Los mensajes del Ministerio de Habices

La gracia de la seguridad y la estabilidad

La seguridad se considera una de las gracias muy importantes, nuestro Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, dijo: “Para aquél de vosotros que amanezca en una pequeña casa, seguro, sano de cuerpo y en posesión de su provisión para el día, es como si se hubiese reunido este mundo en todas sus facetas”. (Relatado por Turmidi)

La seguridad es una de las gracias muy significativas que Alá, Exaltado sea, concedió a sus siervos, ya que dijo a los de Quraish: “Para que los Quraish permanecieran seguros, seguros en sus viajes de invierno y de verano. Que adoren, pues, al Señor de este Templo, que les ha alimentado contra el hambre y les ha dado protección frente al peligro”. (Corán, 106:1-4) En cuanto al pueblo de La Meca, Alá, Exaltado sea, dijo: “Pero, ¿no hemos establecido para ellos un santuario seguro, al que habrán de llegar, como provisión venida de Nos, los frutos de todas las cosas [buenas]? Pero la mayoría de ellos desconocen [esta verdad]”. (Corán, 28:57) Y dijo: “¿No ven, acaso, que hemos creado un santuario seguro [para los que creen en Alá], mientras que a su alrededor los hombres se ven arrastrados [por el miedo y la desesperación]? ¿Van, entonces, a creer en cosas falsas y vanas, negando así las bendiciones de Alá?” (Corán, 29:67)  y dijo también: “Y recordad los tiempos en que erais pocos [y] débiles en la tierra, cuando temíais que la gente os exterminara–y entonces Él os protegió y os fortaleció con su auxilio y os proveyó de las cosas buenas de la vida, quizás, así, seáis agradecidos”. (Corán, 8:26)

El Noble Corán vincula entre la seguridad y la fe, así como exhorta a mantener y proteger la gracia de la seguridad. Alá, Exaltado sea, dijo: “Quienes han llegado a creer y no han enturbiado su fe con malas acciones –¡ellos son los que estarán a salvo, pues son ellos los que han hallado el camino recto!” (Corán, 6:82) Y dijo: “Realmente, en [la belleza exuberante de] su país, tenía el pueblo de Sabá una prueba [de la gracia de Alá] dos [grandes extensiones de] jardines, a derecha y a izquierda, [que estaban como invitándoles:] “¡Comed de lo que vuestro Señor os ha proveído, y dadle gracias: una excelente tierra, y un Señor Indulgente!” Pero se apartaron [de Nuestra guía], y entonces desatamos sobre ellos una inundación que arrasó con las presas, y transformó sus dos [extensiones de exuberantes] jardines en un par de jardines que producían frutos amargos, tamariscos y unos pocos azufaifos [silvestres]: así les retribuimos por haber negado la verdad. Y, ¿acaso retribuimos [de este modo] sino a los que son del todo ingratos? Y [antes de su caída,] habíamos establecido entre ellos y las ciudades que habíamos bendecido [muchas] ciudades, cercanas unas de otras; haciendo así fácil el viaje [para ellos, como diciéndoles]: “¡Viajad seguros por esta [tierra], de noche y de día!” (Corán, 34:15-28) Y dijo también: “Y Alá [os] propone una parábola: [Imaginad] una ciudad [antaño] segura y tranquila, cuyo sustento le llegaba en abundancia de todas partes, y que luego rehusó blasfemamente ser agradecida por las bendiciones de Alá: y entonces Alá hizo que se viera envuelta por la miseria del hambre y el miedo a causa de todo [el mal] que su gente había obrado persistentemente”. (Corán, 16:112)

Tenemos en la actualidad el ejemplo de aquellos países que cayeron en las garras del caos, la desunión,  la separación y el desgarro, entre refugiado que pasa un riesgo infinito, vagabundo, preso, asediado, mártir, asesinado, lesionado, minusválido, deformado o incapacitado, ya que hemos visto a los terroristas criminales aprovechan el estado de desorden y la desunión para superar todos los límites de la humanidad a través de la aniquilación de los humanos por medio de quemar, pelar, capturar, violar y esclavizar, así como obligar a la gente a excavar a sus tumbas con sus propias manos, hecho que nos hace proteger fuertemente a la gracia de seguridad, paz y estabilidad que nos otorgó Alá, Exaltado sea.

