- أوقاف أونلاين - http://foreign.awkafonline.com -

Las causas aparentes y ocultas de la eliminación de la prueba y la
obligación de obedecer al gobernador

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos, Quien dijo en el Noble Corán:

“¡Oh, Señor nuestro! A Ti nos encomendamos, a Ti pedimos perdón y a Ti volveremos». Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

La prueba es una de las tradiciones de Al-lah, Alabado sea, en la creación. Al-lah, Alabado sea, dice: «Creé al ser humano de un óvulo fecundado para ponerlo a prueba. Lo agracié con el oído y la vista».

Para superar la prueba, Al-lah, Alabado sea, planteó causas aparentes y otras ocultas. En el caso de las medidas aparentes que deben adoptarse al máximo, como si se tratara de todo, en este caso los medios científicos, las precauciones indicadas por los especialistas y la aplicación de las directrices lanzadas por los órganos estatales oficiales. Es obligatorio obedecer al gobernador  y a sus delegados de las instituciones del Estado nacional. Al-lah, Alabado sea, dice: «Obedezcan a Al-lah, obedezcan al Mensajero y a aquellos de ustedes que tengan autoridad «. Y: «¡Consulten a la gente de conocimiento lo que no sepan!».  La gente del conocimiento son los especialistas en todos los campos. Así, no hay que exceder a las instancias del Estado, cada una en el marco de su competencia.

Entre los medios aparentes se cita el compromiso con la limpieza. El islam presta especial atención a la limpieza, al considerarla una necesidad legítima para proteger al hombre de las enfermedades y daños. Al-lah, Alabado sea, dice: «Al-lah ama a los que se arrepienten y a los que se purifican».  Y dice nuestro Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah  sean con él: «La purificación es la mitad del imán (de la fe)», y «purificad vuestros patios». Y estos incluyen los patios de casas, escuelas, fábricas, caminos y plazas, entre otras cosas. El islam también  presta especial atención al lavarse las manos durante las abluciones. Al-lah, Alabado sea,  dice: «¡Oh, creyentes! Cuando se dispongan a hacer la oración lávense el rostro y los brazos hasta los codos, pasen las manos [húmedas] por la cabeza y [laven] los pies hasta los tobillos. Si están en estado de impureza mayor, tomen un baño [completo]». Así, lavar las manos hasta los codos es uno de los pilares de la ablución. Se añade que es un acto de la sunna comenzar las abluciones por lavarse las manos tres veces, luego lavarse la boca tres veces y luego respirar agua con las fosas nasales tres veces. Nos lavamos la cara tres veces y luego nos lavamos las manos hasta los codos tres veces. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah  sean con él, dice: «Cuando uno de vosotros se levanta de su sueño, no debe meter su mano en un recipiente antes de lavarse tres veces». También es recomendable lavar las manos antes y después de la comida. Esto demuestra que no hay oposición entre la ciencia y la religión y que preservar la salud del ser humano es una de las finalidades de las religiones. El profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah  sean con él, dice: «Ni perjuicios, ni represalias [1]«. Deben seguirse todas las medidas preventivas para protegerse de la proliferación de enfermedades y epidemias, como la prohibición de abrazarse y besarse, la reducción del apretón de las manos y el alejamiento de las reuniones.

Son las crisis y las situaciones críticas las que manifiestan las verdaderas éticas de las personas. Todos debemos cultivar la piedad y alejarnos completamente del egoísmo, el individualismo y todo tipo de monopolio, por parte del vendedor que trata de aumentar el precio y por parte del comprador por codicia y egoísmo. Se supone que el monopolio crea un desequilibrio entre la oferta y la demanda. El profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah  sean con él, dice: «Es culpable quien procede al monopolio», «el monopolio está maldito». Y dice también: “Ninguno de vosotros será un verdadero creyente hasta que desee para su hermano lo que desea para sí mismo”.

                                              *      *       *

Segundo sermón

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

En cuanto a los medios ocultos que deben estar siempre ante nuestros ojos, se cita el hecho de encomendarse perfectamente a Al-lah, Alabado sea. Al-lah, Alabado sea, dice: «encomiéndate a Al-lah, porque Al-lah ama a los que se encomiendan a Él». Esto no contradice al uso de los medios. Un hombre dijo: “Oh, Mensajero de Al-lah, ¿debo atar (a mi camello) y confiar en Al-lah, o debo dejarlo suelto y confiar en Él?” El Mensajero de Al-lah dijo: “Átalo y confía en Al-lah”. En la actualidad debemos utilizar los medios científicos y tomar todas las precauciones necesarias, al mismo tiempo que confiamos en Al-lah, que lo posee todo en el universo y lo controla.

También hay que invocar y suplicar a Al-lah, Alabado sea, Quien dice: «Hubiera sido mejor para ellos mostrar humildad e invocarme cuando les llegó Mi castigo».

Todos tenemos necesidad de suplicar sinceramente a Al-lah, Alabado sea, que elimina la prueba de los países, de los siervos y de toda la humanidad, y que esta prueba sea una ocasión para que cada uno de nosotros revise sus relaciones con su Señor.

Es necesario que cada uno se premuna evocando constantemente el nombre de Al-lah, Alabado sea. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah  sean con él, dice: “No hay nadie que dice tres veces por la mañana de todos los días y la tarde de todas las noches “Bismilláhi al-ladhí la iádurru ma’a ísmihi shái un fi il-árd wa la fi is-samá’ wa húwa as-samí’ ul-‘alím” (En el nombre de Al-lah con Cuyo nombre nada puede dañar en la Tierra o en el cielo, y Él es el Omnisciente, Omnisapiente), nada puede dañarlo» y: “Quien haga una parada y diga: “’Audu bi kálimat Al-lahi at-támmati min shárri ma jálaq” (Me refugio en las perfectas palabras de Al-lah del mal de lo que ha creado)”, nada lo lastimará hasta que se mueva de lugar”. También se cita la caridad. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah  sean con él, dice: «Proteged vuestros bienes con el azaque, buscad remedio para vuestros enfermos en los actos caritativos y preparad las invocaciones a la prueba».

¡Oh Al-lah , ponnos entre aquellos a los que concedes buena salud, entre aquellos a los que proteges y preservas, y preserva  nuestro país y todos los países del mundo!