Espíritu y normas del trabajo en equipo

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán: {وَقُلِ اعْمَلُوا فَسَيَرَى اللَّهُ عَمَلَكُمْ وَرَسُولُهُ وَالْمُؤْمِنُونَ وَسَتُرَدُّونَ إِلَى عَالِمِ الْغَيْبِ وَالشَّهَادَةِ فَيُنَبِّئُكُمْ بِمَا كُنْتُمْ تَعْمَلُونَ}  “Diles: “Obren como quieran, pero sepan que Al-lah, Su Mensajero y los creyentes verán sus obras”. Luego comparecerán ante el Conocedor de lo oculto y lo manifiesto, y Él les informará lo que cometieron”.  Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Las naciones no se desarrollan con las palabras ni los lemas, sino con la ciencia, donación y sacrificio. Uno de los medios más importantes de la construcción de las naciones es el trabajo serio y perfeccionado. En este sentido dice Al-lah, Glorificado sea: {وَقُلِ اعْمَلُوا فَسَيَرَى اللَّهُ عَمَلَكُمْ وَرَسُولُهُ وَالْمُؤْمِنُونَ وَسَتُرَدُّونَ إِلَى عَالِمِ الْغَيْبِ وَالشَّهَادَةِ فَيُنَبِّئُكُمْ بِمَا كُنْتُمْ تَعْمَلُونَ}  “Diles: “Obren como quieran, pero sepan que Al-lah, Su Mensajero y los creyentes verán sus obras”. Luego comparecerán ante el Conocedor de lo oculto y lo manifiesto, y Él les informará lo que cometieron”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Al-lah, Glorificado sea, quiere que cuando uno haga un trabajo que lo perfeccione”. Pues, la religión y el patriotismo exigen un esfuerzo, sudor, trabajo y producción, especialmente que nuestra religión es la  de trabajo y perfección.

Si el individuo fuera el elemento principal en la construcción de la sociedad, su papel verdadero en dicha construcción no se completa sino a través del trabajo con los otros individuos de la sociedad, pues el ser humano puede, por sí solo, hacer algunos trabajos, pero si su pensamiento se junta con el de otras personas y su esfuerzo también se añade al de los otros, su trabajo será, sin duda,  más útil y más fructífero. Por eso, el Islam subrayó el trabajo en equipo y lo consideró uno de los factores y bases de la construcción de estados y civilizaciones, porque es un medio de aprovechar las energías, unificación de intentos y cooperación por objetivos comunes que promueven el bien de toda la gente. Dice Al-lah, Glorificado sea: {وَتَعَاوَنُوا عَلَى الْبِرِّ وَالتَّقْوَى وَلَا تَعَاوَنُوا عَلَى الْإِثْمِ وَالْعُدْوَانِ} “Cooperen a obrar el bien e impedir el mal, pero no cooperen en el pecado y la enemistad”.

Quien contempla el discurso coránico observará que las aleyas que provocan difundir el espíritu del trabajo en equipo y realizar las tareas como un solo equipo son muchas y distintas. Por ejemplo, Al-lah, Glorificado sea, ordenó a la gente que le adore, diciendo: “¡Oh, seres humanos! Adorad a vuestro Señor que os creó a vosotros y a quienes os precedieron, para que así alcancéis el temor devocional de Al-lah”. Con respecto a la oración, que trata del rito más destacado y grandioso de la religión, dice Al-lah, Glorificado sea: “Cumplid con la oración” en modo de pluralidad; y dice también: “¡Oh, creyentes! Inclinaos  y prosternáis  [durante la oración], adorad a vuestro Señor y haced el bien, que así alcanzaréis el triunfo”. Y dice hablando con su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Reúnete con quienes invocan a su Señor por la mañana y por la tarde anhelando Su rostro. No te apartes de ellos buscando el encanto de la vida mundanal. No obedezcas a aquel cuyo corazón se ha olvidado de recordarme, sigue sus pasiones y actúa con negligencia”; y dice también: “Aferraos  todos a la religión de Al-lah y no os dividáis en sectas”, y nos advirtió de la separación diciendo: “Obedezcan a Al-lah y a Su Mensajero y no discrepen, porque se debilitarían y serían derrotados. Sean pacientes, porque Al-lah está con los pacientes”.