La protección de esta gracia necesita dos cosas: la primera es agradecer a Alá, Exaltado sea, por ella, ya que dijo:” Y [recordad] cuando vuestro Señor os anunció [esta promesa]: ¡Si sois agradecidos [a Mí], ciertamente, os daré aún más!” (Corán, 14:7)  El agradecimiento no consiste solo en los bienes, sino también en las demás gracias.

La segunda es la unidad de las filas, tener en cuenta los desafíos que nos afrontan y enfrentarnos fuertemente a los llamantes al asesinato, el derrame de sangre, el caos y la devastación y los incitantes a atacar a los policías, los militares, las instituciones estatales. Aseguramos que quienes cometen estos actos malignos deben ser juzgados por la acusación de la alta traición porque son más peligrosos para la seguridad y la estabilidad de la patria, ya que representan el portavoz y la gran influencia de los enemigos en la corrupción y devastación. Comen nuestra comida, visten nuestra ropa y nos dan en nuestras espaldas. Son los ojos de nuestros enemigos, ya que el terrorismo no puede sobrepasar cualquier estado o sociedad sin tener partidarios y ayudantes que lo ayudan a reinar el desorden.

Se debe también vigilar la financiación extranjera y los signos de la riqueza excesiva que aparecen repentinamente a algunos alquilados que venden su religión, patria, familiares y humanidad de un precio bajo, creyendo que pueden engañar a la sociedad y huir con sus crímenes. Alá, Exaltado sea, dijo: “Ciertamente, los hipócritas quieren engañar a Alá –pero es Él quien hace que se engañen [a sí mismos]”. (Corán, 4:142)

Si algunos de ellos pueden engañar a algunas personas un poco tiempo, es imposible que engañaran a toda la gente todo el tiempo. Toda persona debe tomar en consideración que será juzgado ante Alá, Quien dijo: “y haced que se detengan [allí]! [Y entonces,] se les preguntará”. (Corán, 37:24)  Y dijo: “Y no penséis que Alá está desatento a lo que hacen los malhechores: sólo les concede una prórroga hasta el Día en que sus ojos se quedarán fijos de horror, mientras corren confusos de un lado para otro, levantadas sus cabezas [en súplica], incapaces de apartar los ojos de lo que contemplan, y en sus corazones un vacío atroz”. (Corán, 14:42-43) Y dijo también: “Ese Día cada ser humano será retribuido con lo que se haya ganado: no [habrá] injusticia en ese Día: ¡ciertamente, Alá es rápido en ajustar cuentas!” (Corán, 40:17)

Hacia una inversión ejemplar del azaque

No cabe la menor duda de que la correcta inversión del azaque en sus canales legales cubre un gran hueco de las necesidades de los pobres, proletarios y los intereses comunes de la patria. Si los ricos y capacitados dan limosnas, comida a los hambrientos, ropa a los desnudos, medicamento a los enfermos, auxilio a los necesitados, así como la contribución seria de las necesidades de la patria: reforma, armas y equipamiento, seguro que se cambiaría la cara de la vida de cualquier país y no habría necesitados ni mendigos. Ali Ibn Abi-Taleb, Alá esté complacido con él, dijo: Alá, Exaltado sea, distribuyó los alimentos de los pobres en los bienes de los ricos, si hay un pobre hambriento, se debería a la avaricia del rico. Si encuentras un pobre hambriento, sepas que hay un rico injusto que no ha pagado el azaque ni ha cumplido su deber hacia la sociedad.

          Si se invierte el habiz de una manera correcta a favor de la patria, esto no sólo conduciría a participar en el desarrollo verdadero de nuestra querida patria, sino también a otros países más pobres como algunos de la cuenca del Nilo que necesitamos tener relaciones científicas, culturales, benéficas y humanas con ellos a nivel de gobiernos y pueblos mediante las fuertes organizaciones no gubernamentales que puedan llevar a cabo grandes proyectos en esos países y en otros africanos tan pobres como dimensión estratégica y una parte de nuestra seguridad nacional. De hecho, hay muchos intentos en este campo por parte de algunas organizaciones de la sociedad civil.

