La belleza, la alegría y el buen gusto

Mokhtar-300x198

El Islam es la religión de la civilización y la magnificencia; la integridad y el encanto; y la alegría y la felicidad. Todos sus textos, instrucciones, caminos y métodos  demuestran esto tanto en el Noble Corán como en la Sunna profética. Alá, Exaltado sea, dijo: “Y crea el ganado: de ellos obtenéis calor, y [otros] usos; y de ellos obtenéis alimento; y os complace verlos cuando los conducís a casa al atardecer y cuando los sacáis a pastar por las mañanas”. Y dice: “Alá es quien ha hecho de la tierra vuestra cuna, y os ha trazado en ella vías [para que os ganéis el sustento], y [quien] hace caer agua del cielo: y mediante ella hacemos brotar diversas clases de plantas”. Dijo también: “¿Es que no reparan [quienes niegan la resurrección] en las nubes cargadas de lluvia, [y observan] cómo han sido creadas?) Y en el cielo, ¿cómo ha sido elevado? Y en las montañas, ¿con qué firmeza han sido erigidas? ) Y en la tierra, ¿cómo ha sido extendida?”, “no hallarás el menor fallo en la creación del Omnicompasivo”. En cuanto al cielo, dice, Exaltado sea: “y las hemos hecho hermosas para quienes las contemplan”, “Y, en verdad, hemos adornado el cielo más próximo a la tierra con luceros”.

El Noble Corán nos mandó embellecer nuestro aspecto como debe ser a la hora de ir a las mezquitas, pues dijo: “¡Oh hijos de Adán! ¡Embelleced vuestro aspecto para cualquier acto de adoración, y comed y bebed, pero no derrochéis: en verdad, Él no ama a los derrochadores! Di: ¿Quien ha de prohibir la belleza que Alá ha creado para Sus criaturas y las cosas buenas de que os ha proveído? Di: Esto es [lícito] en esta vida para todos los que han llegado a creer y será suyo en exclusiva en el Día de la Resurrección. ¡Así es como exponemos con claridad estos mensajes para una gente de conocimiento [innato]!”  Nuestro Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, dijo: “No entrará en el Jardín aquel en cuyo corazón quede un ápice de soberbia y arrogancia. Y dijo un hombre: Ciertamente al hombre le gusta tener una hermosa ropa y unas buenas sandalias. Dijo: ¡Alá es hermoso y Le gusta la hermosura! Y la soberbia es el desprecio por la verdad y el menosprecio a los demás”. (Sahih Muslim) Cuando Al-Mughira Ibn Shoba, Alá esté complacido con él, informó al Profeta que ha pedido la mano de una mujer, pues le dijo, la paz y las bendiciones de Alá sean con él: “Tienes que verla antes del casamiento, quizá así tengáis armonía y éxito”. (Transmitido por Tirmidi)

El Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, amaba el perfume y llamaba a la jovialidad, por eso, dijo: “No menosprecies cualquier bien que puedas hacer, aunque sea recibir a tu hermano con una cara sonriente”. (Sahih Muslim) Reinar la felicidad entre la gente es un gran acercamiento a Alá, Exaltado sea. El Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, dijo: “Quien introduce la alegría a un musulmán, Alá le complacerá en el día del Juicio Final”. Y dijo: “Una de las obras más amadas a Alá es hacer llegar la alegría a un musulmán”. El Profeta llama a sus Compañeros a poner la mejor ropa en los días del viernes, las fiestas y las ocasiones públicas.

El verdadero encanto no se limita a la forma, sino también a la belleza de la esencia, el origen, las morales y el carácter. Mostafa Sadiq Al-Rafei, Alá se compadezca de él, dice: La mejor mujer es aquella que tiene buenas morales como la belleza de su rostro y su mente será otra belleza. Si esta mujer se casa con un hombre apto, le facilitaría mucho la vida. El poeta dice:

Si el hombre no mancha su honor,

cada ropa que viste será bella.

Me reprochan que nuestro número es poco,

les dije que los nobles son pocos.

No nos perjudica que somos pocos y nuestro vecino

es honrado y el de la mayoría es villano.

Es un deber de todos embellecerse con el encanto del Islam en los aspectos, medioambiente, colegios, institutos, jardines y lugares públicos sin deformar los aspectos de la hermosura y la alegría con lo que espanta el carácter sano y el gusto elevado.

Una de las características del buen gusto, la belleza y el desarrollo es elegir la buena palabra. Umar Ibn Al-Jattab, Alá esté complacido con él, pasó por una gente que encendían fuego, no le apetecía decirles: La paz sea con vosotros, gente del fuego, sino les dijo: La paz sea con vosotros, gente de la luz. El Islam nos invitó a elegir los mejores nombres para los hijos y alejarnos de los malos. El Noble Corán nos ordenó hacer lo más bello, decir lo más bueno, pues Alá, Exaltado sea, dijo: “hablaréis a la gente de buena manera” (Corán, 2:83) Y dijo también: “Y di a Mis siervos que hablen [a esos que no comparten sus creencias] con suma amabilidad”. (Corán, 17:53) Pues, que sea nuestro lema “El gusto, el progreso y el encanto”, ya que el buen gusto es capaz de hacernos sentir ese encanto y divulgarlo en la sociedad.