La tolerancia como doctrina y conducta

Alabado sea Al-lah, Señor de los mundos; quien dice en el Noble Corán: {يُرِيدُ اللَّهُ بِكُمُ الْيُسْرَ وَلَا يُرِيدُ بِكُمُ الْعُسْرَ}» Al-lah desea facilitarles las cosas y no  dificultárselas; alaben y agradezcan a Al-lah por haberlos guiado».  Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero; quien dijo en un noble Hadiz: «Fui enviado con la religión tolerante de Abraham». ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, trajo un mensaje universal que hizo de la tolerancia y la facilidad una forma de vida. No hay dificultad en la religión, ni en la obligación, ni rigor. Al-lah, le dijo: {وَمَا جَعَلَ عَلَيْكُمْ فِي الدِّينِ مِنْ حَرَجٍ} «y no les prescribió nada que no puedan cumplir». Nuestro Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: «La religión es fácil. Quien se exige demasiado a sí mismo no la podrá soportar. No seáis extremistas y tratad de acercaros a la perfección. Albriciaos con la recompensa que recibiréis y fortificaos con la oración por la mañana, por la tarde y con la oración nocturna». La tolerancia en la legislación islámica no es una palabra que decir, ni un lema que se debe levantar. Más bien, es una doctrina con la que el musulmán vive y la toma como un método de vida. También es uno de los principios ordenados por Al-lah, Alabado sea, para que Sus siervos puedan hablar entre sí y hacer que sea la razón de Su Aprobación, Su Perdón y Misericordia. Al-lah, dijo: {وَلْيَعْفُوا وَلْيَصْفَحُوا أَلا تُحِبُّونَ أَنْ يَغْفِرَ اللَّهُ لَكُمْ} «que los perdonen y los disculpen. ¿Acaso no aman ser perdonados por Al-lah? Al-lah es Indulgente, Misericordioso».

Buscamos que la tolerancia se convierta en un comportamiento de vida, porque el Islam exige la aplicación práctica de la tolerancia. En este sentido, Al-lah, Alabado sea, exhorta a Sus siervos a la tolerancia y el perdón en varios contextos del Noble Corán; por ejemplo en la aleya siguiente: «No es lo mismo obrar el bien que obrar el mal. Responde con una buena actitud, y verás que aquel con quien tenías enemistad se convierte en un amigo ferviente». El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, aplicó este principio donde fue el mejor ejemplo tanto para su comunidad como para toda la humanidad. Dijo: “yo soy una misericordia que Al-lah ha concedido”. Aisha, la Madre de los Creyentes dijo: “El Mensajero de Al-lah siempre escogía lo más fácil entre dos opciones, en tanto y en cuanto esto no implicara un pecado; si eso constituía un pecado, él era quien más se alejaba de eso entre la gente».

La pregunta que cada uno de nosotros debe dirigir honestamente es: ¿aplicamos esta creencia en nuestra conducta? ¿Lo hacemos un método de tratamiento entre nosotros y todos los seres humanos? La tolerancia es una actitud noble que el musulmán debe aplicar en todos los ámbitos de la vida. De los tipos de tolerancia se cita la tolerancia entre los cónyuges. La relación conyugal es una de las relaciones humanas más sublimes y uno de los signos de Al-lah. Al-lah, Alabado sea, demuestra que esta relación se basa en el afecto, la misericordia y el buen mantenimiento, donde dice: «Entre Sus signos está haber creado cónyuges de entre ustedes para que encuentren sosiego, y dispuso entre ustedes amor y misericordia. En ello hay signos para quienes reflexionan»,  «traten amablemente a las mujeres en la convivencia. Y si algo de ellas les llegara a disgustar [sean tolerantes], puede ser que les desagrade algo en lo que Al-lah ha puesto un bien para ustedes», y dijo también: «Ellas tienen tanto el derecho al buen trato como la obligación de tratar bien a sus maridos. Y los hombres tienen un grado superior [de responsabilidad] al de ellas; Al-lah es Poderoso, Sabio». Esto significa que las mujeres tienen derecho a que sus maridos se comporten hacia ellas de acuerdo con lo apropiado, siempre y cuando deban comportarse con sus maridos. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “El mejor entre vosotros es el del mejor carácter con su familia, y soy del mejor carácter con su familia”. Varias veces el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, hizo recomendaciones para las mujeres, diciendo: “Que ningún creyente aborrezca a una creyente. Pues si le disgusta uno de sus modales, le complacerá otro”. Antes de morir, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: «Traten bien a las mujeres». Por lo tanto, la tolerancia debe ser una conducta recíproca entre los dos cónyuges y una ley humana que organice la vida. Abo al-Dardaa, que Al-lah, Alabado sea, esté complacido con él, le dijo a su esposa: «si me ves enojado, por favor, debes satisfacerme y, si te veo enojada, te satisfaré». Es una reciprocidad humana cuyo fundamento es la equidad y la tolerancia.