El azaque es un derecho puro en los bienes:

Aseguro que hay unas verdades, la primera es que el azaque es un derecho puro en los bienes, uno de los pilares del Islam como la oración y el ayuno. Abdul-Lah Ibn Abbas, Alá esté complacido con ambos, dijo: Tres aleyas en el Noble Corán fueron reveladas junto a otras tres, de modo que no se acepta una sin la otra, la primera: “Obedeced a Alá y Obedeced al Mensajero”, es decir, no se acepta la obediencia a Alá con la desobediencia al Mensajero y la segunda: “Y sed constantes en la oración y pagad el impuesto de purificación”. Pues, quien no paga el azaque, no le servirá de nada su oración. Y la tercera: “sé agradecido conmigo y con tus padres, [y recuerda que] hacia Mí es el retorno”. Quien sea ingrato con sus padres, no agradece a Alá, Exaltado sea. Acerca de aquellos que acumulan la plata y el oro sin pagar el azaque, Alá, Exaltado sea dijo: Pero a aquellos que acumulan tesoros de oro y plata y no los gastan por amor a Alá -anúnciales un doloroso castigo [en la Otra Vida] en el Día en que esa [riqueza acumulada] sea calentada en el fuego del infierno y sus frentes, costados y espaldas sean marcados con ella, [y se diga a esos pecadores:] “¡Estos son los tesoros que acumulasteis para vosotros! ¡Saboread, pues, [la maldad de] lo que atesorasteis!”

La segunda: El Islam llamó a dar muchas limosnas y caridades, Alá, Exaltado sea, dijo: “La parábola de aquellos que gastan sus bienes por la causa de Alá es la de un grano que produce siete espigas y cada espiga contiene cien granos: pues Alá dobla la ganancia a quien Él quiere; y Alá es infinito, Omnisciente”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, dijo: “La riqueza de nadie se ha visto menguada por una caridad”. Y dijo en otro Hadiz: “Vino un hombre al Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, y le dijo: ‘¿Oh Mensajero de Alá, cuál sería la mejor de las limosnas en cuanto a su recompensa? Dijo: Es aquella que das mientras estás sano, eres celoso y previsor con  la religionaria, temes la pobreza y ambicionas la riqueza. Y no la retrases hasta tal punto que se aproxime tu hora y digas ‘para fulano esto, para zutano esto’. Y ya de hecho es para ellos”. Y dijo también: “No hay día en que amanezcan los siervos y no desciendan junto a ellos dos ángeles. Dice uno: ‘¡Oh Alá, da al generoso una gran recompensa!’ Y dice el otro: ¡Oh Alá, arruina al avaro y tacaño!” Alá, Exaltado sea, dijo: ¡Ciertamente, [Oh creyentes,] sois vosotros los llamados a gastar libremente en la causa de Alá: pero [aun] entre vosotros hay quienes se muestran avaros! Pero quien es avaro [con la causa de Alá] lo es sólo consigo mismo: pues Alá es en verdad autosuficiente, mientras que vosotros tenéis necesidad [de Él]; ¡y si os apartáis [de Su mensaje], Él os sustituirá por otra gente, y no serán como vosotros!

Lugar y corrección del desperfecto:

Sin duda, el desperfecto puede ser por parte del pagador, receptor o la parte intermediaria, sea personas, asociación o institución.

El desperfecto del pagador consiste en no pagar, engañar o pagar sin verificación acerca de la institución receptora. De ahí, el discurso religioso debe llamar la atención a la importancia de sacar el azaque y asegurarse de la institución receptora. Algunos juristas opinan que si uno paga el azaque a uno que creía pobre y luego se verifica que no lo es, pues tiene que pagar el azaque otra vez. Por eso, hay que prestar mucha atención a los canales legales y las instituciones receptoras de los bienes del azaque a fin de aprovecharse al máximo de él, logrando así el propósito esperado de su legislación.

El desperfecto del receptor se debe a la debilidad del estímulo religioso de algunos que intentan obtener los bienes de cualquier manera. A éstos tenemos que recordarles del método del Islam y del sentido humano que impiden al capacitado pedir limosnas. Nuestro Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, dijo: “No se beneficia de los bienes del azaque sino los más pobres, los endeudados o los que tienen que pagar una indemnización. Y dijo: La cuestión de coger los bienes del azaque depende de la vergüenza o desvergüenza de los receptores. El imán Ali Ibn Abi Taleb, Alá esté complacido con él, dijo:

Llevar rocas de las cimas de las montañas,

es mejor para mí que los garbos de los hombres.

