El recuerdo de Al-lah, Alabado sea, y su influencia en la rectitud del alma humana

Alabado sea Al-lah, Señor de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

                                                                                           { الَّذِينَ آمَنُوا وَتَطْمَئِنُّ قُلُوبُهُم بِذِكْرِ اللَّهِ أَلَا بِذِكْرِ اللَّهِ تَطْمَئِنُّ الْقُلُوبُ }

“Los corazones de los creyentes se sosiegan con el recuerdo de Al-lah ¿Acaso no es con el recuerdo de Al-lah que se sosiegan los corazones?”

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es Su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Al-lah, Alabado sea, ordenó a la gente que lo invoquen mucho, prometiéndoles una gran recompensa. Dijo Al-lah, Alabado sea, al respecto:  { يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا اذْكُرُوا اللَّهَ ذِكْرًا كَثِيرًا * وَسَبِّحُوهُ بُكْرَةً وَأَصِيلًا} ¡Oh, “¡Creyentes! Tengan presente a Al-lah en todo momento, y glorifíquenlo por la mañana y por la tarde”.

, {وَالذَّاكِرِينَ اللَّهَ كَثِيرًا وَالذَّاكِرَاتِ أَعَدَّ اللَّهُ لَهُمْ مَغْفِرَةً وَأَجْرًا عَظِيمًا}

 “Al-lah les tiene reservado Su perdón y una gran recompensa a los musulmanes y las musulmanas  (…) a los que recuerdan frecuentemente a Al-lah y a las que recuerdan frecuentemente a Al-lah”.

{إِنَّمَا الْمُؤْمِنُونَ الَّذِينَ إِذَا ذُكِرَ اللَّهُ وَجِلَتْ قُلُوبُهُمْ وَإِذَا تُلِيَتْ عَلَيْهِمْ آيَاتُهُ زَادَتْهُمْ إِيمَانًا وَعَلَى رَبِّهِمْ يَتَوَكَّلُونَ *الَّذِينَ يُقِيمُونَ الصَّلَاةَ وَمِمَّا رَزَقْنَاهُمْ يُنْفِقُونَ *أُولَئِكَ هُمُ الْمُؤْمِنُونَ حَقًّا لَهُمْ دَرَجَاتٌ عِنْدَ رَبِّهِمْ وَمَغْفِرَةٌ وَرِزْقٌ كَرِيمٌ}

“Los creyentes son aquellos que cuando les es mencionado el nombre de Al-lah sus corazones se estremecen, y que cuando les son recitados Sus versículos les aumenta la fe y se encomiendan a su Señor. [Los creyentes] son quienes realizan la oración y dan en caridad parte de lo que les he proveído. Estos son los verdaderos creyentes, que alcanzarán grados elevados ante su Señor, el perdón y un sustento generoso”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, incitó a su nación a que recuerde mucho a Al-lah, Alabado sea, diciendo: “¿Acaso no he de informarles sobre la mejor y más pura obra ante su Señor, la que eleva más en grados, la que es mejor para ustedes que donar oro y plata, y mejor que encontrarse con el enemigo, golpear sus cuellos y que ellos golpeen los suyos? Dijeron: por supuesto. Él dijo: “El recuerdo de Al-lah el Altísimo”.

El recuerdo de  Al-lah, Alabado sea, es una gran adoración;  es fácil de hacer y de innumerables virtudes. Relató Abu Said Al Judrí que Mu’awíyah Ibn Abi Sufián dijo: “El Mensajero de Al-lah se encontró con un círculo formado por sus compañeros y dijo: «¿Por qué están sentándose aquí?». Ellos dijeron: “Estamos sentándonos para rememorar a Al-lah y alabarlo porque nos ha guiado al Islam y nos bendijo con él”. Él dijo: «Por Al-lah, ¿están sentándose sólo con ese propósito?». Ellos dijeron: “Por Al-lah, estamos sentándonos sólo con ese propósito”. Él dijo: «No les pedí que me lo juraran porque estuviera acusándolos, sino que Gabriel vino a mí y me dijo que Al-lah estaba alardeando de ustedes ante los ángeles»”.