No cabe duda que realizar los trabajos y las tares con este espíritu de equipo fortifica las relaciones de amor, fraternidad y armonía entre los miembros de la sociedad, por lo que, realizarán la descripción de Al-lah, Alabado sea: “Esta es la comunidad a la que pertenecen [la de los Profetas], que es única comunidad”. Y el dicho del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Los creyentes, en su amor mutuo, misericordia mutua y afecto mutuo, son como un cuerpo, que si un miembro se queja de dolor, todos los miembros se velan y sienten la fiebre por él”. Cuando un hombre mayor quiso enseñar a sus hijos la importancia de la unidad, y afirmar que es un motivo de fuerza, advertir de la gravedad de la separación y demostrar que se trata de un motivo de dispersión y perdición trajo un paquete de leñas y dijo: ¿Quién de vosotros puede romper este paquete con un golpe o dos? Cada uno de los hijos trató pero no pudo conseguirlo, entonces desató el paquete de leñas y lo distribuyó entre sus hijos, dio una leña a cada uno de ellos, y en ese momento pudieron romperlo.

El Noble Corán nos dio muchos excelentes ejemplo que provocan el trabajo en equipo, incita a aplicarlo y aclara cómo tenía una gran influencia en la realización de los grandes objetivos. Por ejemplo, cuando Al-lah, Alabado sea, ordenó a su profeta Abraham construir la Caaba Sagrada, fue a su hijo Ismael y le dijo: “Al-lah me ordenó una cosa, dijo Ismael: Haz lo que Al-lah te ordenó; dijo Abraham: ¿Y me ayudas? Dijo: Sí, te ayudo, dijo: Al-lah me ordenó construir una casa aquí, y entonces empezaron a poner las bases de la Casa, Ismael, la paz sea con él, traía las piedras y Abraham construía, y así construyeron la primera casa que fue puesta para la gente. El Noble Corán inmortalizó esta situación en la aleya siguiente: “Y [recuerden] cuando Abraham e Ismael levantaron los cimientos de La Casa, dijeron: “¡Oh, Señor! Acepta nuestra obra. Tú eres el que todo lo oye, todo lo sabe”.

En la sura de la Caverna, Al-lah, Alabado sea, nos habla de un gran ejemplo de cooperación, integración y trabajo en equipo, narrando la historia de Dhul Qarnain, cuando este rey justo llegó a un pueblo que no conoce y tampoco la población lo conocía, pidieron su ayuda, y los respondió, pero exigió que le ayudaran, les hizo copartícipes en el trabajo, invirtió sus energías, por eso, todos se unieron hasta que realizaron esa gigante construcción, que fue el medio de protegerles del daño de Yagog y Magog. En este contexto dice Al-lah, Alabado sea: “Hasta llegar a un valle entre dos montañas, donde encontró un pueblo que apenas comprendía las palabras [de su idioma]. Dijeron: “،Oh, Dhul Qarnain! Yagog y Magog siembran la corrupción en la Tierra. ¿Podríamos pedirte que, a cambio de una retribución, levantes una muralla entre ellos y nosotros?” Les dijo: “Lo que mi Señor me ha concedido es superior [a lo que puedan ofrecerme] Ayúdenme y erigiré una muralla entre ustedes y ellos. Tráiganme piezas de hierro hasta cubrir el espacio de las dos montañas”. Les dijo: “Enciendan un fuego y soplen [con fuelles] hasta que esté incandescente”; y agregó: “Luego tráiganme cobre fundido para derramarlo encima”. [Yagog y Magog] no pudieron escalarla ni tampoco perforarla”.

El Profeta Moisés, la paz sea con él, pidió a Al-lah que le sostuviera con su hermano Aarón, la paz sea con él, para que fuera un medio de ayuda a realizar la tarea que se le encargó por Al-lah, Alabado sea. En este sentido dice Al-lah, Alabado sea, por boca de Moisés, la paz sea con él:

 [،Señor!] Designa a alguien de mi familia para que me ayude. ،Que sea mi hermano Aarón! Para que con él me sienta fortalecido, y asócialo en mi misión, para que Te glorifiquemos; Te recordemos mucho. Tú bien ves que necesitamos de Ti”.

