El aprovechamiento de las temporadas de piedad

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán:

“وَسَارِعُوا إِلَىٰ مَغْفِرَةٍ مِّن رَّبِّكُمْ وَجَنَّةٍ عَرْضُهَا السَّمَاوَاتُ وَالْأَرْضُ أُعِدَّتْ لِلْمُتَّقِينَ. الَّذِينَ يُنفِقُونَ فِي السَّرَّاءِ وَالضَّرَّاءِ وَالْكَاظِمِينَ الْغَيْظَ وَالْعَافِينَ عَنِ النَّاسِ ۗ وَاللَّهُ يُحِبُّ الْمُحْسِنِينَ”

“Y apresúrense a buscar el perdón de su Señor y un Paraíso tan vasto como los cielos y la Tierra, que ha sido reservado para los que tienen consciencia de Al-lah [y cumplen la ley], [que son] aquellos que hacen caridad, tanto en momentos de holgura como de estrechez, controlan su enojo y perdonan a las personas, y Al-lah ama a los que hacen el bien”

 Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Al-lah, Alabado sea, distinguió algunos días con temporadas en que se duplican las recompensas, aumentan los bienes  y elevan los grados, despertando el deseo de Sus siervos para que sigan acercándose a Él. El juicioso es aquel que aprovecha estas temporadas, teniendo buena intención, y haciendo actos de piedad para acercarse a su Señor y multiplicar los actos de piedad buscando las ventajas y misericordias. Dice el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Vuestro Señor, Alabado sea, os otorga favores en los días de la vida mundana; traten de obtenerlos; pues si uno los obtiene nunca será desdichado”.

No cabe duda que nosotros vivimos en estos días una de las grandes temporadas en que se cosechan las más grandes recompensas. Al-lah, Alabado sea, considera que la recompensa de los buenos actos en esta temporada son más grandes  de las otras temporadas del año. Son honorables días, que Al-lah, Alabado sea, los elevó, y además, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, explicó su posición y valor. De estos valores:

Que Al-lah, Alabado sea, juró por estos días en el Sagrado Corán. Dijo: {وَالْفَجْرِ* وَلَيَالٍ عَشْرٍ * والشفع والوتر} “Juro por la Aurora, por las diez noches, por [las oraciones] pares e impares”. Los exégetas están de acuerdo con que las diez noches son las primeras las diez noches de Dhul Hiyya; pues Al-lah, Alabado sea, no jura por algo que no sea grandioso. Entonces, jurar por estas noches es una especie de homenaje, exaltación y referencia a su importancia.

De sus aspectos de superioridad que son días consabidos, que Al-lah, Alabado sea, los mencionó en la aleya:  {وَيَذْكُرُوا اسْمَ اللَّهِ فِي أَيَّامٍ مَعْلُومَاتٍ عَلَى مَا رَزَقَهُمْ مِنْ بَهِيمَةِ الْأَنْعَامِ} “y recuerden el nombre de Al-lah en los días consabidos al sacrificar las reses del ganado que Él les ha proveído”. En estos días se unen las mayores adoraciones como la oración, la limosna, el ayuno y la peregrinación, de modo que no se repiten en otros días.

De sus valores también que son los días más queridos por Al-lah, Alabado sea, y que los actos de piedad que se hacen en ellos son más queridos por Al-lah, Alabado sea, de los otros días. Es la temporada de ganancia, el camino de salvación y la pista de carreras a todos los tipos del bien. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Ninguna buena obra es superior a las que se hacen en estos diez días (los primeros del mes Dhul Hiyya)”. Dijeron: ¿Ni la Yihad?’ Dijo: “Ni la Yihad, excepto el de un hombre que sale con su vida y su fortuna por la causa de Al-lah y vuelve sin ambas cosas”.  Por eso, cada musulmán debe aprovechar este gran favor y pedir la gran recompensa, acercándose a Al-lah, Alabado sea, con todos los actos de piedad y adoraciones.

