ este mundo. No lo hizo en vano. Ignoran, también, el Juicio Final y las retribuciones de Dios.

39- Por cierto que la norma de Dios, al crear al hombre, implica su muerte y su resurrecciَn, para que consten las cosas sobre las cuales discreparon, para que los creyentes constaten que estaban en lo cierto y para que los idَlatras sepan que se equivocaron atribuyendo a Dios copartيcipes, y que mintieron cuando juraron solemnemente que Dios no resucitarيa a los muertos; para que, en definitiva, cada cual reciba, en conocimiento de causa, la retribuciَn correspondiente a su actuar en la vida.

40- Por cierto que la resurrecciَn y congregaciَn de los humanos no es nada difيcil para Nos, como pretenden esos idَlatras, porque cuando deseamos algo, sَlo nos basta decirle: ،Sé!, y es tal como queremos que sea.

41- En cuanto a los que emigraron dejando sus hogares en aras de Dios, enaltecido sea, fieles a su fe después de haber sido vejados y haber soportado las atrocidades de los idَlatras, serلn remunerados en la vida por su lealtad y por haber soportado lo que soportaron, con una vida excelente que sَlo se alcanza con la lucha y el sacrificio: su recompensa en el Dيa de la Resurrecciَn serل mucho mayor y las delicias que tendrلn en el Paraيso serلn mayores; por cierto que si los que les agredieron lo hubieran sabido, no hubieran sido inicuos ni con ellos ni consigo mismos.

42- Y a aquellos que emigraron y portaron con paciencia y resignaciَn las atrocidades en aras de su fe encomendلndose sَlo a Dios, les aumentamos por ello la recompensa.

43- Por cierto que no hemos enviado a las precedentes comunidades, antes de enviarte a tu comunidad, sino hombres a los cuales revelamos lo que deseamos que se les transmitiese; jamلs habيamos enviado لngeles como lo pide tu comunidad. Comunidad de incrédulos, preguntadlo a los doctos adeptos de los Libros divinos, si lo ignorلis; entonces sabréis que todos los hombres de Dios fueron hombres y no لngeles.

44- Esos enviados nuestros fueron confirmados por evidencias que comprobaban la veracidad de su misiَn; les hemos revelado los Libros que encerraban las leyes que les beneficiaban. Y a ti te revelamos, ،Profeta!, el Qur’an para que dilucides a los humanos lo que encierra de preceptos de la fe y para asي exhortarles a reflexionar acerca de los mismos con la esperanza de que se corrijan y se encaminen al bien.

45- ؟Cَmo se concibe que los idَlatras se empecinen en perpetrar maldades contra el Profeta? ،؟Acaso fueron ilusionados por la indulgencia de Dios y creyeron que estلn a salvo de cualquier castigo de Dios: que la Tierra no les tragarل como fue el caso de Qarْn, o que el severo castigo no les azotarل repentinamente como fue el caso de Thamud?

46- ؟O que sean aniquilados durante sus viajes comerciales, cuando estén lejos de sus moradas sin que puedan ampararse del castigo de Dios, porque nada ni nadie puede desbaratar Sus designios?

47- ؟O que les azote el castigo en sus propias personas y en su hacienda poco a poco manteniéndolas en permanente terror? Mas no persistلis en vuestro engaٌo del aplazamiento del castigo que os corresponde, pues por la clemencia de Dios y Su misericordia no os apresura el castigo en la vida para que consideréis y reflexionéis, porque es Clementيsimo Misericordiosيsimo.

48- Pero esos idَlatras no se percataron de las evidencias que existen en su entorno, no repararon ni reflexionaron acerca de las creaciones de Dios, manifiestas delante de ellos, cuyas sombras se proyectan ora a la derecha ora a la izquierda, obedeciendo el movimiento del sol de dيa y de la luna de noche, todo ello sometido a la ley de Dios y obedeciendo Su prudente sabidurيa. Si los idَlatras reflexionasen, un poco, acerca de todo aquello, se percatarيan que el Creador y Supervisor de todo aquello es Dios, ْnico digno de devociَn y de adoraciَn; que es capaz de aniquilarles si le place.

49-Ante Dios solo- no ante otro- se prosterna, y a ةl obedece, todo lo que creَ en los Cielos y todo cuanto se mueve sobre la Tierra de criaturas, y en primer lugar los لngeles se postran ante ةl y no tienen a menos obedecerle, sin ensoberbecerse.

50- Todos son temerosos de Dios, Poderoso y Omnisciente, y acatan Sus mandatos.

51- Dios dijo: ! No adoréis a dos, haciendo de ellos dos divinidades, porque la coparticipaciَn en la devociَn y en la adoraciَn se contradice con la unicidad de la creaciَn y la instituciَn del Universo. Ciertamente existe un Dios عnico ،Temedme, pues, sَlo a Mي!

52- Suyo es cuanto existe de creaciَn en los Cielos y en la Tierra, cosas y siervos. A ةl solo, a nadie fuera de ةl, son debidas la adoraciَn y la sumisiَn absoluta; y sَlo a ةl se debe temer y sَlo de ةl se debe anhelar la misericordia.

53- Todas las mercedes de que disponéis provienen sَlo de ةl, y si alguna vez os azota la adversidad, sَlo a ةl debéis implorar socorro.

54- Mas cuando ةl acoge vuestras sْplicas y os libra de la adversidad, algunos de vosotros olvidan la debida devociَn a ةl, y a nadie fuera de ةl, con la sinceridad en la fe y la lealtad en la devociَn, sino que le atribuyen copartيcipes asociلndoles a Su adoraciَn.

55- Desagradeciendo asي cuanto les hemos concedido. Gozad, pues, ،idَlatras!, con lo que no agradecéis a ةl; pronto sabréis la consecuencia de la idolatrيa.

56- Y los idَlatras asignan a sus يdolos, que nombran, con su ignorancia, divinidad, una parte de cuanto les concedimos de hacienda, de plantaciones y de ganado. ،Por Mi grandeza y poder os preguntaré, ،idَlatras!, acerca de las mentiras que inventasteis y acerca de las falsedades que perpetrasteis y os retribuiré en consecuencia.

57- ،Y atribuyen a Dios lo que detestan, pretendiendo que los لngeles son niٌas y les rinden culto, fuera de Dios; exaltado y glorificado sea Dios de lo que le atribuyen. Ellos reclaman los varones para sي mismos.

58- Y cuando a uno de ellos se le anuncia el nacimiento de una hija, su semblante se ensombrece de pena y le embarga la angustia.

59- Trata de ocultarse de la mirada de los demلs, para que no se percaten de su aflicciَn y del dolor que le embarga por el nacimiento de una niٌa y se siente perturbado por un dilema: ،؟Debe guardarla a pesar de la deshonra que piensa que le alcanzَ?! O, ،؟debe inhumarla viva en la arena para que muera?! Reflexiona, ،tْ que escuchas el Qur’an!, acerca de la abominable atrocidad que perpetraron esos idَlatras y recapacita acerca de su impْdica atribuciَn a Dios de lo que detestan sea atribuido a ellos: las niٌas.

60- Quienes no creen en el Mلs Allل y en lo que hay de recompensa o de castigo, en la otra Vida, son los que dan el mal ejemplo, ya que sienten la necesidad de tener hijos varones y muestran repugnancia ante la posibilidad de tener hijas, mientras que a Dios corresponde el mلs sublime ejemplo, porque ةl es el que menos necesita algo. No necesita tener hijos por ser el Todopoderoso que se dispensa de tener Quien le ayude.

61- Si Dios castigara a los humanos de acuerdo a su iniquidad, no existirيa ser alguno sobre la faz de la Tierra, pero de acuerdo a Su clemencia y a Su prudente sabidurيa, posterga del juicio de los inicuos hasta un plazo prefijado, cuando terminen sus vidas; llegado ese momento su plazo jamلs serل adelantado o postergado un solo instante.

62- Y es asي como atribuyen a Dios lo que aborrecen que se les atribuya: las niٌas y la coparticipaciَn; y sus lenguas pronuncian la mentira cuando pretenden que tendrلn acerca de Dios la bienaventuranza cuando sean resucitados y entren en el Paraيso, del mismo modo que tuvieron, en la vida, la riqueza y el poder, cuando en realidad su destino serل el fuego infernal en donde serلn los primeros en ingresar.

63- ،Profeta!, ten la seguridad de que enviamos antes de ti Profetas a otros pueblos con la misma misiَn que te encomendamos, para todos los humanos, pero Satanلs les embelleciَ la incredulidad, la idolatrيa y los actos pecaminosos; entonces desacreditaron a sus Profetas desobedeciéndoles y creyeron en Satanلs y le obedecieron y hoy él es Quien gobierna sus asuntos en la vida, les embellece lo que les daٌa; pero tendrلn en el Dيa de la Resurrecciَn un severo y doloroso castigo.

64- Y no te hemos revelado el Qur’an sino para evidenciar la verdad a los humanos, para que les dilucides en cuanto a sus discordias en materia de religiَn y para que sirva de guيa absoluta y misericordia para los que creen en Dios y en el Libro que revelَ.

65- Dios hace descender de las nubes, que estلn en el Cielo, agua, con lo cual la Tierra germina y cobra vida, después de haber sido لrida. Por cierto que en ellos hay clara prueba que evidencia la existencia de un Sabio prudente.

66- ،Humanos!, por cierto que tenéis en los camellos, las vacas y las ovejas un ejemplo elocuente que os cambie la ignorancia por saber y reconocer el poder del prudente Creador, cuando os damos de beber de lo que hay en sus entraٌas, entre desechos de lo que comen y sangre, leche pura sabrosa para quienes la beben.

67- Y de los frutos de las palmeras y de la vid con que os agraciamos y de los que extraéis el zumo embriagador no recomendable y alimento bueno y aprovechable. Por cierto que en ello hay evidencias que seٌalan el poder y la misericordia de Dios para los sensatos.

68- ،Profeta! y tu Seٌor inspirَ a las abejas las fuentes y los medios de su subsistencia y las incitَ a que construyeran moradas en las cavernas de las montaٌas, y también en los espacios propicios de los لrboles de las vides y de las casas.

69- Luego inspirَ a las abejas el nutrirse de los frutos y flores de plantas y لrboles, facilitلndoles su bْsqueda vagando por las sendas trazadas por su Seٌor para, al librar su néctar, elaborar en su buche la miel, sustancia dulce de variados colores, cuya consistencia es similar a la de un jarabe que constituye un alimentos energético y medicinal para los humanos. Por cierto que en ello hay una evidente prueba que hace patente la existencia de un Poderoso y Sabio Hacedor, evidencia que aprovecha a quienes emplean sus facultades mentales para meditar y triunfan ganando la felicidad eterna.

70- Dios es Quien os crea y os prescribiَ distintos plazos. Entre vosotros hay quienes serلn escogidos temprano y otros que llegarلn a la senectud y con ella al estado de debilidad, perdiendo su vigor a medida de que se debilita la actividad de las células y se enflaquecen los huesos, los mْsculos y los nervios hasta el punto de perder todas sus facultades. Por cierto que Dios bien conoce los secretos de Sus criaturas.

71- Y Dios os favoreciَ en la proporciَn de los patrimonios: favoreciَ al hacendado sobre su esclavo; ،claro que los favorecidos no darلn la mitad de su hacienda a sus esclavos haciéndoles participantes iguales a ellos en sus haciendas! Si estos incrédulos no admiten que sus siervos compartan con ellos los bienes con que Dios les agraciَ, ،؟cَmo conciben atribuir a Dios copartيcipes de entre Sus propias criaturas en lo que solamente es apropiado a Dios, glorificado sea, que es el derecho a la adoraciَn?! ؟Seguirل la clarividencia de esos idَlatras obstruida hasta el punto de negar las gracias que les concediَ Dios atribuyéndole copartيcipes!

72-Dios os designَ esposas de vuestra especie para que encontréis en ellas la quietud y de ellas os concediَ hijos y nietos y os agraciَ con todo lo bueno que apreciلis. ؟Se concibe, con todo ello, que algunos atribuyan a Dios asociados y crean en la falsedad y lo vano y nieguen la gracia evidente de Dios?

73- Y, en vez de Dios, adoran يdolos que no pueden proporcionarles ningْn sustento, el mلs mيnimo sustento que provenga de los Cielos, como es el caso del agua, o lo que surja de la Tierra como es el caso de las frutas y de las plantas, y que carecen de todo poder.

74- Ya que se comprobَ, por las evidencias patentes, la incapacidad de los يdolos para beneficiar en nada al hombre, ،no parangonéis a nadie con Dios, enaltecido sea, justificando vuestra devociَn a vuestros يdolos con falsas analogيas y comparaciones falaces!