La gente dice que hay un defecto en la ganancia,

dije que el defecto está en la humillación de la petición.

Nuestro Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, dijo: “De entre las palabras de la primera profecía, que la gente ha conocido, están: Si no sientes vergüenza, haz lo que quieras”. Hay que asegurar que el Islam prohibió a los ricos pedir o coger los bienes del azaque y que la mano que da es mejor que la que pide. Es sumamente importante también llamar la atención al valor y la importancia del trabajo y aclarar que aquel que mantiene una viuda y un pobre es como el que lucha por la causa de Alá. El poeta preislámico Al-Shanfarei Al-Azdei dijo:

Prefiero tomar el polvo de la tierra a secas

que pedir algo a un hombre descarado.

El Baroudi dijo:

Me he creado desdeñoso que no pido a nadie

para que no me ofenda cuando esté enfadado.

أما جهة الخلل الثالثة فهي آلية الجمع والتوزيع فمع إيماننا بدور بعض مؤسسات المجتمع المدني في التخفيف من معاناة الفقراء والكادحين سواء من خلال نفقات أم من خلال مشروعات خدمية ، وبخاصة الطبية منها، فإنني أرى أن هذه الجهات تحتاج إلى الآتي:

Otro desperfecto consiste en el mecanismo de recoger y distribuir los bienes del azaque. A pesar de nuestra confianza en el papel de algunas de las organizaciones no gubernamentales en aliviar el sufrimiento y prestar servicios a los pobres y necesitados, sobre todo, los servicios médicos, sin embargo, veamos que necesitan lo siguiente:

  1. a) Que sean bajo un control firme por las instituciones del Estado y que éstas deben seguir y controlar debidamente sus actividades y que habrá transparencia clara en los presupuestos, gastos y remuneraciones, asimismo, disminuir los gastos administrativos.
  2. b) Que habrá un mapa clara de la existencia de esas organizaciones, su ámbito geográfico, actividades a fin de variar sus actividades en lugar de concentrarse en un solo campo, descartando así otros tan importantes y vitales para la sociedad.
  3. c) Que se encargue una cierta institución, por ejemplo, el Ministerio de Solidaridad Social de formar una red electrónica que vincula los beneficiarios con los pagadores, con las organizaciones no gubernamentales en su ámbito geográfico para acabar con el fenómeno de aquellos que cobran de varias asociaciones de una manera profesional en el momento en que el azaque no llega a sus merecedores.
  4. d) Que se fijen objetivos claros o que se dedica cada asociación a un propósito determinado, como dar comida a los hambrientos, curar a los enfermos, saldar las deudas de los adeudados, y esta es la campaña que empezó y adoptó el Ministerio de Habices.

Egipto la Kinana

Mokhtar-300x198

Egipto la Kinana está protegido,

porque Alá ha garantizado su seguridad.

Si sufre un día, pronto terminará este sufrimiento.

Vuelve al Islam como una alta fortaleza

y como válvula a la honrosa nación árabe.

Quien sea pacifista, le tiende la mano,

pero quien lo ataca, somos sus defensores.

Nunca agredimos ni aceptamos la obscenidad

ya que la hombría para nosotros consiste en construirlo.

Sólo uno de dos asuntos

o lograr la victoria o ver sus mártires.

Que preguntan la historia de sus héroes

y que comprenden que el Profeta mencionó sus soldados.

Los mejores soldados son los egipcios,

pues guardad el respeto y la altura de Egipto.