El recuerdo es la vida de los corazones y el habla más querida por Al-lah, Alabado sea. Relató Abu Musa que Al-lah esté complacido con él, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El ejemplo de quien recuerda a su señor y quien no lo recuerda es como el vivo y el muerte”. Relató Abu Dharr, que Al-lah esté complacido con él, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le visitó un día. Dijo Abu Dharr: ¡Oh por quien daría a mi madre y mi padre por rescate! ¿Cuál es el habla más querida por Al-lah, Alabado sea? Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Lo que Al-lah eligió para sus ángeles: ¡Gloria a Ti, nuestro Señor, para Ti es la Alabanza; Gloria a Ti, nuestro Señor, para Ti es la Alabanza!). Relató Samura Ibn Yundab que el Mensajero de Al-lah dijo: “Las palabras más queridas por Al-lah son cuatro indistintamente de por cuál se empieza: ‘Glorificado sea Al-lah; ¡Alabado sea Al-lah’; ¡No hay más dios que Al-lah; y ‘Al-lah es el más grande!».

También el Mensajero de Allah dijo: “Se han adelantado los mufarridun” dijeron ¿Quiénes son los mufarridun mensajero de Alah? Dijo: “Aquellos y aquellas que recuerdan a Al-lah incesantemente”. Por eso, el recuerdo de Al-lah, Alabado sea, fue la recomendación del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, a Mu`adh», que Al-lah esté complacido con él, cuando le dijo: “!Oh Mu`adh» Mu`adh resporndió:»Sí Mensajero de Al-lah» El Profeta respondió: «Por Al-lah, te amo» Mu`adh respondió: “Por mi padre y mi madre. ¡Por Al-lah, Te amo demasiado!”. El Profeta respondió: «te recomiendo Mu’adh: nunca deja decir después de cada oración:» O Al-lah, ayudame a recordarte, a agradecerte y a bien adorarte”.

El recuerdo de Al-lah, Alabado sea, es una adoración continua del siervo en todas sus situaciones, que el musulmán está ordenado hacerla en todos los tiempos y en cualquier situación. En este sentido dijo Al-lah, Alabado sea:

{إِنَّ فِي خَلْقِ السَّمَاوَاتِ وَالْأَرْضِ وَاخْتِلَافِ اللَّيْلِ وَالنَّهَارِ لَآيَاتٍ لِّأُولِي الْأَلْبَابِ * الَّذِينَ يَذْكُرُونَ اللَّهَ قِيَامًا وَقُعُودًا وَعَلَى جُنُوبِهِمْ}

 “En la creación de los cielos y de la Tierra, y en la sucesión de la noche y el día, hay signos para los dotados de intelecto. Que invocan a Al-lah de pie, sentados o recostados”. La vida del musulmán está llena del recuerdo, en su adoración y sus actos. En este contexto, la oración es un recuerdo; dice Al-lah, Alabado sea: { وَأَقِمِ الصَّلَاةَ إِنَّ الصَّلَاةَ تَنْهَى عَنِ الْفَحْشَاءِ وَالْمُنْكَرِ وَلَذِكْرُ اللَّهِ أَكْبَرُ}   “Haz la oración para recordarme”,  y “cumple con la oración, porque la oración preserva de cometer actos inmorales y reprobables. Tener presente a Al-lah [en el corazón durante la oración] es lo más importante”. Esto quiere decir que la oración tiene dos grandes propósitos: el primero: que la oración preserva de cometer actos inmorales y reprobables y el segundo es que el recuerdo de Al-lah, Alabado sea, que es el más importante y el más grande.

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nos legisló muchos invocaciones que el musulmán debe conservar.

Relató Abu Huraira que El Mensajero de Allah solía decir por la mañana: “¡Allahumma bika asbahna wa bika amsaina; wa bika nahiá wa bika namút, wa ilaika an-nushúr!’ (¡Oh Al-lah, por Ti hemos amanecido y por Ti hemos anochecido; por Ti vivimos y por Ti morimos; y a Ti seremos congregados!). Y al anochecer decía lo mismo excepto en la última parte dijo: ‘¡wa ilaikal masír!’ (Y a Ti será el retorno!)”. ¡Qué bonito es empezar el día y terminarlo por el recuerdo de Al-lah, Alabado sea, y continuar recordando a Al-lah, Alabado sea, a lo largo del mismo!