75- Dios ejemplifica el falso comportamiento de los idَlatras destacando la gran diferencia entre un esclavo incapacitado de hacer algo ْtil con un hombre libre a Quien Dios agraciَ prَdigamente con un bien que gasta haciendo el bien, يntima y ostensiblemente. ؟Acaso se puede equiparar a un esclavo totalmente incapaz de hacer cualquier cosa ْtil con un hombre libre que administra su patrimonio de la mejor forma haciendo el bien? Por cierto que a Dios pertenecen todas las cosas, ةl administra y gobierna Su reino como le place, y fuera de ةl nadie posee algo que lo haga digno de culto. El culto y el agradecimiento se deben sَlo a Dios y la glorificaciَn se debe sَlo a ةl. Solo ةl es el Altيsimo porque toda gracia emana de ةl y todo cuanto existe retornarل a ةl; pero el comportamiento de la mayorيa de los incrédulos estriba en su manera de imitar a sus jefes, siendo la mayorيa de ellos ignorantes; entonces atribuyen las gracias de Dios a los يdolos que adoran.

76- Dios propone otro parangَn, el de dos hombres: uno de los cuales es sordomudo, no entiende ni se hace entender y resulta una carga para su amo; doquiera le envيe, este no le traerل beneficio alguno. ؟Acaso este sordomudo puede equipararse con un hombre elocuente de oيdo agudizado y sano, mandado para hacer el bien y practicar lo justo siguiendo voluntariamente una senda recta sin distorsiَn alguna? Ese sordomudo que no habla ni oye ni puede entender ni hacer entender cualquier cosa, es comparado al يdolo que adoran fuera de Dios, puesto que no oye, no habla y no beneficia en nada, y de ningْn modo puede equipararse con aquel que oye que sabe que exhorta para hacer el bien y practicar la justicia, en el camino recto de la verdad.

77- Sَlo a Dios pertenece el misterio de los Cielos y de la Tierra. ،El advenimiento de la Resurrecciَn y la congregaciَn de todos los humanos para el Juicio Final, no son para Dios, tanto en su instantaneidad como en su posibilidad, sino como un parpadeo o menos aْn! Dios es Omnipotente.

78- Dios os extrajo de las entraٌas de vuestras madres desprovistos de facultades para entender lo que existe en vuestro entorno y os proporcionَ el oيdo, la vista y la mente que son los instrumentos del conocimiento y la comprensiَn, para creer en ةl por vيa del conocimiento y de la aprehensiَn y para agradecerle las gracias con que os agraciَ.

79- ؟Por ventura los idَlatras no reparan en los pلjaros capacitados para volar en el aire planeando con las alas con que Dios les dotَ, que son mلs largas que su propio cuerpo, que repliegan y despliegan para volar y que sَlo Dios puede sostenerlas en el espacio con las leyes que ةl creَ? Por cierto que observando los pلjaros con perspicacia, se evidencia la prudente sabidurيa de Aquel que los creَ, a quienes tienen la predisposiciَn a la fe.

80- Y es Dios, alabado sea, Quien os capacitَ para edificar vuestras moradas, y os proporcionَ las pieles de los camélidos, de los bovinos y de los ovinos y otros para vuestras tiendas que podéis transportar en vuestros viajes; y os proporcionَ la lana y el pelaje de sus ganados para elaborar vuestros lechos y otros artيculos necesarios al trلnsito de vuestra vida limitada por la muerte.

81- Dios os proporcionَ la sombra de los لrboles para resguardaros del calor y os proporcionَ grutas y cavernas en montaٌas como moradas, os concediَ vestiduras de lana, de algodَn, de cلٌamo y otros para resguardaros del calor y los rayos del sol, escudos para protegeros en el combate; os proporcionَ todo ello y os agracيَ con la religiَn para que seلis leales y sinceros, y os consagréis a ةl, a nadie fuera de ةl.

82- ،Profeta!, pero si rehusan tus preceptos aquellos a los que exhortas al Islam, sabe que a ti sَlo te incumbe la proclamaciَn del mensaje evidente , y lo cumpliste.

83- La negaciَn de esos incrédulos no emana de la ignorancia acerca de que Dios, alabado sea, es el origen de todo cuanto les concediَ, sino que se limitan a imitar a los que niegan la verdad y no agradecen a su Creador; la mayorيa de ellos se petrificَ en la imitaciَn de sus antepasados, en la incredulidad y es asي que la mayorيa fue infiel.

84- ،Profeta! Amonesta a cada incrédulo con lo que le espera el dيa en que congregaremos a cada comunidad con su Profeta para testimoniar acerca de la acogida que dieron al Mensajero de su Seٌor, y si uno de los incrédulos intenta excusarse, no se le permitirل hacerlo y no encontrarلn intercesores ni serلn complacidos porque el Mلs Allل ya no es el lugar del arrepentimiento.

85- Pero cuando los inicuos, que se perjudicaron a sي mismos con su idolatrيa, vean el tormento del Infierno y pidan que les sea atenuado, sus pedidos no serلn tolerados e ingresarلn en el Infierno sin tardar un instante.

86- Y cuando los idَlatras vean a sus يdolos a los cuales rindieron culto, considerلndolos copartيcipes de Dios, dirلn !Seٌor nuestro! ةstos son nuestros guيas a los cuales rendيamos el culto erradamente; atenْa un poco nuestro castigo para que lo soportemos! Pero sus يdolos les contestarلn: Por cierto que mentيs en vuestras alegaciones, porque, en realidad adorasteis vuestras concupiscencias y no somos vuestros socios para nada.

87- Entonces los idَlatras se someterلn a Dios y se les esfumarلn las ilusiones que se hacيan de que sus يdolos intercederيan en su favor para evitarles el castigo.

88- A los incrédulos que obstruyeron el camino de Dios, el camino de la verdad y del bien, a los demلs, les infligiremos un castigo mلs sobre lo merecido por su incredulidad, por haber descarrilado a los demلs.

89- ،Profeta! Y advierte a los incrédulos de tu pueblo acerca de lo que sucederل el dيa en que hagamos surgir de cada pueblo su propio Profeta para testimoniar contra ellos y te presentaremos, ،Profeta!, como testigo contra los que te desmintieron de tu propia comunidad. Ahora tienen que discernir y reflexionar. Te hemos revelado, pues, el Qur’an que es una aclaraciَn de todo lo que lleva a la Verdad y encamina hacia la misericordia divina y albricia las delicias a aquellos que se someten a sus leyes y creen en sus preceptos.

90- Por cierto que Dios ordena a los humanos actuar de acuerdo a la justicia en sus dichos y en su actuar y en sus intenciones, procurando lo mejor en cualquier objetivo, y ordena dar a los parientes lo que necesitan para afianzar los lazos de amor entre las familias; y veda cometer los pecados, principalmente las obscenidades que vedan todas las leyes divinas y repugnan las mentes sanas, y ser inicuos con los demلs o agredirles. Con todo ello, Dios os amonesta y os encamina hacia lo mejor de vuestras cosas y asي os exhorta a reflexionar acerca de sus gracias y de su orientaciَn a fin de que le obedezcلis.

91- Y cumplid con todos los compromisos que contraéis dentro del marco de lo que Dios prescribiَ como lيmite, tomando a Dios como supervisor de vuestro cumplimiento, y no violéis vuestros pactos después de haber jurado solemnemente desde que habéis tomado a Dios como fiador, porque Dios supervisa todo cuanto hacéis; respetad, pues. vuestros compromisos y vuestros juramentos, porque Dios es Omnisapiente de todo cuanto hacéis y os retribuirل a la luz de vuestros hechos.

92- ،Y no seلis perjuros faltando a vuestros juramentos después de haberos comprometido, como aquella mujer loca que hilaba con mucho esmero su lana y luego la deshilaba y la tiraba, engaٌando a los demلs con vuestros malintencionados juramentos, aprovechando vuestra posiciَn de fuerza o con la oculta intenciَn de aliaros a sus enemigos mلs fuertes que ellos o por querer afianzar una posiciَn de fuerza con el engaٌo! Por cierto que Dios quiere probaros. Si escogéis el sincero cumplimiento de vuestros compromisos y juramentos, triunfaréis en este mundo y en el Mلs Allل y si os inclinلis hacia el engaٌo y la traiciَn, seréis perdedores; os dilucidarل, el dيa del Juicio la verdad acerca de vuestras discordias en la vida y os retribuirل por todo cuanto habéis hecho.

93- Y si Dios hubiese querido, os habrيa constituido en una sola naciَn: en su etnia, color y fe y sin ninguna distinciَn; o sea os hubiera constituido en otra creaciَn que la humana, como los لngeles que no tienen la facultad de elecciَn o de libre albedrيo; pero la voluntad divina quiso que haya distinciones entre los humanos, en la etnia y en los colores y les prescribiَ la facultad y la libertad de elecciَn; pues a aquel que escoja entregarse a sus concupiscencias poniéndolas por encima del beneplلcito de Dios, lo deja y le harل soportar las consecuencias de su comportamiento; y aquel que opte por el beneplلcito de Dios con su buen actuar en la vida, serل encaminado por Dios en el sendero que elegiَ: todo ello para que sepلis que todos seréis juzgados el Dيa de la Resurrecciَn por cuanto hayلis hecho de bien y de mal para ser luego recompensados en consecuencia.

94- Y no sigلis el camino de la traiciَn haciendo juramentos fraudulentos con el propَsito de engaٌar y trampear; con este procedimiento tropezaréis después de haber pisado firmemente, apartandoos, asي, de vuestro objetivo يntegro, y con ello os desviaréis del camino de Dios, el del cumplimiento leal y sincero, y daréis, entonces, el mal ejemplo de la traiciَn y, con ello, una falsa imagen del Islam que apartarل a los demلs de su sendero, y entonces os causaréis un enorme perjuicio a causa de vuestro desvيo de la senda justa y os esperarل por ello un severo castigo en el Mلs Allل.

95- Y no troquéis el precepto del cumplimiento يntegro de vuestros pactos por los bienes mundanales, porque lo que guarda Dios es mucho mلs importante y beneficioso para vosotros ya que quienes respetan يntegramente sus pactos serلn respetados en la vida y gozarلn de las delicias en el Mلs Allل. Reflexionad, pues, sobre el particular y entendedlo bien, si sois de los que saben distinguir entre lo benéfico y lo pernicioso, y comportaos en consecuencia optando por lo que os beneficiarل en este mundo y en el Otro.

96- ،Humanos! Por cierto que todo lo que poseéis de bienes terrenales termina por mلs que dure, pero lo que Dios posee de mercedes en el Mلs Allل es eterno. Ciertamente que remuneraremos a los pacientes por cuantos inconvenientes y cargas soportaron en la vida; sus retribuciones serلn duplicadas y gozarلn en el Mلs Allل de los delicias eternas.

97- Por cierto que quien practique el bien en la vida, ya sea hombre o mujer, movido en su caridad por la fe, por todo lo que involucra la fe de fuerza y de abnegaciَn, ciertamente le concederemos en este mundo una buena vida caracterizada por la satisfacciَn, y la serena aceptaciَn de lo que Dios le concederل, por la paciencia y la resignaciَn en las desgracias y la gratitud a Dios por aquellos bienes con que lo agraciarل; ciertamente le remuneraremos en el Mلs Allل con un galardَn superior a lo que haya hecho en la vida.

98- Por cierto que el Qur’an ampara el alma de las tentaciones de la concupiscencia. ،Creyente!, si quieres vivir lejos de las tentaciones de Satanلs y triunfar en la vida y en la Otra, te aconsejo leer el Qur’an, y si quieres leer el Qur’an debes, en primer lugar, implorar a Dios, ampararte de la malicia del insidioso tentador que se complace en tentar a los humanos, induciéndoles a desobedecer a Dios, de cuya misericordia fue excluido.

99- Por cierto que si te comportas de tal forma, entregado sinceramente a Dios, el Creador te ampararل de él y te librarل de sus tentaciones, porque él no tiene influencia ni poder alguno sobre aquellos cuyos corazones estلn llenos de fe en Dios, aquellos que imploran a ةl solo su ayuda y cuentan con su asistencia.

100- Por cierto que ese peligro sَlo amenaza a aquellos cuyos corazones no estلn ligado a Dios y carecen de amor a ةl, desprovistos, por lo tanto, de todo amparo contra sus tentaciones, y se dejan llevar por él como se deja guiar un amigo por su amigo, al punto de inducirle a rendir culto a otra divinidad incapaz de beneficiarle o perjudicarle.

101- Y cuando te otorgamos una evidencia que difiere de la que otorgamos a otro Profeta: o sea, cuando te otorgamos el milagro del Qur’an, los incrédulos te acusaron de inventarlo o de atribuirlo a Dios, pero solo Dios Sapientيsimo conoce los milagros que otorgَ a sus Profetas, pero la mayorيa de ellos ignora el verdadero saber.

102- ،Profeta!, elucيdales la elevaciَn del milagro que te otorgamos y diles: Por cierto que el Qur’an me fue confiado, por el Arcلngel Gabriel, el espيritu de santidad de mi Seٌor conteniendo la verdad para reconfortar los corazones de los creyentes y servir de guيa a los humanos hacia lo justo y albricia para los musulmanes.

103- Sabemos perfectamente que los incrédulos de Meca dicen: Nosotros conocemos Quién enseٌa el Qur’an a Muhammad: se trata de un joven bizantino. No es cierto que Dios enviَ un لngel que se lo revela como pretende. ،Falaces son sus palabras!, puesto que el joven al que aluden desconoce el idioma لrabe, y el Qur’an ha sido revelado en la mلs elocuente lengua لrabe, a tal punto que habéis, ،soberbios!, fracasado en vuestra tentativa de imitarlo. ؟Qué queda, pues, de vuestra acusaciَn?

