El concepto de la seguridad nacional

Mokhtar-300x198

Sin duda, la estabilidad de cualquier país no sólo tiene mucho que ver con el mantenimiento de su seguridad nacional, sino también con el empeño de cada individuo al nivel de esta seguridad, sobre todo, los responsables a la hora de tomar resoluciones relacionadas con el mundo exterior o influyen en ellas.

Si la seguridad nacional de cualquier país independiente es una línea roja que no se puede sobrepasarla, pues el mantenimiento de esta línea requería conciencia, cultura e instrucción continua, científica y metodológica del concepto de la seguridad nacional. Puedo decir que convocar cursos intensivos para cada uno de los responsables es ya un asunto necesario e imprescindible. Las habilidades técnicas, artísticas o administrativas no bastan para formar una visión general que conduce a la correcta dirección. En caso contrario, no habría efecto de cualquier decisión relacionado con la seguridad nacional.

Algunos no imaginan que, quizá, sus decisiones, comportamientos y relaciones puedan tener efecto en lo que se atañe con la seguridad nación. A lo mejor hacen esto sin mala intención sino por ignorar los elementos de la seguridad nacional. La etapa actual y las circunstancias de los países, la zona y el mundo necesitan que tanto el ciudadano como el responsable tener un grado alto del concepto de la seguridad nacional, sea a la hora de adoptar una resolución, establecer relaciones o firmar convenciones y protocolos.

Si el nivel de la conciencia por la importancia y la peligrosidad de la seguridad nacional se diferencian entre una persona y otra por varios motivos, como la cultura, el cuidado del interés nacional, preocupación por la patria y su alto interés, por eso, el asunto requiere:

  1. Dedicar mucho interés por la instrucción hacia el concepto de la seguridad nacional por medio de cursos intensivos de entrenamiento para cada responsable.
  2. La concienciación y la protección del concepto de la seguridad nacional por parte de los políticos, intelectuales, escritores, cultos y los medios de información, sobre todo por aquellos que tiene una perspicacia y conciencia madura del concepto de esta seguridad, tomando en consideración que es uno de los factores de la estabilidad del país.
  3. La necesidad de la coordinación con las partes interesadas antes de firmar convenios o protocolos con instituciones extranjeras para evitar cualquier penetración o influencia en nuestros intereses nacionales, aunque sea sin intención.

Aseguramos que el concepto de la seguridad nacional de cualquier país requiere estar al tanto de las situaciones políticas internas y externas, regionales e internacionales. Se debe tomar en consideración nuestra profundad árabe y africana, nuestro mundo islámico y nuestras relaciones internacionales a la hora de tomar las resoluciones importantes y vitales, asimismo estudiar su influencia sea positiva o negativa.

Indudablemente, no se puede separar por completo entre las relaciones políticas, militares, económicas, culturales, técnicas e informativas, de modo que cada institución trabaja sola. Cada institución debe comportarse de una manera que no afecta a las otras instituciones nacionales. Este asunto, seguramente, requiere un sentido nacional tan alto y una gran experiencia, de modo que tenemos que trabajar como equipo y partirnos de esta regla: “La generalidad del entendimiento y la privacidad de los cargos”, es decir, cada responsable tiene que estar totalmente a la altura del nivel de su responsabilidad, especialidad, entendimiento y concienciación, así como, las consecuencias de la adopción de la resolución a la institución a la que pertenece.

Hay que afirmar que los países no se establecen con las buenas intenciones sino con la conciencia, planificación y la atención en un mundo que está lleno de lobos. Umar Ibn Al-Jattab, Alá esté complacido con él, decía: “No soy impostor, pero éste no me engaña”. Al-Mughira Ibn Shouba decía: “Si no fuera por el Islam, usaría yo una astucia que no lo aguantaría la Península Arábiga”. Es necesario, junto a la buena intención, la perfección del trabajo. Alá, Exaltado sea, dijo: Di: “¿Queréis que os informemos de quienes son los mayores perdedores en cuanto a sus obras? “[Son] aquellos cuyas obras se han extraviado en [su afán exclusivo por] esta vida y que, no obstante, piensan que están haciendo buenas obras”. Por eso, el Noble Corán subrayó la condición de la confianza y la aptitud, pues Alá, Exaltado sea, dijo en boca de la hija de Shuaaib, la paz sea con él: “¡Oh padre mío! ¡Tómalo de jornalero: pues, en verdad, el mejor [hombre] al que puedes tomar de jornalero es alguien [tan] fuerte y digno de confianza [como él]!” Y dijo en boca de José, la paz sea con él: [José] respondió: “¡Ponme al cargo de los graneros del país; en verdad, yo sé cómo administrarlos prudentemente!”