Hay recuerdos que se dicen a la hora de salir de la casa y cuando entrar en la misma. Dice el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Quien dice al salir de su casa: ‘Bismi Al-lah tawakkaltu alá Allah, wa la haula wa la qwata illa bi Allah’ (En el nombre de Al-lah, en Él confío. Y no hay poder ni capacidad excepto por Allah), se le dirá: Has sido guiado, protegido, Al-lah te ha bastado y el Satanás se ha apartado de tu camino».  También  «la madre de los creyentes» Umm Salama, que Al-lah esté complacido con ella, relató que el Profeta, a la hora de salir de la casa, solía decir: “Bismillah tawakkaltu ‘Ala Al-lah. Al-lahumma inní aúdhu bika an adilla au udalla; au azilla au uzalla; au adhlima au udhlama; au ayhala au iuyhala alaya». (En el nombre de Allah, en Él confío plenamente. ¡Oh Allah, me refugio en Ti de que pueda extraviar o ser extraviado; de inducir a alguien a lo prohibido o de ser inducido; de ser el causante de una injusticia o de que me suceda a mí; y de inducir a alguien al error o de ser yo el inducido!)”. También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “¿Acaso alguno de vosotros, sería capaz de conseguir cada día mil buenas acciones?’ Le preguntó uno de los que allí estaban reunidos con él: ‘¿Cómo puede alguien conseguir mil buenas acciones? Dijo: ‘¡Implorando a Al-lah diciendo: ‘Subhana Allah’ (Alabado sea Allah) cien veces, y se le registrarán mil buenas acciones; o se le borrarían mil malas acciones!

Asimismo, hay invocaciones que se dicen a la hora de comer y beber como decir “Bismil-lah” al principio y “Alhamdulel-lah” al final.

Dijo Abu Hafs Umar Ibn Abu Sálama: «Siendo un muchacho, estaba yo bajo la protección del Mensajero de Al-lah  y mi mano iba de un lado para otro del plato de comida, cogiendo de aquí y de allá. Y me dijo el Mensajero de Allah : ‘¡Muchacho! Di antes de comer: ‘En el nombre de Al-lah’. Come con tu mano derecha y come de tu lado’.
Y así fue como lo hice en adelante». El Mensajero de Al-lah solía decir después de comer: «¡Alabanzas para Al-lah, Aquel que nos ha dado de comer y beber, y nos concedió el favor de ser musulmanes”.

También, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, legisló la invocación de Al-lah, Alabado sea, a la hora de entrar en los mercados, explicando la gran recompensa de tal acto, diciendo: “Quien dice al entrar en el mercado: ¡La ilaaha il-la Al-laahu wáhdahu laa sharika lahu, lahul mulku wa lahul hamdu iuhi wa iumitu wa huwa hai-iun laa iamuutu biádihil Jeiru wa huwa ‘ala kulli shai ín qadir.’ (No hay divinidad salvo Al-lah, Único sin asociado. Suyo es el reino y Suya es la alabanza. Él da la vida y la muerte. Él es el Viviente que no muere. En Sus manos está el bien y es sobre toda cosa Poderoso) Al-lah se la registrará como un millón de buenas acciones, le borrará con ella un millón de  pecados de las que haya cometido y le construirá una casa en el paraíso”.

El musulmán debe recordar a Al-lah, Alabado sea, al ver una cosa que le gusta diciendo: ¡Esto es lo que Al-lah ha querido!, todo el poder proviene de Al-lah. Dijo Al-lah, Alabado sea,  “Deberías haber dicho cuando ingresaste a tus viñedos: ¡Esto es lo que Al-lah ha querido!, todo el poder proviene de Al-lah. Ya ves que poseo menos riqueza e hijos que tú”. Lo mismo debe hacer al ver gente desgraciada, agradeciendo a Al-lah, Alabado sea. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Aquel que se encuentra con una persona desgraciada y dice “Gracias a Al-lah por haber protegido a mí de lo que te ha afectado y me prefirió sobre muchas de Sus criaturas, estará salvo de esta desgracia, sea lo que sea”.

El creyente debe refugiarse a Al-lah, Alabado sea, suplicándole en los tiempos de turbación. Dijo Al-lah, Alabado sea:

{وَذَا النُّونِ إِذ ذَّهَبَ مُغَاضِبًا فَظَنَّ أَن لَّن نَّقْدِرَ عَلَيْهِ فَنَادَى فِي الظُّلُمَاتِ أَن لَّا إِلَهَ إِلَّا أَنتَ سُبْحَانَكَ إِنِّي كُنتُ مِنَ الظَّالِمِينَ * فَاسْتَجَبْنَا لَهُ وَنَجَّيْنَاهُ مِنَ الْغَمِّ وَكَذَلِكَ نُنجِي الْمُؤْمِنِينَ}

[El Profeta] Jonás, cuando se marchó enojado [con la gente de su pueblo que se negaron a creer en él], pensó que no lo iba a castigar [por no haber tenido paciencia, pero lo hice tragar por la ballena], e invocó desde la oscuridad [de su estómago]: “No hay otra divinidad más que Tú. ¡Glorificado seas! En verdad he sido de los injustos”. Respondí su súplica y lo libré de su angustia. Así salvo a los creyentes”.

El Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él,  solía decir ante las desgracias: “La ilaha il-la Allah Al Adhím Al Halím, La ilaha il-la Allah Rabbo Al Arch Al Adhím, La ilaha il-la Allah Rabbo Al Samawáti wa Rabbo Al Ardi Rabbo Al Arch Al Karím.” (No hay divinidad excepto Allah el Grandioso Afable, no hay divinidad excepto Alah Señor del Trono grandioso, no hay divinidad excepto Al-lah Señor de los cielos, Señor de la tierra y Señor del noble Trono.)

Esto fue un conjunto de invocaciones que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, legisló, como guía y salvación de la distracción y del Satanás. Dijo Al-lah, Alabado sea:

{اللَّهُ نَزَّلَ أَحْسَنَ الْحَدِيثِ كِتَابًا مُتَشَابِهًا مَثَانِيَ تَقْشَعِرُّ مِنْهُ جُلُودُ الَّذِينَ يَخْشَوْنَ رَبَّهُمْ ثُمَّ تَلِينُ جُلُودُهُمْ وَقُلُوبُهُمْ إِلَى ذِكْرِ اللَّهِ ذَلِكَ هُدَى اللَّهِ يَهْدِي بِهِ مَنْ يَشَاءُ وَمَنْ يُضْلِلِ اللَّهُ فَمَا لَهُ مِنْ هَادٍ}

“Al-lah ha revelado el mejor de los Mensajes, que es un Libro armonioso [sin contradicciones] que reitera [las enseñanzas]. Su recitación hace erizar la piel de quienes tienen temor de su Señor. [Los creyentes] cuando recuerdan a Al-lah, su piel y sus corazones se apaciguan. Esta es la guía de Al-lah, con la que Él encamina a quien quiere; pero sepan que para quien Al-lah decreta el desvío, no habrá nadie que lo pueda guiar”.

{وَاذْكُرْ رَبَّكَ فِي نَفْسِكَ تَضَرُّعًا وَخِيفَةً وَدُونَ الْجَهْرِ مِنَ الْقَوْلِ بِالْغُدُوِّ وَالْآصَالِ وَلَا تَكُنْ مِنَ الْغَافِلِينَ}

“Recuerda a Tu Señor en tu interior con sometimiento y temor, e invócalo con voz baja por la mañana y por la tarde. No seas de los indiferentes”.

Y dice también:

{وَمَنْ يَعْشُ عَنْ ذِكْرِ الرَّحْمَنِ نُقَيِّضْ لَهُ شَيْطَانًا فَهُوَ لَهُ قَرِينٌ}

“A quien deje de recordar al Misericordioso le asignaré un demonio que será su compañero inseparable”.

Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

*      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

La invocación de Al-lah, Alabado sea,  fue el método de la vida de los compañeros del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, que practicaban continuamente; por eso, formaron una sociedad que teme a Al-lah, Alabado sea,  lejos de las agresiones. En este sentido, cuando Abu Bakr Al Seddiq, que Al-lah esté complacido con él, nombró a Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él, juez, Umar duró un año completo sin que nadie comparezca ante él. Entonces, Umar pidió a Abu Bakr que acepte su dimisión, Abu Bakr le preguntó ¿pides dimitirte por causa de la dificultad del cargo? Respondió Umar: No, Califa del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, pero no puedo hacer nada con un pueblo creyente, cada uno sabe sus derechos y deberes, se aman cada uno al otro como si estuviera amando a sí mismo; si uno de ellos está ausente lo buscan, si cae enfermo lo visitan, si necesita algo lo ayudan, si le ocurre una desgracia le consuelan, su religión está basada en el consejo y su ética es ordenar el bien y prohibir hacer el mal, entonces ¿para qué disputan?, ¿para qué disputan?

Si el musulmán invoca a Al-lah, Alabado sea, con el corazón, repitiéndola con la lengua y practicándola con los órganos, su alma será recta y obtendrá la complacencia de Al-lah, Alabado sea, su sustento será bendito, se deshará de su tristeza y le colmará el sosiego y la misericordia.

¡O Nuestro Señor, ayúdanos a recordarte, a agradecerte y a bien adorarte! proteja Egipto y concédelo el bienestar, a su pueblo y a todos los países del mundo!