104- Por cierto que a quienes no se someten a las leyes de las aleyas divinas, que ellos mismos no pudieron imitar, y que persisten en su idolatrيa, Dios no les encaminarل en su senda y les azotarل en el Dيa de la Resurrecciَn un severo castigo conforme a su idolatrيa.

105- Los que se atreven a fraguar mentiras acerca de Dios son aquellos que no creen en sus evidencias. Son ellos los mلs mendaces, y no estلs entre ellos, ،Profeta!, para que te acusen de fraguar el Qur’an.

106- Por cierto quienes reniegan de la fe después de haber creيdo serلn execrados por Dios, salvo Quien haya sido constreٌido a pronunciar las palabras que atestigüen la idolatrيa estando su corazَn henchido de fe; éste no serل execrado por Dios. Pero quienes dejen que anide en sus corazones la incredulidad en concordancia con esas palabras que pronuncian sus lenguas, serلn execrados por Dios y les azotarل el severo castigo que les ha reservado para el Dيa de la Resurrecciَn.

107- Esto fue a causa de su desenfrenado amor por los efيmeros placeres mundanales que les desviaron de la verdad y les ofuscaron hasta no distinguir el verdadero bien. Entonces Dios les abandonarل apegados a ese amor a la incredulidad, puesto que dentro del marco de la norma de Dios estل establecido que sean abandonados los incrédulos en el camino del error que escogieron.

108- Estos son aquellos a quienes Dios sellَ sus corazones con la irreflexiَn al punto de no percibir la verdad, y sigilَ sus mentes y sus oيdos al punto de ser sordos a lo que les permita reflexionar, de manera que no perciben las maravillosas evidencias; estos son los inadvertidos que no ven la verdad por estar sumergidos en la irreflexiَn. Ningْn bien hay en ellos mientras sigan desatentos.

109- Estos serلn, sin ninguna duda, los verdaderos perdedores de la bienaventuranza del Mلs Allل.

110- ،Profeta!, sé que tu Seٌor harل triunfar a los que emigraron de Meca huyendo, con su fe, de las persecuciones y la opresiَn que les infligيan los idَlatras, y combatieron por todos los medios a su alcance, defendiendo la fe, y perseveraron con paciencia en el cumplimiento de los deberes religiosos. Por cierto que tu Seٌor serل Indulgentيsimo para con quienes se arrepintieron; Misericordioso, no les castigarل por lo que les fue impuesto contra su propia voluntad.

111- ،Profeta!, recuerda a tu pueblo amonestلndole acerca del dيa en que a cada ser sَlo le importarل abogar por su propia persona, el dيa en que no se preocuparل ni el padre por su hijo ni el hijo por su padre, el dيa en que Dios retribuirل cada alma de acuerdo a lo que haya atesorado en su vida haciendo el bien o perpetrando el mal. Dios no defraudarل a nadie.

112- Y Dios, alabado sea, ejemplificَ a la comunidad de Meca con el relato de una aldea, cuyos habitantes vivيan seguros al amparo de cualquier ataque enemigo, sosegados en cuanto a su subsistencia , les afluيan sus provisiones de todas partes, pero apostataron desagradeciendo las mercedes de Dios, desobedeciendo sus َrdenes; entonces Dios les castigَ con mْltiples infortunios que les cercaron de todas partes; sufrieron hambre, después de la abundancia, y temor después de la tranquilidad, todo ello por su obstinaciَn en la incredulidad y el pecado.

113- Dios les habيa enviado un Mensajero que pertenecيa a esa comunidad, pero en vez de agradecer a Dios por ello, se rebelaron desmintiendo el mensaje divino y fueron sorprendidos por el castigo a causa de su iniquidad.

114- Y si los idَlatras al negar las gracias de Dios vieron trocadas sus mercedes por las adversidades, agradeced vosotros a Dios, ،creyentes!, y disfrutad de todo lo lيcito y bueno con que os agraciَ y agradeced Sus mercedes, rindiéndole culto a ةl solo y obedeciendo sus leyes, si sois verdaderamente unitarios y adorلis a ةl solo.

115- Por cierto que Dios sَlo os vedَ la carne del animal mortecino, la sangre de los animales degollados, la carne de cerdo, todo lo que haya sido sacrificado en nombre de otro que no sea Dios, pero quien se vea amenazado por el hambre puede, sin intenciَn y abuso, comer de lo vedado justo lo que le exija la imperiosa y vital necesidad, porque Dios es Indulgentيsimo, perdona a Sus criaturas que no persisten en el pecado, Misericordiosيsimo para con aquellos a los que vedَ lo que les es perjudicial y les permitiَ el consumo de lo vedado para salvar sus vidas.

116- Y si Dios os demostrَ lo que es lيcito y lo que es vedado, ،debéis ajustaros a lo que os estipulَ sin tentar, por vuestra propia cuenta, decir “esto es lيcito y esto es vedado”, profiriendo, asي, la mentira de atribuir a Dios lo que no os prescribiَ! Por cierto, quienes inventan mentiras acerca de Dios jamلs prosperarلn.

117- Y si profieren mentiras sirviendo sus intereses o para satisfacer sus concupiscencias mundanales, ciertamente que sus goces serلn يnfimos y limitados y que en el Mلs Allل serلn azotados por un severيsimo castigo.

118- Sَlo a los judيos hemos vedado antes de revelarte estas aleyas, lo que te hemos referido: la carne de los animales que tienen garras, la grasa de los ovinos y bovinos, salvo los lomos, la ubre y la carne que se adhiere a los huesos y no fuimos inicuos para con ellos sino que ellos fueron inicuos consigo mismos a causa de su iniquidad y por el hecho de no haberse limitado a lo lيcito.

119- Pero aquellos que cometieron el pecado movidos por la irreflexiَn y la inadvertencia de las consecuencias y luego se arrepintieron y corrigieron sus conductas y sus actos, por cierto, ،Profeta!, que tu Seٌor perdonarل sus pecados, porque es, loado sea, Indulgentيsimo para con los que se arrepienten, Misericordiosيsimo para con sus siervos.

120- Por cierto que Abraham, del que vosotros idَlatras y judيos os enorgullecéis, personificaba todas las virtudes, libre del mal que perpetrلis, sometido a la ley de su Seٌor; era monoteيsta, no idَlatra como vosotros.

121- Era agradecido por las mercedes con que Dios le agraciَ, por todas sus cualidades, Dios lo eligiَ para encomendarle la misiَn que le confiَ y lo encaminَ en la senda de la verdad que lleva a la bienaventuranza eterna.

122- Y le concedimos un galardَn y una gran celebridad en este mundo y pertenece sin duda alguna a la categorيa de virtuosos que gozan del beneplلcito de Dios en el Paraيso.

123- ،Profeta! Luego te revelamos, varios siglos después de Abraham y te encomendamos seguir la religiَn de Abraham que exhortَ al monoteيsmo y a las elevadas virtudes apartلndose de las falsas religiones; jamلs se contَ entre los incrédulos que rindieron culto a otras divinidades como pretenden los idَlatras.

124- La glorificaciَn del viernes, en el Islam, en vez del sلbado, no contradice la norma que seguيa Abraham, como pretenden los judيos. Ciertamente que vedar la caza y la pesca el sلbado no era un precepto de ley de Abraham, sino que fue impuesto a los judيos, y a pesar de ello no lo respetaron, puesto que hubo quienes infringieron la ley de la santificaciَn del sلbado transgrediendo la orden de su Seٌor. ؟Cَmo pueden los judيos reprochar a los que no se les prescribiَ santificarlo el hecho de no hacerlo? Por cierto que tu Seٌor dirimirل, en el Dيa de la Resurrecciَn, los motivos por los que discreparon y retribuirل a cada uno por cuanto haya hecho.

125- ،Profeta!, exhorta al camino recto de la verdad que Dios prescribiَ para tu pueblo, adoptando, en tu exhortaciَn, la manera que mلs convenga a cada uno de ellos; exhorta a la élite que estل dotada de una mente sensata con la prudencia que se adecua a ellos, y exhorta a las masas entre ellos con lo que se acomoda a su grado de percepciَn, con la amonestaciَn, con los ejemplos que les evidencian la verdad y les seٌalen el camino mلs adecuado para ellos; y debate con los adeptos del Libro con la lَgica y las mejores palabras sin que el debate tome una forma violenta o de invectiva, teniendo siempre el propَsito de convencerles y atraerles. Tal es el camino para atraer a las diferentes categorيas entre los humanos al sendero de Dios. Emplea con ellos este método y deja la cuestiَn a tu Seٌor, El que sabe quién se desvيa, y se aparta del camino de la salvaciَn, asي como también es el mلs conocedor de los encaminados que creyeron en lo que les comunicaste.

126- ،Musulmanes! Cuando castigلis a los que os agreden, hacedlo del mismo modo en que fuisteis agredidos y no os extralimitéis; sabed que si perseverلis con paciencia y no os vengلis, serل mejor para vosotros en la vida y en el Mلs allل. Castigad para hacer reinar la justicia y no por deseo de venganza.

127- ،Profeta! Sé constante y paciente porque ello facilitarل tu tarea frente a los embates de la vida y ayudarل para solucionar los problemas y no te apenes por su rechazo a tu exhortaciَn y no te angustiéis por sus conspiraciones y maquinaciones para desbaratar tu misiَn. Jamلs sus actos te perjudicarلn. Ya cumpliste tu cometido y fuiste timorato.

128- Por cierto que Dios estل con los que temieron la ira de Dios apartلndose de lo que prohibiَ e hicieron el bien obedeciendo sus َrdenes. Dios les ayudarل y harل triunfar en la vida y les acordarل la mejor recompensa en el Mلs Allل.

Sura 17

El Viaje Nocturno Al-Isra’

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta sura decimoséptima fue revelada en Meca; consta de ciento once aleyas, todas reveladas en Meca, excepto las aleyas 26, 32, y 57, y desde la aleya 73 a la 80, o sea doce aleyas fueron reveladas en Medina. Esta sura empieza con las alabanzas a Dios, enaltecido sea; luego relata el Viaje Nocturno, la misiَn del profeta Moisés y la vida del pueblo de Israel; luego seٌala el lugar privilegiado del Qur’an y su papel para encaminar a los humanos en el sendero de la fe, resaltando las maravillas del Universo: la continuidad de la noche y el dيa y la retribuciَn que espera a los humanos de acuerdo a lo que habrلn hecho en su vida. En esta sura Dios, alabado sea, elucida las causas que fomentan la corrupciَn de los pueblos y las condiciones de los individuos y su manera de comportarse en la vida con sus consecuencias en el Mلs Allل; luego las aleyas subrayan el deber de los hijos hacia sus padres y su obligaciَn de reservarles el mejor y mلs generoso de los tratos; seٌala la posiciَn del hombre en cuanto a sus bienes; luego prescribe diez prescripciones aptas para la consolidaciَn de una sociedad virtuosa, y responde al embuste de los idَlatras referente a los لngeles y expone la forma corلnica de aseverar o refutar con las evidencias. Luego seٌala el deber del hombre de loar a Dios por lo que le agraciَ y destaca la infidelidad de los idَlatras, elucidando y aconsejando a los creyentes para que adopten el comportamiento adecuado a su fe y declara el trato que reserva a los idَlatras en esta vida y en el Mلs Allل. Evidencia el origen de la creaciَn del hombre y de los genios, amonestando a los diَlatras con sus evidencias, destacando la nobleza del género humano y recuerda el Juicio Final de los hombres, advirtiendo sobre el castigo del Dيa de la Resurrecciَn; y después de aludir a las tentativas de los idَlatras de distraer al Profeta Muhammad (B.D.P) de su misiَn apostَlica y la confirmaciَn que le otorga Dios para cumplir con su misiَn, seٌala la eminencia del Qur’an; luego evoca el alma, Su misterio y menciona el desafيo que dirige el Qur’an a los humanos y a los genios para imitarlo, y la posiciَn que tomaron ciertos humanos para con él, seٌalando la potestad de Dios de crear otras evidencias, resumiendo lo que encierra el Qur’an referente a la verdad, a la justicia, a la condiciَn de los creyentes en lo que se refiere a su fe, a las loas que deben dirigir los sinceros creyentes a Dios y a su devociَn ante la grandeza del Creador.

1- Glorificado sea Dios, exento de todo lo indigno que le atribuyen; es él Quién transportَ a su siervo Muhammad, durante una parte de la noche, desde la Sagrada Mezquita de Meca hasta la mezquita lejana de Jerusalén, cuyo لmbito hemos bendecido para que sus moradores dispongan de lo necesario a su subsistencia, para mostrarle algunas de las evidencias que comprueban Nuestra potestad y Nuestra unicidad. Por cierto que solo Dios es Omnioyente, Omnividente.