Asimismo, quien contempla la noble historia profética, encontrará en ella páginas iluminadas de cooperación, participación y trabajo en equipo en la vida del  Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus nobles compañeros. Dijo Osman Ibn ‘Affan, que Al-lah esté complacido con él: “Por Al-lah, hemos acompañado al Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en los viajes y la residencia, y nos ayudaba en todos los trabajos, tanto simples como difíciles”.

También el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, les participaba en el trabajo y la construcción por sí mismo, les incitaba a la unidad y la evitación de separación. En el día de la batalla de al-Jandaq, dijo al-Baraa Ibn ‘Azeb, que Al-lah esté complacido con él: “Vi al Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en la batalla de Los Partidos llevar el polvo, hasta que el polvo cubrió la blancura de su vientre, y repetía: “¡Oh nuestro señor!” Sin ti no nos guiaríamos, no daríamos limosnas, ni rezaríamos, pues haz descender el sosiego sobre nosotros, haz firmes nuestros pies si luchamos contra el enemigo, pues los infieles nos agredieron, pero si quieren una agitación nosotros no lo aceptamos”.

Cuando Salman al-Faresí, que Al-lah esté complacido con él, quiso plantar trescientas palmeras para sacrificarse de esclavitud, el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo a sus compañeros: “Echad una mano a vuestro hermano”. Dijo Salman: Me ayudaron con palmeras, que algunos llevaban treinta vástagos de palmera, otros llevaban veinte y terceros llevaban quince, cada uno según su poder, hasta que recogí las trescientas palmeras; entonces, el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, me ordenó excavar para plantar las palmeras, y me dijo: “Cuando terminas avísame para que las pusiera con mis propias manos”, dijo Salman: excavé con la ayuda de mis compañeros, y cuando terminé fui al Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y le informé, entonces él salió conmigo, le acercábamos las palmeras y él las ponía con su propia mano”.

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, elogió a los al-Ash’areen porque se caracterizaban por el espíritu de trabajo en equipo. En este sentido dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Si los al-Ash’areen salieron hambrientos después de la guerra, o se reduce la comida de sus hijos en Medina reunían todo lo que tienen y lo ponían sobre un vestido y luego lo distribuían en un solo vaso con igualdad, pues son de mí y yo soy de ellos”.

                       Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

El trabajo en equipo a que aspiramos es el trabajo que construye y no destruye, agrupa y no separa; este trabajo se basa en fundamentos legales como la solidaridad entre los miembros de la sociedad, de modo que no se observa entre ellos a un hambriento ni necesitado, en bases pedagógicos y científicas como la cooperación de los científicos en sus investigaciones, y los estudiantes en sus tares científicas o en bases patrióticas por el desarrollo y el florecimiento de la nación en todos los campos.

No es el trabajo basado en los llamamientos destructivos que intentan asesinar, destruir, derramar la sangre, destruir las naciones e intentan debilitarlas o derribarlas, son llamamientos basados en mentiras y falsificación de verdades, que no se atienden a la religión, nación o conciencia.

El trabajo en equipo a que aspiramos es el trabajo en aras de la religión, patria y humanidad. Son cosas inseparables, pues nos hace falta establecer este espíritu en nuestros hijos, convertirlo en un modo de vida para que se difunda el amor y la armonía entre los miembros de la sociedad. Así, podremos desarrollar nuestra nación y elevarla a la posición que merece  en todos los campos. En este sentido queremos afirmar que el pueblo egipcio puede conseguir lo que los demás ven imposible si se difunde el espíritu de trabajo; pues las pruebas, experiencias y la realidad son el mejor testigo de ello.

¡Oh nuestro Señor, tranquilízanos en nuestras patrias, ayuda a nuestros gobernantes y protege a nuestro país de la maldad de los enemigos y la corrupción de los corruptos!