Uno de los actos más queridos por Al-lah, Alabado sea, en estos días es hacer la peregrinación por quienes pueden hacerla. Dijo Al-lah, Alabado sea: {الْحَجُّ أَشْهُرٌ مَعْلُومَاتٌ فَمَنْ فَرَضَ فِيهِنَّ الْحَجَّ فَلَا رَفَثَ وَلَا فُسُوقَ وَلَا جِدَالَ فِي الْحَجِّ} “La peregrinación se realiza en unos meses específicos, y quien se consagrara para hacerla, deberá abstenerse [durante ella] de las relaciones maritales, los pecados y las discusiones”. La peregrinación es el quinto pilar del Islam, con la que se cumplen las obligaciones, se perdonan los pecados y se destina el Siervo a un nuevo nacimiento. En este sentido, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien hiciera la peregrinación y se abstuviera de toda relación conyugal, ni dijera obscenidad alguna, es como si regresara al día en que su madre le dio a luz (sin pecados)”.

La peregrinación es una oportunidad para enseñar las virtudes y la alta moralidad, donde se educa el musulmán a base del temor de  Al-lah, Alabado sea, controla los deseos y apetitos de su alma, se caracteriza por la buena moralidad como la preferencia y no el egoísmo, prescindirse y abstenerse y no pedir y rebajarse. Además, el musulmán aprende la rigurosidad de los dichos y hechos y el compromiso. Pues el peregrino, a través de la peregrinación, debe aplicar las virtudes y morales a los que el Islam incitó, para graduarse de la escuela de peregrinación realizando los objetivos morales.

Asimismo afirmamos que la peregrinación es un mensaje de paz a todo el universo. Es toda paz y toda seguridad. El peregrino no se pelea, ni discute ni ahuyenta alguna caza ni la mata. Dijo Al-lah, Alabado sea:  {يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا لا تَقْتُلُوا الصَّيْدَ وَأَنْتُمْ حُرُمٌ} “¡Oh, creyentes! No cacen mientras estén consagrados a la peregrinación”. El apaciguamiento no se limita solamente al hombre y el animal, sino los pasa a las plantas, pues el peregrino está ordenado a reconciliarse incluso con las plantas. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Esta ciudad ha sido declarada inviolable por Al-lah. No se deben cortar las espinas de las plantas, ahuyentar a los animales. No se debe levantar un objeto extraviado a menos que sea para anunciar públicamente que ha sido encontrado”. No cabe duda de que esto incluye una formación y rehabilitación del musulmán de salvar los hombres, árboles y rocas de su daño después de volver de la Meca. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, informó que el verdadero musulmán es aquel que toda la gente, se salva del daño por su lengua y mano. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en el Sermón de Despedida: ¿Os informo del creyente? Es quien la gente, confía respecto a sus propiedades y almas, el musulmán es aquel de cuya lengua y manos están a salvo los musulmanes, el muyahid es quien se esfuerza contra los deseos de su alma y resiste en la obediencia de Al-lah,  y el emigrante (muhâyir) es quien se aleja de los errores y pecados.

El ayuno es una de las obras virtuosas con las que el musulmán debe acercarse a Al-lah, Alabado sea. Es una de las mejores adoraciones que Al-lah, Alabado sea atribuyó a sí mismo por su gran importancia y elevada posición. Al-lah, Alabado sea dijo en un hadiz divino (Qudsi): “Toda obra del hijo de Adán es para él, excepto el ayuno, pues ciertamente es para Mí y yo soy el que recompensa por él”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien ayune un día por la causa de Allah, Él lo alejará su rostro del Fuego una distancia equivalente a setenta años”. Por lo tanto, es preferible para el musulmán ayunar cuanto puede de los primeros nueve días de Dhul Hiyya, pues el ayuno es una obra muy querida por Al-lah, Alabado sea, especialmente el Día de ‘Arafa para todos, excepto los peregrinos. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, distinguió el ayuno en este día diciendo: “Sobre el ayuno del día de ‘Arafa, cuento con Al-lah para que expiase los pecados cometidos durante el año anterior y el año siguiente”.