2- Por cierto que los israelitas moraban en Jerusalén, después de la muerte de Moisés; mas cuando se depravaron en la ciudad santa fueron excluidos de ella, a pesar de que concedimos a Moisés la Torل, de la cual hicimos una guيa para ellos y les dijimos: ،No adoptéis fuera de Mي a ningْn protector!

3- Vosotros, ، Israelitas!, descendientes de los sinceros creyentes que estaban en el Arca con Noé y fueron salvados de perecer ahogados, ،tomad a Noé como guيa como hicieron vuestros ancestros! Por cierto que fue un siervo muy agradecido a Dios por sus mercedes.

4- Y habيamos prescripto, en el Libro del misterio oculto, que los israelitas corromperيan en Jerusalén dos veces; en cada vez perpetrarيan la iniquidad, la tiranيa, el infringimento de la ley bيblica, el asesinato de los Profetas y se ayudarيan en los pecados. “Ciertamente que vuestro poder se impondrل y os envaneceréis excesivamente y seréis inicuos.”

5- Y cuando se cumpliَ el plazo de la primera vez, enviamos contra vosotros a violentos y valerosos siervos nuestros que invadieron hasta el seno de vuestros hogares para mataros y destruiros, por vuestra perversiَn y corrupciَn, y nuestra conminaciَn fue cumplida.

6- Luego cuando vuestras condiciones se modificaron y os encaminasteis en el buen sendero y os apartasteis de vuestra perversa corrupciَn, os concedimos el desquite sobre los que os dominaron y os agraciamos con los bienes y los hijos, y fuisteis muy numerosos.

7- Y les dijimos: ،Si practicلis el bien obedeciendo a Dios, lo haréis en beneficio propio en la vida y en el Mلs Allل, y si, en cambio, practicلis el mal desobedeciendo la ley de Dios, serل en perjuicio vuestro! Mas cuando se cumpla el plazo de la segunda y ْltima conminaciَn de no corromper la tierra, os enviaremos a vuestros enemigos para infligiros, que se evidenciarلn la aflicciَn y la humillaciَn en vuestras caras. Cuando entren a la Mezquita de Jerusalén, la destruirلn como fue destruida la primera vez y serل aniquilado todo lo que dominan.

8- Puede que vuestro Seٌor se apiade de vosotros después de la segunda vez si os arrepentيs, pero si reincidيs en la corrupciَn, reincidiremos en el castigo; y hemos destinado el Infierno como cلrcel para los incrédulos.

9- Por cierto que este Qur’an aconseja, enseٌa y encamina a los humanos hacia el sendero mلs correcto y mلs seguro para lograr la verdadera felicidad en esta vida y anuncia el bien de Dios y de Su Enviado (B.D.P) a los creyentes benefactores que se someten a la verdad, que obtendrلn, en el Dيa de la Resurrecciَn, una magnيfica recompensa.

10- En cambio, tenemos preparado un severيsimo castigo en el Infierno para aquellos que no creen en la Resurrecciَn.

11- La prisa es un estado inherente a la naturaleza del hombre; por ello juzga, apresuradamente, lo que sucede a los demلs, en sus dichos y hechos; con rapidez impreca por el mal como suplica por el bien. Invoca a Dios, enaltecido sea, para que castigue al que provoca su enojo y con la misma rapidez le suplica el bien.

12- Hicimos de la noche y del dيa, tanto en sus respectivas caracterيsticas como en su continuidad, dos evidencias que comprueban Nuestra potestad y Nuestra unicidad. Extraemos la luz de la noche y estلis en las tinieblas porque la falta de los rayos del sol durante la noche provoca la oscuridad; tal es la gran evidencia; e hicimos el dيa luminoso; en él aparece el sol-una de las grandes evidencias de Dios- para que os encaminéis hacia vuestros quehaceres para procurar vuestros sustentos y para que conozcلis con la alternancia de la noche y del dيa, el nْmero de los aٌos y el cلlculo de los meses y de los dيas, y, dentro de este marco, os habremos enunciado claramente todo lo que puede beneficiaros y como prueba contra vosotros después de haber sido agraciados por Dios con estas maravillosas evidencias.

13- Y hemos asignado a cada ser humano su obra como si fuese un collar colgado a su cuello, y el Dيa de la Resurrecciَn le presentaremos un libro abierto que contendrل todo cuanto hizo en su vida, para que lo lea.

14- Y se le dirل: Lee, con la potestad de Dios- inclusive si fue analfabeto en su vida- el registro de tus acciones, y contabiliza tْ mismo el resultado de cuanto hiciste.

15- Quien se encamina en el sendero de la verdad lo hace en beneficio propio, y aquel que se desvيa de la senda recta, el pecado de su desvيo serل en su propio perjuicio y ningْn alma pecadora carga con mلs que su propio pecado y no cargarل con el pecado de otra alma, y jamلs castigamos a un pueblo por sus acciones sin haberle enviado un Mensajero nuestro para encaminarlo en el sendero de la verdad y apartarlo del error.

16- Y cuando prescribimos aniquilar una comunidad dada, de acuerdo a Nuestra prudente sabidurيa, sus elementos concupiscentes extienden su hegemonيa sobre los demلs y la corrompen con su comportamiento obsceno, desviلndose del camino de la rectitud, y los demلs siguen su ejemplo sin razonar ni reflexionar y entonces todos se hacen merecedores del castigo y toda la comunidad se ve azotada por el aniquilamiento.

17- ،Cuلntas generaciones hemos exterminado después de Noé por su rebeliَn contra sus Profetas! Te basta el relato que te hace tu Seٌor y Su informaciَn, porque ةl es Sapientيsimo; conoce todo en sus mيnimos detalles como quien lo ve todo; conoce los pecados de Sus siervos. No le escapa el actuar de cualquiera de Sus criaturas, y los remunerarل por cuanto hayan hecho.

18- Aquel que aspira a los bienes mundanales y efيmeros y se empeٌa en ello por todos los medios sin cuidado por lo que le espera en el Mلs Allل, acordaremos prontamente los bienes que consideramos apropiados a su predisposiciَn y luego le destinaremos al fuego del Infierno en donde entrarل vituperado, execrado por cuanto hizo en su vida.

19- Mas quien anhela los bienes del Mلs Allل y se empeٌa en lograrlos, consciente de la remuneraciَn de Dios y su recompensa, sus acciones serلn recibidas por Su Seٌor, Quien le recompensarل en consecuencia.

20- Remuneraremos en la vida a estas dos categorيas a la luz de los medios que emplean para lograr sus respectivos propَsitos, puesto que nuestras mercedes no estلn prohibidas a nadie, creyentes o idolatras, a cada cual por aquello a que aspirَ y por lo que hizo para lograrlo.

21- Repara con atenciَn cَmo hemos distinguido a algunos de nuestros siervos en los bienes, poder y opulencia cuando ellos mismos se esmeran para lograrlo en la vida, de acuerdo a Nuestra prudente sabidurيa. Mas la diferencia de elevaciَn y de distinciَn en la Otra Vida es mucho mلs importante, por lo cual hay que esmerarse mucho mلs para atesorar para el Mلs Allل, en donde serل la verdadera elevaciَn y consideraciَn.

22- ،No atribuyas, tْ que eres consciente de tu responsabilidad, a Dios asociados, porque serلs vituperado, afrentado y fracasado.

23- Dios prescribiَ que no adoréis sino a él y que seلis indulgentes con vuestros padres y cuando uno o ambos lleguen a la vejez y estén junto a ti, en la etapa de la debilidad, no les repruebes cualquier cosa que podrيan hacer, expresando tu malestar y tu reprobaciَn; mلs bien dirيgeles palabras afectuosas, suaves y caritativas, expresلndoles tu veneraciَn por ellos.

24- Y sé humilde con ellos, por piedad y conmiseraciَn, y di a su respecto: Seٌor mيo, apiلdate de ellos como se apiadaron de mي cuando me criaron desde niٌo.

25- ،Humanos!, vuestro Seٌor es mلs sabedor que vosotros de lo que encierran vuestros corazones, y os remunerarل por ello con la recompensa o el castigo. Si sois sinceros practicantes del bien, y al cometer algْn error os arrepentيs, por cierto que Dios os perdonarل, porque ةl es Indulgentيsimo con los contritos.

26- Y concede al pariente lo que le es debido en materia de generosidad y en manifestaciَn de parentesco, asي como al menesteroso y al viandante que no dispone de su patrimonio. Hay que prodigarles lo debido de limosna legيtima y caridad; y no seas prَdigo, dilapidando tu fortuna en lo vano.

27- Porque los prَdigos son hermanos de los demonios, se dejan seducir por su fascinaciَn y los inducen a dilapidar su hacienda en lo vano; el hلbito de Satanلs es ser siempre ingrato con su Seٌor, y quienes se dejan seducir por los demonios terminan por ser como ellos.

28- Y si tus condiciones econَmicas no te permiten cumplir con lo que hemos citado, y no dispones de lo que deberيas dar, espera que Dios te conceda su gracia; hلblales afectuosamente de manera que no se desesperen por ello.

29- Y no sustraigas tu mano cerrلndola como si estuviera amarrada a tu cuello con cadenas para no gastar en las sendas del bien, ni la abras con exageraciَn despilfarrando, porque serلs censurado como avaro, o terminarلs arrepentido por tu prodigalidad.

30- Por cierto que tu Seٌor concede sus mercedes a quien quiere de sus siervos, porque ةl estل bien enterado de sus caracteres y de sus necesidades, y otorga a cada ser lo que le conviene con su prudente sabidurيa de acuerdo a su aspiraciَn y a su empeٌo para lograrlo.

31- Y si Dios otorga los bienes con su anuencia, no matéis a vuestros hijos por temor a la penuria, pues Nos les sustentaremos lo mismo que a vosotros. Por cierto que matarlos constituye un grave delito.

32-Y no os aproximéis al adulterio procurando sus circunstancias, porque es una obscenidad y liviandad evidente y un infame camino.

33-Y no matéis al ser humano que Dios os prohibiَ matar sino mediante una sentencia basada en la absoluta justicia por motivo de pena legal; y en lo que concierne al que mata injustamente, hemos acordado a su deudo el derecho de represalia que serل sentenciado por un juez contra el homicida. No os extralimitéis en la venganza. Sَlo el homicida debe ser matado. No se puede matar a dos por uno. Dios otorgَ al deudo el derecho de represalia fيsica o el rescate. No se puede extralimitarse ni en las represalias ni en el rescate.

34- Y no dispongلis del patrimonio del pupilo sino para acrecentarlo y fructificarlo hasta que llegue a la pubertad, entonces restituيdle su patrimonio y cumplid con lo que habéis convenido, porque Dios cuestionarل a aquel que viola su compromiso y lo castigarل en consecuencia.

35- Y colmad la medida al comprador, utilizando para pesar una balanza justa, porque ello es preferible para vosotros en la vida y es fuente de las mejores consecuencias en la Otra.

36- Y no digas, humano, lo que ignoras; no digas “oي tal cosa” sin haberla oيdo, ni “supe tal cosa” sin haberla sabido. Por cierto que de la gracia del oيdo, de la vista, de la mente y del corazَn serلs responsable ante Dios el Dيa de la Resurrecciَn por la manera en que los utilices.

37- Y no te conduzcas en la tierra con soberbia ni jactancioso, porque jamلs podrلs hendirla con tus pisadas, ni podrلs alcanzar con tu estatura la cima de las montaٌas.

38-Todos estos males que hemos prohibido son detestados por Dios.

39-Todo esto te fue revelado por tu Seٌor, para que conozcas la verdad en su esencia, y el bien para practicarlo; y no atribuyas otra divinidad a Dios, porque serلs arrojado en el Infierno, vituperado por ti mismo, excluido de la misericordia de tu Seٌor.

40- Dios aborreciَ a aquellos que dijeron: Los لngeles son las hijas de Dios ؟Acaso vuestro Seٌor os prefiriَ a Sي mismo, otorgلndoos hijos varones y escogiَ para Sي hijas entre los لngeles, como pretendéis? Por cierto que con ello fraguلis una gran blasfemia.

41- Hemos elucidado en este Qur’an los mejores argumentos, citando ejemplos, enunciando amonestaciones y leyes para advertir a los idَlatras; mas, a causa que sus corazones son duros como la piedra, todos esos esclarecimientos sَlo aumentaron su extraviَ y su alejamiento de la verdad.

42- Di,،Profeta!, para desbaratar su pretensiَn de atribuir copartيcipes a Dios: Si hubiesen existido otras divinidades con ةl, como dicen, estas habrيan buscado un camino que les llevara al que posee el absoluto poder para disputلrselo.

43- Glorificado, sublimemente exaltado y enaltecido sea, Dios exento estل de todo cuanto profieren los blasfemos atribuyéndole copartيcipes.

44- Los siete Cielos, la Tierra y todo cuanto existe en ellos glorifican a Dios, lo santifican y atestiguan la perfecciَn de su creaciَn, eximiéndole a ةl y a su Reino de toda imperfecciَn y de tener copartيcipes en su creaciَn. Nada existe entre sus creaciones en su inconmensurable reino que no Le glorifique y no Lo ensalce y celebre sus alabanzas, pero los incrédulos, cuyos corazones son inconscientes, no comprenden estas maravillosas evidencias. Por cierto que Dios es Tolerante, Sapientيsimo, Indulgentيsimo para con los que se arrepienten.