El Sinaí en el Noble Corán

Mokhtar-300x198

El Noble Corán habló del Sinaí de una manera que llama a la meditación, y asegura su importancia y rango religioso e histórico. Esto lleva a pensar mucho en la necesidad de desarrollarlo y aprovecharse de sus recursos naturales y sus lugares turísticos religiosos, naturales y terapéuticos. Alá, Exaltado sea, juró en el Corán por el Monte Sinaí: ”Juro por el Monte Sinaí, por el Libro escrito, en un pergamino desplegado, por la casa [de adoración] frecuentada, por la bóveda elevada, por el mar que se desborda”. (Corán, 52:1-6) Se nota que el juramento por el Sinaí anticipa a los demás asuntos a pesar de su rango y santidad. Es más, el título del sura es “El Monte Sinaí”. También en el sura de “La higuera”, Alá, Exaltado sea, jura de una manera clara y específica por el Sinaí, diciendo: “Juro por la higuera y el olivo, por el monte Sinaí, y por esta ciudad segura [La Meca]. Que he creado al ser humano con la mejor conformación”. (Corán, 95:1-4) El Noble Corán aludió a algunos de los bienes y los dones del Sinaí, pues dijo: “y también un árbol salido de [las tierras que circundan] el monte Sinaí, que produce aceite y condimento [delicioso] para los que comen [de él]”. Acerca de este árbol, el Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, dijo: “Tomad el aceite y engrasaos con él ya que es de un árbol bendito”. (Relatado por Tirmidi) En el Sinaí existe la tierra bendecida de la cual el Noble Corán dijo al hablar de Moisés, la paz sea con él: “Pero cuando se aproximó a él, exclamó una voz desde la ladera derecha del valle, desde el árbol [que ardía] en tierra bendecida: “¡Oh Moisés! ¡En verdad, Yo soy Alá, el Señor de todos los mundos!” (Corán, 28:30) Y también el valle sagrado: “Pero cuando se aproximó a él, una voz exclamó: “¡Oh Moisés! ¡En verdad, Yo soy tu Señor! ¡Quítate las sandalias pues, ciertamente, estás en el valle dos veces sagrado”. (Corán, 20:11-12) Este rango que Alá, Exaltado sea, concedió a Sinaí merece que todos nosotros llevarlo en nuestros corazones y protegerlo con todo lo que tenemos. No cabe la menor duda que nuestras fuerzas armadas se encargan bravamente de defender al Sinaí, ofreciendo sacrificios caros de la vida de sus hijos en pro de la patria, en general, y, en especial, para purificar a Sinaí de los terroristas y delincuentes. Hecho que merece el agradecimiento y la estimación, de una parte, y de otra, el apoyo, sea material o moral. En un intento para arrojar la luz sobre los lugares religiosos, turísticos, naturales, civilizados e históricos en el Norte y el Sur de Sinaí, hemos decidido en el Ministerio de Habices organizar “El Concurso Mundial del Noble Corán” en la ciudad de Sharm ElSheij en colaboración con el Ministerio de Juventud y Deporte, el gobernador del Sur de Sinaí, y el diario egipcio “Al Gomhurya” que es uno de los participantes más importantes de este concurso. Así como preparamos unas giras para visitar los lugares religiosos, civilizados, turísticos y naturales del Sinaí, donde los huéspedes de Egipto de todas las partes del mundo visitan la ciudad de Al-Tor, Las fuentes de Moises, Santa Catrina por tener mucha información acerca del rango religioso e histórico de estos lugares. Este concurso incluye este año dos nuevas ramas: la primera se dedica a la memorización del Corán de los sub doce años y la segunda a la memorización de tres de las 30 secciones del Corán para los minusválidos. La organización de este concurso nace de nuestra fe que el Sinaí es y será, si Alá quiere, la ciudad de la paz y que está en el corazón y la mente de cada egipcio fiel y que los desesperados intentos de los enemigos de la Humanidad no nos harán dejar de florecer, desarrollar y proteger el Sinaí, asegurando que el pueblo egipcio es magnánimo y prolífico. Las aflicciones nos dan fuerza, rigidez, firme intención, perseverancia y persistencia hacia nuestra tierra y honor, asimismo, tenemos un empeño inigualable para afrontar y acabar con el terrorismo de sus raíces. Aprovecho esta oportunidad para elogiar a los señores predicadores que piden insistentemente trabajar en el monte Sinaí a fin de enfrentarse a las fuerzas del extremismo, así como a los organizadores de caravanas predicativas, sean las internas por parte de los ulemas de las provincias del Sur y el Norte del Sinaí o las generales mandadas por el Ministerio de Habices al Sinaí de una forma casi periódica.