El Día de ‘Arafa es uno de los días memorables en los que  Al-lah, Alabado sea, revela la misericordia, el perdón y la salvación del infierno a Sus siervos. Es un día en que se responden las súplicas, se destituyen los cargos y en que Al-lah, Alabado sea, se deleita por los seres humanos delante de los ángeles. Dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “¡No hay mejor día para que Al-lah libre del Fuego a mayor número de siervos suyos que el día de ‘Arafa! Él se acerca (de aquéllos que se paran en ‘Arafa) y luego se deleita delante de Sus ángeles diciendo: “¿Qué están buscando estas personas?””. En este día Al-lah, Alabado sea, perfeccionó la forma de adoración y completó Su gracia. Relató Umar Ibn Al-Jattab, que Al-lah esté complacido con él, que un hombre judío le dijo: “Oh emir de los creyentes, hay un versículo en vuestro Libro, que si hubiera descendido sobre nosotros los judíos, lo hubiésemos tomado como un eid (día festivo)”. Umar preguntó: “¿Qué versículo?” Él respondió:  {الْيَوْمَ أَكْمَلْتُ لَكُمْ دِينَكُمْ وَأَتْمَمْتُ عَلَيْكُمْ نِعْمَتِي وَرَضِيتُ لَكُمُ الْإِسْلَامَ دِينًا}  “Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra religión”. Umar dijo: “Sabemos el día y el lugar donde eso le fue revelado al Mensajero de Al-lah. Fue cuando estaba parado en ‘Arafa un viernes”.

Además, es preferible para el musulmán recordar mucho a Al-lah, Alabado sea, en estos días, pues la mención de Al-lah, Alabado sea, es la vida de los corazones con la cual se realiza la tranquilidad. Dice Al-lah, Alabado sea:  {الَّذِينَ آمَنُوا وَتَطْمَئِنُّ قُلُوبُهُمْ بِذِكْرِ اللَّهِ أَلَا بِذِكْرِ اللَّهِ تَطْمَئِنُّ الْقُلُوبُ} “Los corazones de los creyentes se sosiegan con el recuerdo de Al-lah ¿Acaso no es con el recuerdo de Al-lah que se sosiegan los corazones?”. Y el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “Estos días son mejores para Al-lah que los demás, y a Él le gusta que se realicen buenas obras en ellos; por esta razón, incrementad las veces que repetís el Tahlil (decir: La ilaha il-la-Al-lah), el Takbir (decir: Al-lahu Akbar) y el Tahmid (decir: Alhamdu lil-lah)”. Umar Ibn Al-Jattab, que Al-lah esté complacido con él, repetía: “Al-lahu Akbar” en su cúpula de Mina, de modo que los que estaban en la Mezquita lo escuchaban y decían “Al-lahu Akbar” y los que estaban en los mercados también lo escuchaban y decían “Al-lahu Akbar” hasta que Mina se sacude de esta frase. También ‘Abdul-lah Ibn Umar Ibn Al-Jattab, que Al-lah esté complacido con ambos, repetía el-Takbir: “Al-lahu Akbar” en Mina después de las oraciones, e incluso en su cama, sus reuniones y en su camino. Por esto, es preferible para el musulmán decir “Al-lahu Akbar” con voz alta en estos días, mostrando la exaltación de Al-lah, Alabado sea. Dice el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “¿Acaso no he de informaros sobre la mejor y más pura obra ante su Señor, la que eleva más en grados, la que es mejor para vosotros que donar oro y plata, y mejor que encontrarse con el enemigo, golpear sus cuellos y que ellos golpeen los vuestros? Dijeron: por supuesto. Él dijo: “El recuerdo de Al-lah el Altísimo”. Asimismo, relató Mu’az Ibn Yabal, que Al-lah esté complacido con él: “El hijo de Adán, no realiza una obra más valiosa para salvarse del castigo de Al-lah que recordar a Al-lah, Alabado sea”.

                     Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Sacrificar degollando los ganados es una de las obras más grandiosas con las que el hombre se acerca a Al-lah, Alabado sea, en estos días. Es uno de los ritos de Al-lah, Alabado sea, y un signo de la religión de Abraham y de la sunna del Profeta Mohammed, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Dijo Al-lah, Alabado sea: {ذَلِكَ وَمَنْ يُعَظِّمْ شَعَـائِرَ اللَّهِ فَإِنَّهَا مِنْ تَقْوَى الْقُلُوبِ] “Sepan que respetar los ritos de Al-lah dimana de la piedad que hay en los corazones”. Cuando el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se preguntó ¿Cuáles son estos sacrificios? Dijo: es la tradición de vuestro padre Abraham. Y dijo también: “Ninguna buena obra del hijo de Adán en este día es más querida por Al-lah, Alabado sea, que derramar la sangre de los animales, pues estos animales vienen en el Día del Juicio Final con sus cuernos, cabellos y uñas, y que la sangre se recibe por Al-lah, Alabado sea, antes de caer en la tierra, pues debéis estar contentos por degollarlos”.