45- ،Profeta!, cuando recites el Qur’an, que evoca las evidencias de la verdad, interpondremos un espeso velo entre ti y los que no creen en la Resurrecciَn y el Juicio Final, de manera que no te vean, cuando atenten contra tu vida.

46- Y, de acuerdo a Nuestra prudente sabidurيa, sellamos sus corazones que detestaron comprender su esencia y ensordecimos sus oيdos que no lo escuchan con interés, porque se exceden en su obstinaciَn y en su altanerيa. Y si mencionas, en el Qur’an, ْnicamente a tu Seٌor, sin referirte a sus divinidades, vuelven sus espaldas desdeٌando lo que dices.

47- Nos bien sabemos qué escuchan del Qur’an y cَmo se mofan e ironizan cuando vienen a escucharte y cuando murmuran inicuamente entre ellos diciendo: Si lo seguيs, no seguيs sino a un hombre embelesado.

48-،Mira las comparaciones que hacen de ti; te asimilaron al embrujado, al adivino y al poeta, extraviلndose en su bْsqueda por incriminarte lَgicamente; y con ello se extraviaron buscando el camino de la verdad.

49- Los que negaron la Resurrecciَn dijeron: Cuando estemos reducidos a huesos y polvo, y trozos dispersos, ؟seremos, acaso, criaturas nuevas llenas de vida?

50- Diles ، Profeta!: Aun cuando fuereis piedra que no puede tener vida e incluso hierro, que es mلs duro que la piedra….

51- o incluso cualquier otra creaciَn que difiera de la piedra y el hierro que vuestros corazones y mentes no conciben que puedan tener vida, ،seréis resucitados! Entonces dirلn, extraٌados: ؟Quién nos resucitarل? Diles: ،Os resucitarل Dios, Quien os creَ la primera vez!. Entonces meneando sus cabezas dirلn: ؟Cuلndo ocurrirل esto? Diles: ،Tal vez muy pronto!

52- Serل el dيa en que os resucitarل de vuestros sepulcros; en ese dيa glorificaréis a vuestro Seٌor por su perfecta potestad, y os parecerل no haber permanecido en vuestras tumbas sino poco tiempo, comparado con la Vida eterna que os espera.

53- ،Profeta!, di a mis siervos creyentes que sean afables cuando discuten con los idَlatras y que empleen las mejores expresiones para convencerles y eviten emplear términos groseros que generan la malicia y la corrupciَn, porque Satanلs corrompe aْn mلs las relaciones entre los creyentes y los incrédulos, siendo el enemigo declarado del hombre.

54- Dios es el mلs conocedor de vuestro destino; si le place, se apiada de vosotros encaminلndoos en la senda del bien, o si quiere, os castiga por desviaros de la misma. No te hemos enviado para coaccionarles a abrazar la fe; mas te enviamos albriciador para los creyentes y amonestador para los incrédulos. Trلtales pues con benevolencia y ordena a tus compaٌeros tolerarles.

55- Ciertamente que tu Seٌor es el que mلs conoce todo cuanto hay en los Cielos y la Tierra; conoce las condiciones de todos los humanos y elige entre ellos a quien le place para la profecيa; y te eligiَ a ti como Su Mensajero; no deben considerarte indigno de la profecيa; y no son todos los Profetas iguales ante Dios, glorificado sea, mas unos son mلs virtuosos que otros; Dios ha preferido a algunos Profetas entre ellos, diferenciلndolos con los milagros y el nْmero de seguidores y no por los reinos; prefiriَ a David, otorgلndole los Salmos y no por haber sido rey; y a ti te hemos otorgado la gran distinciَn con el Qur’an.

56- Di a estos idَlatras que rinden culto a los que Dios creَ y les consideran divinidades: ،Invocad a los يdolos que adorلis cuando os azote el infortunio o temais que os alcance una calamidad, e implorad su socorro; jamلs os socorrerلn ni podrلn libraros de la adversidad!

57- Por cierto que estos يdolos creados por Dios, adorados por aquellos que pretenden que son divinidades, ellos mismos invocan algْn intermediario que les acerque a Dios y ansيan estar mلs cerca de Dios anhelando su misericordia, temiendo su castigo, pues el castigo de Dios debe ser respetado.

58- Nuestra norma ha sido siempre destruir toda ciudad inicua y castigar severamente a su comunidad. Que tu pueblo sea advertido de Nuestra sentencia ya prescripta en Nuestro libro.

59- Tu pueblo te pidiَ que le presentaras evidencias y milagros sin conformarse con lo que les llegَ, que convenciَ a los sensatos. Nuestra norma ha sido siempre aniquilar a quienes piden los milagros, para creer, y luego rechazan creer en las evidencias cuando les llegan, tal como habيamos procedido con los pueblos primitivos. Como fue el caso de los de Thamud cuando pidieron a su Profeta un milagro y la camella les fue presentada como un prodigio evidente, claro y tangible, que no dejaba ninguna duda, ،mas la negaron y fueron aniquilados! Y la prudente sabidurيa de tu Seٌor ha querido que no se conceda a tu pueblo el milagro que pidiَ, temiendo que lo niegue haciéndose acreedor del castigo. En realidad los milagros son destinados a amonestar y a atemorizar a los humanos.

60- Y acuérdate, ، Profeta!, de cuando te habيamos dicho: Por cierto que tu Seٌor abarca a los humanos; todos estلn al alcance de Su potestad. Infَrmales sin temor alguno; Dios te ampara de ellos. Lo que habيas observado y constatado de maravillas, con tus propios ojos, la noche del viaje nocturno era tan sَlo una prueba para discriminar Quién posee una fe mلs firme y Quién es aْn mلs incrédulo; como es el caso del لrbol maldito citado en el Qur’an: el لrbol de “Zaqqum”, de esencia infernal, que, en realidad, fue una prueba para ellos, cuando dijeron: ؟Cَmo un لrbol puede germinar en el Infierno, puesto que el fuego quema? Era para atemorizarles, mas se ve que Nuestra amonestaciَn no hace sino exacerbar su exagerada extralimitaciَn.

61- Recordando el origen de la creaciَn del hombre y de la hostilidad entre este e Iblis, Dios dijo a los لngeles: ،Prosternaos ante Adلn como manifestaciَn de saludo y exaltaciَn!. Se prosternaron, salvo Satanلs, que, contestatario, rehusَ diciendo: ؟Cَmo me prosterno ante quien creaste de barro cuando me creaste a mي de fuego? ،Yo soy mejor que él!

62- Lucifer dijo: Infَrmame, ، Seٌor!, acerca de este que exaltaste mلs que a mي, ordenلndome prosternarme ante él. Juro por Tu potestad que exterminaré a su descendencia con la tentaciَn, si me toleras hasta el Dيa del Juicio Final, salvo unos pocos que preservarلs y ampararلs.

63- Dijo Dios menazلndolo: ،Vete a la tarea que escogiste! Mas el que te obedezca de los descendientes de Adلn, el Infierno serل tu destino y el de ellos.Un castigo merecido.

64- Menosprecia y arrastra a quien puedas entre ellos con tu incitaciَn a desobedecer a Dios; no escatimes esfuerzo alguno para seducirlos y embelesarlos; participa con ellos en sus fortunas ilيcitas para gastarlas en cosas prohibidas y en su descendencia para depravarlos, y promételes falsedades como, por ejemplo, la intercesiَn de los يdolos cerca de Dios para que perdone sus pecados o el acercamiento a Dios a causa de su linaje; mas Satanلs sَlo promete quimeras e ilusiones.

65- Mas sobre Mis siervos sinceros no tendrلs ningْn poder sobre ellos, porque cuentan con la ayuda y el amparo de su Seٌor y les basta ةl para conseguir la ayuda y librarles de tu seducciَn.

66- Sَlo vuestro Seٌor es Quien hace que los navيos recorran el mar para que os procuréis algo de Su merced con vuestra actividad comercial y otras. Porque ةl es Misericordiosيsimo para con vosotros.

67- Mas cuando os azota la adversidad y os enfrentلis a los peligros, en el mar, aquellos يdolos a quienes invocلis y rendيs culto desaparecen de vuestra mente y sَlo a Dios implorلis ayuda; mas cuando os salva del naufragio y llegلis a la tierra, en seguida volvéis a negar Su gracia y Su unicidd, porque el hombre niega la gracia de su Seٌor.

68- Mas cuando os sentيs a salvo tocando tierra, ؟acaso estلis seguros y amparados del castigo de Dios? Claro que no, porque, si le place, harل que os trague la tierra, o desencadenarل sobre vosotros un huracلn cargado de piedras y granizo, sin que podلis encontrar ningْn socorredor que os salve de lo que os azotarل.

69- ؟O acaso estلis seguros de que Dios no os harل volver otra vez al mar y entonces desencadenarل sobre vosotros un huracلn que destruirل vuestras embaracaciones y os anegarل por vuestra ingratitud al negar Su gracia de haberos salvado, sin que podلis encontrar, entonces, quien os favorezca?

70- Y hemos ennoblecido a los hijos de Adلn con la buena estatura, con facultad de expresarse y de elegir y discriminar entre las cosas; y les hemos concedido la nobleza, la dignidad y consideraciَn cuando obedecen; y les hemos procurado monturas para transportarlos en la tierra y navيos para transportarlos en el mar; y les hemos agraciado con placer y les hemos preferido grandemente a la mayor parte de cuanto hemos creado, dotلndoles de mentes y dلndoles la facultad de razonar.

71- Y recuerda, ،Profeta!, a tu pueblo el dيa en que congregaremos cada grupo de hombres por el sيmbolo que los distingue o por el adalid al que siguieron, Profeta respectivo, o Libro y se les dirل: ، Gente de Moisés!, ، gente del Qur’an, etc.”, para que reciban el registro de su obra en la vida. Pues a quienes se les entregarل su libro en su derecha serلn los bienaventurados que leerلn sus libros regocijados y no serلn defraudados en lo mلs mيnimo.

72- Mas los del otro grupo serلn como ciegos sin poder distinguir los senderos de la salvaciَn, incapaces de apartarse de lo que les aflige, cual ciego que se desvيa del camino de la verdad y del raciocinio; y quien esté en este mundo ciego estarل aْn mلs ciego en el Otro y mلs descarrilado de la senda del bien.

73- Por cierto que los idَlatras se esfuerzan en desviarte del Qur’an para que inventes otro milagro en vez del Qur’an para inducirte a que seas un impostor, y entonces te adoptarلn como confidente. Por cierto que esas tentativas que se repitieron tendrيan que haberte seducido mucho, pero eres nuestro Mensajero leal.

74- Mas te concedimos nuestra benevolencia que te apartَ de sus tentativas y te afirmamos en la verdad, y si no fuera por ello, habrيas contemporizado con ellos en la esperanza de que se inclinaran al Islam.

75- Y si hubieras respondido a su aspiraciَn, te hubiéramos duplicado el castigo en esta vida y en la Otra y no habrيas encontrado Quién pudiese defenderte de Nuestro castigo; pero no sucederل jamلs a nuestro leal Mensajero.

76- Por cierto que los idَlatras de Meca, con sus provocaciones, su enemistad y sus confabulaciones, casi lograron hacerte salir del territorio de esta ciudad; pero si hubieran logrado su propَsito, ellos mismos no habrيan permanecido mucho tiempo en ella; luego serلn vencidos, se desvanecerل su propَsito y el triunfo final serل el de Dios.

77- Tal fue nuestra norma para con los que expulsaron a sus respectivos Profetas; y la norma de Dios es inmutable.

78- Observa la oraciَn ritual desde el principio del ocaso del sol hacia el occidente hasta bien entrada la noche- se trata de las oraciones del Zuhr (mediodيa) ‘Asr (media tarde) Magrib (caيda del sol) e ‘Isha’ (ْltima oraciَn antes de dormir), y observa la oraciَn del Fayr (la de la alborada) que los لngeles presencian.

79- Y desvélate algo del sueٌo en tu devociَn a Dios observando la oraciَn adicional- ademلs de las cinco oraciones rituales- anhelando que tu Seٌor, asي, te eleve a una dignidad gloriosa entre sus criaturas el Dيa de la Resurrecciَn.

80- Y di: ، Seٌor Mيo!, hazme entrar de una manera placentera, generosa en todos los casos y lugares y hazme salir de ello venerablemente con tu beneplلcito, y concédeme por tu bondad una inquebrantable fuerza que me haga triunfar sobre mis enemigos.

81- Y amonesta a tu gente diciéndoles: Ya llegَ la verdad acerca de la unicidad de Dios y la verdadera y justa fe y se desvaneciَ la falsedad de la idolatrيa y de la falsa e inicua religiَn, porque la falsedad es siempre e inevitablemente quebrantable.

82- Y ؟cَmo la verdad no va a ser inquebrantable cuلndo hay en lo que revelamos en el Qur’an una cura contra toda duda y recelo de los corazones y una misericordia para quienes creyeron en él? En cuanto a los inicuos , el Qur’an no harل mلs que acrecentarles su perdiciَn por dejar de creer en la revelaciَn divina.