La tolerancia hacia los vecinos. Al-lah, Alabado sea dijo: «Adoren solamente a Al-lah y no dediquen actos de adoración a otros. Hagan el bien a sus padres, a sus familiares, a los huérfanos, a los pobres, a los vecinos parientes y no parientes, al compañero».  El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, recomendó que el vecino fuera tratado bien. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “El ángel Gabriel insistió aconsejándome que fuera amable con mi vecino hasta que pensé que debería darle una parte en herencia”. Y dijo también: «Quien crea en Al-lah y en el día final, que sea generoso con su vecino», y dijo: «Por Al-lah que él no cree, por Alá que él no cree, por Alá que él no cree. Se le cuestionó: ¿Quién no cree? Y contestó: Aquel cuyo vecino no está a salvo de sus perjuicios», “El mejor compañero ante Al-lah, Alabado sea, es el mejor de ellos para con su compañero, y el mejor vecino ante Al-lah es el mejor de ellos para con su vecino” y “El creyente no es aquel que come cuando su vecino está hambriento”.

La tolerancia debe difundirse  entre compañeros de trabajo, en las universidades, escuelas, etc. El Noble Corán ancla las relaciones entre todos los seres humanos, Al-lah, Alabado sea, dice: ¡Oh gente! Os hemos creado de un varón y de una hembra y hemos hecho de vosotros pueblos y tribus, para que os conozcáis unos a otros. Para Al-lah, Alabado sea, el más noble de entre vosotros es el que más Le teme. Al-lah es Omnisciente, buen Conocedor».  El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, tenía la más sublime moral con todos los humanos y sus compañeros, se comportaba bien con ellos, visitaba a sus enfermos, se informaba sobre ellos, hacía donaciones a sus pobres, pagaba sus deudas y perdonaba a sus culpables. Al-lah, Alabado sea, dice: «Por misericordia de Al-lah eres compasivo con ellos. Si hubieras sido rudo y de corazón duro se habrían alejado de ti; perdónalos, pide perdón por ellos, y consulta con ellos los asuntos [de interés público]».

La tolerancia en las carreteras y en los medios de transporte. En este caso, el hombre podría enfrentarse a ciertas molestias que le causarían los demás. Entre la gente hay los crueles, impulsivos, tolerantes, fuertes, débiles, los que soportan y los que no soportan. Es noble enfrentarse a todos estos tipos de mansedumbre y tolerancia, debe reaccionar con afecto y cortesía. Al-lah, Alabado sea, dice: «Los siervos del Misericordioso son aquellos que caminan sobre la faz de Tierra con humildad, y cuando son increpados por los ignorantes les responden [con palabras de] paz».

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “No entrareis al Paraíso hasta que creáis, y no creeréis hasta que os améis. ¿Querríais guiaros a una cosa para amaros? Difundid el saludo entre vosotros”. También hay que comprometerse con normas organizativas de carreteras y transportes: dejar espacio a los ancianos, a los débiles, a las mujeres, tener en cuenta los sentimientos de los demás y tratarlos con afecto. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “La gentileza siempre que está presente en una cosa la embellece más. Y si está ausente de una cosa, la afea”

De los aspectos de la tolerancia está el hecho de gastar los bienes con tolerancia. Esto demuestra la fe, la buena actitud y la rectitud. Gracias a esta tolerancia se conoce a los creyentes, se reúnen los corazones y el siervo alcanza la piedad. Al-lah, Alabado sea, dice: «[Los creyentes] no alcanzarán la piedad auténtica hasta que den [en caridad] lo que más aman. Todo lo que den en caridad Al-lah lo sabe». Así pues, gastar a los pobres y necesitados es una prueba de la nobleza y la tolerancia del alma. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: «El generoso está cerca de Al-lah, Alabado sea, cercano al paraíso, cercano a la gente y alejado del infierno».