El sacrificio es uno de los aspectos de la solidaridad comunitaria que aumenta el amor, la misericordia mutua y la interdependencia entre los miembros de la sociedad. Cuando el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, vio que la gente padecía la pobreza dijo: “Quien sacrifique de vosotros, que no amanezca el tercer día y lo encuentre que aún tiene algo (de la carne) de ello». Al año siguiente dijeron: “¡Mensajero de Al-lah! ¿Hacemos como el año pasado?”  y el Profeta  dijo: «Comed, dad de comer y almacenad, pues ese año la gente estaba en apuros y quise que ayudéis en ello”. Entonces se entiende que cuando la gente está en situación de bienestar y prosperidad se aplica el dicho del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Comed, dad de comer y almacenad” y si está en situación de pobreza y apuros se aplica su dicho: “Quien sacrifique de vosotros, que no amanezca el tercer día y lo encuentre que aún tiene algo (de la carne) de ello”.

Hay que tener en consideración que el sacrificio se realiza tanto por la degollación como por la compra de un cheque (participar en un proyecto de degollación). Y no cabe duda de que esto haga que el sacrificio sea más beneficioso, especialmente para quienes no manejan la manera de distribuir la carne como conviene ser, lo que facilita el hecho de hacerla llegar a los verdaderos necesitados y, por tanto, hace que el sacrificio sea más beneficioso y más recompensable al mismo tiempo. También esta manera ayuda a dar esta carne a los pobres con dignidad y orgullo. ¡Qué bueno es reunir entre las dos cosas! es decir: degollar un sacrificio, beneficiando a sus familiares y parientes, y comprar los cheques beneficiando a los pobres en los lugares más necesitados.

También el musulmán debe multiplicar los actos de piedad que benefician a toda la gente, aumentando las limosnas para complacer a los pobres y mezquinos. Al-lah, Alabado sea, incitó a Sus siervos a que den de caridad   diciendo: {يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُواْ أَنفِقُواْ مِمَّا رَزَقْنَاكُم مِّن قَبْلِ أَن يَأْتِيَ يَوْمٌ لاَّ بَيْعٌ فِيهِ وَلاَ خُلَّةٌ وَلاَ شَفَاعَةٌ وَالْكَافِرُونَ هُمُ الظَّالِمُونَ}  “¡Oh, creyentes! Den en caridad parte de los beneficios que les he otorgado antes de que llegue el día en el cual no se aceptará rescate, amistad ni intercesión. Los [verdaderos] injustos son los que rechazan la verdad”. Y dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “La riqueza no disminuye por dar caridad”.

Nos hace falta la solidaridad, la misericordia y el sentimiento por los demás, obedeciendo a la orden del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “El musulmán es hermano de otro musulmán, no lo oprime ni lo entrega a su enemigo, dejándolo sin ayuda. Al-lah acude en ayuda de aquél que acude en ayuda de su hermano. A quien libera de una pena a un musulmán, Al-lah lo libera de otra en el Ultimo Día. Y a quien cubra los defectos de su hermano, Al-lah le cubrirá los suyos en el Día del Juicio”. “Todo musulmán debe dar caridad». Le preguntaron: ¡Oh, Mensajero de Al-lah! ¿Qué pasa si no puede hacer eso? Dijo: «Que se ponga a trabajar con sus manos y así él se beneficiará y podrá dar caridad». Dijeron: ¡Oh, Mensajero de Al-lah! ¿Qué pasa si no puede hacer eso? Él dijo: «Que ayude a quien está muy necesitado». Le dijeron nuevamente: ¡Oh, Mensajero de Al-lah! ¿Qué pasa si no puede hacer eso? Dijo: «Entonces que haga el bien, y se abstenga de hacer el mal, y ese será un acto de caridad de su parte”.

¡Oh nuestro Señor, ayúdanos a recordarte, agradecerte y adorarte de la mejor manera que te complazca!