83- Por cierto que en la esencia del hombre hay una tendencia a la vanidad y otra a la apatيa; de suerte que cuando le agraciamos con la salud y la abundancia, desdeٌa nuestra presencia en su لnimo y no nos presta su devociَn y se aparta de nosotros, soberbio y altanero; en cambio, cuando le azota la adversidad con la enfermedad y la pobreza se encuentra desesperado de Nuestra misericordia.

84- ،Profeta! di a los idَlatras de los qurayshيes, para evitar la vana discusiَn: Cada uno de nosotros y de vosotros obra del modo que le parezca mejor, pues vuestro Seٌor Sapientيsimo bien sabe cuلl es el mejor camino que lleva a la verdad y recompensa generosamente a quien lo sigue y bien conoce a quien se desvيa de la senda recta y lo castiga en consecuencia.

85- ،Muhammad!, tu gente te preguntarل, por sugestiَn de los judيos, acerca del espيritu. Diles: ،El espيritu incumbe sَlo al conocimiento de Dios. ةl solo lo sabe. Y se os ha concedido una يnfima parte del saber comparado a lo que sabe Dios!

86- Y si quisiéramos borrar de tu pecho lo que te habيamos revelado del texto Corلnico, estل a nuestro alcance. Entonces no encontrarيas quien abogara por ti y te hiciera triunfar.

87- Pero te lo dejamos por misericordia de tu Seٌor. Por cierto que su gracia para contigo, en este milagro, es inmensa.

88- ،Profeta!, diles, desafiلndolos, que traigan algo semejante. Ciertamente que serلn incapaces de hacerlo. Aunque los humanos y los genios se reunieran y coadyuvaran para producir algo semejante a este Qur’an, tanto en su forma como en su sentido, jamلs podrيan hacerlo, aunque se ayudasen mutuamente.

89- Hemos mostrado a los humanos toda suerte de ejemplos y en diferentes formas en este Qur’an; mas la mayorيa de ellos prefirieron negarlo y rechazarlo.

90- Y cuando se elucidَ el desafيo corلnico y la prueba se hizo patente, propusieron evidencias y milagros, diciendo: ،No te creeremos, a menos que nos hagas brotar de la tierra de Meca un manantial inagotable!

91- A menos que tengas en Meca un jardيn de palmeras y vides, en medio del cual hagas brotar rيos caudalosos!

92- O a menos que hagas caer sobre nuestras cabezas pedazos del Cielo, como pretendiste que Dios lo harل para castigarnos, o que nos traigas a Dios y a los لngeles para verlos, presenciarlos y constatarlos

93- O a menos que poseas una casa de ornamento de oro, o a menos que asciendas al Cielo; inclusive asي, jamلs creeremos en tu ascensiَn a menos que nos traigas contigo un libro que compruebe tu misiَn, emanando de Dios, que podamos leer Diles: ،Exento estل mi Seٌor, glorificado sea, de que alguien pueda exigirle algo o que alguien se asocie a su potestad! ؟Soy acaso algo mلs que un ser humano como todos los Profetas que sَlo trajeron los prodigios con Su anuencia?

94- ؟Qué fue lo que impidiَ a los idَlatras de Meca someterse a la verdad cuando ésta les fue revelada y aseverada por las evidencias? Sَlo por su ignorante pretensiَn de que Dios no encarga a los humanos de sus misiones, sino que encarga sَlo a los لngeles.

95- Diles: Si la tierra estuviese poblada por لngeles, en vez de humanos, y anduvieran en ella como andan los humanos, entonces les habrيamos enviado un لngel de su misma especie, del Cielo; mas los لngeles no son como las criaturas humanas y, si lo fuesen, hubieran venido en forma humana.

96- Y di: Si negلis mi misiَn, me basta Dios como juez entre vosotros y yo para aseverar la veracidad de mi misiَn acerca de vosotros; ةl estل bien enterado de todo lo que ataٌe a sus siervos, Omnividente de todo cuanto hacen y les recompensarل en consecuencia.

97- Y diles: Aquel a quien Dios ilumina y encamina por su buena predisposiciَn, serل bien guiado; en cambio, aquellos que se extravيen por su mala naturaleza, jamلs les encontrarلs protector alguno que les encamine bien en la vida, y serلn congregados el Dيa de la Resurrecciَn, postrados sobre sus rostros, ciegos sin facultad, sordos y mudos; el Infierno serل su morada y cada vez que mengüe su ardor, Dios avivarل sus llamas.

98- Merecieron este castigo por haber negado las evidencias que les hemos presentado acerca de la verdad. Dijeron: ؟Acaso cuando nos convirtamos en huesos y polvo seremos reencarnados en una nueva criatura?

99- ؟Por ventura no reparan en que Dios, Creador de los Cielos y de la Tierra, es capaz de crear a otros seres humanos como ellos, y también genios? Pues si es capaz de ello, ،؟Cَmo no va a ser capaz de reencarnarlos, siendo que su reencarnaciَn Le es mucho mلs fلcil?! Dios, glorificado sea, ha fijado un plazo indubitable para su reencarnaciَn después de su muerte, que es el Dيa de la Resurrecciَn; mas a pesar de esta evidencia, los que fueron inicuos consigo mismos no quisieron sino empecinarse en su negaciَn.

100- Di a estos idَlatras: Si poseyerais los tesoros de mi Seٌor los mezquinarيais por temor de veros pobres; por cierto que el hombre es avaro por naturaleza, mas Dios es el Riquيsimo Dador; otorga lo que le place a quien quiere y hace los milagros que quiere y no los que desean los humanos, porque en todo ello ةl es Sapientيsimo.”

101- Y si estos incrédulos hubiesen tenido los milagros que pidieron, los hubieran tergiversado y no hubiesen creيdo. Ya habيamos concedido a Moisés nueve milagros evidentes y(1) a pesar de ello los incrédulos negaron y el Faraَn dijo: ،Ciertamente creo, ، Moisés!, que eres un embrujado! ————– (1) Los nueve signos son: El bastَn, la mano blanca, la inundaciَn, las langostas, las ranas, los piojos y la sangre; la sequيa y la disminuciَn de la cosecha, la apertura del mar, el surgimiento del agua de las piedras, la elevaciَn de las montaٌas sobre sus cabezas como si fueran sombras y la conversaciَn de Moisés con Dios.

102- Dيjole Moisés: Tu bien sabes, ، Faraَn!, que Quien revelَ estas evidencias es el Seٌor y Dueٌo de los Cielos y de la Tierra, porque ةl solo es capaz de revelarlas, son milagros evidentes que aseveran mi veracidad; mas tْ te ensoberbeces y empecinas. Creo, ، Faraَn ،, que estarلs perdido si no te arrepientes y dejas tu obstinaciَn.

103- Mas el Faraَn se empecinَ en su obstinada tiranيa, decretando expulsar a Moisés y a los israelitas del territorio egipcio, pero lo ahogamos a él y a cuantos estaban con él.

104- Y salvamos a Moisés y a su pueblo y dijimos a los israelitas, después de ahogar al Faraَn: Habitad la tierra santa en Siria y cuando llegue el término de la otra Vida os extraeremos de vuestros sepulcros y os congregaremos en tropel y luego os juzgaremos con justicia.

105- Y no hemos revelado el Qur’an, sino aseverado y confirmado por la prudente sabidurيa divina, que definiَ su revelaciَn, siendo por su esencia y por lo que encierra la absoluta verdad; pues sus creencias son verيdicas y sus preceptos con los mلs rectos. Y no te enviamos, ،Profeta!, sino como portador del mensaje divino, con el Paraيso para los que creyeron y amonestador con el fuego para los incrédulos, y no te importe si no creen.

106- Este Qur’an lo hemos revelado en el transcurso de un largo perيodo para que lo recites en intervalos a la gente, para que lo entiendan. Lo hemos revelado poco a poco, una revelaciَn tras otra, afirmلndolo sin ninguna duda.

107- Advierte a los idَlatras mecanos amonestلndolos: Elegid para vosotros lo que querلis; creلis en ello o no, poco importa; por cierto que los que recibieron el verdadero conocimiento y la verdadera facultad de percepciَn antes de su revelaciَn, cuando se les recita caen prosternados, agradeciendo las mercedes de Dios.

108- Y dicen: ،Glorificado sea nuestro Seٌor que no faltarل a la promesa de retribuir con las mercedes o el castigo; por cierto que su promesa es infalible!

109- Se prosternan nuevamente, llorando de temor de Dios, y el Qur’an acrecienta su humildad hacia Dios.

110- Di a esos idَlatras: Invocad al Seٌor con el nombre de Dios o con el atributo de Omnicompasivo; cualquiera de ambos nombres con que Lo invoquéis es bueno, puesto que son suyos los mلs sublimes atributos. No os confundلis creyendo que la diversidad de los nombres requiere la diversidad de los nombrados. Y cuando recites el Qur’an en tus oraciones, no lo hagas con voz muy alta para que los idَlatras no te oigan, te insulten o te molesten, ni con voz demasiado baja de manera que los creyentes no te oigan. Sé moderado en tu lectura.

111- Y di: Alabado sea Dios que jamلs tuvo hijo alguno, por no necesitarlo, y que tampoco jamلs tuvo copartيcipe en Su Reino, porque ةl es su Creador, y que jamلs tuvo socorredor para otorgarle grandeza; y magnifica a tu Seٌor fervorosamente.

Sura 18

La Caverna Al- Kahf

Introducciَn:

En el Nombre de Dios, El Omnicompasivo, El isericordioso Esta decimoctava sura fue revelada en Meca, y consta de ciento diez aleyas reveladas en Meca, salvo la aleya 38 y las aleyas que van de la 83 hasta la 101; veinte aleyas fueron reveladas en Medina y las demلs en Meca. La sura empieza con las alabanzas a Dios, enaltecido sea, Quien revelَ el Sagrado Qur’an al Profeta que especificَ que es, a la vez, amonestador y anunciador de la Buena Nueva; amonesta a quienes pretendieron que Dios tiene un hijo, y cita cَmo se esmerَ el Profeta Muhammad (B.D.P) en afirmar la fe unitaria de aquellos a los que exhorta a rendir culto a Dios عnico; luego narra el relato de los hombres de la caverna en donde durmieron durante trescientos nueve aٌos: que eran un grupo de nazarenos que huyeron de la tiranيa del gobernador romano; se refugiaron en la caverna en donde durmieron y luego fueron resucitados para demostrar la potestad de Dios, capaz de resucitar a los muertos. Dios, en esta sura, ordena al Profeta amonestar y anunciar las buenas nuevas a través del Qur’an, luego expone las condiciones de los que irلn al Paraيso y los que irلn al Infierno, ejemplificando el caso de dos hombres uno rico muy orgulloso de su patrimonio y de sus hijos y el otro orgulloso de su fe en Dios y que su adhesiَn a la verdad divina resulta la mejor, poniendo en evidencia que la vida con todo su esplendor es perecedera y que las mercedes o el castigo del Mلs Allل después de la Resurrecciَn a la luz de cuanto hacen los hombres en su vida, son mلs preciados y son eternos. Narra el relato de Moisés con el siervo piadoso conocedor de la prudente sabidurيa divina. En dicho relato se describe cuلnto puede ignorar el hombre de la potestad de Dios, aunque fuese uno de los profetas mلs notables como es el caso de Moisés. Luego cita el relato de Dhu-l-Qarnayn, que llegَ hasta el extremo Oriente y se refiere a cuando edificَ la represa; y la Resurrecciَn y lo que sucederل ese dيa, la recompensa de los creyentes, la sabidurيa de Dios y sus palabras inagotables y termina indicando el modo de merecer el beneplلcito de Dios, glorificado sea.

1- Las mلs bellas alabanzas a Dios, Quien revelَ a Su siervo Muhammad el Qur’an, que encierra la mلs absoluta verdad, sin distorsiَn ni contradicciَn alguna.

2- Haciendo de él (el Qur’an) el determinante en la precisiَn de los valores, el recto en sus preceptos para advertir a los infieles del severo castigo de Dios y anunciar a los creyentes, que hacen el bien en su vida, que tendrلn sus abundantes recompensas por cuanto hicieron.

3- Tendrلn el Paraيso por morada eterna.

4- Y advierte, especialmente, a quienes dicen que Dios se adjudicَ un hijo. Exento Estل Dios de ser como las demلs criaturas, que engendran o son engendrados.

5- Carecen de conocimiento al respecto, ellos y sus ancestros antes. ،Qué blasfemia la que profieren sus bocas, porque no dicen sino mentiras!

6- ،Profeta!, no te mortifiques por las mentiras que profieren y no te apenes por el hecho de que no crean en tu exhortaciَn corلnica.

7- Los hemos creado con las dos tendencias: al bien y al mal, y hemos decretado embellecer la Tierra con todo cuanto hemos creado para su encanto y para el beneficio de sus habitantes, para comprobar quiénes de ellos se comportan mejor en sus dichos y acciones; pues aquel que se deja fascinar por sus encantos, olvidando el Mلs Allل, se extravيa; y aquel que cree en la Resurrecciَn y es consciente de su responsabilidad, se encamina en la senda recta.