También hay que mantener tolerancia en las ventas, las compras y la petición del saldo. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: «Que Al-lah tome en su misericordia a un hombre tolerante cuando vende, compra o reclama el reembolso de sus deudas». Según Al Irbad Ibn Sariah, que Al-lah esté complacido con él: «Vendí al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, una mercancía y después le pedí que se la devolvieran. Me dice: «Por Al-lah, te devuelvo sólo en efectivo de dirhams de muy buena calidad, plata de toda blancura». Me pagó tan perfectamente. Un beduino vino a decirle al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: devuélveme el precio de mi camello. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dio un camello más maduro que el suyo. El beduino dijo: pero, ¡Profeta! Este camello es mejor que el mío. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, responde: Los mejores son los mejores en caso de reembolso»

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, exhorta a todo lo que pueda realizar la facilidad y la tolerancia y encarnar los sentidos de la fraternidad humana y la armonía entre las personas, como: perdonar a los insolventes, darles un plazo de gracia. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “Quien la aplace la deuda a una persona necesitada o le perdone parte de ella, Al-lah, Alabado sea, le reserva un lugar en la sombra de su trono el Día del Levantamiento, el día en que no hay otra sombra excepto la de Al-lah».  En otro hadiz dijo: “Había una persona que prestaba dinero, y constantemente le decía a su cobrador: Si ves a una persona en dificultades, sé tolerante con él, puede que Al-lah, Alabado sea, sea tolerante conmigo. Dijo entonces el Mensajero de Al-lah: Y cuando se encontró con Al-lah, éste fue tolerante con él”.

                     Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Entre los aspectos más grandes de la tolerancia están la tolerancia verbal y la palabra dulce. Al-lah  dice: «y decid buenas palabras a la gente» y «encomienda a mis siervos que digan la mejor palabra». La buena palabra debe suceder con todos los seres humanos, independientemente de sus diferentes colores, razas y confesiones. Esto indica la buena educación y la sublime moralidad. Hay un refrán que dice: «La buena moral es tan fácil: un rostro sonriente y una palabra dulce».

Al-lah, ordenó al profeta Moisés que dijera palabras dulces al faraón, a pesar de su orgullo y su obstinación, diciendo: «Preséntense ante el Faraón, pues se ha extralimitado, pero háblenle cortésmente, para hacerlo entrar en razón o sienta temor de Al-lah «. Debe abstenerse de toda palabra inútil. Al-lah, Alabado sea, dice: Los que se apartan de las frivolidades», y dice también: «¡Oh, creyentes! Tengan temor de Al-lah y hablen solo con la verdad», «¿Por qué no observas el siguiente ejemplo que te propone Al-lah?: Una palabra buena es como un árbol bondadoso cuya raíz está firme y sus ramas se extienden hacia el cielo, y da frutos en toda época [del año] con el permiso de su Señor. Así es como Al-lah expone ejemplos para que la gente reflexione». El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: «Ciertamente el siervo pronuncia una palabra de las que satisfacen a Al-lah, el Altísimo sin darle importancia y por ella Al-lah le eleva en grados, y ciertamente el siervo pronuncia una palabra que causa la ira de Al-lah el Altísimo sin darle importancia y por ella es arrojado al fuego». Hay que abstenerse de todo tipo de indecencia verbal. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “El creyente no calumnia, ni maldice, ni habla obscenamente o de forma grosera”.

La tolerancia es un justo equilibrio entre dos cosas contrarias: la rigidez y la indiferencia, ambas son extremos lejos del método moderado del islam que encierra tipos de tolerancia, de facilidad y flexibilidad que exterminan todas las formas de extremismo, exageración e indiferencia.

¡Oh Al-lah!, concédenos la tolerancia en nuestras palabras, actos, transacciones,  negocios y todos nuestros asuntos. Reforma nuestras relaciones, preserva nuestro país y todos los países del mundo.