8- Por cierto que hemos de reducir, al fin de los tiempos, todo cuanto existe en la Tierra a un yermo لrido, después de haber estado recubierta de verdor, llena de manifestaciones de vida.

9- A pesar de que los acontecimientos comprueban que hay vida al cabo de un largo letargo, los que se dejaron fascinar por los encantos de la vida negaron la Resurrecciَn. He aquي el relato de la gente de la caverna y la lلpida que lleva sus nombres, después de su muerte. ؟Acaso fueron algo extraordinario entre nuestros milagros? Aunque fuese un caso extraordinario, no es, sin embargo, descomunal, comparado a las evidencias que demuestran nuestra potestad

10- Recuerda cuando estos jَvenes se refugiaron con su religiَn en la caverna, huyendo de la persecuciَn de los idَlatras, e instalلndose en ella dijeron: ، Seٌor nuestro! Concédenos con Tu misericordia indulgencia e invulnerabilidad, y encamيnanos hacia el éxito.

11- Concediéndoles su sْplica, los sumimos en un largo letargo.

12- Luego Dios los despertَ, después de haber permanecido sumidos en su letargo largo tiempo, para cerciorarse de cuلl de los dos grupos sabيa evaluar mejor el tiempo que habيan permanecido dormidos.

13- Te estamos narrando, ،Mensajero!, su verdadero relato: Por cierto que eran jَvenes de tiempos remotos que creيan en la verdadera religiَn, se convencieron de la unicidad de su Seٌor en medio de idَlatras, y les aumentamos su firmeza.

14- Afirmamos sus corazones en la fe, la constancia y la resistencia frente a la adversidad cuando comparecieron y dijeron: ،Nuestro Seٌor es el verdadero Dueٌo de los cielos y de la Tierra, no rendimos culto sino a ةl y jamلs cambiaremos de fe; por Dios, si dijéramos otra cosa, nuestros dichos se apartarيan de la verdad!

15- Luego unos dijeron a otros: Estos compatriotas nuestros, asociaron otras divinidades a Dios; ؟podrيan presentar una prueba evidente que comprueba la divinidad de los que adoran, en vez de ةl? Son inicuos en cuanto dicen y hacen. ؟Acaso hay mلs inicuo que aquel que profiere mentiras acerca de Dios atribuyéndole copartيcipe?

16- Y unos dijeron a otros: Ya que nos hemos separado de ellos abandonلndoles en su incredibilidad e idolatrيa, refugiaos en la caverna huyendo con vuestra religiَn; entonces vuestro Seٌor os concederل Su indulgencia y os facilitarل vuestro asunto y todo lo que necesitaréis para vuestra vida

17- La caverna era una gruta amplia en la montaٌa orientada hacia el norte que recibe el aire fresco; cuando sale el sol del oriente sus rayos, proviniendo de la derecha de la caverna, no penetran en ella; y cuando declina, sus rayos se proyectan por la izquierda sin penetrar en la caverna y asي no estaban sofocados por el calor, recibiendo el aire fresco continuamente. Todo ello manifiesta signos de la potestad divina. Aquel cuya facultad de percepciَn le permite tener conciencia de ello, con la anuencia de Dios, serل bien encaminado y aquel al que Dios no encamina no tendrل guيa fuera de ةl.

18- Se creerيa que estaban despiertos, mas en realidad estaban dormidos; y les volteلbamos ora a la derecha ora a la izquierda para preservar sus cuerpos intactos del contacto del suelo, mientras su perro, él también dormido, extendيa sus patas en el umbral de la caverna como si estuviera despierto. Si de pronto les hubieras visto en esa condiciَn, habrيas retrocedido huyendo despavorido por su impresionante estado; cualquiera que los veيa huيa espantado, y ello para que nadie se les aproximara. Para preservarles hasta el plazo fijado por Dios.

19- Y del mismo modo que les adormecimos, les despertamos para que se preguntaran entre ellos ؟Cuلnto tiempo permanecisteis en su vuestro letargo? Dijeron: Estuvimos un dيa o parte de un dيa.Y como no estaban bien seguros, dijeron: Dejad esta cuestiَn a Dios. ةl sabe mejor que nadie; que vaya uno de vosotros con esta moneda de plata a la ciudad para escoger la mejor comida para traerla para vosotros. Que sea prudente en no informar a nadie de vuestra presencia.

20- Porque si os descubriesen, os lapidarيan para mataros u os obligarيan a abrazar la idolatrيa y entonces jamلs prosperarيais ni en la vida ni en el Mلs Allل.

21- Y como les agraciamos despertلndoles, hicimos que la gente de la ciudad los viera para que se persuadieran de que la promesa de Dios de resucitar a los muertos es verdadera y que la Resurrecciَn es indudable. La gente de la ciudad creyَ en Dios y en el Juicio Final, y cuando los jَvenes murieron, la gente discutiَ entre sي su caso. Unos dijeron: “Erigid en el umbral de la caverna un edificio y dejémosles a su Seٌor, pues ةl era conocedor de su caso; mas aquellos cuya opiniَn es valedera entre sus conciudadanos dijeron: Erijamos en su lugar un templo para el culto.

22- Algunos de los adeptos del Libro que discutيan su caso dijeron: Eran tres y con su perro cuatro y otros: Eran cinco y el sexto su perro. Sin ningْn fundamento de certidumbre; y otros: Eran siete y el octavo su perro. Di a todos ellos: Mi Seٌor el Sapientيsimo bien sabe su nْmero, y sَlo poca gente que Dios instruyَ en cuanto a su nْmero. No discutas, pues, con esos que discrepan a propَsito de los jَvenes, sino moderadamente y sin afلn de convencerles porque no se van a convencer, y no consultes a ninguno sobre ellos, ya te llegَ la pura verdad.

23- Y no digas jamلs acerca de algo que vas a hacer o quieres realizar: Por cierto que haré esto en lo sucesivo.

24- Sino lيgalo con el beneplلcito de Dios, diciendo: Si Dios quiere; y si olvidas algo, ayْdate con la evocaciَn de Dios, y cuando tomes la decisiَn de hacer algo o realizar un asunto, liga tu éxito al beneplلcito de Dios y di: Quiera mi Seٌor encaminarme hacia un asunto mejor y mلs recto que aquel que me propuse.

25- Ciertamente que los jَvenes permanecieron en su caverna trescientos nueve aٌos.

26- ،Profeta!, di a la gente: Por cierto que sَlo Dios conoce el tiempo que permanecieron, porque es Suyo el misterio de los Cielos y de la Tierra, Omnividente de todo lo que se percibe, Omnioyente de todo lo que se oye; sَlo ةl rige los asuntos de los que habitan los Cielos y la Tierra y no asocia a nadie en Sus decisiones.

27- ،Mensajero!, recita lo que te fue revelado del Qur’an y de ello el relato de los jَvenes de la caverna, y no prestes atenciَn a la burla de aquellos que piden que se trueque el milagro del Qur’an por otro milagro, porque sus palabras son inmutables y nadie puede cambiar la verdad de sus evidencias; jamلs contradigas la orden de tu Seٌor, porque, no encontrarلs amparo fuera de ةl.

28- ،Mensajero!, recَgete con tus compaٌeros creyentes, quienes invocan maٌana y tarde, permanentemente, a Dios عnico, anhelando Su complacencia; y no desvيes tu mirada de ellos para mirar a los infieles con el deseo de gozar con ellos de los encantos de la vida mundanal; y no escuches a aquel que te aconseje echar a los creyentes menesterosos de tu asamblea, y cuyo corazَn hicimos descuidar de nuestro recuerdo, por su mala inclinaciَn, y se tornَ siervo de su concupiscencia y sus acciones estلn fuera de lo justo. Estas prescripciones dirigidas al Profeta son vلlidas para los demلs. Por cierto que el Profeta (B.D.P) no busca los bienes y encantos de la vida mundanal, pero estas prescripciones divinas que le son dirigidas tienden a llamar la atenciَn de los demلs para que no se dejen atraer por los encantos de la vida mundanal, puesto que el deseo de ornamentar su persona es una cosa innata en el hombre; entonces el hombre tiene que precaverse para no extralimitarse.

29- ،Profeta!, diles que lo que les traes es la verdad que emana de vuestro Seٌor. Asي, pues, quien quiera creer, que crea, porque es mucho mejor para él; y quien no quiera creer, que no crea, puesto que con ello sَlo se perjudica a sي mismo. Hemos destinado para los inicuos, consigo mismos por la incredulidad, un fuego cuya humareda les envolverل; y cuando sedientos, los inicuos imploren agua, estando en el Infierno, se les traerل un lيquido turbio, cual aceite hirviendo, cuyo calor quemarل sus rostros. ،Qué pésima bebida! ،Qué funesta morada la de ellos!

30- En cambio, aquellos que creyeron en Dios y en Su verdadera religiَn que te revelamos, y obedecieron lo que les ordenَ su Seٌor, practicando el bien, ciertamente que no dejaremos perder su recompensa por sus buenas obras.

31- Estos obtendrلn los jardines en donde corren los rيos entre sus لrboles y sus palacios, en donde morarلn eternamente y en donde gozarلn de las delicias; se ornamentarلn con los atuendos de la felicidad luciendo brazaletes de oro, vistiendo distintos ropajes de seda de color verde, y reposarلn sobre divanes guarnecidos de almohadones, doseles y cortinajes. ،Que َptima recompensa y qué feliz albergue, es el Paraيso, su morada eterna en donde tendrلn todo lo que desean!

32- ،Mensajero!, explica en el caso de los ricos incrédulos y de los creyentes pobres un ejemplo que ocurriَ, en el pasado, entre dos hombres: un incrédulo y un creyente. El rico incrédulo poseيa dos viٌas ornamentadas con palmeras frutales y plantas verdes variadas entre ambas.

33- Ambos vergeles fructificaron dando frutos abundantes y maduros sin fallarles nada. En medio de ambas viٌas hicimos brotar un rيo.

34- Y el que poseيa los dos vergeles tenيa, ademلs, otra hacienda; hinchado por su riqueza y seducido por su opulencia dijo, en una conversaciَn con su vecino creyente: Yo soy mلs rico que tْ y pertenezco a un clan protector mلs fuerte.

35- Luego entrَ en uno de sus jardines con su vecino creyente y, llevado por la seducciَn de su riqueza, dijo: ،No creo que este jardيn perezca jamلs!…

36- Y no creo que la Resurrecciَn suceda jamلs y, suponiendo que fuese retornado a mi Seٌor como pretendes, tendré un Paraيso mejor que éste, porque soy digno de la felicidad en todos los casos. Porque este idَlatra rico imaginaba lo oculto con la medida del presente, ignorando la recompensa que reserva Dios en el Mلs Allل por la fe y por hacer el bien.

37- Su vecino creyente le contestَ diciéndole: ؟Por ventura te permites renegar de tu Seٌor que te creَ de barro como creَ a Adلn, luego de esperma y luego te hizo hombre? Si te vanaglorias de tu clan y tu riqueza, acuérdate de tu Seٌor que te creَ de esencia de barro.

38- Mas yo digo que El que me creَ y creَ todo este mundo es mi Seٌor Dios; a ةl solo rindo culto y no asociَ a nadie a ةl

39- Y si hubieras dicho, al entrar en el vergel y contemplar lo que hay en él: Esto es lo que quiso Dios; yo no tengo poder para poseerlo sin la anuencia y ayuda de Dios ;esto hubiese sido una plegaria de agradecimiento apta para preservarte esta gracia. Aٌadiَ: ؟Acaso ves en mي un ser inferior a ti, en hacienda e hijos y protectores?

40- Es posible que mi Seٌor me conceda algo mejor en esta vida o en la Otra y que desencadene sobre tu vergel, de acuerdo a Su decreto, una centella del cielo que lo convierta en un terreno estéril, inseguro, en donde nada germina.

41- O que su agua sea absorbida por la tierra sin poder llegar a regarla.

42- Y Dios no hizo esperar el azote de su castigo al incrédulo: Todos los لrboles y los frutos de sus huertos fueron arrasados, y el incrédulo, arrepentido, se retorcيa las manos desesperado por todo lo que habيa invertido en ellos y entonces los veيa desérticos, lamentando no haber tenido la precauciَn de no asociar copartيcipe a su Seٌor.

43- En esta desgracia ni su clan ni nadie de aquellos de que se vanagloriaba lo auxiliَ, ni siquiera él mismo.

44- El triunfo en todos los casos emana sَlo de Dios, glorificado sea. Solo ةl es el mejor en recompensar y el que otorga el mejor destino.

45- Y recuerda, Profeta, a los humanos el ejemplo de la vida mundanal en su belleza y encanto, y en su rلpida desapariciَn. Su ejemplo es cual agua que cae del cielo, que riega la tierra y la reverdece, y de repente sus plantas tan prَsperas se secan, convirtiéndose en heno, y son dispersadas por el viento, porque Dios es Omnipotente creando y aniquilando.

46- La riqueza y los hijos constituyen la belleza y el encanto de vuestra vida, mas sَlo es un bien efيmero que, ineluctablemente, desaparece; mas las buenas obras son perennes, mلs meritorias y mلs apreciables para Dios. ةl remunera a los benefactores por cuanto hicieron y esto constituye la mejor aspiraciَn que se debe apreciar.

47- ،Mensajero!, advierte a los humanos del dيa en que aventaremos las montaٌas y todo quedarل arrasado; en ese dيa congregaremos a todos los humanos sin omitir a ninguno de ellos.

48- En ese dيa todos los humanos serلn revistados en filas para ser juzgados, y Dios, enaltecido sea, dirل: Os hemos resucitado después de vuestra muerte tal como os hemos creado por primera vez; vinisteis todos a Nos individualmente sin hacienda ni hijos aunque desmentيais la Resurrecciَn y el Juicio.

49- Y cada uno tendrل su libro, el registro de sus acciones. Los creyentes lo mirarلn regocijados por lo que encierra; en cambio, los infieles lo mirarلn temerosos por lo que registra como malas acciones y dirلn: ،Ay de nosotros! Nos espantamos de cَmo este libro no omite de nuestro actuar ni la mلs mيnima ni la mلs grande de nuestras faltas sino que las enumera. Y encontrarلn su merecido de todo cuanto habيan hecho, y jamلs tu Seٌor defraudarل a nadie de sus criaturas.

50- ،Mensajero!, recuérdales el comienzo de su creaciَn para que sepan que son de barro y que no deben engaٌarse acerca de lo que son, ni someterse a Lucifer, que era un genio enemigo de vuestro padre (Adلn). Satanلs, ensoberbecido, se rebelَ contra Dios. ،؟Cَmo podéis tomarle a él y a su prole por protectores después de haber sabido que son vuestros enemigos?! ،Qué pésimo cambio el de los inicuos que obedecieron a Satanلs!

51- No hice presenciar a Iblis ni a su prole la creaciَn de los Cielos y la Tierra, ni tampoco tomé a algunos de ellos por testigos de su propia creaciَn, ni necesitaba recurrir a algْn ayudante para hacerlo, y menos aْn tomar a los corruptores por ayudantes. ؟Cَmo podéis, pues, obedecer a Satanلs y desobedecerme?

52- Y recuérdales el dيa en que Dios dirل a los idَlatras: Llamad a los que en vida pretendisteis sean copartيces mيos para que intercedan en vuestro favor como alegasteis!; y los llamarلn para implorar socorro, mas no les responderلn. Pues ahora, hemos interpuesto un abismo entre ellos y sus يdolos, en lugar del lazo de amor y de adoraciَn que los ligaba.

53- Y los pecadores verلn el fuego y se convencerلn de que serلn arrojados en él y no encontrarلn escapatoria alguna.

54- Dios ya reiterَ a los humanos, en este Qur’an que negaron, toda clase de ejemplos y evidencias, para amonestarles; mas exigieron otros milagros porque estل en la naturaleza del hombre el querer discutir y discrepar y cuando es incrédulo, discute sobre lo falso y lo vano.

55- ؟Y qué impide a los idَlatras abrazar la fe cuando con el advenimiento del Profeta y la revelaciَn del Qur’an les sobraron los motivos y las pruebas para creer y pedir la indulgencia de Dios? Mas su obstinaciَn y sus exigencias formuladas al Mensajero harلn que se les aplique el aniquilamiento y los tormentos que cayeron sobre los primitivos, o les abrume el castigo abiertamente.

56- Pero Dios jamلs enviَ a sus Profetas sino como amonestadores y mensajeros, no para que los que discrepan pidan los milagros que ellos quieren; mas los incrédulos rechazan las evidencias y discuten con los Mensajeros, usando la mentira para refutar la verdad y se burlaron del Qur’an y de las admoniciones que revela y con ello tomaron la posiciَn del burlَn y no de aquel que busca la verdad.

57- ،No hay mلs inicuo que aquel que fue exhortado con las evidencias de su Seٌor y desdeٌَ reflexionar acerca de las mismas y del consiguiente destino que cabe a los pecadores! Por su inclinaciَn hacia la incredulidad hemos sellado sus corazones hasta el punto de que no distinguen la luz de la verdad, y hemos ensordecido sus oيdos y no pueden oيr el discurso de la reflexiَn. Por cierto que por mلs que les exhortes a la religiَn de la verdad, no se encaminarلn nunca mientras persistan en su obstinaciَn.

58- Pero tu Seٌor, Indulgentيsimo Misericordiosيsimo, perdona a los pecadores que, arrepentidos, se remiten a ةl y, si le placiera, les acelerarيa el castigo por cuantos pecados cometieron, como lo hizo con los primitivos. Mas por lo que prescribiَ con su prudente sabidurيa, les concediَ un plazo al cabo del cual sufrirلn el mلs severo castigo, y no encontrarلn refugio alguno que les protegerل de ello.

59- He aquي las ciudades que aniquilamos cuando sus pobladores desacreditaron a sus respectivos Profetas y prefijamos un término inamovible para su exterminaciَn. Tal serل el destino de los incrédulos de tu comunidad si persisten en no creer.

60- Ciertamente que nadie podrل abarcar la sabidurيa de Dios a menos que la conceda a un Profeta o a un piadoso; y recuerda, ،Mensajero!, que Moisés dijo a su servidor y discيpulo (Josué): Seguiré andando hasta alcanzar la confluencia de los dos mares, aunque tenga que seguir andando un largo tiempo.

61- Mas al llegar hasta la confluencia de los dos mares, observaron que el pescado que habيan llevado consigo milagrosamente tomَ su rumbo hacia el mar, en cuyas aguas se sumergiَ.

62- Y cuando Moisés y su joven discيpulo se alejaron del lugar y ambos sintieron la fatiga y el hambre, dijo Moisés a su discيpulo: Trلenos nuestro almuerzo, pues hemos sufrido mucha fatiga durante este viaje.

63- Dيjole su discيpulo: ،Ahora me acuerdo que cuando nos refugiamos en la roca me olvidé el pez! Y solo Satanلs fue quien me lo hizo olvidar; seguro que el pez habrل tomado su camino al mar, y me extraٌo de mi olvido.

64- Dijole Moisés: Por cierto que lo que sucediَ es lo que anhelلbamos por un misterio que quiso Dios ;y emprendieron el camino de regreso al punto de donde vinieron.

65- Cuando llegaron a la roca encontraron a uno de nuestros siervos piadosos, a quien concedimos la sabidurيa y le iluminamos e instruimos con Nuestra profusa ciencia.

66- Dijo Moisés al siervo piadoso: ؟Quieres que te siga a condiciَn que me instruyas de lo que te enseٌَ Dios?

67- Dijo: Por cierto que no tendrلs la paciencia de acompaٌarme.

68- ؟Y como podrلs abstenerte de inquirir acerca de lo que verلs y no conociste nada semejante a ello?

69- Dيjole: Me hallarلs, si Dios quiere, perseverante obedeciendo todo lo que ordenes

70- El siervo piadoso dijo: Entonces si me sigues y ves algo que te repugne, no me preguntes nada acerca de ello antes de que te informe sobre el particular.

71- Ambos echaron a andar a la orilla del mar hasta encontrar una nave en la cual subieron y que el hombre piadoso se apresurَ a agujerear. Entonces Moisés dijo, protestando: ،؟La agujereaste con el propَsito de anegar a sus tripulantes? ،He aquي que cometiste un hecho reprobable!

72- Dيjole el siervo piadoso: ؟No te dije que no tendrيas la paciencia adecuada para acompaٌarme?

73- Dيjole Moisés: Discْlpame por haberme olvidado de tu recomendaciَn, y no me impongas una dura obligaciَn para instruirme con la ciencia ni la hagas difيcil para mي

74- Desembarcaron y prosiguieron su camino hasta que encontraron a un niٌo que el siervo piadoso matَ. Entonces Moisés, protestando vehementemente, dijo: ؟Cَmo te atreves a matar un alma pura inocente de todo pecado sin que esa alma haya matado a nadie? Has hecho algo horroroso.

75- Dيjole el siervo piadoso: No te dije que no tendrيلs la paciencia de no cuestionarme?

76- Dيjole Moisés: ،Si vuelvo a preguntarte algo en lo sucesivo, no me permitas que te acompaٌe, porque entonces habrيas llegado al punto que justifique tu decisiَn de separarte de mي.

77- Siguieron caminando hasta llegar a una aldea donde pidieron albergue a sus moradores, que se negaron a concederles la hospitalidad. Encontraron en ella una pared inclinada que estaba a punto de derrumbarse y que el siervo piadoso demoliَ y luego la restaurَ. Entonces Moisés dijo: Si hubieras querido, habrيas podido reclamar una remuneraciَn por la obra de demoliciَn y reconstrucciَn.

78- Dيjole el siervo piadoso: Tus repetidas preguntas y observaciones sobre todo cuanto hago hace necesaria nuestra separaciَn. Mas voy a ilustrarte de la prudencia de mis actos, que no pudiste entender, asي como no pudiste tener la paciencia necesaria para conocer el misterio de su verdad.

79- En cuanto a la barca, que averié agujereلndola, pertenecيa a pobres marineros que la utilizaban para ganarse el sustento; quise averiarla, porque tras ellos habيa un rey al acecho para secuestrar las naves en buen estado.

80- En cuanto al niٌo que maté, sus padres eran creyentes; supimos que si vivيa, serيa la causa de su incredulidad.

81- Quisimos con su desapariciَn que su Seٌor les agraciase, a cambio de él, con otro mلs religioso y mلs afectuoso para con sus padres.

82- Y en cuanto a la pared que reconstruي sin ninguna remuneraciَn, pertenecيa a dos niٌos huérfanos de la ciudad; debajo de dicha pared habيa un tesoro que el padre de ambos niٌos, un hombre virtuoso, habيa escondido; Dios quiso preservarles su tesoro agraciando, asي, a su padre a través de ellos. No hice lo que hice por mi propia voluntad, sino por orientaciَn de Dios. He aquي la explicaciَn de lo que no podيas interpretar, ، Moisés!. Te hallabas demasiado impaciente por saber.

83- ،Mensajero!, algunos idَlatras te preguntarلn acerca del Bicornio (Dhu-l-Qarnayn); diles: Os voy a relatar algo de su historia.

84- Por cierto que consolidamos su poder en la Tierra y le proporcionamos la facultad y la libertad de decisiَn y de comportamiento, concediéndole el conocimiento de mucha ciencia y de la elecciَn de los medios para alcanzar sus propَsitos.

85- Siguiَ su camino aprovechando los medios adecuados para extender su poder en la Tierra.

86- Siguiَ su camino hacia el Occidente, allي observَ que el sol desaparecيa en un lugar donde brotan el agua caliente y barro negro; en las proximidades de ese lugar el Bicornio encontrَ una comunidad de incrédulos; por inspiraciَn de Dios tomَ la decisiَn de exhortarles para que creyeran en la verdad abrazando la fe o combatirlos hasta que se sometieran a la misma.

87- Entonces el Bicornio les advirtiَ: Aquel que persista en la iniquidad para sي mismo, permaneciendo en la idolatrيa, se harل acreedor del castigo de Dios en la vida, y cuando retorne a Dios le azotarل un castigo desconocido por ellos.

88- En cuanto a quien acepte mi exhortaciَn y crea en su Seٌor y practique el bien, serل tratado con benevolencia en esta vida, y en la otra hallarل la bienaventuranza.

89- Y siguiَ el Bicornio asistido por la benevolencia de Dios, su camino para llegar al lugar desde donde sale el sol en el Oriente.

90- Hasta llegar a lo que parece a la vista el saliente del sol en los confines de la Tierra poblada- en aquel entonces-, y vio que salيa sobre una poblaciَn primitiva que vivيan sin ninguna protecciَn del ardor del sol.

91- Y del mismo modo que exhortَ a la comunidad del Occidente, exhortَ a esta comunidad del Oriente a abrazar la fe en Dios.

92- Y prosiguiَ su andar, asistido por la orientaciَn divina en el empleo de los medios adecuados a la realizaciَn de su propَsito.

93- Hasta llegar a una profunda garganta entre dos altas montaٌas; ahي encontrَ una comunidad que no comprendيan lo que se les decيa, sino con una dificultad enorme.

94- Tranquilizados por la fuerza de su poderيo, le pidieron que les edificase una barrera- o un dique- que les protegiese de Gog y Magog que solيan invadirlos devastando su territorio, y le pagarيan la remuneracَn adecuada a su obra.

95- Les contestَ: Las riquezas y el poder con que me agraciَ Dios son mucho mلs importantes de lo que me proponéis; y emprendiَ la tarea de edificar la barrera pidiéndoles que le ayudasen con todo lo que pudiesen de esfuerzo humano y de material para hacer lo que le pidieron.

96- Les pidiَ que le proporcionasen el hierro necesario; entonces elevَ con el hierro, una barrera entre las dos montaٌas, y les ordenَ encender el fuego para derretir el hierro, sobre el cual echَ el cobre fundido y se hizo una barrera infranqueable.

97- La barrera fue infranqueable y los invasores no pudieron ni e